.

.

.

.

Google+ Badge

.

EL ARTE OSCURO

↑ Grab this Headline Animator

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 8 de abril de 2011

Tarzán y el imperio perdido -- Edgar Rice Burroughs



 Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
EDGAR RICE BURROUGHS
Tarzán, y el imperio perdido
I
Nkima danzaba excitadamente sobre el hombro moreno y desnudo de
su amo. Parloteaba y chillaba mirando alternativamente a Tarzán a la cara,
como interrogándole, y después hacia la jungla.
-Algo se acerca, bwana -dijo Muviro, subjefe de los waziri-. Nkima lo ha
oído.
-Y Tarzán -declaró el hombre mono.
-El oído del gran bwana es tan fino como el de Bara, el antílope -
prosiguió Muviro.
-Si no lo hubiera sido, Tarzán hoy no estaría aquí dijo el hombre mono
con una sonrisa-. No habría llegado a la edad adulta si Kala, su madre,
no le hubiera enseñado a emplear todos los sentidos que Mulungu le dio.
-¿Qué es lo que se acerca? -preguntó Muviro.
-Un grupo de hombres -respondió Tarzán.
-Tal vez no son amistosos -sugirió el africano-. ¿Aviso a los guerreros?
Tarzán miró alrededor del pequeño campamento donde una veintena de
hombres luchadores estaban preparando su colación nocturna y vio que,
como era costumbre entre los waziri, tenían sus armas preparadas y a
mano.
-No -dijo-. Creo que será innecesario, ya que esta gente que se acerca
no viene con sigilo como lo haría un enemigo, ni su número es tan grande
como para que les temamos.
Pero Nkima, pesimista nato, esperaba lo peor, y a medida que el grupo
se acercaba su nerviosismo iba en aumento. Bajó de un salto del hombro
de Tarzán al suelo y dio varios brincos; luego, volvió junto a Tarzán, le
cogió el brazo y trató de hacerle poner en pie.
-¡Corre, corre! -gritó en el lenguaje de los monos-. Se acercan extraños
gomangani. Matarán al pequeño Nkima.
-No tengas miedo, Nkima -respondió el hombre mono-. Tarzán y Muviro
no permitirán que los extraños te hagan daño.
-Huelo a un tarmangani extraño -insistió el animal-. Hay un tarmangani
con ellos. Los tarmangani son peores que los gomangani. Vienen con
palos de trueno y matan al pequeño Nkima y a todos sus hermanos y
hermanas de la selva. Matan al mangani. Matan al gomangani. Lo matan
todo con sus palos de trueno. A Nkima no le gusta el tarmangani. Nkima
tiene miedo.
Para Nkima, como para los demás pobladores de la jungla, Tarzán no
era un tarmangani, no era un hombre blanco. Él era de la jungla. Era
uno de ellos, y si le consideraban algo distinto a simplemente Tarzán lo
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
clasificaban como un mangani, un gran simio.
El avance de los extraños ahora era audible para todos los integrantes
del campamento. Los guerreros waziri miraron hacia la jungla, en la dirección
de donde procedían los sonidos, y después a Tarzán y a Muviro,
pero cuando vieron que sus jefes no estaban preocupados, prosiguieron
su tarea tranquilamente.
Un alto guerrero negro fue el primero del grupo que apareció a la vista
del campamento. Cuando vio a los waziri se detuvo, y un instante después
un hombre barbudo se paró a su lado.
Por un instante, el hombre blanco examinó el campamento y luego
avanzó haciendo la señal de la paz. Desde la jungla le siguieron una docena
de guerreros o más. La mayoría eran porteadores, y no se veían más
que tres o cuatro rifles.
Tarzán y los waziri se dieron cuenta enseguida de que era un grupo reducido
e inofensivo, e incluso Nkima, que se había retirado a la seguridad
que le ofrecía un árbol cercano, mostró su desprecio correteando
sin miedo hasta su amo y subiéndose a su hombro otra vez.
-¡Doctor von Harben! -exclamó Tarzán, y el extraño barbudo se aproximó-.
Al principio apenas le he reconocido.
-Dios ha sido bueno conmigo, Tarzán de los Monos -dijo von Harben
tendiéndole la mano-. Venía a verte y te he encontrado dos días completos
de marcha antes de lo que esperaba.
Vamos tras un carnicero de ganado -explicó Tarzán-. Ha venido varias
noches aquí y ha matado algunas de las mejores piezas de nuestro ganado,
pero es muy astuto. Debe de tratarse de un león viejo para superar
en ingenio a Tarzán durante tanto tiempo. Pero ¿qué le trae a la tierra de
Tarzán, doctor? Espero que sea sólo una visita de vecindad y que no tenga
ningún problema, aunque su aspecto indica lo contrario.
-Yo también desearía que fuera una visita amistosa y nada más -dijo
von Harben-, pero, en realidad, estoy aquí para pedirte ayuda porque
tengo problemas muy serios, me temo.
-No me diga que los árabes han vuelto a venir a buscar esclavos o a robar
marfil, o que los hombres leopardo acechan a su gente en los caminos
de la jungla por la noche.
-No, no es nada de esto; he venido a verte para un asunto más personal.
Se trata de mi hijo, Erich. No le conoces.
-No -dijo Tarzán-, pero está usted cansado y hambriento, ordene a sus
hombres que acampen aquí. La cena está preparada; mientras comemos,
me dirá de qué manera yo, Tarzán, puedo servirle a usted.
Mientras los waziri, obedeciendo las órdenes de Tarzán, ayudaban a los
hombres de von Harben a preparar su campamento, el doctor y el hombre
mono estaban sentados en el suelo con las piernas cruzadas y comían
los toscos alimentos que el cocinero waziri de Tarzán había preparado.
Tarzán se dio cuenta de que la mente de su invitado estaba llena de las
preocupaciones que le habían llevado en busca del hombre mono, y por
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
esto no esperó a terminar la comida para abordar el tema, sino que urgió
a von Harben a continuar su historia enseguida.
-Deseo explicar algo antes de contarte el motivo de mi visita -comenzó
von Harben-. Erich es mi único hijo. Hace cuatro años, a los diecinueve,
terminó su curso universitario con honores y recibió su primer título.
Desde entonces ha pasado la mayor parte del tiempo prosiguiendo sus
estudios en diversas universidades europeas, en las que se ha especializado
en arqueología y el estudio de lenguas muertas. Su única afición,
aparte de la materia que ha elegido, ha sido escalar montañas; durante
sucesivas vacaciones de verano escaló todos los picos alpinos importantes.
»Unos meses atrás, vino a visitarme a la misión e inmediatamente se interesó
por los diversos dialectos bantúes que las diferentes tribus de
nuestro distrito y de los adyacentes emplean.
»Mientras realizaba su investigación entre los nativos, se encontró con
esa vieja leyenda de la tribu perdida de los montes Wiramwazi, con la
que todos estamos tan familiarizados. Su mente de inmediato quedó imbuida,
como ha ocurrido con la mente de tantos otros, con la creencia de
que esta fábula podría derivar de unos hechos reales y que, si lograba
seguirle la pista, tal vez encontrara descendientes de alguna de las tribus
perdidas de la historia bíblica.
-Conozco bien la leyenda -declaró Tarzán-, y como es tan persistente y
los detalles de su narración por parte de los nativos son tan circunstanciales,
he pensado que me gustaría investigarla, pero hasta ahora
no me ha surgido la necesidad de acercarme a los montes Wiramwazi.
-Debo confesar -prosiguió el doctor-, que yo también he tenido ganas
muchas veces. En dos ocasiones he hablado con hombres de la tribu bagego
que vive en las laderas de los montes Wiramwazi, y en ambos casos
me han asegurado que en algún lugar de las profundidades de esa gran
estribación vive una tribu de hombres blancos. Estos hombres me dijeron
que su tribu ha comerciado con esta gente desde tiempo inmemorial
y me aseguraron que a menudo habían visto a miembros de la tribu perdida
comerciando pacíficamente y durante las incursiones guerreras que
los montañeros de vez en cuando efectuaban sobre los Bagego.
»El resultado es que cuando Erich sugirió realizar una expedición a los
Wiramwazi yo más bien le animé, ya que estaba bien preparado para
emprender la aventura. Su conocimiento del bantú y su intensa, aunque
breve, experiencia entre los nativos le supuso una ventaja, que pocos estudiosos
provistos de educación tienen, para aprovechar semejante expedición;
y su considerable experiencia como escalador le mantendría,
me parecía a mí, en buena forma durante la aventura.
»En conjunto me parecía que él era un hombre ideal para dirigir la expedición,
y lo único que lamentaba era que yo no podría acompañarle,
pues me era imposible en aquellos momentos. Le ayudé todo lo que pude
en la organización de su safari y en el equipamiento y aprovisionamiento
de éste.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
»No ha transcurrido suficiente tiempo para haber concluido ninguna
investigación y regresado a la misión, pero hace poco me dijeron que algunos
miembros de su safari habían regresado a sus aldeas. Cuando
quise entrevistarles me esquivaron, pero me llegaron rumores que me
convencieron de que no todo iba bien con mi hijo. Por tanto, decidí organizar
una expedición, pero en todo mi distrito sólo pude encontrar a estos
hombres que se atrevieran a acompañarme a los montes Wiramwazi,
los cuales, según aseguran sus leyendas, están habitados por espíritus
malignos; porque, como sabes, consideran que la tribu perdida de los Wiramwazi
es una banda de fantasmas sedientos de sangre. Vi con claridad
que los desertores del safari de Erich habían difundido el terror en toda
la región.
»Dadas las circunstancias, me vi obligado a buscar ayuda en otra parte
y, naturalmente, en mi perplejidad, me he dirigido a Tarzán, Señor de la
Jungla... Ahora ya sabes por qué estoy aquí.
-Le ayudaré, doctor -dijo Tarzán cuando el otro hubo terminado de
hablar.
-¡Bien! -exclamó von Harben-; sabía que lo harías. Tienes aquí unos
veinte hombres, calculo, y yo tengo unos catorce. Mis hombres pueden
hacer de porteadores, mientras que los tuyos, que están reconocidos como
los mejores luchadores de África, pueden servir de askaris. Si tú nos
guías, pronto encontraremos la pista y, con semejante fuerza, aunque
sea pequeña, no hay región en la que no podamos penetrar.
Tarzán meneó la cabeza.
-No, doctor -replicó-, iré solo. Siempre lo hago así. Solo puedo viajar
mucho más deprisa y la jungla no tiene secretos para mí; podré obtener
más información de la que sería posible recoger si fuera acompañado. Ya
sabe que los habitantes de la jungla me consideran uno de ellos, no
huyen de mí como huirían de usted y de los otros hombres.
-Tú lo sabes mejor -respondió von Harben-. Me gustaría acompañarte,
sentir que participo, pero si tú dices que no, acataré tu decisión.
-Vuelva a su misión, doctor, y espere allí hasta que tenga noticias mías.
-¿Y por la mañana partirás hacia los montes Wiramwazi? -preguntó von
Harben.
-Partiré ahora mismo -afirmó el hombre mono.
-Pero si ya ha anochecido -objetó von Harben.
-Hay luna llena, y quiero aprovecharla -explicó Tarzán-. Puedo descansar
todo lo que quiera durante el calor del día. -Se volvió y llamó a Muviro-.
Regresa a casa con mis guerreros, Muviro -ordenó-, y mantén preparados
a todos los luchadores waziri por si me parece necesario enviar a
por vosotros.
-Sí, bwana -respondió Muviro-, ¿y cuánto tiempo debemos esperar el
mensaje antes de partir hacia los montes Wiramwazi en tu busca?
-Me llevaré a Nkima y si os necesito lo enviaré a buscaros y él os guiará.
-Sí, bwana -dijo Muviro-. Estarán preparados, todos los luchadores waziri.
Tendrán las armas a mano día y noche y pintura de guerra fresca.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Tarzán se colgó el arco y el carcaj de flechas a la espalda. En el hombro
izquierdo y bajo el brazo derecho llevaba enrollada su cuerda de hierba y
en la cadera le colgaba el cuchillo de caza de su padre. Cogió la lanza
corta y se quedó un momento de pie con la cabeza levantada, olisqueando
la brisa. La luz de la fogata ensombrecía parte de su piel bronceada.
Por un momento permaneció así, con todos los sentidos alerta. Luego
llamó a Nkima en la lengua de los simios y, cuando el monito se le acercó
corriendo, Tarzán de los Monos se volvió sin decir una palabra de despedida
y se adentró sigilosamente en la jungla; su agilidad, su paso silencioso,
su porte majestuoso sugirieron a von Harben la personificación de
otro poderoso animal de la jungla, Numa, el león, rey de las fieras.
II
Erich von Harben salió de su tienda instalada en las laderas de los
montes Wiramwazi y se percató de que el campamento estaba desierto.
Al despertar, la inusual quietud de la zona le había hecho tener un mal
presentimiento, que aumentó cuando las repetidas llamadas a su criado,
Gabula, no obtuvieron respuesta.
Durante semanas, a medida que el safari se iba acercando a la zona de
los temidos montes Wiramwazi, sus hombres habían ido desertando de
dos en dos y de tres en tres hasta que la noche anterior, una vez montado
el campamento en las laderas de la montaña, sólo quedaba un aterrado
resto del grupo original. Pero incluso éstos, vencidos durante la noche
por los terrores provocados por la ignorancia y la superstición, permitieron
que el miedo sustituyera a la lealtad y huyeron de los peligros invisibles
que les acechaban en estas montañas, dejando a su amo solo con
los espíritus de los muertos sedientos de sangre.
Un apresurado examen del campamento reveló que los hombres se lo
habían llevado todo. Los suministros habían desaparecido y los portadores
de armas habían huido con los rifles y todas las municiones, con excepción
de una pistola Luger y una canana que estaban en la tienda con
él.
Erich von Harben tenía suficiente experiencia con estos nativos para
comprender bastante bien los procesos mentales, basados en su arraigada
superstición, que les habían empujado a esta acción desleal y aparentemente
inhumana; por ello, no se lo reprochó tanto como habría
hecho alguien que les conociera menos.
Sabían perfectamente su destino al embarcarse en la empresa, y su valor
era entonces tan grande como la distancia que los separaba de los
Wiramwazi, pero a medida que esta distancia se acortaba con cada día
de marcha, su valor disminuía proporcionalmente hasta que se encontraron
en el umbral mismo de horrores que escapaban a la mente humana
y el último vestigio de autocontrol les había abandonado, por lo que
huyeron precipitadamente.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Que se hubieran llevado las provisiones, los rifles y la munición le
habría parecido una bajeza de no conocer von Harben la sinceridad de su
creencia de que no había esperanza posible para él y que su muerte inmediata
era una conclusión sabida. Sabía que habían razonado que, dadas
las circunstancias, sería un desperdicio dejar la comida para un
hombre que ya estaba casi muerto mientras que ellos la necesitarían en
el viaje de regreso a sus aldeas, y asimismo, como las armas del hombre
mortal no podrían nada contra los fantasmas de los Wiramwazi, habría
sido un derroche innecesario abandonar unos buenos rifles y una gran
cantidad de munición que von Harben no podría utilizar contra sus enemigos
del mundo de los espíritus.
Von Harben se quedó un rato contemplando la ladera de la montaña en
dirección al bosque, en cuyas profundidades sus hombres se apresuraban
hacia su propia región. Alcanzarles era un posibilidad, pero en
modo alguno era una certeza, y si no lo conseguía no estaría mejor a solas
en la jungla que en las laderas de los Wiramwazi.
Levantó la mirada hacia las accidentadas alturas que se erguían junto
a él. Había venido de muy lejos para alcanzar esta meta, que ahora se
encontraba justo detrás de la mellada línea del cielo; además, no tenía
ganas de regresar derrotado. Un día o una semana en estas accidentadas
montañas podría revelarle el secreto de la tribu perdida de la leyenda, y
sin duda un mes sería suficiente para determinar con razonable certeza
que la historia no se basaba en ningún hecho, pues von Harben creía
que en un mes podría explorar las partes de la zona que condujeran, de
forma natural, a cualquier población humana, donde esperaba encontrar,
como mucho, reliquias de la tribu en forma de ruinas o de monumentos
funerarios. Porque un hombre con la inteligencia y la formación
de von
Harben, no podía ni pensar que la tribu perdida de la leyenda, si jamás
había existido, fuera nada más que un vago recuerdo rodeando algunos
mohosos artefactos y algunos huesos quebradizos.
El joven no tardó en tomar una decisión y entonces se volvió hacia su
tienda, entró en ella y metió en una mochila ligera algunos artículos que
le habían dejado, se puso la canana y elevó la mirada una vez más hacia
los misteriosos Wiramwazi.
Además de su Luger, von Harben llevaba un cuchillo de caza y con él
cortó una robusta rama de uno de los escasos arbolitos que crecían en la
ladera de la montaña por si en algún momento le resultaba indispensable
utilizar un bastón montañero.
Un riachuelo le proporcionó agua pura y fresca para calmar su sed, y
llevaba la pistola cargada, con la esperanza de poder cazar algún pequeño
animal para satisfacer el hambre. No había ido muy lejos cuando vio
una liebre, y cuando ésta cayó abatida por la Luger, von Harben agradeció
haber dedicado tanto tiempo a perfeccionarse en el empleo de armas
cortas.
Allí mismo hizo fuego y asó la liebre, tras lo cual encendió su pipa y se
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
tumbó a descansar mientras fumaba y hacía planes. Su temperamento
no tendía a la depresión ni al desánimo debido a los aparentes reveses, y
estaba decidido a no dejarse llevar por la agitación, y conservar sus fuerzas
en todo momento durante las agotadoras jornadas que sabía que le
esperaban.
Durante todo el día ascendió; elegía el camino más largo cuando le parecía
más seguro, ponía en práctica todos los conocimientos de escalada
que había acumulado y descansaba a menudo. La noche le sorprendió
cuando se hallaba bastante cerca de la cima de la montaña más alta visible
desde la base. Lo que había detrás no podía siquiera adivinarlo, pero
la experiencia le sugería que encontraría otros picos ante él.
Había cogido una manta del campamento y la extendió en el suelo. Le
llegaban de abajo los ruidos de la jungla, amortiguados por la distancia:
el gañido de los chacales y débilmente, de lejos, el rugido de un león.
Poco antes del amanecer le despertó el grito de un leopardo, procedente
no de la jungla, que se hallaba muy abajo, sino de algún lugar cercano
en las laderas de la montaña. Sabía que este merodeador nocturno salvaje
constituía una auténtica amenaza, quizá la mayor con la que tendría
que enfrentarse, y lamentó haber perdido su fusil.
No tenía miedo, pues sabía que, al fin y al cabo, existían pocas probabilidades
de que el leopardo le siguiera o le atacara, pero siempre cabía esta
posibilidad y, para protegerse, encendió un fuego con leña seca que
había recogido con este fin la noche anterior. Agradeció el calor de las
llamas, pues la noche había sido fría, y estuvo un rato sentado, calentándose.
Una vez le pareció oír un animal que se movía en la oscuridad, detrás
del cerco de luz de la fogata, pero no vio el relucir de ojos y el ruido no se
repitió. Y entonces debió de quedarse dormido, pues de pronto se dio
cuenta de que ya era de día y sólo quedaban unas brasas para recordar
dónde había ardido el fuego.
Von Harben tenía frío y hambre, pero prosiguió la ascensión desde el
precario campamento, con los ojos siempre alerta al alimento, pues su
estómago reclamaba la ración diaria. El terreno ofrecía pocos obstáculos
para un montañero experimentado, e incluso olvidó el hambre con la
emoción que le producía pensar en las posibilidades que escondía la
montaña cuya cumbre se hallaba ahora a poca distancia.
La cima de la siguiente montaña es lo que incita al explorador a seguir
adelante. ¿Qué nuevas vistas aguardan detrás? ¿Qué misterios desvelará
a los ojos impacientes del aventurero? El buen juicio y la experiencia
unieron sus fuerzas para asegurarle que, cuando llegara a la cima, se vería
recompensado con otra montaña similar para abordar; siempre existía
esta otra esperanza, como un faro encendido bajo el horizonte, sobre
el cual los rayos de su luz escondida servían para iluminar las quimeras
de su deseo, y su imaginación transformaba las quimeras en realidades.
Von Harben, aunque no había perdido la serenidad y el sentido común,
se encontraba sumamente agitado cuando escaló la barrera final y se irLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
guió en la cresta de la montaña. Ante él se extendía una ondulante meseta,
salpicada de árboles esmirriados, y a lo lejos se hallaba la siguiente
montaña que había previsto, pero borrosa y oscurecida por la neblina de
la distancia. ¿Qué había entre él y aquellas montañas lejanas? Se le aceleró
el pulso al pensar en las posibilidades de exploración y descubrimiento
que tenía ante sí, pues el terreno que contemplaba era completamente
distinto de como se lo había imaginado. No se veían cumbres
empinadas salvo a lo lejos, y entre él y éstas debía de haber fascinantes
barrancos y valles, campos vírgenes a los pies del explorador.
Impaciente, completamente ajeno al hambre o a la soledad, von Harben
avanzó hacia el norte por la meseta. El terreno se ondulaba un poco, estaba
sembrado de rocas y era árido y carente de interés, y cuando hubo
recorrido un kilómetro y medio empezó a recelar, pues si continuaba sin
cambios hasta las colinas que se vislumbraban a los lejos, como ahora
parecía bastante probable, no le ofrecería ni interés ni posibilidades de
subsistir.
Cuando estos pensamientos empezaban a oprimirle, percibió de pronto
un vago cambio en el aspecto del terreno. Tan sólo era una impresión de
irrealidad: las distantes colinas que tenía delante parecían elevarse en un
gran vacío, y era como si entre él y éstas no existiera nada. Igual podría
haber estado mirando por encima de un mar interior hacia lejanas y confusas
orillas -un mar sin agua, pues no había nada que sugiriera la presencia
de ésta- y entonces, se paró de pronto, sobresaltado, asombrado.
La ondulante meseta terminaba bruscamente a sus pies, y abajo, extendiéndose
hasta las lejanas colinas, se encontraba un gran abismo, un
gran cañón similar al que ha hecho famosa en el mundo entero la garganta
del Colorado.
Pero existía una notable diferencia: había señales de erosión. Las oscuras
paredes estaban melladas y estropeadas por el agua. Desde abajo se
elevaban torres, torrecitas y minaretes, excavados en el granito original,
pero se mantenían cerca de la pared del cañón, y justo detrás de ellas vio
la ancha extensión del suelo del cañón que, desde la gran altura a la que
se encontraba, aparecía lisa como una mesa de billar. La escena le dejó
como hipnotizado de asombro y admiración cuando, al principio rápidamente
y después despacio, sus ojos recorrieron toda la superficie de
arriba a abajo.
El suelo del profundo cañón se encontraba quizá un kilómetro y medio
más abajo, y apenas podía calcular la distancia que le separaba de la
otra pared, que sería de entre veinticinco y treinta kilómetros al norte, y
ésta era la dimensión menor del cañón. A su derecha, hacia el este, y a
su izquierda, hacia el oeste, vio que el cañón se extendía a lo largo de
una considerable distancia; hasta dónde llegaba, no podía adivinarlo.
Pensó que si iba hacia el este podría seguir la pared que lo bordeaba por
aquel lado, pues desde donde se encontraba no era visible la extensión
completa del cañón hacia el oeste; pero sabía que el suelo que veía debía
de medir unos cuarenta o cuarenta y cinco kilómetros de este a oeste.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Casi a sus pies había un gran lago o pantano que parecía ocupar la mayor
parte del extremo oriental del cañón. Pudo ver unas vías de agua que
serpenteaban por lo que parecían ser grandes extensiones de juncos y,
más cerca de la orilla norte, una gran isla. Tres ríos, líneas sinuosas muy
abajo, desembocaban en el lago, y a lo lejos se veía otra línea que podría
ser una carretera. Al oeste el cañón era muy boscoso, y entre el bosque y
el lago vio figuras en movimiento que le parecieron animales de caza paciendo.
Lo que observó allá abajo despertó el entusiasmo del explorador, pues
sin duda allí tenía su origen el secreto de la tribu perdida de los Wiramwazi,
y era fácilmente comprensible lo bien que había protegido la naturaleza
este secreto con unos colosales acantilados que actuaban como
barrera, ayudada por las supersticiones de los ignorantes habitantes de
las laderas exteriores.
Por lo que podía ver, los acantilados parecían más escarpados e imposibles
de descender, y sin embargo sabía que tenía que encontrar un camino,
que encontraría un modo de descender a aquel valle encantado.
Avanzando despacio por el borde, Erich von Harben buscó algún punto
de apoyo para el pie, por ligero que fuera, donde la naturaleza hubiera
bajado la guardia. Era ya casi de noche, aunque había recorrido una distancia
muy corta, cuando encontró un atisbo de esperanza de que el cañón
estuviera bordeado en algún punto por algo diferente a acantilados
ininterrumpidos, cuyas caras perpendiculares, en su punto más bajo, se
elevaban unos trescientos metros sobre cualquier superficie en la que el
ser humano pudiera poner los pies.
El sol ya se había puesto cuando descubrió una estrecha fisura en la
pared de granito. Algunos fragmentos desmenuzados de la roca madre
habían caído dentro y la llenaban en parte, de modo que casi en la superficie,
al menos, ofrecía un medio para descender de la cima del acantilado,
pero en la reciente oscuridad no pudo determinar hasta dónde le
llevaría este tosco y precario camino.
Vio abajo los acantilados que se elevaban en almenas terraplenadas
hasta unos trescientos metros de donde se encontraba, y si la estrecha
fisura llegaba hasta la siguiente terraza, le parecía que los obstáculos a
partir de allí presentarían menos dificultades que las que ya había encontrado
hasta el momento; pues si bien aún tendría que descender
unos mil doscientos metros, la formación de los acantilados era mucho
más accidentada al pie de la primera caída en picado y, en consecuencia,
cabía esperar que ofreciera algunas vías de descenso que un experimentado
escalador podría aprovechar.
Hambriento y helado por el frío, se sentó bajo la creciente noche, contemplando
el negro vacío que se extendía a sus pies. Después, cuando la
oscuridad se hizo más profunda, vio una luz que titilaba muy abajo, y
luego otra y otra y, con cada una que veía, su excitación iba en aumento,
pues sabía que señalaban la presencia del hombre. En muchos puntos
del lago que parecía un pantano relucían las hogueras, y en un punto
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
que identificó como el lugar donde se encontraba la isla, vio un gran
número de luces.
¿Qué clase de hombres eran aquellos que encendían fogatas? ¿Serían
amistosos u hostiles? ¿Serían tan sólo otra tribu de africanos, o sería posible
que la vieja leyenda se basara en una verdad y que allá abajo los
hombres blancos de la tribu perdida cocinaran su cena sobre aquellos
misteriosos fuegos?
¿Qué era aquello? Von Harben aguzó los oídos para captar la mínima
sugerencia de un débil sonido que surgía del negro abismo, un sonido
que apenas le llegaba a los oídos, pero que estaba seguro no podía confundir:
el sonido de voces humanas.
En aquel momento, del valle le llegó el grito de una bestia y de nuevo
un rugido que retumbó como el distante trueno. Con estos sonidos de
fondo, von Harben al fin sucumbió al agotamiento; el sueño de momento
le ofreció alivio del frío y el hambre.
Cuando llegó la mañana recogió leña de los esmirriados árboles que
había cerca y encendió fuego para calentarse. No tenía comida, ni el día
anterior había comido nada, ya que al llegar a la cima no vio ninguna
criatura viva aparte de aquella fiera a más de un kilómetro de distancia.
Sabía que tenía que encontrar alimento y tenía que hacerlo pronto, pero
la comida se encontraba a más de un kilómetro de distancia en cualquier
dirección. Era consciente de que si decidía rodear el cañón en busca
de una vía de descenso más fácil, tal vez no encontrara ninguna en
todo el tramo que tendría que recorrer. Claro que podría dar la vuelta.
Estaba seguro de que podría llegar a la base de las laderas exteriores de
los Wiramwazi, donde encontraría animales de caza antes de que el agotamiento
le venciera, pero no tenía intención de dar la vuelta, y la idea
del fracaso era sólo una vaga sugerencia que nunca cruzó el umbral de
su mente consciente.
Después de calentarse ante el fuego, se volvió para examinar la fisura a
plena luz del día. De pie junto al borde vio que se extendía varios cientos
de metros hacia abajo, pero allí desaparecía. Sin embargo, no estaba seguro
de que terminara, ya que no era una grieta vertical, sino que se
desviaba ligeramente de la perpendicular.
Desde donde estaba veía que había lugares en la fisura en los que sería
posible el descenso, aunque podría ser muy difícil volver a ascender. Sabía,
por tanto, que si llegaba al fondo de la fisura y descubría que era
imposible seguir descendiendo, habría caído en una trampa de la que tal
vez no pudiera escapar.
Aunque se encontraba fuerte y en buena forma como siempre, comprendió
que en realidad no era así y que su fuerza debía de estar menguando
y que seguiría menguando aún más rápidamente cuanto más
tiempo se viera obligado a gastarla en arduos esfuerzos para descender el
acantilado sin ninguna posibilidad de restituirla con alimento.
Incluso a Erich von Harben, que era joven y entusiasta y poseía una
gran seguridad en sí mismo, el siguiente paso le parecía poco más que
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
suicida. A cualquiera le habría parecido una locura la simple idea de intentar
descender esos altísimos acantilados, pero von Harben siempre
había encontrado un camino al enfrentarse a otras montañas, y con este
delgado hilo en el que colgar sus esperanzas afrontó el descenso hacia lo
desconocido. Estaba a punto de bajar por el borde de la grieta cuando
oyó, detrás de él, ruidos de pasos. Se giró en redondo y apuntó con su
Luger.
III
El pequeño Nkima llegó corriendo a través de los árboles, parloteando
excitado, y se dejó caer sobre la rodilla de Tarzán de los Monos, que yacía
sobre la rama grande de un gigante árbol de la jungla, con la espalda pegada
a un áspero tronco, después de haber matado un animal y haberse
alimentado.
-¡Gomangani! ¡Gomangani! -chilló Nkima-. ¡Vienen! ¡Vienen!
-Tranquilo -dijo Tarzán-. Eres más pesado que todos los gomangani de
la jungla.
-Matarán al pequeño Nkima -exclamó el mono-. Son gomangani extraños,
y no hay ningún tarmangani entre ellos.
-Nkima cree que todo el mundo quiere matarle —lijo Tarzán-, y sin embargo
ha vivido muchos años y aún no está muerto.
-Sabor, Shetta y Numa, los gomangani, hicieron que a Histah la serpiente
le gustara comer al pobrecito Nkima -gimió el mono-. Por esto tiene
miedo.
-No temas, Nkima -respondió el hombre mono-. Tarzán no permitirá
que nadie te haga daño.
-Ve a ver a los gomangani -urgió Nkima-. Ve a matarles. A Nkima no le
gustan los gomangani.
Tarzán se levantó perezosamente.
-Ya voy -contestó-. Nkima puede venir o puede esconderse en las ramas
superiores.
-Nkima no tiene miedo -balbuceó el monto-. Irá a pelear contra los gomangani
con Tarzán de los Monos. -Saltó a la espalda del hombre mono
y se agarró allí rodeando con los brazos el bronceado cuello de Tarzán,
desde donde atisbó temeroso hacia delante, primero por encima de un
ancho hombro y después por encima del otro.
Tarzán avanzaba veloz y silenciosamente por los árboles hacia el punto
donde Nkima había descubierto a los gomangani, y entonces vio abajo
una veintena de nativos avanzando en desorden por el sendero de la jungla.
Unos cuantos iban armados con rifles y todos llevaban fardos de diversos
tamaños, fardos que Tarzán sabía debían de pertenecer al equipo
de un hombre blanco.
El Señor de la Jungla les hizo parar y, sobresaltados, los hombres se
detuvieron con cara de espanto.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Soy Tarzán de los Monos. No tengáis miedo -les tranquilizó Tarzán, y
al mismo tiempo se dejó caer con agilidad en el sendero; pero al hacerlo
Nkima saltó frenético de sus hombros y se alejó corriendo para ir a una
rama alta, en la que se sentó, parloteando, habiendo olvidado por completo
sus alardes de unos momentos antes.
-¿Dónde está vuestro amo? -preguntó Tarzán. Los africanos miraron
hacia el suelo esquiva
mente y no respondieron.
-¿Dónde está el bwana, von Harben? -insistió Tarzán.
Un hombre alto que se encontraba cerca se rebulló, intranquilo.
-Está muerto -farfulló.
-¿Cómo ha muerto? -preguntó Tarzán.
El hombre vaciló de nuevo antes de responder:
-Un elefante al que había herido le mató –dijo al fin.
-¿Dónde está su cuerpo? -No lo pudimos encontrar.
-Entonces, ¿cómo sabéis que le mató un elefante? -preguntó el hombre
mono.
-No lo sabemos -intervino otro-. Se fue del campamento y no regresó.
-Había un elefante cerca y creíamos que le había matado -dijo el hombre
alto.
-Mentís -exclamó Tarzán.
-Yo te diré la verdad -dijo un tercero-. Nuestro bwana ascendió las laderas
de los Wiramwazi y los espíritus de los muertos, que estaban hambrientos,
le capturaron y se lo llevaron.
-Yo os la diré, la verdad -lijo Tarzán-. Habéis abandonado a vuestro
amo y habéis huido, dejándole solo en el bosque.
-Teníamos miedo -replicó el hombre-. Le advertimos que no ascendiera
las laderas de los Wiramwazi. Le rogamos que regresara, pero no nos escuchó,
y los espíritus de los muertos se lo llevaron.
-¿Cuánto tiempo hace de esto? -preguntó el hombre mono.
-Seis, siete, quizá diez días de marcha. No recuerdo.
-¿Dónde estaba cuando le visteis por última vez?
Los hombres describieron con toda la exactitud que les fue posible la
posición de su último campamento en las laderas de los Wiramwazi.
-Id a vuestras aldeas de la región Urambi; sabré encontraros si quiero.
Si vuestro bwana está muerto, seréis castigados. -Subió a las ramas bajas
de un árbol y desapareció de la vista de los desgraciados nativos en
dirección a los Wiramwazi, mientras Nkima, chillando estridentemente,
corría entre los árboles para alcanzarle.
Por la conversación mantenida con los miembros desertores del safari
de von Harben, Tarzán estaba convencido de que el joven había sido traidoramente
abandonado y que, con toda probabilidad, regresaría solo por
el camino que habían tomado los desertores.
Como no conocía a Erich von Harben, Tarzán no podía adivinar que el
joven seguiría solo hacia las profundidades desconocidas y prohibidas de
los Wiramwazi y supuso, por el contrario, que adoptaría la alternativa
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
más prudente y trataría de alcanzar a sus hombres lo más rápidamente
posible. Convencido de esto, el hombre mono siguió el sendero del safari,
esperando encontrar en cualquier momento a von Harben.
Este plan redujo en gran medida su velocidad, pero aun así viajaba
mucho más deprisa que los nativos y llegó a las laderas de los Wiramwazi
el tercer día después de haber hablado con lo que quedaba del safari
de von Harben.
Le costó mucho localizar por fin el punto en el que el joven había sido
abandonado por sus hombres, ya que la fuerte lluvia y una tormenta de
viento habían borrado el rastro, y cuando al fin dio con la tienda derribada
no encontró ningún rastro de von Harben.
Como no había hallado señal alguna del hombre blanco en la jungla ni
ninguna indicación de que hubiera seguido a los miembros del safari
huidos, Tarzán llegó a la conclusión que si von Harben no estaba muerto
debía de haber afrontado solo los peligros de lo desconocido y ahora se
hallaba vivo o muerto en algún lugar de los misteriosos montes Wiramwazi.
-Nkima -dijo el hombre mono-, los tarmangani dicen que cuando resulta
inútil buscar algo es como buscar una aguja en un pajar. ¿Crees que
en esta gran cadena montañosa encontraremos nuestra aguja?
-Volvamos a casa -replicó Nkima-; allí se está caliente. Aquí hace viento
y mucho frío. No es lugar para el pequeño Manu, el mono.
-No obstante, Nkima, vamos a ir allí.
El mono levantó la mirada hacia las alturas. -El pequeño Nkima tiene
miedo -exclamó-.
En estos lugares es donde habita Sheeta, la pantera.
Ascendiendo en diagonal y en dirección al oeste, con la esperanza de
encontrar el rastro de von Harben, Tarzán avanzaba constantemente en
la dirección opuesta a la que había tomado el hombre al que buscaba.
Sin embargo, su intención era, al alcanzar la cima, si entretanto no
había encontrado señales de von Harben, desviarse directamente hacia el
este y buscar en un punto más alto, en la dirección opuesta. A medida
que avanzaba la ladera se hizo más empinada y accidentada hasta que
en un lugar cerca del extremo occidental de la masa montañosa, tropezó
con una barrera casi perpendicular a la falda de la montaña, en cuya base
emprendió el camino entre piedras sueltas que habían caído de arriba.
Desde el bosque de más abajo hasta la base del vertical acantilado, se
encontraban esparcidos un gran número de matorrales y arbolitos escuálidos.
Tan concentrado estaba el hombre mono en la peligrosa tarea de proseguir
su camino que prestó poca atención a lo que no fueran las dificultades
del avance y su constante búsqueda del rastro de von Harben;
así pues, no vio el pequeño grupo de guerreros que le miraban desde la
protección del bosquecillo que había más abajo, ni Nkima, que normalmente
estaba tan alerta como su amo, tenía ojos u oídos para otra cosa
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
que no fueran las exigencias inmediatas del camino. Nkima no estaba
contento; hacía viento y esto no le gustaba. A su alrededor olía el rastro
de Sheeta, la pantera, mientras consideraba lo escasos y esmirriados que
eran los árboles que encontraban a su paso. De vez en cuando observaba,
con desaliento, los salientes de los que podría saltar Sheeta; el camino
resultaba terrorífico para el pequeño Nkima.
Llegaron a un punto particularmente inseguro en la falda de la montaña.
A su derecha se elevaba sobre ellos un peñasco totalmente recto, y a
su izquierda la falda de la montaña descendía en una pendiente tan pronunciada
que Tarzán avanzaba con el cuerpo pegado a la cara de granito
del despeñadero para encontrar puntos de apoyo. Frente a ellos, el empinado
despeñadero se elevaba contra el distante cielo. Quizá después de
aquella escarpada esquina el avance sería más fácil. En caso contrario,
Tarzán sabía que se vería obligado a regresar.
En un lugar donde el punto de agarre del pie era una piedra estrechísima,
que por un instante hizo perder el equilibrio a Tarzán, Nkima, creyendo
que Tarzán iba a caer, chilló y saltó de su hombro de tal forma que
dio al cuerpo del hombre mono el ímpetu que requería para perder el
equilibrio.
La falda de la montaña era empinada, aunque no perpendicular, y si
Nkima no hubiera empujado al hombre mono hacia atrás, sin duda sólo
habría resbalado una corta distancia antes de poder detener su caída,
pero se precipitó de cabeza y rodó dando tumbos en un corto trecho de
roca suelta hasta que su cuerpo paró al chocar con uno de los muchos
arbolitos que se aferraban, tenaces, a la ladera.
Aterrado, Nkima corrió junto a su amo; chilló y le parloteó al oído y tiró
de él en un esfuerzo por levantarle, pero el hombre mono yacía inmóvil,
con un estrecho reguero de sangre que le brotaba de un corte en la sien.
Mientras Nkima lloraba, los guerreros, que les habían estado observando
desde abajo, ascendieron rápidamente la ladera hacia él y su indefenso
amo.
IV
Cuando Erich von Harben se volvió para mirar aquello que había oído
aproximarse a él por detrás, vio a un negro armado con un rifle que se
acercaba.
-¡Gabula! -exclamó el hombre blanco bajando el arma-. ¿Qué haces
aquí?
-Bwana -dijo el guerrero-, no podía abandonarte. No podía dejar que
murieras solo a manos de los espíritus que habitan en estas montañas.
Von Harben le miró con incredulidad.
-Pero si pensabas eso, Gabula, ¿no tienes miedo de que también te maten
a ti?
-Espero morir, bwana -respondió Gabula-. No entiendo por qué no te
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
mataron la primera noche o la segunda; seguro que nos matarán a los
dos esta noche.
-¡Y sin embargo me has seguido! ¿Por qué?
-Has sido bueno conmigo, bwana -respondió el hombre-; tu padre también
ha sido bueno conmigo. Cuando los otros hablaron me llenaron de
miedo, y huí con ellos, pero he vuelto. ¿Qué otra cosa podía hacer?
-Nada, Gabula. Tal y como vemos las cosas no teníamos otra opción,
pero los demás tenían una opinión diferente y actuaron en consecuencia.
-Gabula no es como los demás -replicó orgulloso el hombre-. Gabula es
un Batoro.
-Gabula es un valiente guerrero -exclamó von Harben-. No creo en los
espíritus, y por tanto no hay razón por la que debamos tener miedo, pero
tú y los demás creéis en ellos, por lo que es un acto muy valiente por tu
parte el haber vuelto, pero no te retendré. Puedes volver, Gabula, con los
otros.
-¿Sí? -preguntó Gabula con ansia-. ¿El bwana se vuelve? Esto está
bien, entonces Gabula volverá con él.
-No, voy a bajar a ese cañón -contestó von Harben, señalando hacia
abajo.
Gabula miró, con la sorpresa y el asombro reflejados en sus ojos desorbitados
y la boca abierta.
-Pero, bwana, aunque un ser humano encontrara la manera de descender
estos empinados acantilados, en los que no hay sitio ni para los
pies ni para las manos, seguro que moriría en cuanto llegara al fondo,
pues sin duda ésta es la tierra de la tribu perdida, donde los espíritus de
los muertos viven en el corazón de los Wiramwazi.
-No es necesario que vengas conmigo, Gabula -le aseguró Harben-.
Vuelve con tu gente.
-¿Cómo bajarás ahí? -preguntó el negro.
-No sé cómo, ni dónde, ni cuándo. Ahora voy a descender por esta grieta
mientras pueda. Quizá más abajo encontraré un camino, o quizá no.
-Pero ¿y si no hay puntos de apoyo después de la grieta? -preguntó Gabula.
-Tendré que encontrarlos.
Gabula meneó la cabeza.
-Y si llegas al fondo, bwana, y tienes razón respecto a los espíritus y no
hay ninguno o no te matan, ¿cómo vas a salir de ahí?
Von Harben se encogió de hombros y sonrió. Luego, le tendió la mano
al negro.
-Adiós, Gabula -exclamó-. Eres un hombre valiente.
Gabula no cogió la mano que le ofrecía su amo.
-Voy contigo -respondió, simplemente.
-Aunque comprendes que si llegamos al fondo vivos tal vez nunca podamos
regresar?
-Sí.
-No te entiendo, Gabula. Tienes miedo y yo sé que deseas volver a la alLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
dea de tu gente. Entonces, ¿por qué insistes en ir conmigo cuando te doy
permiso para marcharte a casa?
-He jurado servirte, bwana, y soy un Batoro -respondió Gabula.
-Y yo sólo puedo dar gracias a Dios de que seas un Batoro -contestó
von Harben-, pues el Señor sabe que necesitaré ayuda antes de llegar al
fondo de este cañón, y debemos llegar allí, Gabula, a menos que nos contentemos
con morir de hambre.
-He traído comida -dijo Gabula-. Sabía que tendrías hambre y he traído
un poco de la comida que te gusta -y sacó del fardo que llevaba varias
barras de chocolate y unos paquetes de comida concentrada que von
Harben había incluido entre los suministros para un caso de emergencia.
Para el hambriento von Harben la comida fue como el maná para los israelitas,
y sin perder tiempo aprovechó las provisiones de Gabula. Eliminada
la fuerte punzada del hambre, von Harben experimentó una sensación
de renovadas fuerzas y esperanza, y con este ánimo alegre y boyante
optimismo inició el descenso al cañón.
Gabula, cuyo linaje se remontaba a lejanísimas generaciones de habitantes
de la jungla, quedó absolutamente asombrado al contemplar el
gran abismo al que su amo le conducía, pero tan profundamente se
había involucrado con sus declaraciones de lealtad y orgullo tribal que
siguió a von Harben sin dejar traslucir el auténtico terror que le consumía.
El descenso por la grieta fue menos difícil de lo que parecía desde arriba.
Las rocas que habían caído y llenado parcialmente la brecha proporcionaban
más que suficientes puntos de apoyo y sólo en algunos lugares
precisaron ayuda; en una de estas ocasiones, von Harben se dio
cuenta de la suerte que había sido para él el regreso de Gabula.
Cuando por fin llegaron al final de la griega se encontraron, en la abertura
exterior, con la cara del acantilado y varias decenas de metros más
abajo del borde. Éste era el punto donde terminaba lo que von Harben
podía ver desde arriba y al que se había ido aproximando con profunda
ansiedad, ya que existían muchas probabilidades de que las malas condiciones
pusieran fin al descenso por esta ruta.
Von Harben gateó sobre los cascotes del fondo de la fisura hasta el borde
exterior y allí descubrió una caída de unos treinta metros hasta la siguiente
terraza; le invadió el desaliento. Regresar por donde habían venido
era, temía él, una proeza que estaba fuera del alcance de sus fuerzas
y habilidad, pues en algunos lugares habían descendido con la mayor dificultad
y sería prácticamente imposible escalarlos en el viaje de regreso.
Como era imposible ascender y como si se quedaban allí seguramente
morirían de hambre, no quedaba alternativa. Von Harben se tumbó sobre
el vientre, con los ojos en el borde exterior de la fisura, y dio instrucciones
a Gabula de que le sujetara con fuerza los tobillos; luego, se
arrastró hacia delante hasta que divisó toda la cara del acantilado desde
allí hasta la siguiente terraza.
A unos pasos del nivel en el que estaba vio que la grieta se abría otra
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
vez a la base del acantilado; la interrupción en el punto en el que se encontraba
tenía su causa en un fragmento grande de roca que se había
encajado firmemente entre los lados de la grieta y la asfixiaba por completo.
