.

.

.

.

Google+ Badge

.

EL ARTE OSCURO

↑ Grab this Headline Animator

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

miércoles, 19 de mayo de 2010

SERVANDO BLANCO DÉNIZ -- Notas sobre farmacología




Notas sobre
farmacología
SERVANDO BLANCO DÉNIZ



PRÓLOGO

AQUÍ hago una recopilación de mis artículos científicos,
algunos de los cuales ya han sido publicados
en papel, no así otros, que son inéditos.
Trato en ellos diversos temas, ya sea desde el
punto de vista farmacéutico, o afines, aunque hablo
no sólo de farmacología, sino también de otros
temas, como técnicas de venta en las farmacias, el
cuidado que ha de haber con la higiene bucal, y en
general con todos los fármacos...
También cuento en un artículo que me gusta mucho,
y que he reescrito un par de veces, un hecho
que considero fundamental, el cual es que las altas
autoridades sanitarias, posiblemente dejaron en
ciertos lugares de Europa fármacos psicoactivos
inocuos, debido al tremendo mal uso que de ellos
se hacía.
Son artículos escritos a lo largo de los años, no
de un tirón, sino meditados, y releídos.


ÍNDICE
Prólogo
Fruslerías sobre los nada frusleros
antipsicóticos
¿Las ventas? Mucho cuestión de técnicas
Parkinson y L-dopa (recopilatorio)
Utilidades para los que queremos empezar
(compendio)
Otro poco sobre antipsicóticos (recopilación)
Batiburrillo
Solidaridad
Fruslerías
Miscelánea con rudimentos para neófitos
La esquizofrenia
¿Sicópata?
¡Cuidado: Fármacos!
Higiene bucal
Sequedad de boca (Xerostomía)
Glaucoma y su consecuencia final:
La ceguera.
Resfriado y gripe (I)


