.

.

.

.

Google+ Badge

.

EL ARTE OSCURO

↑ Grab this Headline Animator

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 4 de diciembre de 2009

P r o s a s L u c i f e r i n a s - MITO XXIX - FANTASMAS


L A C A T E D R A D E L U C I F E R
P r o s a s L u c i f e r i n a s
Kir Fénix
======================================
X X I X
FANTASMAS
-
Para hacernos idea de qué es un fantasma
podemos pensar por ejemplo en Buda o Jesucristo
o cualquier otro personaje histórico o mítico
cuya influencia psicológica perdure todavía.
Jesucristo es quizás y con mucho el
personaje fantasmal más adecuado a tal estudio.
Un fantasma no es exactamente lo mismo
que era cuando estaba vivo, sino una proyección
de aquel sujeto en las pantallas mentales de la
gente : Algo así como la imagen psíquica que se
lleva cada espectador de un film o película.
Llamamos Fantasma a esa imagen psíquica
cuando incide algo en la conducta del receptor.
Hay fantasmas de poca monta, tales como
los de algunos familiares fallecidos, respecto
a los miembros sobrevivientes de su familia.
Tales fantasmas suelen extinguirse tan pronto
como se deja de darles culto y pensar en ellos.
Pero hay también algunos Fantasmas que
logran insertarse en la imaginación de grandes
masas de población por generaciones sucesivas.
El esquema básico central es el mismo
para ambas clases de génesis de fantasmas : Una
cierta Mitificación del difunto, al que se le
potencian algunos rasgos y se le atenúan otros.
La gente suele mejorar con su muerte sus
rasgos de carácter y sus cualidades personales.
Mejoran en la Opinión de los parientes y
allegados, y en general en la Opinión de toda
la sociedad, siquiera sea durante algún tiempo.
Pero, ¿ cómo se traslada este Efecto de
Mitificación a la consciencia de sujeto muerto ? :
Cuando se está muerto no hay consciencia
personal en el cadáver. En el cadáver no. Pero,
sí la sigue habiendo en el Universo Mental, que
es un Espaciotiempo donde nadie se muere nunca.
Para comprender esto es preciso aceptar
la realidad del Espaciotiempo Psíquico, y su
Recíproca Traducción con el Espaciotiempo que
percibe la sensorialidad corporal que tenemos.
Según los ojos, la gente nace y muere.
Pero según la mente ordinaria, entre
esos dos Momentos se halla la totalidad de la
vida del sujeto. O sea, que de algún modo habrá
que meter la infinitud de sus relaciones con el
universo terrestre en la duración de su vida.
Traducidas a bits o unidades de
información esas relaciones, su número es tan
enorme, que nos induce a sospechar que la
correlación entre el Espaciotiempo Sensorial u
Objetivo y el Espaciotiempo Vital o Psicológico
es la que existe entre una Esfera y su Centro.
Aunque nos cueste horrores imaginarla,
matemáticamente esa correlación existe, ya que
la esfera es la proyección infinita de su punto
central hasta el límite que determina su radio.
El hecho de que el radio sea casi
siempre una cantidad finita, variable para cada
caso, nos permite aplicar este esquema a todas
las duraciones de la vida física, desde las más
breves a las más largas, sin perder ni por un
instante la noción de Infinito inherente a la
Estructura Ontológica de esas diversas vidas.
Por poco que dure en el Espaciotiempo
Sensorial la duración de toda vida es infinita :
Lo que cambia es el Punto de Vista de la
consciencia : O bien contemplando la esfera desde
su punto centro, o bien, contemplando el punto
centro desde los demás puntos de la esfera.
O lo que es lo mismo : Contemplando el
Infinito y la Eternidad desde una concreta vida
limitada, o bien, contemplando una concreta
vida limitada desde el Infinito y la Eternidad.
Será una paradoja, pero, en la realidad,
