.

.

.

.

Google+ Badge

.

EL ARTE OSCURO

↑ Grab this Headline Animator

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

jueves, 19 de mayo de 2011

LISTA DE CONSTELACIONES







LISTA DE CONSTELACIONES
NOMBRE EN CIENTÍFICO EN CASTELLANO ABREVIATURA


Andromeda Andrómeda And
Antlia Máquina neumática Ant
Apus Ave del paraíso Aps
Aquarius Acuario Aqr
Aquila Águila Aql
Ara Ara Ara
Aries Carnero / Aries Ari
Auriga Cochero Aur
Bootes Boyero Boo
Caelum Buril / Cae
Camelopardalis Jirafa Cam
Cáncer Cangrejo / Cáncer Cnc
Canes Venatici Lebreles Cvn
Canis Maior Can Mayor Cma
Canis Menos Can Menor Cmi
Capricornus Capricornio Cap
Carina Carena / Quilla Car
Cassiopeia Casiopea Cas
Centaurus Centauro Cen
Cepheus Cefeo Cep
Cetus Ballena Cet
Chamaeleon Camaleón Cha
Circinus Compás Cir
Columba Paloma Col
Coma Berenices Cabellera de Berenice Com
Corona Australis Corona Austral CrA
Corona Borealis Corona Boreal CrB
Corvus Cuervo Crv
Crater Cráter / Copa Crt
Crux Cruz Cru
Cygnus Cisne Cyg
Delphinus Delfín Del
Dorado Dorado Dor
Draco Dragón Dra
Equuleus Caballo Equ
Eridanus Eridano Eri
Fornax Horno For
Gemini Gemelos / Gemini Gem
Grus Grulla Gru
Hercules Hércules Her
Horologium Reloj Hor
Hydra Hidra hembra Hya
Hydrus Hidra macho Hyi
Indus Indio Ind
Lacerta Lagarto Lac
Leo León / Leo Leo
Leo Minor León Menor Lmi
Lepus Liebre Lep
Libra Balanza / Libra Lib
Lupus Lobo Lup
Lynx Lince Lyn
Lyra Lira Lyr
Mensa Mesa Men
Microscopium Microscopio Mic
Monoceros Unicornio Mon
Musca Mosca Mus
Norma Escuadra Nor
Octans Octante Oct
Ophiuchus Ofiuco / Serpentario Oph
Orion Orión Ori
Pavo Pavo Real Pav
Pegasus Pegaso Peg
Perseus Perseo Per
Phoenix Fenix Phe
Pictor Pintor Pic
Pisces Peces / Piscis Pis
Piscis Australis Pez Austral PsA
Puppis Popa Pub
Pyxis Brújula Pyx
Reticulum Retículo Ret
Sagitta Flecha Sge
Sagittarius Sagitario Sgr
Scorpius Escorpión Sco
Sculptor Escultor Scl
Scutum Escudo de Sobieski Sct
Serpens Serpiente Ser
Sextans Sextante Sex
Taurus Toro / Tauro Tau
Telescopium Telescopio Tel
Triangulum Triángulo Tri
Triangulum Australe Triángulo Austral TrA
Tucana Tucán Tuc
Ursa Major Osa Mayor Uma
Ursa Minor Osa Menor Umi
Vela Velas Vel
Virgo Virgen / Virgo Vir
Volans Pez Voladores Vol
Vulpecula Zorra / Vulpeja Vul

Los nombres de las constelación son un claro ejemplo de la importancia que los mitos y
leyendas tenían en las antiguas civilizaciones. La mayoría de las nomenclaturas proceden
del mitologías griegas y romanas, otorgando a muchas de ellas nombres de dioses,
semidioses, héroes animales mitológicos, etc.

Las Cruzadas



Las Cruzadas
Durante el tiempo de las cruzadas, es cuando en verdad, se conocen las verdaderas intenciones de los catolicos:de tener el poder eclesiastico, pasan en muchos sitios a estar por encima de los gobernantes, y sobre el poder monetario, pasan a ser mas poderosos que banqueros y usura, que hasta entonces era trabajo de los nobles; llegan a extorsionar a reyes, y personas importantes, crean ejercitos de mercenarios, para defender sus intereses, en lugares en donde no podrian llegar, total, ya con el episodio de las cruzadas, se destapa el verdadero credo catolico,poder y dinero.

1. Introducción
Fueron expediciones militares realizadas por los cristianos de Europa occidental, normalmente a petición del Papa, que comenzaron en 1095 y cuyo objetivo era recuperar Jerusalén y otros lugares de peregrinación en Palestina, en el territorio conocido por los cristianos como Tierra Santa, que estaban bajo control de los musulmanes. Los historiadores no se ponen de acuerdo respecto a su finalización, y han propuesto fechas que van desde 1270 hasta incluso 1798, cuando Napoleón I conquistó Malta a los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén, una orden militar establecida en esa isla durante las Cruzadas. El vocablo cruzada (de ‘cruz’, el emblema de los cruzados) se aplicó también, especialmente en el siglo XIII, a las guerras contra los pueblos paganos, contra los herejes cristianos y contra los enemigos políticos del Papado. Por extensión, el término se emplea para describir cualquier guerra religiosa o política y, en ocasiones, cualquier movimiento político o moral. Así, en España, los alzados contra el gobierno republicano en 1936 pronto denominaron a la guerra iniciada por ellos mismos (1936-1939) Cruzada, por considerar que su objetivo era vencer el ateísmo.
2. Contexto Histórico
 
El origen de las Cruzadas está enraizado en el cataclismo político que resultó de la expansión de los Selyúcidas en el Próximo Oriente a mediados del siglo XI. La conquista de Siria y Palestina llevada a cabo por los Selyúcidas islámicos alarmó a los cristianos de occidente. Otros invasores turcos también penetraron profundamente en el igualmente cristiano Imperio bizantino y sometieron a griegos, sirios y armenios cristianos a su soberanía. Las Cruzadas fueron, en parte, una reacción a todos estos sucesos. También fueron el resultado de la ambición de unos papas que buscaron ampliar su poder político y religioso. Los ejércitos cruzados fueron, en cierto sentido, el brazo armado de la política papal.