-
FRUSLERÍAS SOBRE LOS NADA FRUSLEROS
ANTIPSICÓTICOS
LOS ANTIPSICÓTICOS se clasifican de varias formas,
y hasta hace bien poco, una de ellas era en típicos
y atípicos, siendo los primeros los que más se
usaban hasta el momento, pero parece que empiezan
a dar mejores resultados los atípicos, llamados
así al hacer aparición la Clozapina, sobre
todo en lo relativo a los nefastos efectos secundarios,
que por lo que parece son menores y menos
espectaculares.
Entre esos desastrosos efectos secundarios, de
manera somera diré que entre otros están, los síndromes
extrapiramidales, como acatisia, distonía,
parkinsonismo, discinesia, y la complicación más
grave y potencialmente letal: el síndrome neuroléptico
maligno.
Al ser estas sustancias depresoras, hay que tener
presente que aumentarán los efectos depresores
de otros fármacos, de otras drogas y de ellos
mismos, al tomarse conjuntamente; a la vez que se
potencian y aumentan el número e intensidad de
efectos secundarios y tóxicos. Ejemplos de sustan8
cias con las que les pasa al combinarse, serían con
benzodiacepinas y alcohol.
Los antipsicóticos son hasta el momento los mejores
fármacos para el tratamiento de la esquizofrenia,
a pesar de sus inconvenientes, los que hacen
que muchos enfermos abandonen el tratamiento,
aunque se tomen medicación específica para combatir
esos efectos secundarios, como sería el Biperideno.
Por supuesto no se debe manejar maquinaria
peligrosa (como automóviles) durante su toma, evitándolo
principalmente al comenzar el tratamiento.
Sólo deben administrarse bajo estricto control
médico especializado y seguir un estricto control clínico
al menos las dos primeras semanas de inicio
del tratamiento, pues como comenté, algunos efectos
indeseables pueden provocar la muerte.
Es muy típico de todos estos fármacos, la sequedad
de boca que producen (xerostomía).
También hay que tener presente que no se pueden
retirar de golpe estos fármacos, pues producirían
el efecto rebote, causando así los efectos que se
quieren evitar; la retirada pues, ha de ser gradual.
Según algunos autores, aquellos enfermos que
abandonan la medicación neuroléptica, recaen en
un alto porcentaje.
Empezaron llamándose neurolépticos, pero ahora
se está usando más el término antipsicótico. El de
neuroléptico se usó para diferenciar la Clorpromacina
del grupo de sustancias sedantes e hipnóticas
(analicen etimológicamente la palabra). Actualmente,
neuroléptico se deja para los que poseen efectos
de tipo extrapiramidal.
Como hay distintas teorías sobre las psicosis, y
al ser cada enfermo único y distinto, el ajuste de
la dosis, ha de ser individual, exclusivo para cada
paciente.
Las clasificaciones basadas en la estructura química,
se han ido abandonando, por su escasa relevancia
clínica.
Actualmente, algunos autores proponen que se
clasifiquen según los receptores en los que actúan.
Los neurolépticos convencionales, sólo son útiles
en el 75% de los enfermos, y encima producen
notorios efectos indeseables.
Se usan estos fármacos para combatir los síntomas
positivos y negativos de la esquizofrenia, y
se han usado también para combatir esos síntomas
en ausencia de la enfermedad. Se han de usar siempre
que los efectos indeseables no sean superiores
a las ventajas, pues es la mejor forma de controlar
los síntomas.
En cuanto a la duración del tratamiento, se han
de usar estos fármacos, como medida más aceptada
por todos, de uno a dos años, cuando se ha sufrido
un único brote esquizofrénico; prolongarlo
cinco años, en aquellos que han sufrido varios brotes,
y de por vida en aquellos pacientes peligrosos
durante las descompensaciones, tanto para sí como
para los demás.
-
¿LAS VENTAS? MUCHO CUESTIÓN DE TÉCNICAS
A CONTINUACIÓN les voy a contar una serie de cosillas,
que a lo mejor a alguno le resulta interesante.
Se trata de cosas relacionadas con las farmacias,
más concretamente con sus ventas.
De todos es sabido, que la población europea
está envejeciendo, o sea, que la pirámide poblacional
se está invirtiendo, y eso es porque los del “boom
de los sesenta”, no nos hemos multiplicado igual,
ni mucho menos, que nuestros progenitores. Nuestra
generación es la más numerosa, lo que hace, al
no tener descendientes, que la pirámide ya no sea
tal, sino que es una figura ensanchada por el centro
(los del boom), y más estrecha por los extremos
(el superior, sería la población más vieja, y el inferior,
los más jóvenes). Al ser más, la sociedad, está
casi evolucionando en función nuestra, y así, se crean
productos mayoritariamente para nosotros: los treintañeros
y cuarentones; y al ir nosotros envejeciendo,
los productos del mercado irán evolucionando
en función, prioritariamente, de nuestra edad y
nuestras necesidades. Con ello les quiero decir,
que a pesar de que cada oficina de farmacia es un
mundo, muchos de esos micromundos estarán enfocados
a los que envejecemos, y que invertiremos
la pirámide poblacional, siempre que no haya catástrofes,
guerras, etc., que cambien las tendencias
actuales.
El que al ser más, haya más competencia, es harina
de otro costal, y por tanto, no tema que vaya a
tener en cuenta aquí.
Los productos mayoritariamente a exponer en
las farmacias, pues, serán enfocados a este mayoritario
segmento poblacional. Lo que diré se puede
aplicar a todos los productos, salvo a los llamados
éticos y semiéticos, los cuales, no son susceptibles
de “jugar” con ellos, para aumentar así sus ventas.
Los ordenadores en las farmacias son ya imprescindibles,
desde para mirar las estadísticas de ventas
de todos los productos, y por tanto, aplicando
fórmulas matemáticas específicas para cada caso
en concreto, sabremos aproximadamente, aunque
bastante ajustado, cuántas unidades se han de pedir,
para que no sobre demasiado, y por tanto hayan
pérdidas de dinero, pues es un dinero “quieto”
que se tiene, y que se corre el riesgo, caso de inflación,
de que se deprecie bastante, hasta para mirar
interacciones entre los distintos fármacos.
En las farmacias, como en todos los negocios,
existen unas zonas llamadas calientes, que son las
de máximas ventas, por dirigirse en especial a ellas
las miradas de los consumidores. Son estas principalmente,
las situadas a la altura de los ojos. Como
zonas también de reclamo, a colocar diversos productos
que queremos que el cliente vea y fije su aten12
ción, serían las que están inmediatamente debajo
de los ojos, y que están al alcance de las manos. Lógicamente,
según la disposición de cada farmacia,
habrá unas zonas más calientes que otras.
Por norma general, el porcentaje total de ventas
se distribuye, atendiendo a la altura en que se
localice en la estantería:
Ojos: 52% Manos: 26% Pies: 13% Cabeza: 9%
Está claro, que si hay un producto que se quiere
prioritariamente vender, no se pondrá a la altura
de la cabeza, pues ahí, la mirada la dirige el
cliente en muy pocas ocasiones.
También es cierto, que no se debe agobiar a los
ojos con demasiadas cosas, pues no percibe con claridad
y nitidez ninguna cosa, con lo que la zona de
venta no cumple su objetivo.
Tampoco, y por el mismo motivo, se han de ofertar
demasiadas novedades a la vez, pues no sabrá
el cliente con qué quedarse.
Tanto en la cabeza como en los pies, se han de
poner cosas que no se van a vender en ese mismo
momento, sino que se querrán vender más adelante.
Por ejemplo, si estamos en invierno, en esas zonas
pondremos el fotoprotector que queramos vender
cuando llegue el verano, fecha en que entonces se
lo pondremos a la altura de los ojos y ya el cliente
habrá “recibido” ese producto, y estará “habituado”
a él, aunque él crea que es nuevo por verlo entonces
a la altura de los ojos, y entonces lo compre,
pues le suena conocido, de verlo en algún sitio, pero
no sabe exactamente dónde.
Lo mejor es subir el producto desde los pies hasta
los ojos gradualmente, poco a poco, para así ir
acostumbrando al ojo del cliente a él. Así las ventas
aumentan mucho más que incluso presentando
una novedad a nivel de los ojos; los cambios pues
han de ser graduales, no todos de golpe, puesto que
el cliente, ante una transformación total, tarda en
adaptarse, y no aprecia lo que el que lo organizó
desea que aprecie.
Es mejor poner los artículos más voluminosos
más abajo, e ir disminuyendo el tamaño a medida
que se sube.
No es aconsejable poner demasiados ejemplares
de un mismo producto, pues cansa a los ojos. Si
se pudiera, se ha de dejar un hueco a la altura de la
mano, que de al cliente la sensación de que “ese
producto rota, y por tanto es efectivo”. Cuando se
venda otro, se repondrá el hueco nuevo, volviendo
a dejar libre el hueco antiguo.
Los expositores, por ejemplo con productos para
niños chicos, han de contener productos atractivos,
tanto para el niño (vistosos), como para los padres
(prácticos y seguros).
Lo que se oferte, debe presentar total calidad
y seguridad, y según la tendencia actual, de venta
exclusiva en farmacia. Con respecto a esto último,
hay una serie de voces en la profesión, que con la
finalidad de no perder competitividad, y cantidad
de mercado, quieren que otros varios productos entren
a formar parte de las ventas de las farmacias,
como serían los productos de perfumería.
La limpieza es fundamental, no sólo por ser un
establecimiento sanitario, sino porque lo que el cliente
ve sucio y viejo, le da idea de que no rota, que
nadie lo quiere, mientras que lo que está en buen
estado, limpio y le resulta llamativo, “es lo que se
vende”, y encima le resulta agradable a la vista.
Con esto comprenderán que la iluminación también
es importante (me decía uno de mis jefes, que
vendía más productos sin las cristaleras de las estanterías,
supongo que se deba porque así se evitaban
los reflejos que impedían ver bien la llamativa
mercancía).
Hay que observar a la competencia, y sacar de
ella lo mejor, no sólo de las otras farmacias, sino
de las grandes empresas y multinacionales, pues
si de lo que se trata es de vender, estas últimas de
eso saben bastante.
Lo original y novedoso, vende. Aunque al final
no sea ni tan original, ni tan novedoso como el cliente
cree. Tampoco se ha de atosigar con demasiadas
“novedades” a la vez.
Los puntos calientes, lo contrario de los fríos,
generan a su alrededor una zona de atracción.
El producto ha de ser de apariencia agradable,
pues muchas veces vende esto más que sus ventajas.
No se han de describir al paciente todas las características
del producto, sino las que respecta a su
persona, pues de lo contrario, se le atosiga y cansa.
Las estanterías han de estar llenas, pero no a
rebosar, por lo dicho: el ojo no sabe con qué quedarse,
ni a qué mirar.
Entiéndanme, no vamos a vender un antidepresivo
para un resfriado, pero sí el específico específico
para ese resfriado, que más nos interese.
-
PARKINSON Y L-DOPA
(recopilatorio)
LOS SÍNTOMAS del parkinson son una mezcla de rigidez,
acinesia, temblor de reposo, pérdida de reflejos
posturales y una tendencia al deterioro intelectual
en fases avanzadas del proceso.
Está muy relacionado con la edad, de manera que
el 1% de la población mayor de 65 años la presenta.
Cuando se produce una depleción del 10-20%
de dopamina, se producen los síntomas de la enfermedad;
cuando ésta se produce en las décadas
anteriores a los sesenta, los enfermos responden
menos o lo hacen muy brevemente a la medicación.
Existen muchas zonas cerebrales con receptores
dopaminérgicos, con infinidad de variantes
entre receptores D1 y D2, los que aún no están muy
investigados.
Durante la enfermedad, aumentan los receptores
D2 y cuando se trata con L-dopa, vuelven a
aumentar los D1.
Desde la aparición de la L-dopa, los enfoques médicos
para el parkinson, han sido principalmente:
1) Evitar la decarboxilación periférica de la
L-dopa, con lo cual entrará ésta en mayor
proporción al cerebro, ya que como tal es la
única forma como atraviesa al barrera hematoencefálica
(BHE). Fármacos que así actúan,
serían la benserazida y la carbidopa.
2) Sustituir la acción postsináptica de la dopamina
por agonistas dopaminérgicos, con afinidad
incluso mayor y más persistente por
el receptor dopaminérgico.
3) Inhibición glutamatérgica.
4) Otras posibilidades, en las que se incluyen
los intentos terapéuticos que afecten a la acción
de la L-dopa.
L-dopa: Es el precursor de la dopamina. Es la
medicación básica para la enfermedad del parkinson,
a pesar de sus defectos.
Presenta una vida media corta, aproximadamente
dos horas y media.
Se absorbe irregularmente en el intestino delgado;
los alimentos retrasan la absorción, la que
es brusca si se hace con el estómago vacío.
Las sustancias ácidas retrasan la absorción, mientras
que las alcalinas su solubilización.
Un gran problema es la insolubilidad en agua,
lo que hace imposible la vía parenteral.
Antes de pasar la BHE puede decarboxilarse a
dopamina, lo que origina frecuentes molestias gastrointestinales,
anorexia, náuseas, aumento de la
diuresis, hipotensión, taquicardia, ortostatismo y
distrés respiratorio.
Para que pase la L-dopa al cerebro, hacen falta
grandes dosis de ésta en forma oral, lo cual se solventa
usando inhibidores de la dopa-decarboxilasa,
que impide la decarboxilación antes de pasar la BHE,
pero no después, pues éstos no pasan al cerebro.
Al comienzo del tratamiento, tres o cuatro dosis
diarias son suficientes para mantener al paciente
casi normal a lo largo del día. Entre 5-10 años
después, el resultado cambia, con lo que el efecto
no es uniforme, tardando éste en llegar después de
la dosis y siendo encima más breve, con lo que es
necesario acortar los intervalos entre las dosis.
Para una misma dosis, la eficacia es mayor por
la mañana que por la tarde, de tal forma que una
función que se hace bien por la mañana, es a veces
imposible realizarla por la tarde, administrando,
como reseñé, la misma dosis.
Aparecen movimientos anormales relacionados
con la medicación, como por ejemplo las discinesias,
las que no aparecen en enfermos sin tratamiento.
La deprivación brusca de L-dopa, suele originar
un síndrome de piernas inquietas, angustia,
necesidad de movimiento, dolores musculares, insomnio
y a veces: fiebre, rigidez, hipersudoración
y alteraciones mentales, cuadro que se asemeja al
Síndrome Neuroléptico Maligno.
En fases tardías, la L-dopa y sus agonistas, provocan