La grieta, que se había estrechado considerablemente desde que habían
penetrado en ella en la cima, no tenía más de unos sesenta o noventa
centímetros de amplitud directamente debajo de la roca en la que él se
encontraba, y su anchura variaba poco en los restantes metros que la
separaban del nivel inferior que, en comparación, era liso.
Si él y Gabula podían meterse en esta grieta, sabía que les sería fácil
afianzarse contra los lados de tal forma que descenderían a salvo la distancia
que les quedaba, pero ¿cómo iban a salvar la roca que tapaba la
grieta y arrastrarse de nuevo hasta ésta más abajo?
Von Harben bajó su tosco bastón de montaña por el borde del fragmento
de roca. Cuando extendió los brazos por completo la punta del palo
estaba considerablemente más abajo de la roca en la que él se encontraba
tumbado. Era concebible que un hombre que colgara de la punta del
bastón de montaña se metiera en la grieta, pero sería una proeza acrobática
que estaba muy fuera de los poderes de él mismo o de Gabula.
Una cuerda habría resuelto el problema, pero no tenían ninguna. Con
un suspiro, von Harben se retiró cuando su examen de la grieta le convenció
de que debía encontrar otro camino, pero no tenía ni idea de en
qué dirección buscar una solución.
Gabula se agachó en la grieta, aterrado al anticipar la exploración que
von Harben había sugerido. La sola idea de mirar por el borde de aquella
roca que sobresalía de la cara del acantilado dejaba a Gabula helado y
medio paralizado, y la idea de que tal vez tuviera que seguir a von Harben
produjo en el negro un ataque de temblores; sin embargo, si von
Harben hubiera saltado por el borde, Gabula le habría seguido.
El hombre blanco permaneció largo rato sentado, sumido en sus pensamientos.
Una y otra vez sus ojos examinaron todos los detalles de la
formación de la grieta que quedaban al alcance de su vista. Una y otra
vez volvían al gran fragmento en el que estaban sentados, que se hallaba
incrustado entre los lados de la fisura. Si sacaban esta roca, le parecía
que podrían avanzar sin obstáculos hasta la siguiente terraza, pero sabía
que nada, salvo una carga de dinamita, podría mover aquella pesada losa
de granito. Justo detrás de ella observó unos fragmentos sueltos de diversos
tamaños, y cuando sus ojos se volvieron una vez más hacia ellos,
se le ocurrió la posibilidad que sugerían.
-Vamos, Gabula -exclamó-. Ayúdame a sacar algunas de estas rocas.
Me parece que es nuestra única esperanza de escapar de la trampa en
que nos hemos metido.
-Sí, bwana -respondió Gabula, y se puso a trabajar al lado de von Harben,
aunque no entendía por qué recogían aquellas piedras, algunas de
las cuales pesaban mucho y costaba empujarlas hasta el borde del fragmento
plano que tapaba la grieta.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Las oía estrellarse abajo y esto le interesó y fascinó hasta el punto de
que trabajaba febrilmente para aflojar las piedras más grandes por el
placer que le producía oír el fuerte ruido que hacían cuando golpeaban el
suelo.
Al cabo de unos minutos, von Harben dijo:
-Empieza a dar la impresión de que vamos a conseguirlo, a menos que
al sacar estas rocas las de arriba resbalen y hagan caer toda la masa encima
de nosotros; en cuyo caso, Gabula, el misterio de la tribu perdida
dejaría de interesarnos.
-Sí, bwana -dijo Gabula, y levantó una roca inusualmente grande y la
hizo rodar hacia el borde de la fisura.
-¡Mira, bwana! -gritó, señalando el lugar donde antes estaba la roca.
Von Harben miró y vio una abertura del tamaño aproximado de la cabeza
de un hombre que penetraba en la grieta, abajo.
-Gracias a Nsenene, el saltamontes, Gabula -exclamó el hombre blanco-,
si éste es el tótem de tu clan, pues en verdad hay un camino hacia la
salvación.
Los dos hombres se apresuraron a ponerse a trabajar para agrandar el
agujero sacando otros fragmentos que antes estaban apretados y cerraban
la fisura en este punto, y mientras los fragmentos caían con estrépito
a las rocas de abajo, un guerrero alto y erguido que se encontraba en
la proa de una canoa en el pantanoso lago levantó la mirada y llamó la
atención de sus compañeros.
Oían claramente los ecos de los fragmentos que al caer golpeaban las
rocas al pie de la grieta y, como tenían buena vista, veían muchos de los
trozos más grandes que von Harben y tabula arrojaban.
-El gran muro está cayendo -gritó el guerrero.
-Sólo son unas cuantas piedras -replicó otro-. No es nada.
-Estas cosas no suceden más que después de las lluvias -comentó el
primero-. Así es como se ha profetizado que el gran muro caerá.
-Quizá se trata de un demonio que vive en el muro -sugirió el otro-.
Démonos prisa y digámoslo a los amos.
-Vamos a observar un poco -ordenó el que había hablado primero-,
hasta que tengamos algo que decirles. Si vamos y les decimos que se han
caído unas rocas del gran muro sólo se reirán de nosotros.
Von Harben y Gabula habían aumentado el tamaño de la abertura hasta
que fue lo bastante grande para permitir el paso del cuerpo de un
hombre. A través suyo el hombre blanco vio los ásperos lados de la grieta
que se extendía hasta el nivel de la siguiente terraza y supo que la siguiente
fase de su descenso ya estaba hecha.
-Bajaremos de uno en uno, Gabula -indicó von Harben-. Yo iré primero,
porque estoy acostumbrado a este tipo de terreno. Ve con cuidado y baja
exactamente igual que yo, es fácil y no hay peligro, tan sólo asegúrate de
que tienes la espalda pegada a una pared y los pies en la otra. Perderemos
un poco de piel con el descenso, porque las paredes son ásperas,
pero llegaremos abajo sanos y salvos si nos lo tomamos con calma.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Sí, bwuana; tú vas primero -respondió Gabula-, si te veo hacerlo quizá
yo pueda también.
Von Harben bajó por la abertura, afianzado en las paredes opuestas de
la grieta, e inició el lento descenso. Unos minutos después, Gabula vio
que su amo se hallaba a salvo en el fondo, y aunque tenía el corazón en
un puño el negro le siguió sin vacilar, pero cuando por fin se halló al lado
de von Harben, exhaló un suspiro de alivio tan fuerte que von Harben no
pudo por menos de reírse en voz alta.
-Es el demonio mismo -exclamó el guerrero de la canoa cuando von
Harben hubo bajado de la grieta.
Desde la canoa en la que los observadores flotaban, medio escondidos
por papiros, la terraza de la base de la fisura era apenas visible. Vieron
emerger a von Harben y unos momentos después la figura de Gabula.
-Vaya -exclamó uno de los hombres-, ahora sí que nos apresuraremos a
contárselo a los amos.
-No -replicó el que había hablado primero-. Puede que esos dos sean
demonios, pero tienen aspecto de hombre y esperaremos hasta que sepamos
quiénes son y por qué están aquí.
Los siguientes trescientos metros el descenso desde la base de la fisura
no fue difícil, pues se trataba de una tosca pendiente que llevaba, en dirección
este, hacia el fondo del cañón. Mientras bajaban su visión del lago
y del cañón a menudo quedaba completamente bloqueada por las masas
de granito gastado por el tiempo en las que a veces les costaba encontrar
un camino. En general, el descenso más fácil se encontraba entre
estos elevados fragmentos del cuerpo principal del acantilado, y en estos
momentos en que el valle quedaba oculto también ellos quedaban ocultos
a la vista de los observadores del lago.
Cuando habían descendido una tercera parte de la escarpadura, von
Harben llegó al borde de una estrecha garganta, cuyo fondo estaba densamente
poblado de verde, pues el follaje de los árboles crecía con profusión,
lo que señalaba sin lugar a dudas la presencia de agua en abundancia.
Von Harben descendió a la garganta, en cuyo fondo encontró un
manantial del que salía un arroyuelo que bajaba. Allí saciaron su sed y
descansaron. Luego, siguieron el arroyuelo y no descubrieron ningún
obstáculo que no pudieran vencer.
Durante un buen rato, encerrados por las paredes de la estrecha garganta
y circunscrita su visión por la densa vegetación de las orillas del
riachuelo, no veían el lago ni el fondo del cañón; pero finalmente, cuando
la garganta desembocó en las laderas inferiores, von Harben se detuvo
para admirar el paisaje que se extendía ante él. Justo abajo, otro riachuelo
se unía con aquel junto al que habían descendido, formando un
pequeño río que iba a parar a lo que parecía ser una verde pradera y por
la que discurría sinuoso hasta el enorme pantano situado al otro lado del
valle.
Tan repleto estaba el lago de plantas acuáticas de punta plumosa, que
von Harben sólo pudo adivinar su extensión, pues el verde de las plantas
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
acuáticas y el verde de las praderas circundantes se fundían en uno;
aunque aquí y allá se podían ver señales de agua que parecían senderos
o pasajes tortuosos que iban en todas direcciones a través del pantano.
Mientras von Harben y Gabula contemplaban este mundo nuevo y misterioso
(al menos para ellos), los guerreros que estaban en la canoa les
observaban atentamente. Los extranjeros estaban aún tan lejos que los
hombres eran incapaces de identificarlos, pero su cabecilla les aseguró
que no eran demonios.
-¿Cómo sabes que no son demonios? -preguntó uno de ellos.
-Veo que son hombres -respondió el otro. -Los demonios son muy sabios
y muy poderosos -insistió el incrédulo-. Pueden adoptar cualquier
forma, podrían venir en forma de pájaros o como animales o como hombres.
-No son tontos -espetó el cabecilla-. Si un demonio deseara descender
la gran pared no lo haría de la forma más difícil, se transformaría en pájaro
y bajaría volando.
El otro se rascó la cabeza, perplejo, pues se daba cuenta de que era un
argumento difícil de discutir. Como no se le ocurrió nada mejor que decir,
sugirió que fueran enseguida a informar del asunto a sus amos.
-No -exclamó el cabecilla-. Nos quedaremos aquí hasta que estén más
cerca. Será mejor para nosotros si se los llevamos y mostramos a nuestros
amos.
Los primeros pasos que dio von Harben en la herbosa pradera pusieron
de manifiesto el hecho de que era un pantano peligroso del que sólo con
la mayor dificultad pudieron salir.
Al volver a tierra firme, von Harben hizo un reconocimiento para ver si
había alguna otra vía en el fondo del cañón, pero descubrió que en ambos
lados del río el pantano se extendía hasta el pie de la terraza más baja
del acantilado, y aunque éstas se encontraban muy abajo en comparación
con las de más arriba, seguían siendo barreras infranqueables.
Posiblemente, reascendiendo la garganta podría encontrar un camino
que le llevara por tierra más sólida hacia el oeste, pero como no podía estar
seguro de ello, y tanto él como Gabula estaban completamente exhaustos
por la tensión física del descenso, prefirió encontrar un camino
más fácil para llegar a la orilla del lago si era posible.
Vio que, si bien el río en este punto no era rápido, la corriente sí lo era
para sugerir que el fondo estaría lo bastante libre de barro para poder
utilizarlo como camino para llegar al lago, si no era demasiado profundo.
Para probar si esta idea era factible, se metió en el agua, sujetándose a
un extremo de su bastón de montaña mientras Gabula agarraba el otro.
Encontró que el agua le llegaba hasta la cintura y que el fondo era firme
y sólido.
-Vamos, Gabula. Éste es nuestro camino para llegar al lago -exclamó.
Cuando Gabula se deslizó al agua detrás de su amo, la canoa en la que
se encontraban los guerreros avanzó en silencio: entre los papiros y con
remos silenciosos era impulsada velozmente hacia la boca de la corriente
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
que desembocaba en el lago.
En el momento en que von Harben y Gabula descendieron la corriente,
encontraron que la profundidad del agua no aumentaba mucho. Una o
dos veces tropezaron con agujeros más profundos donde se vieron obligados
a nadar, pero en otros lugares el agua sólo les llegaba a las rodillas,
y así fueron avanzando hacia el lago, en cuya orilla su visión se vio
obstaculizada por los grupos de papiros que se elevaban tres o cuatro
metros por encima de la superficie del agua.
-Empieza a parecer dijo von Harben- como si no hubiera tierra firme en
la línea costera, pero las raíces de los papiros nos sostendrán y si podemos
avanzar hacia el extremo occidental del lago, estoy seguro de que
encontraremos tierra firme, pues no me cabe duda de que he visto tierra
más elevada mientras descendíamos el acantilado.
Avanzando con cautela, por fin llegaron al primer grupo de papiros y,
justo cuando von Harben estaba a punto de poner el pie en las raíces,
salió una canoa de detrás de la masa de plantas flotantes y los dos hombres
se vieron apuntados por las armas de unos guerreros.
V
Lukedi, el Bagego, llevó una calabaza con leche a una choza de la aldea
de su gente, en las laderas inferiores del extremo occidental de la cordillera
de los Wiramwazi.
Dos fornidos lanceros montaban guardia ante la puerta de la choza.
-Nyuto me ha enviado con leche para el prisionero -dijo Lukedi-. ¿Su
espíritu ha regresado a él?
-Entra a verlo -le espetó uno de los centinelas.
Lukedi entró en la choza y a la débil luz vio la figura de un gigantesco
hombre blanco sentado en el suelo de tierra mirándole. El hombre tenía
las muñecas atadas a la espalda, y los tobillos también atados con resistentes
tiras de fibra.
-Aquí tienes comida -exclamó Lukedi, dejando la calabaza en el suelo
cerca del prisionero.
-¿Cómo voy a comer con las manos atadas a la espalda? -preguntó Tarzán.
Lukedi se rascó la cabeza-. No lo sé -dijo-, Nyuto me ha enviado con
la comida, pero no me ha dicho que te suelte las manos.
-Corta las ligaduras -pidió Tarzán-, de lo contrario no podré comer.
Uno de los lanceros entró en la choza.
-¿Qué dice? -preguntó.
-Dice que no puede comer si no tiene las manos libres -respondió Lukedi.
-¿Nyuto te ha mandado que le desates las manos? -preguntó el lancero.
-No -respondió Lukedi.
El lancero se encogió de hombros.
-Entonces deja la comida; es todo lo que te han pedido que hagas.
Lukedi se volvió para salir de la choza.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Espera -gritó Tarzán-. ¿Quién es Nyuto?
-Es el jefe de los Bagegos -respondió Lukedi.
-Ve a decirle que deseo verle; dile también que no puedo comer si tengo
las manos atadas a la espalda.
Lukedi estuvo fuera media hora. Cuando volvió, trajo una vieja y oxidada
cadena de esclavo y un antiguo candado.
-Nyuto dice que le encadenemos al palo central y después le cortemos
las ataduras de las manos -indicó al guardia.
Los tres hombres entraron en la choza, donde Lukedi pasó un extremo
de la cadena alrededor del palo central, pasó el extremo libre por de el
cuello de Tarzán y cerró el viejo candado.
-Corta las cuerdas de las manos -ordenó Lukedi a uno de los lanceros.
-Hazlo tú mismo -espetó el guerrero-. Nyuto te ha enviado a ti para
hacerlo, a mí no me ha dicho que le corte las ataduras.
Lukedi vaciló, era evidente que tenía miedo.
-Tendremos las lanzas preparadas -le tranquilizaron los guardias-; no
podrá hacerte daño.
-No le haré daño -replicó Tarzán-, ¿quiénes sois y quién creéis que soy
yo?
Uno de los guardias se echó a reír.
-¡Nos pregunta quiénes somos, como si no lo supiera!
-Sabemos quién eres -exclamó el otro guerrero.
-Soy Tarzán de los Monos -espetó el prisionero- y estoy en paz con los
Bagegos.
El guardián que había hablado el último volvió a reírse.
-Puede que te llames así -manifestó-, tus hombres de la tribu perdida
tienen nombres extraños. Tal vez no estés en guerra con los Bagegos, pero
los Bagegos lo están contigo -y sin dejar de reír salió de la choza seguido
por su compañero; pero el joven Lukedi se quedó, al parecer, fascinado
por el prisionero, al que miraba fijamente como si se tratara de una
deidad.
Tarzán cogió la calabaza y bebió la leche que contenía, y ni un solo instante
apartó Lukedi los ojos de él.
-¿Cómo te llamas? -preguntó Tarzán.
-Lukedi -respondió el joven.
-¿Y nunca has oído hablar de Tarzán de los Monos?
-No -contestó.
-¿Quién crees que soy? -quiso saber el hombre mono.
-Sabemos que perteneces a la tribu perdida.
-Pero si yo creía que los miembros de la tribu perdida eran los espíritus
de los muertos -exclamó Tarzán.
-No lo sabemos -declaró Lukedi-. Algunos creen una cosa, otros creen
otra; pero tú eres uno de ellos.
-No soy uno de ellos -replicó Tarzán-. Vengo de una región que está
mucho más al sur, pero he oído hablar de los Bagegos y he oído hablar
de la tribu perdida.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-No te creo -exclamó Lukedi.
-Te digo la verdad -replicó Tarzán.
Lukedi se rascó la cabeza.
-Tal vez -declaró-. No llevas ropa como los miembros de la tribu perdida
y las armas que encontramos contigo son diferentes.
-¿Habéis visto a miembros de la tribu perdida? -preguntó Tarzán.
-Muchas veces -respondió Lukedi-. Una vez al año salen de las entrañas
de los Wiramwazi y comercian con nosotros. Traen pescado seco, caracoles
e hierro y a cambio se llevan sal, cabras y vacas.
-Si comercian con vosotros pacíficamente, ¿por qué me hacéis prisionero
si creéis que soy uno de ellos? -preguntó Tarzán.
-Desde el principio hemos estado en guerra con ellos -contestó Lukedi-.
Es cierto que una vez al año hacemos tratos, pero siempre son nuestros
enemigos.
-¿Y por qué? -preguntó el hombre mono.
-Porque en cualquier momento, no sabemos nunca cuándo, sus guerreros
pueden atacarnos y capturar hombres, mujeres y niños, a los que se
llevan con ellos a los Wiramwazi. Nadie regresa jamás. No sabemos qué
es de ellos, tal vez se los comen.
-¿Qué me hará vuestro jefe, Nyuto? -preguntó Tarzán.
-No lo sé -respondió Lukedi . Están discutiendo la cuestión. Todos desean
darte muerte, pero algunos creen que esto podría provocar la ira de
los fan asmas de todos los Bagegos muertos.
-¿Por qué los fantasmas de vuestros muertos desean protegerme? -
quiso saber Tarzán.
-Muchos creen que vosotros, los miembros de la tribu perdida, sois los
fantasmas de nuestros muertos -explicó Lukedi.
-¿Y tú qué crees, Lukedi? -preguntó el hombre mono.
-Cuando te miro creo que eres un hombre de carne y hueso como yo, y
por tanto pienso que quizá me estás diciendo la verdad cuando afirmas
que no eres un miembro de la tribu perdida, porque estoy seguro de que
ellos son todos fantasmas.
-Pero cuando vienen a comerciar o a pelear con vosotros, ¿no podéis
saber si son de carne y hueso?
-Son muy poderosos -dijo Lukedi-. Podrían venir en forma de hombres
de carne y hueso o como serpientes o leones. Por esto no estamos seguros.
-¿Y qué crees que decidirá hacer conmigo el consejo? -preguntó Tarzán.
-Yo creo que no cabe duda de que te quemarán vivo, porque así quedarán
destruidos tu cuerpo y tu espíritu, para que éste no pueda volver a
acosarnos y molestarnos.
-¿Has visto últimamente a algún otro hombre blanco, o has oído hablar
de alguno? -preguntó Tarzán.
-No -respondió el joven-. Hace muchos años, antes de lo que yo puedo
recordar, vinieron dos hombres blancos que dijeron que no eran miembros
de la tribu perdida, pero no les creímos y les mataron. Ahora tengo
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
que irme. Mañana te traeré más leche.
Cuando Lukedi se hubo ido, Tarzán empezó a examinar la cadena, el
candado y el palo central de la choza, en un esfuerzo por descubrir algún
modo de escapar. La choza era cilíndrica y tenía un techo cónico de hierba.
Las paredes laterales eran estacas clavadas unos centímetros en el
suelo y unidas en la parte superior e inferior por enredaderas. El palo
central era mucho más pesado y estaba fuertemente fijado. El interior de
la choza estaba enlucido con barro, que había sido arrojado con fuerza y
después alisado con la palma de la mano. Era algo corriente que Tarzán
conocía. Sabía que existía la posibilidad de que pudiera levantar el palo
central y retirar la cadena por debajo.
Desde luego, sería difícil conseguirlo sin llamar la atención de los guardias,
y cabía la posibilidad de que el palo central estuviera tan hundido
en el suelo que fuera imposible sacarlo. Si tuviera tiempo, podría excavar
alrededor de la base, pero como uno u otro de los centinelas asomaba
continuamente la cabeza en la choza para ver si todo iba bien, Tarzán vio
pocas posibilidades de liberarse sin ser descubierto.
Cuando se hizo de noche, Tarzán se tumbó en el duro y sucio suelo de
la choza y trató de dormir. Durante un rato los ruidos de la aldea le mantuvieron
despierto, pero al fin se durmió. Cuánto rato tardó en despertarse
no lo sabía. Desde niño había compartido con las bestias, entre las
que se había criado, la capacidad de despertar enseguida y con pleno
dominio de todas sus facultades. Esto hizo ahora, inmediatamente consciente
de que el ruido que le había despertado procedía de un animal en
el techo de la choza. Fuera lo que fuese, trabajaba en silencio, pero con
qué fin el hombre mono no podía imaginarlo.
Las fogatas de la aldea desprendían un humo acre que impedía que
Tarzán captara el olor de la criatura que estaba en el tejado. Repasó con
atención todos los posibles fines por los que un animal podía estar sobre
un techado de hierba y por un proceso de eliminación llegó a una conclusión:
el animal que estaba fuera deseaba entrar y o no tenía suficiente
cerebro para saber que había una puerta, o era demasiado astuto como
para arriesgarse a ser descubierto intentando pasar por delante de los
centinelas.
Pero ¿por qué iba a desear cualquier animal entrar en la choza? Tarzán
yacía de espaldas, contemplando la oscuridad en dirección al techo
mientras trataba de encontrar una respuesta a esta pregunta. Entonces,
justo sobre su cabeza, vio un pequeño rayo de luz. Fuera lo que fuese lo
que estaba en el tejado había hecho una abertura que cada vez era más
grande a medida que la criatura desgarraba, sin hacer ruido, la techumbre.
La abertura estaba cerca de la pared donde las vigas estaban más
separadas, pero si esto era intencionado o accidental Tarzán no lo podía
adivinar. A medida que el agujero se hacía mayor y Tarzán vislumbraba
fugazmente la silueta de la criatura, una amplia sonrisa iluminó el rostro
del hombre mono. En ese momento vio los fuertes deditos que trabajaban
con las ramitas que estaban puestas lateralmente en las vigas para
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
sostener el techo y después de sacar varias de ellas, la abertura quedó
completamente cerrada por un cuerpecito peludo que se introdujo retorciéndose
y se dejó caer al suelo junto al prisionero.
-¿Cómo me has encontrado, Nkima? -preguntó Tarzán en un susurro.
-Nkima os ha seguido -respondió el monto-. He pasado todo el día sentado
en una rama alta sobre la aldea observando este lugar y aguardando
la oscuridad. ¿Por qué estás aquí, Tarzán de los Monos? ¿Por qué
no te vas con el pequeño Nkima?
-Estoy encadenado -replicó Tarzán-, no puedo salir.
-Nkima irá a buscar a Muviro y a sus guerreros -exclamó el mono.
Por supuesto, no utilizaba estas palabras, sino que lo que decía en el
lenguaje de los simios transmitía este significado a Tarzán. «Simios negros
con palos largos y afilados» es la expresión que utilizó para describir
a los guerreros waziri, y el nombre de Muviro era de su propia acuñación,
pero él y Tarzán se entendían.
-No -contestó Tarzán-. Aunque voy a necesitar a Muviro, no llegaría
aquí a tiempo para servirme de ayuda. Vuelve al bosque, Nkima, y espérame.
A lo mejor me reúno contigo muy pronto.
Nkima protestó, pues no quería marcharse. Tenía miedo de estar solo
en aquel extraño bosque; en realidad, la vida de Nkima había sido una
larga y complicada vida de terror, aliviado sólo en las ocasiones en que
podía acurrucarse en el regazo de su amo, salvo entre las sólidas paredes
del bungaló de Tarzán. Uno de los centinelas oyó voces dentro de la choza
y medio se asomó.
-¿Ves lo que has conseguido? -riñó Tarzán a Nkima-. Ahora será mejor
que hagas lo que Tarzán te dice y salgas de aquí para ir al bosque, antes
de que te pillen y se te coman.
-¿Con quién hablas? -quiso saber el centinela. Oyó ruido de pequeños
pasos que huían y al mismo tiempo vio el agujero del techo y, casi simultáneamente,
vio que algo oscuro desaparecía por allí-. ¿Qué era eso? -
preguntó, nervioso.
-Eso -respondió Tarzán- era el fantasma de tu abuelo. Ha venido a decirme
que tú y tus esposas y todos tus hijos enfermaréis y moriréis si algo
me ocurre. También ha traído el mismo mensaje para Nyuto.
El centinela se puso a temblar.
-Vuelve a llamarle -rogó- y dile que yo no he tenido nada que ver con
esto. No soy yo, sino Nyuto, el jefe, quien va a matarte.
-No puedo hacerle volver -replicó Tarzán- y será mejor que le digas a
Nyuto que no me mate.
-No puedo verle hasta mañana -gimió el centinela-. Quizás entonces
sea demasiado tarde.
-No -dijo Tarzán-. El fantasma de tu padre no hará nada hasta mañana.
Aterrorizado, el centinela regresó a su puesto, donde Tarzán le oyó discutir
el asunto, asustado y excitado, con su compañero hasta que el
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
hombre mono por fin volvió a quedarse dormido.
Era ya casi mediodía cuando a la mañana siguiente alguien entró en la
choza en la que se hallaba confinado Tarzán. Era Lukedi y traía otra calabaza
llena de leche, estaba muy nervioso.
-¿Es cierto lo que dice Ogonyo? -preguntó a Tarzán.
-¿Quién es Ogonyo? -quiso saber Tarzán.
-Uno de los guerreros que anoche hacía guardia aquí, y le ha contado a
Nyoto y a toda la aldea que ha oído al fantasma de su abuelo hablando
contigo y que el fantasma dijo que mataría a todos los de la aldea si te
ocurría algún daño, y ahora todos tienen miedo.
-¿Y Nyuto? -preguntó Tarzán.
-Nyuto no tiene miedo de nada -respondió Lukedi.
-¿Ni siquiera de los fantasmas de los abuelos? -exclamó Tarzán.
-No. Él es el único de los bagegos que no tiene miedo de los hombres de
la tribu perdida, y ahora está muy enfadado contigo porque has asustado
a su pueblo y esta noche quiere quemarte. ¡Mira! -Lukedi señaló hacia la
puerta de la choza-. Desde aquí puedes verles colocando la estaca a la
que te atarán, y los muchachos están en el bosque recogiendo leña.
Tarzán señaló el agujero del techo.
-Allí -dijo- está el agujero que hizo el fantasma del abuelo de Ogonyo.
Ve a buscar a Nyuto y que lo vea, tal vez entonces me crea.
-No servirá de nada -le admitió Lukedi-. Si viera mil fantasmas con sus
propios ojos, no tendría miedo. Es muy valiente, pero también es muy
terco, y necio. Ahora moriremos todos.
-Sin duda alguna -respondió Tarzán.
-¿No puedes salvarme a mí? -pidió Lukedi.
-Si me ayudas a escapar, te prometo que los fantasmas no te harán
ningún daño.
-Si pudiera hacerlo... -suspiró Lukedi tendiéndole la calabaza de leche
al hombre mono.
-Sólo me traes leche -exclamó Tarzán-. ¿Por qué?
-En esta aldea pertenecemos al clan Buliso y, por lo tanto, no podemos
beber la leche ni comer la carne de Timba, la vaca negra, así que guardamos
esa carne y leche para cuando tenemos invitados o prisioneros.
Tarzán se alegró de que el tótem del clan Buliso fuera una vaca y no un
saltamontes, o el agua de lluvia de los tejados de las casas o uno de los
cientos de otros objetos que los diferentes clanes veneran, pues si bien la
formación temprana de Tarzán no había despreciado a los saltamontes
como alimentación, prefería con mucho la leche de Timba.
-Ojalá Nyuto me viera y hablara conmigo -insistió Tarzán de los Monos-
. Entonces sabría que sería mejor tenerme como amigo que como enemigo.
Muchos hombres han intentado matarme, muchos jefes más importantes
que Nyuto. Esta no es la primera choza en la que me han tenido
prisionero, ni es la primera vez que unos hombres han preparado una
hoguera para quemarme, y sin embargo sigo vivo, Lukedi, y muchos de
ellos están muertos. Ve, pues, a Nyuto y aconséjale que me trate como
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
amigo, pues no soy de la tribu perdida de los Wiramwazi.
-Te creo -afirmó Lukedi-; iré y le rogaré a Nyuto que me escuche, pero
me temo que no lo hará.
Cuando el joven se hallaba en el umbral de la puerta de la choza, se
produjo de pronto un gran alboroto en la aldea. Tarzán oyó algunos hombres
que daban órdenes, niños que lloraban y el retumbar de pies desnudos
en el duro suelo. Después, los tambores de guerra resonaron y escuchó
el entrechocar de armas y escudos y fuertes gritos. Vio que los
guardias que estaban ante la puerta de su choza se ponían en pie de un
salto y corrían a unirse a los demás guerreros y entonces Lukedi, en la
puerta, retrocedió con un grito de terror.
-¡Que vienen! ¡Que vienen! -chilló, y corrió hasta el fondo de la choza,
donde se agazapó, aterrorizado.
VI
Erich von Harben miró los rostros de los altos guerreros semidesnudos
cuyas armas le amenazaban desde su canoa baja, y lo primero que le
llamó la atención fue la naturaleza de aquellas armas.
Sus lanzas eran diferentes de todo lo que había visto hasta entonces en
manos de salvajes modernos. En lugar de la lanza corriente del salvaje
africano, llevaban una jabalina pesada y formidable que, al joven arqueólogo,
le sugirió nada menos que la pica de la antigua Roma, y esta similitud
la confirmó después la aparición de las espadas cortas y anchas, de
dos filos, que colgaban en fundas sujetas con correas que pasaban por el
hombro izquierdo de los guerreros. Von Harben tuvo la sensación de que,
si esta arma no era la gladius Hispanus del legionario imperial, todos sus
estudios e investigaciones no habían servido para nada.
-Pregúntales qué quieren, Gabula -ordenó-. A lo mejor te entenderán.
-¿Quiénes sois y qué queréis de nosotros? -preguntó Gabula en el dialecto
bantú de su tribu.
-Deseamos ser amigos -añadió von Harben en el mismo dialecto-.
Hemos venido a visitar vuestro país, llevadnos con vuestro jefe.
Un negro alto que estaba en la popa de la canoa meneó la cabeza.
-No os entiendo -respondió-. Sois nuestros prisioneros, y vamos a llevaros
inmediatamente con nuestros amos. Venga, subid a la canoa. Si os
resistís o causáis problemas, os mataremos.
-Hablan una extraña lengua -comentó tabula-, no les entiendo.
El rostro de von Harben mostraba sorpresa e incredulidad, y experimentó
una sensación como si mirara a un hombre que de pronto hubiera
resucitado tras haber estado muerto casi dos mil años.
Von Harben había sido un atento estudiante de la antigua Roma y su
lengua muerta desde hacía mucho tiempo, pero qué diferente era la lengua
viva, que oyó y reconoció gracias a las mohosas páginas de manuscritos
antiguos.
Entendió lo suficiente de lo que el hombre había dicho para captar su
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
significado, pero reconoció que la lengua era un híbrido de latín y palabras
de raíz bantú, aunque las inflexiones parecían ser, de manera uniforme,
las de la lengua latina.
En su época de estudiante, von Harben a menudo se había imaginado a
sí mismo como ciudadano de Roma. Había elevado oraciones en el Fórum
y había dirigido a sus tropas por el campo de África y en la Galia, pero
qué diferente parecía todo aquello ahora que se encontraba frente a la
realidad y no en la imaginación. Su voz le sonaba extraña incluso a sus
oídos y las palabras le salieron con vacilación cuando habló con el hombre
alto en la lengua de los césares.
-No somos enemigos -explicó-, hemos venido como amigos a visitar
vuestro país -y entonces esperó, sin creer apenas que aquel hombre le
entendiera.
-¿Sois ciudadanos de Roma? -preguntó el guerrero.
-No, pero mi país está en paz con Roma -afirmó von Harben.
El hombre pareció asombrado, como si no entendiera la respuesta.
-¿Sois de Castra Sanguinarius? -Sus palabras tenían un tono de desafío.
-Soy de Germana -respondió von Harben.
-Nunca he oído hablar de semejante país. Sois ciudadanos de Roma de
Castra Sanguinarius.
Llévame ante tu jefe -exigió von Harben.
-Esa es mi intención. Subid aquí, nuestros amos sabrán qué hacer con
vosotros.
Von Harben y Gabula subieron a la canoa, con tanta torpeza que estuvieron
a punto de volcarla, para gran disgusto de los guerreros, que les
agarraron no con demasiada amabilidad y les obligaron a agacharse en el
suelo de la frágil embarcación. Entonces dieron la vuelta y remaron por
un sinuoso canal que estaba flanqueado por abundantes papiros que se
elevaban tres o cuatro metros sobre la superficie del agua.
-¿A qué tribu pertenecéis? -preguntó von Harben, dirigiéndose al cabecilla
de los guerreros.
-Somos bárbaros del Mare Orientis, súbditos de Vahdus Augustus, emperador
del Este; pero ¿por qué me haces estas preguntas? Sabes estas
cosas igual que yo.
Tras media hora de remar de forma regular por tortuosos senderos de
agua, llegaron a una colección de chozas construidas sobre las raíces flotantes
de los papiros, cuyas altas plantas habían sido cortadas lo suficiente
para dejar sitio para la media docena de chozas que constituían la
aldea. Aquí von Harben y Gabula se convirtieron en el centro de atención
de un curioso y excitado grupo de hombres, mujeres y niños; von Harben
oyó que sus capturadores les describían a él y a Gabula como espías de
Castra Sanguinarius y se enteró de que al día siguiente serían llevados a
Castrum Mare, que supuso se trataba de la aldea de los misteriosos
«amos» a los que sus capturadores aludían continuamente. Los negros no
les trataban mal, aunque era evidente que les consideraban enemigos.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Cuando fueron entrevistados por el jefe de la aldea, von Harben, despertada
su curiosidad, le preguntó por qué no les habían maltratado si
su gente creía, como parecía ser, que eran enemigos.
-Eres un ciudadano de Roma -le explicó el jefe- y éste es tu esclavo.
Nuestros amos no nos permiten a los bárbaros hacer daño a ningún ciudadano
de Roma, aunque sea de Castra Sanguinarius, excepto en defensa
propia o en el campo de batalla en tiempos de guerra.
-¿Quiénes son vuestros amos? -preguntó von Harben.
-Bueno, los ciudadanos de Roma que viven en Castrum Mare, desde
luego, como cualquiera de Castra Sanguinarius sabe.
-Pero yo no soy de Castra Sanguinarius -insistió von Harben.
-Díselo a los oficiales de Validus Augustus -replicó el jefe-. Tal vez ellos
te crean, pero lo cierto es que yo no.
-¿Son negros esa gente que viven en Castrum Mare? -preguntó von
Harben.
-Lleváoslos -ordenó el jefe-, y confinadlos en una choza. Allí podrán
preguntarse uno a otro tonterías como éstas, no quiero escucharles más.
Un grupo de guerreros sacaron a von Harben y Gabula y les llevaron a
una de las pequeñas chozas de la aldea. Allí les dieron de comer pescado
y caracoles y un plato preparado con la médula cocida de papiros.
A la mañana siguiente, volvieron a servir a los prisioneros una comida
similar a la que les habían dado la noche anterior y poco después les ordenaron
salir de la choza.
En el curso de agua que había ante la aldea flotaba media docena de
canoas ocupadas por guerreros. Llevaban la cara y el cuerpo pintados
como para la guerra y parecían haberse puesto todos los adornos de collares,
tobilleras, brazaletes, brazales y plumas que podían llevar encima;
incluso la proa de las canoas lucía extraños adornos de vivos colores.
Había muchos más guerreros de los que podían alojarse en las pocas
chozas del pequeño claro, pero, como supo von Harben más adelante, venían
de otros claros. Von Harben y Gabula recibieron la orden de subir a
la canoa del jefe y, unos instantes después, la pequeña flota salió al
agua. Fuertes remeros impulsaban las canoas por el sinuoso curso del
agua en dirección nordeste.
Durante la primera media hora, pasaron por varios claros pequeños, en
cada uno de los cuales se encontraban algunas chozas de las que salían
mujeres y niños que se acercaban a la orilla para verles pasar, pero en
su mayor parte el curso de agua discurría entre monótonos muros de altos
papiros, quebrados de vez en cuando por cortos tramos de agua.
Von Harben trató de entablar conversación con el jefe, en especial con
respecto a su destino y a la naturaleza de los «amos» a cuyas manos iban
a ser entregados, pero el taciturno guerrero hizo caso omiso de todos sus
intentos y por fin von Harben cayó en un resignado silencio.
Llevaban horas remando, y el calor y la monotonía casi se habían
hecho insoportables, cuando un recodo en el curso de agua reveló un
pequeño cuerpo de agua abierta, en cuya orilla opuesta se extendía lo
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
que parecía ser tierra baja coronada por una muralla de tierra, sobre la
que había una fortaleza. El rumbo de la canoa se dirigió hacia dos altas
torres que aparentemente señalaban la entrada de la muralla.
Se veían figuras de hombres pululando cerca de esta puerta, y cuando
vieron las canoas sonó una trompeta y una veintena de hombres salieron
por la puerta y se acercaron a la orilla del agua.
-Quedaos donde estáis -ordenó uno de los soldados, evidentemente un
suboficial, cuando la canoa llegó a la orilla-, he mandado que vayan a
buscar al centurión.
Von Harben miró con asombro a los soldados reunidos en el embarcadero:
vestían las túnicas y capas de los legionarios del césar, calzaban
las caligas romanas; un casco, una coraza de piel, un antiguo escudo
con pica y una espada completaban la imagen de la antigüedad. Sólo su
piel traicionaba su origen, no eran hombres blancos, tampoco eran negros,
eran más bien de un color castaño claro con facciones regulares.
Sólo parecían sentir curiosidad por von Harben, y en conjunto daban la
impresión de estar más aburridos que otra cosa. El suboficial interrogó al
jefe respecto a las condiciones de la aldea. Fueron preguntas informales
sobre asuntos que no concernían a aquel momento en particular, pero
indicaron a von Harben una relación aparentemente interesada y amistosa
entre los negros de la aldea que estaba en el pantano de papiros y la
gente morena, evidentemente civilizada, de tierra firme; sin embargo, el
hecho de que sólo hubieran permitido acercarse a tierra a una canoa sugería
que existían también entre ellos otras relaciones menos agradables.
Más allá de la muralla, von Harben veía los tejados de los edificios y muy
lejos, detrás de éstos, los elevados acantilados que formaban el lado
opuesto del cañón.
En aquel momento salieron dos soldados más de la puerta opuesta al
embarcadero. Uno de ellos era a todas luces el oficial al que estaban esperando,
pues su capa y coraza eran de materiales más finos y llevaban
adornos más elaborados, mientras que el otro, que caminaba unos pasos
detrás de él, era un soldado corriente, probablemente el mensajero que
había ido a buscarle.
Y ahora se añadió otra sorpresa a las que von Harben ya había experimentado
desde que se había dejado caer por el borde del acantilado a este
pequeño valle de anacronismos: el oficial era, incuestionablemente,
blanco.
-¿Quiénes son, Rufinus? -preguntó al suboficial.
-Un jefe bárbaro y guerreros de las aldeas de la orilla occidental -
respondió Rufinus-. Traen a dos prisiones a los que han capturado en el
Rupes Flumen. Como recompensa piden permiso para entrar en la ciudad
y ver al emperador.
-¿Cuántos son? -le interrogó el oficial.
-Sesenta -contestó Rufinus.
-Pueden entrar en la ciudad -sentenció el oficial-. Les daré un pase, pero
deben dejar las armas en las canoas y estar fuera de la ciudad antes
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
de que anochezca. Envía a dos hombres con ellos. En cuanto a ver a Validus
Augustus, esto no puedo conseguirlo; pero podrían ir a palacio y
preguntar al prefecto. Ahora, desembarcad a los prisioneros.
Cuando von Harben y Gabula salían de la canoa, la cara que puso el
oficial fue de perplejidad.
-¿Quién eres? -preguntó.
-Me llamo Erich von Harben -respondió el prisionero.
El oficial meneó la cabeza en gesto de impaciencia.
-No existe semejante familia en Castra Sanguinarius -replicó.
-No soy de Castra Sanguinarius.
-¡No eres de Castra Sanguinarius! -se burló el oficial.
-Es la historia que me ha contado -exclamó el jefe, que había estado escuchando
la conversación.
-Supongo que a continuación dirá que no es ciudadano de Roma -dijo
el oficial.
-Esto es exactamente lo que afirma -declaró el jefe.
-Espera -exclamó el oficial, excitado-. ¡Tal vez seas de la propia Roma!
-No, no soy de Roma -le aseguró von Harben.
-¿Puede ser que haya bárbaros blancos en África? -preguntó el oficial-.
Es evidente que tu vestimenta no es romana. Sí, debes de ser un bárbaro
a menos de que, como sospecho, no me estés diciendo la verdad y seas
en verdad de Castra Sanguinarius.
-Quizás es un espía -sugirió Rufinus.
-No -replicó von Harben-, no soy espía ni enemigo -y con una sonrisa
añadió-: Soy bárbaro, pero amistoso.
-¿Y quién es este hombre? -preguntó el oficial señalando a Gabula-.
¿Tu esclavo?
-Es mi criado, pero no un esclavo.
-Ven conmigo -ordenó el oficial-, me gustaría hablar contigo. Despiertas
mi interés, aunque no te creo.
Von Harben sonrió.
-No te lo reprocho -dijo-, porque a pesar de que te veo con mis propios
ojos apenas puedo creer que existas.
-No entiendo lo que quieres decir -declaró el oficial-, pero ven conmigo a
mis aposentos.
Dio órdenes de que recluyeran temporalmente a Gabula en la caseta de
la guardia y después
condujo a von Harben a una de las torres que protegían la entrada a la
muralla.
La puerta se hallaba en un plano vertical formando ángulo recto con la
muralla, que tenía una alta torre a cada lado; la muralla se curvaba
hacia dentro en este punto para unirse a la torre en el extremo interior
de la puerta. Esto formaba una entrada curvada que forzaba al enemigo
que intentara entrar a descubrir su lado derecho o desprotegido a los defensores
de la muralla, una forma de fortificación de campo que von
Harben sabía había sido peculiar en la época de los antiguos romanos.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Los aposentos del oficial consistían en una única habitación, pequeña y
austera, directamente al lado de una habitación más grande que era
ocupada por los miembros de la guardia. Contenía un escritorio, un banco
y un par de toscas sillas.
-Siéntate -ordenó el oficial cuando hubieron entrado- y cuéntame algo
de ti mismo. Si no eres de Castra Sanguinarius, ¿de dónde eres? ¿Cómo
has llegado a nuestro país y qué haces aquí?
-Soy de Germana -respondió von Harben.
-¡Bah! -exclamó el oficial-. Son bárbaros y salvajes. No hablan la lengua
de Roma; ni siquiera tan mal como tú.
-¿Cuánto tiempo hace que habéis estado en contacto con bárbaros
germanos? -preguntó von Harben.
-Oh, yo nunca, por supuesto, pero nuestros
historiadores les conocían muy bien.
-¿Y cuánto hace que han escrito sobre ellos? -Bueno, el propio Sanguinarius
los menciona
en la historia de su vida.
-¿Sanguinarius? -preguntó von Harben-. No recuerdo haber oído nada
de él.
-Sanguinarius luchó contra los bárbaros de Germania en el año 839 de
Roma.
-Eso fue hace mil ochocientos treinta y siete años -recordó von Harben
al oficial-, y creo que tendrás que admitir que es posible que se haya progresado
mucho desde esa época.
-¿Y por qué? -replicó el otro-. En este país no ha habido cambios desde
la época de Sanguinarius y él hace más de mil ochocientos años que está
muerto. No es probable que los bárbaros hayan cambiado mucho si los
ciudadanos romanos no lo han hecho. Dices que eres de Germania. Quizá
te llevaron a Roma como cautivo y allí adquiriste tu civilización, pero
tu indumentaria es extraña. No es de Roma, tampoco es de ningún lugar
del que yo haya oído hablar. Adelante, cuéntame tu historia.
-Mi padre es misionero médico en África -explicó von Harben-. A menudo,
cuando le he visitado, he oído contar la historia de la tribu perdida
que se suponía vive en estas montañas. Los nativos contaban extrañas
historias de una raza blanca que vivía en las profundidades de los montes
Wiramwazi, decían que las montañas estaban habitadas por los fantasmas
de sus muertos. En resumen, he venido a investigar la historia.
Todos mis hombres menos unos, aterrados cuando llegamos a las laderas
exteriores de las montañas, me abandonaron. El que se quedó conmigo
y yo conseguimos descender al suelo del cañón, pero inmediatamente
fuimos capturados y traídos aquí.
Durante un momento el otro permaneció sentado en silencio, pensando.
-Tal vez me estés contando la verdad -dijo al fin-. Tu vestimenta no es
la de Castra Sanguinarius y hablas nuestra lengua con un acento peculiar
y con tan grande esfuerzo que es evidente que no se trata de tu lenLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
gua madre. Tendré que informar de tu captura al emperador, pero entretanto
te llevaré a casa de mi tío, Septimus Favonius. Si él cree tu historia
podrá ayudarte, puesto que posee una gran influencia sobre el emperador,
Validus Augustus.
-Eres muy amable -contestó von Harben-, y necesitaré un amigo si las
costumbres de la Roma imperial aún prevalecen en tu país, como sugieres.