En un esfuerzo por entender por qué los cruzados las llevaron a cabo, los historiadores han apuntado como razones el dramático crecimiento de la población europea y la actividad comercial entre los siglos XII y XIV. Las Cruzadas, por tanto, se explican como el medio de encontrar un amplio espacio donde acomodar parte de esa población en crecimiento; y como el medio de dar salida a las ambiciones de nobles y caballeros, ávidos de tierras. Las expediciones ofrecían, como se ha señalado, ricas oportunidades comerciales a los mercaderes de las pujantes ciudades de occidente, particularmente a las ciudades italianas de Génova, Pisa y Venecia.
Aunque estas explicaciones acerca de las Cruzadas quizá tengan alguna validez, los avances en la investigación sobre el tema indican que los cruzados no pensaron encontrarse con los peligros de enfermedades, las largas marchas terrestres y la posibilidad de morir en combate en tierras lejanas. Las familias que quedaron en Europa tuvieron que combatir en muchas ocasiones durante largos periodos de tiempo para mantener sus granjas y sus posesiones. La idea de que los cruzados obtuvieron grandes riquezas es cada vez más difícil de justificar; la Cruzada fue un asunto extremadamente caro para un caballero que tuviera el propósito de actuar en Oriente si se costeaba por sí mismo la expedición, ya que probablemente le suponía un gasto equivalente a cuatro veces sus ingresos anuales.
Sin embargo, a pesar de ser una empresa peligrosa, cara y que no daba beneficios, las Cruzadas tuvieron un amplio atractivo para la sociedad contemporánea. Su popularidad se cimentó en la comprensión de la sociedad que apoyó este fenómeno. Era una sociedad de creyentes, y muchos cruzados estaban convencidos de que su participación en la lucha contra los infieles les garantizaría su salvación espiritual. También era una sociedad militarista, en la que las esperanzas y las ambiciones estaban asociadas con hazañas militares.
3. La conquista de Jerusalén
Los cruzados permanecieron descansando en Antioquía el resto del verano, y a finales del mes de noviembre de 1098 iniciaron el último tramo de su viaje. Evitaron atacar las ciudades y fortificaciones con el fin de conservar intactas sus tropas. En mayo de 1099 llegaron a las fronteras septentrionales de Palestina y al atardecer del 7 de junio acamparon a la vista de las murallas de Jerusalén.
La ciudad estaba por aquel entonces bajo control egipcio; sus defensores eran numerosos y estaban bien preparados para resistir un sitio. Los cruzados atacaron con la ayuda de refuerzos llegados de Génova y con unas recién construidas máquinas de asedio. El 15 de julio tomaron por asalto Jerusalén y masacraron a casi todos sus habitantes. Según la concepción de los cruzados, la ciudad quedó purificada con la sangre de los infieles.
Una semana más tarde el ejército eligió a uno de sus jefes, Godofredo de Bouillon, duque de la Baja Lorena, como gobernante de la ciudad. Bajo su liderazgo, los cruzados realizaron su última campaña militar y derrotaron a un ejército egipcio en Ascalón (ahora Ashqelon, Israel) el 12 de agosto. No mucho más tarde, la mayoría de los cruzados regresó a Europa, dejando a Godofredo y un pequeño retén de la fuerza original para organizar y establecer el gobierno y el control latino (o europeo occidental) sobre los territorios conquistados.
4. El apogeo del poderío latino en el oriente
Tras la conclusión de la primera Cruzada los colonos europeos en el Levante establecieron cuatro estados, el más grande y poderoso de los cuales fue el reino latino de Jerusalén. Al norte de este reino, en la costa de Siria, se encontraba el pequeño condado de Trípoli. Más allá de Trípoli estaba el principado de Antioquía, situado en el valle del Orontes. Más al este aparecía el condado de Edesa (ahora Urfa, Turquía), poblado en gran medida por cristianos armenios.
Los logros de la primera Cruzada se debieron en gran medida al aislamiento y relativa debilidad de los musulmanes. Sin embargo, la generación posterior a esta Cruzada contempló el inicio de la reunificación musulmana en el Próximo Oriente bajo el liderazgo de Imad al-Din Zangi, gobernante de Mosul y Halab (actualmente en el norte de Siria). Bajo el mando de Zangi, las tropas musulmanas obtuvieron su primera gran victoria contra los cruzados al tomar la ciudad de Edesa en 1144, tras lo cual desmantelaron sistemáticamente el Estado cruzado en la región.
La respuesta del Papado a estos sucesos fue proclamar la segunda Cruzada a finales de 1145. La nueva convocatoria atrajo a numerosos expedicionarios, entre los cuales destacaron el rey de Francia Luis VII y el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Conrado III. El ejército germano de Conrado partió de Nuremberg (en la actual Alemania) en mayo de 1147 rumbo a Jerusalén. Las tropas francesas marcharon un mes más tarde. Cerca de Dorilea las tropas germanas fueron puestas en fuga por una emboscada turca. Desmoralizados y atemorizados, la mayor parte de los soldados y peregrinos regresó a Europa. El ejército francés permaneció más tiempo, pero su destino no fue mucho mejor y sólo una parte de la expedición original llegó a Jerusalén en 1148. Tras deliberar con el rey Balduino III de Jerusalén y sus nobles, los cruzados decidieron atacar Damasco en julio. La fuerza expedicionaria no pudo tomar la ciudad y, muy poco más tarde de este ataque infructuoso, el rey francés y lo que quedaba de su ejército regresaron a su país.
Primera Cruzada
El 28 de Noviembre de 1095, en el Concilio de Clermont, al grito de «¡Dios lo quiere! », el papa Urbano II invitó a todos los cristianos a tomar el camino de Jerusalén, ostentando una cruz como enseña. La Santa Sede asumió la organización y dirección de la empresa. Urbano II designó como legado suyo a Ademar de Monteil, obispo de Puy. Se formaron cuatro ejércitos: los caballeros del sur de Francia, capitaneados por el conde de Tolosa Raimundo de Saint – Gilles, atravesaron los Alpes, el valle de Po y Dalmacia; los de Lorena, al mando de Godofredo de Bouillon y de Balduino de Flandes, cruzaron Alemania y Hungría; los caballeros del norte de Francia, al mando de Hugo de Vermandois, y los normandos de Bohemundo de Tarento y de su sobrino Tancredo siguieron rutas más meridionales.
El emperador bizantino Alejo I Comnend, facilitó a éstos el paso a Asia Menor. Pronto los cruzados se apoderaron de Nicea; en Dorilea (1 –VII – 1097) obtuvieron una aplastante victoria sobre los selyúcidas, lo que les permitió alcanzar Antioquía, a través de Frigia y del Tauro, sin hallar gran resistencia. Conquistada Antioquía tras penoso asedio (1098), los cruzados intentaron adueñarse de Damasco. El legado pontificio Daímberto, sucesor de Ademar de Monteil, se apresuró a organizar el reino latino de Jerusalén, cuya Corona fue ofrecida a Godofredo de Bouillon. En Europa habían sido creados el condado de Edesa (1097 – 1144) y el principado de Antioquía (1098 – 1268).
Segunda Cruzada(1147 – 1149)
La conquista de Edesa por Zenguí, sultán turco de Mosul, hizo comprender a la cristiandad la fragilidad de sus establecimientos en Siria y Palestina. El papa Eugenio III confió a san Bernardo de Claraval la predicación de una nueva Cruzada, cuya dirección asumieron Luis VII de Francia y Conrado III de Alemania. Los ejércitos franceses partieron de Metz, mientras los alemanes desde Ratisbona; siguiendo el valle del Danubio arribaron a Contantinopla. En Anatolia, Conrrado III fue vencido por los turcos y decidió regresar a Constantinopla así desde allí embarcar hacia San Juan de Acre. En la ciudad Santa SE reunieron todas las fuerzas expedicionarias. Luis VII y Conrado III decidieron poner sitio a Damasco. La segunda cruzada, en la que había tantas esperanzas, constituyó un rotundo fracaso.
Tercera Cruzada (1189 – 1192).