cuadros (dosis-dependientes), similares a los
de demencia.
En las fases avanzadas del parkinson, el cerebro
no es capaz de retener y administrar fisiológicamente
L-dopa, por lo que depende en cada momento
de los niveles plasmáticos de medicación y de
su facilidad para pasar la BHE. Para suplir esta falta,
se usan formas de administración retard, con
las que la aparición del efecto máximo es más lento,
pero su acción es más duradera.
La L-dopa es la medicación antiparkinsoniana
más eficaz, aunque su efecto se agota y complica
con los años, de forma paralela al agravamiento de
la enfermedad.
Las dosis efectivas se pueden prolongar administrando
dosis bajas de L-dopa conjuntamente con
agonistas e inhibidores enzimáticos. Es preferible
asociar varias drogas a bajas dosis, que la monoterapia
con grandes concentraciones.
La edad avanzada, lo que conlleva generalmente
implícita, alteraciones en la función renal y hepática,
puede provocar que algunos fármacos sean
difíciles de manejar.
Con la L-dopa, en el anciano, se observan alteraciones
paradójicas: la percepción cognitiva y la
depresión pueden ser atenuadas o empeoradas;
puede causar hipotensión postural y la incidencia
de náuseas, vómitos, anorexia, síncope e hipotensión,
es más frecuente y severa en este grupo de
población.
La rápida instauración del tratamiento con
L-dopa, reduce las tasas de mortalidad.
El tratamiento farmacológico no es el único cuando
éste empieza a fallar.
-
UTILIDADES PARA LOS QUE QUEREMOS EMPEZAR
(compendio)
EN 1998 se reunió en Granada un grupo de farmacéuticos
con el fin de dar una definición y clasificación
de los problemas relacionados con los medicamentos
(PRM), y allí se dijo: “Un PRM es un problema de
salud vinculado con la farmacoterapia y que interfiere
o puede interferir con los resultados de salud esperados
en el paciente”.
Se propuso una clasificación de los PRM en seis
categorías, en función de la indicación, la efectividad,
y la seguridad:
Indicación
• PRM 1: El paciente no usa los medicamentos
que necesita.
• PRM 2: El paciente usa medicamentos que no
necesita.
Efectividad
• PRM 3: El paciente usa un medicamento que
está mal seleccionado.
• PRM 4: El paciente usa una dosis, pauta y/o duración
inferior a lo que necesita.
Seguridad
• PRM 5: El paciente usa una dosis, pauta y/o duración
superior a la que necesita.
• PRM 6: El paciente usa un medicamento que le
provoca una reacción adversa a los medicamentos
(RAM).
En la prevención de los PRM por parte del farmacéutico,
se usan las categorías:
• Claramente evitable: cuando el PRM se debe a
un tratamiento inadecuado respecto de los actuales
conocimientos.
• Posiblemente evitable: la prescripción no fue
errónea, pero el PRM podría haberse evitado si
hubiera habido trabajo suplementario.
• No previsible o evitable: El PRM no podía haberse
evitado por cualquier medio razonable.
• No evaluable: No se pueden obtener datos necesarios
para la tasación, o se trata de una evidencia
no clasificada en los apartados anteriores.
La detección de un PRM, puede ser casual, o bien
porque haya un seguimiento farmacológico.
La valoración del PRM, puede conllevar a una derivación
inmediata a otros profesionales, a una derivación
no inmediata, o a una no derivación. Según
la urgencia de la valoración puede ser: peligrosa
(en cuyo caso, siempre hay que derivar), importante
(en cuyo caso se deberá o derivar o bien noso21
tros lo solucionamos) o bien que no sea importante,
con lo cual asesoraremos y no derivaremos, o
bien, ni derivaremos, ni asesoraremos.
Posteriormente, resolveremos un PRM de la siguiente
manera: Dispensamos sin cambios, o dispensamos
con cambios, los que pueden ser uno o
varios de los siguientes:
• Con diferentes dosis.
• Diferente pauta de dosificación.
• Diferente vía de administración.
• Diferente forma farmacéutica.
• Se añaden nuevos fármacos.
O bien no se dispensa, con lo que haríamos:
• Derivar al médico.
• Asesorar al paciente.
• Cambiar el medicamento.
• Diferente forma farmacéutica.
• Se recomienda una EFP.
Pasando a otro tema, diré que a la hora de informatizar
la farmacia y elegir el programa de gestión
de ésta, es fundamental tener en cuenta:
• Que sea intuitivo.
• Que posea un buen servicio técnico.
• Que ofrezca información y formación sobre el
propio programa.
• Que se actualice constantemente, para incorporar
mejoras.
• Que sea moderno, y que haya garantías de que
no se volverá obsoleto en poco tiempo.
• Lo más importante: que cumpla todos los aspectos
de la gestión de la farmacia.
Los principales procesos que los programas de
gestión de oficina de farmacia deben incluir, serían:
1) Venta: cuando es venta de medicamentos, el
programa realizará unos procesos como dar de baja
el artículo del stock, añadirlo al pedido diario, asignación
de la venta a un cliente, etcétera.
Para este proceso, los programas deben tener
las siguientes posibilidades:
• Dispensación para los distintos tipos de aportaciones.
• Anulación de una venta previamente realizada.
• Devolución por cambios en el tipo de aportación.
• Cobro de pagos pendientes contra una venta
realizada anteriormente.
• Organización de la venta por número o nombre
del cliente, para poder resumir todas sus
compras y realizar la posterior facturación.
• Organizar las ventas por número o nombre del
paciente, para obtener una historia del tratamiento
seguido.
• Apuntar las recetas según su tipo (psicotropos,
estupefacientes, ECM, etc.).
• La dispensación se realizará mediante códigos
de barras y/o códigos nacionales y otros
propios de farmacia.
• Emisión y reemisión de tickets de ventas, ya
realizadas, cuando el cliente lo solicite.
• Información de saldo.
• Pago con tarjeta.
• Ventas simultáneas.
• Cierre de caja.
• Ayudar a leer recetas de difícil comprensión,
como completando las palabras, escribiendo
sólo una parte.
• Acceso directo a información sobre: sustituciones,
principios activos, consejos, interacciones
entre medicamentos, información del
cliente, acceso al pedido diario, etcétera.
2) Pedidos: tanto en la emisión, como en la recepción
de los productos, hay que identificar cada
uno, lo que se suele hacer por el CN.
• Emisión de pedidos: se hace automáticamente
a partir de las ventas del día; aparte se añadirán
los encargos. Se emitirán según indique
cada programa.
• La mayoría de los almacenes permiten el conocimiento
inmediato de las faltas del pedido durante
el envío del mismo, por tanto el programa
debe permitir esa funcionalidad, para que se
pueda emitir otro envío a otro proveedor.
• Recepción: el programa debe permitir la recepción
de los pedidos diarios, los que se hacen
con el ordenador, los pedidos transfer o
procedentes del laboratorio directamente.
3) Consulta de información profesional:
• Interacciones entre especialidades farmacéuticas
y entre principios activos.
• Ficha técnica de cada medicamento.
• Sustituciones de medicamentos de igual composición.
• Información por principios activos.
• Consejos al paciente.
4) Ficha de cliente y paciente:
• Cliente: datos como: ventas totales, recetas
pendientes, descuentos, entregas a cuenta,
etcétera.
• Como ficha de paciente, tendrá información
sobre: enfermedades agudas y crónicas, tratamientos,
reacciones adversas a medicamentos,
farmacovigilancia, etcétera.
5) Facturación a entidades: el programa debe
agilizar y simplificar el tratamiento de las recetas.
6) Gestión de existencias: el programa deberá
presentar una ficha para cada producto en la que
constará:
• Existencias totales.
-
• PVP.
• Descripción de existencias organizadas por
orden de llegada y con fecha de entrada, proveedor,
coste, stock y caducidad.
• Stock mínimo.
• Unidades en cada lote de pedido.
• Porcentaje de beneficio por proveedor.
• Histórico de ventas de ese artículo, desglosado
por años, meses, días, horas y empleados.
• Debe tener el control de caducidades, un dato
a tener en cuenta es ponerle distintos cartones
a modo de marcas personales, de distinta
forma y distinto color a los productos, en
función de su caducidad, para que nos sea fácil
identificarlas con un simple golpe de vista.
• Los datos de caducidad se deberán poder imprimir
en listados con todos los productos con
caducidades próximas (ej.: en el mismo mes).
7) Contabilidad y estadística.
OTRO POCO SOBRE ANTIPSICÓTICOS
(recopilación)
DESDE que en 1963, Clarson demostró que los antipsicóticos
bloqueaban los receptores dopaminérgicos,
y que la magnitud del bloqueo del receptor D2
está en relación con la potencia clínica, se formuló
la hipótesis de que el bloqueo es el responsable
del efecto antipsicótico.
Hoy se sabe que actúan más receptores dopaminérgicos
y otros sistemas aminérgicos, y no aminérgicos.
Una vez hecha esta ínfima introducción, pasaré a
contar algunas generalidades sobre la risperidona:
Es un derivado del benzisoxazol, que no está relacionado
con otros neurolépticos. Es un potente
bloqueante de los receptores D2, que presenta a su
vez un potente antagonismo central 5-HT2. Existen
una serie de estudios que relacionan el sistema
serotoninérgico con la patología esquizofrénica.
Respecto a esto, es bueno saber que los efectos de
la dietilamida del ácido lisérgico (LSD) pueden ser
antagonizados por la 5-HT2, que se ha visto una
autorregulación de los receptores 5-HT2 tras la ad27
ministración crónica de antidepresivos tricíclicos,
y que los esquizofrénicos crónicos presentan niveles
elevados de serotonina en plasma.
Las alucinaciones, la actividad motora, las alteraciones
del sueño, los trastornos afectivos, la memoria,
la impulsividad, los estados deficitarios y
la demencia, son síntomas o síndromes que se han
relacionado con el sistema serotoninérgico. Pudiera
ser que el bloqueo serotoninérgico mejore los efectos
del bloqueo dopaminérgico en esta enfermedad.
El antagonismo central 5-HT2, según se cree,
complementa y rectifica en parte el antagonismo
central D2.
En los animales, la Risperidona es un inhibidor
potente y dependiente de la dosis de los efectos comportamentales
inducidos por la estimulación de los
receptores serotoninérgicos y dopaminérgicos.
Comparado con Haloperidol, la ocupación de
los receptores D2 por Risperidona, aumenta de forma
más gradual, y la inhibición de la actividad motriz
espontánea e inducida por anfetamina ocurre
mas lentamente, lo cual permite un mejor ajuste
de la actividad dopaminérgica central y una menor
incidencia de efectos extrapiramidales.
Eficacia: En ensayos clínicos comparativos, a
doble ciego, se analizaron la eficacia y seguridad
de dosis fijas de fármaco en comparación con dosis
fijas del Haloperidol. Los resultados mostraron que
la Risperidona presentaba una curva dosis-respuesta
en forma de campana en cuanto al efecto terapéutico.
La respuesta terapéutica óptima se obtuvo
con 4-8 mg, en unos estudios, y 6 mg/día en otros,
dando mejor resultado en los dos casos que 20 mg/día
de Haloperidol, y a esa dosis, no aumentó el extrapiramidalismo
(tan frecuente con el segundo).
Estudios a largo plazo, han demostrado su eficacia
para mantener la mejoría clínica durante 12 meses
y la reducción de las tasas de hospitalización
durante ese tiempo.
La Risperidona mejora los síntomas positivos
(alucinaciones, ideas delirantes y los síntomas psicomotores)
y negativos de la esquizofrenia.
Es un fármaco con un buen margen de seguridad,
y en seguimientos de un año, se ha observado
una rápida y progresiva mejoría del síndrome extrapiramidal
preexistente en pacientes tratados
con neurolépticos clásicos. Parece que tiene un efecto
beneficioso sobre la calidad de vida del enfermo, al
poderse usar a largo plazo y a las bajas dosis dichas,
mejorando los síntomas como la ansiedad, depresión,
hostilidad y conducta agresivas; casi no produce
sedación.
Contraindicaciones y precauciones:
• Alergia a la sustancia.
• Alteraciones cardiovasculares (insuficiencia
cardiaca o coronaria, deshidratación o hipovolemia):
debido a su actividad alfa bloqueante,
puede provocar hipotensión ortostática,
principalmente durante el período inicial de
ajuste de dosis.
• Epilepsia: debido a la posibilidad de disminuir
el umbral convulsivo, se recomienda precaución,
sobre todo en pacientes de alto riesgo.
• Insuficiencia hepática: al metabolizarse mayoritariamente
por el hígado, se debe ajustar
la dosis al grado funcional del mismo.
• Insuficiencia renal: al eliminarse principalmente
por vía renal, debe ajustarse la dosis
al grado de funcionalidad renal.
• Parkinson: se puede agravar, debido a la posibilidad
de potenciar los efectos extrapiramidales,
aunque como dije, estos efectos son
menores que los neurolépticos clásicos.
• Síndrome Neuroléptico Maligno (SNM): es un
complejo sintomático potencialmente mortal,
que cursa con hipertermia, rigidez muscular,
alteración de la conciencia, pulso errático, sudoración,
taquicardia, etc. Ante estos signos, o
caso de fiebre inexplicable, se debe suspender
la administración de cualquier antipsicótico.
• Actividades especiales: se desaconseja la conducción
de vehículos y el manejo de toda maquinaria
peligrosa o de precisión durante el
tratamiento, por posible aparición de somnolencia,
mareos, etcétera.
Efectos adversos: La Risperidona produce efectos
adversos frecuentemente, aunque en la mayoría
de los casos son de naturaleza transitoria y leve.
El 2-5% de los pacientes tratados con este fármaco
se ven obligados a suspender el tratamiento, debido
a la incidencia de efectos adversos como:
• Digestivos: Dispepsia, dolor abdominal, estreñimiento
y náuseas (ocasionales). Hipersalivación
(raramente).
• Cardiovasculares: Hipotensión (rara).
• Neurológicos: Cefalea (frecuente). Mareos (ocasional).
Acatisia, distonía, rigidez muscular,
temblor (raros).
• Psicológicos/Psiquiátricos: Agitación, ansiedad,
insomnio (frecuentes). Astenia, somnolencia
(ocasionales).
• Oculares: Visión borrosa (ocasional).
• Metabólicos: Aumento de peso (raro).
• Endocrinos: Amenorrea, galactorrea (raros).
• Otorrinolaringológicos: Rinitis (ocasional)
• Sexuales: Anorgasmia, impotencia sexual (ocasionales).
Debe someterse al paciente a un especial control
durante los primeros días de tratamiento, haciendo
hincapié especialmente en la aparición de
hipontensión ortostática, y los signos del SNM. La
presencia de disquinesia tardía obliga a la suspensión
del tratamiento.