el punto central de una esfera es inmensamente
mayor que toda la esfera a la que determina.
Porque ese punto central puede
determinar a infinitas esferas concéntricas.
Ése es el esquema de la Reencarnación.
Hay Algo en nosotros que vale tanto para
un fregado como para un barrido; para vivir
entre los asirios o los romanos, como para
vivir ahora y dentro de cien millones de años:
El Alma.
El Alma determina su vida. Su Esfera.
Las vidas sucesivas son esferas
concéntricas, con siempre el mismo Alma, pero,
con diversos ámbitos episódicos biográficos.
En toda vida cualquiera hay un Núcleo de
Misterio : Su Espaciotiempo anterior. Y un
Celestial Anhelo : Su Espaciotiempo posterior.
El Celestial Anhelo de Jesucristo es
poco más o menos lo que ha dado Oficialmente de
sí la Cristiandad : Grandes plazas llenas de
gente cantándole loas y alabanzas a Jesucristo.
Prácticamente, eso es lo que él quería.
Pues ahí lo tiene.
Lástima que en su fuero interno y en sus
conductas privadas y públicas los cristianos
sigan siendo tan mala gente como si Jesucristo
no hubiera venido nunca al mundo; pero, eso se
debe a que a Jesucristo no se le ocurrió ni por
pienso Anhelar un Cambio de naturaleza profunda
en el Homo Sapiens, análogo al que nosotros
Anhelamos de convertirlos en Tiuz, sino que él
pensaba que con devotas posturitas, cánticos y
unos cuantos consejillos bíblicos era más que
suficiente para resolver el Problema del Mal.
Pues no : No es suficiente.
El Problema del Mal no se arregla más
que acabando con la Humanidad y sustituyéndola,
o por nada, o por la Tiuzdad de los Dioses de
carne y hueso, que son mucho más comprobables.
En efecto : Un Dios de carne y hueso no
tiene excusas para no portarse bien : Y, si no
se porta bien, no es un Dios de carne y hueso.
De lo que se deduce etcétera y etcétera.
Dedicamos tantas atenciones a Jesucristo
porque probablemente es el fantasma más activo
que aún pervive de todo el pasado Mitológico :
De histórico, Jesucristo tiene muy poco.
Probablemente hubo por Palestina algún
curanderillo entre otros muchos muy parecidos que
sirvió de granito de arena a la perla del Mito.
Todo lo demás es Añadido.
Por ejemplo, los encuentros que tuvo en
el desierto con el colega Satanás que le tentó :
Sí, sí : Más quisiera Jesucristo que
Satanás se le hubiera aparecido en el desierto :
Esas cosas no pasan.
¿ Quién en sus cabales ha visto cara a
cara a Satanás o a alguno de sus demonios ?
Nadie : Esas cosas son alucinaciones, y
quienes tienen alucinaciones están pero que muy mal
de la cabeza.
Entre la gentucilla inferior e inculta de
todas las épocas siempre se ha llevado mucho
presumir de visiones como ésas, que son signos
de Catetez y de Fraude.
Porque ni a los fantasmas ni a los
demonios ni a los monstruos se les puede ver
con los ojos de la cara, sino sólo con la mente.
La mente ve sus cosas; la imaginación ve
las suyas; y los ojos ven las más corrientes.
Satanás no es una cosa corriente, sino
un Arquetipo adecuado a las mentes filosóficas.
Vaya si existe; pero, lo que Jesucristo
tomó por Satanás fueron sus propios deseos
personales de aprender a convertir las piedras
en pan, de volar por el aire, y de ser adorado.
Satanás se limitó a verlo sin ser visto.
A Jesucristo le gustaba ser adorado más
que a un tonto una boína : Lo cual nos revela
que tenía una personalidad harto adolescente y
dada a los gestos ampulosos del culto al Ego.
Pobrecillo : Es más digno de lástima que
de censura; ya que en el fondo de sus íntimas
tentaciones lo que se ve es su cruda necesidad
de ser aceptado por la gente vulgar y corriente
de su tiempo y, a ser posible, de los futuros.
Tonto no era desde luego; pero patán sí.
Eso se debe a que no nació en una familia