Tras su victoria sobre Guido de Lusignan en la batalla de Hatin (Junio de1187), los turcos de Saladino se apoderaron de Jerusalén (Octubre de 1187) y del reino latino. El papa Gregorio VIII se apresuró a pedir de todos los monarcas apoyo para recuperar la Ciudad Santa. Afines de 1189 se sumaron a la cruzada Felipe Augusto de Francia y el monarca inglés Ricardo Corazón de León. Los expedicionarios alemanes, desde Ratisbona, tomaron la ruta del Danubio, a Constantinopla y pasaron al Asia Menor, donde derrotaron a los turcos cerca de Inconium; pero la inesperada muerte de Federico Barbarroja, un mes después, al atravesar el río Cnido, en Cicilia, privó a la tercera cruzada de su mejor estratega.
No tardaron en surgir dudas y desacuerdos entre el monarca inglés y el francés, por lo que Guido de Lusignan decidió regresar a su país. La tercera cruzada se convirtió en una empresa personal del esforzado pero poco hábil Ricardo Corazón de León, quien logró derrotar a Saladini en Arsuf, pero no consiguió conquistar Jerusalén. El soberano inglés y el sultán turco, acordaron una tregua de tres años, tres meses, tres semanas y tres días; el mantenimiento de las posiciones respectivas y el libre acceso a Jerusalén de los peregrinos cristianos, sin armas y en pequeños grupos. La cristiandad no pudo admitir con alegría este acuerdo: habían sido muchas las fuerzas movilizadas para un tan pobre resultado.
Cuarta Cruzada
A la muerte de Saladino (1193), el papa Celestino III encomendó al emperador Enrique VI la organización de una nueva cruzada; pero la repentina muerte del monarca alemán (1197) abocó la empresa al fracaso. Poco después de ser elevado al trono papal, Inocencio III hizo un nuevo llamamiento a la cristiandad, instándola a anuar sus fuerzas y reconquistar los Santos Lugares. El emperador alemán Felipe de Suabia y numerosos caballeros del Occidente europeo respondieron a la llamada del papa , pero como se vieron los motivos que impulsaban a unos y a otros eran muy dispares. Mientras que el papa Inocencio III deseaba ardientemente la recuperación de la Ciudad Santa, Venecia sólo pretendía consolidar su dominio del comercio en el mediterráneo oriental; por su parte, Felipe de Suabia, alegando los derechos de su esposa, trataba de hacerse con el trono de Constantinopla; finalmente, debe destacarse que fue el ansia de botin, más que una convicción religiosa, lo que movió a la nobleza de Occidente a alistarse en el ejército cruzado.
Los cruzados, no pudiendo reunir la cantidad convenida, pagaron los servicios de las naves venecianas con la conquista de la ciudad de Zara, que poco antes se había liberado del dominio de la Serenísima y se había entregado al rey de Hungría. Desde Zara la expedición puso rumbo a Constantinopla, dividida por las luchas entre Alejo III e Isaac II. Los cruzados tomaron la ciudad y repusieron en el trono a Isaac II, al que quedó asociado su hijo Alejo IV; éstos, según lo acordado previamente, concedieron a los venecianos extraordinarios privilegios comerciales y decretaron la unión de las iglesias bajo la autoridad del romano pontífice. Tales medidas provocaron un levantamiento popular que depuso a Isaac II y a Alejo IV y que elevó al poder a Alejo V Ducas; éste anuló todas las disposiciones dadas por sus antecesores, a lo que replicaron los cruzados sitiando nuevamente Constantinopla. Dueños de la ciudad, resolvieron no abandonarla, y eligieron emperador a Balduino de Flandes, mientras que los restantes caballeros expedicionarios y Venecia se repartían las provincias del imperio.
Quinta cruzada
Aunque muy afectado por el imprevisto fin de la Cuarta Cruzada, Inocencio III no cejó en su desempeño de agrupara toda la cristiandad occidental y, bajo la autoridad papal, conducirla a la conquista de los Santos Lugares. El IV Concilio de Letrán(1215) aprobó la predicación de una nueva cruzada. La muerte sorprendió a Inocencio III apenas iniciados los preparativos (1216). Su sucesor, Honorio III, prosiguió la empresa. Participaron en ella Andrés II de Hungría, el duque Leopoldo VI de Austria, Guillermo de Holanda y Juan de Brienne, rey titular de Jerusalén, entre otros. En un principio la expedición tuvo como objetivo la conquista de Palestina, pero no habiendo logrado expugnar el Monte Tabor, los cruzados se trasladaron hacia Egipto, donde tomaron Damieta y obtuvieron un cuantioso botín. Alramado, el sultán ayubita les propuso la paz, que el cardenal pelagio, legado pontificio, creyendo fácil la conquista de todo el país, rechazó, contra el parecer de Juan, partidario de canjear Damieta por Jerusalén. Los expedicionarios marcharon sobre El Cairo, pero los continuos ataques de que eran objetos y la crecida del Nilo les obligaron a emprender la retirada. Los supervivientes, para salvar su vida y su libertad, hubieron de devolver Damieta al sultán (1221).
Sexta cruzada
La predicó el papa Honorio III, y desde un primer momento se contó con el emperador Federico II prestaría a ella todo su apoyo y colaboración. El monarca alemán había hecho numerosas promesas en tal sentido, pero jamás había tenido intención de cumplirlas. (Federico II veía a la cruzada como algo anacrónico: a sus ojos la diplomacia era un arma más eficaz que la guerra; por otra parte, la cruzada había de favorecer los intereses del papado, su encarnizado rival,, pero en modo alguno los suyos.) Una y otra vez Federico II aplazó la expedición. Sólo ante la excomunión lanzada contra él por Gregorio IX, el enérgico sucesor de Honorio III, Federico II decidió embarcarse hacia Palestina, acompañado de un reducido ejército(1228). Su propósito no era la conquista de los santos Lugares, sino el establecimiento de un condominio cristiano-musulmán sobre ellos. Federico II y el sultán egipcio llegaron fácilmente a un acuerdo, por el que aquél recibió Jerusalén, Nazaret, Belén y las poblaciones situadas junto al camino entre el puerto de Jaffa y la Ciudad Santa; también se concertó una tregua de diez años(1229).
Séptima cruzada
En 1939, poco antes de expirar la tregua acordada en 1229, Teobaldo de Champaña, rey de Navarra, dirigió una expedición a Tierra Santa, sin resultado alguno. Como respuesta, los musulmanes se adueñaron nuevamente de Jerusalén. Un año después, en 1240, Ricardo de Cornualles recupera los Santos Lugares para la cristiandad, pero por poco tiempo: en 1244 las fuerzas cristianas en Palestina eran derrotadas en la batalla de Gaza y, como consecuencia, solo jaffa y San Juan de acre permanecían bajo su dominio. Ante este desastre el papa Inocencio IV Hizo un nuevo llamamiento a los príncipes cristianos. Luis IX de Francia asumió la dirección de la cruzada. El monarca y lo mas granado de la nobleza Francesa embarcaron en Aigües-Mortes (1248), rumbo a Chipre y Egipto, donde, tras apoderarse de Damieta (1249), marcharon sobre El Cairo. Como hicieran treinta años antes los expedicionarios de la Quinta Cruzada, Luis IX y sus caballeros desoyeron las ofertas del sultán egipcio de canjear Damieta por los Santos Lugares. En las proximidades de Mensura los musulmanes infligieron a los cruzados una dura derrota, y en la retirada fue hecho prisionero el rey Francés con buena parte de su hueste. El precio de su libertad fue la entrega de Damieta y de un millón de besantes de oro. Desde Egipto Luis IX paso a Palestina, donde permaneció varios años, hasta 1254, impulsando la fortificación de las pocas plazas en poder de los cristianos.
Octava Cruzada
La perdida de Jaffa y de Antioquía (1268) Hacia proveer un inmediato fin de los establecimientos cristianos en Oriente. Ello Movió a Luis IX a tomar nuevamente la cruz. Probablemente cediendo a los deseos de su hermano Carlos de Anjou, rey de Nápoles y de Sicilia, deseoso de liberarse de los piratas que asolaban las cosas de los estados, el monarca Francés decidió atacar al Islam por la retaguardia. Desde Aigües-Mortes, donde embarco el 1 de agosto de 1270, puso rumbo a Túnez. Poco días después de haber formado el cerco de esta ciudad, se declaro una terrible epidemia entre los sitiadores; el 25 de agosto sucumbía Luis IX. La expedición quedo al mando de Carlos de Anjou, quien obtuvo del sultán tunecino un ventajoso tratado (1270). En 1274 el papa alentó una nueva expedición, a la que prometio su ayuda el emperador Rodolfo de Habsburgo; pero no paso de ser un proyecto. Aun en el s. XIV la cristiandad organizo varias campañas contra los infieles, que no pueden ser calificados de cruzada.
Consecuencias De Las Cruzadas  