Ahora que sabes tanto sobre mí, tal vez quieras contarme algo de ti.
-Hay poco que contar -replicó el oficial-. Me llamo Mallius Lepus y soy
centurión del ejército de Validus Augustus. Quizá te extrañe, si conoces
las costumbres romanas, que un patricio sea centurión, pero en este
asunto, igual que en algunos otros, no hemos seguido las costumbres de
Roma. Sanguinarius admitió a todos sus centuriones en la clase patricia,
y desde entonces, durante más de mil ochocientos años, sólo los patricios
han sido nombrados centuriones.
»Pero ahí viene Aspar -exclamó Mallius Lepus, cuando otro oficial entró
en la habitación-. Ha venido a relevarme y cuando se haya hecho cargo
de la puerta de la muralla, tú y yo iremos a casa de mi tío, Septimus Favonius.
VII
Tarzán de los Monos miró sorprendido a Lukedi y luego por la puerta
baja de la choza en un esfuerzo por ver lo que había llenado de terror al
joven.
La pequeña sección de la calle que quedaba enmarcada en la puerta
mostraba una masa en movimiento de cuerpos morenos, lanzas que se
agitaban y mujeres y niños aterrados. ¿Qué podía significar?
Al principio pensó que Lukedi quería decir que los bagegos venían a por
Tarzán, pero ahora supuso que los bagegos estaban agitados por sus
propios problemas, y por fin llegó a la conclusión de que alguna otra tribu
salvaje había atacado la aldea.
Pero, fuera cual fuese la causa del alboroto, pronto terminó. Vio que los
bagegos se volvían y huían en todas direcciones. Extrañas figuras pasaban
ante sus ojos y, durante un rato, hubo un cierto silencio, sólo se oían
pasos apresurados y alguna orden ocasional y de vez en cuando un
grito de terror.
Entonces irrumpieron en la choza tres figuras, guerreros enemigos que
registraban la aldea en busca de fugitivos. Lukedi, temblando, paralizado
por el miedo, se agazapaba junto a la pared del fondo. Tarzán estaba
sentado, apoyado en el palo central al que estaba encadenado. Al verle, el
guerrero cabecilla se detuvo, con la sorpresa dibujada en el rostro. Sus
compañeros le imitaron y, por unos instantes, conversaron excitadamente,
evidentemente discutiendo su hallazgo. Entonces uno de ellos se dirigió
a Tarzán, pero en una lengua que el hombre mono no comprendió,
aunque se dio cuenta de que había algo vagamente familiar en ella.
De pronto uno de ellos descubrió a Lukedi, cruzó la choza y le arrastró
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
al centro. Se dirigieron de nuevo a Tarzán, haciéndole gestos para ordenarle
que saliera de la choza, pero en respuesta él señaló la cadena que
le rodeaba el cuello.
Uno de los guerreros examinó el candado que aseguraba la cadena,
habló con sus compañeros y salió de la choza. Enseguida volvió con dos
piedras, indicó a Tarzán que se tumbara en el suelo, colocó el candado
sobre una de las piedras y lo golpeó con la otra hasta que se rompió.
En cuanto estuvo libre, Tarzán y Lukedi recibieron la orden de salir de
la choza, y cuando hubieron salido al aire libre, el hombre mono tuvo la
oportunidad de examinar más de cerca a sus capturadores. En el centro
de la aldea había alrededor de un centenar de guerreros de piel morena
clara que rodeaban a sus prisioneros bagego; unos cincuenta en total entre
hombres, mujeres y niños.
Tarzán sabía que no había visto nunca hasta entonces las túnicas, corazas
y sandalias de los incursores, y sin embargo le eran vagamente familiares,
como el lenguaje que hablaban los que llevaban estas prendas.
Las gruesas lanzas y las espadas que les colgaban en el lado derecho
no eran precisamente como las lanzas y espadas que él había visto siempre,
y aun así tenía la sensación de que no le eran objetos completamente
desconocidos. El efecto que causaba la apariencia de estos extranjeros
era fascinante en extremo. No es raro que tengamos experiencias que van
seguidas de inmediato por una sensación de familiaridad tal que podríamos
jurar que ya las hemos vivido antes con el más minucioso detalle, y
sin embargo somos incapaces de recordar la época, el lugar o cualquier
hecho coincidente.
Esta era la sensación que Tarzán experimentaba ahora. Pensó que
había visto antes a estos hombres, que les había oído hablar; casi le parecía
que en algún momento él había comprendido su lengua; pero, al
mismo tiempo, sabía que nunca les había visto. Entonces se aproximó
una figura desde el extremo opuesto de la aldea; era un hombre blanco,
ataviado de forma similar a los guerreros pero con herrajes más relucientes,
y de repente, Tarzán de los Monos encontró la clave y la solución
del misterio, pues
el hombre que se acercaba a él parecía salido del pedestal de la estatua
de Julio César que hay en el Palazzo de Conservatori de Roma.
¡Eran romanos! Mil años después de la caída de Roma, había sido capturado
por una banda de legionarios del césar, y ahora sabía por qué la
lengua le resultaba vagamente familiar, pues Tarzán, en su esfuerzo por
encontrar un lugar en el mundo civilizado al que a veces la necesidad
enviaba, había estudiado muchas cosas y entre ellas latín. Pero la lectura
de los de César y Virgllio no proporciona el dominio de la lengua, por lo
que Tarzán no podía ni hablar ni comprender las palabras habladas,
aunque las nociones que tenía del idioma eran suficientes para que le
fuera familiar cuando lo oía hablar a otros.
Tarzán miró con atención al hombre blanco que parecía un césar y que
se aproximaba a él y a los oscuros y fornidos legionarios que le rodeaban.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Se estremeció; sin duda debía de tratarse de un sueño. Entonces vio a
Lukedi con los otros prisioneros bagego, vio también la estaca que habían
preparado para quemarle a él y comprendió que éstas eran realidades
y que también lo eran los extraños guerreros que le rodeaban.
Cada soldado llevaba una corta cadena en cuyos extremos había una
anilla metálica y un candado, y con ellos fueron encadenando rápidamente
a los prisioneros cuello con cuello.
Mientras estaban ocupados con esta tarea, se unieron al hombre blanco,
que evidentemente era un oficial, otros dos hombres blancos ataviados
de forma similar. Los tres vieron a Tarzán y de inmediato se acercaron
y le interrogaron, pero el hombre mono hizo gestos de negación
con la cabeza para indicar que no entendía su lengua. Entonces interrogaron
a los soldados que le habían encontrado en la choza, y por último
el jefe de la compañía dio algunas instrucciones relativas al hombre mono
y se marchó.
El resultado fue que Tarzán no fue encadenado a la hilera de prisioneros,
sino que aunque volvía a llevar el collar de hierro, el extremo de la
cadena era sostenido por uno de los legionarios a cuya custodia era evidente
que había quedado.
Tarzán sólo podía creer que este trato preferencial se le otorgaba debido
a su color y a la desgana de los oficiales blancos a encadenar a otro
blanco con los negros.
Al marcharse los incursores de la aldea, uno de los oficiales y una docena
de legionarios iban delante. A éstos les seguía la larga fila de prisioneros
acompañados por otro oficial y un guardia. Detrás de los prisioneros,
muchos de los cuales estaban obligados a llevar gallinas vivas que
formaban parte del botín, iba otro contingente de soldados acompañando
a las vacas, cabras y ovejas de los aldeanos, y detrás de todo
iba una larga retaguardia formada por la mayor parte de los legionarios
bajo el mando del tercer oficial.
La marcha prosiguió por la base de las montañas en dirección norte y
después hacia arriba, en diagonal, por las cuestas de la parte occidental
de los montes Wiramwazi. Tarzán ocupaba una posición en la parte de
atrás de la fila de prisioneros, a cuyo final marchaba Lukedi.
-¿Quiénes son esta gente, Lukedi? -preguntó Tarzán cuando el grupo
hubo adquirido un ritmo regular.
-Son el pueblo fantasma de los Wiramwazi -respondió el joven bagego.
-Han venido para impedir que matásemos a su compañero -intervino
otro, mirando a Tarzán-. Yo sabía que Nyuto no debía hacerle prisionero,
imaginaba que algún mal nos acarrearía. Nos está bien empleado que los
hombres fantasma vinieran antes de que le matáramos.
-¿Qué importa? -preguntó otro-. Preferiría que me hubieran matado en
mi aldea que ser llevado al país del pueblo fantasma y matado allí.
-A lo mejor no nos matan -sugirió Tarzán.
-A ti no te matarán porque eres uno de ellos, pero matarán a los bagegos
porque se atrevieron a hacerte prisionero.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Pero también le han hecho prisionero a él -dijo Lukedi-. ¿No ves que
no es uno de ellos? Ni siquiera entiende su lengua.
Los otros hombres menearon la cabeza, pero no estaban convencidos.
Habían decidido que Tarzán era un miembro del pueblo fantasma y estaban
resueltos a que nada alterara esta convicción.
Tras dos horas de marcha el sendero giró bruscamente a la derecha y
entró en una estrecha y rocosa garganta, cuya entrada estaba tan asfixiada
por los árboles y la maleza que no se veía desde ningún punto de
las laderas de abajo.
La garganta pronto se estrechó hasta que un hombre con los brazos extendidos
podía tocar las paredes rocosas. El suelo, sembrado de fragmentos
irregulares de granito procedente de los altos acantilados del lugar,
resultaba un punto de apoyo escaso y peligroso, por lo que la rapidez
de la columna se redujo notablemente.
A medida que avanzaban Tarzán se dio cuenta de que, aunque estaban
penetrando en las montañas, la inclinación de la garganta era hacia abajo
y no hacia arriba. Los acantilados se elevaban cada vez más altos a
ambos lados hasta que en algunos lugares les rodeaba la oscuridad de la
noche y, muy arriba, las estrellas titilaban en el cielo matinal.
Durante una larga hora siguieron los vaivenes de la sombría garganta.
La columna se detuvo uno o dos minutos e inmediatamente después de
reanudar la marcha, Tarzán vio que los que estaban justo delante de él
pasaban por una entrada en arco insertada en la pared hecha de
sólida albañilería y que bloqueaba por entero la garganta hasta una altura
de al menos treinta metros. Asimismo, cuando le tocó al hombre
mono pasar dicha puerta, vio que estaba custodiada por otros soldados
similares a aquellos en cuyas manos había caído y que estaba reforzada
por un gran portón hecho de grandes maderas que se había abierto para
que pasara el grupo.
Más adelante, Tarzán vio una carretera muy trillada que descendía hasta
un denso bosque en el que predominaban los robles, aunque entremezclados
con otras variedades de árboles, entre los que reconoció acacias
y una variedad de palmera así como unos cuantos cedros.
Poco después de pasar por la puerta, el oficial a cargo dio la orden de
pararse en una pequeña aldea de chozas cónicas que estaba habitada
por negros muy parecidos a los bagego, pero armados con lanzas y espadas
similares a las que llevaban los legionarios.
Inmediatamente se hicieron preparativos para acampar en la aldea; los
nativos cedían sus chozas a los soldados con cierta desgana, a juzgar por
la expresión de su cara. Los legionarios tomaron posesión de todo lo que
desearon y daban órdenes a sus anfitriones con toda la autoridad y la
seguridad de los conquistadores.
En esta aldea entregaron a los prisioneros una ración de maíz y pescado
seco. No les dieron refugio, pero les permitieron que recogieran leña e
hicieran fuego, en torno al cual se agruparon, aún encadenados uno a
otro.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Numerosos pájaros, que Tarzán desconocía, se posaban en las ramas
de los altos árboles y algunos monos parloteaban y chillaban, pero los
monos no eran ninguna novedad para Tarzán, a quien le interesaba mucho
más observar las actitudes y costumbres de sus capturadores.
Entonces le cayó una bellota en la cabeza, pero como es previsible que
de los robles caigan bellotas, no prestó atención a este hecho hasta que
le cayeron una segunda y una tercera, en rápida sucesión, y al levantar
la mirada vio un monito posado en una rama baja justo encima de él.
-¡Vaya, Nkima! -exclamó-. ¿Cómo has llegado hasta aquí?
-Vi que te sacaban de la aldea de los gomangani. Os seguí.
-¿Has venido por la garganta, Nkima?
-Nkima tenía miedo de que las rocas cayeran y le aplastaran -contestó
el monito-, por esto trepó hasta arriba y bajó las montañas por el borde.
Lejos, muy abajo, oía a los tarmangani y los gomangani caminando. Lejos
el viento soplaba y el pequeño Nkima tenía frío y olía el rastro de olor
de Sheeta, el leopardo, en todas partes, y había grandes mandriles que
perseguían al pequeño Nkima, y se alegró cuando llegó al final de las
montañas y vio el bosque muy abajo. Era una montaña muy empinada.
Incluso el
pequeño Nkima tenía miedo, pero ha encontrado la manera de bajar
hasta el fondo.
-Nkima haría mejor en correr a casa -exclamó Tarzán-. Este bosque está
lleno de extraños monos.
-No tengo miedo -replicó Nkíma-. Son monos pequeños y todos tienen
miedo de Nkima. Son montos corrientes. No tan bonitos como Nkima, pero
Nkima ha visto que algunas hembras le miraban y le admiraban. No es
un mal sitio para Nkima. ¿Qué harán los tarmangani con Tarzán de los
Monos?
-No lo sé, Nkima -respondió el hombre mono. -Entonces Nkima irá a
buscar a Muviro y los waziri.
-No -dijo el hombre mono-. Espera a que encuentre a los tarmangani
que buscamos, entonces podrás regresar tranquilamente con un mensaje
para Muviro.
Aquella noche Tarzán y los otros prisioneros durmieron al raso en el
duro suelo y, cuando hubo anochecido, el pequeño Nkima bajó y se acurrucó
en los brazos de su amo y allí pasó toda la noche, feliz de estar cerca
del gran tarmangani al que amaba.
Cuando amaneció, Ogonyo, que había sido capturado con los otros bagegos,
abrió los ojos y miró a su alrededor. En el campamento de los soldados
apenas había movimiento. Ogonyo vio que algunos de los legionarios
salían de las chozas, vio a sus compañeros prisioneros acurrucados
muy juntos para estar calientes, y que a poca distancia de ellos yacía el
hombre blanco al que hacía tan poco tiempo había retenido en la prisión
de la aldea de Nyuto, su jefe. Cuando sus ojos se posaron en el hombre
blanco, pudo ver la cabeza de un monito que asomaba entre brazos del
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
durmiente. Se percató de que el monto lanzaba una mirada en la dirección
de los legionarios que salían de las chozas, y entonces lo vio salir corriendo
hasta un árbol cercano y saltar ágilmente a las ramas.
Ogonyo lanzó un grito de alarma que despertó a los prisioneros que estaban
cerca de él.
-¿Qué ocurre, Ogonyo? -preguntó uno de ellos.
-¡El fantasma de mi abuelo! -exclamó-. Lo he visto otra vez, ha salido de
la boca del hombre blanco que se hace llamar Tarzán, y nos ha lanzado
una maldición porque hicimos prisionero al hombre blanco. Ahora nosotros
somos prisioneros y pronto nos matarán y se nos comerán. -Los
otros asintieron con la cabeza solemnemente.
Los legionarios dieron a los prisioneros comida similar a la que les
habían dado la noche anterior, y después de que todos hubieran comido,
reanudaron la marcha en dirección sur por el polvoriento camino.
Hasta mediodía caminaron hacia el sur, pasando por otras aldeas similares
a aquella en la que habían acampado para pasar la noche,
y luego giraron directamente hacia el este, tomando un camino que nacía
del principal. Poco después, Tarzán vio ante él una alta muralla, que
se extendía a izquierda y derecha en todo lo que le abarcaba la vista, coronada
por empalizadas y almenas. Justo en frente, el camino torcía a la
izquierda y entraba en la línea exterior de la muralla y cruzaba una puerta
que estaba flanqueada por altas torres. En la base de la muralla se
encontraba un ancho foso por el que discurría lenta y pacíficamente una
corriente de agua; un puente cruzaba el foso de lado a lado.
El grupo se detuvo un momento ante la puerta, mientras el oficial que
dirigía la compañía hablaba con el comandante guardia de la puerta.
Después los legionarios y sus prisioneros entraron y Tarzán vio que ante
él se extendía no una aldea de chozas sino una ciudad de sólidos edificios.
Los que se encontraban cerca de la puerta eran casas estucadas de un
piso, al parecer construidas en torno a un patio interior, pues veía el follaje
de árboles que se elevaban por encima de los tejados, pero a cierta
distancia de la larga avenida percibió los contornos de edificios más imponentes
que se elevaban a mayor altura.
Mientras avanzaban por la avenida vieron a un buen número de habitantes
de la ciudad en las calles y en los umbrales de las casas; gen
te morena y negra, vestida en su mayor parte con túnicas y capas,
aunque muchos de los negros iban semidesnudos. En las proximidades
de la puerta se encontraban algunas tiendas, pero a medida que recorrían
la avenida éstas dieron paso a moradas que seguían en una considerable
distancia hasta que llegaban a una sección aparentemente dedicada
a tiendas de más categoría y a edificios públicos. Aquí empezaron a
encontrarse con hombres blancos, aunque la proporción de éstos en relación
con la población total parecía más bien escasa.
La gente con la que se cruzaban se paraba para mirar los legionarios y
a sus prisioneros; en los cruces se formaban pequeñas multitudes y un
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
buen número les siguieron, aunque en su mayoría eran chiquillos.
El hombre mono se percató de que él llamaba mucho la atención y la
gente parecía hacer comentarios y especular sobre él. Algunos interpelaban
a los legionarios, quienes respondían de buen grado, y hubo
considerables bromas y burlas; probablemente, supuso Tarzán, a costa
de los infortunados prisioneros.
Durante el breve recorrido por la ciudad, Tarzán llegó a la conclusión
de que los habitantes negros eran los criados, quizás esclavos; los hombres
morenos, los soldados y tenderos, mientras que los blancos constituían
la clase patricia o aristocrática.
Bien entrada en la ciudad, la compañía giró a la izquierda y se adentró
en otra ancha avenida. Poco después se acercaron a un gran edificio circular
construido con bloques de granito tallado. Aberturas en forma de
arco, flanqueadas por elegantes columnas, se elevaban hasta una altura
de doce o catorce metros, y sobre el primer piso todos estos arcos estaban
abiertos. Tarzán vio a través de ellos que el recinto carecía de techo y
supuso que la alta pared encerraba una pista, ya que guardaba un notable
parecido con el coliseo de Roma.
Cuando llegaron frente al edificio, la cabeza de la columna se volvió y
entró en él pasando por debajo de un arco bajo y ancho; allí fueron conducidos,
a través de numerosos corredores, por el primer piso del edificio
y descendieron una escalera de granito hasta llegar a unas lóbregas cámaras
subterráneas. Se trata de un largo corredor cuyos extremos se
perdían en la oscuridad en ambas direcciones, y a cuyos lados se abrían
una serie de puertas estrechas ante las cuales había unas gruesas rejas
de hierro. Los prisioneros fueron liberados de sus cadenas en grupos de
cuatro o cinco y les ordenaron que entraran en las mazmorras.
Tarzán dio a parar, junto con Lukedi y otros dos bagegos, a una pequeña
habitación construida enteramente con bloques de granito. Las únicas
aberturas eran la estrecha puerta con rejas, por la que entraron, y
un ventanuco enrejado en lo alto de la pared frente a la puerta, por donde
entraba un poco de luz y de aire. Cerraron la reja, pusieron el candado
y les dejaron solos, preguntándose qué destino fatal les aguardaba.
VIII
Mallius Lepus condujo a von Harben fuera de los aposentos del capitán
de la entrada sur de Castrum Mare, llamó a un soldado y le ordenó fuera
a buscar a Gabula.
-Vendrás conmigo como invitado mío, Erich von Harben -anunció Mallius
Lepus- y, por Júpiter, si no me equivoco, Septimus Favonius me dará
las gracias por traer tal hallazgo. Sus comensales ansían novedades,
pues hace mucho que ha agotado todas las posibilidades de Castrum
Mare. Incluso ha tenido a un jefe negro del bosque occidental como invitado
de honor, y una vez invitó a la aristocracia de Castrum Mare a coLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
nocer a un gran simio.
»Sus amigos se volverán locos por conocer a un jefe bárbaro de Germania;
porque eres un jefe, ¿no? -Y cuando von Harben iba a responder,
Mallius Lepus le hizo callar con un gesto-. ¡No importa! Serás presentado
como jefe, si eso es lo único que sé no puedo ser acusado de falsedad.
Von Harben sonrió al darse cuenta de lo parecida que era la naturaleza
humana en todo el mundo y en todos los períodos.
-Aquí está tu esclavo -dijo Mallius-. Como invitado de Septimus Favonius
tendrás a otros que obedecerán tus órdenes, pero sin duda querrás
tener también a tu criado personal.
-Sí -respondió von Harben-, Gabula ha sido muy fiel, no me gustaría
separarme de él.
Mallius les guió hasta un largo edificio que parecía un cobertizo, situado
bajo la cara interior de la muralla. Allí había dos literas y un grupo de
porteadores. Cuando Mallius apareció, ocho de éstos se situaron en sus
puestos delante y detrás de una de las literas, la sacaron del cobertizo y
la pusieron a los pies de su amo.
-Y dime, si has visitado Roma recientemente, ¿mi litera se puede comparar
favorablemente con las que utilizan los nobles? -preguntó Mallius.
-Ha habido muchos cambios, Mallius Lepus, desde la Roma sobre la
que escribió vuestro historiador, Sanguinarius. Si te contara los más mínimos
siquiera, me temo que no me creerías.
-Pero seguro que no ha habido ningún gran cambio en el estilo de las literas
-adujo Mallius y no puedo creer que los patricios hayan dejado de
utilizarlas.
-Ahora sus literas van sobre ruedas -explicó von Harben.
-¡Es increíble! -exclamó Mallius-. Sería una tortura ir dando bandazos
por los toscos pavimentos y caminos rurales en las grandes ruedas de
madera de los carros. No, Erich von Harben, me temo que no puedo creer
esta historia.
-En la actualidad, el pavimento de la ciudad es liso y el campo está cortado
en todas direcciones por anchas carreteras por las que las literas de
los modernos ciudadanos de Roma circulan a gran velocidad en ruedas
pequeñas que tienen blandos neumáticos, no se parecen a las ruedas
grandes de madera de los carros en las que piensas, Mallius Lepus.
El oficial dio una orden a sus porteadores, quienes echaron a correr.
-Te aseguro, Erich von Harben, que no hay literas en toda Roma que se
muevan a mayor velocidad que ésta -alardeó.
-,A qué velocidad viajamos ahora? -preguntó von Harben.
-A más de ochocientos cincuenta pasos por hora -respondió Mallius.
-Cinco mil pasos por hora no es nada inusual con las literas de ruedas
que existen en la actualidad -dijo von Harben-. Las llamamos automóviles.
-Serás un gran éxito -exclamó Mallius dando una palmada en el hombro
a von Harben-. Que Júpiter me haga caer muerto si los invitados de
Septimus Favonius no dicen que he hecho un buen hallazgo. Diles que
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
hoy en Roma hay portadores de literas que pueden correr cincuenta mil
pasos en una hora y te aclamarán como el mayor actor y el mayor mentiroso
que Castrum Mare jamás ha visto.
Von Harben se rió de buena gana.
-Pero tendrás que admitir, amigo mío, que en ningún momento he dicho
que haya porteadores que puedan correr cincuenta mil pasos en una
hora -le recordó a Mallius.
-Pero ¿no me has asegurado que las literas viajan a esta velocidad?
¿Cómo puede viajar una litera si no la transportan porteadores? Quizá
las literas de hoy en día son arrastradas por caballos. ¿Dónde están los
caballos que pueden correr cincuenta mil pasos en una hora?
-Las literas ni las transportan hombres ni las arrastran caballos, Mallius
-explicó von Harben.
El oficial se apoyó en el blando cojín del carruaje, riendo estrepitosamente.
-Entonces vuelan, supongo -bromeó-. Por Hércules, tienes que contar
esto otra vez a Septimus Favonius. Te prometo que todos te adorarán.
Pasaban por una ancha avenida bordeada de árboles, no había pavimento,
y la superficie de la calle tenía una gruesa capa de polvo. Las casas
llegaban hasta el borde de la calle, y donde había espacio entre casas
contiguas un alto muro cerraba la abertura, de modo que cada lado de la
calle presentaba un sólido frente de albañilería interrumpido por entradas
arqueadas, gruesas puertas y ventanucos sin cristales pero con gordos
barrotes.
-¿Esto son residencias? -preguntó von Harben, señalando los edificios
por delante de los cuales pasaban.
-Sí -respondió Mallius.
-A juzgar por las robustas puertas y ventanas con gruesos barrotes se
diría que vuestra ciudad está llena de criminales -comentó von Harben.
Mallius meneó la cabeza.
-Al contrario -replicó-, tenemos pocos criminales en Castrum Mare. Las
defensas que ves son contra el posible levantamiento de los esclavos o
invasiones de los bárbaros. En varias ocasiones durante la vida de la
ciudad han ocurrido ambas cosas, y por esto construimos estas protecciones
por si volvieran a suceder esos desastres; pero, aun así, las puertas
raras veces se cierran con llave, ni siquiera por la noche, pues no hay
ladrones que puedan entrar a robar, no hay criminales que amenacen la
vida de nuestro pueblo. Si un hombre hace algo malo a otro, puede esperar
la daga del asesino, pero si tiene la conciencia limpia, puede vivir sin
miedo a ser atacado.
-No concibo una ciudad sin criminales -comentó von Harben-. ¿Cómo
lo explicas?
-Es sencillo -respondió Mallius-. Cuando Honus Hasta se rebeló y fundó
la ciudad de Castrum Mare en el año 953 de Roma, Castra Sanguinarius
fue invadida por los criminales, de tal modo que nadie se atrevía
a salir por la noche sin un guardaespaldas armado, y tampoco se esLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
taba a salvo en casa. Por eso Honus Hasta, que se convirtió en el primer
Emperador del Este, juró que no habría criminales en Castrum Mare y
dictó leyes tan drásticas que no vivió ningún ladrón ni asesino para propagar
su especie. En verdad, las leyes de Honus Hasta destruyeron no
sólo a los criminales, sino a todos los miembros de su familia, de modo
que no quedó nadie para transmitir a la posteridad las inclinaciones criminales
de un descendiente depravado.
»Muchos creyeron que Honus Hasta era un tirano cruel, pero el tiempo
ha demostrado la sabiduría de muchos de sus actos y, sin duda, el hecho
de carecer de criminales sólo puede ser atribuido a que las leyes de
Honus Hasta impidieron que se engendrara esa clase de hombre. Así que
ahora, tan raras veces aparece ningún individuo que robe o asesine que
cuando sucede se trata de un gran acontecimiento, y la ciudad entera se
toma el día libre para ver destruir al reo y a su familia.
Al entrar en una avenida de casas más pretenciosas, los porteadores de
literas se detuvieron ante una adornada entrada donde Lepus y Erich
descendieron de la litera. Como respuesta a la llamada del primero, un
esclavo abrió la puerta, y von Harben, siguiendo a su nuevo amigo, pasó
al jardín interior, donde a la sombra de un árbol había un hombre anciano
y robusto, escribiendo sentado ante un escritorio bajo. Con cierta
emoción reparó von Harben en el tintero romano, la pluma de junco y el
rollo de pergamino que el hombre estaba utilizando con tanta naturalidad,
como si estos objetos no se hubieran extinguido más de mil años
atrás.
-¡Saludos, tío! -exclamó Lepus, y cuando el anciano se volvió hacia ellos
anunció-: Te he traído un invitado como ningún ciudadano de Castrum
Mare ha conocido desde la fundación de la ciudad. Éste es Erich von
Harben, tío, jefe bárbaro de la lejana Germania. -Se dirigió entonces a
von Harben-: Mi honorable tío, Septimus Favonius.
Septimus Favonius se levantó y saludó a von Harben con gran afabilidad,
aunque con cierta medida de dignidad, consciente de que un bárbaro,
aunque fuera jefe e invitado, no podía ser recibido en un plano de
igualdad social por un ciudadano de Roma.
Muy brevemente, Lepus contó los hechos que habían conducido a su
encuentro con von Harben. Septimus Favonius secundó la invitación de
su sobrino a su invitado y luego, a sugerencia del anciano, Lepus llevó a
Erich a sus aposentos para vestirle con ropa nueva.
Una hora después, Erich, afeitado y ataviado como un joven patricio
romano, salió del aposento que habían puesto a su disposición y entró en
la cámara contigua, que formaba parte del conjunto de aposentos de Mallius
Lepus.
-Baja al jardín -le indicó Lepus-, y cuando me haya vestido me reuniré
allí contigo.
Al cruzar el hogar de Septimus Favonius para ir al jardín, von Harben
quedó impresionado por la peculiar mezcla de culturas diversas en la arquitectura
y decoración de la casa.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Las paredes y columnas del edificio seguían las más simples líneas de
la arquitectura griega; mientras que alfombras, colgaduras y adornos
murales mostraban evidentes influencias orientales y africanas. Estas
últimas las comprendía, pero el origen de los diseños orientales en muchos
de los adornos quedaba fuera de su alcance, ya que era evidente
que la tribu perdida no había tenido intercambios con el mundo exterior,
aparte de con los salvajes bagegos, durante muchos siglos.
Y cuando salió al jardín, que era considerablemente extenso, pudo observar
otras mezclas de Roma y la salvaje África, pues mientras la parte
principal del edificio estaba techada con tejas hechas a mano, varios porches
estaban cubiertos con techumbres de hierbas nativas; y el pequeño
edificio anexo al fondo del jardín era una réplica de una choza bagego
salvo por las paredes, que estaban sin enlucir, de modo que la estructura
parecía una casa de verano. Septimus Favonius había salido del jardín y
von Harben aprovechó este hecho para examinar con más atención lo
que le rodeaba. Ante sus ojos tenía paseos sinuosos cubiertos con grava,
bordeados de arbustos y flores; y con algún que otro árbol, muchos de
los cuales debían de ser bastante antiguos.
La mente del joven, sus ojos y su imaginación estaban tan ocupados
con el entorno que experimentó casi una conmoción cuando, después de
seguir un caminito que daba la vuelta a un gran arbusto ornamental, se
topó con una mujer joven.
Ella se sorprendió también, pues la consternación se hizo evidente en
su rostro cuando miró con ojos desorbitados a von Harben. Durante un
buen rato se observaron el uno al otro. Von Harben pensó que nunca en
la vida había visto a una muchacha tan hermosa. Lo que la muchacha
pensó, von Harben no lo sabía. Fue ella quien rompió el silencio.
-¿Quién eres? -preguntó, con una vocecita que era casi un susurro,
como cabría imaginar que uno se dirigiría a una aparición que surgiera
de pronto e inesperadamente.
-Soy extranjero -respondió von Harben- y te debo una disculpa por entrometerme
en tu intimidad. Creía que me hallaba solo en el jardín.
-¿Quién eres? -repitió la muchacha-. Nunca he visto tu cara ni a nadie
como tú.
-Y yo -replicó von Harben-, jamás he visto a una muchacha como tú.
Quizás estoy soñando. Quizá no existes, pues no parece creíble que en el
mundo de las realidades exista alguien así.
La muchacha se sonrojó.
-No eres de Castrum Mare -afirmó ella-; esto ya lo veo. -Su tono era algo
frío y ligeramente altivo.
-Te he ofendido -prosiguió von Harben-. Te pido perdón, no quería ser
ofensivo, pero tropezarme contigo de forma tan inesperada me ha quitado
el aliento.
-¿Y tus modales también? -preguntó la muchacha, pero ahora sus ojos
sonreían.
-¿Me has perdonado? -preguntó von Harben.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Antes de responderte tendrás que decirme quién eres y por qué estás
aquí -replicó-. Por lo que sé, podrías ser un enemigo o un bárbaro.
Von Harben rió.
-Mallius Lepus, que me ha invitado a venir aquí, insiste en que soy un
bárbaro -dijo-, pero aun así soy el invitado de Septimus Favonius, su tío.
La muchacha se encogió de hombros.
-No me sorprende -murmuró-. Mi padre es famoso por los invitados a
los que honra.
-¿Eres hija de Favonius? -preguntó von Harben.
-Sí, soy Favonia -respondió la muchacha-, pero no me has dicho nada
de ti. Te ordeno que lo hagas -exigió en tono imperioso.
-Soy Erich von Harben, de Germania -respondió el joven.
-¡Germana! -exclamó la muchacha-. César escribió sobre Germania, y
también Sanguinarius. Parece que está muy lejos.
-Jamás me ha parecido tan lejos como ahora -afirmó von Harben-; sin
embargo, los casi cinco mil kilómetros de distancia no parecen nada en
comparación con los siglos que se interponen.
Favonia frunció las cejas.
-No te entiendo -dijo.
-No -replicó von Harben-, y no me extraña.
-¿Eres un jefe, verdad? -preguntó ella.
Él no lo negó, pues había sido rápido en ver, por la actitud de los tres
patricios a los que había conocido, que la posición social de un bárbaro
en Castrum Mare podía fácilmente ser discutible, a menos que su barbarismo
estuviera un poco mitigado por un título. Orgulloso como estaba
de su nacionalidad, von Harben comprendió que existía una gran distancia
entre los bárbaros europeos de la época de César y sus cultos descendientes
del siglo veinte, y que probablemente sería imposible convencer
a esta gente de los cambios que habían tenido lugar desde que se escribió
su historia. Además, era consciente de que tenía claros deseos de
causar buena impresión a los ojos de esta adorable doncella de edad indefinida.
-¡Favonia! -exclamó von Harben apenas en un susurro.
La muchacha le miró con aire interrogador.
-¡Sí!
-Qué nombre tan encantador -dijo él-. Nunca lo había oído pronunciar.
-¿Te gusta? -preguntó ella.
-Mucho, de veras.
La muchacha frunció las cejas pensativa: tenía unas cejas bellamente
dibujadas y una frente que denotaba una inteligencia que no negaban ni
sus ojos, ni su actitud ni su forma de hablar.
-Me alegro de que te guste mi nombre, pero no entiendo por qué debería
alegrarme. Dices que eres bárbaro, y sin embargo no pareces un bárbaro.
Tu aspecto y tu actitud son los de un patricio, aunque quizás eres
demasiado atrevido con una joven a la que acabas de conocer, pero esto
lo atribuyo a la ignorancia de los bárbaros y por tanto te lo perdono.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Ser bárbaro tiene sus compensaciones -se rió von Harben-, y quizá soy
bárbaro. Tal vez pueda ser perdonado de nuevo si digo que eres la muchacha
más bella que jamás he visto y la única... que yo podría... vaciló.
-¿Qué es lo que podrías? -preguntó ella.
-Ni siquiera un bárbaro se atrevería a decir lo que iba a decir a alguien
a quien hace apenas diez minutos que conozco.
-Seas quien seas, muestras un excepcional buen gusto -oyeron que decía
en tono sarcástico una voz de hombre justo detrás de von Harben.
La muchacha levantó la mirada, sorprendida, al- tiempo que von Harben
se daba la vuelta, pues ninguno de los dos se había percatado de la
presencia de otra persona. Von Harben vio frente a él a un hombre joven
de baja estatura, moreno y de aspecto grasiento, vestido con una elaborada
túnica y con la mano apoyada en el mango de la corta espada que le
colgaba de la cadera. En el rostro del recién llegado había una sonrisa
sarcástica.
-¿Quién es tu amigo bárbaro, Favonia? -preguntó.
-Es Erich von Harben, un invitado en casa de Septimus Favonius, mi
padre -respondió la muchacha con altivez; y dirigiéndose a von Harben
dijo-: Éste es Fulvus Fupus, que acepta la hospitalidad de Septimus Favonius
con tanta frecuencia que se cree libre de criticar a otro invitado.
Fupus enrojeció.
-Pido disculpas -contestó-, pero uno nunca sabe cuándo honrar o
cuándo ridiculizar a uno de los invitados de honor de Septimus Favonius.
El último, si no recuerdo mal, era un simio, y antes de éste fue un
bárbaro de alguna aldea exterior; pero siempre son interesantes y estoy
seguro de que el bárbaro Erich von Harben demostrará no ser una excepción
a la regla. -El tono de voz del hombre era sarcástico y desagradable,
y a von Harben le costó reprimir su creciente enojo.
Por fortuna, en este momento se unió a ellos Mallius Lepus y von Harben
fue presentado formalmente a Favonia. Fulvus Fupus prestó después
poca atención a von Harben, pues dedicó su tiempo a Favonia. Von
Harben sabía por su conversación que se hallaban en términos amistosos
e íntimos y supuso que Fupus estaba enamorado de Favonia, aunque
por la actitud de la chica no podía saber si ella le correspondía con
su afecto.
Había otra cosa de la que von Harben estaba convencido: también él estaba
enamorado de Favonia. En varias ocasiones en la vida había creído
estar enamorado, pero sus sensaciones y reacciones en estas otras ocasiones
no habían sido las mismas ni en forma ni en grado a las que experimentaba
ahora. Se dio cuenta de que odiaba a Fulvus Fupus, a quien
apenas hacía un cuarto de hora que conocía y cuya mayor ofensa, aparte
de mostrarse amoroso con Favonia, había sido cierta forma de hablar
sarcástica y una actitud arrogante. Sin duda aquello no era suficiente
para que un hombre en su sano juicio deseara matar, y sin embargo
Erich von Harben acarició la culata de su Luger, la cual había insistido
en llevar además de la delgada daga con la que Mallius Lepus le había
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
armado.
Más tarde, cuando Septimus Favonius se reunió con ellos, sugirió que
fueran todos a los baños y Mallius Lepus susurró a von Harben que su
tío se encontraba ansioso por exhibir su hallazgo.
-Nos llevará a los Baños de César -anunció Lepus-, que son frecuentados
sólo por los patricios más ricos, o sea que ten preparadas algunas
historias, pero guárdate las mejores, como la que me has contado a mí
de las modernas literas romanas, para la cena que mi tío seguramente
dará esta noche. Allí estará lo mejor de Castrum Mare, posiblemente incluso
el propio emperador.
Los Baños de César estaban alojados en un imponente edificio, cuya
parte que daba a la avenida estaba destinada a lo que parecían ser tiendas
exclusivas. La entrada principal conducía a un gran patio donde la
calidez con que fueron recibidos por un grupo de clientes de los baños
allí congregados dio fe de la popularidad de Favonius, su hija y su sobrino,
mientras que fue evidente para von Harben que manifestaban menos
entusiasmo por Fulvus Fupus.
Los criados condujeron a los bañistas a los vestuarios, estando separados
los de los hombres y los de las mujeres. Una vez desnudo, el cuerpo
de von Harben fue untado con aceites en una habitación caldeada y luego
fue conducido a una habitación caliente y de allí, con los otros hombres,
pasó a un gran aposento que contenía una piscina donde hombres
y mujeres se bañaban juntos. Cerca de la piscina había asientos para varios
centenares de personas, éstos estaban construidos con granito muy
pulido.
Aunque von Harben disfrutaba de la idea de darse un baño en la fresca
y transparente agua del frigidarium, le interesó mucho más la oportunidad
de volver a estar con Favonia. La muchacha nadaba lentamente
cuando él entró en la estancia donde estaba la piscina. Con una zambullida
larga y rápida, von Harben se deslizó ágilmente por el agua, y tras
unas cuantas brazadas llegó hasta ella. Los aplausos de los
presentes no significaron nada para von Harben, pues ignoraba que
zambullirse era un arte desconocido entre los ciudadanos de Castrum
Mare.
Fulvus Fupus, que había entrado en el frigidarium detrás de von Harben,
sonrió cuando vio la zambullida y oyó los aplausos. Nunca había
visto hacer esto, pero se dio cuenta de que aquello era muy fácil y, comprendiendo
las ventajas de esta acción, decidió enseguida mostrar a los
patricios allí reunidos, y en especial a Favonia, que él era también un
maestro en este arte atlético.
Fulvus Fupus corrió, como había visto hacerlo a von Harben, hacia el
borde de la piscina, dio un elevado salto en el aire y cayó de estómago en
el agua, con lo que produjo un chasquido tan fuerte que se quedó sin
aliento y el agua salpicó en todas direcciones.
Respirando entre jadeos, consiguió llegar al borde de la piscina, donde
se agarró mientras las risas de los patricios presentes le hacían sonrojar.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Aunque antes había mirado a von Harben con desprecio y cierto recelo,
ahora le observaba con absoluto desprecio, recelo y odio. Irritado, Fupus
salió de la piscina y volvió de inmediato al vestuario, donde se vistió de
nuevo.
-¿Ya te vas, Fupus? -preguntó un joven patricio que se estaba desnudando
en el apodyterium.
-Sí -gruñó Fupus.
-Me he enterado de que has venido con Septimus Favonius y su nuevo
hallazgo. ¿Cómo es?
-Escucha bien, Caecilius Metellus -respondió Fupus-. Este hombre que
se hace llamar Eric von Harben dice que es un jefe de Germania, pero yo
creo que es otra cosa.
-¿Qué es lo que crees tú? -preguntó Metellus, educadamente, aunque
era evidente que no tenía mucho interés.
Fupus se acercó al otro.
-Creo que es un espía de Castra Sanguinarius -susurró-, y que sólo finge
que es un bárbaro.
-Pero dicen que no habla bien nuestra lengua -replicó Metellus.
-La habla como la hablaría cualquier hombre que quisiera fingir que no
la entendía o que era nueva para él -explicó Fupus.
Metellus meneó la cabeza.
-Septimus Favonius no es tonto -afirmó-. Dudo que exista alguien en
Castra Sanguinarius lo bastante listo para engañarle hasta ese punto.
-Sólo hay un hombre con derecho a juzgarle -espetó Fupus-, y conocerá
los hechos antes de una hora.
-¿A quién te refieres? -preguntó Metellus.
-A Validus Augustus, emperador del Este; voy a verle enseguida.
-No seas tonto, Fupus -aconsejó Metellus-. Sólo conseguirás que se
burle de ti o algo peor.
¿No sabes que Septimus Favonius goza del mayor favor del emperador?
-Tal vez, pero también se sabe que era amigo de Cassius Hasta, sobrino
del emperador, a quien Valius Augustus acusó de traición y desterró. No
costaría mucho convencer al emperador de que este tal Erich von Harben
es un emisario de Cassius Hasta, de quien se dice que está en Castra
Sanguinarius.
Caecilius Metellus se rió.
-Ve, pues, y haz el ridículo, Fupus -dijo-. Probablemente acabarás al final
de una cuerda.
-El final de una cuerda pondrá fin a este asunto -declaró Fupus-, pero
en él estará von Harben, no yo.
IX
Cuando cayó la noche en la ciudad de Castra Sanguinarius, la penumbra
de las mazmorras de granito bajo el coliseo de la ciudad se convirtió
en negra oscuridad, sólo aliviada por el rectángulo de firmamento estreLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
llado que se veía desde la ventana con barrotes.
Agachado en el tosco suelo de piedra, con la espalda apoyada en la pared,
Tarzán observaba las estrellas que se movían en lenta procesión.
Como era una criatura acostumbrada a vivir al aire libre, el hombre mono
sufría la angustia mental de las bestias enjauladas; tal vez debido a
su mente humana, su sufrimiento era mayor de lo que habría sido para
un animal, sin embargo lo soportaba con mayor estoicismo que las bestias,
que pasean arriba y abajo para escapar de los barrotes que la confinan.
Si los pasos de un animal podían haber medido las paredes de su
mazmorra, lo mismo hizo la mente de Tarzán, y en ningún momento su
mente no permaneció ocupada por las ideas de escapar.
Lukedi y los otros presos de la mazmorra dormían, pero Tarzán seguía
observando las estrellas libres y envidiándolas, cuando se dio cuenta de
que oía un sonido, muy leve, que venía de la pista, cuyo suelo estaba al
mismo nivel que el ventanuco de la mazmorra. Algo se movía de forma
regular y cautelosa en la arena. Entonces, enmarcado en la ventana, su
silueta recortada sobre el firmamento, apareció una figura conocida. Tarzán
sonrió y susurró una palabra tan baja que el oído humano apenas la
habría oído, y Nkima se deslizó entre los barrotes y se dejó caer en el suelo
de la mazmorra. Un instante después el monito se acurrucaba cerca
de Tarzán, cuyos largos y musculosos brazos le rodeaban el cuello.
-Ven a casa conmigo -suplicó Nkima-. ¿Por qué te quedas en este oscuro
y frío agujero bajo tierra? _
-¿Has visto la jaula en la que a veces tengo a Jad-Bal-Ja, el león de
oro? -preguntó Tarzán. -Sí -respondió el mono.
-Jad-Bal-Ja no puede salir si nosotros no le abrimos la puerta -explicó
Tarzán-. Yo también estoy en una jaula, no puedo salir si no me abren la
puerta.
-Iré a buscar a Muviro y a sus gomangani con los palos afilados dijo
Nkima-. Vendrán y te soltarán.
-No, Nkima -ordenó Tarzán-. Si yo no puedo salir de aquí, Muviro no
podrá llegar a tiempo de salvarme, y si viniera muchos de mis valientes
waziri morirían, pues aquí hay luchadores en números mucho mayores
que los que Muviro podría traer.
Al cabo de un rato, Tarzán dormía y, enroscado en sus brazos, dormía
Nkima, el monito, pero cuando Tarzán despertó por la mañana, Nkima se
había marchado.
Hacia media mañana vinieron los soldados, abrieron la puerta de la
mazmorra y entraron algunos de ellos, incluido un joven oficial blanco,
que iba acompañado por un esclavo. El oficial se dirigió a Tarzán en el
lenguaje de la ciudad, pero el hombre mono meneó la cabeza para indicar
que no lo entendía; luego, el otro se volvió a un esclavo con unas palabras
y este último habló a Tarzán en el dialecto de los bagegos, preguntándole
si lo entendía.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Sí -respondió el hombre mono, y a través del intérprete el oficial interrogó
a Tarzán.
-¿Quién eres y qué hacías, tú, un hombre blanco, en la aldea de los bagegos?
-preguntó el oficial.