rica que pudiera enviarlo a estudiar a Roma,
Atenas o Alejandría. Y precisamente por haber sido
un patán es por lo que sintonizó tan bien con los
patanes de sus siglos venideros.
Ventajas paradójicas : Si Jesucristo
hubiera sido un intelectual de su época, que
los había y muchos y muy buenos, nadie tendría
a estas alturas idea alguna de su existencia.
Pero, al ser un paleto inteligente, consiguió
para sí el más relevante puesto en la Historia.
Un buen puesto en la Historia es lo más
fundamental para la supervivencia de un fantasma.
Tampoco la Fama Fantasmal hay por qué
adquirirla desde el primer momento : Puede
adquirirse mucho más tarde, cuando las condiciones
sociopolíticas sean más favorables para el Mito
en cuestión.
Volviendo al tema de cómo un Fantasma se
entera de que está existiendo después de la
muerte de su cuerpo y aun muchos siglos después,
la respuesta es que no se entera : O no se entera
del modo usual en que se enteran de estar viviendo
los vivo. El Fantasma vive cada vez más inmerso en
el seno de su Anhelo Trascendente; o sea, en un
mundo cada vez más acorde con sus aspiraciones.
Jesucristo tenía como modelo de máxima
importancia ser adorado en el Templo de
Jerusalém, que quería compartir con AMON, al
que consideraba SU PADRE desde la época de su
estancia en Egipto. Tal deseo no se plasmó en
la Linealidad Temporal de la Historia, pero sí
se plasmó cumplidamente en infinidad de otros
templos y catedrales aun más grandiosos que el
de Salomón, en un Desdoblamiento Histórico de
esa misma Linealidad Temporal de este Universo.
Pues cada Fantasma donde vive es en la
Lógica de su Anhelo Trascendente. Esa Lógica es el
Proceso Interno de tal Anhelo, que, aunque sólo
es vislumbrado oscuramente por el sujeto en el
Modo Temporal de su vida física, lleva consigo
implícitamente la totalidad de su dessarrollo.
Todo depende de la Ambición : La gente
vulgar no ambiciona más que seguir incordiando
a sus familiares más cercanos; y es eso lo que
consigue durante el corto tiempo de su luto.
Los politiquillos y literatos más o
menos ególatras ambicionan tener su efigie en
algunas estatuas y su nombre en calles y plazas
y fundacioness dedicadas a su eximio recuerdo.
Y también algo de eso lo consiguen.
Porque el Tiempo Lineal es Divergente, y
cada uno de sus Momentos, o Unidades de Tiempo,
tiende a Diversificarse en una pluralidad de
variaciones de un mismo tema; dando así lugar a
muy diversas realidades históricas compartidas.
El Anhelo Trascendente de un sujeto
pertenece a su Tiempo Vivencial, que, por estar
dentro del Tiempo Lineal, es también Divergente
y tiende a plasmarse en variaciones históricas.
El sujeto se limita a Anhelarlo, pero el
Fantasma del sujeto lo Vive en su desarrollo.
O sea, que hay Algo en cada uno de los
seres humanos que está Percibiendo y Viviendo
detenidamente todos los detalles innumerables
de la Lógica de su Ensueño, que el sujeto sólo
percibe globalmente y en forma harto confusa.
Ese Algo es el sujeto mismo en Estado o
Modo de Fantasma, que es uno de los varios
Modos o Estados en que estamos existiendo : Pues
aunque estemos vivos también somos Fantasmas.
Si la Muerte fuera la realidad absoluta
que los sapiens suponen, encuanto uno muriera,
todos los demás nos olvidaríamos completamente
de que haya existido y vivido entre nosotros.
Eso es lo que ocurre entre los animales.
Pero la muerte física es siempre parcial
y afecta sólo a muy pocas cosas de la realidad
total que es cualquier ser viviente y pensante.
Esto nos hace recordar, no sin cierto
sonrojo, las toscas y calumniosas ingenuidades
de los cristianos acerca de la supuesta Compra
de Almas a que, según ellos, se dedican, al
