.

.

.

.

Google+ Badge

.

EL ARTE OSCURO

↑ Grab this Headline Animator

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

miércoles, 9 de junio de 2010

Mein Teil




Mein Teil

-
Armin Meiwes, técnico informático de 42 años, conocido como el caníbal de Rotenburgo, desde la infancia tenía fantasías que giraban en torno al canibalismo. En un foro de Internet puso un anuncio buscando personas dispuestas a ser asesinadas y devoradas, y a este mensaje respondió Bernd-Juergen Brandes, un ingeniero de 43 años, que residía en Berlín, tenía la fantasía contraria, ser comido, entonces viajó al domicilio de Meiwes.

Meiwes, condenado a comienzos de 2004 por la Audiencia Provincial de Kassel sólo a ocho años y medio de cárcel al probarse que su amante accedió a sus antropófagos deseos, “A él también le dio placer” dice de Bernd-Juergen Brandes. Grabó en vídeo todos los detalles del proceso en tres cintas, con una duración de cerca de cuatro horas, pero en principio sus imágenes son prueba judicial y no podrán ser utilizadas.
La filmación del Hannibal Lecter alemán se ha convertido en la snuff-movie más codiciada (snuff-movie: película en la que se tortura y asesina con el único fin de registrar los hechos por algún medio audiovisual). Por eso la Audiencia de Kassel, donde se desarrolla el juicio contra Meiwes, ha rodeado de fuertes medidas el trío de casetes que contiene las escenas que en el mercado negro de los más sádicos pueden alcanzar los 50.000 o 60.000 euros, según los expertos. Todo lo que rodea al caníbal huele a dinero: él mismo ha anunciado que escribirá sus memorias (a las que ya califican como futuro best-seller).
Meiwes, acusado de asesinato con motivación sexual, ha confesado que se comió a su víctima porque le producía satisfacción sexual. ¿Por qué lo grabó todo? Quería (y lo hizo) contemplar repetidas veces el vídeo para, mientras, masturbarse.
Lo que pasa en la habitación más tétrica de las 47 del hogar de Meiwes supera la más despiadada imaginación. Al principio, ambos aparecen fumando y charlando. A las seis y media de la tarde, Meiwes procede a cortar el pene del berlinés, quien se había tomado 20 pastillas para dormir, dos frascos de jarabe y media botella de licor. Ambos cocinan e intentan comerse juntos el órgano amputado, pero tras pasarlo por la sartén e incluso hervirlo (provocó una reducción considerable de tamaño), el miembro es complicado de digerir. Bernd, desangrándose, se marcha a la bañera, perdiendo el conocimiento 10 horas después. Es entonces cuando empieza el descuartizamiento. Con simples cuchillos de cocina, Meiwes empieza a trocearlo. “Movía la cabeza de un lado a otro. Se puede ver un movimiento bucal”, dijo un forense presente en la proyección del vídeo durante el juicio. Un corte en el cuello le provoca la muerte al berlinés, cuyo cadáver, troceado, terminó en el refrigerador de Meiwes. Unos 20 kilos se llegó a comer el antropófago antes de ser descubierto por la policía un año después. Cada vez que masticaba una parte del cuerpo, ha dicho el acusado, era “una especie de comunión”, que regaba, además, con tinto chileno. El acto de devorar a otro ser humano tiene un significado ambivalente. Por un lado es un impulso de amor controlado, y por otro, un acto de aniquilación radical y de asimilación de un poder extremo.
Meiwes demandó a Rammstein por la canción Mein Teil, la cuál esta basada en sus actos, pero dicha demanda fue anulada ya que, finalmente, a Meiwes se le condenó a cadena perpetua.

AQUI TRABAJAMOS..., DURMIENDO ¡ NO MOLESTAR!

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME

-

ClickComments