La expulsión de los latinos de Tierra Santa no puso fin a los esfuerzos de los cruzados, pero la respuesta de los reyes europeos y de la nobleza a nuevas convocatorias de Cruzadas fue débil, y las posteriores expediciones se llevaron a cabo sin ningún éxito. Dos siglos de Cruzadas habían dejado poca huella en Siria y Palestina, salvo numerosas iglesias, fortificaciones y una serie de impresionantes castillos, como los de Marqab, en la costa de Siria, Montreal, en la Transjordania, el krak de los Caballeros, cerca de Trípoli y Monfort, cerca de Haifa (Israel). Los efectos de las Cruzadas se dejaron sentir principalmente en Europa, no en el Próximo Oriente. Los cruzados habían apuntalado el comercio de las ciudades italianas, habían generado un interés por la exploración del Oriente y habían establecido mercados comerciales de duradera importancia. Los experimentos del Papado y de los monarcas europeos para obtener los recursos monetarios para financiar las Cruzadas condujeron al desarrollo de sistemas de impuestos directos de tipo general, que tuvieron consecuencias a largo plazo para la estructura fiscal de los estados europeos. Aunque los estados latinos en el Oriente tuvieron una corta vida, la experiencia de los cruzados estableció unos mecanismos que generaciones posteriores de europeos usarían y mejorarían, al colonizar los territorios descubiertos por los exploradores de los siglos XV y XVI.
6. Cronología de las cruzadas
Aunque Las Guerras Santas han existido por siglos innumerables, La Cruzadas son las ocho campañas en las Tierras Santas que tuvieron lugar de 1095 hasta 1270 . La siguiente es una cronología global de esas ocho campañas:
La cruzada de los labriegos