menos antiguamente, los agentes de LUCIFER :
Nadie puede vender su alma, porque su
alma es él mismo, a menos que haga un contrato
voluntario de Esclavitud con un señor y dueño.
Pero sí puede vender su fantasma :
Tal operación consiste en permitir que
sean otros quienes le implanten un Anhelo
Trascendente exógeno, tal como se hace con las
madres de alquiler, que gestan hijos ajenos.
A la compra de un fantasma de le suele
llamar Ficción Presencial; no es permanente,
pero funciona el tiempo que se le necesita.
Hay que sonreir, porque todas estas
cosas pertenecen a una Civilización no humana.
Bien mirado, lo que en la Ficción
Presencial se hace es alquilar un cuerpo para
que en él viva un Fantasma durante un tiempo.
Habría que explicar que un fantasma
puede ser usado como Periespíritu o nave en que
puede viajar un Espíritu en sus desplazamientos
espaciotemporales; pero eso complicarría mucho
la sencillez de nuestra exposición elemental.
Tenemos que mantenernos dentro del área
de lo inteligible para estas mentes y épocas.
No es fácil, porque hasta la cosa más
sencilla tiene remotas implicaciones, de las
que es inseparable, pero, hay que intentarlo.
Las Almas no se compran : Se Conquistan.
Los fantasmas pueden conquistarse,
comprarse e incluso robarse : Se roba un
fantasma cuando se lo apropian los biógrafos y
hacen con él lo que quieren y les da la gana.
Casi todos los santos del calendario
católico son fantasmas robados después de
muertos o comprados en vida del santificable.
Todos los grupos religiosos o sociales
suelen robar fantasmas para adornar su Pasado.
Claro : Las almas reencarnan, pero los
fantasmas no; o al menos, no del mismo modo.
Por esencial definición, los fantasmas están
presos del Pasado Fantasmal que los lleva río
abajo hasta ir convirtiéndos en sustancia HUH.
Y es así como suelen terminar casi todos
los Anhelos Trascendentes de la gente corriente.
Algunos no : Algunos son tan tenaces y
pertinaces que incluso logran incardinarse, en
una especie de Reencarnación Mítica, en un
siguiente Mito, aunque sea en forma de rechazo.
Eso es lo que está pasando con nuestro
famoso Jesucristo, y con Hitler, que, sin tener
nada que ver con los Dioses Verdaderos, seguimos
pensándolos, y a Hitler mayormente los judíos.
Y, claro : Mientras a uno lo piense
alguien, su fantasma seguirá existiendo en el
Universo Mental a través del cerebro pensante.
Por eso, hay cosas y gentes que
en El IMPERIO no se mencionan jamás, ni para bueno
ni para malo.
Éste no es el caso de Jesucristo ni de
Buda ni de otros fundadores religiosos que, si
bien no han roto con la Humanidad, al menos le
han propuesto algún que otro Ideal extrahumano.
Jesucristo parece que nos aconsejó que
fuéramos tan perfectos como nuestro padre
celestial, lo cual no es mucho, pero ya es algo.
Como Jesucristo no dijo cómo se llamaba
el tal padre celestial, lo más probable es que
se refiriera al falso dios llamado Dios, que en
griego se escribe Zeus. Zeus es un dios falso.
Y tan imperfecto como los griegos de su época.
Pero hasta los mentirosos aciertan
alguna vez sin darse cuenta : El Padre Celestial
es OSIRIS, El Ser Infinitamente Bueno de
Corazón Detenido, Señor de los Millones de Años
de la Eternidad, al que Amamos porque es AMOR.
Sólo El Es Perfecto A Su Modo.
Y nosotros también podemos llegar a ser
perfectos, pero a nuestro Modo, que es dinámico
y por tanto siempre suceptible de mejoramiento.
A nosotros nos emociona seguir Amando y
Adorando a OSIRIS a través de estos desérticos
milenios del olvido de los humanos, en esta
íntima y silenciosa Fiesta del Gozo Escondido.
Amamaos a OSIRIS aunque no esté de moda.
Y eso es algo que sólo podemos hacer los