-
BATIBURRILLO
ESTE ARTÍCULO les pido perdón por titularlo así, pero
es que desearía hablarles de unas cuantas cosillas,
tal vez sin sentido, que me rondan por la cabeza:
Ya desde los tiempos de estudiante, el profesor
de Farmacognosia de La Laguna, D. Luis Bravo
de Laguna, nos decía que había una guerra declarada
entre los herbolarios y las farmacias, y por lo
que puedo ver, ahora se vuelve a recrudecer ésta,
por lo que les voy a dar mi humilde opinión sobre
ello, la cual no es otra, que decirles que no considero
acertado, que gente que a lo mejor no sabe dónde
le queda el hígado o el páncreas, por poner un
ejemplo, y no hablemos del complicado y apasionante
mundo del cerebro, donde seguro que no saben
ni a que altura se sitúa el hipotálamo o la hipófisis,
por no hablar de cómo funciona la inteligentísima
maraña de neuronas [de las que me atrevería
a decir, que incluso psiquiatras canarios, que muchos
toman como de prestigio, no saben ni cómo
actúan los neurotransmisores en enfermedades tan
frecuentes en su especialidad como son las esquizo32
frenias (por nombrarlas como las nombra D. Antonio
Colodrón Álvarez: psiquiatra español más citado
como el más entendido entre ciertos colegas suyos
respecto a esos temas)], esté dispensando y aconsejando
en temas de salud, en la mayor parte de
las veces, pues son pocas las veces que se limitan
simplemente a vender plantas (sustancias) medicinales
en cualquiera de sus formas farmacéuticas,
incluida la planta entera o parte de ella; no creo
que haga falta recordar que si una planta tiene un
principio activo beneficioso para la salud, puede
tener conjuntamente otro/s perjudicial/es, por no
olvidar plantas que son puras bombas, como la cicuta
con su cicutina (recuérdese a Sócrates), o como
el Papaver somniferum o adormidera, con el opio.
Se tiene la equivocada idea de que si una sustancia
es química, eso es sinónimo de tóxico, y si
es natural, de no dañino y siempre no perjudicial,
sino todo lo contrario: siempre beneficioso, y les
diré que la mayoría de las primeras sustancias químicas
usadas en farmacia, como bien sabemos todos,
en un principio surgieron de los reinos animal, vegetal
y mineral, o sea, totalmente naturales, pero
que por su más fácil manejo, se empezaron a sintetizar
químicamente, pues imagínense ustedes el
arsenal de partes de plantas, minerales y animales
que debería haber en las boticas caso de que todos
los medicamentos fueran ‘naturales’. Es por lo que
pienso que no debía salir ni una planta de la farmacia,
ni siquiera las enormemente probadas como
sería el ejemplo de las camomilas, pues bien pudiera
ser que el dependiente del herbolario no supiera
decirnos que posee propiedades estomáquicas,
cicatrizantes, diuréticas y tranquilizantes, ni sus
adecuadas dosis ni cómo se prepararía. Ya sé que
me dirán que muchas veces en la sustancia sintética
va infinitamente más concentrado el principio
activo “natural”, pero ni aún así, pues como dije,
las plantas tienen otras sustancias que las hacen
más dañinas muchas veces que el mismo principio
activo beneficioso, y si no éste mismo, per se, tiene
efectos secundarios, contraindicaciones, interacciones
y demás efectos, que los de los herbolarios
desconocen, o quieren ignorar, y que las hacen peligrosos
para la salud, igual o más, en principio,
que cualquier sustancia química.
Antes de contarles lo que sigue, me gustaría
decirles que estoy diagnosticado de Esquizofrenia
paranoide desde hace unos doce años, justo desde
cuando intentaba acabar la carrera de Farmacia
en la Ciudad Santa de Santiago de Compostela, pero
que gracias al Dios vivo, sobrevivo para contarlo,
lo cual saco a colación, para decirles que pude ver
en la web del Consejo (www.portalfarma.com), poco
antes de mi último ingreso en el Hospital de Gran
Canaria Dr. Negrín bajo diagnóstico de esa enfermedad,
el pasado mes de julio del actual año en curso,
una noticia que decía que en Rusia empezaban a
fabricarse medicamentos adulterados, pero cuál
no sería mi sorpresa al ver que eran cientos los laboratorios
clandestinos que las adulteraban: sí, ya
se han percatado del asunto: nos avisaba el Consejo,
de forma soterrada, que están empezando a experimentar
masivamente las autoridades sanitarias
con nosotros mismos, con los de los países desarrollados,
lo que no es siempre sinónimo de cristia34
nos, pues si en nosotros se experimenta con sustancias
probadas de antemano en los países pobres,
con los más pobres de estos países, con ellos, con
los paupérrimos, muchas veces se experimentan
con tales basuras, como ocurre con ciertos disolventes
con los que están experimentando en locales
de la policía y del ejército en el tercer mundo
en estudios contra el SIDA. Imagínense cómo ha de
ser eso. Si no lo decían abiertamente nuestro experimento,
es porque háganse cargo del caos, viendo
lo que pasó con lo de las vacas locas, no les cuento
nada lo que pasaría con lo que a continuación digo.
Yo he sufrido en propia carne esto, pero infinitamente
más controlado y menos dañino, con el Risperdal
® que tomo, cuya Risperidona, cuando era
tal o una sustancia activa, que he pensado que bien
podría ser un hipnótico, por cosas que aquí no cuento,
me hacía dormir unas once horas seguidas todos
los días que la tomaba, y si me levantaba antes
de este número de horas, observaba que sufría un
intenso hang over (por llamarlo con palabras de
D. Victoriano Darías del Castillo, eminente catedrático
de Farmacodinamia de La Laguna, cuya asignatura
nunca llegué a aprobar, justificadamente,
todo hay que decirlo), pero cuando tomaba la sustancia
inocua, la “inactiva” o sea, un placebo, dormía
menos de siete horas, generalmente cinco, y
me levantaba más fresco que una lechuga, vamos,
sana y serenamente, sintiéndome despejado el resto
del día. Las dosis de un experimento a otro oscilaban
a lo sumo sólo en tres miligramos, siendo
la dosis máxima que tomaba de esta sustancia antipsicótica:
9 mg, o sea, la máxima permitida a to35
mar, para los casos de las esquizofrenias más refractarias,
vamos, la auténtica locura, donde se oyen
voces y se ven alucinaciones, donde el ser humano,
deja de tener conocimiento de lo que hace y lo
mismo grita sin control, como se traga sus propios
excrementos, creyendo que son un manjar de dioses,
o sea, pura ambrosía. Pues bien, viéndolo en
mí, no sé si se ha experimentado con todos los psicofármacos,
pero sí puedo decir que a muchos de
los ansiolíticos, tranquilizantes e hipnóticos, se les
ha sustituido el principio activo por otro, de tal forma
que he podido observar una serie de casos, al
menos aquí en la isla de Las Palmas, que eran el típico
síndrome de deshabituación a fármacos, el cual
lo sufrió mi propia madre, de setenta y cuatro años,
la que era adicta al Orfidal® (Lorazepan), y a un
antidepresivo (Lantanon® 30), sin motivo alguno,
aunque ella, como los podía conseguir fácilmente
a través de su médico de cabecera, pues se convirtió
en adicta a ellos, si bien en principio se los prescribió
un psiquiatra.
Les puedo hablar de lo que he visto, y es que es
posible que el estado de deshabituación (insomnio,
irritabilidad, taquicardia, hipertensión, temblores,
intensa diaforesis, ansiedad suprema, etc., etc.), o
sea, el típico efecto rebote por retirada brusca de
fármacos, pase en un mes más o menos, y tengo la
impresión por lo leído en la web del Consejo y las
de otros periódicos de tirada nacional, que no se
conoce ninguna muerte al respecto. Así y todo, mucho
cuidado con las personas pertenecientes a grupos
de riesgo (niños, ancianos y embarazadas), las
cuales considero que deberían estar bajo estricto
control médico, incluido, posiblemente, el ingreso
hospitalario. Es, nuevamente, mi humilde opinión.
Ojo, sí dice en una noticia del Consejo que un
fármaco de una casa de productos principalmente
de cosmética, ha provocado unas siete muertes en
España, lo cual he pensado si se debe a las muertes
provocadas por esta desintoxicación masiva de
psicofármacos y demás, de un total de catorce muertos
en todo el mundo. Ya digo que esto son todas
elucubraciones mías, y a ciencia cierta no sé ni tan
siquiera si mis sospechas están bien fundadas o no.
Desearía que las sospechas fueran ciertas, pues
así empezaríamos a usar más sustancias menos dañinas
y a usarlas en pequeñas dosis, para dolencias
y padecimientos tratados hoy día innecesariamente
con fármacos muy peligrosos y tremendamente
potentes y perjudiciales para la salud.
En definitiva, las auténticas autoridades sanitarias,
no nos quieren tan drogados sin necesidad,
cosa con la que estoy totalmente de acuerdo.
Para acabar decirles que sigo haciendo experimentos,
ya que no debo coger maquinaria peligrosa
ni trabajar, y como me lo ha prescrito el facultativo
de turno, pero ahora con el Dormodor® x 30 cápsulas
(Flurazepan de 30 mg), comprados en la inmejorable
botica de D. Rafael Cárdenes Suárez, el
16/8/01, con receta médica del seguro, prescrita ese
mismo día por el doctor del Centro de Salud Mental
de la Feria: D. Javier Rúa-Figueroa Suárez (mi
psiquiatra), cuyo lote es el N 12 y cuya fecha de caducidad
es del 11-2004, y de las aproximadamente
seis cápsulas que he ingerido, de distintos lugares
de los dos blister, y a distintas horas, no me han
hecho efecto alguno, cuando tengo entendido, por
experiencia propia de hace unos diez años, que con
una se duerme intensamente en menos de media
horas después de haberla ingerido; sí tienen un sabor
enormemente desagradable cuando se toma con
poco agua, casi con saliva sola, es posible que para
no levantar sospechas en los consumidores habituales.
Pero ya digo que de esto nada sé, y más les
puedo decir que en los últimos años todos me han
catalogado, y tratado de loco, y con otra lacra más
de la sociedad sigo cargando, la de parado.
Para cualquier tema relacionado con este artículo,
me pueden escribir a la dirección de correo
electrónico: sbdafd@eresMas.com.
Me despido como colega que soy de ustedes, de
lo cual, estoy tremendamente orgulloso, y sin más
siempre de ustedes.