1095-1096

La primera cruzada

1095-1099

La segunda cruzada

1147-1149

La tercera cruzada

1189-1192

La cuarta cruzada

1202-1204:

La cruzada de los niños

1202-1202

La quinta cruzada

1218-1221

La sexta cruzada
1228-1229
La séptima cruzada

1248-1254

La última cruzada

1270-12??

7. Los Templarios.
La Orden del Temple fue fundada en 1118, para asegurar la custodia de los Santos Lugares, y proteger las rutas de Peregrinacíon. La Orden alcanzó su máimo esplendor en el siglo XIII.
Los caballeros de Dios, hora de la Iglesia y la Cristiandad.
Su lema tanto para entrar en combate, como para inciar cualquier accíon de ayuda al prójimo era: NON NOBIS, DOMINE, NON NOBIS, SED TUONOMINI DA GLORIAM.
"Da Gloria, no para nosostros, Señor, no para nosotros, sino para tu nombre".
Era una fuerza militar muy bien organizada y formban las fuerzas de chequq en toda las Cruzadas. En el ataque estaban en vanguardia y en las retiradas, en la retaguardia. Durante un siglo aseguraron el gobierno efectivo del Reino Latino de Constantinpla. No pagaban impuestos, tributo ni peaje, solo obedecian al Papa y tenian posesiones en toda Europa y Oriente Medio...