Aristócratas del Espíritu, que no son como
Vicente, que sólo va a donde va toda la gente.
Encuanto a los supuestos fantasmas de la
Parapsicología, casi no hace falta decir que no
son verdaderos fantasmas, sino Alucinaciones, a
veces colectivas, producidas por tormentosas
disfunciones cerebrales que pueden contagiarse.
El cerebro es un sistema bioeléctrico. Y
hay casos en que sufre frecuentes Tempestades.
Quien ve un fantasma puede ya ver cientos.
Quienes no ven tales fantasmas en estado
ordinario necesitarán drogarse para poder tener
la ilusión de verlos, o sea, para provocarse
una alteración funcional cerebral alucinatoria.
Igual que si quiere uno quedarso cojo,
lo que tiene que hacer es partirse una pierna.
Porque igual de tontas son ambas cosas.
En algún caso rarísimo, las drogas
alucinógenas pueden mostrarle a uno valiosas
áreas de su mente de los que no se suele tener
noticia por medios ordinarios, pero aun así,
tales drogas no hacen sino traducir a Visiones
Oníricas conceptos de naturaleza intelectual.
No hay por ejemplo ninguna necesidad de
traducir mediante drogas el concepto que
tenemos de nuestra potencia mental llamada
Imaginación por la visión alucinatoria de una
ultramoderna fábrica que produzca cosas raras.
Lo probable es que nos confunda aun más.
Tenemos que ir haciéndonos a la idea de
que hay cosas muy importantes e interesantes
que no son Visualizables; y que si a pesar de
eso se las intenta visualizar alucinatoriamente
lo único que se está haciendo es degradarlas.
Líbrennos los Dioses de la obsessión de
los sapiens por visualizarlo todo a cualquier precio.
El Universo Mental es puramente Mental;
y absolutamente todos los fantasmas que en él
habitan son Mentales : Se les puede Entender y
Comprender, e incluso se les puede Imaginar,
pero no se les puede ver con los ojos del
cuerpo, ni oír con los oídos del cuerpo físico.
Porque pertenecen a Otro Orden de cosas.
No porque no se les vea ni se les oiga
dejan de estar los fantasmas entre la gente.
Están, y físicamente, a su modo : Con la Física
de la Sustancia de las Ideas y de las Pasiones.
Incluso los Dioses : Cuando viajan a
épocas como la presente, pertenecientes a Su
Pasado, lo hacen dentro de Periespíritus que
son genuínos y auténticos Fantasmas de verdad.
La Imaginación, o una potencia mental
muy afín a ella, puede detectarlos y volverlos
Sensoriales para nosotros : Pero, no nos
engañemos : En el caso de los Dioses, lo único
que sentimos, vemos y oímos, es un Periespíritu
o Envoltura Fantasmal; no a los propios Dioses.
Con esa missma potencia mental próxima a
la Imaginación podríamos asimismo detectar y
percibir a los restantes fantasmas de nuestro
entorno, pero, eso sería tanto como abrirles
las puertas de la muralla a nuestros enemigos.
Ni mucho menos : Antes al contrario nos
conviene reforzar las barreras y las defensas.
Como leones rugientes decía San Pablo
que rondaban los demonios en torno a nosotros :
Los demonios, los fantasmas y los monstruos.
¿ Para qué verlos ?. El Mundo Psicológico
está densamente poblado, y no por buena gente.
Esas entidadess están todas locas : Si
tomamos como Cuerdo el modo de estar mesurado y
tranquilo. Locas sí, pero no tontas : Esos entes
apetecen las riquezas de nuestras almas y las
prestaciones de nuestros cuerpos. Para ellos,
los seres vivientes constituyen su Paisaje o
Entorno Natural, análogo a lo que para los
sapiens representa la Naturaleza. Y lo mismo
que los seres vivientes recolectan y depredan y
explotan a la llamada Naturaleza, los fantasmas
y demonios y monstruos recolectan y depredan y
explotan a los psiquismos y vidas de los seres.
La Realidad es mucho mayor y más amplia