-Soy Tarzán de los Monos -contestó el prisionero-. Buscaba a otro
hombre blanco que está perdido en algún lugar de estas montañas, pero
resbalé en el acantilado y caí, y mientras estaba inconsciente los bagegos
me hicieron prisionero, y cuando vuestros soldados entraron en la aldea
bagego, me encontraron allí. Ahora que ya sabes quién soy, supongo que
seré liberado.
-¿Por qué? -quiso saber el oficial-. ¿Eres ciudadano de Roma?
-Claro que no -replicó Tarzán-. ¿Qué tiene esto que ver?
-Si no eres ciudadano de Roma, es bastante posible que seas un enemigo.
¿Cómo sabemos que no eres de Castrum Mare?
Tarzán se encogió de hombros.
-No lo sé -replicó-, puesto que ni siquiera conozco lo que significa Castrum
Mare.
-Esto es lo que dirías si quisieras engañarnos -afirmó el oficial-, y también
fingirías que no sabes hablar ni entiendes nuestra lengua, pero descubrirás
que no es fácil engañarnos. No somos tan tontos como la gente
de Castrum Mare cree.
-¿Dónde está Castrum Mare y qué es? -preguntó Tarzán.
El oficial se echó a reír.
-Eres muy hábil -exclamó.
-Te aseguro -dijo el hombre mono- que no trato de engañarte. Créeme
por un instante y respóndeme a una pregunta.
-¿Qué deseas preguntar?
-¿Ha venido a vuestro país otro hombre blanco en las últimas semanas?
Es el que estoy buscando.
-Ningún hombre blanco ha entrado en este país -replicó el oficial- desde
que Marcus Crispus Sanguinarius acaudilló la Tercera Cohorte de la Décima
Legión en victoriosa conquista de los bárbaros que lo habitaban
hace mil ochocientos veintitrés años.
-Y si hubiera un extranjero en vuestro país, ¿lo sabríais? -preguntó
Tarzán.
-Si estuviera en Castra Sanguinarius, sí -respondió el oficial-, pero si
hubiera entrado en Castrum Mare, en el extremo oriental del valle, yo no
lo sabría; pero vamos, no me han enviado aquí para responder preguntas,
sino para llevarte ante uno que te las hará a ti.
A una orden del oficial, los soldados que le acompañaban sacaron a
Tarzán de la mazmorra, le condujeron por el corredor por el que el día
anterior había venido y lo llevaron a la ciudad. El destacamento recorrió
un kilómetro y medio por las calles de la ciudad hasta llegar a un edificio
imponente, a la entrada del cual estaba apostada una guardia militar
cuyas complicadas corazas, cascos y cimeras sugerían que formaban
parte de un cuerpo militar de élite.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Las placas metálicas de sus corazas le parecieron a Tarzán de oro, igual
que el metal de sus cascos, mientras que las empuñaduras y mangos de
sus espadas estaban tallados con elaborados dibujos y adornados también
con piedras de colores incrustadas de modo ingenioso en el metal, y
a su atractivo aspecto se añadía el toque final de las capas de color escarlata.
El oficial que se reunió con el grupo ante la puerta dejó entrar a Tarzán,
al intérprete y al oficial que le había traído, pero los soldados fueron
sustituidos por un destacamento, cuyos hombres llevaban armas muy
similares a las de aquellos que protegían la entrada de palacio.
Tarzán fue conducido de inmediato por un ancho corredor, al que daban
numerosas cámaras, hasta una gran estancia rectangular flanqueada
por columnas. Al fondo había un hombre corpulento sentado en
un enorme sillón tallado sobre una tarima elevada.
En la habitación se encontraba más gente, casi todos vestidos con capas
sobre túnicas de vivos colores y corazas de cuero o metal adornadas,
mientras que otros vestían simples togas, en general blancas. Constantemente
entraban y salían de la cámara esclavos, mensajeros y oficiales.
El grupo que acompañaba a Tarzán se retiró entre las columnas de un
lado de la estancia y esperó allí.
-¿Qué es este sitio? -preguntó Tarzán al intérprete bagego-, ¿y quién es
el hombre que está al fondo de la habitación?
-Ésta es la sala del trono del emperador del Este, y él es el propio Sublatus
Imperator.
Durante un buen rato, Tarzán observó la escena que se desarrollaba
ante él con interés. Vio gente de todas las clases, desde luego, que se
aproximaba al trono y se dirigía al emperador, y aunque no entendía sus
palabras, supuso que efectuaban peticiones a su gobernante. Entre los
peticionarios se encontraban patricios, tenderos de piel morena, bárbaros
resplandecientes en sus adornos salvajes e incluso esclavos.
El emperador, Sublatus, presentaba una figura imponente. Sobre una
túnica de hilo blanco, el emperador llevaba una coraza de oro. Las sandalias
eran blancas, con hebillas de oro, y de los hombros le caía la túnica
púrpura de los césares. Un filete de hilo bordado sobre la frente era
otra insignia de su rango que lucía.
Justo detrás del trono, colgaban unas gruesas cortinas ante las que se
alineaban una fila de soldados. Éstos portaban palos coronados por
águilas de plata y estandartes, cuyo significado y propósito Tarzán desconocía.
De las columnas de la pared colgaban escudos de diferentes
formas sobre estandartes similares a los que estaban detrás del emperador.
Todo lo referente al embellecimiento de la habitación era marcial, y
los adornos murales consistían en escenas de guerra pintadas con crudeza.
En aquel momento, un hombre, que parecía ser un oficial de la corte,
se acercó a ellos y se dirigió al oficial que había traído a Tarzán desde el
coliseo.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-¿Eres Maximus Praeclarus? -preguntó.
-Sí -respondió el oficial.
-Preséntate con el prisionero.
Cuando Tarzán avanzaba hacia el trono, rodeado por el destacamento
de la guardia, todas las miradas se volvieron hacia él, pues su figura destacaba
incluso en este conjunto de cortesanos y soldados ataviados de
un modo tan llamativo, aunque las únicas prendas que llevaba eran un
taparrabos y una piel de leopardo. Su piel bronceada por el sol, su mata
de pelo negro y sus ojos grises no sólo le hacían resaltar de forma especial
en aquel ambiente, pues había otras personas con la piel oscura, el
pelo negro y los ojos grises entre los presentes, sino que era el único que
se elevaba varios centímetros por encima de ellos. La ondulante suavidad
de su paso fácil sugería, incluso a la mente del orgulloso y altivo Sublatus,
el fiero y salvaje poder del rey de las bestias, lo que tal vez explicó el
hecho de que el emperador, con la mano levantada, hiciera parar al grupo
un poco más lejos del trono de lo acostumbrado.
Cuando el grupo se detuvo ante el trono, Tarzán no esperó a ser interrogado,
sino que se volvió al intérprete bagego y dijo:
Pregúntale a Sublatus por qué me han hecho prisionero y dile que exijo
que se me deje en libertad ahora mismo.
El hombre se quejó.
-Haz lo que te digo -ordenó Tarzán.
-¿Qué dice? -preguntó Sublatus al intérprete.
-Temo repetir sus palabras al emperador -murmuró el hombre.
-Te lo ordeno -dijo Sublatus.
-Ha preguntado por qué le han hecho prisionero y pide que se le suelte
enseguida.
-Pregúntale quién es -ordenó Sublatus, enfadado-, que se atreve a dar
órdenes a Sublatus Imperator.
-Dile -respondió Tarzán después de que las palabras del emperador le
hubieran sido traducidas- que soy Tarzán de los Monos, pero si esto significa
poco para él, como su nombre significa poco para mí, tengo otros
medios de convencerle de que estoy acostumbrado a dar órdenes y a ser
obedecido igual que él.
-Llevaos a este perro insolente -replicó Sublatus con voz temblorosa
cuando le hubieron dicho las palabras que había pronunciado Tarzán.
Los soldados agarraron a Tarzán, pero él se libró de ellos.
-Dile -espetó el hombre mono- que de hombre blanco a hombre blanco
le pido que responda a mi pregunta. Dile que no he venido a este país
como enemigo, sino como amigo, y que haré todo lo posible para que se
me dé el trato que merezco, y esto antes de salir de esta habitación.
Cuando estas palabras fueron traducidas a Sublatus, el color púrpura
de su rostro enfurecido era como el púrpura imperial de su capa.
-Lleváoslo -gritó-. Lleváoslo. Llamad a la guardia. Encerrad a Maximus
Praeclarus y encadenadle por permitir que un prisionero se dirija así a
Sublatus.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Dos soldados agarraron a Tarzán, uno por el brazo derecho y el otro por
el izquierdo, pero el hombre mono juntó de pronto los brazos ante sí y
con tanta fuerza chocaron las cabezas de los dos hombres que soltaron a
Tarzán y cayeron inconscientes al suelo; entonces el hombre mono saltó
con la agilidad de un felino al estrado donde se sentaba el emperador,
Sublatus.
Esta acción se había realizado tan deprisa, y de forma tan inesperada,
que nadie estaba preparado para interponerse entre Tarzán y el emperador
a tiempo de impedir la terrible indignidad que Tarzán le infligió.
Agarró al emperador por los hombros, lo levantó del trono y le hizo girar;
luego le agarró por la nuca y lo levantó del suelo justo cuando varios
lanceros avanzaban para rescatar a Sublatus. Pero cuando estaban a
punto de amenazar a Tarzán con sus picas, él empleó el cuerpo de Sublatus,
que no paraba de gritar, como escudo, de modo que los soldados
no se atrevieron a atacar por miedo a matar a su emperador.
-Diles -dijo Tarzán al intérprete bagego- que si algún hombre se mete
conmigo antes de que haya llegado a la calle, retorceré el cuello al emperador.
Dile que les ordene que se retiren. Si lo hace, le dejaré libre cuando
esté fuera del edificio. Si se niega, será a su costa.
Cuando el mensaje fue transmitido a Sublatus, éste dejó de gritar órdenes
a sus hombres para que atacaran al hombre mono, y en cambio
les mandó que permitieran que Tarzán abandonara el palacio. Con el
emperador sobre la cabeza, Tarzán saltó del estrado y al hacerlo los cortesanos
se retiraron obedeciendo las consignas de Sublatus, quien ordenó
que se volvieran de espaldas para no presenciar la indignidad que estaba
soportando su gobernante.
Tarzán de los Monos llevó a Sublatus Imperator por encima de su cabeza
a lo largo de la sala del trono y por los corredores que conducían al
patio exterior; y a la orden del hombre mono, el intérprete negro pasó delante,
pero allí no era necesario, ya que Sublatus mantenía el camino libre
dando órdenes con una voz que temblaba de rabia, miedo y humillación.
En la puerta exterior los miembros de la guardia suplicaban que se
les permitiera rescatar a Sublatus y vengar la afrenta de que era objeto,
pero el emperador les ordenó que permitieran que su capturador saliera
de palacio sano y salvo, siempre que cumpliera su palabra y liberara a
Sublatus cuando hubieran llegado a la avenida que había tras la puerta.
La guardia de la capa escarlata retrocedió a regañadientes, llenos de ira
por la humillación que sufría su emperador. Aunque no le amaran, era la
personificación del poder y la dignidad de su gobierno, y la escena que
habían presenciado les llenaba de humillación. Mientras, el bárbaro semidesnudo
cruzaba las puertas de palacio llevando a su comandante en
jefe en 'el aire, y salía a la avenida bordeada de árboles, con el intérprete
al frente, que no sabía si estar abatido por el terror o animado por el orgullo
de esta notoriedad.
La ciudad de Castra Sanguinarius había sido construida en un bosque
que arropaba el extremo occidental del cañón, y con una visión inusual
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
los fundadores de la ciudad habían despejado sólo los espacios necesarios
para avenidas, edificios y propósitos similares. Unos árboles antiquísimos
cubrían con su follaje la avenida ante el palacio, y en muchos lugares
sus ramajes se desparramaba por encima de las casas bajas y se
mezclaba con las de los árboles de los patios interiores.
A medio camino de la ancha avenida, el hombre mono se detuvo y dejó
a Sublatus en el suelo. Volvió los ojos en dirección a la puerta por la que
los soldados del emperador salían en tropel.
-Diles -dijo Tarzán al intérprete- que vuelvan a palacio; sólo entonces
dejaré en libertad a su emperador -pues Tarzán había observado las jabalinas
en las manos de muchos de los guardias y suponía que en el
momento en que su cuerpo dejase de estar protegido por la presencia
próxima de Sublatus, él sería la diana y el objetivo de una veintena de
armas.
Cuando el intérprete dio el ultimátum del hombre mono, los guardias
vacilaron, pero Sublatus les ordenó que obedecieran, pues el fuerte apretón
del bárbaro en el hombro le convenció de que no había esperanzas de
que pudiera escapar con vida o ileso a menos que él y sus soldados accedieran
a lo que pedía aquella criatura. Cuando el último guardia entró en
el patio de palacio, Tarzán soltó al emperador, quien se apresuró hacia la
puerta; en ese momento salieron rápidamente a la avenida.
Vieron que su presa se volvía y daba unos pasos rápidos, saltaba en el
aire y desaparecía entre el follaje de un roble. Una docena de jabalinas
llegaron a las ramas del árbol. Los soldados se precipitaron hacia allí,
aguzando la vista, pero la presa había desaparecido.
Sublatus iba pisándoles los talones.
-¡Rápido! -gritaba-. ¡A por él! Mil denarios para el hombre que abata al
bárbaro.
-¡Allí va! -chilló uno, señalando.
-No -gritó otro-. Le he visto entre el follaje. He visto moverse las ramas -
y señalaba en la dirección opuesta.
Entretanto, el hombre mono avanzaba veloz por los árboles por un lado
de la avenida, saltó a un tejado bajo y lo cruzó, luego saltó a un árbol de
un patio interior y allí se detuvo para oír si le perseguían. Moviéndose
como una bestia salvaje en la jungla, avanzó tan silencioso como la sombra
de una sombra, de modo que ahora, aunque agazapado apenas a
seis metros por encima de ellas, su presencia resultaba ajena a las dos
personas que estaban en el patio.
Pero Tarzán no lo era de la suya y, mientras aguzaba el oído para apreciar
el ruido de la persecución, que ahora se expandía en todas direcciones
por la ciudad, se fijó en la muchacha y el hombre que se encontraban
abajo. Era evidente que el hombre estaba arrullando a la doncella,
y Tarzán no necesitó conocer su lenguaje hablado para interpretar los
gestos, las miradas y las expresiones faciales de apasionada súplica por
parte del hombre o de fría altivez de la muchacha.
A veces ella ladeaba la cabeza y ofrecía al hombre mono una vista parLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
cial de su perfil, y Tarzán supuso que era muy hermosa, pero el rostro
del joven que estaba con la muchacha le recordaba el rostro de Pamba, la
rata.
Era evidente que este cortejo no progresaba según los deseos del joven
y su tono de voz dio muestras de ira. La muchacha se levantó con altivez,
le dirigió unas frías palabras y se marchó. Entonces el hombre se levantó
del banco en el que estaban sentados y la agarró bruscamente por el
brazo. Ella se volvió, sorprendida y enojada, le miró y medio lanzó un grito
pidiendo ayuda cuando el hombre con cara de rata le tapó la boca con
una mano y con el brazo libre la estrechó contra sí.
Todo aquello no era de la incumbencia de Tarzán. Las hembras de la
ciudad de Castra Sanguinarius no le importaban al hombre mono más
que las de la aldea de Nyuto, jefe de los bagegos. No le importaban más
que Sabor, la leona, y mucho menos que las hembras de la tribu de Akut
o de Toyat, los simios reyes. Pero Tarzán de los Monos a menudo era una
criatura impulsiva, y se dio cuenta de que no le gustaba el joven con cara
de rata y de que nunca podría gustarle, mientras que la muchacha a la
que maltrataba parecía doblemente agradable por su evidente aversión a
su atormentador.
El hombre había inclinado el frágil cuerpo de la muchacha hacia atrás
sobre el banco. Sus labios estaban cerca de los de ella cuando de repente
oyó un estruendo en el suelo, junto a él, y al volverse, atónito, vio la figura
de un gigante semidesnudo. Unos ojos grises como el acero se clavaron
en los suyos, una mano fuerte cayó en el cuello de su túnica y se vio
separado del cuerpo de la muchacha y luego arrojado bruscamente a un
lado.
El joven vio cómo su atacante levantaba a su víctima del suelo, pero
sus diminutos ojos también se percataron de otra cosa: ¡el extraño no iba
armado! Entonces Fastus desenvainó su espada y Tarzán de los Monos
se encontró enfrentado al acero. La muchacha se dio cuenta de lo que
Fastus iba a hacer. Vio que el extranjero que la protegía iba desarmado y
se interpuso entre ellos, gritando al mismo tiempo con todas sus fuerzas:
-¡Axuch! ¡Sarus! ¡Mpingu! ¡Venid! ¡Rápido!
Tarzán agarró a la muchacha y rápidamente la escondió detrás de su
cuerpo al tiempo que Fastus se lanzaba sobre él. Pero el romano había
calculado mal la fácil conquista de un hombre desarmado, que le había
parecido sencilla de llevar a cabo, pues cuando su afilada espada descendió
para hendir el cuerpo de su enemigo, éste ya no estaba allí.
Nunca en su vida había presenciado Fastus semejante agilidad. Era
como si los ojos y el cuerpo del bárbaro se movieran más rápidamente
que la espada de Fastus, y siempre una fracción de centímetro más allá.
Tres veces hizo caer la espada sobre el extraño, y tres veces la hoja cortó
el aire vacío, mientras la muchacha, con los ojos desorbitados por el
asombro, observaba el duelo aparentemente desigual. Su corazón se llenó
de admiración por el extraño gigante quien, aunque a todas luces era
un bárbaro, parecía más patricio que el propio Fastus. Tres veces la hoja
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
de Fastus cortó el aire, y luego su antagonista hizo un movimiento rápido
como un rayo. La mano morena pilló desprevenido al romano, los dedos
de acero le agarraron la muñeca y un instante después su espada caía
en el suelo enlosado del patio. En ese momento, dos hombres blancos y
un negro entraron corriendo y jadeantes en el jardín y se precipitaron
hacia ellos, con una daga en la mano cada uno y el negro con una espada.
Vieron a Tarzán de pie entre Fastus y la muchacha, al joven en manos
de un extraño, y la espada caía en el suelo. Naturalmente, llegaron a la
única conclusión que parecía posible: Fastus estaba siendo atacado en
un intento de proteger a la chica contra un extraño.
Tarzán les vio acercarse a él y comprendió que tres a uno es un combate
desigual. Estaba a punto de utilizar a Fastus como escudo contra sus
nuevos enemigos cuando la muchacha avanzó ante los tres y les hizo señas
de que se detuvieran. De nuevo oyó aquella lengua que él no comprendía,
mientras la chica explicaba lo sucedido a los recién llegados y
Tarzán seguía sujetando a Fastus por la muñeca.
Luego la joven se volvió hacia Tarzán y se dirigió a él, pero el hombre
mono meneó la cabeza para indicar que no la entendía; entonces, cuando
los ojos de Tarzán se posaron en el negro, se le ocurrió un posible medio
de comunicarse con esta gente, pues el negro se parecía mucho a los bagegos
del mundo exterior.
-¿Eres bagego? -preguntó Tarzán en la lengua de esa tribu.
El hombre pareció sorprenderse.
-Sí -respondió-, lo soy, pero ¿quién eres tú?
-¿Y hablas la lengua de esta gente? -supuso Tarzán, señalando a la joven
y a Fastus pasando por alto la pregunta del hombre.
-Por supuesto -contestó el negro-. He sido prisionero suyo durante muchos
años, pero hay muchos bagegos entre mis compañeros y no hemos
olvidado la lengua de nuestras madres.
-Bien -dijo Tarzán-. Esta mujer puede hablar conmigo a través de ti.
-Ella quiere saber quién eres, de dónde vienes y qué hacías en su jardín,
y cómo has llegado aquí, y cómo es que la has protegido de Fastus,
y...
Tarzán alzó una mano.
-De una en una -exclamó el hombre mono-. Dile que soy Tarzán de los
Monos, un extranjero de un lejano país, y he venido aquí en son de paz
en busca de uno de los míos que se ha extraviado.
Entonces hubo una interrupción en forma de fuertes golpes y gritos
tras la puerta exterior del edificio.
-Ve a ver lo que es eso, Axuc -ordenó la muchacha, y cuando el aludido,
evidentemente un esclavo, se volvió con humildad para hacer lo que
ella le ordenaba, ella se dirigió una vez más a Tarzán a través del intérprete.
-Te has ganado la gratitud de Dilecta -afirmó ella- y serás recompensado
por su padre.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
En este momento, Axuch regresó seguido por un joven oficial. Cuando
los ojos del recién llegado se posaron en Tarzán, se desorbitaron por el
sobresalto y el joven se llevó la mano a la empuñadura de su espada, y al
mismo tiempo Tarzán le reconoció como Maximus Praeclarus, el joven
oficial patricio que le había llevado del coliseo a palacio.
-Deja tu espada, Maximus Praeclarus -dijo la muchacha-, porque este
hombre no es ningún enemigo.
-¿Estás segura, Dilecta? -preguntó Praeclarus-. ¿Qué sabes de él?
-Sé que ha llegado a tiempo de salvarme de este cerdo, que me habría
lastimado -dijo la muchacha con altivez, lanzando una mirada de desprecio
a Fastus.
-No lo entiendo -comentó Praeclarus-. Es el prisionero de guerra bárbaro
que se hace llamar Tarzán y a quien esta mañana he llevado del coliseo
a palacio a requerimiento del emperador, para que Sublatus pudiera
echar un vistazo a esta extraña criatura, que algunos creen que es espía
de Castrum Mare.
-Si es un prisionero, ¿qué hace aquí? -preguntó la muchacha-. ¿Y por
qué has venido?
-Este tipo ha atacado al propio emperador y luego ha escapado de palacio.
Están registrando la ciudad entera y yo, como estoy a cargo de un
destacamento de soldados asignado a este distrito, he venido de inmediato,
pues temía lo que precisamente ha ocurrido, que este salvaje te encontrara
y te hiciera daño.
-Era el patricio Fastus, hijo del césar imperial, el que me habría hecho
daño -replicó la muchacha-. El salvaje es el que me ha salvado.
Maximus Praeclarus dirigió una rápida mirada a Fastus, el hijo de Sublatus,
y después a Tarzán. El joven oficial parecía hallarse ante un dilema.
-Ahí está tu hombre -exclamó Fastus con una sonrisa torcida-. Devuélvelo
a las mazmorras.
-Maximus Praeclarus no recibe órdenes de Fastus -replicó el joven- y
conoce su deber sin tener que consultárselo.
-¿Arrestarás a este hombre que me ha protegido, Praeclarus? -preguntó
Dilecta.
-¿Qué puedo hacer si no? -balbuceó Praeclarus-. Es mi deber.
-Entonces, hazlo -espetó Fastus. Praeclarus palideció.
-Me resulta difícil mantener mis manos lejos de ti, Fastus -exclamó--.
Si fueras el hijo del mismo Júpiter no me costaría tanto estrangularte. Si
sabes lo que te conviene, te marcharás antes de que pierda los estribos.
-Mpingu -dijo Dilecta-, acompaña a Fastus a la avenida.
Fastus enrojeció.
-Mi padre, el emperador, se enterará de esto -amenazó-; y no olvides,
Dilecta, que tu padre no goza de demasiada estimación por parte de Sublatus
Imperator.
-Márchate, Fastus -exclamó la muchacha- antes de que ordene a mi esclavo
que te arroje a la calle.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Con una sonrisa torcida y un contoneo Fastus salió del jardín, y cuando
se hubo ido Dilecta se volvió a Maximus Praeclarus.
-¿Qué haremos? Debo proteger a este noble extranjero que me ha salvado
de Fastus, y al mismo tiempo tú has de cumplir con tu deber y devolverle
a Sublatus.
-Tengo un plan -anunció Maximus Praeclarus-, pero no puedo llevarlo a
cabo a menos que pueda hablar con el extranjero.
-Mpingu le entiende y puede hacer de intérprete -replicó la muchacha.
-¿Puedes confiar en Mpingu? -preguntó Praeclarus.
-Absolutamente -afirmó Dilecta.
-Entonces haz marchar a los demás -ordenó Praeclarus, señalando a
Axuc y Sarus; y cuando Mpingu volvió de acompañar a Fastus a la calle,
encontró a Maximus Praeclarus, Dilecta y Tarzán solos en el jardín.
Praeclarus indicó a Mpingu que se acercara.
-Dile al extranjero que me han enviado para arrestarle -dijo a Mpingu-,
pero dile también que, debido al servicio que ha prestado a Dilecta, deseo
protegerle si sigue mis instrucciones.
-¿Cuáles son? -preguntó Tarzán cuando le hubieron planteado la pregunta-.
¿Qué deseas de mí?
-Quiero que vengas conmigo -anunció Praeclarus- como si fueras mi
prisionero. Te llevaré en dirección al coliseo y cuando esté frente a mi
propia casa, te haré una señal para que entiendas que aquella casa es
mía. Inmediatamente después haré todo lo posible para que escapes a los
árboles, como has hecho cuando ha salido del palacio con Sublatus. Ve
entonces de inmediato a mi casa y quédate allí hasta que yo regrese. Dilecta
enviará a Mpingu para avisar a mis criados de que irás. Si se lo ordeno,
te protegerán con su vida. ¿Lo entiendes?
-Entiendo -respondió el hombre mono cuando Mpingu le hubo explicado
el plan.
-Más tarde -continuó Praeclarus- podremos encontrar la manera de
hacerte salir de Castra Sanguinarius y de cruzar las montañas.
X
Los cuidados del estado reposaban levemente en los hombros de Validus
Augustus, emperador del Este, pues aunque su título era imponente
su dominio era pequeño y sus súbditos escasos. La ciudad isla de Castrum
Mare constaba de una población de poco más de veintidós mil personas,
de las que unas tres mil eran blancos y diecinueve mil de sangre
mixta, mientras que fuera de la ciudad, en las aldeas de los moradores
del lago y por la orilla oriental de Mare Orientis, vivían el resto de sus
súbditos, que eran unos veintiséis mil negros.
Ese día, una vez terminados informes y audiencias, el emperador se retiró
al jardín de palacio para pasar una hora conversando con algunos de
sus íntimos, mientras los músicos, escondidos en un cenador cubierto
con una parra, le entretenían. Cuando se hallaba así ocupado, se
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
aproximó un chambelán que anunció que el patricio Fulvus Fupus solicitaba
audiencia con el emperador.
-Fulvus sabe que hace una hora que se ha terminado la audiencia -
espetó el emperador-. Dile que vuelva mañana.
-Insiste, glorioso césar -dijo el chambelán-, en que el asunto es de la
mayor importancia y en que se ha atrevido a venir únicamente porque
está seguro de que la seguridad del emperador está en juego.
-Tráele, pues -ordenó Validus, y, cuando el chambelán se volvió, rezongó-:
¿Nunca podré tener un momento de descanso sin que algún necio
como Fulvus Fupus me interrumpa con alguna tontería?
Cuando Fulvus se acercó al emperador unos momentos más tarde, fue
recibido con frialdad y una mirada altiva.
-He venido, glorioso césar -comenzó Fulvus-, para cumplir con el deber
de un ciudadano de Roma, cuyo principal interés radica en la seguridad
de su emperador.
-¿De qué hablas? -espetó Validus-. ¡Rápido, dímelo!
-Hay un extranjero en Castrum Mare que afirma ser un bárbaro de
Germania, pero yo creo que se trata de un espía de Castrum Sanguinarius
donde, según se dice, Cassius Hasta es un invitado de honor
de Sublatus en aquella ciudad.
-¿Qué sabes de Cassius Hasta y qué tiene que ver con esto? -preguntó
Validus.
-Se dice... se rumorea -balbuceó Fulvus Fupus- que...
-He oído demasiados rumores de Cassius Hasta -exclamó Validus-. ¿No
puedo enviar a mi sobrino en una misión sin que todos los necios de
Castrum Mare se queden despiertos por la noche para conjurar motivos
que puedan más tarde serme atribuidos?
-Sólo es lo que he oído -murmuró Fulvus enrojeciendo, incómodo-. Yo
no sé nada de ello. No he dicho que lo supiera.
-Bien, ¿qué has oído? -preguntó Validus-. Venga, dilo.
-Se dice en los baños que enviaste a Cassius Hasta lejos de aquí porque
conspiraba para traicionarte, y que éste acudió inmediatamente a Sublatus,
quien le recibió de modo amistoso, y que juntos están planeando un
ataque a Castrum Mare.
Validus frunció el entrecejo.
-Un rumor sin fundamento -replicó-, pero ¿qué me dices de este prisionero?
¿Qué tiene que ver con ello y por qué no se me ha comunicado su
presencia?
-Eso no lo sé -dijo Fulvus Fupus-. Por esto me ha parecido doblemente
que mi deber era informarte, ya que el hombre que cobija al extranjero es
un patricio muy poderoso y que podría muy bien ser demasiado ambicioso.
-¿De quién se trata? -preguntó el emperador.
-Septimus Favonius -respondió Fupus.
-¡Septimus Favonius! -exclamó Validus-. Imposible.
-No es imposible -prosiguió Fupus con osadía-, si el glorioso césar reLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
cuerda la amistad que siempre ha existido entre Cassius Hasta y Malhus
Lepus, el sobrino de Septimus Favonius. El hogar de Septimus Favonius
era el otro hogar de Cassius Hasta. ¿A quien, por tanto, acudiría antes
en busca de ayuda sino a este poderoso amigo cuyas ambiciones son conocidas
fuera de palacio, aunque tal vez aún no hayan llegado a oídos de
Validus Augustus?
Nervioso, el emperador se puso en pie y empezó a pasear arriba y abajo,
mientras los otros le observaban con atención; los ojos de Fulvus se entrecerraron
malignamente.
Entonces Validus se detuvo y se volvió hacia uno de sus cortesanos.
-¡Que Hércules me haga caer muerto -exclamó- si no hay algo de verdad
en lo que Fulvus Fupus sugiere! -y se dirigió a Fupus-: ¿Cómo es el
extranjero?
-Es un hombre de piel blanca, aunque de aspecto y tez ligeramente diferentes
a las del patricio usual. Finge hablar nuestra lengua con cierta
torpeza, con lo que intenta sugerir falta de familiaridad. Yo creo que esto
simplemente forma parte de una farsa para engañarnos.
-¿Cómo es que ha llegado a Castrum Mare y ninguno de mis oficiales
me ha informado? preguntó Validus.
-Esto puede decírtelo Mallius Lepus -contestó Fulvus Fupus-, pues era
quien estaba al mando de la Porta Decumana cuando algunos de los
bárbaros de las aldeas del lago le trajeron, presuntamente como prisionero.
Sin embargo, el césar sabe qué fácil habría sido sobornar a estas
criaturas para que interpretaran este papel.
-Lo explicas tan bien, Fulvus Fupus -comentó el emperador- que cabría
incluso sospechar que tú has sido el instigador de la conspiración, o al
menos que has pensado mucho en planes similares a éste.
-El brillante ingenio del césar nunca le abandona -replicó Fupus con
una sonrisa forzada aunque había palidecido.
-Ya veremos -espetó Validus, se volvió a uno de sus oficiales y ordenó-:
Que arresten a Septimus Favonius, a Mallius Lepus y a ese extranjero
enseguida.
Una vez dicho esto, entró en el jardín un chambelán y se dirigió al emperador.
-Septimus Favonius pide audiencia -anunció-. Mallius Lepus, su sobrino,
y un extranjero van con él.
-Ve a buscarles -ordenó Validus, y luego se dirigió al oficial que estaba
a punto de salir para arrestarles-: Espera aquí, veremos lo que Septimus
Favonius tiene que decir.
Un momento después, entraron los tres hombres y se acercaron al emperador.
Favonius y Lepus saludaron a Validus, y luego el primero presentó
a von Harben como jefe bárbaro de Germania.
Ya hemos oído hablar de este jefe bárbaro -dijo Validus con una sonrisa.
Favonius y Lepus miraron a Fupus-. ¿Por qué no se me notificó inmediatamente
la captura de este prisionero? -Esta vez el emperador dirigió
su observación a Mallius Lepus.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Ha habido un pequeño retraso, césar -respondió el joven oficia. Fue
necesario que le bañara y vistiera antes de traerle aquí.
-No era necesario que le trajeras aquí -replicó Validus-. En Castrum
Mare hay mazmorras para prisioneros de Castra Sanguinarius.
-Él no es de Castra Sanguinarius -señaló Septimus Favonius.
-¿De dónde eres y qué haces en mi país? -preguntó Validus, volviéndose
a von Harben.
-Soy de un país que tus historiadores conocían como Germana -
respondió Erich.
-Y supongo que aprendiste a hablar nuestra lengua en Germania -dijo
Validus con una sonrisa burlona.
-Sí -afirmó von Harben-, así es.
-¿Y nunca habías estado en Castra Sanguinarius?
-Nunca.
-Supongo que has estado en Roma -se rió Validus.
-Sí, muchas veces -respondió von Harben.
-¿Y quién es ahora emperador allí?
-No hay emperador romano -contestó von Harben.
-¡Que no hay emperador! -exclamó Validus-. Si no eres espía de Castra
Sanguinarius, eres un loco. Quizá seas las dos cosas, pues nadie
más que un loco esperaría que creyera semejante historia. Que no hay
emperador romano, nada menos...
-No hay emperador romano -insistió von Harben- porque no hay imperio
romano. Mallius Lepus me ha dicho que vuestro país no ha tenido intercambio
con el mundo exterior desde hace más de ochocientos años.
En este espacio de tiempo pueden ocurrir muchas cosas, y de hecho han
sucedido. Roma cayó, hace más de mil años. Ninguna nación habla actualmente
su lengua, que sólo la entienden los sacerdotes y los estudiosos.
Los bárbaros de Germania, de Galia y de Britannia han construido
imperios y civilizaciones de un tremendo poder, y Roma simplemente es
una ciudad de Italia.
Mallius Lepus estaba encantado.
-Ya te dije -susurró a Favonius- que te gustaría mucho. Por Júpiter,
ojalá contara a Validus la historia de las literas que viajan a cincuenta
mil pasos por hora.
Había algo en el tono y actitud de von Harben que inspiraba confianza
e inducía a creerle, de modo que incluso el receloso Validus dio crédito a
las historias aparentemente extrañas del extranjero y se encontró
haciéndole preguntas.
Por fin el emperador se volvió a Fulvus Fupus:
-¿Con qué pruebas acusas a este hombre de ser espía de Castra Sanguinarius?
-preguntó.
-¿De dónde puede ser, si no? -preguntó Fulvus Fupus-. Sabemos que
no es de Castrum
Mare, o sea que tiene que ser de Castra Sanguinarius.
-¿No tienes ninguna prueba que apoye tus acusaciones?
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Fupus vaciló.
-Vete -ordenó Validus, enojado-. Me ocuparé de ti más tarde.
Abrumado por la humillación, Fupus salió del jardín, pero las miradas
malévolas que lanzó a Favonius, Lepus y Erich no presagiaban nada
bueno. Validus miró atentamente a von Harben durante varios minutos
después de que Fupus hubiera abandonado el jardín, como para intentar
leer el alma del extranjero que estaba ante él.
-Así que en Roma no hay emperador -masculló-. Cuando Sanguinarius
guió a su cohorte fuera de Aegyptus, Nerva era emperador. Esto fue el
sexto día antes de las calendas de febrero del año 848 de la ciudad, el
segundo año del reinado de Nerva. Desde aquel día no ha llegado ninguna
noticia de Roma a los descendientes de Sanguinarius y su cohorte.
Von Harben calculó rápidamente, buscando en su memoria las fechas
históricas y datos de la historia antigua que conservaba frescos en su
mente como los de la época actual.
-El sexto día antes de las calendas de febrero -repitió-, esto sería el
veintisiete de enero del año 848 de la ciudad; vaya, el veintisiete de enero
del año de nuestra era es la fecha de la muerte de Nerva -dijo.
-Ah, si Sanguinarius lo hubiera sabido -suspiró Validus-. Pero Aegyptus
está a mucha distancia de Roma, y Sanguinarius se encontraba demasiado
al sur para que le llegara la noticia de que su enemigo había
muerto. ¿Y quién fue emperador después de Nerva, lo sabes?
-Trajano -respondió von Harben.
-¿Cómo es que tú, siendo bárbaro, sabes tantas cosas de la historia de
Roma? -preguntó el emperador.
-Soy un estudioso en esa materia -contestó von Harben-. Mi ambición
es convertirme en una autoridad en el tema.
-¿Podrías poner por escrito los sucesos que tuvieron lugar desde la
muerte de Nerva?
-Podría escribir todo lo que recordara -dijo von Harben-, pero eso me
llevaría demasiado tiempo.
-Lo harás -ordenó Validus- y tendrás tiempo para ello.
-Pero yo no tenía intención de quedarme en tu país -se quejó von Harben.
-Te quedarás -afirmó Validus-. También escribirás la historia del reinado
de Validus Augustus, emperador del Este.
-Pero... -intentó replicar von Harben.
-¡Basta! -ordenó Validus-. Yo soy el césar, y es una orden.
Von Harben se encogió de hombros y sonrió. Se percató de que, hasta
ese momento, Roma y los césares nunca le habían parecido más que
mohosos pergaminos e inscripciones estropeadas por el tiempo talladas
en piedra.
Allí, en verdad, había un césar real. ¿Qué importaba que el imperio no
fuera más que unos kilómetros cuadrados cenagosos, en una isla pantanosa
al fondo de un cañón desconocido, o que sus súbditos fueran menos
de cincuenta mil almas? El primer Augusto mismo no era más césar
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
que Validus.
-Vamos -prosiguió Validus-. Te llevaré yo mismo a la biblioteca, porque
éste será el escenario de tus tareas.
En la biblioteca, que era una habitación abovedada situada al final de
un largo corredor, Validus mostró con orgullo varios centenares de rollos
de papiro pulcramente colocados en estantes.
-Aquí -explicó Validus, eligiendo uno de los rollos- se encuentra la historia
de nuestro país hasta la fundación de Castrum Mare. Llévatelo y
léelo, pues mientras permanezcas con Septimus Favonius, a quien con
Mallius Lepus hago responsable de ti, cada día vendrás a palacio y yo te
dictaré la historia de mi reino. Ahora, vete con Septimus Favonius y mañana
a esta hora vuelve aquí.
Cuando se hallaron fuera del palacio de Validus Augustus, von Harben
se volvió a Mallius Lepus.
-Quisiera saber si soy prisionero o invitado -dijo, con una sonrisa triste.
quizás eres ambas cosas -respondió Mallius Lepus-, pero es una suerte
que seas un invitado, aunque sólo lo seas parcialmente. Validus Augustus
es vanidoso, arrogante y cruel. También es receloso, pues sabe que
no es popular, y Fulvus Fupus evidentemente casi ha logrado que te
condenaran y de paso arruinarnos a Favonius y a mí antes de que llegáramos.
Qué extraño capricho ha alterado la mente del césar no lo sé, pero
es una suerte para ti que la haya hecho; también es una suerte para
Septimus Favonius y Mallius Lepus.
-Pero tardaré años en escribir la historia de Roma -declaró von Harben.
-Y si te niegas a escribirla estarás muerto muchos más años de lo que
tardarías en cumplir la tarea -replicó Mallius Lepus con una sonrisa.
-Castrum Mare no es un lugar desagradable para vivir -afirmó Septimus
Favonius.
-Tal vez tengas razón -murmuró von Harben al tiempo que el rostro de
la hija de Favonius acudía a su mente.
Una vez de vuelta al hogar del anfitrión, el instinto del arqueólogo y del
estudioso incitó a von Harben a realizar una lectura atenta del antiguo
rollo de papiro que el césar le había prestado, de modo que en cuanto se
encontró en los aposentos que le habían sido asignados se estiró en un
largo sofá y desató el cordel que ataba el rollo.
Cuando la desenrolló, tuvo ante sus ojos un manuscrito en latín antiguo,
estropeado por cambios y raspaduras, amarillento por el tiempo.
Era distinto a todo lo que hasta entonces había caído en sus manos durante
sus investigaciones de la historia y literatura de la antigua Roma,
pues mientras los otros manuscritos antiguos originales que había tenido
la fortuna de examinar eran obras de estudiosos, una mirada a éste le
bastó para ver en él el laborioso esfuerzo de un soldado poco hábil en las
empresas literarias.
El rollo estaba escrito en el tosco lenguaje de los lejanos campamentos
de legionarios veteranos, con el argot de Roma y Egipto de casi dos mil
años atrás, y hacía referencia a gentes y lugares que no aparecían en las
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
historias o geografías conocidas por el hombre moderno; lugares pequeños
y gente sencilla que no fueron famosos en su propia época y cuyo recuerdo
había sido borrado tiempo atrás de la consciencia del hombre.
Sin embargo, en este tosco manuscrito vivían de nuevo para Erich von
Harben: el quaestor que había salvado la vida a Sanguinarius en una
ciudad egipcia que nunca había estado en ningún mapa, y allí estaba el
propio Marcus Crispus Sanguinarius, que había sido lo bastante importante
para ganarse la enemistad de Nerva en el año 90 de nuestra era,
mientras que este último era cónsul; Marcus Crispus Sanguinarius, el
fundador de un imperio, cuyo nombre no aparece en ningún sitio en los
anales de la antigua Roma.
Con creciente interés leyó von Harben las quejas de Sanguinarius y su
ira, pues la enemistad de Nerva había hecho que le relegaran a las arenas
de este distante puesto más abajo de la antigua ciudad de Tebas, en
el lejano Aegyptus.
Escribiendo en tercera persona, Sanguinarius había dicho:
Sanguinarius, prefecto de la Tercera Cohorte de la Décima Legión, estacionado
bajo Tebas en Aegyptus desde el año 846 de la ciudad, inmediatamente
después de que Nerva asumiera la púrpura; fue acusado de
haber conspirado contra el emperador.
El quinto día antes de las calendas de febrero, en el año 848 de la ciudad,
llegó ante Sanguinarius un mensajero de Nerva con la orden de que
el prefecto regresara a Roma y se pusiera bajo arresto. Pero Sanguinarius
no tenía intención de hacerlo, y como nadie más en su campamento conocía
la naturaleza del mensaje que había recibido de Nerva, Sanguinarius
golpeó al mensajero con su daga e hizo correr la voz entre sus
hombres de que el hombre era un asesino enviado desde Roma y que
Sanguinarius le había matado en defensa propia.
También contó a sus tenientes y centuriones que Nerva estaba enviando
una gran fuerza para destruir a la cohorte. Sanguinarius les persuadió
para que le siguieran Nilo arriba, en busca de un nuevo país donde
pudieran establecerse, lejos del maligno poder de un césar celoso; y al
día siguiente iniciaron la larga marcha.
Sucedió que poco antes de esto, una flota de ciento veinte buques llegaron
a Myos-hormos, una especie de Aegyptus situado en el Sinus Arabius.
Esta flota mercante traía anualmente ricas mercancías de la isla de
Taprobana: seda, cuyo valor era igual a su peso en oro, perlas, diamantes,
y una variedad de especias y otras mercancías, que se trasladaban a
lomos de camellos y se llevaban al interior desde Myos-hormos hasta el
Nilo y río abajo hasta Alejandría, de donde era enviada a Roma.
Con esta caravana iban centenares de esclavos de la India y de Catai, e
incluso gente de piel clara capturada en el distante noroeste por incursores
mongoles. La mayoría de estos reos eran jovencitas destinadas a ser
subastadas en Roma. Y así sucedió por casualidad que Sanguinarius se
encontró con esta caravana, llena de riquezas y mujeres, y la capturó.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Durante los siguientes cinco años la cohorte se estableció varias veces en
lo que esperaban sería un campamento permanente, pero que duró sólo
hasta el año 853 de Roma cuando, por accidente, descubrieron el cañón
escondido donde ahora se encuentra Castra Sanguinarius.
-¿Te parece interesante? -preguntó una voz desde la puerta, y al levantar
la cabeza von Harben vio a Mallius Lepus de pie en el umbral.
-Mucho -respondió Erich.
Lepus se encogió de hombros.
-Sospechamos que habría sido mucho más interesante que el viejo asesino
hubiera escrito la verdad -dijo Lepus-. En realidad, se conoce muy
poco respecto a su reinado, que duró veinte años. Fue asesinado en el 20
Anno Sanguinario, que corresponde al año 873 de Roma. Ese viejo bribón
puso su nombre a la ciudad, decretó un calendario propio e hizo estampar
su perfil en monedas de oro, muchas de las cuales aún existen. Incluso
hoy utilizamos su calendario casi tanto como nuestros antepasados
romanos, pero en Castrum Mare hemos tratado de olvidar en todo lo
posible el ejemplo de Sanguinarius.
-¿Qué es esa otra ciudad que he oído mencionar a menudo y que se
llama Castra Sanguinarius? -preguntó von Harben.
-Es la ciudad original fundada por Sanguinarius -respondió Lepus-.
Durante cien años después de la fundación de la ciudad, las condiciones
cada vez fueron más intolerables hasta que no hubo vida humana ni
propiedad que estuviera a salvo, a menos que uno aceptara verse reducido
casi al estado de esclavo y constantemente adulara al emperador. Entonces
fue cuando Honus Hasta se rebeló, trajo a unos centenares de
familias a esta isla situada en el extremo oriental del valle, y fundó la
ciudad y el imperio de Castrum Mare. Aquí, durante mil setecientos
años, los descendientes de aquellas familias han vivido en relativa paz y
seguridad, pero casi en estado de guerra constante con Castra Sanguinarius.
»Por necesidad mutua, ambas ciudades llevan a cabo un comercio que
a menudo es interrumpido por incursiones y guerras. El recelo y el odio
que los habitantes de cada ciudad sienten por los habitantes de la otra
son alimentados siempre por nuestros emperadores, que temen que la
comunicación amistosa entre las dos ciudades produciría el derrocamiento
de uno de ellos.
-¿Y ahora Castrum Mare está feliz y contenta con el césar? -preguntó
Erich.
-Esta es una pregunta que no sería seguro responder con sinceridad -
dijo Lepus encogiéndose de hombros.