Incógnitas de la Historia Anónimo







Incógnitas de la Historia
Anónimo

¿ Fabricaron Ovnis los Nazis ?
Durante los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial los alemanes
desarrollaron portentosos inventos bélicos, entre los que se encontraban
los platillos voladores.
¿ Fueron creación suya, o "alguien" los inspiro ?
En los primeros meses de 1945 no había un solo centímetro del Reich
Alemán que escapara a los bombardeos metódicos, diurnos y nocturnos,
de las Fuerzas Aéreas Aliadas. Ingleses durante la noche y
norteamericanos durante el día, remachaban con firmes golpes los clavos
del ataúd de la Alemania nazi.
Y fue precisamente en uno de esos bombardeos diurnos, realizados por los
norteamericanos cuando los pilotos de las fortalezas B-17 tuvieron la
desagradable ocasión de enfrentarse a una maravilla del aire.
Mientras los bombarderos se acercaban plácidamente a sus blancos,
confiados en la cobertura de su escolta de cazas , fueron rociados por una
lluvia de cohetes Fohn de cinco centímetros que los golpearon desde la
retaguardia. Hubo múltiples explosiones y varias fortalezas comenzaron a
arrojar abundante humo. Mientras los asombrados pilotos, trataban de
reponerse de la sorpresa, entre su formación ya descontrolada se filtraban
9 aviones que volaban al doble de su velocidad mientras los rociaban con
balas explosivas de 30 milímetros.


Estragos en el aire
Los agresores se alejaron; después de un amplio giro regresaron para un
último ataque y enseguida, invulnerables gracias a su gran velocidad,
volaron hacia sus bases ignorando a la escolta de cazas P-51 Mustangs.
Los pilotos americanos habían sido blanco de la escuadrilla JG-7, de Adolfo
Galland formada por cazas a reacción Me-262, los primeros del mundo y
que constituyeron una revolucionaria maravilla técnica que la ceguera de
Hitler había relegado al olvido desde 1941.
Aquellos últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, los pilotos aliados
entregaron reiterados informes en relación a "maravillas voladoras" que se
suponían de origen nazi. Algunas lo eran, como el revolucionario - y único
en su género - caza Me-163, el cual volaba impulsado por un motor
cohete de combustible líquido y utilizaba cohetes aire-aire para atacar
formaciones de bombarderos. Sin embargo había otras cosas en el aire...
"cosas" que no podían ser explicadas cabalmente en términos de
armamento bélico.


El nacimiento de los Foo
Correspondió al norteamericano Edward Schlueter, del Escuadrón 415 de
Caza Nocturna, estacionado en Dijon, Francia, ser el primer espectador de
un fenómeno que pasaría a formar parte de los misterios de la guerra. El
22 de Noviembre de 1944 volaba en una misión operativa contra las vías
férreas alemanas cuando se topó en una colina con una impresionante ( y
al parecer absurda en tiempos de guerra ), hilera de luces que
permanecían suspendidas en el aire.
Las luces se lanzaron de pronto hacia el avión de Schlueter a una
velocidad aterradora, sin que el radar y el sistema eléctrico sufrieran
desperfectos que obligaran al piloto a regresar a su base.
La información de estas misteriosas luces es ampliamente conocida por los
estudiosos de la Ufología, sin embargo, pocos son los que han
profundizado en la posibilidad de que tales aparatos fueran en realidad
armas experimentales alemanas.
Aunque se ha negado, apasionadamente la posibilidad de que los "cazas
fantasmas" fueran armas secretas alemanas, se desprende del estudio de
los documentos capturados por los aliados que los nazis poseían desde
1944 un ingenio automático capaz de volar a grandes velocidades, cuya
función era la de crear fuertes campos de interferencia magnética para
anular el radar y la radiocomunicación. Esta maravilla técnica recibió el
nombre de Feuerball (bola de fuego), por la turbadora característica que
poseía, la de crear a su alrededor una turbulencia de partículas
fuertemente ionizadas que le daban la apariencia de una bola de fuego de
gran intensidad. El Feuerball era lanzado desde una base de tierra y una
vez en el aire un ingenioso equipo Telefunken a base de rayos infrarrojos,
lo dirigía automáticamente hacia el calor despedido por los motores de los
aviones. Después de haber cumplido su misión, el ingenio regresaba
guiado por frecuencias especiales de radio y por medio de una señal
descendía por medio de un paracaídas en las cercanías de su base.
Verdaderamente espectacular, pero estos aparatos sin piloto no eran más
que una de las muchas creaciones que en el frenesí de la desesperación
fabricaron los científicos nazis de la SS, además de otros dependientes del
ejército.


El rayo redondo
En el primer trimestre de 1945 para nadie en Alemania era un secreto que
la guerra estaba perdida; para nadie excepto para los enloquecidos líderes
nazis, que trataban de corregir a toda prisa sus errores tácticos del
pasado con la puesta en marcha de proyectos secretos.
Las investigaciones abarcaban una gama muy variada : ultrasonidos,
cañones de aire, detectores infrarrojos, magnetismo, cazas a reacción,
cohetes, aviones cohetes, cazas teledirigidos y quizás el más grandioso de
todos; el rayo redondo Kugelblitz. Se trataba de una nave casi esférica,
completamente automatizada, que reunía en sí muchos años de adelanto
técnico. Poseía sistemas similares a los del Feuerball para anular los
radares; alcanzaba velocidades realmente impresionantes; podía
desarrollar una increíble capacidad para realizar las más descabelladas
maniobras aéreas; tenía blindaje especial y sistemas automáticos de
disparo. Estaba también equipada con revolucionarias armas, pues
contaba con cañones de "turbulencia aérea" capaces de destrozar las
hélices de los bombarderos, con cohetes aire-aire y con cañones sin
retroceso accionados por sistemas fotoeléctricos.
La construcción del Kugelblitz era el resultado del esfuerzo combinado de
algunos de los más eficientes científicos de la SS, la siniestra Orden de la
Calavera, y sus características lo hacían ideal para el tipo de guerra que
los estrategas nazis habían diseñado para prolongar la resistencia en la
Alemania ocupada.
Pero era ya Abril de 1945.
En el caos en que se convirtió Alemania en ese mes postrero de la
dictadura nazi, los pocos aeródromos aún en funcionamiento tenían que
soportar continuos ataques y la Fuerza Aérea Alemana estaba
prácticamente aniquilada. En un último esfuerzo se habilitaron tramos de
carretera para ser usados como pistas; y fue de una de éstas de donde se
elevó para su única misión el Kugelblitz.