de lo que suponen los astrónomos y científicos.
El Reduccionismo Mental de los sapiens
racionalistas es muy tranquilizador, pero falso.
Es un reduccionismo de avestruces.
Problemas tales como las enfermedades y
la muerte física hunden sus raíces en un mundo
que no es estrictamente Físico ni solamente
Psicológico, sino que es un Tercer Estado de la
Realidad, abismal entre las Ideas y la Materia.
Abismal porque es la llamada Depresión :
Las almas y los nervios la perciben : Una tenaz
e injustificable Atracción hacia la Muerte.
La Depresión no tiene nada que ver con
que a la persona le vayan bien o mal las cosas
de su vida, sino que, en esta Teoría, depende
del ataque fantasmal o diabólico o monstruoso
que ese alma esté sufriendo de estas entidades.
Y el tipo de ataque depende del estado
en que se encuentren sus defensas psicológicas.
Las personas muy brutas e insensibles
son como moluscos o almejones encerrados en sus
conchas pedruscosas y no suelen sufrir Depresión.
Pero, a poco que uno tiene ventanas en
el alma, está expuesto a toda clase de ataques.
Hay no obstante una Defensa Inatacable :
La Protección del IMPERIO a todos sus súbditos.
Los Tiuz la llamamos la Burbuja; pero es
mucho más que esa Burbuja de Indiferencia que
nos ponemos cuando hemos de estar con sapiens.
La Protección que El IMPERIO dispensa a
sus súbditos es una especie de rayo luminoso
que envuelve a nuestras almas, y que a la vez
que nos permite ver lo que hay Afuera, nos hace
Antisépticos para todos esos enemigos del alma.
Odiados somos en cantidades industriales
por esos enemigos del alma, pero todo ese odio
se estrella y disuelve contra el rayo luminoso :
Tanto el Odio que nos viene directamente de las
Entidades Malignas, -demonios y monstruos-, como
también el Odio que las hordas miserables de
sapiens odiadores nos lanzan por su propia cuenta.
Los psiquismos sapiens son fácilmente
permeables para los demonios y los monstruos,
a cuya merced quedan sus vidas humanas.
Pero también pueden utilizarlos para, a
su través, intentar fastidiarnos a los Tiuz. Y
vaya si nos fastidian, pero no pueden dañarnos.
El Control Imperial se las arregla para
que todos los males que esos enemigos lanzan
contra nosotros valiéndose de los sapiens se
nos conviertan en Bienes y en Mejoramientos.
Exagerando un poco, casi podríamos decir
que debemos más al Odio que nos tiene la chusma,
que al Amor que nos profesan los santos Dioses.
Porque cada Tiuz va reculando hasta la
Altura en que ya no le alcanzan sus enemigos.
De las tres clases de enemigos del alma
que existen, o sea, fantasmas, demonios y
monstruos, a los fantasmas se les elimina de un
solo golpe volviendo las espaldas al Pasado.
Dejándonos de nostalgias y de añoranzas.
Es falso que las personas de edad vivan
de sus recuerdos : Sus recuerdos son los que les
van chupando la energía vital, y así los matan.
Porque los recuerdos son fantasmas.
A veces interesa mantener a algún que
otro fantasma vivo, para que esos viejos sufran
y paguen : Es lo menos que se despacha en Venganzas.
En realidad a los fantasmas mantenidos vivos
se les hace un favor atormentándolos con el odio de
los viejos a los que chupan sus recuerdos de juventud :
Cuando se atormenta a un fantasma que fue malvado en
la vida en la que se originó, estamos liberando a
su alma de parte de su carga kármica negativa.
Para la cuestión del Karma véase en
otros textos la doctrina Imperial al respecto.
Además de los Infiernos Objetivos,
existen Infiernos Fantasmales creados para
castigar a los fantasmas de las personas que
fueron malas y malvadas para con inocentes
contemporáneos.
No se les castiga por el placer de
castigarles, sino para transferir su Energía