-Si voy a ir a palacio cada día para escribir la historia de Roma para
Validus Augustus y recibir de él la historia de este reino -sentenció von
Harben- estaría bien que supiera algo del hombre; de lo contrario existe
la posibilidad de que tenga dificultades serias, lo cual podría repercutir
negativamente en ti y en Septimus Favonius, a quien el césar ha hecho
responsable de mí. Si me previenes, te prometo que no repetiré nada de
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
lo que me digas.
Lepus se apoyó levemente en la pared de al lado de la puerta y jugueteó
distraído con el mango de su daga antes de responder. Después levantó
la vista y miró directamente a los ojos de von Harben.
-Confiaré en ti -anunció-, en primer lugar porque hay algo en ti que me
inspira confianza y, en segundo lugar, porque no te conviene perjudicarnos
ni a mí ni a Septimus Favonius. Castrum Mare no está contenta
con su césar: es arrogante y cruel, no como los césares a los que
Castrum Mare estaba acostumbrada.
»El último emperador era un hombre bueno, pero a la muerte de su
hermano, Validus Augustus fue elegido para sucederle porque el hijo del
césar, en aquella época, sólo tenía un año de edad.
»Este hijo del antiguo emperador, sobrino de Validus Augustus, se llama
Cassius Hasta. Y debido a su popularidad ha despertado los celos y
el odio de Augustus, quien hace poco le envió a una peligrosa misión en
el extremo occidental del valle. Muchos lo consideran un auténtico destierro,
pero Validus Augustus insiste en que no es así. Nadie sabe cuáles
eran las órdenes de Cassius Hasta: se marchó de noche, en secreto, y sólo
le acompañaban unos cuantos esclavos.
»Se cree que se le ha ordenado infiltrarse como espía en Castra Sanguinarius,
y si es cierto su misión es prácticamente una pena de muerte. Si
esto se supiera con certeza, el pueblo se levantaría contra Validus Augustus,
pues Cassius Hasta es el hombre más popular de Castrum Mare.
»Pero ya basta, no te aburriré con las penas de Castrum Mare. Llévate
tu lectura al jardín, donde a la sombra de los árboles se está más fresco
que aquí, y después me reuniré contigo.
Mientras von Harben yacía tumbado en el césped bajo la sombra de un
árbol en el fresco jardín de Septimus Favonius, su mente no estaba ocupada
en la historia de Sanguinarius, ni en los enemigos políticos de Castrum
Mare, sino en trazar planes de huida.
Como estudioso, explorador y arqueólogo, le hubiera gustado mucho
quedarse allí todo el tiempo que fuera necesario para efectuar una exploración
del valle y estudiar el gobierno y las costumbres de sus habitantes,
pero permanecer encerrado en la biblioteca del emperador del Este,
escribiendo la historia de la antigua Roma en latín con una pluma de
junco en rollos de papiro, no le atraía en modo alguno.
El crujido de ropa y los suaves pasos de unos pies calzados con sandalias
en el jardín de grava interrumpió sus pensamientos, y cuando levantó
la mirada vio a Favonia, la hija de Septimus Favonius. En aquel momento
la historia de la antigua Roma, junto con los planes de huida medio
formulados, se disiparon de su mente con la dulce sonrisa de la muchacha,
como se disipa la niebla matinal con el sol naciente.
XI
Cuando Maximus Praeclarus sacó a Tarzán de los Monos de casa de
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Dion Splendidus, en la ciudad de Castra Sanguinarius, los soldados,
agolpados junto a la puerta, expresaron su satisfacción con juramentos y
exclamaciones. Les gustaba el joven patricio que les mandaba y estaban
orgullosos de que hubiera capturado al salvaje bárbaro.
Una orden de Praeclarus les hizo callar y a una palabra suya formaron
en torno al prisionero, y se inició la marcha hacia el coliseo. Habían recorrido
una corta distancia cuando Praeclarus detuvo el destacamento y se
acercó a la puerta de una casa que daba a la avenida por la que pasaban.
Se detuvo ante la puerta, se quedó un momento pensativo, y luego
se volvió de nuevo hacia el destacamento como si hubiera cambiado de
opinión, y Tarzán supo que el joven oficial le estaba indicando cuál era
su hogar, en el que el hombre mono podría encontrar refugio un poco
más tarde.
Varios centenares de metros más adelante, después de haber reanudado
la marcha, Praeclarus detuvo a su destacamento bajo la sombra de
unos grandes árboles que estaban frente a una fuente. Al lado de la
fuente, que estaba construida en el exterior del muro de un jardín, había
un árbol inusualmente grande, cuyas ramas se extendían sobre la avenida
por un lado y sobre el muro por el otro, mezclándose con las de otros
árboles que crecían en el interior del jardín.
Praeclarus cruzó la avenida y bebió de la fuente, y al regresar preguntó
mediante señas a Tarzán si quería beber. El hombre mono hizo un gesto
de asentimiento y Praeclarus dio orden de que se le permitiera cruzar
hasta la fuente.
Tarzán caminó despacio hasta el otro lado de la calle, se detuvo y bebió
de la fuente. A su lado se encontraba el tronco del árbol, cuyo espeso follaje
le ocultaría y le protegería de los proyectiles de los soldados. Se volvió
de espaldas a la fuente y dando un paso rápido se colocó detrás del
árbol. Uno de los soldados gritó para advertir a Praeclarus, y todo el destacamento,
que de inmediato sospechó lo que ocurría, cruzó a toda prisa
la avenida, conducidos por el joven patricio que les mandaba, pero cuando
llegaron a la fuente y al árbol su prisionero había desaparecido.
Con gritos de decepción, miraron hacia el follaje, pero allí no había señales
del bárbaro. Varios de los soldados más activos treparon a las ramas
y entonces Maximus Praeclarus, señalando en la dirección opuesta
a la de su casa, gritó:
-¡Por aquí! ¡Ahí va! -y echó a correr por la avenida, mientras detrás de él
corría su destacamento, con las picas listas en las manos.
Tarzán se movió en silencio por las ramas de los grandes árboles que
cubrían la mayor parte de la ciudad de Castra Sanguinarius y se puso en
paralelo con la avenida que conducía a la casa de Maximus Praeclarus, y
al fin se paró en un árbol que daba al patio interior o jardín enmurallado,
que al parecer era una distinguida característica de la arquitectura de la
ciudad.
Abajo vio a una mujer robusta de la clase patricia, que escuchaba a un
negro alto que se dirigía a ella excitadamente. Rodeaban a la mujer, esLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
cuchando con impaciencia las palabras del mensajero, un grupo de esclavos,
hombres y mujeres.
Tarzán reconoció a Mpingu y, aunque no entendía sus palabras, comprendió
que el hombre les estaba preparando para su llegada, según las
instrucciones que le había dado Maximus Praeclarus en el jardín de Dion
Splendidus, y que estaba contando una buena historia, a juzgar por sus
excitados gestos y los ojos desorbitados y bocas abiertas de los que le oían.
La mujer, que escuchaba con atención y serena dignidad, parecía encontrar
la historia algo divertida, pero si era la historia en sí misma o el
nerviosismo no contenido de Mpingu lo que le hacía gracia Tarzán no lo
sabía.
Era una mujer de aspecto regio, de unos cincuenta años, con el pelo
grisáceo, y la actitud y el porte de aquella perfecta seguridad en sí misma
que es el marchamo de una posición acomodada; que era patricia hasta
la médula resultaba evidente, y sin embargo en sus ojos y pequeñas
arrugas en las comisuras había algo que daba a entender una gran
humanidad y disposición bondadosa.
Mpingu había llegado al punto en que su vocabulario no era capaz de
proporcionar superlativos adecuados para describir al bárbaro que había
rescatado a su ama de Fastus, y estaba efectuando una exagerada pantomima
de la escena que se había desarrollado en el jardín de su ama
cuando Tarzán se dejó caer ágilmente a su lado. El efecto producido en
los negros por esta inesperada aparición fue casi ridículo, pero la mujer
blanca no dio muestras de sorpresa.
-¿Éste es el bárbaro? -preguntó a Mpingu.
-Lo es -asintió el negro.
Dile que soy Festivitas, la madre de Maximus Praeclarus -dijo la mujer
a Mpingu-, y que le doy la bienvenida en nombre de mi hijo.
A través de Mpingu, Tarzán dio las gracias a Festivitas por su hospitalidad,
tras lo cual ella dio instrucciones a uno de sus esclavos para que
condujeran al extranjero a los aposentos que se pusieron a su disposición.
Era media tarde cuando Maximus Praeclarus regresó a casa y fue de
inmediato a los aposentos de Tarzán. Con él iba el mismo hombre que
había hecho de intérprete por la mañana.
-Tengo que permanecer aquí contigo -anunció el hombre a Tarzán-,
como intérprete y criado.
-Me atrevo a afirmar -dijo Praeclarus a través del intérprete- que este es
el único lugar de Castra Sanguinarius que no han registrado buscándote;
las centurias incluso están peinando los bosques de fuera de la ciudad,
aunque Sublatus ya está convencido de que has escapado. Te esconderás
aquí unos días, hasta que encuentre la manera de hacerte salir
de la ciudad cuando sea de noche.
El hombre mono sonrió.
-Puedo marcharme siempre que quiera -replicó-, de día o de noche, peLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
ro no quiero irme hasta que haya comprobado que el hombre que estoy
buscando no se encuentra aquí. Pero, en primer lugar, déjame darte las
gracias por tu bondad, cuya razón no entiendo.
-Es fácil -afirmó Praeclarus-. La joven a la que esta mañana has salvado
del ataque es Dilecta, la hija de Dion Splendidus. Ella y yo vamos a
casarnos, creo que eso explica mi gratitud.
-Entiendo -dijo Tarzán- y me alegro de haber tenido la suerte de tropezarme
con ellos en el momento en que lo he hecho.
-Si te vuelven a capturar, no tendrás tanta suerte -advirtió Praeclaruspues
el hombre del que has salvado a Dilecta es Fastus, el hijo de Sublatus,
y ahora el emperador tendrá dos ofensas que vengar; pero si te quedas
aquí estarás a salvo, pues nuestros esclavos son leales y existen pocas
probabilidades de que te descubran.
-Si me quedo aquí -dijo Tarzán- y se descubre que me has ayudado,
¿no caería la ira del emperador sobre ti?
Maximus Praeclarus se encogió de hombros.
-Cada día lo espero -declaró- no por tu causa, sino porque el hijo del
emperador desea casarse con Dilecta. Sublatus no necesita ninguna otra
excusa para destruirme. No estaría peor de lo que ya estoy si se enterara
de que te he ayudado.
-Entonces, tal vez pueda ayudarte si me quedo -replicó Tarzán.
-No veo cómo puedes hacer nada pero quédate -sentenció Praeclarus-.
Todo hombre, mujer y niño de Castra Sanguinarius estará alerta por si te
ve, pues Sublatus ha ofrecido una gran recompensa por tu captura; y
además de los habitantes de la ciudad hay miles de bárbaros fuera de las
murallas que lo dejarán todo para ir a capturarte.
-Dos veces en el día de hoy has visto con qué facilidad he escapado de
los soldados de Sublatus -contestó Tarzán, sonriendo-. Con la misma facilidad
podré abandonar la ciudad y esquivar a los bárbaros de las aldeas
exteriores.
-Entonces, ¿por qué te quedas? -preguntó Praeclarus.
-He venido en busca del hijo de un amigo -respondió Tarzán-. Hace
muchas semanas que el joven partió con una expedición para explorar
los montes Wiramwazi en los que está situado tu país. Su gente le abandonó
en las laderas exteriores, y estoy convencido de que se encuentra
en algún lugar entre las montañas, y muy posiblemente en este cañón. Si
está aquí y vive, sin duda tarde o temprano vendrá a tu ciudad, donde,
según mi propia experiencia, estoy seguro de que no recibirá un trato
amistoso por parte de tu emperador. Esta es la razón por la que deseo
quedarme cerca. Además, ahora que me has dicho que te hallas en peligro,
también puedo quedarme en tu hogar, donde es posible que tenga
oportunidad de devolverte tu bondad para conmigo.
-Si el hijo de tu amigo se encuentra en este extremo del valle, será capturado
y traído a Castra Sanguinarius -declaró Maximus Praeclarusy
cuando esto ocurra yo lo sabré, ya que estoy destinado al coliseo, lo cual
es una señal de que he caído en desgracia ante Sublatus, pues es el deLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
ber más desagradable al que pueden destinar a un oficial.
-¿Es posible que este hombre al que busco esté en alguna otra parte del
valle? -preguntó Tarzán.
-No -respondió Praeclarus-. Sólo hay una entrada al valle, por la que te
trajeron, y aunque hay otra ciudad en el extremo oriental, no podría llegar
a ella sin pasar por el bosque que rodea Castra Sanguinarius, en cuyo
caso habría sido capturado por los bárbaros y presentado ante Sublatus.
-Entonces me quedaré aquí -dijo Tarzán- durante un tiempo.
-Serás un invitado bien recibido -señaló Praeclarus.
Tarzán permaneció tres semanas en casa de Maximus Praeclarus. Festivitas
cobró un gran afecto por el bárbaro bronceado, y como pronto se
cansó de mantener la conversación con él a través de un intérprete, empezó
a enseñarle su lengua, con el resultado de que no pasó mucho
tiempo antes de que Tarzán pudiera mantener una conversación en latín;
tampoco le faltó ocasión de practicar este nuevo conocimiento, ya que
Festivitas nunca se cansaba de oír historias del mundo exterior y de los
modos y costumbres de la civilización moderna.
Y mientras Tarzán de los Monos esperaba en Castra Sanguinarius el
mensaje de que von Harben había sido visto en el valle, el hombre al que
buscaba llevaba la vida de un joven patricio unido a la corte del emperador
del Este, y aunque gran parte de su tiempo lo empleaba en la biblioteca
de palacio, le molestaba saber que era prácticamente un prisionero
y a menudo formulaba planes para escapar, planes que a veces olvidaba
cuando se hallaba bajo el hechizo de la hija de Septimus Favonius.
Y a menudo en la biblioteca descubría un placer auténtico en su trabajo,
y los pensamientos de huida eran desplazados de su mente por descubrimientos
de gemas como traducciones latinas originales de Homero y
de manuscritos desconocidos de Virgilio, Cicerón y César; manuscritos
fechados en la época de la joven república y en el curso de los siglos hasta
incluir una de las primeras sátiras de Juvenal.
Así transcurrían los días, mientras lejos de allí, en otro mundo, un monito
corría y saltaba por las ramas de los árboles de un lejano bosque.
XII
La tendencia a alardear no es prerrogativa de ninguna época, raza o individuo,
sino que es más o menos común a todos. Así que no es extraño
que Mpingu, crecido de importancia por el secreto que sólo él compartía
con su ama y la servidumbre de Maximus Praeclarus, dejara caer de vez
en cuando alguna palabra con la que impresionar a sus oyentes.
Mpingo no tenía intención de hacer ningún daño, era leal a la casa de
Dion Splendidus y por iniciativa propia no habría perjudicado a su ama
ni al amigo de su ama, pero ocurre a menudo con las personas que
hablan demasiado, y Mpingu sin duda es así. El resultado fue que cierto
día, cuando compraba en el mercado provisiones para la cocina de Dion
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Splendidus, notó que una mano fuerte se posaba en su hombro, y al volverse
se asombró al encontrarse ante un centurión de la guardia de palacio,
tras el que se encontraba una fila de legionarios.
-¿Eres Mpingu, el esclavo de Dion Splendidus? -preguntó el centurión.
-Lo soy -respondió.
-Ven con nosotros -ordenó el centurión.
Mpingu dio un paso atrás, temeroso, ya que todos los hombres temían
a los soldados del césar.
-¿Quién eres y qué quieres de mí? -preguntó-. Yo no he hecho nada.
-Ven, bárbaro -exigió el soldado-. No me han enviado a charlar contigo,
sino a llevarte conmigo. -Y dio un tirón a Mpingu y le empujó entre los
soldados.
Se congregó una multitud, como ocurría siempre que arrestaban a alguien,
pero el centurión hizo como si no existieran y la gente se apartó
cuando los soldados se alejaron con Mpingu. Nadie preguntó ni interfirió,
pues ¿quién se atrevería a preguntar a un oficial del césar? ¿Quién interferiría
en favor de un esclavo?
Mpingu pensó que le llevarían a las mazmorras que había bajo el coliseo,
que era la cárcel común en la que eran confinados todos los prisioneros;
pero después se dio cuenta de que sus capturadores no le llevaban
en esta dirección, y cuando por fin se le ocurrió que su meta era el
palacio le invadió el terror.
Nunca hasta entonces había pisado Mpingu el recinto de palacio, y
cuando la puerta imperial se cerró tras él se hallaba en un estado mental
que rozaba el colapso. Había oído contar historias de la crueldad de Sublatus,
de la terrible venganza que infligía a sus enemigos, y tuvo visiones
que le paralizaron la mente de tal modo que su estado era de semiconsciencia
cuando por fin fue llevado a una cámara interior donde se
encontraba un alto dignatario de la corte.
-Éste -dijo el centurión que le había traídoes Mpingu, el esclavo de Dion
Splendidus, a quien me han ordenado te traiga.
-¡Bien! -exclamó el oficial-. Tú y tu destacamento podéis quedaros
mientras le interrogo. -Luego, se volvió a Mpingu-. ¿Conoces el castigo
por ayudar a los enemigos del césar? -preguntó.
La mandíbula inferior de Mpingu se movió convulsivamente como si
fuera a responder, pero fue incapaz de encontrar su voz.
-Mueren -gruñó el oficial en tono amenazador-. Mueren de un modo terrible
que recordarán durante toda la eternidad.
-No he hecho nada -se quejó Mpingu, recuperando de pronto el control
de sus cuerdas vocales.
-No me mientas, bárbaro -espetó el ofcial-. Tú ayudaste a escapar al
prisionero que se hace llamar Tarzán y ahora le escondes de tu emperador.
-Yo no le ayudé a escapar. Yo no le escondo -gimió Mpingu.
-Mientes. Tú sabes dónde está. Hiciste alarde de ello ante otros esclavos.
Dime dónde está.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-No lo sé -insistió Mpingu.
-Si te cortaran la lengua no podrías decirnos dónde está -dijo el romano-.
Si te pusieran en los ojos hierros candentes no verías para conducirnos
a su escondrijo, pero si le encontramos sin tu ayuda, y seguro que
le encontraremos, no necesitaremos ni tu lengua ni tus ojos. ¿Entiendes?
-No sé dónde está -repitió Mpingu.
El romano se apartó y dio un solo golpe en un gong, tras lo cual se
quedó en silencio hasta que entró en la habitación un esclavo en respuesta
a la llamada.
-Ve a buscar unas tenazas -ordenó el romano al esclavo- y un brasero
de carbón con hierros candentes. Deprisa.
Cuando el esclavo se hubo marchado, se hizo de nuevo el silencio en la
sala. El oficial estaba dando a Mpingu una oportunidad de pensar, y
Mpingu estaba tan ocupado pensando que le pareció que el esclavo apenas
había salido del aposento cuando regresó con unas tenazas y un
brasero encendido, de cuyo reluciente interior sobresalía el mango de un
hierro candente.
-Ordena a tus soldados que le echen al suelo y le sujeten -dijo el oficial
al centurión.
Era evidente para Mpingu que el final había llegado; el oficial no iba a
darle otra oportunidad de hablar.
-¡Espera! -chilló.
-Bueno -dijo el oficial-, ¿estás recuperando la memoria?
-Sólo soy un esclavo -gimió Mpingu-. Tengo que hacer lo que mis amos
me ordenan. -¿Y qué te ordenaron? -preguntó el romano.
-Sólo hice de intérprete -dijo Mpingu-. El bárbaro blanco hablaba la
lengua de los bagegos, que es mi pueblo. A través de mí le hablaron y él
les habló a ellos.
-¿Y qué dijeron? -siguió preguntando el interrogador.
Mpingu vaciló y bajó la mirada al suelo.
-¡Vamos, rápido! -espetó el otro.
-Lo he olvidado -dijo Mpingu.
El oficial hizo un gesto afirmativo al centurión. Los soldados agarraron
a Mpingu y le arrojaron bruscamente al suelo, sujetándole cuatro de
ellos, sentados en cada uno de sus miembros.
-¡Las tenazas! -ordenó el oficial, y el esclavo le entregó el instrumento.
-¡Espera! -gritó Mpingu-. Te lo diré.
-Dejad que se levante -ordenó el oficial; y dirigiéndose a Mpingu dijo-:
Es tu última oportunidad. Si vuelves a callar, te cortarán la lengua y te
sacarán los ojos.
-Hablaré -dijo Mpingu-. Yo sólo hice de intérprete, esto es todo. No tuve
nada que ver con dejarle escapar o esconderle.
-Si nos dices toda la verdad, no serás castigado -dijo el romano-. ¿dónde
está el bárbaro blanco?
-Se esconde en casa de Maximus Praeclarus -respondió Mpingu.
-¿Qué tiene que ver tu amo con todo esto? -preguntó el romano.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Dion Splendidus no tiene nada que ver con ello -respondió Mpingu-.
Maximus Praeclarus lo planeó.
-Esto es todo -dijo el oficial al centurión-. Llévatelo hasta que recibas
nueva orden. Asegúrate de que no habla con nadie.
Unos minutos más tarde, el oficial que había interrogado a Mpingu entró
en el aposento de Sublatus mientras el emperador estaba conversando
con su hijo Fastus.
-He localizado al bárbaro blanco, Sublatus -anunció el oficial.
-¡Bien! -exclamó el emperador-. ¿Dónde está? -En casa de Maximus
Praeclarus. -Debería haberlo sospechado antes -murmu
ró Fastus.
-¿Quién más está implicado en ello? -preguntó Sublatus.
-Le cogieron en el patio de Dion Splendidus -respondió Fastus-. Y el
emperador ha oído, igual que todos, que Dion Splendidus hace tiempo ha
puesto los ojos en la púrpura imperial de los césares.
-El esclavo dice que sólo Maximus Praeclarus es responsable de la huida
del bárbaro -replicó el oficial.
-Era uno de los esclavos de Dion Splendidus, ¿verdad? -preguntó Fastus.
-Sí.
-Entonces no sería extraño que protegiera a su amo -supuso Fastus.
-Arréstales a todos -ordenó Sublatus.
-¿Te refieres a Dion Splendidus, Maximus Praeclarus y al bárbaro Tarzán?
-preguntó el oficial.
-Me refiero a estos tres y a todos los que viven en casa de Dion Splendidus
y Maximus Praeclarus -respondió Sublatus.
-Espera, cesar -sugirió Fastus-, este bárbaro ya ha escapado dos veces
de los legionarios. Si recibe la más mínima insinuación de esto volverá a
escapar. Tengo un plan. ¡Escucha!
Una hora más tarde, llegó un mensajero a casa de Dion Splendidus con
una invitación para el senador y su esposa a asistir a un banquete aquella
noche en casa de un funcionario de alto rango. Otro mensajero fue a
casa de Maximus Praeclarus con una carta en la que se urgía al joven
oficial a asistir a un espectáculo que se ofrecía aquella misma noche en
casa de un rico y joven patricio.
Como ambas invitaciones procedían de familias que gozaban de gran
favor por parte del emperador, equivalían, en realidad, casi a una orden,
incluso para un senador de tanta influencia como era Dion Splendidus, y
por tanto no estaba en la mente de los anfitriones ni en la de los invitados
otra cosa que el aceptar la invitación.
La noche había caído sobre Castra Sanguinarius. Dion Splendidus y su
esposa descendían de su litera ante la casa de su anfitrión y Maximus
Praeclarus ya estaba bebiendo con los otros invitados en el salón de banquetes
de uno de los ciudadanos más ricos de Castra Sanguinarius. Fastus
también se encontraba allí, y Maximus Praeclarus se quedó sorprendido
y un poco perplejo ante la actitud amistosa del príncipe.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Siempre sospecho algo cuando Fastus me sonríe dijo a un íntimo.
En casa de Dion Splendidus, Dilecta estaba sentada entre sus esclavas,
mientras una de ellas le contaba historias de la aldea de África de donde
procedía.
Tarzán y Festivitas se hallaban en casa de Maximus Praeclarus y la
matrona romana escuchaba con atención las historias de la salvaje África
y de la civilizada Europa que constantemente pedía a su invitado extranjero
que le contara. Oyeron débilmente que llamaban a la puerta exterior
y después entró un esclavo en el aposento donde se encontraban
para decirles que Mpingu, el esclavo de Dion Splendidus, había venido
con un mensaje para Tarzán.
-Que entre -dijo Festivitas, y poco después, Mpingu entró en la habitación.
Si Tarzán y Festivitas hubieran conocido mejor a Mpingu, habrían
comprendido que se hallaba bajo una gran tensión nerviosa; pero no le
conocían bien y por tanto no vieron nada extraño en su forma de hablar
o comportarse.
-Me han enviado a buscarte para ir a casa de Dion Splendidus -dijo
Mpingu a Tarzán.
-Qué extraño -comentó Festivitas.
-Tu noble hijo se ha parado en casa de Dion Splendidus cuando iba
camino del banquete y cuando se marchaba me ha llamado y me ha dicho
que viniera aquí y llevara al extranjero a casa de mi amo -explicó
Mpingu-. Es todo lo que sé sobre el asunto.
-¿El propio Maximus Praeclarus te ha dado estas instrucciones? -
preguntó Festivitas.
-Sí -mintió Mpingu.
-No sé cuál puede ser la razón dijo Festivitas a Tarzán-, pero tiene que
ser una razón muy buena, o no correría el riesgo de que te atraparan.
-Fuera está muy oscuro dijo Mpingu-. Nadie le verá.
-No hay peligro -dijo Tarzán a Festivitas-. Maximus Praeclarus no
habría enviado a buscarme si no fuera necesario. ¡Vamos, Mpingu! -Se
puso en pie y se despidió de Festivitas.
Tarzán y Mpingu habían recorrido un breve trecho por la avenida
cuando el negro hizo señas al hombre mono para que fuera a un lado de
la calle, donde había una puertecita.
-Ésta no es la casa de Dion Splendidus -dijo Tarzán, recelando de inmediato.
A Mpingu le sorprendió que este extranjero recordara tan bien la situación
de una casa que sólo había visitado una vez, y ello más de tres semanas
atrás, pero no conocía el entrenamiento que había seguido el
hombre mono en los largos años que había vivido en la jungla y
que le había aguzado tanto los sentidos que poseía una extraordinaria
capacidad de orientación.
-No es la puerta principal -se apresuró a replicar Mpingu-; a Maximus
Praeclarus no le ha parecido seguro que te vieran entrando por la puerta
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
principal de la casa de Dion Splendidus en el caso de que, por alguna casualidad,
fueras observado. Por aquí se va a un sendero que conecta con
varios hogares, y una vez dentro no hay posibilidades de que te cojan.
-Entiendo -dijo Tarzán-. Ve tú delante.
Mpingu abrió la puerta e hizo señas a Tarzán, y cuando el hombre mono
entró en la negrura le cayó encima lo que le pareció era una veintena
de hombres y fue abatido en el mismo instante en que se daba cuenta de
que había sido traicionado. Sus agresores fueron tan rápidos que sólo
tardaron unos segundos en poner grilletes al hombre mono, lo único que
temía y lo que más odiaba.
XIII
Mientras Erich von Harben cortejaba a Favonia bajo la luna de verano
en el jardín de Septimus Favonius, en la ciudad isla de Castrum Mare,
un destacamento de los legionarios morenos de Sublatus Imperator
arrastraba a Tarzán de los Monos y a Mpingu, el esclavo de Dion Splendidus,
a las mazmorras del coliseo de Castra Sanguinarius, y lejos, hacia
el sur, un monito se estremecía de frío y de terror en las ramas superiores
de un gigante de la jungla, mientras Sheeta, la pantera, avanzaba
sigilosa por las negras sombras de abajo.
En la sala de banquetes de su anfitrión, Maximus Praeclarus estaba reclinado
en un diván lejos de Fastus, el invitado de honor. El príncipe,
con la lengua suelta por los frecuentes tragos de vino, parecía inusualmente
de buen humor e irradiaba autosatisfacción. Varias veces había
sacado como tema de conversación al extraño bárbaro blanco que había
insultado a su padre y escapado dos veces de los soldados de Sublatus.
-Jamás habría escapado de mí aquel día -alardeó, lanzando una sonrisa
burlona en dirección a Maximus Praeclarus- ni de cualquier otro oficial
fiel al césar.
-Estabas con él, Fastus, en el jardín de Dion Splendidus -replicó Praeclarus-.
¿Por qué no le retuviste?
Fastus enrojeció.
-Esta vez le retendré -soltó.
-¿Esta vez? -preguntó Praeclarus-. ¿Ha vuelto a ser capturado?
No había nada en la voz o la expresión del joven patricio más que educado
interés, aunque las palabras de Fastus habían sido tan inesperadas
como un rayo en un cielo despejado.
-Quiero decir -se apresuró a explicar Fastus, con cierta confusión- que
si vuelve a ser capturado, yo personalmente me ocuparé de que no escape
-pero sus palabras no despejaron la aprensión de Praeclarus.
Durante toda la larga cena Praeclarus tuvo un mal presentimiento.
Había una amenaza en el aire que era aparente en la velada hostilidad de
su anfitrión y otros varios que eran compinches de Fastus.
Tan pronto como le pareció prudente, Praeclarus se excusó y se marchó.
Esclavos armados acompañaron su litera por las oscuras avenidas
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
de Castra Sanguinarius, donde los robos y asesinatos entre las sombras
eran frecuentes, pues el elemento criminal se había dejado propagar sin
limitación; y cuando por fin llegó al umbral de su casa y hubo descendido
de la litera, se detuvo y un gesto de perplejidad le enturbió el rostro
cuando vio que la puerta estaba entreabierta, aunque no había ningún
esclavo para recibirle.
La casa parecía inusualmente silenciosa y sin vida. La luz nocturna,
que de ordinario un esclavo mantenía encendida en el patio cuando algún
miembro de la casa se hallaba fuera, faltaba. Por un instante Praeclarus
vaciló en el umbral y luego se apartó la capa de los hombros para
liberar sus brazos y empujó la puerta para entrar.
En el salón de banquetes de un alto funcionario de la corte, los invitados
disimulaban tras la mano los bostezos de aburrimiento, pero nadie
osaba marcharse mientras el césar se quedaba, pues el emperador era
uno de los invitados aquella noche. Era tarde cuando un oficial trajo un
mensaje a Sublatus, un mensaje que el emperador leyó con una satisfacción
que no hizo esfuerzos por ocultar.
-He recibido un mensaje importante -dijo Sublatus a su anfitrión- referente
a un asunto que interesa al noble senador Dion Splendidus y a su
esposa. Es mi deseo que te retires con los otros invitados y nos dejes a
los tres a solas.
Cuando se hubieron ido, se volvió a Dion Splendidus.
-Hace tiempo que se rumorea, Splendidus -observó-, que aspiras a la
púrpura.
-Es un rumor falso, Sublatus, como deberías saber -replicó el senador.
-Tengo razones para creer lo contrario -dijo Sublatus lacónico-. No
puede haber dos césares, Splendidus, y 'conoces muy bien el castigo por
traición.
-Si el emperador ha decidido, simplemente por razones personales o
por cualquier otra razón, destruirme, discutir no me servirá de nada -
contestó Splendidus con altivez.
-Pero tengo otros planes -dijo entonces Sublatus-, planes que podrían
fracasar si causara tu muerte.
-¿Sí? -preguntó Splendidus con educación.
-Sí -asintió Sublatus-. Mi hijo desea casarse con tu hija, Dilecta, y
también es mi deseo, pues así las dos familias más poderosas de Castra
Sanguinarius se unirían y quedaría asegurado el futuro del imperio.
-Pero nuestra hija, Dilecta, está comprometida con otro -aseveró Splendidus.
-¿Con Maximus Praeclarus? -preguntó Sublatus.
-Así es -respondió el senador.
-Entonces déjame decirte que jamás se casará con Maximus Praeclarus
-declaró tajante el emperador.
-,Por qué? -preguntó Splendidus.
-Porque Maximus Praeclarus está a punto de morir.
-No lo entiendo -dijo Splendidus.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Quizá cuando te diga que el bárbaro blanco, Tarzán, ha sido capturado
entenderás por qué
Praeclarus está a punto de morir -afirmó Sublatus con una sonrisa forzada.
Dion Splendidus hizo gestos de negación con la cabeza.
-Lamento no seguir al césar -murmuró.
-Me parece que sí le sigues, Splendidus -respondió el emperador-, pero
no importa, porque es la voluntad del césar que no haya ni un hálito de
sospecha en el padre de la próxima emperatriz de Castra Sanguinarius.
Así que permíteme explicar lo que estoy seguro ya sabes. Después de que
el bárbaro blanco escapara de mis soldados fue hallado por Maximus
Praeclarus en tu jardín. Mi hijo, Fastus, presenció la captura. Uno de tus
esclavos actuó de intérprete entre el bárbaro y Maximus, quien planeó
que el bárbaro escapara y se refugiara en su casa. Esta noche ha sido
hallado allí y capturado, y Maximus Praeclarus está arrestado. Ambos
están en las mazmorras del coliseo. Es improbable que estas cosas ocurrieran
sin tu conocimiento, pero lo dejaré correr si me das tu palabra de
que Dilecta se casará con Fastus.
-Durante toda la historia de Castra Sanguinarius -exclamó Dion Splendidus-
hemos alardeado de que nuestras hijas son libres de elegir a sus
esposos; ni siquiera un césar puede ordenar a una mujer libre que se case
contra su voluntad.
-Esto es cierto -convino Sublatus-, y por esta misma razón no lo ordeno,
sólo lo aconsejo.
-No puedo responder por mi hija -prosiguió Splendidus-. Que el hijo del
césar la corteje como hacen todos los hombres de Castra Sanguinarius.
Sublatus se puso en pie.
-Yo sólo aconsejo -pero su tono no correspondía a sus palabras-. El noble
senador y su esposa pueden retirarse a su casa y pensar en lo que el
césar ha dicho. Dentro de unos días Fastus irá a buscar la respuesta.
A la luz de la antorcha que iluminaba el interior de la mazmorra en la
que sus capturadores le habían arrojado, Tarzán vio a un hombre blanco
y a varios negros encadenados a las paredes. Entre los negros se hallaba
Lukedi, pero cuando éste reconoció a Tarzán dio muestras de muy poco
interés, pues la reclusión había alterado su mente.
El hombre mono fue encadenado al lado del otro único blanco que
había en la mazmorra, y no pudo por menos de observar el gran interés
que este prisionero demostró hacia él desde el momento en que entró
hasta que los soldados se retiraron, llevándose la antorcha y dejando la
mazmorra en la oscuridad.
Como había sido su costumbre mientras estaba en casa de Maximus
Praeclarus, Tarzán sólo llevaba su taparrabos y la piel de leopardo, con
una toga y sandalias por cortesía hacia Festivitas cuando estaba con
ella. Esta noche, cuando salió con Mpingu, llevaba la toga como disfraz,
pero en la refriega que tuvo lugar antes de ser capturado se la habían
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
desgarrado, con lo que su aspecto era lo bastante llamativo como para
despertar la curiosidad de los otros prisioneros, y en cuanto los guardias
se encontraron fuera del alcance de su oído, el hombre le habló.
-¿Puede ser -preguntó- que seas el bárbaro blanco cuya fama ha llegado
incluso hasta la oscuridad y el silencio de la mazmorra?
-Soy Tarzán de los Monos -respondió el hombre mono.
-¡Y te llevaste a Sublatus de palacio sosteniéndolo por encima de tu cabeza
y te burlaste de sus soldados! -exclamó el otro-. Por las cenizas de
mi padre imperial, Sublatus se ocupará de que mueras.
Tarzán no respondió.
-Dicen que corres por los árboles como un mono -dijo el hombre blanco-.
¿Cómo has permitido que te recapturaran?
-Lo han hecho a traición -respondió Tarzán-. Sin esto -y sacudió las esposas
en sus muñecas- no me habrían cogido. Pero ¿quién eres y qué
haces en las mazmorras del césar?
-No estoy en la mazmorra de ningún césar -replicó el desconocido-. Ese
hombre que se sienta en el trono de Castra Sanguinarius no es césar.
-¿Quién es, pues, el césar?
-Sólo los emperadores del Este tienen derecho a ser llamados césar -
sentenció el otro.
-Deduzco que no eres de Castra Sanguinarius -sugirió el hombre mono.
-No -respondió-. Soy de Castrum Mare.
-¿Y por qué te hicieron prisionero? -preguntó Tarzán.
-Porque soy de Castrum Mare.
-¿Esto es un crimen en Castra Sanguinarius? -preguntó el hombre mono.
-Siempre hemos sido enemigos -respondió el otro-. En ocasiones comerciamos
con una bandera de tregua, pues tenemos cosas que ellos
quieren y ellos tienen cosas que nosotros deseamos, pero también se
hacen incursiones y a menudo luchamos los unos contra los otros, y entonces
el lado que sale victorioso se lleva por la fuerza las cosas que de
otro modo se vería obligado a pagar.
-¿Qué hay en este valle tan pequeño que una ciudad pueda tener y la
otra no? -preguntó Tarzán.
-Los de Castrum Mare tenemos minas de hierro -explicó el otro hombre-
y tenemos los pantanos de papiros y el lago, que nos proporcionan
muchas cosas que los de Castra Sanguinarius sólo pueden obtener de
nosotros. Les vendemos hierro y papel, tinta, caracoles, pescado y joyas,
y muchos artículos manufacturados. En su extremo del valle ellos tienen
la mina de oro, y como controlan la única entrada al país desde el mundo
exterior, nos vemos obligados a obtener esclavos a través de ellos así
como nuevo ganado para crianza.
»Como los sanguinarianos son por naturaleza ladrones e incursores y
demasiado perezosos para trabajar y demasiado ignorantes para enseñar
a sus esclavos a producir cosas, dependen por completo de su mina de
oro, de sus incursiones y del comercio con el mundo exterior, mientras
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
que nosotros, que tenemos a muchos expertos artesanos, hemos estado,
durante muchas generaciones, en posición de obtener mucho más oro y
muchos más esclavos de los que necesitamos a cambio de nuestros artículos
manufacturados. Actualmente somos mucho más ricos que los
sanguinarianos, vivimos mejor, somos más cultos, más felices; y los sanguinarianos
sienten celos y su odio hacia nosotros ha aumentado.
-Sabiendo estas cosas -dijo Tarzán-, ¿cómo es que viniste al país de tus
enemigos y te dejaste capturar?
-Fui entregado a traición a las manos de Sublatus por mi tío, Validus
Augustus, emperador del Este -respondió el otro-. Me llamo Cassius Hasta
y mi padre era emperador antes de Validus. Validus tiene miedo de
que yo quiera arrebatarle la púrpura, y por esta razón conspiró para
deshacerse de mí sin asumir ninguna responsabilidad por esa acción; así
que concibió el plan de enviarme a una misión militar después de sobornar
a uno de los criados que me acompañó para que me entregara a Sublatus.
-¿Qué hará Sublatus contigo?
-Lo mismo que hará contigo -respondió Cassius Hasta-. Nos exhibirá el
día del triunfo de Sublatus, que se celebra anualmente, y después en la
pista les divertiremos hasta que nos maten.
-¿Y cuándo tendrá lugar todo esto? -preguntó Tarzán.
-No tardará mucho -contestó Cassius Hasta-. Ya han reunido a tantos
prisioneros para exhibir y participar en los combates que se ven obligados
a confinar a negros y blancos en las mismas mazmorras, algo que
normalmente no hacen.
-¿Y estos negros están aquí con este propósito? -quiso saber el hombre
mono. -Sí -contestó el otro.
Tarzán se volvió en dirección a Lukedi, a quien no veía debido a la oscuridad.
-¡Lukedi! -gritó.
-¿Qué ocurre? -replicó el negro con apatía.
-¿Estás bien? -preguntó Tarzán.
-Voy a morir -respondió Lukedi-. Me darán a comer a los leones o me
quemarán en una cruz o me harán pelear con otros guerreros, pero el final
será el mismo para Lukedi. Fue un día triste cuando Nyuto, el jefe,
capturó a Tarzán.
-,Todos estos hombres son de tu aldea? preguntó Tarzán.
-No -respondió Lukedi-. La mayoría son de las aldeas que están fuera
de las murallas de Castra Sanguinarius.
-Ayer éramos como hermanos -intervino un hombre que entendía la
lengua de los bagego y mañana harán que nos matemos uno a otro para
entretener al césar.
-Debéis de ser muy pocos en número o muy pobres de espíritu -declaró
Tarzán- si os sometéis a semejante trato.
-Somos casi el doble que la gente de la ciudad -dijo el hombre- y somos
guerreros valientes.
-Entonces sois tontos -observó Tarzán.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-No seremos tontos siempre. Ya hay muchos que estarían dispuestos a
levantarse contra Sublatus y los blancos de Castra Sanguinarius.
-Los negros de la ciudad y también los de las aldeas exteriores odian al
césar -señaló Mpingu, al que habían llevado a la misma mazmorra que
Tarzán.
Todo lo que habían dicho estos hombres hizo que Tarzán reflexionara.
Sabía que en la ciudad debía de haber centenares, y quizá miles, de esclavos
africanos y muchos miles más en las aldeas exteriores. Si surgiera
un líder entre ellos podría ponerse fin a la tiranía del césar. Habló del
asunto con Cassius Hasta, pero el patricio le aseguró que jamás surgiría
semejante cabecilla.
-Les hemos dominado durante tantos siglos
explicó- que el miedo que nos tienen es un instinto
hereditario. Nuestros esclavos jamás se levantarán contra sus
amos.
-Pero ¿y si lo hicieran? -preguntó Tarzán. -No lo conseguirían a menos
que tuvieran un
líder blanco -respondió Hasta.
-Entonces, ¿por qué no darles un cabecilla
blanco?
-Es impensable -dijo Hasta.
Su conversación fue interrumpida por la llegada de un destacamento de
soldados, y cuando se detuvieron ante la entrada de la mazmorra y
abrieron la puerta de un empujón, Tarzán vio, a la luz de sus antorchas,
que traían a otro prisionero. Cuando metieron al hombre a rastras reconoció
a Maximus Praeclarus. Vio que Praeclarus le reconocía, pero como
el romano no se dirigía a él, Tarzán también guardó silencio. Los soldados
encadenaron a Praeclarus a la pared y cuando se hubieron ido y la
mazmorra volvía a estar a oscuras, el joven oficial habló.
-Ahora entiendo por qué estoy aquí -murmuró Praeclarus-, pero cuando
me han arrestado en el vestíbulo de mi casa ya lo he supuesto, después
de atar cabos con las insinuaciones que ha hecho Fastus esta noche en
el banquete.
-Temía que si me ayudabas te arrastraría a tu ruina -dijo Tarzán.
-No te lo reproches -replicó Praeclarus-. Fastus o Sublatus habrían encontrado
cualquier otra excusa. Estaba condenado desde el momento en
que la atención de Fastus se fijó en Dilecta. Para alcanzar su meta era
necesario que yo fuera destruido. Esto es todo, amigo mío, pero me pregunto
quién puede haberme traicionado.
-He sido yo -dijo una voz desde la oscuridad.
-¿Quién ha hablado? -preguntó Praeclarus.
-Es Mpingu -contestó Tarzán-. Le han arrestado cuando íbamos de camino
hacia casa de Dion Splendidus para reunirme contigo.
-¡Para reunirte conmigo! -exclamó Praeclarus.
-Mentí -confesó Mpingu-, pero me obligaron.
-¿Quién te obligó? -pidió Praeclarus.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Los oficiales del césar y su hijo -respondió el negro-. Me arrastraron al
palacio del emperador, me sujetaron y trajeron tenazas para arrancarme
la lengua e hierros candentes para quemarme los ojos. Oh, mi amo, ¿qué
podía hacer yo? Sólo soy un pobre esclavo y tenía miedo y el césar es terrible.
-Lo entiendo -dijo Praeclarus-. No te lo reprocho, Mpingu.
-Me prometieron dejarme en libertad -continuó el esclavo-, pero en
cambio me han encadenado en esta mazmorra. Sin duda moriré en la
pista, pero esto no me da miedo. Fueron las tenazas y los hierros candentes
lo que me hizo un cobarde. Ninguna otra cosa me habría obligado
a traicionar al amigo de mi amo.
Las frías y duras piedras del suelo de la mazmorra ofrecían poco consuelo,
pero Tarzán, acostumbrado a las penalidades desde que era pequeño,
durmió profundamente hasta que la
llegada del carcelero con comida le despertó varias horas después de
haber salido el sol. Los esclavos encargados de ello, vestidos con el uniforme
de los legionarios, repartieron agua y pan duro a los prisioneros.
Mientras comía, Tarzán examinó a sus compañeros prisioneros. Allí se
encontraban Cassius Hasta, de Castrum Mare, hijo de un césar, y Maximus
Praeclarus, un patricio de Castrum Sanguinarius y capitán de legionarios.
Ellos y el propio Tarzán eran los únicos blancos. Estaba Lukedi,
el bagego que se había hecho amigo de él en la aldea de Nyuto, y
Mpingu, el esclavo de Dion Splendidus, que le había traicionado, y ahora,
a la luz que entraba por el ventanuco con barrotes, también reconoció
a otro bagego, Ogonyo, quien aún lanzaba miradas temerosas a Tarzán
como haría alguien que estuviera en términos familiares con el fantasma
de su abuelo.
Además de estos tres, había cinco robustos guerreros de las aldeas exteriores
de Castra Sanguinarius, hombres elegidos por su soberbio fisico
para las competiciones entre gladiadores que constituirían una parte tan
importante de los juegos que pronto tendrían lugar en la pista para glorificación
del césar y edificación de las masas. La pequeña habitación estaba
tan llena que apenas había espacio en el suelo para que los once estiraran
el cuerpo; sin embargo, quedaba una anilla vacía en la pared de
piedra, lo que indicaba que aún no se había colmado la capacidad plena
de la mazmorra.
Transcurrieron lentamente dos días y dos noches. Los prisioneros de la
celda se divertían como mejor podían, aunque los negros estaban demasiado
abatidos para interesarse por lo que no fueran sus propios y tristes
presentimientos.