Primer y último combate
¿ Se utilizó alguna vez el revolucionario caza automático ?
El asunto es difícil de dilucidar ya que los agentes de inteligencia que
saquearon los archivos alemanes después de la guerra han guardado
silencio, es por eso mismo no existe - o por lo menos se desconoce -
confirmación alemana al respecto.
Por otra parte, las Fuerzas Aéreas Aliadas dieron parte de una gran
cantidad de bombarderos perdidos sobre Alemania en los últimos meses
de la guerra; estas pérdidas tuvieron lugar generalmente sobre regiones
alpinas y se atribuyen a la acción del fuego antiaéreo o a las escuadrillas
de aviones Me-262 y Me-163. Los demás datos son vagos... aunque no
dejan de ser inquietantes.
Existe un informe, posiblemente el único, que está incluido en un estudio
del Potencial Aéreo Alemán de esos días, y que fue realizado por un
anónimo diplomático francés partidario de De Gaulle y residente en Suiza.
Desgraciadamente para la precisión histórica, esta carencia de fuentes
comprobables resta veracidad al relato que es, en resumen, el siguiente :
" A fines de Marzo o Abril de 1945 un caza alemán de forma redonda,
atacó a varias fortalezas volantes americanas que se habían apartado de
la formación principal sobre los Alpes Bávaros; el caza disparó contra ellos
unas "nubecillas" de color indefinido como si fuera un juego, y los aviones
americanos se incendiaron. No hubo sobrevivientes."
¿ Es un dato real ?
Quizás, pero parece corresponder a las airadas amenazas del Mariscal del
Aire Hermman Göerin respecto a que los bombarderos aliados "caerían
como moscas; incendiados antes de que pudiesen defenderse".
Existen además otros rumores en el sentido de que el fantástico caza
redondo regresó a su base felizmente pero que fue necesario destruirlo
poco después a causa de la proximidad de los ejércitos aliados. Después
las tropas SS destruyeron casi todos los planos del Kugelblitz y se
refugiaron en las montañas para la última defensa desesperada, la cual
nunca llegó a producirse.
Lo único que presta credibilidad al asunto, o a su posibilidad, es el hecho
de que al rescatar algunos planos y documentos éstos cayeron en manos
de personas ajenas a los Servicios Secretos Aliados. Gracias a ellos se
sabe que los alemanes, por lo menos sobre el papel, habían resuelto los
problemas de la construcción de los cazas automáticos.


Una feria de Armas Secretas
¿ Poseían los nazis realmente capacidad para fabricar aviones y armas
revolucionarias ?
Es indudable que sí; pero para fortuna de todos, las torpezas de sus
dirigentes anularon el esfuerzo de los científicos. En cuanto a su
efectividad, basta un ejemplo : las llamadas Armas de Represalia V-1 y V-
2, cohetes que representaron de hecho la antesala de la Astronáutica
actual, fueron empleados con efectos devastadores sobre Inglaterra.
Por otra parte, los sistemas alemanes de teledirección estaban muy
adelantados en materia de cohetes y sus ingenios antiaéreos podían
considerarse únicos en su época. Desarrollos bélicos como el cañón de
sonido, que al ser detenidas las pruebas poseía potencia mortal a 46
metros, y diversos sistemas revolucionarios de granadas antiaéreas
explosivas, mediante gases, aire comprimido y propulsadas por pólvora o
combustibles líquidos, pueden dar una idea de su grado de adelanto.
Obviamente muchos de los diseños, así como el personal capaz de
desarrollarlos, cayeron en manos de los aliados al final de la guerra; los
científicos alemanes, de buen o mal grado tuvieron que trabajar para los
rusos, americanos e ingleses en el diseño de nuevas armas, o en el
desarrollo de la Conquista Espacial.


¿ Dónde quedaron los platos volantes ?
Pero el mayor misterio sigue siendo el caza de forma redonda con tan
parecidas características a los platillos voladores clásicos. Algunos
investigadores insisten en que no fueron más que una baladronada del
Ministerio Nazi de Propaganda, mientras otros, les otorgaban total
credibilidad.
Desgraciadamente para quienes insisten hoy, a 57 años de distancia, en la
existencia de Ovnis nazis, no existe ningún indicio verdaderamente sólido
para apoyar sus tesis. Pero, por otra parte, el desarrollo de las armas
secretas alemanas al final de la guerra es sumamente sugerente y no deja
de plantear incógnitas.
¿ Posee algún país o alguna de las grandes potencias actuales, Ovnis
basados en los diseños de los años 40 ?
No es posible afirmarlo, pero tampoco negarlo.
Pero, antes de que pienses que estoy tratando de dar una salida
superficial al problema de los Ovnis, se hace necesaria una explicación.
Definitivamente sería pecar de ingenuidad, el de creer que un fenómeno
tan complejo como el de los Ovnis puede ser reproducido por aparatos de
fabricación humana. Ahora bien, es muy posible que las potencias que
"heredaron" los diseños de los científicos alemanes hayan trabajo en ellos,
por lo que es posible también que hayan tenido algunos resultados
satisfactorios; incluso que hayan perfeccionado las máquinas hasta el
grado de aumentar su rendimiento y actualmente mantengan sus
artefactos ocultos en arsenales secretos en espera del momento oportuno
para utilizarlos. Pero eso no explica el fenómeno OVNI, por el contrario, lo
complica más.