Psíquica a fines benéficos después utilizables.
En vez de dejar que esos fantasmas se
vayan convirtiendo lentamente en HUH, que es la
Sustancia de Irrealidad de que están hechas
todas las cosas, se les convierte directamente
en Energía Psíquica triturándoles su estructura.
De que eso les hace sufrir no cabe la
menor duda pero, ¿ qué es el Dolor, sino Energía ?
: Energía Psíquica, que es la Forma de Energía más
potente que existe.
El Infierno del Dante, en la Divina
Comedia, y el Infierno del Bosco, son dos entre
los innumerables modelos de Infiernos Fantasmales
que podemos emplear en este tipo de Industria.
De lo que se trata es de utilizar la
materia prima que se deduce de los fantasmas de
los muertos punibles, para fines muy prácticos.
Tales como para hacer Magia, por ejemplo.
En efecto : El detritus que resulta de la
masa fantasmal de esos muertos es perceptible
para los otros fantasmas, como también lo es para
los demonios y los monstruos, por lo que puede ser
convenientemente dirigido en contra de esa gente
como un chorro de ácido : Y es que los quema y
los disuelve, -a los demonios y a los monstruos-.
Ese chorro se dirige con el pensamiento.
Si lo hacemos sobre un enfermo, estamos
eliminado los agentes psicosomáticos de su
enfermedad, y permitiendo que se restablezca el
equilibrio entre sus componentes biológicos.
Si lanzamos ese chorro contra cualquier
problema material, estamos eliminando también a
los agentes psicosomáticos que estorban su
resolución, y aclaramos la visión situacional.
Si lanzamos ese chorro contra el Azar y
la Probabilidad, estamos asimismo eliminando
los agentes psicosomáticos que impiden que se
produzca la Eventualidad Inaudita Espectacular :
El Evento Mágico.
A este respecto, lo que necesitamos es
desarrollar el tipo de pensamiento adecuado : Un
pensamiento industrial en el que la materia
prima son los fantasmas de los muertos malvados.
Tomemos por ejemplo el caso de algún
personaje verdaderamente malvado que figure en
la Historia. Se nos ocurre un rey francés al
que llamaban La Araña, que, como su propio nombre
indica, se hizo famoso por las torturas que
infligía a sus prisioneros. Nadie puede pues
escandalizarse de si lo metemos en el Infierno.
Una técnica podría ser : Se coge a La
Araña con la imaginación y se le echa a un
horno ardiente también imaginario a mil grados.
Evidentemente, La Araña se retuerce de
dolor y chilla como un guarrino que se hallara
en las mismas circunstancias. Vale. El calor
del horno pone a este fantasma al rojo vivo y
va llevando a su fantasmal estructura a un
cierto límite, más allá del cual tendrá que
fundirse o evaporase o algo así, ya que, aunque
un fantasma estuviera hecho de la ssustancia
más resistente que imaginarse pueda, subiendo más
y más la temperatura, puede llegarse a imaginar un
grado de calor que lo destruya.
Quiérase o no se quiera, hay un momento en
el que el regio y real fantasma de La Araña empieza
a soltar humillo, a disolverse, y a pasar a otro
estado físico de la Física de los Fantasmas.
Se recoge ese humo, se guarda en un
recipiente adecuado de naturaleza imaginaria, y
ya tenemos lo que andábamos buscando : El HUH.
O sea, que lo que nosotross hacemos en
nuestros Infiernos es, mucho más rápidamente,
lo mismo que hace el Tiempo muy lentamente :
Transformar en HUH los detritus existenciales.
Pero además, con este procedimiento,
nosotros estamos obteniendo un Subproducto que
no aparece en el proceso natural : La Energía
Psíquica que se desprende en forma de aullidos
y espasmos y lo que sea del fantasma torturado.
Eso debe tener algún efecto mecánico, o
químico, o psicológico, que hay que descubrir.
Lo importante es la Decisión de calentar