-
SOLIDARIDAD
APRECIADO lector: Me ha llegado un correo electrónico
con una excelente noticia: la revista de la ONG:
Farmacéuticos Mundi, se interesa por mi currículo
enviado a ellos no hace mucho, casi sin creerme
del todo que les podría interesar, pues conozco el
tipo de artículos que suelen publicar en las revistas
humanitarias: artículos importantes donde se
habla de muertes, hambrunas, sufrimientos en grado
máximo, y solidaridad de los afortunados con
los más desafortunados. Ante esto, nada puedo hacer,
pues aunque provengo de una familia, económicamente,
medianamente afortunada, yo no lo soy,
hasta el punto de que para publicar un libro mío la
semana pasada, en el que debía desembolsar treinta
y cinco mil pesetas, he recurrido a mi familia
para poder hacerlo. Aunque soy farmacéutico, y a
éstos parece que la sociedad les ha sonreído económicamente,
no me ocurre eso como ven a mí. Sí
sé que tengo varios amigos, y antiguos jefes, a los
que literalmente les sobra el dinero, por lo que a
ésos, les quiero pedir, que no piensen tanto en el
futuro, en que sus hijos no van a tener qué comer,
o que no van a poder ir a las mejores universidades
del planeta, pues todo eso es baladí, ya que es
muy probable que tengan para comer y que no le
admitan en la mejor universidad del mundo. Lo que
es cierto, es que con ese dinero que se han gastado
en una moto acuática este verano, “para hacer deporte”,
podían haber hecho que un niño viviera y
comiera durante un buen puñado de meses, si no
de años. Apadrinar a un niño en el tercer mundo,
generalmente no cuesta más que unos pocos miles
de pesetas mensuales, y una moto acuática cuesta
demasiado dinero (más de un millón de pesetas) y
si lo que querían era hacer deporte, unas zapatillas
sencillas para poder correr, no cuestan más
que un par de miles, y encima no debe desplazarse
uno mucho para practicarlo.
Si digo lo de la moto acuática, es porque un amigo
condiscípulo de carrera, se la compró este verano
alegando precisamente eso, “para hacer deporte”;
y también frente a mi casa, un chabolista traficante
de drogas, se la compró a uno de sus hijos, supongo
que para lo mismo.
Sé que me podrán achacar a mí que no contribuyo
todo lo que puedo, y tendrán razón: nunca es
suficiente, salvo los que lo dan todo por esta gente,
y yo no soy así.
Así y todo, dentro de mis limitadas posibilidades
algo ayudo, y si Dios dice que quien ayuda en
lo poco, cuánto no más va a ayudar en la abundancia,
a lo mejor, un humilde servidor es un candidato
a ello.
Escudriño las Sagradas Escrituras, generalmente
con pasión, y éstas me han ayudado a tener
amigos no importantes en cuanto a su rango
social, pero sí en cuanto a su valía humana, entre
los que está por ejemplo un amigo, Armando, diagnosticado
de esquizofrenia como yo, pero al que
le ha sonreído mucho menos la vida que a mí, ya
que vive en una asociación de recogida para enfermos
mentales, y sobrevive de una paga por minusvalía
psíquica; con él he quedado para vernos el
sábado, ya que teme que lo echen de la asociación
que lo ha recogido, y que le quiten la paga con la que
subsiste. Otro amigo con el que acabo de hablar
es Carlos, celador de un hospital, quien vive solo,
pues por infidelidad a su pareja, ésta lo ha echado
de su casa, y ahora no sabe qué hacer sin su mujer
ni su pareja de jóvenes hijos, hasta el punto de que
muchas veces no tiene ganas ni de vivir, como le
suele ocurrir casi a diario. El otro es Javier, administrativo,
también diagnosticado de esquizofrenia,
éste es el más rico del grupo; así y todo, siempre
tiene problemas con los psicofármacos, pues quiere
tomar más, ya que son más que un placebo, su
gran bastón, a los que recurre, cada vez que la vida
le plantea un conflicto.
Tengo más amigos diagnosticados de esquizofrenia,
como uno al que visité la semana pasada, a
quien conocí de mi reciente último ingreso en el
hospital, para que durmiera; él estaba allí bajo mí
mismo diagnóstico: esquizofrenia; con éste, lógicamente
tengo mucha menos confianza, pero también
es un medio desheredado de esta cultura, pues
vive en una pensión con un poco más que la paga
por minusválido psíquico y también está separado;
vive sin sus dos hijas.
Yo tengo solicitada esa paga, en vista de que
muchos la piden, y en vista de que mi pasión: la escritura
y la lectura, no me dan dinero, lo que me ha
llevado a pensar, si realmente soy tan minusválido
como otros se plantean y me lo plantean.
Dentro de mi ámbito, intento oír a buenos y fieles
amigos, generalmente, como ven, los menos afortunados
en esta civilización, pues parece que los ricos,
los que manejan desde cientos de miles hasta
millones de pesetas mensuales, no están cómodos
conmigo, y si he de ser sincero, yo tampoco lo estoy
con ellos, pues no se dan cuenta que despilfarran
el dinero, y que hay gente que lo necesita para
una simple torta de harina que lo alimente todo el
día.
Ni el café ni el desayuno del trabajo nos deberíamos
tomar en el bar de la esquina, mientras haya
gente que se está muriendo de hambre y sed.
Somos, incluso los que somos pobres como yo,
ricos, frente a los del tercer mundo, y no nos damos
cuenta, y no ayudamos, y preferimos comprarnos
el último libro de Umberto Eco, a dar ese dinero
a una ONG para que una persona pueda comer un
mes, o más; entre éstos me incluyo, y por eso me
considero impuro, no apto para el Reino de Dios, y
entre otras cosas, sé, que a éste, sólo irán los desafortunados
de los submundos, pues de los que padecen
y sufren es el Reino. Esto, de todas maneras,
no me vasta, y ruego para que nos concienciemos,
de que para vivir, no hace falta demasiado, que el
resto se puede emplear para ayudar a los más ne42
cesitados, sobre todo cuando éstos lo necesitan para
sobrevivir: para comer y beber, lo que parece mentira
que aún no lo hagan una gran mayoría en este
mundo.
Ayúdalos Señor.
Disculpen las molestias y hasta siempre.

