.

.

.

.

Google+ Badge

.

EL ARTE OSCURO

↑ Grab this Headline Animator

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

domingo, 4 de enero de 2009

MITO : Grimorios Demoníacos

Grimorios Demoníacos

La palabra “Grimorio” viene del italiano “Rimario”, que significa “Composición de
versos”, ya que los antiguos magos y brujos creían que los versos favorecían la fuerza de las operaciones
mágicas. Y eso es evidente, pues el poder de cualquier oración es indiscutible. Los magos escribían libros donde
apuntaban sus grimorios favoritos. Por supuesto, no todos estaban dedicados a los seres infernales.
La palabra “Grimorio” viene del italiano “Rimario”, que significa “Composición de
versos”, ya que los antiguos magos y brujos creían que los versos favorecían la fuerza de las operaciones
mágicas. Y eso es evidente, pues el poder de cualquier oración es indiscutible. Los magos escribían libros donde
apuntaban sus grimorios favoritos. Por supuesto, no todos estaban dedicados a los seres infernales. Sin embargo,
muchos tratados de Alta Magia, redactados durante los siglos XV, XVI y XVII, se encuentran grimorios o hechizos que
solicitan los favores de los demonios. Y es que un buen mago debe tener dominio sobre todas las criaturas terrenas,
incluyendo las hordas satánicas. Libros Prohibidos Los Grimorios de Alta Magia fueron prohibidos por distintos
Papas cristianos. Los grandes magos lograron proteger, hasta el día de hoy, solo unos pocos ejemplares. Estos libros,
curiosamente, fueron escritos en muchos casos por sacerdotes afectos a las ciencias ocultas, lo que permite encontrar
apelaciones a figuras cristianas en las diferentes fórmulas de los grimorios, seguramente para minimizar el poder del mal.
Los libros prohibidos más Consultados Grimorium Verum: traducid del hebreo en 1517, en el cual figuran 18 marcas
o signos demoníacos de gran poder para someter a las potencias infernales. El Grimorium Verum, en su primera parte
enumera los tres principales demonios con los que se puede pactar: “Lo primero que debes saber es que existen
tres potencias: Lucifer, Belcebú y Astarot”, dice el Grimorio, para luego detallar como confeccionar los elementos
y herramientas del ritual: el pergamino virgen, las varas mágicas, el cuchillo ceremonial, la lanceta, etc. El Gran
Grimorio: el arte de controlar los espíritus Celestes, Aéreos, Terrestres e Infernales es uno de los libros más
autorizados en pactos diabólicos y se cree que data del año 1522. Los pactos Satánicos Varias generaciones de
brujos y hechiceros hasta la actualidad consideraron efectivas las fórmulas, invocaciones y rituales de pactos diabólicos
que figuran en los grimorios para potenciar sus hechizos. Como los demonios “no dan nunca nada a cambio de
nada”, tuvieron que hacer diferentes ofrendas y sacrificios rituales. Algunos satanistas dicen que los riesgos de
estas ceremonias son serios porque los Pactos Satánicos requieren de un compromiso para toda la eternidad, por eso,
los grimorios tienen todo tipo de escapatoria y cláusulas ambiguas para burlar al demonio cuando se presente a exigir
su parte del pacto, esto es, el alma del mago. Solo brujos y magos están capacitados para obtener lo que desean de
los demonios que convocan sin sufrir daños. Los hechizos o grimorios son cosas serias y practicarlos sin dominar la
magia puede provocar resultados catastróficos para el realizador del pacto. A continuación citaré un pacto con Lucifer,
principe del Infierno, que figura en el Gran Grimorio: “Emperador Lucifer, señor de todos los espíritus rebeldes,
ruegote que me seas faborable en la apelación que hago a tu gran ministro Lucífago Rocafale, deseando hacer pacto con
él. Ruegote también, Príncipe Belcebú, que me protejas en mis empresas. ¡Oh, Conde Astaroth¡ seme propicio y haz
que, en esta noche, el gran Lucífago se me aparezca bajo forma humana y sin ningún hedor y que se me conceda, por
medio del pacto que voy a presentarle todas las riquezas que necesito. ¡Oh, Gran Lucífago¡, ruegote que abandones tu
morada, en cualquier parte del mundo que te encuentres, para venirme a hablar; si no te obligaré por fuerza del gran
Dios vivo, de su excelso Hijo y del Espíritu Santo. Obedéceme prontamente o serás eternamente torturado por la
fuerza de las potentes palabras de la Gran Clavícula de Salomón, la que servía para obligar a los espíritus rebeldes a
admitir su pacto; así, pues, aparécete cuanto antes o voy a atormentarte continuamente por las fuerzas de las potentes
palabras de la Clavícula: “Agión, Tetragam, vaycheen, stimilamato y ezpares, retragammaton oryoram irio erglión
existión heroína onera brasin movnmessia, soler Emmanuel Sabast Adonai” te adoro, te invoco”.

AQUI TRABAJAMOS..., DURMIENDO ¡ NO MOLESTAR!

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME

-

ClickComments