fantasmas hasta el grado en que se derritan.
Y de aprovechar todos sus productos.
Obviamente, el Laboratorio o Fábrica en
que se desarrollen estas actividades tendrán
que ser de naturaleza Mental e Imaginaria, pero
ello requiere utilizar Soportes Simbólicos.
Porque lo simplemente Imaginado no
solemos creérnoslo demasiado, pero, si lo que
Imaginamos lo coordinamos con un Sistema de
Símbolos plasmados en objetos materiales, como
ha hecho siempre la Magía, la cosa es distinta :
La Mente percibe, por medio de esa
coordinación de sistemos, Hechos Objetivos de
la clase a que está acostumbrada a creérselos.
Si ponemos una olla con agua encima de
un fuego, no podemos impedirnos creer que eso
terminará por hervir. Si echamos en la olla una
zanahoria, por más incrédulos que seamos, no
podemos impedirnos creer que acabará cocida.
¿ Y qué pasaría si prologáramos el tiempo
de cocción ? : Que la zanahoria se convertiría en
una especie de melaza o de papilla muy diluída.
Pues imaginemos que la zanahoria es el
fantasma del rey Araña y que está vivo todavía.
Agudizando el oído se oirán sus gritos.
Agudizando la vista veremos cómo está
pagando ahora sus muchos crímeness y maldades.
Así de fácil. Lo único que hay es que
Creérselo, para que esta operación funcione.
Creer lo que conviene y debe ser creído
es el motor de los éxitos y buenos resultados.
La incredulidad lleva al fracaso y a la miseria.
Hay gente que todavía no cree en los
electrones ni en la corriente eléctrica; y como
no creen en cosas tan increíbles, no las usan.
Ellos se lo pierden. No es necesario
conocer toda la Electrónica para poder utilizar
normalmente un televisor y ver lo que le echen.
Tampoco es necesario conocer hasta el
fondo la Teoría General de la Consciencia para,
por lo menos, aprovecharnos de algunos efectos :
Si creemos que somos felices, lo somos.
Si creemos que estamos sufriendo, lo estamos.
Si creemos que estamos vivos, estamos vivos. Si
creemos que estamos obteniendo Sustancia HUH y
Energía Psíquica de los fantasmas que escogemos
para tal menester, no cabe duda de que es así.
En el Universo Físico los hechos
objetivos pueden contradecir a las creencias,
pero en el Universo Mental eso no ocurre nunca.
En ese Universo, cada uno es libre de
creer lo que quiera y le dé la gana de creerse.
Los excépticos arguyen que esto es así
porque las creencias no afectan a la realidad
de las cosas, y así da lo mismo lo que se crea.
Pero ese argumento es completamente
falso : Si se cree por ejemplo que la Esclavitud
es buena, habrá esclavos; si se cree que es
mala, las cosas serán de forma muy diferente.
Toda cosa depende de lo que creamos a su
respecto. Y por más que se nos quiera someter
al yugo de una supuesta Objetividad Exógena,
esa misma Objetividad Exógena dependerá siempre
y exclusivamente de que queramos creer en ella.
Y de lo que más nos convenga creer.
Lo Supremo es la Consciencia Personal.
Por encima de todos los grandes
estallidos y pamplinas universales y locales
que los científicos vayan apilando ante el
Trono de la Consciencia Personal, muy por
encima, está La Sonrisa de quienes reinan en
sus propias almas y disponen de su propia Fe
para fallar a favor o en contra, según plazca y
convenga a Su Excelsa e Imperial Conveniencia.
Sólo los necios y pardillos suponen que
los verdaderos Soberanos se rendirán ante los
hechos objetivos que ellos les presentan con la
malvada e inconfesa intención de destronarlos.
Pues sí que van listos, antes y ahora y
por los siglos de los siglos de la Eternidad.
KIR Fénix

No hay comentarios:

AQUI TRABAJAMOS..., DURMIENDO ¡ NO MOLESTAR!

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME

-

ClickComments