-
FRUSLERÍAS
ESTE ARTÍCULO les pido disculpas por titularlo así,
pero es que desearía hablarles de unas cuantas cosillas
que me rondan por la cabeza que es posible
que consideren muchos sin importancia y tal vez
sin sentido:
Ya desde los tiempos de estudiante de Farmacia,
el profesor de Farmacognosia, D. Luis Bravo
de Laguna, nos decía que había una guerra declarada
entre los herbolarios y las farmacias, y por lo
que puedo ver en los medios y entre los colegas de
estudios, ahora se vuelve a recrudecer ésta, por lo
que les voy a dar mi humilde opinión sobre ello, la
cual no es otra, que no considero acertado, que gente
que a lo mejor no sabe dónde queda el hígado o
el páncreas, por poner un ejemplo, y no hablemos
del complicado y apasionante mundo del cerebro,
donde seguro que no saben ni a qué altura se sitúa
el hipotálamo o la hipófisis, por no hablar de cómo
funcionan las inteligentísimas marañas de neuronas,
de las que me atrevería a decir, que ni siquiera
ciertos psiquiatras canarios, que algunos toman
como de prestigio, saben cómo actúan los neurotransmisores
en enfermedades tan frecuentes en
su especialidad como son las esquizofrenias (por
nombrarlas como las nombra D. Antonio Colodrón
Álvarez: psiquiatra español citado como el más entendido
respecto a esos temas entre varios colegas
suyos), esté dispensando y aconsejando en temas
de salud en muchas de las ocasiones, pues son pocas
las veces que se limitan simplemente a vender
plantas (sustancias) medicinales en cualquiera de
sus formas farmacéuticas, incluida la planta entera
o parte de ella. No creo que haga falta decirles
que si una planta tiene un principio activo beneficioso
para la salud, puede tener conjuntamente otro/s
perjudicial/es, por no olvidar plantas que son puras
bombas, como la cicuta con su cicutina (recuérdese
a Sócrates), o como el Papaver somniferum (amapola
o adormidera) con el opio.
Se tiene la equivocada idea y la publicidad engañosa
y el desconocimiento ayuda a ello, de que si una
sustancia es química, eso es sinónimo de tóxico, y si es
natural, de no dañino, y siempre no perjudicial sino
todo lo contrario: siempre beneficioso, y no es así.
Les diré que la mayoría de las primeras sustancias
químicas usadas en farmacia, en un principio
surgieron de los reinos animal, vegetal y mineral,
o sea, totalmente naturales, pero que por su más
fácil manejo y especificidad, se empezaron, con el
paso de los siglos, a sintetizar químicamente; imagínense
ustedes el arsenal de partes de plantas,
minerales y animales que debería haber hoy día en
las boticas caso de que todos los medicamentos fueran
“naturales”.
Son, entre otras causas, las razones por las que
pienso que no debía salir ni una planta de la farmacia,
ni siquiera las enormemente probadas como
sería el ejemplo de las camomilas, pues bien pudiera
ser que el dependiente del herbolario no supiera
decirnos que posee propiedades estomáquicas, cicatrizantes,
diuréticas, tranquilizantes…
Ya sé que me dirán que muchas veces en la sustancia
sintética va infinitamente más concentrado
el principio activo “natural”, pero ni aún así, pues
como dije, las plantas tienen otras sustancias que
las hacen más dañinas muchas veces más que el
mismo principio activo beneficioso (ej.: anís estrellado),
y si no, éste mismo, per se, tiene efectos secundarios,
contraindicaciones, interacciones y demás
efectos, que es posible que los de los herbolarios
desconozcan, que las hacen peligrosas para la salud,
igual o más, en principio, que cualquier sustancia
química.
Cambiando de tercio, les quiero contar que pude
ver en la web del Consejo General de Colegios Oficiales
de Farmacéuticos de España (www.portalfarma.
com), el pasado 16 de julio del año 2001, una noticia
titulada: “Las mafias rusas invaden el mercado
farmacéutico con medicinas adulteradas” publicada
por el diario El País ese mismo día, en la que
se contaba que en Rusia se fabricaban numerosos
medicamentos adulterados, sobre todo antibióticos
(75 millones de unidades); éstas junto con otras
incongruencias y cosas increíbles que tenía el artículo,
me hicieron dudar que la noticia fuera cierta,
pues lo que decía eran cosas muy difíciles de
creer, haciéndome pensar dicho artículo, que en
Rusia, la mayor parte de los medicamentos están
adulterados y caducados: sí, ya se habrán percatado
del asunto, nos avisaba el Consejo de forma soterrada
que estaban empezando a experimentar masivamente
las Autoridades Sanitarias con nosotros
mismos, con los de los países desarrollados occidentales,
lo que no es siempre sinónimo de cristianos,
pues si en nosotros se experimenta con sustancias
probadas de antemano en los países pobres, con los
más pobres de estos países, con ellos, con los paupérrimos,
muchas veces se experimentan con basuras
absolutas, como ocurre con ciertos disolventes
con los que están experimentando en locales de la
policía y del ejército en el Tercer Mundo en estudios
contra el SIDA como publicó otro periódico por
esas fechas. Imagínense cómo ha de ser eso.
Si no decían abiertamente este experimento,
es porque háganse cargo del caos que sería, viendo
lo que pasó con lo de las vacas locas, y eso que
personalidades destacadas del mundo de la ciencia,
notificaban en varios medios, incluida la web
del Consejo, que no había motivo para tales injustificadas
alarmas, como así ha sido, no les cuento
nada lo que pasaría con lo que a continuación digo:
pues bien, no sé si se ha experimentado con todos
los psicofármacos, pero sí puedo decir que en España,
a muchos de los ansiolíticos, tranquilizantes
e hipnóticos, se les ha sustituido el principio activo,
tal vez por otra sustancia menos fuerte y dañina,
o bien, simplemente se ha quitado sin más el
principio activo dejándolos inocuos e inactivos, de
tal forma que he podido observar una serie de casos,
al menos en la ciudad de Las Palmas de Gran
Canaria, donde resido, que eran el típico síndrome
de deshabituación de ciertos fármacos, el cual
también lo sufrió mi propia madre, de setenta y cuatro
años, la que era adicta al Lorazepan (DCI) sin
motivo alguno, aunque ella, como los podía conseguir
fácilmente a través de su médico de cabecera, pues
se convirtió en dependiente de ellos; sí es cierto
que se los prescribían los psiquiatras regularmente.
Les puedo hablar de lo que he visto, y esto es,
que es posible que el estado de deshabituación (insomnio,
irritabilidad, taquicardia, hipertensión, temblores,
intensa diaforesis, ansiedad suprema, etc.),
o sea, el típico efecto rebote debido a una retirada
brusca de fármacos simpaticolíticos, se acaba en
un mes más o menos, y tengo la impresión por lo
leído en la web del Consejo y las de otros periódicos
de tirada nacional, que hubo alguna muerte al
respecto, por lo que debía haber mucho cuidado con
las personas pertenecientes a grupos de riesgo (niños,
ancianos y embarazadas), las cuales considero
que deberían haber estado bajo estricto control médico,
incluido, posiblemente, el ingreso hospitalario.
Es, nuevamente, mi humilde opinión.
Se dijo, yo pienso que era respecto a esto, en
una noticia aparecida en la web del Consejo que
un fármaco de un laboratorio de productos principalmente
de cosmética, había provocado unas siete
muertes en España, de un total de catorce muertos
en todo el mundo, lo cual he pensado si se debe
a las muertes provocadas por esta desintoxicación
masiva de psicofármacos, pues casos menos graves
han sido un escándalo absoluto, y de esta noticia
no se supo casi nada más. Ya digo que esto son
todas elucubraciones mías, y a ciencia cierta no sé
ni tan siquiera si mis sospechas están bien fundadas
o no.
Desearía que dichas sospechas fueran ciertas,
pues así empezaríamos a usar más sustancias menos
dañinas y a usarlas en pequeñas dosis, para
dolencias y padecimientos tratados hoy día innecesariamente
con fármacos muy peligrosos, sumamente
potentes y perjudiciales para la salud, como se
aconseja en todos los medios especializados, incluyendo
los propios prospectos, a los que muy pocas
veces se hace caso; y no fiarnos de lo que nos dicen
los demás en cuanto a fármacos de prescripción y
dispensación exclusiva con receta médica se refiere.
En definitiva, las más altas Autoridades Sanitarias,
no nos quieren tan drogados sin necesidad,
cosa con la que estoy totalmente de acuerdo.
Para concluir, decirles que estuve haciendo experimentos
conmigo mismo, para ver si mis sospechas
eran ciertas o no, aprovechando que no tenía
que coger maquinaria peligrosa ni trabajar, y como
me había prescrito mi psiquiatra, D. Javier Rúa-
Figueroa Suárez, el hipnótico: Flurazepan (DCI)
(comprado, el 16/8/01 en una farmacia del distrito
postal 35011, de la isla donde resido, con receta
médica), cuya fecha de caducidad es del 11-2004,
pues ingerí aproximadamente seis cápsulas, de distintos
lugares de los dos blister, a distintas horas
y en sólo dos días, y éstas no me hicieron efecto alguno,
cuando me consta, por experiencia propia,
cuando las tomé hace unos diez años, que con una
se duerme intensamente en menos de media hora
después de haberla ingerido. Con este fármaco, se
aconseja no interrumpir el sueño al menos las siguientes
seis a ocho horas de haberlas tomado, según
indica su prospecto para información de todo
sus consumidores, pues se corre el riesgo de no recordar
lo que se hizo mientras se estuvo levantado,
y yo, que no dormí ni cinco minutos, recordaba
perfectamente todo lo que había hecho durante esas
horas esos dos días. Pero les debo confesar que de
esto nada sé, pues no soy de los que desarrollan
una larga labor investigadora en grandes centros
sobre estos temas, sino que me he dedicado los últimos
años a estudiar y a escribir por mi cuenta.
También pido disculpas por haber incumplido
los mandatos del médico, aunque poco después, desde
que lo vi, le comuniqué mis experiencias. Sé que
aunque fue a modo de experimento, no tengo disculpa
por haber ingerido tantas dosis de dicho hipnótico,
por lo que también pido disculpas, a la vez
que ruego que no se siga mi ejemplo, sino que se
sigan al pie de la letra los consejos del médico, como
yo, de normal, los sigo.
MISCELÁNEA CON RUDIMENTOS PARA NEÓFITOS
ANTE TODO me han de perdonar las imprecisiones
e imperfecciones que siempre cometo en todos mis
escritos, pues nunca he pretendido con ellos sentar
cátedra, sino relajarme y a lo sumo hacer pasar
el rato distraídamente a mis posibles y queridos
lectores, por lo que les he de aclarar que salvo las
dos definiciones financieras, las que casi he copiado
al pie de la letra, con muy ligeras modificaciones,
del módulo VI del Master en Gestión que cito
en la bibliografía, y por supuesto la cita bíblica, del
resto les hablo del recuerdo, y mi memoria, debido
al exceso de medicación, por la causa que muchos
colegas saben, me falla mucho, por lo que no puedo
especificar en la bibliografía de qué parte concreta
son, pues lo son de varios sitios de cada fuente. Vamos
allá:
Parece que las multinacionales, después de las
grandes presiones de las ONG’s, los gobiernos y la
opinión pública, han empezado a crear una política
de precios ligeramente distinta para los tan necesitados
de nuestra ayuda, los países en desarrollo,
aunque no llegan todavía a cubrir todas las necesidades,
ni mucho menos, de estos desamparados.
Estoy totalmente a favor de una política de genéricos
efectivos y mucho más baratos, con los que se