¿ Humanos, o qué ?
Todos los investigadores, excepto ciertamente los convencidos de la tesis
extraterrestre y la fauna de los "contactados" conocen la característica
más notable del fenómeno OVNI : el absurdo.
Es obvio que si se tratara de aparatos de fabricación humana sus
ocupantes no adoptarían las conductas que acostumbran y que van desde
un infantilismo evidente hasta un descaro muy peligroso, pues esto no
corresponde a la lógica humana. El asunto nos plantea una tesis poco
explotada : que en realidad nos estemos refiriendo a dos fenómenos
diferentes entre sí, pero relacionados.
Esta breve reseña de la tecnología nazi nos ayuda para poder considerar
la posibilidad de que los platillos voladores puedan ser de fabricación
humana, pero de ninguna manera puede demostrar que tales artefactos
existan actualmente. En cambio, el fenómeno OVNI es demasiado real,
aún dentro de su marco absurdo, para negarlo. Miles de testigos de todo
el mundo demuestran la existencia de "algo" ajeno a la realidad humana;
algo que juega con nosotros y se manifiesta de muy diversas formas; algo
que en una medida fortuita se encadena con los hechos de la tecnología
nazi y moderna.
Para entenderlo hay que analizar aún otro elemento : el pensamiento que
dio pie a los inventos revolucionarios de los nazis. De inmediato nos
topamos con algo perturbador... la locura. Las ideas de Hitler y sus
seguidores tenían una característica inhumana, estaban enmarcados en
un contexto mágico evidente y eran disparatadas... lo suficiente para
considerarlas prácticamente ajenas a todo aquello que represente
humanidad.
Aún en nuestros días, ricos en ciencias y técnicas dispares, resulta difícil
congeniar un pensamiento basado en la Astrología, la Magia Ritual y los
Credos Satánicos que al mismo tiempo impulsaban el desarrollo científico
de aplicaciones en el campo de los rayos infrarrojos, los ultrasonidos y la
cohetería.
Los nazis fueron creaciones absurdas, ajenas a la realidad humana, y sin
embargo sus logros técnicos fueron más notables. De alguna manera
magos y científicos se fundieron en uno de los capítulos más negros de la
historia humana y elaboraron siniestras construcciones que para fortuna
de todos no cristalizaron más allá del prototipo.


El Nexo del Absurdo
Tenemos pues dos absurdos: el fenómeno OVNI y la "cultura" que
caracterizó al periodo nazi en Alemania.
Es difícil resistir la tentación encadenar ambas cosas.
Las posibilidades son delirantes: ¿ hubo nexos entre ambas corrientes de
pensamiento, si es que podemos dar características de seres pensantes a
los Ovnis y los nazis?
¿ No resulta curioso, incluso sugerente, que los magos nazis se refirieran
reiteradamente a los "señores poderosos del más allá" como sus posibles
aliados? ¿ No es el mismo lenguaje de los contactados ?
Esta es, ciertamente una hipótesis descabellada y una simple idea; pero
considero que tiene muchos elementos dignos de considerar.
Los altos jerarcas nazis; esperaban "algo" al final, quizás una ayuda de
"más allá".
Para lograrla realizaron trabajos científicos, mágicos y estratégicos, y sus
fuerzas fueron más allá de la locura, el horror y la brutalidad, llegando
hasta la crueldad sistemática y el sacrificio humano.
Los altos sacerdotes de la Orden Negra de la SS "imitaron" sistemas de
exterminio que según ellos les eran inculcados por "otros", que estaban
por encima de la comprensión humana.
De alguna manera, muy obscura también, sus científicos aplicaron
esfuerzos considerables al desarrollo de armas y aparatos que parecían
absurdos. Pero estos funcionaron lo bastante como para demostrar que
eran viables. ¿ Estaban "en contacto" acaso con entidades muy familiares
para la Ufología ?
Como quiera que haya sido, "ellos" abandonaron a los nazis a pesar de
todos los esfuerzos que estos hicieron por retenerlos, y esa conducta
también es muy conocida en los patéticos casos de los contactados
modernos.
No hay manera de saber qué ocurrió con los diseños OVNI de los nazis
capturados por las fuerzas aliadas. Quizás para desarrollarlos plenamente
se necesitaba de un nexo que sólo aquellos tenían, lo que explicaría el
porque los rusos, americanos e ingleses abandonaron la idea de construir
naves con los planos de los alemanes. Pero lo cierto, lo horroroso, es que
la locura que asoló a Europa de 1939 a 1945 estuvo muy cerca de
desarrollar técnicas que quizás es más sano ignorar en la actualidad.
¿ Podrá repetirse el fenómeno ?

AQUI TRABAJAMOS..., DURMIENDO ¡ NO MOLESTAR!

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME

-

ClickComments