Tarzán hablaba mucho con ellos y en especial con los cinco guerreros
de las aldeas exteriores. Por su larga experiencia con ellos conocía la
mente y el corazón de estos hombres y no le fue difícil ganarse su confianza,
y después pudo inspirar en ellos algo de su propia seguridad en sí
mismo, que jamás aceptaba ni admitía la derrota absoluta.
Habló con Praeclarus de Castra Sanguinarius y con Cassius Hasta de
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Castrum Mare. Se enteró de todo lo que pudieron contarle acerca de los
próximos juegos y día del triunfo; de los métodos militares de su gente,
sus leyes y sus costumbres hasta que fácilmente habría podido ser tildado
de locuaz, él que siempre había sido taciturno, por parte de sus compañeros
prisioneros, y sin embargo, aunque no se dieran cuenta, no les
preguntaba nada sin un propósito bien definido.
El tercer día de su encarcelamiento, trajeron otro prisionero a la atestada
celda en la que Tarzán estaba encadenado. Era un joven blanco vestido
con la túnica y la coraza de un oficial. Fue recibido en silencio por
los otros prisioneros, como parecía ser la costumbre entre ellos, pero
después de que le ataran a la anilla que quedaba y de que los soldados
se hubieran marchado, Cassius Hasta le saludó conteniendo su excitación.
-¡Caecilius Metellus! -exclamó.
El otro se volvió en dirección a la voz de Hasta, pues sus ojos aún no se
habían acostumbrado a la penumbra de la mazmorra.
-¡Hasta! -exclamó a su vez-. Reconocería esa voz aunque la oyera surgir
de las más negras profundidades de Tártaro.
-¿Qué mala fortuna te ha traído aquí? -preguntó Hasta.
-No es la mala fortuna lo que me une a mi mejor amigo -replicó Metellus.
-Cuéntame cómo ha sucedido -insistió Cassius Hasta.
-Muchas cosas han sucedido desde que dejaste Castrum Mare -declaró
Metellus-. Fulvus Fupus se ha arrastrado como un gusano para obtener
el favor del emperador, hasta el punto de que todos tus antiguos amigos
están bajo sospecha y corren verdadero peligro. Mallius Lepus está en
prisión. Septimus Favonius ha perdido el favor del emperador y estaría
en prisión de no ser porque Fupus está enamorado de Favonia, su hija.
Pero la noticia más indignante que tengo que comunicarte es que Validus
Augustus ha adoptado a Fulvus Fupus y le ha nombrado su sucesor a la
púrpura imperial.
-¡Fupus un césar! -exclamó Hasta en tono de burla-. ¿Y la dulce Favonia?
¿No puede ser que ofrezca sus favores a Fulvus Fupus?
-No -respondió Metellos-, y en este hecho reside todo el problema. Ella
ama a otro, y Fupus, en su deseo por poseerla, ha utilizado los celos que
el emperador siente por ti para destruir todos los obstáculos que hay en
su camino.
-¿Y a quién ama Favonia? -preguntó intrigado Cassius Hasta-. ¿No
puede ser a Mallitus Lepus, su primo?
-No -respondió Metellus-, es un extranjero. Uno a quien no conoces.
-¿Cómo puede ser? -preguntó Cassius Hasta-. ¿No conozco a todos los
patricios de Castrum Mare?
-Él no es de Castrum Mare.
-¿No será un sanguinariano? -quiso saber Cassius Hasta.
-No, es un jefe bárbaro de Germania.
-¿Qué tontería es ésta? -exclamó Hasta.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Te digo la verdad -replicó Metellus-. Llegó poco después de que te marcharas
de Castrum Mare, y como es un estudioso muy versado en la historia
de la antigua y la moderna Roma, se ha ganado el favor de Validus
Augustus, pero ha causado su ruina y la de Mallius Lepus y de Septimus
Favonius al ganarse el amor de Favonia y con él los celos y el odio de
Fulvus Fupus.
-¿Cómo se llama? -preguntó Cassius Hasta.
-Se hace llamar Erich von Harben -respondió Metellus.
-¿Erich von Harben? -repitió Tarzán-. Le conozco. ¿Dónde se encuentra
ahora? ¿Está a salvo?
Caecilius Metellus volvió los ojos en dirección al hombre mono.
-¿Cómo es que conoces a Erich von Harben, sanguinariano? -pregunto-
. Quizá la historia que Fulvus Fupus contó a Validus Augustus sea cierta,
que este tal Erich von Harben es en realidad un espía de Castra Sanguinarius.
-No -intervino Maximus Praeclarus-. No te pongas nervioso. Este tal
Erich von Harben jamás ha estado en Castra Sanguinarius, y mi amigo
no es sanguinariano. Es un bárbaro blanco del mundo exterior, y si su
historia es cierta, y no tengo motivos para dudar de ella, vino aquí en
busca de este tal Erich von Harben.
-Puedes creerte esta historia, Metellus -dijo Cassius Hasta-. Estos dos
son hombres honorables y como hemos estado juntos en prisión, nos
hemos hecho buenos amigos. Lo que te dicen es verdad.
-Dime algo de von Harben -insistió Tarzán-. ¿Dónde está?, ¿corre peligro
de ser víctima de las maquinaciones de este tal Fulvus Fupus?
-Está en prisión con Mallius Lepus en Castrum Mare -respondió Metellus-
y si sobrevive a los juegos, cosa que no ocurrirá, Fupus encontrará
algún otro medio de destruirle.
-¿Cuándo se celebran los juegos? -preguntó Tarzán.
-Empiezan en los idus de agosto -respondió Cassius.
-Y ahora estamos más o menos en las nonas de agosto -dijo Tarzán.
-Mañana -precisó Praeclarus.
-Entonces lo sabremos -dijo Cassius Hasta-, porque esa es la fecha fijada
para el triunfo de Sublatus.
-Me han dicho que los juegos duran una semana -dijo Tarzán-. ¿Estamos
muy lejos de Castrum Mare?
-A unas ocho horas de marcha en el caso de tropas que están frescas -
afirmó Caecilius Metellus-; pero ¿por qué lo preguntas? ¿Tienes quizá la
intención de hacer un viaje a Castrum Mare?
Tarzán observó la sonrisa del otro y el tono irónico de su voz.
-Voy a ir a Castrum Mare
-Tal vez quieras llevarnos contigo -se burló Metellus.
-¿Eres amigo de Erich von Harben? -preguntó Tarzán.
-Soy amigo de sus amigos y enemigo de sus enemigos, pero no le conozco
lo bastante bien como para decir que es mi amigo.
-Pero no aprecias a Validus Augustus, el emperador, ¿verdad? -
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
preguntó Tarzán.
-No -respondió el otro.
Y supongo que Cassius Hasta tampoco tiene ningún motivo para querer
a su tío -prosiguió Tarzán.
-Tienes razón -convino Hasta.
-Entonces, es posible que os lleve a los dos -dijo Tarzán.
Los dos hombres se echaron a reír.
-Estaremos listos cuando tú estés listo para llevarnos contigo -afirmó
Cassius Hasta.
-Puedes incluirme también a mí en el grupo -intervino Maximus Praeclarus-
si Cassius Hasta sigue siendo amigo mío en Castrum Mare.
-Te lo prometo, Maximus Praeclarus -respondió Cassius Hasta.
-¿Cuándo nos vamos? -preguntó Metellus, sacudiendo la cadena.
-Puedo irme en el instante en que me quiten estos grilletes dijo el hombre
mono- y hay que hacerlo cuando me lleven a la pista a pelear.
-Habrá muchos legionarios vigilando que no escapes, de eso puedes estar
seguro -le recordó Cassius Hasta.
-Maximus Praeclarus te dirá que he escapado dos veces de los legionarios
de Sublatus -observó Tarzán.
-Es cierto -declaró Praeclarus-. Rodeado por la guardia del emperador
escapó de la sala del trono misma de Sublatus y se llevó al césar agarrándole
por encima de su cabeza por todo palacio y por la avenida.
-Pero si tengo que llevarte conmigo será más difícil -dijo el hombre mono-,
y te llevaría porque me gustaría frustrar los planes de Sublatus y
también porque vosotros dos, al menos, me seríais útiles para encontrar
a Erich von Harben en la ciudad de Castrum Mare.
-Me interesas -dijo Cassius Hasta-. Casi me has hecho creer que puedes
llevar a cabo este descabellado plan.
XIV
Un gran sol, que ascendía en un cielo sin nubes, brillaba en las nonas
de agosto sobre las arenas recién rastrilladas de la desierta pista del circo
y las multitudes que bordeaban la Via Principalis, que dividía en dos
Castra Sanguinarius.
Artesanos y comerciantes morenos vestidos con elegantes túnicas se
empujaban para conseguir lugares con buena visibilidad en la sombreada
avenida. Entre ellos se movían bárbaros de las aldeas exteriores,
que exhibían sus mejores plumas y más valiosos adornos y pieles, y con
ellos se encontraban los esclavos de la ciudad, aguardando impacientes
el desfile que inauguraría el triunfo de Sublatus.
En los techos bajos de sus hogares los patricios estaban reclinados en
esteras en todos los puntos desde los que se veía la avenida entre o por
debajo de las ramas de los árboles. Toda Castra Sanguinarius estaba allí,
teóricamente para honrar al césar, pero en realidad tan sólo para divertirse.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
En el aire zumbaban la conversación y las risas; los vendedores ambulantes
de dulces y chucherías se abrían paso a codazos entre la multitud
anunciando a gritos sus mercancías; los legionarios apostados con intervalos
en toda la distancia entre el palacio y el coliseo mantenían despejado
el centro de la avenida.
La multitud se había ido congregando desde el atardecer del día anterior,
durante la fría noche se habían acurrucado abrigándose con apretadas
capas. Habían charlado y reído, reñido y casi revolucionado, y muchos
de ellos habían sido arrestados y llevados a las mazmorras, sobre
cuya fría piedra se enfriaría su excitación.
Por la mañana, la multitud estaba inquieta. Al principio, cuando algún
patricio que iba a participar en el desfile pasaba en su ornamentada litera,
era contemplado en un silencio respetuoso e interesado, o si era conocido
y la multitud tenía buena opinión de él, era posible que fuera saludado
con vítores; pero a medida que pasaba el tiempo y aumentaba el
calor del día, cada litera que pasaba provocaba gruñidos y rechiflas pues
la paciencia de la gente se iba agotando.
Pero después, desde lejos, en la dirección de palacio, sonaron las notas
marciales de las trompetas. La gente olvidó su fatiga y su incomodidad
cuando las estridentes notas les hipnotizaron con gozosa expectación.
Poco a poco el desfile fue recorriendo la avenida, encabezado por una
veintena de trompeteros, detrás de los cuales marchaba un manípulo de
la guardia imperial. Crestas ondulantes coronaban sus bruñidos cascos;
el metal de doscientas corazas, picas y escudos reflejaba la luz del sol
que se filtraba por los árboles bajo los que marchaban. Realizaban una
orgullosa exhibición caminando altivamente entre las filas de ojos que les
admiraban, conducidos por sus oficiales patricios ataviados con oro, cuero
e hilo bordado.
Cuando pasaron los legionarios, surgió un gran aplauso. Un rugido de
voces humanas que empezaba en el palacio se propagó de la Via Principales
hasta el coliseo a medida que el propio césar, resplandeciente en
púrpura y oro, recorría lentamente la avenida en un carro tirado por leones
que eran guiados con correas doradas por corpulentos negros.
El césar tal vez esperaba para él los aplausos del populacho, pero no se
sabía si éstos eran provocados por la presencia del emperador o por la
visión de los cautivos encadenados a su carro, pues éste estaba ya muy
visto para el pueblo de Castra Sanguinarius, mientras que los prisioneros
eran una novedad y, además, algo que prometía diversión en la
pista.
Jamás en la memoria de los ciudadanos de Castra Sanguinarius había
exhibido un emperador cautivos iguales a éstos en el día del triunfo. Allí
estaba Nyuto, el jefe de los bagegos, Cae~ cilius Metellus, un centurión
de las legiones del emperador del Este; y Cassius Hasta, el sobrino de ese
emperador; pero quizás el que despertaba mayor entusiasmo, debido a
las descabelladas historias que se habían narrado sobre sus hazañas de
fuerza y agilidad, era el fornido bárbaro blanco, con una mata de pelo
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
negro y su ajada piel de leopardo.
El collar de oro y la cadena dorada que le sujetaban a la correa del carro
del césar no conferían a su aspecto ni asomo de miedo o de humillación.
Caminaba con orgullo, la cabeza alta -un león atado a leones-, y
en la fácil sinuosidad de su paso había aquello que acentuaba su similitud
con las bestias de la jungla que arrastraban el carro del césar por la
ancha Via Principalis de Castra Sanguinarius.
A medida que el desfile avanzaba lentamente hacia el coliseo, la multitud
encontró otras cosas por las que interesarse: los cautivos bagego encadenados
por el cuello y los fornidos gladiadores resplandecientes en su
nueva armadura. Entre ellos iban hombres blancos y morenos, y muchos
guerreros, de las aldeas exteriores.
Marchaban en número de doscientos -cautivos, criminales condenados
y gladiadores profesionales-, pero antes que ellos y detrás de ellos, a ambos
lados, les acompañaban legionarios veteranos cuya presencia indicaba
claramente el respeto en el que el césar mantenía el poder potencial
de estos salvajes luchadores.
Por la avenida desfilaban flotas que describían acontecimientos históricos
de Castra Sanguinarius y de la antigua Roma, literas que portaban a
altos oficiales de la corte y a los senadores de la ciudad, y al final desfilaban
los rebaños de los bagegos.
Que Sublatus no exhibiera a Maximus Praeclarus en su triunfo ponía
de manifiesto la popularidad de este noble joven romano, pero Dilecta,
que contemplaba la procesión desde el tejado de la casa de su padre, se
llenó de ansiedad cuando observó la ausencia de su amante, pues sabía
que a veces no volvía a saberse jamás nada de los hombres que entraban
en las mazmorras del césar; pero nadie podía decirle si Maximus Praeclarus
vivía o no, y por esto se dirigió al coliseo con su madre a presenciar
la inauguración de los juegos. Sentía una opresión en el pecho por si veía
que Maximus Praeclarus entraba allí, y su sangre en la arena blanca, sin
embargo también temía no verle y saber así, casi con toda seguridad, que
los agentes de Fastus le habían dado muerte en secreto.
Una gran multitud se había congregado en el coliseo para presenciar la
entrada del césar y el desfile de su triunfo, y la mayoría permanecieron
en sus asientos para la inauguración de los juegos, que comenzaba a
primera hora de la tarde. Hasta entonces no empezó a llenarse la sección
reservada a los patricios.
El palco reservado para Dion Splendidus, el senador, estaba cerca del
césar. Desde allí se disfrutaba de una excelente vista de la pista y estaba
decorado con cojines y alfombras para
proporcionar el máximo confort a los que lo ocupaban.
El césar nunca había tenido una fiesta tan pretenciosa; allí tenían lugar
las diversiones de la más rara descripción; sin embargo, jamás en su vida
había odiado y temido tanto Dilecta cualquier entretenimiento como
ahora odiaba y temía los juegos que estaban a punto de empezar.
Hasta entonces, su interés por los contendientes había sido impersoLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
nal. Los gladiadores profesionales no eran la clase de hombres con la que
se relacionaba la hija de un patricio. Los guerreros y esclavos no tenían
para ella mayor importancia que las bestias contra las que a veces luchaban,
mientras que los criminales condenados, muchos de los cuales
expiaban sus pecados en la pista, despertaban en su corazón únicamente
la más remota compasión. Ella era una muchacha dulce y encantadora,
cuya sensibilidad sin duda se habría resentido con la brutalidad del
boxeo o un partido de fútbol de universidad, pero podía contemplar las
sangrientas crueldades de un circo romano sin una queja, porque por la
fuerza de la costumbre y por herencia formaban parte de la vida nacional
de su pueblo.
Pero hoy temblaba. Veía los juegos como una amenaza personal a su
propia felicidad y a la vida de aquel a quien amaba, sin embargo no quería
demostrar su inquietud. Tranquila, serena y bella, Dilecta, la hija de
Dion Splendidus, aguardaba la señal que inauguraría los juegos y que
consistía en la llegada del césar.
Llegó Sublatus y, cuando hubo tomado asiento, salió de una de las
puertas con barrotes del fondo de la pista la cabeza de una procesión,
encabezada de nuevo por trompeteros, que eran seguidos por los que
iban a participar en los juegos durante la semana. La mayor parte la
constituían los mismos cautivos exhibidos en el desfile, a los que se añadió
un número de bestias salvajes, algunas de las cuales eran conducidas
o arrastradas junto con los esclavos, mientras que otras, más poderosas
y feroces, iban en jaulas con ruedas. Éstas eran principalmente
leones y leopardos, pero también había un par de búfalos y varias jaulas
en las que iban confinados grandes simios muy parecidos a los humanos.
Los participantes formaban una sólida falange, frente a Sublatus, que
se dirigió a ellos y prometió la libertad y una recompensa a los ganadores;
y entonces, hoscos y abatidos, fueron devueltos a las mazmorras y
a las jaulas.
Los ojos de Dilecta examinaron a los contendientes mientras permanecían
de pie ante el palco del césar, pero no descubrió entre ellos a Maximus
Praeclarus. Tensa y sin aliento, llena de temerosa aprensión, se inclinó
hacia delante en su asiento cuando un hombre entró en el palco
por detrás y se sentó en el banco a su lado.
-No está aquí -dijo el hombre.
La muchacha se volvió.
-¡Fastus! exclamó, ¿Cómo sabes que no está aquí?
-Porque lo he ordenado -respondió el príncipe.
-Está muerto -gritó Dilecta-. Le has matado tú.
-No -negó Fastus-, está a salvo en su celda.
-¿Qué será de él? -preguntó la muchacha.
-Su destino está en tus manos -respondió Fastus-. Renuncia a él y
prométeme que serás mi esposa y me ocuparé de que no sea obligado a
aparecer en la pista.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Él no lo querría -murmuró la muchacha.
Fastus se encogió de hombros.
-Como quieras -replicó Fastus-, pero recuerda que su vida está en tus
manos.
-Con la espada, la daga o la pica no tiene igual -declaró Dilecta con orgullo-.
Si entrara en la contienda, saldría victorioso.
-El césar a veces hace salir a hombres desarmados a luchar contra leones
-le recordó Fastus, ¿De qué sirve entonces la habilidad con cualquier
arma?
-Eso sería asesinato -declaró Dilecta.
-Un término muy fuerte para aplicarlo a un acto del césar -espetó Fastus
en tono amenazador.
-Digo lo que pienso -sentenció la muchacha-; césar o no césar, sería un
acto cobarde y despreciable, pero no dudo que el césar o su hijo son capaces
incluso de cosas peores. -La voz le temblaba de desprecio.
Con una sonrisa torcida en sus labios, Fastus se levantó.
-No es algo que pueda decidirse sin pensarlo -dijo-, y tu respuesta no
sólo tiene que ver con Maximus Praeclarus, contigo y conmigo.
-¿Qué quieres decir? -preguntó ella.
-Están Dion Splendidus y tu madre, y Festivitas, la madre de Praeclarus.
-Y con esta advertencia se volvió y salió del palco.
Los juegos avanzaban entre el estruendo de las trompetas, el estrépito
de las armas, los rugidos de las bestias y el murmullo del gran público,
que a veces se levantaba para aclamar o para abuchear. Bajo los ondeantes
estandartes la multitud contemplaba la sangre y el sufrimiento de los
hombres, comiendo golosinas mientras una víctima moría y contando
chistes groseros mientras los esclavos sacaban a rastras el cuerpo y rastrillaban
la arena sobre las manchas rojas.
Sublatus había trabajado mucho y con esmero junto al prefecto que estaba
a cargo de los juegos para que el programa resultante ofreciera la
mayor diversión posible al césar y al populacho, con el fin de que el emperador
adquiriera la popularidad que su personalidad no atraía.
Los actos más exitosos eran siempre aquellos en los que participaban
hombres de la clase patricia, y por esto confiaba mucho en Cassius
Hasta y Caecilius Metellus, pero de mayor valor aún para su propósito
era el gigantesco bárbaro blanco, que ya había despertado la imaginación
de la gente debido a sus hazañas.
Como deseaba utilizar a Tarzán en tantos actos como fuera posible,
Sublatus sabía que sería necesario reservar a los luchadores más peligrosos
para la última parte de la semana, y así pues la primera tarde de
los juegos Tarzán se encontró arrojado a la pista, desarmado, en compañía
de un corpulento asesino, a quien el director de los juegos había ataviado
con taparrabo y piel de leopardo similares a los de Tarzán.
Un guardia les acompañó a la pista y les hizo parar en la arena ante el
emperador, donde el director de los juegos anunció que los dos pelearían
desarmados de la forma en que les pareciera adecuada y que el que queLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
dara vivo o solo en la pista al final del combate sería considerado vencedor.
-La puerta de las mazmorras quedará abierta -anunció- y si algún
combatiente tiene suficiente puede abandonar la pista, pero el que lo
haga entregará el triunfo al otro.
La multitud lanzó abucheos. No era para ver exhibiciones como ésta
por lo que habían ido al coliseo. Querían sangre, querían emoción; pero
esperaron, pues quizás esta competición sería una comedia, que también
les gustaba. Si uno superaba en gran medida al otro, sería divertido ver
escapar al más débil. Vitorearon a Tarzán y animaron al vulgar asesino.
Profirieron insultos contra el noble patricio que era director de los juegos,
pues conocían la seguridad e irresponsabilidad de los números.
Cuando se dio la señal de que los combatientes se atacaran, Tarzán se
volvió para mirar al corpulento bruto contra el que se enfrentaba y vio
que alguien se había tomado muchas molestias para seleccionar un contrincante
digno de él. El hombre era un poco más bajo que Tarzán, pero
corpulento, con los duros músculos que le sobresalían bajo la piel morena,
tan abultados en la espalda y los hombros que casi sugerían una deformidad.
Sus largos brazos le colgaban casi hasta las rodillas, y sus
piernas gruesas y nudosas sugerían una estatua de bronce en un pedestal
de granito. El tipo dio la vuelta alrededor de Tarzán, buscando. Fruncía
el ceño ferozmente como si quisiera asustar a su adversario.
Ahí está la puerta, bárbaro -dijo con voz ronca, señalando el otro extremo
de la pista-. Escapa mientras estás vivo.
La multitud rugió su aprobación. Le gustaban las frases gloriosas como
ésta.
-Te romperé miembro a miembro -gritó el asesino, y de nuevo aplaudió
la multitud.
-Aquí estoy -respondió Tarzán con calma.
-¡Huye! -exclamó el asesino, y bajó la cabeza para atacarle como un toro
furioso.
El hombre mono dio un salto y cayó sobre su contrincante, y lo que sucedió
fue tan rápido que ninguno de los presentes, aparte de Tarzán, supo
cómo había ocurrido; sólo él sabía que había dado un revés de cabeza
al asesino.
Lo que la multitud vio fue que la enorme figura era lanzada y caía con
pesadez. Le vieron yacer medio aturdido en la arena, mientras el gigante
bárbaro permanecía de pie con los brazos cruzados, mirándole.
La inconstante multitud se levantó del asiento, gritando con deleite.
Habet! Habet! -chillaban, y extendían el brazo con el puño cerrado y el
pulgar hacia abajo, pero Tarzán se limitó a esperar, mientras el asesino
sacudía la cabeza para despejar su cerebro y se ponía en pie pesadamente.
El tipo miró alrededor, semiaturdido, y luego sus ojos encontraron a
Tarzán y, con un rugido de rabia, atacó de nuevo. Ocurrió lo mismo que
antes y esta vez fue lanzado con fuerza al suelo de la pista.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
La multitud gritaba de placer. Todos los pulgares señalaban hacia abajo;
querían que Tarzán matara a su adversario. El hombre mono miró
hacia el palco del césar, donde el director de los juegos se sentaba junto
a Sublatus.
-¿No es suficiente? -preguntó, señalando la figura postrada del aturdido
gladiador.
El prefecto hizo un gesto con la mano que abarcó a todo el público.
-Piden su muerte -sentenció-. Mientras permanezca vivo en la pista, no
eres el vencedor.
-¿El césar exige que mate a un hombre indefenso? -preguntó Tarzán,
mirando directamente a la cara de Sublatus.
-Ya has oído al noble prefecto -respondió el emperador con altivez.
-Bien -dijo Tarzán-. Se cumplirán las reglas de la contienda. -Se agachó
y cogió la forma inconsciente de su contrincante y lo levantó por encima
de su cabeza-. ¡Así llevé a vuestro emperador desde la sala del trono hasta
la avenida! -gritó al público.
Los alaridos de placer daban la medida del agrado del público, mientras
el césar enrojecía de rabia y humillación. Se medio incorporó de su
asiento, pero no pudo acabar de levantarse, pues en aquel instante Tarzán
bajó el cuerpo del asesino y lo echó hacia atrás como si fuera un
péndulo de gran tamaño y luego hacia arriba con un poderoso impulso y
lo arrojó por encima de la pared de la pista hasta el palco de Sublatus, a
quien golpeó e hizo caer al suelo.
-Estoy vivo y solo en la pista gritó Tarzán volviéndose al público-, y según
las reglas de la contienda soy el vencedor -y ni siquiera el césar se
atrevió a poner en duda la decisión, que era aceptada por la multitud
mediante chillidos y aplausos.
XV
Días sangrientos siguieron a noches inquietas en las incómodas celdas,
donde pulgas y ratas unían fuerzas para impedir el descanso. Cuando
los juegos empezaron había doce prisioneros en la celda ocupada por
Tarzán, pero ahora había tres anillas vacías colgando en la pared de piedra,
y cada día se preguntaban quién sería el próximo.
Los otros no reprocharon a Tarzán el no haber logrado liberarles, ya
que nunca se habían tomado en serio su optimismo. No concebían que
ningún contendiente escapara de la pista durante los juegos. Era algo
que simplemente no ocurría y no había nada que hacer. Jamás ocurriría.
-Sabemos que tu intención era buena -afirmó Praeclarus-, pero sabíamos
que no era posible.
-Las condiciones todavía no han sido las adecuadas -replicó Tarzán-,
pero si lo que me han contado de los juegos es cierto, ya llegará el momento.
-¿Qué momento podría ser propicio -preguntó Hasta- mientras más de
la mitad de los legionarios del césar abarrotan el coliseo?
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Tiene que haber un momento -le recordó Tarzán- en que todos los contendientes
vencedores estén juntos en la pista. Con Sublatus como rehén
podemos solicitar audiencia y conseguirla. Me atrevo a decir que nos darán
la libertad a cambio del césar.
-Pero ¿cómo llegaremos hasta el palco del césar? -preguntó Metellus.
-En un instante podemos formar escalones con hombres inclinados,
mientras otros suben por sus espaldas igual que los soldados escalan un
muro. Quizás algunos resulten muertos, pero quedarán suficientes para
agarrar al césar y arrastrarle hasta la pista.
-Te deseo suerte dijo Praeclaus-, y, por Júpiter, creo que lo conseguirás.
Lo que me gustaría es estar contigo.
-¿No nos acompañarás? -preguntó Tarzán.
-¿Cómo quieres que lo haga? Me tendrán encerrado en esta celda. ¿No
es evidente que no tienen intención de hacerme participar en los combates?
Me están reservando algún otro sino. El carcelero me ha dicho que
mi nombre no aparece en ningún programa.
-Pues debemos encontrar la manera de llevarte con nosotros -sentenció
Tarzán.
-No hay forma -negó Praeclarus meneando la cabeza.
-Espera -exclamó Tarzán-. Tú mandabas la guardia del coliseo, ¿no es
cierto?
-Sí -respondió Praeclarus.
-¿Y tenías las llaves de las celdas? -preguntó el hombre mono.
-Sí -contestó Praeclarus-, y también de los grilletes.
-¿Dónde están? -quiso saber Tarzán-. Pero no, es inútil. Debieron de
quitártelas cuando te arrestaron.
-No lo hicieron dijo Praeclarus-. En realidad, no las llevaba conmigo
cuando me vestí para el banquete aquella noche. Las dejé en mi habitación.
-Pero quizás enviaron a por ellas.
-Sí, enviaron a buscarlas, pero no las encontraron. El carcelero me preguntó
por ellas al día siguiente de arrestarme, pero le dije que los soldados
se las habían llevado. Le dije esto porque las había escondido en
un lugar secreto donde guardo objetos valiosos. Sabía que si les decía
dónde estaban no sólo se llevarían las llaves, sino también mis objetos de
valor.
-¡Bien! -exclamó el hombre mono-. Con las llaves nuestro problema está
resuelto.
-Pero ¿cómo vas a cogerlas? -preguntó Praeclarus con una sonrisa burlona.
-No lo sé -respondió Tarzán-. Lo único que sé es que debemos conseguir
esas llaves.
-También sabemos que deberíamos conseguir nuestra libertad -dijo
Hasta-, pero saberlo no nos hace libres.
Su conversación fue interrumpida por la aproximación de soldados por
el corredor. Entonces un destacamento de la guardia de palacio se detuLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
vo ante su celda. El carcelero abrió la puerta y entró un hombre con dos
portadores de antorchas detrás. Era Fastus. Miró en torno a la celda.
-¿Dónde está Praeclarus? -preguntó, y después exclamó-: ¡Ah, estás
ahí!
Praeclarus no respondió.
-¡Ponte de pie, esclavo! -ordenó Fastus con arrogancia. Poneos todos de
pie. ¿Cómo os atrevéis a permanecer sentados en presencia de un césar?
-exclamó.
-Cerdo es mejor título para alguien como tú -se burló Praeclarus.
-¡Haced que se levanten! ¡Golpeadles con las picas! -gritó Fastus a los
soldados que se habían quedado en el umbral de la puerta.
El mando de la guardia del coliseo, situado detrás de Fastus, bloqueaba
la puerta.
-Apartaos -ordenó a los legionarios-. Aquí nadie da órdenes excepto el
césar y yo, y tú no eres césar todavía, Fastus.
-Lo seré algún día -espetó el príncipe-, y será un día triste para ti.
-Será un día triste para todos los de Castra Sanguinarius -replicó el oficial-.
¿Has dicho que deseabas hablar con Praeclarus? Di lo que tengas
que decir y vete. Ni siquiera el hijo del césar puede interferir en mis funciones.
Fastus temblaba de ira, pero sabía que no podía hacer nada. El comandante
de la guardia hablaba con la autoridad del emperador, al que
representaba. Se volvió a Praeclarus.
-He venido a invitar a mi buen amigo, Maximus Praeclarus, a mi boda -
anunció con una sonrisa perversa. Aguardó, pero Praeclarus no respondió
nada-. No pareces impresionado como debieras, Praeclarus -prosiguió
el príncipe-. No preguntas quién es la feliz novia. ¿No quieres saber quién
será la próxima emperatriz de Castra Sanguinarius, aunque tú quizá no
vivas para verla en el trono al lado del césar?
El corazón de Maximus Praeclarus se paró unos instantes, pues ahora
sabía por qué Fastus había ido a su celda, pero no dio muestras de lo
que pasaba por su pecho, sino que permaneció sentado en silencio en el
duro suelo, con la espalda apoyada en la fría pared.
-No me preguntas con quién me caso ni cuándo -siguió Fastus-, pero te
lo diré. Debería interesarte. Dilecta, la hija de Dion Splendidus, no tendrá
a ningún traidor ni villano por esposo, pues ella aspira a compartir la
púrpura con un césar. La tarde después del último día de los juegos, Dilecta
y Fastus se casarán en la sala del trono de palacio.
Relamiéndose, Fastus esperó a conocer el resultado de su anuncio, pero
si había pretendido sorprender a Maximus Praeclarus y hacerle dar
muestras de aflicción no lo consiguió, pues le prestó tan poca atención
que era como si Fastus no estuviera en la celda.
Maximus Praeclarus se volvió y habló con indiferencia a Metellus y esta
afrenta avivó la creciente ira de Fastus hasta el punto de que perdió el
poco control que tenía de sí mismo. Avanzó con paso rápido, se inclinó y
abofeteó a Praeclarus en la cara y luego le escupió, pero al hacerlo se
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
había acercado mucho a Tarzán y éste le cogió por el tobillo y le hizo
caer.
Fastus gritó una orden a sus soldados. Quiso sacar su daga o su espada,
pero Tarzán se las arrebató y arrojó al príncipe a los brazos de los legionarios,
quienes se precipitaron a la celda pasando por delante de la
guardia del coliseo.
-Vete, Fastus -dijo el jefe de la guardia-. Ya has causado suficientes
problemas aquí.
-Pagaréis por esto -siseó el príncipe-, todos vosotros -y señaló a todos
los prisioneros lanzándoles una mirada amenazadora.
Mucho después de que se hubieran ido, Cassius Hasta seguía riendo.
-¡César! -exclamó-. ¡Cerdo!
Mientras los prisioneros comentaban el desconcierto de Fastus e intentaban
profetizar las consecuencias que ello tendría, vieron una luz vacilante
reflejada desde lejos en el corredor delante de la celda.
-Vamos a tener más invitados -dijo Metellus.
-A lo mejor es Fastus que vuelve para escupir a Tarzán -sugirió Cassius
Hasta, y todos rieron.
La luz avanzaba por el corredor, pero no iba acompañada por el ruido
de pies de soldados.
-Quienquiera que venga lo hace en silencio y solo dijo Maximus Praeclarus.
-Entonces no es Fastus -dijo Hasta.
-Pero podría ser un asesino enviado por él -sugirió Praeclarus.
-Estaremos preparados para recibirle -dijo Tarzán.
Un instante después apareció tras la reja de la puerta de la celda el jefe
de la guardia del coliseo, el que había acompañado a Fastus y que se
había interpuesto entre el príncipe y el prisionero.
-¡Appius Applosus! -exclamó Maximus Praeclarus-. No es ningún asesino,
amigos míos.
-No soy el asesino de tu cuerpo, Praeclarus -dijo Applosus-, pero en
verdad soy el asesino de tu felicidad.
-¿Qué quieres decir, amigo mío? -pidió Praeclarus.
-En su ira, Fastus me ha contado más de lo que te ha dicho a ti.
-¿Qué es lo que te ha contado? -preguntó Praeclarus.
-Me ha dicho que Dilecta ha dado su consentimiento a casarse con él
sólo con la esperanza de salvar a su padre, a su madre y a ti, Praeclarus,
y a tu madre, Festivitas.
-Llamarle cerdo es insultar a los cerdos -declaró Praeclarus-. Llévale recado
a ella, Applosus, de que prefiero morir a verla casada con Fastus.
Ya lo sabe, amigo mío -dijo el oficial-, pero también piensa en su padre,
en su madre y en la tuya.
Praeclarus bajó la barbilla.
-Había olvidado eso -gimió-. Oh, debe de haber algún modo de impedirlo.
-Es el hijo del césar -le recordó Applosus- y queda poco tiempo.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-¡Lo sé! ¡Lo sé! -exclamó Praeclarus-, pero es demasiado espantoso. No
puede ser.
-¿Este oficial es amigo tuyo, Praeclarus? preguntó Tarzán señalando a
Appius Applosus.
-Sí -respondió.
-¿Confiarías en él plenamente? -quiso saber el hombre mono.
-Con mi vida y mi honor -dijo Praeclarus.
-Dile dónde están tus llaves y déjale que vaya a buscarlas -pidió el
hombre mono.
Praeclarus se animó al instante.
-¡No se me había ocurrido! -exclamó-, pero no, pondría en peligro su vida.
-Ya lo está -afirmó Applosus-. Fastus jamás me perdonará lo que he dicho
esta noche. Tú, Praeclarus, sabes que ya estoy condenado. ¿Qué llaves
son las que quieres? ¿Dónde están? Iré a buscarlas.
-Tal vez no quieras ir cuando sepas dónde están -advirtió Praeclarus.
-Lo adivino -dijo Appius Applosus.
-¿Has estado a menudo en mis aposentos, Applosus?
El otro asintió.
-¿Recuerdas los estantes que hay cerca de la ventana donde tengo los
libros?
-Sí.
-La parte trasera del tercer estante corre a un lado y detrás, en la pared,
encontrarás las llaves.
-Bien, Praeclarus. Las tendrás -dijo el oficial.
Los otros observaron la luz que disminuía a medida que Appis Applosus
se alejaba por el corredor bajo el coliseo.
Había llegado el último día de los juegos. El populacho sediento de sangre
se había reunido una vez más, impaciente y entusiasta como si estuvieran
a punto de experimentar una emoción nueva y desconocida, pues
los recuerdos de la sangre vertida habían desaparecido como las manchas
de sangre del día anterior lo habían hecho de la arena de la pista.
Por última vez los prisioneros de la celda fueron llevados a recintos más
próximos a la entrada de la pista. Les había ido mejor, quizá, que a otros,
pues de las doce anillas cuatro ya estaban vacías. Tan sólo dejaron en la
celda a Maximus Praeclarus.
-Adiós -se despidió-. Los que sobreviváis al día de hoy seréis libres. No
volveremos a vernos nunca más. Buena suerte y que los dioses os den
fuerza y habilidad en los brazos, es lo único que puedo pedirles, pues ni
siquiera los dioses podrían daros más valor del que ya poseéis.
-Applosus nos ha fallado -observó Hasta.
Tarzán parecía preocupado.
-Si vinieras con nosotros, Praeclarus, no necesitaríamos las llaves.
Desde el interior del recinto donde estaban confinados, Tarzán y sus
compañeros oían los ruidos del combate y los rugidos, gritos y aplausos
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
del público, pero no veían la pista.
Era una habitación muy grande con ventanas y una puerta con gruesos
barrotes. A veces dos hombres, a veces cuatro, a veces seis salían juntos,
pero sólo uno, dos o tres regresaban. El efecto que esto producía en los
nervios de los que quedaban sin que los llamaran era absolutamente enloquecedor.
Para algunos, el suspense se hacía casi intolerable. Dos intentaron
suicidarse y otros trataron de pelearse con sus compañeros, pero
había muchos guardias en la habitación y los prisioneros iban desarmados,
pues las armas se les entregaban fuera del recinto, cuando estaban
a punto de salir a la pista.
La tarde llegaba a su fin. Metellus había peleado con un gladiador, ambos
con armadura completa. Hasta y Tarzán habían oído los gritos excitados
del populacho. Habían oído los vítores, que indicaban que los dos
hombres presentaban una hábil y valerosa pelea. Hubo un instante de
silencio y luego gritos lejanos de: Habet! Habet!
-Ya está -dijo en un susurro Cassius Hasta.
Tarzán no respondió. Estos hombres le gustaban, pues les encontraba
valientes, sencillos y leales y también él estaba conmovido interiormente
por la emoción que había que soportar hasta que uno u otro regresaba al
recinto; pero no dio muestras de perturbación, y mientras Cassius Hasta
paseaba nervioso arriba y abajo, Tarzán de los Monos permaneció en silencio,
con los brazos cruzados, mirando la puerta. Al cabo de un rato
ésta se abrió y Caecilius Metellus cruzó el umbral.
Cassius Hasta profirió un grito de alegría y se precipitó hacia su amigo
para abrazarle.
De nuevo se abrió la puerta y entró un oficial de menor categoría.
-Vamos -gritó-, todos. Es el último acto.
Fuera del recinto entregaron a cada hombre una espada, daga, pica,
escudo y una red, y a medida que estaban equipados, eran enviados a la
pista. Todos los supervivientes de los combates de la semana estaban
allí: un centenar.
Fueron divididos en dos grupos iguales y ataron cintas rojas a los hombros
de un grupo y cintas blancas a los hombros del otro.
Tarzán estaba entre los rojos, igual que Hasta, Metellus, Lukedi, Mpingu
y Ogonyo.
-¿Qué se supone que tenemos que hacer? -preguntó Tarzán a Hasta.
-Los rojos pelearán contra los blancos hasta que todos los rojos, o todos
los blancos, estén muertos.
Ahora verán sangre hasta quedar satisfechos -comentó.
-Nunca tienen suficiente -replicó Metellus.
Los dos grupos se fueron a los extremos opuestos de la pista y recibieron
instrucciones del prefecto encargado de los juegos, y luego formaron,
los rojos a un lado de la pista y los blancos al otro. Sonaron las trompetas
y los hombres armados avanzaron los unos hacia los otros.
Tarzán sonrió para sí al considerar las armas con las que debía defenderse.
La pica le daba seguridad, pues los waziri eran grandes lanceros y
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
Tarzán incluso les superaba, y con la daga se sentía muy cómodo, pues
durante mucho tiempo el cuchillo de caza de su padre había sido la única
arma de protección de la que disponía; pero la espada le parecía que,
probablemente, sería más un estorbo que una ventaja, mientras que la
red en sus manos no sería más que una triste broma. Le habría gustado
deshacerse del escudo, pues no le gustaban los escudos, ya que los consideraba,
en general, un estorbo inútil, pero como los había utilizado
cuando los waziri habían peleado con otras tribus nativas, y sabía que
estaban construidos como defensa contra las armas que sus oponentes
utilizaban, lo conservó y avanzó con los demás hacia la línea blanca.
Había decidido que su única esperanza residía en dar cuenta del máximo
número de adversarios posible en el primer choque de armas, y había
hecho correr esta sugerencia en toda la fila con la advertencia de que en
el instante en que un hombre hubiera acabado con un adversario se volviera
de inmediato para ayudar al rojo que estuviera más cerca o al más
acosado.
A medida que las dos filas se acercaban, cada hombre eligió al oponente
que tenía delante y Tarzán se encontró frente a un guerrero de las aldeas
exteriores. Se acercaron más. Algunos de los hombres, más impacientes
o nerviosos que los otros, se adelantaron; otros, más temerosos,
se rezagaron. El oponente de Tarzán se le vino encima. Las picas ya volaban
por el aire. Tarzán y el guerrero lanzaron sus proyectiles en el mismo
instante, y en el lanzamiento del hombre mono había toda la habilidad,
los músculos y el peso que poseía. Tarzán levantó su escudo y la pica de
su oponente cayó en éste, pero con tanta fuerza que la lanza casi se partió,
mientras que la de Tarzán atravesó el escudo de su oponente y se le
clavó en el corazón.
Hubo otras dos bajas -un muerto y un herido y el coliseo era una confusión
de voces y ruido. Tarzán se levantó enseguida para ayudar a uno
de sus compañeros, pero otro blanco, que había matado a su oponente
rojo, corrió para interponerse. La red de Tarzán se lo impidió, por lo que
se arrojó a un blanco que atacaba a uno de los rojos y atacó a su nuevo
oponente, que había sacado su espada. Su adversario era un gladiador
profesional, un hombre entrenado en el uso de todas sus armas, y Tarzán
pronto se dio cuenta de que sólo mediante una gran fuerza y agilidad
podía esperar conservar la suya con su oponente.
El tipo no se precipitó. Se acercó despacio y con cautela, valorando a
Tarzán. Era precavido porque era experto en el asunto y estaba imbuido
de una única esperanza: vivir. Le importaban poco los gritos y vítores del
pueblo, así como sus aplausos, y odiaba al césar. Pronto descubrió que
Tarzán adoptaba tácticas sólo defensivas, pero si lo hacía con el fin de
calibrar a su oponente o si ello formaba parte de un plan que conduciría
a un ataque súbito y rápido, el gladiador no lo sabía, ni le importaba en
particular, pues sabía que era maestro en el uso de sus armas y muchos
cuerpos habían sucumbido pensando que le sorprenderían.
Juzgando la habilidad de Tarzán con la espada por su habilidad con el
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
escudo, el gladiador pensó que se enfrentaba a un adversario muy experto,
y esperó con paciencia a que Tarzán iniciara su ataque y revelara su
estilo. Pero Tarzán no tenía estilo que pudiera compararse con el del gladiador.
Lo que esperaba era una oportunidad, lo único que creía que le
podía asegurar la victoria sobre este cauto y gran experto espadachín;
pero el gladiador no atacaba y esperaba que uno de sus compañeros se
quedara libre para venir en su ayuda, cuando, de pronto, y sin previo
aviso, una red le cayó sobre los hombros por detrás.
XVI
Cassius Hasta partió el casco de un corpulento ladrón que se enfrentaba
con él, y cuando se volvió para buscar un nuevo oponente, vio que un
blanco arrojaba una red a la cabeza y hombros de Tarzán por detrás,
mientras el hombre mono peleaba con un gladiador profesional. Cassius
estaba más cerca del gladiador que el otro oponente de Tarzán y, lanzando
un grito, se abalanzó sobre él. Tarzán vio lo que Cassius Hasta había
hecho y se giró en redondo, y entonces vio la cara del blanco que le había
atacado por detrás.
El gladiador vio que Cassius Hasta era un rival muy distinto de Tarzán.
Quizá no era tan hábil con el escudo. Quizá no era tan fuerte, pero jamás
en toda su vida de gladiador había éste conocido a un espadachín igual.
La multitud había estado observando a Tarzán desde el principio del
acto, pues su gran altura, su desnudez y su piel de leopardo le hacían
destacar de los demás. Observaron que el primer lanzamiento de pica
había partido el escudo de su oponente y había hecho caer muerto a éste,
y vieron su encuentro con el gladiador, que no les gustó en absoluto.
Era demasiado lento y les abuchearon y lanzaron rechiflas. Cuando el
blanco le arrojó la red encima aullaron de placer, pues no sabían de un
día al otro, o de un minuto al siguiente, cómo sería su propia mente al
día siguiente o al minuto siguiente. Eran crueles y estúpidos, pero no
eran diferentes de las multitudes de cualquier lugar o época.
Cuando Tarzán, atrapado en la red, se volvió para ver la nueva amenaza,
el blanco saltó hacia él para rematarle con la daga y Tarzán cogió la
red con los dedos de ambas manos y la desgarró como si fuera papel, pero
el tipo ya estaba sobre él. La mano que sujetaba la daga golpeó a Tarzán
cuando éste le cogía la muñeca. Corrió la sangre por debajo de la piel
de leopardo debido a una herida en el corazón, tan cerca había estado de
la muerte, pero su mano detuvo al otro justo a tiempo y ahora unos dedos
de acero se cerraron en aquella muñeca hasta que el hombre lanzó
un grito de dolor al notar que sus huesos eran estrujados hasta romperse.