podrían salvar muchas vidas en estos países y en
otros economizar dinero, el que se podría dedicar
a otras áreas; en esos países se mueren, diariamente,
por poner un ejemplo, infinidad de niños por
simples diarreas, por no hablar de los problemas
del Sida o las enfermedades endémicas.
Los bancos crean una serie de préstamos que a
los farmacéuticos pueden interesar, como son los
leasing (equivale a arrendamiento financiero. Es
un sistema de financiación que adopta la forma de un
contrato de alquiler, generalmente a medio y largo
plazo sobre activos muebles o inmuebles; a lo
largo del contrato el arrendatario paga las cuotas
establecidas y, al finalizar el mismo, se pueden plantear
la compra del bien en cuestión mediante el pago
de una pequeña cantidad) y el renting (contrato de
alquiler de bienes de equipo —mobiliario, maquinaria,
automóviles, etc.— a medio y largo plazo,
entre dos y cuatro años, por el cual el arrendatario
se compromete a pagar una renta fija periódica, generalmente
mensual, durante el plazo de vigencia
del contrato, por lo que recibirá de la compañía: el
uso del bien objeto de la operación, el mantenimiento
del bien, el seguro del bien). Son opciones, que
aunque el farmacéutico tenga dinero, no debe olvidar
ni menospreciar.
Por ley, las fórmulas magistrales, sólo se pueden
elaborar en las oficinas de farmacia, y éstas
serán preparadas para una sola persona, y siempre
con receta médica, al menos hasta que no salga
el listado que contenga las que se pueden fabricar
sin receta, pues todavía no existe ninguno, aunque
está en elaboración. La farmacia que la ha preparado
es la única que la puede vender. Aunque el médico
prescriba ciertas mezclas, algunas no se pueden
elaborar, como son las asociaciones de anorexígenos
con ansiolíticos. No se pueden emplear especialidades
farmacéuticas para preparar las fórmulas
magistrales, pues está prohibido, lo que sí se puede
hacer es pedir preparados intermedios a la industria
para la confección de dichas fórmulas, las
que estarán siempre elaboradas por el farmacéutico
o bajo su supervisión.
En homeopatía más que enfermedades aisladas,
lo que se toma en cuenta es a la persona en concreto,
y más específicamente, su constitución, la cual,
la mayoría de los homeópatas la dividen en cuatro
posibles: sulfúrica, carbónica, fosfórica y fluórica,
tras haber empezado la división en tres, y así, tal
como explica la profesora del Master en Gestión,
según cual sea el tipo, será el paciente más propenso
a padecer una enfermedad u otra. Como sabrán,
la homeopatía es curar con un igual en cantidades
infinitesimales, o sea, que el mal que quiero sanar,
lo voy a provocar con una sustancia que lo produzca,
para así el organismo acostumbrarse a combatirla;
como ven es una concepción totalmente contraria
a la tradicional en occidente: la alopatía.
La xerostomía (sequedad de boca), tan frecuente,
entre otros, en enfermos que toman medicación
que afecta al sistema nervioso, se puede combatir
con pastillas de clorato potásico (EFP) y chicles de
menta o de vitamina C, lo cual provocará la tan
deseada sialorrea, sialismo o ptialismo (hipersalivación).
En embarazadas están contraindicadas las tetraciclinas,
siendo uno de los pocos antibióticos de
elección la amoxicilina. De todas maneras, yo a este
grupo de pacientes, para todos los síntomas y signos
indicadores de anomalías, los mandaba al médico,
pues sabía que incluso el tan beneficioso para
muchos ácido acetil salicílico provoca por sus propiedades
antiagregantes de plaquetas, y porque
atraviesa la barrera placentaria, problemas de tipo
sanguíneo en el feto (hemorragias), y aunque me
consta que el paracetamol es el analgésico de elección
en estos casos, no lo mandaba, porque sabía
desde la carrera, que casi desde el principio de su
comercialización, tenía efectos adversos sobre el
hígado. De todas maneras, tanto a éstas, a los neonatos,
los lactantes, como a los longevos, hay que
mandarlos al médico para resolver todas las patologías
que se les presenten. Y yendo más lejos, ya
no mandaría ni un antibiótico, pues estos se quieren
hacer que se dispensen sólo con receta médica,
por el abuso que hemos hecho de ellos, empezando
por nosotros, los farmacéuticos, y el mal uso en enfermedades
como la gripe, el resfriado, o afecciones
leves del tracto respiratorio, con lo que hemos
dado mal ejemplo; por este uso inadecuado, se han
creado infinidad de resistencias, de tal forma que
ya no hay casi arsenal farmacológico para combatir
las infecciones, y como las investigaciones salen
muy caras, los nuevos antibióticos nos salen
por ello muy caros, y encima, las mutaciones de las
bacterias van casi más rápidas que los avances de
la ciencia, con lo que si nos descuidamos no vamos
a poder vencerlos.
En ortopedia, como también hace el Master en
Gestión, hemos de dar dos definiciones que grosso
modo serían: prótesis: artilugio ortopédico que sustituye
al miembro, y ortesis: artilugio ortopédico
que sirve para ayudar y modificar al miembro, vamos,
para corregir deformaciones y anormalidades.
Son muchos los productos ortopédicos que la
ley permite tener en las farmacias sin que haga falta
la presencia de personal cualificado en esta rama,
sobre todo aquellos que con una ligera modificación,
pueden usarse directamente por el usuario.
Las Especialidades Farmacéuticas Publicitarias
son fármacos de los que, por su dilatada experiencia
(un mínimo de diez años), levedad de efectos
colaterales, y uso en patologías menores, se puede
hacer publicidad, con lo que el hombre de hoy, tan
escaso de tiempo como para ir al médico cuando
se presentan dichas patologías, puede obtener información
sobre ellos en los medios de comunicación,
y por tanto realizar la automedicación responsable
y asistida, en la que siempre entra el consejo del
farmacéutico, por lo que, como mínimo, el licenciado
que trabaja en una oficina de farmacia, debería
ser casi especialistas en este terreno, para lo que
vienen muy bien los cursos de formación continuada
sobre estos medicamentos. Como bien se habrán
dado cuenta, en los complejos vitamínicos clasificados
como EFP, no entran a formar parte las vitaminas
liposolubles, pues éstas, precisamente por
esta apetencia por los lípidos, se acumulan en las
grasas del organismo, con lo que dicha acumulación
podría dar lugar a hipervitaminosis, tan dañina
como la hipovitaminosis. Las sustancias que entran
a formar parte de los complejos, son hidrosolubles,
cuyo exceso se excretaría por vía urinaria.
De todas maneras, no se deben usar de fijo, sino en
estados carenciales, de convalecencias o de fatiga,
pues ante todo se debe recomendar una alimentación
adecuada, lo más variada y completa posible,
a poder ser siguiendo las RDA (Recomendaciones
Diarias Alimenticias) que marcan los organismos
internacionales competentes, para lo que no hay
mejor guía rápida que la pirámide nutricional, en
cuya base están los cereales, las pastas, el pan, y el
arroz y, tan olvidados en nuestro mundo desarrollado,
dando esto lugar a numerosos cánceres y desajustes
del aparato digestivo, los cuales no son tan
frecuentes, por lo contrario, en los países del tercer
mundo.
Según el de Gestión, en las farmacias, de cara al
público, no se han de poner medicamentos de prescripción,
sino los clasificados como EFP; también irán
las secciones de óptica, homeopatía, dietética y nutrición
juntas, fitoterapia, los de la ciencia cosmética,
y en general todas las de parafarmacia; la de
ortopedia puede estar también ahí, pero debe haber
un sitio reservado para usar como probador, con
un espejo, una pequeña alfombra y una silla; también
debe haber un sitio lo suficientemente aislado
para la atención confidencial con el paciente, con
un ordenador cerca, por si hay que abrirle una ficha
para la vigilancia farmacológica, y por supuesto,
para la consulta del profesional.
Para la tos se aconseja beber mucho agua, pues
ésta licua la flema, con lo que es más fácil expulsarla;
no hay que evitarla, pues ésta es una salida al
exterior de sustancias nocivas del tracto respiratorio;
miento, la tos improductiva sí hay que tratarla
con antitusivos, los que nosotros mandaríamos
serían los que están dentro del grupo de las EFP.
Hay que tener presente que a los maravillosos
ancianos, al tener más “gastados” los sistemas
enzimáticos de la liberación, absorción, distribución,
metabolización y excreción de los fármacos,
les van a resultar más dañinos los medicamentos,
y se van a comportar de distinta forma a como lo
harían en cualquier adulto joven, por lo que es muy
importante que en este grupo de población la medicación
máxima sea a lo sumo de tres fármacos,
evitando a toda costa, la tan frecuente y peligrosísima
polimedicación.
Sugerencias a:
servandoantonioblanco@redfarma.org
Bibliografía en la que me he basado:
Curso de Medicamentos en el embarazo: Fundación
de Estudios y Formación Sanitaria. 2001.
Master en Gestión Eficaz en la Oficina de Farmacia:
Universidad de Barcelona. 2000-2002.
V Curso de Postgrado a Distancia: Nutrición, Dietética
y Dietoterapia. Universidad de Navarra.
1999-2000.
Master Universitario en Gerontología Social Aplicada.
Universidad de Barcelona. 2000-2001.
PNFC: Curso de Especialidades Farmacéuticas Publicitarias.
Módulo 1. CGCOF. 2001-2002.
www.portalfarma.com CGCOF.
Nueva Biblia de Jerusalén. Revisada y Aumentada.
En letra grande. Varios autores. 1999.
El Señor ha creado medicinas en la tierra,
y el hombre prudente no las desprecia.
¿Acaso no endulzó el agua con un leño,
para que se conociera su poder?
Él es quien da a los hombres la ciencia,
para que lo glorifiquen por sus maravillas.
Con las medicinas el médico cura y elimina el sufrimiento,
con ellas el farmacéutico prepara sus mezclas.
Eclesiástico 38 4-7
LA ESQUIZOFRENIA
LES VOY a hablar de los antipsicóticos (los nuevos
fármacos usados contra la esquizofrenia), y los neurolépticos
(fármacos un poco más antiguos usados
contra esta enfermedad), y de ellos decirles sólo
un par de cosas, como por ejemplo que hay que tener
muchísimo cuidado con lo que se llama el Síndrome
Neuroléptico Maligno (SNM).
Este síndrome se caracteriza en sus primeras
fases porque el que lo sufre presenta fiebre (hipertermia)
inesperada, rigidez muscular, confusión
mental, y unos pocos síntomas más. Es tremendamente
peligroso, pues su efecto final suele ser casi
siempre la muerte, y la única forma de paliarlo hoy
día, es controlando los síntomas. Por supuesto, cuando
vean en alguna persona medicada con estos fármacos,
alguno de estos síntomas, lo han de llevar
inmediatamente al hospital, y decir, o mejor, llevar
los paquetes con los prospectos, de los fármacos
que está tomando.
A favor hay que decir que dicho síndrome no es
muy frecuente, presentándose preferentemente
en personas que abusan de éstos fármacos, y los que
tienen antecedentes de drogadicción.
Dichos fármacos se caracterizan por ser depresores,
o sea, que inhiben el sistema de alerta y vigilia
del organismo (el sistema nervioso simpático),
con lo cual, el paciente que los toma presentará poca
actividad, somnolencia, apatía, depresión, y toda
la gama de síntomas que se les ocurra, que sean,
por así decirlo, de bajada (de “bajona”), pues con
éstos lo que se pretende evitar es precisamente la
hiperestimulación de ciertos sistemas del organismo,
que durante el transcurso de la enfermedad
se ven alterados.
¿SICÓPATA?
EN ESTE articulillo les voy a hablar de mi experiencia
como diagnosticado de esquizofrenia, unido a
que como gran parte de los mortales, me creo único
y súper, y por tanto que el brote que me diagnosticaron,
no es tal, sino que fue una confabulación de
una serie de señores, entre ellos el ex presidente
del gobierno español Felipe González, contra mi
persona.
Esta idea la he defendido muchas veces, hasta el
punto de que he escrito un pequeño libro sobre ello,
el que se puede leer en la web: www.e-libro.net,
pero lo cierto es, que muchas otras, dudo, al oír otros
testimonios de otros diagnosticados de esquizofrenia,
ya que éstos también afirman que sus voces,
son efecto de otras personas, bien que hacen brujerías
con ellos, o bien que son enviados del Señor, o
que se comunican mentalmente con otras personas,
y así infinidad de variantes según la infinidad
de portadores de estos diagnósticos.
Me planteo si todo lo que decimos los así diagnosticados
es cierto o tal vez sólo lo que alguno de
nosotros dice y por tanto la medicina se equivoca, lo
cual no creo que ocurra siempre, pues bien dice la
Biblia que hay que hacer caso al médico, ya que éste
también está guiado por el Señor, es más, éste pide
al Señor que lo oriente y ayude para poder acertar
y así conseguir la curación del enfermo.
Lo que sí puedo decir es que los que sufrimos
este diagnóstico estamos tremendamente marcados
por la sociedad y, al menos en mi caso, consigue
que nos sintamos inferiores, pues somos conscientes
de que nos están diciendo que nuestro cerebro
no funciona bien, que el rendimiento intelectual
es menor al normal, y eso, para este humilde servidor,
como supongo que para muchos otros, es tremendamente
duro.
Gracias por todo, y disculpen las molestias.
¡CUIDADO: FÁRMACOS!
SÍ, CON los fármacos no se juega, pues mal usados,
de forma incorrecta e irresponsable, pueden ser
peligrosos, por lo que desde aquí quiero hacer un
llamamiento, a que éstos se usen siempre bajo control
estricto de un médico, y no a demanda, esto
es, porque yo creo que me hacen falta más o menos
me los subo o bajo como yo estimo oportuno: esto
¡jamás!
Sólo hay un grupo muy específico de fármacos,
en el cual el paciente puede optar a escoger, son las
llamadas Especialidades Farmacéuticas publicitarias
(EFP), de las cuales se puede hacer propaganda.
Estos medicamentos se usan para enfermedades
muy concretas, y poco graves e importantes (tos,
resfriados, dolores leves, etc.). Están regulados por
la ley, y por tanto, no de todos los fármacos que se
usan para esos padecimientos, se pueden hacer
publicidad.
Este tipo de toma de medicamentos, se llama
“automedicación responsable y asistida”, pues aunque
el paciente escoja, siempre debe ir acompañado
del consejo del farmacéutico, ya que muchas veces
se confunden los fármacos, y lo que se pensaba
que era para una cosa resulta que es para otra.
Aparte de esto, hay que ver los posibles efectos
perjudiciales para el que los va a tomar en concreto,
así por ejemplo, siempre que se esté tomando
Negritaalgún otro medicamento, hay que dejarlo bien claro
al profesional sanitario que se consulte, pues es
más que probable que pueda haber problemas de
interacciones, incompatibilidades y demás entre
los distintos fármacos.
Siempre, siempre, cuando se va a tomar un fármaco
por primera vez, hay que leerse el prospecto,
y lo que no se entienda, consultarlo con el diccionario
o con un sanitario capacitado.
HIGIENE BUCAL
MANTENER un correcto estado de la boca y los dientes
es fundamental para conseguir el bienestar físico,
mental y social de la persona.
Al uso diario de buenos productos para la higiene
de los dientes, hay que añadir las visitas cada
cierto tiempo al dentista y una correcta alimentación,
sobre todo no abusar de los azúcares, así como
limitar el consumo de alcohol y tabaco.
La higiene de los dientes debe ser esmerada,
pues si no se acumulan en la superficie de éstos unas
sustancias que se conocen con el nombre de placa
dental.
La presencia de esta placa, es uno de los factores
determinantes de enfermedades dentales. Si
esta es muy grande, no saldrá con el cepillado, sino
que deberemos ir a un dentista, pues es el único
medio de eliminarla.
Dentífrico: producto destinado a la limpieza de
la superficie accesible de los dientes, mediante el
uso de un cepillo.
Todo dentífrico debe cumplir:
• Usado con un eficiente cepillo y de forma correcta,
debe limpiar bien los dientes, o sea, ha
de ser capaz de remover los restos de alimentos,
placa o sustancias extrañas al diente.
• Después de su uso, debe quedar en la boca y
en los dientes una sensación de limpieza y
frescor.
• El coste debe ser tal que su uso regular no suponga
ningún desajuste en la economía personal.
• No debe ser dañino; debe ser agradable, y su
uso debe producir satisfacción.
• El empaquetado del mismo debe ser cómodo
y estable durante su vida comercial.
SEQUEDAD DE BOCA (XEROSTOMÍA)
EN ESTE artículo les hablaré de este molesto síntoma
que provoca no pocas veces, la consulta al profesional
sanitario, el cual se puede deber a varias
causas.
Entre estas causas, pueden estar las vinculadas
a intervenciones médicas que afecten a las glándulas
salivares, como la radioterapia, o patologías
de otra índole que las afecten, como el Síndrome de
Sjögren.
El tratamiento en estos casos, corresponde al
médico o al estomatólogo, los que pondrán el remedio
tras efectuar el diagnóstico.
Muchas veces se debe a un descenso en la funcionalidad
o insuficiencia de las glándulas salivales,
lo que provoca una sequedad de boca de menor entidad,
que puede ser de duración variable.
Esta sequedad de boca también puede estar relacionada
con condiciones ambientales naturales,
como el cambio a un clima seco en personas no acostumbradas,
etcétera.
Otras veces se debe al estrés, la ansiedad, o a
hábitos nocivos como el tabaquismo y el consumo
inmoderado de alcohol, todas cosas que hay que evitar
y controlar.
Cómo no, también están las medicaciones que
las provocan como efecto colateral, como serían:
los sedantes, antipsicóticos, antidepresivos, antialérgicos,
etc., las que el sanitario debe tener en cuenta
a la hora de buscar un remedio.
La solución a la xerostomía (sequedad de boca),
es poco brillante en la mayor parte de las ocasiones,
así se aconseja beber agua, el uso de humidificantes
del aire, el uso de caramelos o chicles sin azúcar
de menta o de sabores de frutas, lavarse bien
la boca después de comer, sobre todo si se han ingerido
cosas dulces cuyo regusto provoca gran sequedad,
o la aplicación tópica de ácido cítrico, o
bien pastillas de clorato de sodio o de clorato potásico
(de venta en farmacias sin receta médica).
De todas formas, para conseguir un buen efecto,
habría que recurrir al empleo de un grupo de
fármacos (agonistas muscarínicos) y al uso de sustitutos
salivales, como las salivas artificiales o geles
que mantienen la sensación de frescura mucosal.
GLAUCOMA Y SU CONSECUENCIA FINAL: LA CEGUERA
EL GLAUCOMA es una enfermedad de los ojos, que
se caracteriza por la lesión progresiva del nervio
óptico y la pérdida del campo visual.
La lesión del nervio óptico se relaciona a su vez
con el aumento de la presión dentro del ojo (presión
intraocular: PIO), así, cuando ésta aumenta (hipertensión
intraocular) estaríamos ante el principal factor
de riesgo para el desarrollo del glaucoma, el
cual muchas veces, es una enfermedad que dura
toda la vida (crónica), y que puede desencadenar
en la ceguera si no se trata, por lo que es tan importante
un diagnóstico cuanto antes mejor, para
lo que es fundamental las revisiones anuales por
el oculista.
El glaucoma es una de las principales causas
de ceguera en los países desarrollados.
El diagnóstico del glaucoma, se basa en tres
parámetros: 1) PIO elevada, 2) aumento de la excavación
del disco óptico, visible al examinar el fondo
del ojo por el oculista. 3) defectos en el campo
visual.
Las personas que tengan familiares que lo hayan
padecido, deben comunicárselo al oculista, pues
es hereditario.
Otras personas que pueden padecerlo son los
que padezcan de miopía severa, o bien los que hayan
sufrido alguna lesión en el ojo, o bien los diabéticos.
Todos ellos, deben ir al oculista al menos
una vez al año.
El glaucoma puede durar para toda la vida (crónico)
o bien aparecer en un momento determinado
(agudo) y al tratarlo se cura.
Cuanto antes se detecte, habrá mayores posibilidades
de tratarlo y que no desencadene en ceguera;
como no tiene síntomas que podamos observar
a simple vista, su única forma de detectarlo es con
las visitas periódicas al oftalmólogo.
Con el tratamiento, lo que se pretende es conservar
la visión y el campo visual tal y como estaban
en el momento del diagnóstico, ya que hoy en
día es imposible la regeneración de las fibras del
nervio óptico dañadas.
Para ello, lo que hay que hacer es mantener la
presión intraocular dentro de valores normales, lo
que se logra con fármacos concretos, generalmente
colirios específicos.
RESFRIADO Y GRIPE (I)
LAS DOS son infecciones respiratorias provocadas
por virus.
En la siguiente tabla, se pueden observar las diferencias
entre ambas:
El resfriado o catarro común cursa generalmente
sin fiebre, con inflamación de alguna o todas las
vías aéreas, incluyendo la nariz, la garganta (larin-
Síntomas Gripe
Resfriado o
catarro común
Inicio Súbito Paulatino
Fiebre 38-41 ºC Rara
Dolores musculares + -
Dolores de cabeza +++ +/-
Tos productiva - +
Dolor lumbar ++ -
Estornudos +/- ++
Dolor al deglutir +/- ++
Irritación de los ojos +/- +
Secreción nasal +/- ++
ge y faringe) y a menudo el pecho (tráquea y bronquíolos
—conductos que van a los pulmones—).
La enfermedad suele empezar con molestias de
la nariz o faringe, acompañadas de estornudos, y
malestar general.
Excepcionalmente en algunos pacientes presentará
fiebre de 38 a 39 ºC, principalmente en niños.
La inflamación de la faringe (faringitis), suele
empezar de forma temprana, mientras que la de la
laringe y tráquea (laringitis y traqueitis) varía en
frecuencia según los individuos.
Las secreciones nasales son acuosas y abundantes
durante los dos primeros días, pero posteriormente
se vuelven mucosas y con pus (purulentas),
lo cual indica que va habiendo sobreinfección bacteriana.
La mayor viscosidad de estas secreciones
favorece la tos seca, con esputo escaso, que en ocasiones
suele durar un par de semanas.
Si no hay complicaciones, los síntomas desaparecen
a los 4-10 días; no obstante, en pacientes con
inflamación continua de los bronquios (bronquitis
crónica) es común un aumento y perseverancia de
éstos.
En ocasiones se puede observar la inflamación
del oído con pus (otitis purulenta) debido a una sobreinfección
bacteriana.
La gripe se caracteriza generalmente por un cuadro
de aparición súbita de fiebre (38-40 ºC) que dura
de 3 a 7 días, acompañada de los síntomas de la tabla,
aparte cansancio y malestar general.
El período de incubación es de 1 a 3 días.
En algunas ocasiones ciertos síntomas como la
tos o el decaimiento (astenia), pueden durar 15 días.
Generalmente se presenta como una epidemia
durante el invierno.
En los casos graves puede haber postración, algunos
tipos de neumonías (inflamación de los pulmones),
alteraciones neurológicas, fallo de los riñones,
etcétera.

AQUI TRABAJAMOS..., DURMIENDO ¡ NO MOLESTAR!

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME

-

ClickComments