El hombre mono atrajo a su oponente hacia sí, le cogió por la garganta
y le sacudió como un perro hace con una rata, mientras el aire temblaba
con los gritos de satisfacción de la multitud.
Un instante después Tarzán arrojó la forma inerte a un lado, cogió la
espada y el escudo que se había visto obligado a abandonar y buscó
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
nuevos enemigos. Así se desarrollaba la batalla en la pista, cada grupo
tratando de conseguir la ventaja en número para poder lanzarse sobre
los oponentes restantes y destruirles. Cassius Hasta se había desembarazado
del gladiador que había apartado de Tarzán y estaba luchando
con un espadachín cuando otro se lanzó sobre él. Dos a uno es un combate
desigual, pero Cassius Hasta intentó mantener a raya al segundo
hasta que otro rojo pudiera acudir en su ayuda.
Sin embargo, esto no entraba en los planes de los blancos que le estaban
atacando y cayeron sobre él con redoblada furia para impedir lo que
él esperaba. Vio una abertura y, rápida como el rayo, su espada se introdujo
en ella, cortando la vena yugular de uno de sus oponentes, pero el
otro le dio un fuerte golpe en el casco y, aunque no lo traspasó, le hizo
caer al suelo, medio aturdido.
-Habet! Habet! -gritaba el pueblo, pues Cassius Hasta había caído cerca
de un lado de la arena donde un gran número de gente le veía. De pie
junto a él, su oponente levantó el dedo índice al público y todos los pulgares
señalaron hacia abajo.
Con una sonrisa el blanco levantó la espada para cortarle el cuello a
Hasta, pero se detuvo un instante, mirando hacia la multitud, para producir
un efecto teatral, y Tarzán, actuando como una bestia, le saltó encima
y le arrancó la espada y el escudo para salvar a su amigo.
Fue como el ataque de un león. La multitud lo vio y se quedó paralizada
y en silencio. Le vieron dar unas zancadas antes de llegar al gladiador y,
como una bestia de la jungla, cayó sobre los hombros y la espalda de su
presa.
Los dos cayeron al suelo al otro lado del cuerpo de Hasta, pero al instante
el hombre mono se puso en pie y sujetaba a su oponente. Le zarandeó
como había zarandeado al otro, le dejó inconsciente, pues le asfixiaba
al sacudirle, y al fin, cuando murió, lo arrojó al suelo.
La multitud enloqueció. Se pusieron en pie sobre los bancos y chillaba,
agitando pañuelos y cascos, y lanzaron flores y golosinas a la arenà. Tarzán
se inclinó y ayudó a Cassius Hasta a levantarse cuando vio que no
estaba muerto y que recuperaba el conocimiento.
Examinó rápidamente la pista y vio que aún vivían quince rojos y sólo
diez blancos. Era una batalla por la vida, no había reglas ni ética, era tu
vida o la mía, y Tarzán cogió a los cinco sobrantes y los puso contra el
blanco más fuerte, que entonces, rodeado por seis espadachines, cayó
muerto en un instante.
A una orden de Tarzán, los seis se dividieron y cada tres atacaron a
otro blanco con el resultado de que siguiendo estas tácticas el espectáculo
llegó a un brusco y sangriento final con quince rojos supervivientes y
el último blanco muerto.
La multitud aclamaba a Tarzán, pero Sublatus estaba furioso. La afrenta
que le había hecho este bárbaro salvaje no había sido vengada como él
esperaba, y en cambio Tarzán había conseguido una popularidad personal
mucho mayor que la suya. Que fuera efímera y estuviera sujeta a los
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
cambios de la voluble mente del público no reducía la indignación del
emperador. Su mente sólo podía acariciar un pensamiento hacia Tarzán:
aquella criatura debía ser destruida. Se volvió al prefecto que estaba a
cargo de los juegos y le susurró una orden.
La multitud pedía a gritos que se otorgara la corona de laurel a los vencedores
y que se les concediera la libertad, pero en cambio fueron llevados
de nuevo al interior, todos excepto Tarzán.
Quizá, sugirieron algunos miembros del público, Sublatus le honrará
en particular, y este rumor se propagó rápidamente entre la multitud,
como ocurre con los rumores, hasta que se convirtió en una convicción.
Vinieron los esclavos y se llevaron a rastras los cadáveres, recogieron
las armas y esparcieron arena nueva y la rastrillaron, mientras Tarzán
permanecía donde le habían dicho que se quedara, bajo el palco del césar.
Estaba con los brazos cruzados, aguardando con seriedad lo que no
conocía, y luego un murmullo de queja surgió de las atestadas gradas,
una queja que fue subiendo de tono hasta convertirse en gritos de ira por
encima de los cuales Tarzán captaba algunas palabras que sonaban como
«¡Tirano!», «¡Cobarde!» «¡Traidor!» y «¡Abajo Sublatus!». Miró alrededor
y les vio señalando hacia el otro extremo de la pista y, dirigiendo la vista
en aquella dirección, vio lo que había despertado su ira, pues en lugar de
una corona de laurel y la libertad se encontraba allí, observándole, un
gran león hambriento de negra melena.
Sublatus exhibió hacia la ira del populacho una actitud arrogante e indiferente,
aunque sólo en apariencia. Desdeñosamente permitió que su
mirada diera la vuelta a las gradas, pero lo único que hizo fue enviar a
tres centurias de legionarios entre el público a tiempo de atemorizar a
unos cuantos agitadores que hubieran podido guiar a las masas contra
el palco imperial.
Pero ahora el león avanzaba, y el cruel y egoísta público se olvidó de su
momentánea ira contra la injusticia y esperaba la emoción de otro encuentro
sangriento. Algunos que un momento antes habían aclamado a
Tarzán ahora animaban al león, aunque si el león fuera vencido aclamarían
de nuevo a Tarzán. Esto, sin embargo, no lo esperaban, sino que
creían haber tomado partido por el ganador seguro, ya que Tarzán sólo
iba armado con una daga, pues no había recuperado las otras armas
después de haberlas tirado al suelo.
Desnudo salvo por el taparrabos y la piel de leopardo, Tarzán ofrecía
una magnífica imagen de perfección física, y la gente de Castra Sanguinarius
le admiraba, mientras que apostaban sus denarios y sus talentos
al león.
Aquella semana habían visto otros hombres enfrentarse con valentía y
sin esperanza a otros leones, y vieron el mismo porte valiente en el gigante
bárbaro, pero la desesperanza que daban por supuesta el hombre mono
no la sentía. Con la cabeza baja, medio agazapado, el león avanzó
despacio hacia su presa, moviendo la cola con nerviosa anticipación, sus
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
flacos costados ansiosos de ser llenados. Tarzán esperó.
Si hubiera sido un león, no habría sabido mejor lo que pasaba por
aquel salvaje cerebro. Se dio cuenta al instante de en qué momento empezaría
el ataque final. Sabía la velocidad de aquella veloz y mortal embestida;
cuándo y cómo el león se pondría en pie sobre sus cuartos traseros
para agarrarle con sus grandes zarpas y fuertes colmillos amarillentos.
Como sabía con qué exactitud la bestia había calculado su embestida
final, midiendo la distancia hasta la fracción de un paso, como cuando
un cazador se acerca, el hombre mono sabía que la manera más segura
de conseguir la primera ventaja era desconcertar a la bestia haciendo lo
que haría el menos experto.
Numa, el león, sabe que su presa normalmente hace una de dos cosas:
o se queda paralizado de terror o se da media vuelta y huye. Tan raras
veces ataca a Numa que el león nunca tiene en cuenta esta posibilidad, y
eso fue lo que hizo Tarzán.
Cuando el león atacó, el hombre mono saltó para ir a su encuentro, y la
multitud permaneció callada, sin aliento. Incluso Sublatus se inclinó
hacia delante con los labios separados, olvidándose, por unos instantes,
de que era el césar.
Numa intentó detenerse y encabritarse para recibir a esta presuntuosa
cosa-hombre, pero resbaló un poco en la arena y la gran zarpa que golpeó
a Tarzán fue inoportuna y falló, pues el hombre mono se había inclinado
hacia un lado y hacia abajo, y en la fracción de segundo que Numa
tardó en recuperarse descubrió que sus posiciones se hallaban invertidas
y que la presa sobre la que debía haber saltado se había vuelto ágilmente
y había saltado sobre él.
Un gigantesco antebrazo rodeaba la garganta cubierta por la melena;
unas piernas como el acero se cruzaron bajo el delgado vientre y se cruzaron
allí. Numa retrocedió intentando dar golpes con las patas, y se volvía
para morder a la salvaje bestia que tenía sobre su lomo, pero el fuerte
brazo que le rodeaba la garganta cada vez apretaba más y le sujetaba de
tal modo que sus colmillos no llegaban a su objetivo. Dio un salto en el
aire y cuando aterrizó en la arena se sacudió para deshacerse del hombre-
bestia que se aferraba a él.
Tarzán, manteniendo su posición con las piernas y un brazo, buscó con
la mano libre la empuñadura de su daga. Numa, al notar que se asfixiaba,
se puso frenético. Se empinó sobre las patas traseras y se arrojó al
suelo, rodando sobre su contrincante, y entonces la multitud encontró de
nuevo su voz y lanzó gritos de satisfacción. Jamás en la historia del circo
se había presenciado una contienda igual. El bárbaro estaba ofreciendo
una defensa que jamás habían creído posible y le animaban, aunque sabían
que al final vencería el león. Entonces Tarzán encontró su daga y
clavó la fina hoja en el costado de Numa, detrás de su codo izquierdo.
Una y otra vez clavó el cuchillo, pero cada golpe sólo parecía aumentar
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
los salvajes esfuerzos de la bestia para sacudirse al hombre de su lomo y
hacerle pedazos.
La sangre se mezclaba con la espuma de las fauces de Numa cuando se
quedó jadeando sobre unas patas temblorosas tras un último esfuerzo
inútil por deshacerse del hombre mono. Se balanceó lentamente. El cuchillo
volvió a hundirse en su carne. Un gran reguero de sangre brotaba
de la boca y las fosas nasales de la bestia moribunda. Dio una sacudida
hacia delante y cayó inerte en la arena teñida de rojo por la sangre.
Tarzán de los Monos saltó al suelo. El salvaje combate personal, la sangre,
el contacto con el potente cuerpo del carnívoro le había arrebatado el
último vestigio de la fina vena de civilización que poseía. No era un lord
inglés el que permanecía allí de pie sobre su presa y con los ojos entrecerrados
miraba al populacho que rugía y gritaba. No era un hombre sino
una bestia salvaje lo que levantó la cabeza y emitió el salvaje grito de victoria
del simio, un grito que hizo callar a la multitud y heló la sangre a
todos. Pero en un instante, el hechizo que le había poseído desapareció y
su expresión cambió. La sombra de una sonrisa le cruzó el rostro cuando
se agachó, secó la sangre de su daga con la melena de Numa y devolvió el
arma a su funda.
Los celos del césar se habían convertido en terror al darse cuenta del
significado de la tremenda ovación que el gigante bárbaro estaba recibiendo
del pueblo de Castra Sanguinarius. Sabía muy bien, aunque trataba
de ocultarlo, que no gozaba del favor popular y que Fastus, su hijo,
era igualmente odiado y despreciado.
Este bárbaro era amigo de Maximus Praeclarus, a quien había engañado,
y Maximus Praeclarus, cuya popularidad con las tropas no era inferior,
era amado por Dilecta, la hija de Dion Splendidus, quien fácilmente
podría aspirar a la púrpura con el apoyo de este ídolo popular en el que
se convertiría Tarzán si le concedía la libertad de acuerdo con las costumbres
y las reglas que rigen el combate. Mientras Tarzán esperaba en
la pista y el público le aclamaba hasta quedarse sin voz, se situaron más
legionarios en las gradas armados con relucientes picas.
El césar consultó al prefecto de los juegos, luego sonaron las trompetas
y el prefecto se levantó y levantó la mano abierta pidiendo silencio. Poco
a poco el estruendo se acalló y la gente esperó, escuchando, aguardando
los honores que era costumbre otorgar al héroe destacado de los juegos.
El prefecto se aclaró la garganta.
-Este bárbaro ha proporcionado una diversión tan extraordinaria que el
césar, como favor especial a sus leales súbditos, ha decidido añadir un
acto más a los juegos en el que el bárbaro pueda volver a demostrar su
supremacía. Este acto... -pero lo que el prefecto dijo quedó ahogado en
un murmullo de sorpresa, desaprobación e ira, pues el público había
percibido ya la mala voluntad de Sublatus hacia su favorito.
El juego limpio no les importaba, pues aunque el individuo haga alarde
de ello en casa, no tiene cabida en la psicología de la multitud, pero ésta
sabía lo que quería. Quería convertir en ídolo a un héroe popular. No le
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
importaba verle pelear otra vez aquel día, y quería desbaratar los planes
de Sublatus, al que odiaban. Los gritos dirigidos al césar eran amenazadores,
y sólo las relucientes picas mantenían a raya a la multitud.
En la pista los esclavos trabajaban con rapidez; se habían llevado a
Numa, barrieron la arena y, cuando el último esclavo hubo desaparecido,
dejando a Tarzán solo, aquellas puertas amenazadoras situadas en el
otro extremo se abrieron una vez más.
XVII
Cuando Tarzán miró hacia el otro extremo de la arena vio que sacaban
a seis simios a la pista. Habían oído el grito de victoria lanzado desde la
pista unos momentos antes y venían ahora procedentes de sus jaulas
con excitación y ferocidad. Ya hacía rato que estaban irritados por su
confinamiento y por las burlas y bromas a las que les habían sometido
los crueles sanguinarianos. Ante ellos vieron a una cosa-hombre, un
odiado tarmangani. Él representaba a las criaturas que les habían capturado,
molestado y hecho daño.
-Soy Gayat -gruñó uno de los simios-. Mato.
-Soy Zutho -gritó otro-. Mato.
-Matad al tarmangani -gritó Go-yad mientras los seis avanzaban, a veces
erectos sobre las patas traseras, otras veces oscilando con los abultados
nudillos rozando el suelo.
La multitud aullaba y rugía. «¡Abajo el césar!», «¡Muerte a Sublatus!», se
oía claramente por encima del tumulto. Se pusieron en pie, pero las relucientes
picas les detuvieron cuando uno o dos, con más valor que cerebro,
intentaron llegar al palco del césar y acabaron en las picas de los legionarios.
Sus cuerpos, que yacían en los pasillos, sirvieron de aviso a
los demás.
Sublatus se volvió y susurró a un invitado del palco imperial:
-Esto debería ser una lección para todos los que se atreven a enfrentarse
al césar.
-Está bien -respondió el otro-. Glorioso es el césar, en verdad, y todopoderoso
-pero los labios del tipo estaban azulados a causa del terror
cuando vio lo grande y amenazadora que era la multitud y qué delgadas
y escasas parecían las brillantes picas que se interponían entre el público
y el palco imperial.
Los simios se acercaron, Zutho era el cabecilla.
-Soy Zutho -gritó-. Mato.
-Escucha, Zutho, antes de que mates a tu amigo -replicó el hombre
mono-. Soy Tarzán de los Monos.
Zutho se detuvo, perplejo. Los otros le rodearon.
-Este tarmangani ha hablado en el lenguaje de los grandes simios -dijo
Zutho.
-Le conozco -dijo Go-yad-. Era rey de la tribu cuando yo era un joven
simio.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Es, en verdad, Pielblanca -dijo Gayat.
-Sí -dijo Tarzán-, soy Pielblanca. Todos somos prisioneros aquí. Estos
tarmangani son mis enemigos y los vuestros. Desean que peleemos, pero
no lo haremos.
-No -dijo Zutho-, no pelearemos con Tarzán.
-Bien -exclamó el hombre mono- mientras las bestias se acercaban a él,
oliscando para que su olfato pudiera validar el testimonio de sus ojos.
-¿Qué ocurre? -gruñó Sublatus-. ¿Por qué no le atacan?
-Les ha hechizado -contestó el invitado del césar.
El público miraba con asombro. Oían a las bestias y al hombre que se
gruñían mutuamente. ¿Cómo podían adivinar que se hablaban en su
lenguaje común? Vieron que Tarzán se giraba y se dirigía hacia el palco
del césar, su piel bronceada rozando los negros pelajes de las bestias salvajes
que avanzaban pesadamente a su lado. El hombre mono y los simios
se pararon bajo el césar imperial. Los ojos de Tarzán recorrieron
con rapidez la pista. Había una fila de legionarios tapando el muro para
que ni siquiera Tarzán pudiera pasar por allí. Levantó la mirada hacia
Sublatus.
-Tu plan ha fallado, césar. Éstos que tú creías me destrozarían son mi
propia gente. No me harán daño. Si tienes a otros a los que quieres volver
contra mí, hazlo ya, pero apresúrate, pues se me está agotando la
paciencia y si dijera una palabra, estos simios me seguirían hasta el palco
imperial y te harían pedazos.
Y esto es exactamente lo que Tarzán habría hecho de no haber sabido a
ciencia cierta que, si bien él habría matado a Sublatus, su fin habría sido
inmediato bajo las picas de los legionarios. No estaba suficientemente
versado en las costumbres de las masas como para saber que, en el estado
en que se hallaba en aquel momento, el público se habría precipitado
a protegerle y que los legionarios habrían unido sus fuerzas con ellos
contra el odiado tirano.
Lo que Tarzán deseaba particularmente era llevar a cabo la huida de
Cassius Hasta y Caecilius Metellus al mismo tiempo que la suya propia,
para poder gozar de su ayuda en su búsqueda de Erich von Harben en el
imperio del Este; por lo tanto, cuando el prefecto le ordenó que regresara
a su celda, lo hizo, y llevó a los simios a sus jaulas.
Cuando las puertas de la pista se cerraron tras él volvió a oír, por encima
del rugir de la multitud, el insistente grito:
-¡Abajo Sublatus!
Cuando el carcelero abrió la puerta de la celda, Tarzán vio que su único
ocupante era Maximus Praeclarus.
-¡Bienvenido, Tarzán! -exclamó el romano-. No creía que volvería a verte.
¿Cómo es que no estás ni muerto ni libre?
-Es la justicia del césar -respondió Tarzán con una sonrisa-, pero al
menos nuestros amigos están libres, pues veo que no están aquí.
-No te engañes, bárbaro -dijo el carcelero-. Tus amigos están encadenados
en otra celda.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Pero si se han ganado la libertad -observó Tarzán.
-Y tú también -replicó el carcelero con una sonrisa triste-, pero ¿estás
libre?
-Es un ultraje -dijo Praeclarus-. Esto no se puede hacer.
El carcelero se encogió de hombros.
-Pero ya está hecho -sentenció.
-¿Y por qué? -preguntó Praeclarus.
-¿Crees que un pobre soldado goza de la confianza del césar? -preguntó
a su vez el carcelero-, pero he oído rumores sobre el motivo. La sedición
está en el ambiente, y el césar os teme a ti y a tus amigos porque el pueblo
está a vuestro favor y tú apoyas a Dion Splendidus.
-Entiendo -respondió Praeclarus-; y nosotros tenemos que quedarnos
aquí indefinidamente.
-Yo no diría indefinidamente -insinuó el carcelero mientras cerraba la
puerta con llave, dejándoles a solas.
-No me ha gustado su mirada ni su tono de voz -observó Praeclarus
cuando el tipo estuvo fuera del alcance del oído-. Los dioses no son propicios,
pero ¿cómo vamos a esperar otra cosa si incluso mi mejor amigo
me falla?
-¿Te refieres a Appius Applosus? -preguntó Tarzán.
-A ningún otro -respondió Praeclarus-. Si hubiera ido a buscar las llaves,
podríamos escapar.
-Tal vez lo hagamos igualmente dijo Tarzán-. Nunca perdería la esperanza
hasta que estuviera muerto, y hasta ahora nunca he muerto.
-Tú no conoces ni el poder ni la perfidia del césar -replicó el romano.
-Ni el césar conoce a Tarzán de los Monos.
La oscuridad acababa de envolver la ciudad, apagando incluso la escasa
luz de la mazmorra, cuando los dos hombres percibieron una luz oscilante
que reducía la oscuridad del corredor. La luz aumentó y supieron
que alguien se acercaba, iluminándose con una antorcha.
Durante el día las visitas a la mazmorra del coliseo eran escasas. Los
guardias y carceleros pasaban de vez en cuando y dos veces al día unos
esclavos les traían comida, pero por la noche la silenciosa aproximación
de una única antorcha auguraba con más seguridad algo malo que algo
bueno. Praeclarus y Tarzán dejaron la conversación con la que se entretenían
y esperaron en silencio a quienquiera que se acercara.
Quizás el visitante nocturno no era para ellos, pero el egotismo de la
desgracia sugería de forma natural que lo era y que sus intenciones podían
ser más siniestras que amistosas. Pero no tuvieron que esperar mucho
y sus sospechas excluyeron cualquier posibilidad de sorpresa cuando
un hombre se detuvo ante la puerta con barrotes de su celda. Cuando
el visitante metió la llave en la cerradura, Praeclarus le reconoció a través
de los barrotes.
-¡Appius Applosus! -exclamó-. ¡Has venido! -Chsst -previno Applosus, y
abrió enseguida la puerta, entró y volvió a cerrarla. Echó una rápida mirada
a la celda y apagó la antorcha contra la pared de piedra-. Es una
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
suerte que estéis solos -dijo, hablando en susurros, y se dejó caer al suelo
junto a los dos hombres.
-Estás temblando -dijo Praeclarus-. ¿Qué ha sucedido?
-No es lo que ha sucedido sino lo que va a suceder lo que me alarma -
respondió Applosus-. Probablemente os habréis preguntado por qué no
traje las llaves. Sin duda habéis pensado que os era infiel, pero la realidad
es que hasta este instante ha sido imposible, aunque ya estaba a
punto de arriesgar mi vida en el intento, como estoy haciendo ahora.
-Pero ¿por qué era tan extraordinariamente difícil para el comandante
de la guardia del coliseo visitar la mazmorra?
-Ya no soy comandante de la guardia -respondió Applosus-. Algo debe
de haber levantado las sospechas del césar, porque me destituyeron en
cuanto os hube dejado. Si alguien nos oyó e informó de nuestro plan o si
fue simplemente por mi conocida amistad contigo sólo puedo suponerlo,
pero la realidad es que estoy de guardia constantemente en la Porta
Praetoria desde que me trasladaron allí. Ni siquiera se me ha permitido
volver a mi casa, dando por motivo que el césar espera un levantamiento
de los bárbaros de las aldeas exteriores, lo cual, como todos sabemos, es
completamente ridículo.
»Lo he arriesgado todo al dejar mi puesto hace una hora, y ello por un
chisme que me ha llegado en boca de un joven oficial que ha ido a relevar
a otro en la puerta.
-¿Qué ha dicho? -preguntó Praeclarus.
-Ha dicho que un oficial de la guardia de palacio le había dicho a su vez
que le habían dado órdenes de venir esta noche a vuestra celda y asesinaros
a ti y al bárbaro blanco. Me he apresurado a ir a ver a Festivitas y
juntos hemos encontrado las llaves que te prometí traerte, pero mientras
me deslizaba por las sombras de las calles de la ciudad, con intención de
llegar al coliseo sin ser visto ni reconocido, temía que fuera demasiado
tarde, pues las órdenes del césar son que se os mate enseguida. Toma
las llaves, Praeclarus. Si puedo hacer algo más, dímelo.
-No, amigo mío -respondió Praeclarus-, ya te has arriesgado más que
suficiente. Vete enseguida. Vuelve a tu puesto, no sea que el césar se entere
y te destruya.
-Adiós, pues, y buena suerte -les deseó Applosus-. Si os marcháis de la
ciudad, recordad que Appius Applosus está en la Porta Praetoria.
-No lo olvidaré, amigo mío -dijo Praeclarus-,
pero no impondré más riesgos a tu amistad. Appius Applosus se volvió
para salir de la celda, pero se detuvo de pronto ante la puerta. -
Demasiado tarde -murmuró-. ¡Mirad!
El débil resplandor de una distante antorcha atravesaba la oscuridad
del corredor.
-¡Ya vienen! -susurró Praeclarus-. ¡Apresúrate! -Pero en lugar de darse
prisa, Appius Applosus se apartó y se quedó a un lado de la puerta, fuera
del alcance de la vista desde el corredor, y sacó su espada española.
La antorcha avanzaba rápidamente por el corredor. Se oía con claridad
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
el ruido de las sandalias sobre la piedra y el hombre mono supo que
quienquiera que se acercara iba solo. Un hombre envuelto en una larga
capa negra se paró frente a la puerta con barrotes, levantó la antorcha y
atisbó dentro.
-¡Maximus Praeclarus! -susurró-. ¿Estás ahí?
-Sí -respondió Praeclarus-. No estaba seguro de que fuera esta celda.
-¿Qué recado traes? -preguntó Praeclarus.
-Vengo de parte del césar -dijo el otro-. Te envía una nota.
-¿Una nota desagradable? -preguntó Praeclarus.
-Desagradable y lamentable -contestó el hombre de la capa.
-Lo suponíamos, pues conocemos al césar.
-Entonces, haz las paces con tus dioses -exclamó el oficial, sacando la
espada y empujando la puerta para abrirla-, porque estás a punto de
morir.
Tenía una fría sonrisa en los labios cuando cruzó el umbral, pues el césar
conocía a sus hombres y había elegido bien al tipo adecuado para esta
acción, una criatura sin conciencia en la que Praeclarus había suscitado
envidia y celos; y la sonrisa seguía en sus labios cuando la espada
de Appius Applosus le partió el casco hasta el cerebro. Cuando el hombre
se abalanzó hacia delante, muerto, la antorcha le cayó de la mano y se
apagó en el suelo.
-Ahora vete -susurró Praeclarus a Applosusy quizá la gratitud de aquellos
a los que has salvado sea una protección contra el desastre.
-No podía haber salido mejor -susurró Applosus-. Tienes las llaves, tienes
sus armas y ahora tenéis mucho tiempo para escapar antes de que
se sepa la verdad. Adiós otra vez. Adiós, y que los dioses os protejan.
Mientras Applosus avanzaba con cautela por el oscuro corredor, Maximus
Praeclarus puso las llaves en los grilletes y ambos hombres quedaron
libres al fin de las odiadas cadenas. No era necesario formular
planes, pues no habían hablado de otra cosa durante semanas, cambiándolos
sólo a medida que las condiciones variaban. Ahora su principal
preocupación era encontrar a Hasta y a Metellus y a los otros en cuya
lealtad podían confiar y reunir a tantos prisioneros como estuvieran dispuestos
a seguirles en la osada aventura que iban a correr.
En la oscuridad del corredor fueron de celda en celda y en las pocas en
que aún había prisioneros no encontraron a ninguno que no estuviera
dispuesto a ofrecer su lealtad a cualquier causa o a cualquier cabecilla
que les ofreciera la libertad. Lukedi, Mpingu y Ogonyo se encontraban
entre los que fueron liberados. Casi habían perdido la esperanza de encontrar
a los demás cuando dieron con Metellus y Hasta en una celda
junto a la entrada a la pista. Con ellos se encontraba un buen número de
gladiadores profesionales, que habrían sido liberados con los otros vencedores
al final de los juegos, pero que eran retenidos por algún capricho
del césar que ellos no podían entender y que sólo les enfurecía contra el
emperador.
Se comprometieron a seguir a Tarzán hasta el final.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Pocos saldremos con vida -anunció el hombre mono cuando todos se
hubieron reunido en la gran estancia reservada a los contendientes antes
de ser llevados a la pista-, pero los que lo hagan se habrán vengado del
césar por el mal que les ha hecho.
-Los otros serán recibidos por los dioses como héroes dignos de todo favor
-añadió Praeclarus.
-No nos importa que la causa sea buena o mala, o si vivimos o morimos
-dijo un gladiador-, siempre que haya buena pelea.
-Habrá buena pelea, os lo prometo -respondió Tarzán-, y será enorme.
-Entonces, adelante -dijo el gladiador.
-Pero debemos liberar al resto de mis amigos -ordenó el hombre mono.
-Hemos vaciado todas las celdas -afirmó Praeclarus-. No hay nadie
más.
-Sí, amigo mío -replicó Tarzán-. Quedan otros: los grandes simios.
XVIII
En las mazmorras de Validus Augustus, en Castrum Mare, Erich von
Harben y Mallius Lepus aguardaban el triunfo de Validus Augustus y la
inauguración de los juegos al día siguiente.
-No podemos esperar sino la muerte -balbuceó Lepus con aflicción-.
Nuestros amigos han caído en desgracia o están en la cárcel o en el exilio.
Fulvus Fupus ha utilizado los celos de Validus Augustus hacia su
sobrino, Cassius Hasta, contra nosotros para alcanzar sus objetivos.
-Y la culpa es mía -afirmó von Harben.
-No te lo reproches -replicó su amigo-. No se te puede acusar de que
Favonia te diera su amor. La culpa sólo es de los celos y de la mente
conspiradora de Fupus.
-Mi amor ha traído la tristeza a Favonia y el desastre a sus amigos -se
quejó von Harben-, y aquí estoy, encadenado a un muro de piedra, incapaz
de dar un solo golpe en su defensa.
-¡Ah, si Cassius Hasta estuviera aquí! -exclamó Lepus-. Qué hombre. Si
el césar adoptara a Fupus, toda la ciudad se levantaría contra Validus
Augustus si Cassius Hasta estuviera aquí para acaudillarnos.
Y mientras conversaban tristemente y sin esperanzas en las mazmorras
de Castrum Mare, los nobles invitados se reunieron en la sala del trono
de Sublatus, en la ciudad de Castra Sanguinarius, en el otro extremo del
valle. Allí se encontraban senadores ataviados con ricas túnicas y altos
oficiales de la corte y del ejército, resplandecientes de joyas y telas bordadas,
quienes, con sus esposas e hijas, formaban una espléndida compañía
en la estancia con columnas, pues Fastus, el hijo del césar, se casaba
aquella tarde con la hija de Dion Splendidus.
En la avenida, tras las puertas de palacio, se había congregado una
gran cantidad de gente, una multitud que empujaba e iba de un lado a
otro, apretándose a las puertas hasta las picas mismas de los legionarios.
Era una multitud ruidosa, que lanzaba fuertes gritos de ira.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
«¡Abajo el tirano!», «¡Muerte al malvado Sublatus!», «¡Muerte a Fastus!»
eran las frases de su himno de odio.
Las notas amenazadoras invadieron el palacio y llegaron a la sala del
trono, pero los altivos patricios fingieron no oír la voz de la plebe. ¿Por
qué iban a temer nada? ¿No había distribuido Sublatus donativos a todas
las tropas aquel mismo día? ¿Las picas de los legionarios no protegerían
a la fuente de su gratificación? Le estaría bien empleado al desagradecido
populacho que Sublatus soltara las legiones sobre ellos, pues ¿no
les había ofrecido un desfile y una semana de juegos como Castra Sanguinarius
jamás había conocido?
Su desprecio hacia la chusma no conocía límites ahora que se hallaban
dentro del palacio del emperador, pero no hablaban entre sí del hecho de
que la mayoría había entrado por una puerta trasera después de que la
multitud volcara la litera de un noble senador y arrojara a sus pasajeros
al suelo.
Anticipaban con placer el banquete que seguiría a la ceremonia matrimonial,
y mientras se reían y charlaban de los chismes de la semana, la
novia estaba sentada rígida y fría en una cámara superior del palacio,
rodeada por sus esclavas y consolada por su madre.
-No lo haré -dijo-. Jamás seré la esposa de Fastus -y en los pliegues de
su elegante túnica aferraba el puño de una delgada daga.
En el corredor de debajo del coliseo, Tarzán dirigía a sus fuerzas. Llamó
a Lukedi y a un jefe de una de las aldeas exteriores, que había sido prisionero
con él y con quien había peleado hombro con hombro en los juegos.
-Id a la Porta Praetoria -ordenó- y pedid a Appius Applosus que os deje
pasar por la muralla de la ciudad como favor a Maximus Praeclarus. Id
entonces por las aldeas y reunid guerreros. Decidles que si quieren vengarse
del césar y ser libres para vivir su vida a su manera, deben alzarse
ahora y unirse a los ciudadanos que ya están listos para rebelarse y destruir
al tirano. Daos prisa, no hay tiempo que perder. Reunidlos enseguida
y conducidles a la ciudad por la Porta Praetoria, directamente al palacio
del césar.
Tarzán y Maximus advirtieron a sus seguidores que guardaran silencio
y les condujeron en dirección a los barracones de la guardia del coliseo,
donde estaban alojados los hombres que formaban la cohorte personal
de Praeclarus.
Formaron una abigarrada multitud de guerreros semidesnudos procedentes
de las aldeas exteriores, esclavos de la ciudad y morenos mestizos,
entre los que se hallaban asesinos, ladrones y gladiadores profesionales.
Praeclarus, Hasta, Metellus y Tarzán les conducían, y cerca de
Tarzán iban Gayat, Zutho y Go-yad y los otros tres simios.
Ogonyo ahora estaba convencido de que Tarzán era un demonio, pues
¿quién, si no, podría dirigir a los hombres peludos de los bosques? Indudablemente
en cada uno de estos fieros cuerpos residía el fantasma del
algún gran jefe bagego. Si el pequeño Nkima era el fantasma de su abueLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
lo, éstos debían de ser los fantasmas de hombres muy importantes.
Ogonyo no se acercaba demasiado a estos aliados salvajes, ni en realidad
lo hacía nadie, ni siquiera los gladiadores más feroces.
En los barracones, Maximus Praeclarus supo con quién hablar y qué
decir, pues entre las filas de los legionarios abundaba la idea del motín.
Sólo su afecto por algunos de sus oficiales, entre los que se encontraba
Praeclarus, les había contenido, y ahora recibían con agrado la oportunidad
de seguir al joven patricio hasta las puertas mismas del palacio del
césar.
Siguiendo un plan que habían decidido, Praeclarus envió un destacamento
con un oficial a la Porta Praetoria con órdenes de tomarla por la
fuerza, si no podían persuadir a Appius Applosus de que se uniera a
ellos, y la abrieran a los guerreros de las aldeas exteriores cuando llegaran.
Por la amplia Via Principalis, cubierta por gigantescos árboles que formaban
un túnel de oscuridad en la noche, Tarzán de los Monos conducía
a sus seguidores hacia el palacio detrás de los portadores de torchas que
alumbraban el camino.
Cuando se acercaban a su meta, alguien situado en la parte exterior de
la multitud, que apretaba a la guardia de palacio, se vio atraído por la
luz de sus antorchas y pronto se corrió el rumor de que el césar había
enviado a por refuerzos y venían más tropas. El ánimo de la multitud, ya
inflamado, no mejoró con esta noticia, que se extendió rápidamente por
sus filas. Unos pocos, siguiendo a uno que se había designado a sí mismo
cabecilla, avanzaba amenazadoramente para ir al encuentro de los
recién llegados.
-¿Quién es? -preguntó uno a gritos.
-Soy yo, Tarzán de los Monos -respondió el hombre mono.
El grito que se oyó como respuesta a esta declaración demostró que el
inconstante populacho aún no se había vuelto contra él.
En el interior del palacio los gritos del pueblo hicieron fruncir el entrecejo
al césar y sonreír a muchos patricios, pero su reacción habría sido
muy diferente si hubieran conocido la causa del júbilo de la multitud.
-¿Por qué estáis aquí? -gritaban las voces-. ¿Qué vais a hacer?
-Hemos venido a rescatar a Dilecta de los brazos de Fastus y a apartar
al tirano del trono de Castra Sanguinarius.
Un rugido de aprobación saludó el anuncio y miles de voces gritaron:
-¡Muerte al tirano!
-¡Abajo los guardias de palacio! -¡Matadles! ¡Matadles!
La multitud empujaba. El oficial de la guardia, al ver los refuerzos, entre
los que se encontraban muchos legionarios, ordenaron a sus hombres
que se retiraran en el recinto del palacio y cerraran y barraran la puerta,
pero en cuanto pasaron los cerrojos la multitud se lanzó contra las sólidas
barreras de hierro y madera de roble.
Un mensajero de rostro pálido se apresuró a ir a la sala del trono y se
acercó al césar.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-El pueblo se ha levantado -susurró con voz ronca- y muchos soldados,
gladiadores y esclavos se han unido a ellos. Se están arrojando contra las
puertas, que no resistirán mucho rato.
El césar se levantó y se puso a pasear, nervioso, arriba y abajo, y después
se paró y llamó a los oficiales.
-Enviad mensajeros a todas las puertas y todos los barracones -ordenó-
. Reunid a las tropas hasta el último hombre que se pueda ahorrar de las
puertas. Ordenadles que se lancen sobre la multitud a matar. Que maten
hasta que no quede vivo ni un solo ciudadano en las calles de Castra
Sanguinarius. No hagáis prisioneros.
Igual que el rumor se abre camino a través de una multitud, como si lo
hiciera por algún medio telepático, pronto se supo que Sublatus había
ordenado a todos los legionarios de la ciudad que destruyeran hasta el
último de los revolucionarios.
El pueblo, animado por la presencia de los legionarios conducidos por
Praeclarus, había renovado sus asaltos a las puertas, y aunque muchos
murieron a causa de las picas, sus cuerpos eran apartados por sus amigos
y otros ocupaban su sitio, para que las puertas se combaran y doblaran
bajo su peso; sin embargo, resistieron y Tarzán vio que podían resistir
mucho rato, o al menos el tiempo suficiente para permitir la llegada
de refuerzos que, si seguían leales al césar, podrían vencer fácilmente a
la indisciplinada turba.
Tarzán reunió a algunos de los hombres a los que conocía mejor y explicó
un nuevo plan que fue recibido con exclamaciones de aprobación,
llamó a los simios y avanzó por la oscura avenida, seguido por Maximus
Praeclarus, Cassius Hasta, Caecilius Metellus, Mpingu y media docena
de los gladiadores más famosos de Castra Sanguinarius.
La boda de Fastus y Dilecta iba a tener lugar en los escalones del trono
del césar. El sumo sacerdote del templo estaba de cara al público y justo
debajo de él y a un lado aguardaba Fastus, mientras lentamente, por el
centro de la larga cámara, se acercaba la novia, seguida por las vírgenes
vestales, que se ocupaban de los sagrados fuegos del templo.
Dilecta estaba pálida, pero su paso no era vacilante al dirigirse hacia su
condena. Muchos susurraban que ya parecía la emperatriz, tan noble y
regio era su porte. No veían la pequeña daga que aferraba con la mano
derecha bajo las ondulantes túnicas nupciales. Avanzaba por el pasillo,
pero no se detuvo ante el sacerdote como había hecho Fastus -y como
debería haber hecho ella- sino que pasó de largo, subió los primeros escalones
hacia el trono y se detuvo, mirando a Sublatus.
-Al pueblo de Castra Sanguinarius se le ha enseñado durante siglos
que puede mirar al emperador en busca de protección -exclamó-. El césar
no sólo hace la ley: él es la ley. Él es o la personificación de la justicia
o un tirano. Sublatus, ¿tú qué eres?
El césar enrojeció.
-¿Qué tontería es ésta, hija? -preguntó-. ¿Quién te hace hablar así al
emperador?
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Nadie -respondió la muchacha-. Es mi última esperanza y, aunque sabía
de antemano que era inútil, me ha parecido que no debía descartarla
antes de ponerla a prueba.
-¡Vamos! ¡Vamos! -espetó el césar-. Basta de esta tontería. Ocupa tu lugar
ante el sacerdote y repite tus votos matrimoniales.
-No puedes rechazarme -insistió la muchacha, terca-. Apelo al césar, a
lo que tengo derecho como ciudadana de Roma, la ciudad madre que jamás
hemos visto, pero cuyo derecho a la ciudadanía nos ha sido entregado
por nuestros antepasados. A menos que se nos niegue la chispa de
la libertad, no puedes negarme este derecho, Sublatus.
El emperador palideció y luego enrojeció de ira.
-Ven a verme mañana -dijo-. Tendrás lo que desees.
-Si no me escuchas ahora, no habrá mañana -replicó ella-. Exijo mis
derechos ahora.
-Bien -dijo el césar con frialdad-, ¿qué favor pretendes?
-No busco ningún favor -afirmó Dilecta-. Quiero el derecho de saber si
el motivo por el que estoy pagando este horrible precio se ha cumplido,
tal como se me prometió.
-¿A qué te refieres? -preguntó Sublatus-. ¿Qué prueba deseas?
-Deseo ver a Maximus Praeclarus aquí, vivo y libre -respondió la muchacha-,
antes de dar mi consentimiento al matrimonio con Fastus. Éste,
como muy bien sabes, es el precio de mi promesa de casarme con él.
El césar montó en cólera
-No es posible -exclamó.
-Sí, sí que lo es -gritó una voz desde el mirador de la sala- pues Maximus
Praeclarus está detrás de mí.
XIX
Todos los ojos se volvieron en dirección al mirador de donde procedía la
voz. Un jadeo de asombro se elevó en la abarrotada sala.
-¡El bárbaro! ¡Maximus Praeclarus! -exclamaron una veintena de voces.
-¡La guardia! ¡La guardia! -gritó el césar cuando Tarzán saltó del mirador
a una de las altas columnas que sustentaban el techo y se deslizó
rápidamente al suelo, mientras detrás de él entraban seis peludos simios.
Una docena de espadas salieron de sus vainas cuando Tarzán y los seis
simios se precipitaron hacia el trono. Las mujeres chillaban y algunas se
desmayaron. El césar se agazapó en su asiento dorado, momentáneamente
paralizado por el terror.
Un noble con la espada en la mano saltó delante de Tarzán para impedirle
el paso, pero Go-yad se avalanzó sobre él. Los colmillos amarillentos
se incrustaron en el cuello del noble, y el gran simio se puso en pie sobre
el cuerpo de su presa y lanzó su grito de victoria que hizo encoger de
miedo a los otros nobles. Fastus también gritaba, se volvió y huyó, y Tarzán
dio un salto para ponerse al lado de Dilecta. Cuando los simios subíLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
an los escalones del trono, el césar, temblando de terror, se escurrió de
su asiento y se escondió, medio desmayado, detrás del gran trono que
era el símbolo de su majestad y su poder.
Pero los nobles, oficiales y soldados presentes no tardaron en recuperar
la presencia de ánimo que la repentina llegada de esta horrible horda
había hecho desaparecer. En ese momento, al ver sólo al salvaje bárbaro
y a seis bestias desarmadas que les amenazaban, se atrevieron a avanzar.
En aquel instante una puertecita que había bajo el mirador por el
que había entrado Tarzán en la sala del trono se abrió y entraron Maximus
Praeclarus, Cassius Hasta, Caecilus Metellus, Mpingu y los demás
que habían saltado con Tarzán la muralla de palacio, a la sombra de los
grandes árboles desde los que el hombre mono y los simios habían ayudado
a subir a los menos ágiles.
Cuando los defensores del césar avanzaron toparon con algunas de las
mejores espadas de Castra Sanguinarius, ya que en primera línea se encontraban
los mismos gladiadores cuyas hazañas ellos habían aclamado
durante la semana. Tarzán pasó Dilecta a Mpingu, pues él y Praeclarus
debían echar una mano en la lucha.
Poco a poco, los defensores de Dilecta se retiraron ante el mayor número
de nobles, soldados y guardias que venían de otras partes de palacio.
Se fueron acercando a la puertecita mientras, hombro con hombro con
los gladiadores y junto a Maximus Praeclarus y Hasta y Metellus, Tarzán
luchaba y los grandes simios sembraban la confusión por su disposición
a atacar tanto a amigos como a enemigos.
La multitud de la Via Principalis hervía de agitación y las grandes puertas
cedieron ante un vociferante gentío que entró en tropel en los terrenos
de palacio, sobrepasando a los guardias y pasando por encima de
sus muertos y de sus propios vivos.
A lo lejos sonaron las trompetas desde la Porta Decumana, y de la Porta
Principalis Dextra llegó el estruendo de tropas que avanzaban. Al principio,
los que se hallaban en la parte exterior de la multitud y habían oído
este alboroto no lo interpretaron correctamente y lanzaron vítores y gritos.
Esos cobardes que siempre se quedaban en el exterior de cualquier
multitud, dejando que otros corrieran los riesgos y pelearan por ellos,
pensaron que se habían rebelado más tropas y que los refuerzos eran para
ellos. Pero su alegría duró poco, pues la primera centuria que entró en
la Via Principalis por la Porta Decumana cayó sobre ellos con pica y espada
hasta que los que no resultaron muertos escaparon, gritando, en
todas direcciones.
Llegaron centuria tras centuria. Despejaron la Via Principalis y cayeron
sobre la turba, que estaba en el patio del palacio, hasta que los revolucionarios
se dispersaron huyendo y lanzando gritos en la oscuridad de
los terrenos de palacio, buscando cualquier refugio que pudieran encontrar,
mientras los legionarios les perseguían con antorchas encendidas y
espadas ensangrentadas.
Tarzán y sus seguidores entraron de nuevo en la pequeña habitación de
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
la que habían salido. Era pequeña y no fue difícil que unos cuantos
hombres la ocuparan, pero cuando se hubieron retirado por la ventana
por la que habían entrado y hubieron vuelto a los terrenos de palacio para
huir por las murallas, vieron que el suelo estaba sembrado de legionarios
y se dieron cuenta de que la retaguardia de la revuelta se había dispersado.
La antesala en la que se habían refugiado apenas era suficiente para
todos, pero probablemente era el mejor refugio que habían podido encontrar
en todo el palacio de Sublatus, pues sólo tenía dos aberturas: la
puertecita que daba a la sala del trono y una ventana aún más pequeña
que daba a los jardines de palacio. Las murallas eran de piedra y a prueba
de cualquier arma de que dispusieran los legionarios; sin embargo, si
el levantamiento había fallado y los legionarios no se habían unido al
pueblo, tal como esperaban, ¿de qué les servía el santuario temporal? En
el instante en que el hambre y la sed les asaltaran, esta misma estancia
se convertiría en su celda carcelaria y en cámara de tortura, y quizá para
muchos de ellos sería la antesala de la tumba.
-Ah, Dilecta -exclamó Praeclarus en el primer instante en que pudo estar
a su lado-. Te he encontrado sólo para volver a perderte, mi temeridad
tal vez significará tu muerte.
-Tu llegada me ha salvado de la muerte -replicó la muchacha, sacando
la daga de debajo del vestido y mostrándosela a Praeclarus-. Prefería esto
por esposo que a Fastus -dijo-, por lo que si ahora muero habré vivido
más tiempo del que lo habría hecho si no hubieras llegado; y al menos
vivo feliz, pues moriremos juntos.
-No es momento de hablar de morir -sentenció Tarzán-. ¿Creías, hace
unas horas, que jamás volveríais a estar juntos? Bueno, ya lo ves. Quizá
dentro de unas horas todo habrá cambiado y te reirás de los temores que
ahora albergas.
Algunos gladiadores, que se hallaban cerca y habían oído las palabras
de Tarzán, menearon la cabeza.
-El que salga vivo de esta habitación -anunció uno- será quemado en la
hoguera, o entregado a los leones, o desgarrado por el búfalo salvaje. Estamos
acabados, pero ha sido una buena pelea, y doy gracias a este gran
bárbaro por este glorioso final.
Tarzán se encogió de hombros y se giró.
-Todavía no estoy muerto -afirmó- y hasta que no lo esté no quiero pensar
en ello, y entonces será demasiado tarde.
Maximus Praeclarus se echó a reír.
-Tal vez tengas razón dijo-. ¿Qué sugieres? Si nos quedamos aquí nos
matarán, ¿tienes, pues, algún plan para salir?
-Si no podemos tener esperanzas de huir mediante nuestros esfuerzos -
observó Tarzán- debemos buscar otra cosa y esperar los favores de la fortuna
que pueden llegarnos desde el exterior, o a través de la intervención
de nuestros amigos que están fuera de los terrenos del palacio o por el
descuido del propio enemigo. Admito que en estos momentos nuestra siLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
tuación parece desesperada, pero aun así no pierdo las esperanzas; al
menos podemos alegrarnos porque suceda lo que suceda, será mejor, ya
que nada podría ser peor.
-No estoy de acuerdo contigo -replicó Metellus, señalando por la ventana-.
Mira, están colocando una pequeña ballesta en el jardín. Después,
nuestra situación será mucho peor de lo que ya es ahora.
-Las paredes parecen robustas -observó el hombre mono-. ¿Crees que
pueden echarlas abajo, Praeclarus?
-Lo dudo -respondió el romano-, pero cada proyectil que entre por la
ventana se cobrará su precio, pues estamos tan apretados que no podemos
quedar todos fuera de su alcance.
Los legionarios que habían sido llamados a la sala del trono fueron
conducidos a la puertecita por un puñado de gladiadores y los defensores
habían podido cerrar y barrar la robusta puerta de roble. Durante un rato
reinó el silencio en la sala del trono y no se hizo ningún intento por
entrar en la sala por aquel lado; mientras en el lado del jardín se habían
desbaratado tres intentos de entrar por la ventana, y ahora los legionarios
se mantenían apartados mientras la pequeña ballesta era arrastrada
y colocada sobre la muralla de palacio.
Habían situado a Dilecta en un rincón de la habitación, donde estaría
más a salvo, y Tarzán y sus lugartenientes observaban las operaciones
de los legionarios en el jardín.
-No da la impresión de que apunten directamente a la ventana -observó
Cassius Hasta.
-No -dijo Praeclarus-. Creo que intentan hacer una brecha en la pared
para que pueda entrar por ella un número suficiente para vencernos.
-Si pudiéramos tomar por asalto la ballesta -reflexionó Tarzán en voz
alta-, les pondríamos las cosas muy difíciles. Vale más que estemos preparados
para ello, por si sus proyectiles nos los ponen demasiado difícil a
nosotros. Tendremos alguna ventaja si prevemos su ataque mediante
una salida por nuestra cuenta.
Un golpe apagado en la puerta del otro extremo de la habitación atrajo
la atención de los defensores de aquel lugar. La puerta de roble se combó;
y las paredes de piedra temblaron con el impacto.
Cassius Hasta sonrió con ironía.
-Han traído un ariete -exclamó.
Y entonces un pesado proyectil sacudió el muro exterior y un trozo de
yeso cayó al suelo en la parte interior: la ballesta había entrado en acción.
Una vez más el pesado ariete hizo temblar las maderas de la puerta,
que gruñían, y los que estaban en el interior de la habitación oyeron a
los legionarios que cantaban el himno del ariete con la cadencia con la
que lo hacían oscilar hacia delante y hacia atrás.
Las tropas situadas en el jardín cumplían su deber con callada y militar
eficiencia. Cada vez que una piedra de la ballesta golpeaba la pared se
oía un grito, pero no había nada espontáneo en esta demostración, que
parecía tan rutinaria como la operación mecánica del antiguo artefacto
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
de guerra que lanzaba sus proyectiles casi con la regularidad de un reloj.
El mayor daño producido por la ballesta al parecer era en el yeso del interior
del muro, y los golpes con el ariete eran lentos pero seguramente
estaban rompiendo la puerta del otro extremo de la habitación.
-Mira dijo Metellus-, están alterando la línea de la ballesta. Han visto
que no sirve de nada disparar contra la pared.
-Ahora apuntan hacia la ventana -dijo Praeclarus.
-Los que estáis en línea con la ventana tumbaos al suelo -ordenó Tarzán
¡Rápido!, el martillo ya cae sobre el disparador.
El siguiente proyectil dio en un lado de la ventana y se llevó un trozo de
piedra, y esta vez el resultado fue seguido por un grito entusiasmado por
parte de los legionarios del jardín.
-Esto es lo que deberían haber hecho desde el principio -comentó Hasta-.
Si disparan al borde de la ventana, conseguirán una brecha antes
que en cualquier otra parte.
-Es evidente que es lo que tratan de hacer dijo Metellus, cuando un segundo
proyectil dio en el mismo lugar y un fragmento grande de la pared
se desmoronó.
-Cuidado con la puerta -gritó Tarzán, mientras las debilitadas maderas
se combaban bajo el impacto del ariete.
Una docena de espadachines estaban listos, esperando recibir a los legionarios,
cuya arremetida esperaban en el instante en que la puerta cayera.
A un lado de la habitación se agazapaban los seis simios, gruñendo,
y se mantenían a raya sólo por las repetidas palabras de tranquilidad
de Tarzán, que les aseguraba que los hombre-cosas que estaban en la
habitación con ellos eran amigos del hombre mono.
Cuando la puerta se partió, hubo un instante de silencio, como si cada
bando aguardara a ver lo que hacía el otro, y después de esta calma pasajera,
el aire se llenó de un tenebroso y amenazador rugido, y luego los
gritos de los legionarios de la sala del trono y de los legionarios del jardín
ahogaron cualquier otro sonido.
La brecha junto a la ventana se había agrandado. Los proyectiles de la
ballesta habían desmoronado la pared desde el techo hasta el suelo. Los
legionarios atacaron al mismo tiempo, un grupo embistiendo la puerta
desde la sala del trono y el otro la brecha de la pared opuesta.
Tarzán se volvió a los simios, señaló en dirección a la brecha de la pared
y gritó:
-¡Páralos, Zutho! ¡Mata, Go-yad! ¡Mata!
Los hombres que estaban cerca le miraron con sorpresa y quizá se estremecieron
al oír que de la garganta del gigante bárbaro brotaban gruñidos
de bestia, pero al instante se dieron cuenta de que estaba hablando
a sus peludos compañeros, y entonces vieron que los simios avanzaban
mostrando los colmillos y gruñendo de un modo espantoso y se lanzaban
sobre los primeros legionarios hasta llegar a la ventana. Dos simios
cayeron, atravesados por picas romanas, pero ante la bestial rabia
de los otros los soldados del césar se retiraron.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Tras ellos -gritó Tarzán a Praeclarus-. Seguidles al jardín. Capturad la
ballesta y volvedla contra los legionarios. Asediaremos la sala del trono
hasta que hayáis cogido la ballesta, y después iremos con vosotros.
Detrás de los simios se precipitaron al jardín los tres patricios, Maximus
Praeclarus, Cassius Hasta y Caecilius Metellus, los primeros gladiadores,
ladrones, asesinos y esclavos, aprovechando la ventaja temporal
que los simios les habían conseguido.
Tarzán peleó codo con codo con los restantes gladiadores para apartar
a los legionarios de la puertecita hasta que el resto de su grupo llegara a
salvo al jardín y tomara la ballesta. Tarzán miró atrás y vio a Mpingu que
sacaba a Dilecta de la habitación en la retaguardia de los prisioneros
huidos. Luego se entregó de nuevo a la defensa de la puerta, en el que su
pequeño grupo resistía tercamente hasta que Tarzán vio la ballesta en
manos de los suyos, y, retrocediendo paso a paso en la habitación, salieron
por la brecha de la pared.
A una orden de Praeclarus, saltaron a un lado. El martillo cayó sobre el
disparador de la ballesta, que Praeclarus había alineado con la ventana,
y una pesada roca dio de lleno en el grupo de los legionarios.
Por un momento el destino había sido favorable a Tarzán y sus seguidores,
pero pronto se hizo evidente que no estaban mucho mejor allí que
en la habitación que acababan de abandonar, pues en el jardín fueron
rodeados por legionarios. Las picas volaban por el aire y, aunque la ballesta
y sus propias espadas mantenían al enemigo a una distancia respetable,
ninguno de ellos creía que pudieran resistir durante mucho
tiempo el número superior y el mejor equipamiento de sus adversarios.
Hubo una pausa en la lucha, lo que es necesario en los combates cuerpo
a cuerpo, y como por tácito acuerdo los dos bandos descansaron. Los
tres blancos observaron de cerca al enemigo.
-Se están preparando para un ataque conjunto con las lanzas -dijo
Praeclarus.
-Esto pondrá fin a nuestra empresa -observó Cassius Hasta.
-Que los dioses nos reciban con júbilo -exclamó Caecilius Metellus.
-Me parece que los dioses les prefieren a ellos y no a nosotros dijo Tarzán.
-¿Por qué? -preguntó Cassius Hasta.
-Porque esta noche se han llevado a muchos más de ellos -respondió el
hombre mono, señalando los cadáveres que yacían por el jardín, y Cassius
Hasta sonrió.
-Enseguida atacarán -advirtió Maximus Praeclarus, y se volvió a Dilecta,
la cogió en sus brazos y la besó-. Adiós, amor mío -dijo-. ¡Qué fugaz
es la felicidad! ¡Qué inútiles las esperanzas del hombre mortal!
-No digas adiós, Praeclarus -replicó la muchacha-, pues allí adonde tú
vas yo también iré -y le mostró la delgada daga que llevaba en la mano.
-¡No! -exclamó el hombre-. Prométeme que no lo harás.
-¿Y por qué no? ¿No es la muerte más dulce que Fastus?
-Tal vez tengas razón -convino él con tristeza. -Ya vienen -indicó CasLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
sius Hasta.
-¡Listos! -gritó Tarzán-. Dadles todo lo que
tenemos. La muerte es mejor que las mazmorras del coliseo.
XX
Desde el otro extremo del jardín, por encima del estruendo de la batalla,
se alzó un grito salvaje, una nueva nota que atrajo la atención de los
contendientes de ambos bandos. Tarzán volvió la cabeza y olfateó el aire.
Tomó conciencia de lo que sucedía y sintió agradecimiento, esperanza,
sorpresa e incredulidad mientras permanecía con los ojos bien abiertos
mirando por encima de las cabezas de sus adversarios.
El rugido salvaje aumentaba de volumen al acercarse al jardín del césar.
Los legionarios se volvieron para ponerse de cara a la vanguardia de
un ejército acaudillado por una horda de guerreros, relucientes gigantes
en cuyas orgullosas cabezas flotaban unos cascos de guerra con plumas
blancas, y de cuyas gargantas brotaba el grito de guerra salvaje que
había llenado el corazón de Tarzán: los waziri habían llegado.
A su cabeza Tarzán vio a Muviro y con él se encontraba Lukedi, pero lo
que el hombre mono no vio, y lo que nadie en el jardín del césar vio hasta
más tarde, fue la horda de guerreros de las aldeas exteriores de Castra
Sanguinarius que, siguiendo a los waziri a la ciudad, ya estaban invadiendo
el palacio en busca de la venganza que durante tanto tiempo se
les había negado.
Cuando el último de los legionarios del jardín bajó las armas y suplicó
protección a Tarzán, Muviro corrió hasta el hombre mono, se arrodilló a
sus pies y le besó la mano, al mismo tiempo que un monito se dejaba
caer desde una rama de un árbol al hombro de Tarzán.
-Los dioses de nuestros antepasados han sido buenos con los waziri -
exclamó Muviro-, de lo contrario habríamos llegado demasiado tarde.
-No entendía cómo me habíais encontrado hasta que he visto a Nkima -
dijo Tarzán.
-Sí, fue Nkima -afirmó Muviro-. Regresó al país de los waziri, a la tierra
de Tarzán, y nos condujo aquí. Muchas veces habríamos vuelto a casa
pensando que estaba loco, pero nos insistía en que siguiéramos y le seguimos,
y ahora el gran bwana podrá regresar con nosotros a casa.
-No -negó Tarzán meneando la cabeza-. Todavía no me puedo ir. El hijo
de un buen amigo mío aún está en este valle, pero llegáis a tiempo para
ayudarme a rescatarle, y es mejor no perder un momento.
Los legionarios dejaron sus armas y salieron corriendo de palacio, del
que llegaban los gritos y quejidos de los moribundos y los alaridos salvajes
de la horda vengadora. Praeclarus se puso al lado de Tarzán.
-Los bárbaros de las aldeas exteriores están atacando la ciudad y asesinando
a todo el que cae en sus manos -explicó-. Debemos reunir a todos
los hombres que podamos y resistir. ¿Estos guerreros que acaban de
llegar lucharán con nosotros?
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Lucharán si se lo ordeno -respondió Tarzán-, pero me parece que no
será necesario pelear contra los bárbaros, Lukedi, ¿dónde están los oficiales
blancos que dirigen a los bárbaros?
-Cuando se han aproximado al palacio -respondió Lukedi- los guerreros
se han agitado tanto que se han dispersado y han seguido a sus propios
jefes.
-Ve a buscar al jefe más importante -ordenó Tarzán.
Durante la media hora que siguió, Tarzán y sus lugartenientes estuvieron
ocupados reorganizando sus fuerzas a las que se incorporaron los
legionarios que se habían rendido a ellos, cuidando a los heridos y trazando
planes para el futuro. Desde palacio llegaban los toscos gritos de
los soldados saqueadores y Tarzán casi había abandonado la esperanza
de que Lukedi persuadiera a un jefe a acudir a él cuando Lukedi regresó,
acompañado por dos guerreros de las aldeas exteriores, cuyo porte y
adornos proclamaban que eran jefes.
-¿Eres tú el hombre llamado Tarzán? -preguntó uno de ellos.
El hombre mono hizo un gesto de asentimiento.
-Lo soy -dijo.
Te hemos estado buscando. Este bagego dice que has prometido que
nuestra gente no volverá a ser esclavizada y nuestros guerreros ya no serán
condenados a la pista del circo. ¿Cómo puedes garantizarnos esto, si
tú mismo eres un bárbaro?
-Si no puedo garantizarlo, vosotros mismos tenéis el poder de hacerlo -
respondió el hombre mono- y yo con mis waziri os ayudaremos, pero
ahora debemos reunir a vuestros hombres. A partir de ahora no matéis a
nadie que no se oponga a vosotros. Reunid a vuestros guerreros y llevadlos
a la avenida que hay frente al palacio, y después venid con vuestros
subjefes a la sala del trono del césar. Allí pediremos y recibiremos justicia,
no momentánea sino para siempre. ¡Ve!
Por fin la horda que saqueaba fue calmada por sus jefes y llevada a la
Via Principalis. Los guerreros waziri abrieron la puerta destrozada del
palacio del césar y se alinearon en el corredor que iba hasta la sala del
trono y el pasillo hasta el pie del trono. Formaron medio círculo alrededor
del trono y en el trono del césar se sentaba Tarzán de los Monos rodeado
por Praeclarus, Dilecta, Cassius Hasta, Caecilius Metellus y Muviro,
mientras el pequeño Nkima estaba sentado en su hombro y se quejaba
amargamente, pues el monito, como de costumbre, estaba asustado y
hambriento y tenía frío.
-Envía legionarios a buscar a Sublatus y a Fastus -ordenó Tarzán a
Praeclarus- pues este asunto debe concluirse enseguida, ya que dentro
de una hora me marcho a Castrum Mare.
Enrojecidos por la excitación, los legionarios que habían ido a buscar a
Sublatus y a Fastus irrumpieron en la sala del trono.
-¡Sublatus está muerto! -gritaban, ¡Fastus está muerto! Los bárbaros
los han matado. Las cámaras y los corredores de arriba están llenos de
cadáveres de senadores, nobles y oficiales de la legión.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-¿No queda nadie con vida? -preguntó Praeclarus, palideciendo.
-Sí -respondió uno de los legionarios-, muchos se habían hecho fuertes
en otro apartamento y resistieron la matanza de los guerreros. Les hemos
explicado que ahora están a salvo y ya vienen a la sala del trono -y por el
pasillo central marchaban los invitados a la boda que quedaban, y el sudor
y la sangre en los hombres daba fe de las calamidades de las que les
habían rescatado, y las mujeres aún estaban nerviosas e histéricas. A la
cabeza iba Dion Splendidus, y al verle Dilecta dejó escapar un grito de
alivio y placer y bajó corriendo los escalones del trono para ir a arrojarse
en sus brazos.
El rostro de Tarzán se iluminó de alivio cuando vio al viejo senador,
pues las semanas que había pasado en el hogar de Festivitas y su largo
encarcelamiento con Maximus Praeclarus en la mazmorra del coliseo le
habían familiarizado con la política de Castra Sanguinarius y ahora la
presencia de Dion Splendidus era lo que necesitaba para completar los
planes a los que la tiranía y la crueldad de Sublatus le habían obligado.
Se levantó del trono y alzó una mano para pedir silencio. El rumor de
voces cesó.
-El césar está muerto, pero alguien debe vestir la túnica del césar.
-¡Viva Tarzán! ¡Viva el nuevo césar! -gritó uno de los gladiadores, y al
instante todo sanguinariano presente en la habitación le imitó.
El hombre mono sonreía e hizo gestos de negación con la cabeza.
-No dijo-, no, pero hay alguien a quien ofrezco la diadema imperial con
la condición de que cumpla las promesas que he hecho a los bárbaros de
las aldeas exteriores.
»Dion Splendidus, ¿aceptas la púrpura imperial, entendiendo que los
hombres de las aldeas exteriores serán libres para siempre, que ni sus
muchachas ni sus jóvenes serán obligados a la esclavitud ni sus guerreros
a pelear en la pista del circo?
Dion Splendidus inclinó la cabeza para expresar su consentimiento, y
así Tarzán rechazó la diadema y nombró a un césar.
XXI
El triunfo anual de Validus Augustus, emperador del Este, había sido
pobre en comparación con el de Sublatus de Castra Sanguinarius, aunque
la presencia del muy anunciado jefe bárbaro, que avanzaba encadenado
detrás del carro del césar, prestaba dignidad e interés a la ocasión.
La vanidosa exhibición de poder imperial complacía a Validus Augustus,
engañando quizás a sus súbditos más ignorantes, y habría sido motivo
de risa para Erich von Harben si éste no hubiera sido consciente de
la gravedad de su situación.
Ningún cautivo encadenado al carro del césar se había enfrentado a
una situación más desesperada que él. ¿Y qué si sabía que un regimiento
de marines o un escuadrón de ulanos habrían podido reducir a este imperio
entero al vasallaje? ¿Y qué si sabía que el alcalde de muchas ciuLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
dades modernas habría podido mandar una fuerza de combate mucho
mayor y mucho más efectiva que este pequeño césar? Saber todo esto sólo
le atormentaba, pues la realidad era que Validus Augustus aquí era
supremo y no había ni regimiento de marines ni escuadrones de ulanos
que cuestionaran su conducta hacia el sujeto de una gran república que
habría podido tragarse todo su imperio sin dar muestras de incomodidad
alguna. El triunfo había terminado. Von Harben había sido devuelto a la
celda que ocupaba con Mallius Lepus.
-Has vuelto pronto -dijo Lepus-. ¿Te ha impresionado el triunfo de Validus?
-No ha sido un gran espectáculo, a juzgar por el entusiasmo exhibido
por el público.
-Los triunfos de Validus siempre son espectáculos pobres -dijo Lepus-.
Preferiría ponerse diez talentos en el vientre o a la espalda que gastar un
denario en divertir al pueblo.
-¿Y los juegos -preguntó von Harben- serán así de pobres?
-No son gran cosa -contestó Lepus-. Aquí hay pocos criminales y como
tenemos `que comprar todos nuestros esclavos, son demasiado valiosos
para malgastarlos de este modo. Muchas competiciones son entre bestias
salvajes, de vez en cuando se pone a un ladrón o asesino frente a un gladiador,
pero en su mayor parte Validus depende de los gladiadores profesionales
y prisioneros políticos, enemigos o supuestos enemigos del césar.
Frecuentemente son como tú y yo: víctimas de las mentiras e intrigas
celosas de los favoritos. Ahora hay unos veinte en las mazmorras, y
serán el entretenimiento más interesante de los juegos.
-¿Y si salimos victoriosos nos liberarán? preguntó von Harben.
-No saldremos victoriosos -respondió Mallius Lepus-. Fulvus Fupus se
habrá ocupado de ello, puedes estar seguro.
-Es terrible -murmuró von Harben para sí.
-¿Tienes miedo de morir? -le preguntó Mallius Lepus.
-No es eso -contestó von Harben-. Estoy pensando en Favonia.
-Lo entiendo -dijo Mallius Lepus-. Mi dulce prima sería más feliz muerta
que casada con Fulvus Fupus.
-Me siento indefenso -se lamentó von Harben-. Sin un amigo, ni siquiera
mi leal criado personal, Gabula.
Ah, esto me recuerda una cosa -exclamó Lepus-. Esta mañana han estado
aquí buscándole.
-¿Buscándole? ¿No está en la mazmorra?
-Lo estaba, pero anoche le sacaron con otros prisioneros para que prepararan
la pista, y se supone que durante la oscuridad de la madrugada
ha escapado; pero sea lo que sea, la cuestión es que le buscaban.
-¡Bien! -exclamó von Harben-. Me sentiré mejor sólo con saber que él
está libre, aunque no pueda hacer nada por mí. ¿Adónde puede haber
ido?
-Castrum Mare está mal protegida en la orilla del agua, pero el lago
mismo y los cocodrilos forman una barrera tan eficaz como muchos leLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
gionarios. Puede que Gabula haya escalado la pared, pero lo más probable
es que se esconda en la ciudad, protegido por otros esclavos o, posiblemente,
por el propio Septimus Favonius.
-Ojalá supiera que el pobre y leal Gabula ha podido escapar del país y
regresado con los suyos -observó von Harben.
Mallius Lepus meneó la cabeza.
-Esto es imposible -afirmó-. Aunque bajase por el acantilado, Gabula
no podría regresar por allí, y aunque pudiera pasar al mundo exterior,
caería en manos de los soldados de Castra Sanguinarius o de los bárbaros
de las aldeas exteriores. No, no hay posibilidades de que Gabula haya
escapado.
El tiempo transcurrió con rapidez, con demasiada rapidez, entre la hora
en que Erich von Harben fue devuelto a su celda, después de la' exhibición
en el triunfo de Validus Augustus, y la llegada de los guardias del
coliseo para llevarles a la pista.
El coliseo estaba abarrotado, los palcos de los patricios rebosaban. El
altivo césar del Este se sentaba en un ornado trono, a la sombra que le
proporcionaba un dosel de hilo de color púrpura. Septimus Favonius estaba
sentado en su palco con la cabeza inclinada y con él se encontraban
su esposa y Favonia. La muchacha permanecía sentada con los ojos fijos
en la puerta por la que salían los contendientes. Vio a su primo, Mallius
Lepus, y con él a Erich von Harben, y se estremeció y cerró los ojos unos
instantes.
Cuando volvió a abrirlos se estaba formando la columna y los contendientes
cruzaban las blancas arenas para recibir las órdenes del césar.
Con Mallitus Lepus y von Harben iban los veinte prisioneros políticos,
todos ellos de clase patricia. Después marchaban los gladiadores profesionales,
hombres bruscos y brutales cuyo trabajo consistía en matar o
morir. A la cabeza de ellos, con un atrevido contoneo, iba uno que había
sido campeón de gladiadores de Castrum Mare durante cinco años. Si el
pueblo tenía un ídolo era éste. Bramaron su aprobación cuando le vieron.
-¡Claudius Taurus! ¡Claudius Taurus! -se oía gritar sobre una confusión
de voces.
Unos cuantos ladrones y algunos esclavos asustados, junto con media
docena de leones, completaban el grupo de víctimas que iban a protagonizar
la fiesta romana.
Erich von Harben se había sentido fascinado a menudo por las historias
de los juegos de la antigua Roma. A menudo se había imaginado el
coliseo con miles de espectadores y los contendientes en la blanca arena
de la pista, pero ahora se dio cuenta de que no habían sido más que
imágenes, fotografías de su imaginación. La gente que aparecía en aquellos
sueños no era más que personas en imágenes, autómatas que se
mueven sólo cuando nosotros los miramos. Cuando había acción en la
arena el público estaba callado, y cuando el público bramaba y bajaba
los pulgares los actores permanecían mudos e inmóviles.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
¡Qué diferente era esto! Vio el movimiento constante en las abarrotadas
gradas, el mosaico de miles de pinceladas de color que se hacían caleidoscópicas
con cada movimiento de la multitud. Oyó el murmullo de voces
y percibió el olor ofensivo de los numerosos cuerpos humanos. Vio a
los vendedores ambulantes pasando por los pasillos anunciando a gritos
sus mercancías, vio legionarios apostados en todos lados, a los ricos en
sus palcos adoselados y a los pobres bajo el ardiente sol en los asientos
baratos.
El sudor resbalaba por la nuca de los patricios que marchaban delante
de él. Miró a Claudius Taurus. Se percató de que su túnica estaba descolorida
y que sus peludas piernas estaban sucias. Siempre había pensado
que los gladiadores iban limpios y resplandecientes, Claudius Taurus le
sorprendió.
Mientras formaban en sólidas filas ante el palco del césar, von Harben
olió a los hombres que se apretaban detrás de él. El ambiente era caluroso
y opresivo, todo el asunto era desagradable, y no había grandeza en
ello, ni dignidad. Se preguntó si en Roma habría sido así.
En aquel momento levantó la mirada al palco del césar. Vio a un hombre
ataviado con una túnica espléndida, sentado en su trono de madera
tallada y a unos esclavos desnudos que balanceaban abanicos de plumas
con un largo mango por encima de la cabeza del césar, vio hombres corpulentos
con magníficas túnicas y corazas de reluciente oro. Pudo contemplar
la riqueza y la pompa y boato del poder, y algo le dijo que, después
de todo, toda la antigua Roma probablemente había sido muy parecida
a todo esto, que su populacho olía mal y que sus gladiadores tenían
piernas peludas y sucias y que a sus patricios les resbalaba el sudor por
detrás de las orejas.
Quizá Validus Augustus era tan gran césar como cualquier otro, pues
¿no gobernaba en la mitad de su mundo conocido? Pocos habían hecho
más que esto.
Paseó los ojos por la fila de palcos. El prefecto de los juegos estaba
hablando y von Harben oyó su voz, pero las palabras que pronunciaba
no le llegaron al cerebro, pues sus ojos de pronto habían tropezado con
los de una muchacha.
Observó la angustia y el horror reflejados en su rostro y trató de sonreírle
al mirarla, una sonrisa de ánimo y esperanza, pero ella sólo vio el
inicio de la sonrisa, pues las lágrimas acudieron a sus ojos y la imagen
del hombre al que amaba sólo era una confusa mancha como el dolor
que sentía en su corazón.
Un movimiento en las gradas detrás de los palcos llamó la atención de
von Harben y le hizo fruncir el entrecejo, aguzando sus sentidos para
asegurarse de que debía de confundirse, pero no era así. Había visto a
Gabula, que avanzaba hacia el palco imperial, donde desapareció detrás
de los cortinajos que formaban el fondo del trono del césar.
En aquel momento el prefecto les ordenó que salieran de la pista, y
cuando von Harben cruzaba la arena trató de encontrar alguna expliLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
cación a la presencia de Gabula allí; ¿qué tarea le habría llevado a un lugar
tan peligroso?
Los contendientes habían cruzado la mitad de la pista para regresar a
sus celdas cuando un grito repentino, que sonó detrás de ellos, les hizo
volver la cabeza. Von Harben vio que el disturbio procedía del palco imperial,
pero la escena que vieron sus sorprendidos ojos parecía demasiado
absurda para tener mayor sustancia que un sueño. Quizá todo
aquello era un sueño, quizá no existía Castrum Mare, quizá no había
ningún Validus Augusto, quizá no había... ah, pero no podía ser cierto,
había una Favonia y esta cosa ridícula que sus ojos estaban viendo también
era cierta. Vio a un hombre que sujetaba al césar por la garganta
con una mano y le clavaba una daga en el corazón con la otra, y el hombre
era Gabula.
Todo sucedió tan deprisa y terminó tan rápido que apenas el grito del
césar hubo cruzado el coliseo, su cuerpo caía muerto al pie de su trono y
Gabula, el asesino, de un solo salto franqueaba el muro de la pista y corría
por la arena hacia von Harben.
-¡Te he vengado, bwana! -gritó Gabula-. Hagan lo que hagan contigo,
estás vengado.
Un gran rugido brotó del público y luego se oyeron vítores cuando alguien
gritó:
-¡El césar ha muerto!
Von Harben tuvo un destello de esperanza. Se volvió y cogió a Mallius
Lepus por el brazo.
-El césar está muerto -susurró-. Ésta es nuestra oportunidad.
-¿Qué quieres decir? -preguntó sorprendido Mallius Lepus.
-En la confusión podemos escapar. Podemos escondernos en la ciudad
y, por la noche, llevarnos a Favonia y marcharnos.
-adónde? -quiso saber Mallius Lepus.
-¡Yo qué sé! -exclamó von Harben-, pero cualquier sitio será mejor que
esto, pues Fulvus Fupus es ahora el césar y si no salvamos a Favonia esta
noche, será demasiado tarde.
-Tienes razón -dijo Mallius Lepus.
-Haz correr la voz -ordenó von Harben-. Cuantos más intenten escapar
más probabilidades habrá de que algunos lo consigan.
Los legionarios y sus oficiales, así como la gran multitud, sólo podían
mirar lo que estaba sucediendo en el palco del césar. Tan pocos habían
visto lo que realmente había ocurrido que todavía no habían empezado a
perseguir a Gabula.
Mallius Lepus se giró rápidamente hacia los otros prisioneros.
-Los dioses han sido buenos con nosotros -gritó-. El césar está muerto
y en la confusión podemos escapar. ¡Vamos!
Cuando Mallius Lepus echó a correr hacia la puerta que conducía a las
celdas de debajo del coliseo, los prisioneros, lanzando gritos, le siguieron.
Sólo los gladiadores profesionales, que eran hombres libres, se mantuvieron
en su sitio, pero no hicieron ningún esfuerzo por detenerles.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-¡Buena suerte! -gritó Claudius Taurus cuando von Harben pasó por su
lado-. Ahora, si alguien matara a Fulvus Fupus podríamos tener a un césar
que es césar.
La súbita embestida de los prisioneros que escapaban confundió y trastornó
tanto a los pocos guardias que había bajo el coliseo que fueron superados
fácilmente, y un instante después los prisioneros se encontraron
en las calles de Castrum Mare.
-Adónde vamos? -gritó uno.
-Hemos de dispersarnos -indicó en ese momento Mallius Lepus-. Que
cada uno vaya por su lado.
-Nosotros nos mantendremos juntos, Mallius Lepus -respondió von
Harben.
-Hasta el final -respondió el romano.
-Y ahí está Gabula -dijo von Harben, cuando el negro se unió a ellos-.
Él vendrá con nosotros.
-No podemos abandonar al valiente Gabula -exclamó Mallius Lepus-,
pero lo primero que tenemos que hacer es encontrar un escondrijo.
-Hay un muro bajo al otro lado de la avenida -observó von Harben- y
detrás hay árboles.
-Vamos, pues -continuó Mallius Lepus-. De momento es tan buen lugar
como cualquier otro.
Los tres hombres cruzaron apresurados la avenida y, tras escalar el
muro, se encontraron en un jardín tan lleno de maleza y malas hierbas
que supusieron que estaba abandonado. Avanzaron sigilosos abriéndose
paso por entre la maleza, y llegaron a la parte trasera de una casa. Una
puerta rota, que colgaba de un gozne, ventanas cuyas persianas de madera
habían caído, una acumulación de escombros en el umbral indicaban
que la desvencijada estructura era una casa vacía.
-A lo mejor es el lugar ideal para esconderse hasta la noche elijo von
Harben.
-Su proximidad al coliseo es su mayor ventaja -observó Mallius Lepus-,
pues seguro que creerán que nos hemos ido lo más lejos posible de nuestra
mazmorra. Vamos a investigar, hemos de estar seguros de que no está
habitada.
La habitación de atrás, que había sido la cocina, tenía un horno de ladrillos
medio roto en un rincón, un banco y una ajada mesa. Tras cruzar
la cocina, entraron en un aposento y vieron que estas dos habitaciones
constituían todo lo que había en la casa. La habitación delantera era
amplia y, como las persianas de las ventanas que daban a la avenida no
habían derrumbado, dentro estaba oscuro. En un rincón vieron una escalera
que llegaba hasta una trampilla en el techo, que evidentemente
conducía al tejado del edificio, y a treinta o cuarenta centímetros debajo
del techo, y yendo de un lado a otro de la habitación donde estaba la escalera,
había un falso techo que formaba un pequeño desván justo debajo
de las vigas del techo, un lugar utilizado por los antiguos inquilinos
como almacén. Un examen más atento de la habitación reveló que no
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
había más que un montón de sucios harapos junto a una pared, los restos
quizá del lecho de algún mendigo.
-No podría ser mejor -dijo Mallius Lepus- si lo hubieran construido para
nosotros. Tenemos tres salidas si nos acosan: una al jardín trasero,
otra a la avenida de delante y la tercera al tejado.
-Podemos quedarnos -observó von Harbenhasta después de que anochezca,
cuando debería ser fácil ir por las calles oscuras hasta la casa de
Septimus Favonius sin que nos vean.
XXII
Hacia el este, por la Via Mare de Castra Sanguinarius, marchaban cinco
mil hombres. Las plumas blancas de los waziri se balanceaban detrás
de Tarzán. Fornidos legionarios seguían a Maximus Praeclarus, mientras
los guerreros de las aldeas exteriores formaban la retaguardia.
Sudorosos esclavos arrastraban catapultas, ballestas, enormes arietes
y otros antiguos artilugios de guerra. Había escalas de cuerda y ganchos
de pared y también artefactos para lanzar bolas de fuego a las defensas
del enemigo. Las pesadas armas ralentizaban la marcha y Tarzán se impacientó
por el retraso, pero tuvo que escuchar a Maximus Praeclarus, a
Cassius Hasta y a Caecilius Metellus, que le habían asegurado que la
fortificación que defendía la única carretera que llevaba a Castrum Mare
no podía ser tomada por asalto sin la ayuda de estos artefactos de guerra.
Los waziri avanzaban por la calurosa y polvorienta Via Mare, entonando
canciones de guerra de su pueblo. Los duros legionarios, con el pesado
casco colgado del cuello con cuerda oscilando contra su pecho, la bolsa
de palos de punta bifurcada cruzada sobre los hombros, el gran escudo
oblongo colgado a la espalda en su funda de cuero, maldecían y gruñían
como veteranos consumados, mientras los guerreros de las aldeas exteriores
reían, cantaban y charlaban como haría un grupo de excursionistas.
Mientras se aproximaban a la fortificación, unos esclavos llevaban el
cuerpo de Validus Augusto al palacio y Fulvus Fupus, rodeado por sicofantes
que le abanicaban, se proclamaba a sí mismo césar, aunque interiormente
temblaba al contemplar el destino que tal vez le aguardaba,
pues aunque era un necio sabía que no era popular y que muchos nobles
patricios con mucho poder de atracción tenían más derecho a la púrpura
imperial que él.
En todos los rincones de la ciudad de Castrum Mare los legionarios
buscaban a los prisioneros huidos, y en especial al esclavo que había
matado a Validus Augustus, aunque el hecho de que nadie hubiera reconocido
a Gabula era un inconveniente, pues había pocos en la ciudad,
y sin duda nadie en el entorno del césar, que estuvieran familiarizados
con el rostro del negro del lejano Urambi.
Algunos de los ladrones y cinco o seis gladiadores, que eran criminales
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
condenados y no hombres libres, se habían agrupado al salir en busca
de la libertad y se encontraban escondidos en la parte baja de la ciudad,
en un antro donde se podía conseguir vino y otras clases de entretenimiento
para gente como ellos.
-¿Qué clase de césar será este Fulvus Fupus? -preguntó uno.
-Peor que Validus Augustus -respondió otro-. Le he visto en los baños
donde yo antes trabajaba. Es vanidoso e ignorante; incluso los patricios
le odian.
-Dicen que va a casarse con la hija de Septimus Favonius.
-Hoy la he visto en el coliseo -intervino otro-. La conozco bien de vista,
pues solía venir a la tienda de mi padre y hacer compras antes de que me
enviaran a las mazmorras.
-alguna vez has estado en casa de Septimus Favonius? -preguntó un
tercero.
-Sí -respondió el joven-. Dos veces llevé allí mercancía para que la viera;
fui hasta el jardín interior. Conozco bien el lugar.
-Si alguien como ella cayera en manos de unos pobres convictos, tal vez
consiguieran la libertad y un gran rescate -sugirió un tipo con poca frente
y ojos astutos y perversos.
-Y también serían destrozados por bueyes salvajes.
-Moriremos de todos modos si nos atrapan.
-Es un buen plan.
Bebieron durante unos minutos en silencio, lo que demostraba que el
plan les estaba dando vueltas en la cabeza.
-El nuevo césar pagaría un rescate enorme por su novia.
El joven se levantó impaciente.
-Os llevaré a casa de Septimus Favonius y os garantizo que me abrirán
la puerta y me dejarán entrar, porque sé lo que tengo que decir. Lo único
que necesito es un fardo y diré al esclavo que contiene mercancía que mi
padre desea que Favonia vea.
-No eres tan tonto como pareces.
-No, y me llevaré una buena parte del rescate por mi parte en el plan -
dijo el joven.
-Si es que hay algún rescate, lo compartiremos por igual.
Caía la noche cuando el ejército de Tarzán se detuvo ante las defensas
de Castrum Mare. Cassius Hasta, a quien se le había confiado la reducción
del fuerte, dispuso sus fuerzas y supervisó la colocación de los diversos
aparatos de guerra.
En la ciudad, Erich von Harben y Mallius Lepus discutían los detalles
de sus planes. Era opinión de Lepus que esperaran hasta la medianoche
antes de hacer ningún intento de abandonar su escondrijo.
-Las calles estarán vacías -observó Mallius Lepus-, salvo alguna patrulla
ocasional en la avenida principal, que puede esquivarse fácilmente, ya
que las antorchas que llevan proclaman su presencia mucho antes de
que exista peligro de que nos vean. Tengo la llave de la puerta del jardín
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
de mi tío, lo que asegura que podemos entrar en silencio y sin ser observados.
-Tal vez tengas razón dijo von Harben-, pero temo la larga espera y la
idea de más inacción se me hace insoportable.
-Ten paciencia, amigo mío -respondió Mallius Lepus-. Fulvus Fupus
también estará muy ocupado con su nuevo puesto de césar y no prestará
atención a nada más durante algún tiempo, y Favonia estará a salvo de
él, al menos durante las próximas horas.
Y mientras discutían el asunto, el joven llamó a la puerta de la casa de
Septimus Favonius. Bajo la sombra de los árboles, junto al muro, se agazapaban
unas oscuras sombras. Un esclavo con una lámpara fue a abrir
la puerta y, hablando por una rejilla, le preguntó quién era y la naturaleza
del asunto que le llevaba allí.
-Soy el hijo de Tabernarius -explicó el joven-. Traigo telas de la tienda
de mi padre para que la hija de Septimus Favonius pueda verlas.
El esclavo vaciló.
-Debes de recordarme -siguió el joven-. He venido a menudo -y el eslavo
acercó un poco la luz a la rejilla y atisbó.
-Sí dijo-. Tu rostro me resulta familiar. Iré a preguntar a mi ama si desea
verte, tú espera aquí.
-Son tejidos valiosos -replicó el joven, sosteniendo en alto un paquete
que llevaba bajo el brazo-. Déjame entrar y quedarme en el vestíbulo, no
sea que venga algún ladrón y me robe.
-Muy bien -afirmó el esclavo, y abrió la puerta para permitir que el joven
entrara-. Quédate hasta que vuelva.
Cuando el esclavo desapareció en el interior de la casa, el hijo de Tabernarius
se volvió rápidamente y corrió el cerrojo que aseguraba la
puerta. La abrió, se asomó fuera e hizo una señal.
Al instante, las densas sombras de debajo de los árboles se movieron y
se convirtieron en figuras de hombres. Se apresuraron a franquear la
puerta y entrar en la casa de Septimus Favonius y en la antesala que
había junto al vestíbulo adonde les empujó el hijo de Tabernarius. Luego,
cerró las dos puertas y esperó.
Después llegó el esclavo.
-La hija de Septimus Favonius no recuerda haber encargado mercancía
a Tabernarius -afirmó- ni tiene ganas de ver telas esta noche. Devuélveselas
a tu padre y dile que cuando la hija de Septimus Favonius desee
comprar, irá ella misma a la tienda.
Esto no era lo que el hijo de Tabernarius deseaba y se estrujó el cerebro
para dar con otro plan, aunque al esclavo le pareció un joven estúpido,
que se había quedado mirando hacia el suelo demasiado turbado incluso
para marcharse.
-Vamos -dijo el esclavo, acercándose a la puerta y abriendo el cerrojo-,
debes irte.
-Espera -susurró el joven-. Tengo un mensaje para Favonia. No deseaba
que nadie más lo
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
supiera y por esta razón he traído las telas como excusa.
-¿Dónde está el mensaje y de quién es? -preguntó el esclavo, receloso.
-Es para ella únicamente. Díselo y ella sabrá de quién es.
El esclavo vaciló.
-Hazla venir aquí -ordenó el joven-. Será mejor que ningún otro miembro
de la casa me vea.
El esclavo meneó la cabeza.
-Se lo diré -dijo, pues sabía que Mallius Lepus y Erich von Harben
habían escapado del coliseo y suponía que el mensaje sería de uno de
ellos. Cuando se apresuraba a volver junto a su ama, el hijo de Tabernarius
sonrió, pues aunque no conocía tan bien a Favonia como para saber
de quién podría esperar un mensaje secreto, sí sabía no obstante que pocas
mujeres jóvenes no esperaban, o al menos no tenían esperanzas de
recibir, una comunicación clandestina. No tuvo que esperar mucho hasta
que regresó el esclavo y con él Favonia. El nerviosismo de ésta era evidente
cuando se acercó, impaciente, al joven.
-Dime -exclamó-, ¿me traes noticias de él?
El hijo de Tabernarius se llevó un dedo a los labios para que bajara la
voz.
-Nadie debe saber que estoy aquí -susurró-, y ningún oído salvo el tuyo
puede oír mi mensaje. Haz que se marche tu esclavo.
-Puedes irte -indicó Favonia al esclavo-. Abriré la puerta a este joven
cuando se marche -y el esclavo, alegrándose de que le hicieran irse, satisfecho
al verse aliviado de la responsabilidad, se alejó en silencio entre
las sombras de un corredor y de allí pasó a un limbo desconocido en el
que entran los esclavos y otras gentes inferiores cuando se prescinde de
ellos.
-Dime -exclamó la muchacha-, ¿qué recado me traes? ¿Dónde está él?
-Está aquí -susurró el joven, señalando la antesala.
-¿Aquí dentro? -preguntó Favonia con incredulidad.
-Sí, aquí -dijo el joven-. Ven -y la condujo a la puerta; cuando se acercó
él la cogió de pronto, le tapó la boca con una mano y la metió a la fuerza
en la oscura antesala.
Unas manos toscas la agarraron enseguida y la amordazaron y ataron.
Favonia les oía conversar con voces susurrantes.
-Nos separaremos aquí -ordenó uno-. Dos de nosotros la llevarán al lugar
acordado. Uno de vosotros tendrá que dejar la nota para Fulvus Fupus
para que los guardias de palacio la encuentren. El resto os dispersaréis
e iréis por diferentes rutas a la casa desierta que hay al otro lado del
coliseo. ¿Conocéis el lugar?
-Lo conozco bien. Muchas noches he dormido allí.
-Muy bien -dijo el que había hablado primero, que parecía ser el cabecilla-.
Ahora, vamos; no hay tiempo que perder.
-Espera -le detuvo el hijo de Tabernarios-, no hemos decidido la división
del rescate. Sin mí no habríais podido hacer nada, debería recibir al
menos la mitad.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Cierra el pico o tendrás suerte si recibes algo -gruñó el cabecilla.
-Un cuchillo entre las costillas le iría bien -masculló otro.
-¿No me daréis lo que pido? -preguntó el joven.
-Cierra el pico -espetó el cabecilla-. Vamos -y arrastrando a Favonia, a
la que envolvieron con una capa hecha jirones, salieron de la casa de
Septimus Favonius sin que nadie les viera; y mientras dos hombres
arrastraban un pesado fardo por las oscuras sombras de debajo de los
árboles, el hijo de Tabernarius echó a andar en dirección opuesta.
Un joven vestido con una túnica manchada y harapienta y unas sandalias
toscas se acercó a las puertas del palacio del césar. Un legionario le
detuvo, manteniéndole a distancia con la punta de su lanza.
-¿Qué haces merodeando por el palacio del césar a estas horas de la
noche? -preguntó el legionario.
-Traigo un mensaje para el césar -respondió el joven.
El legionario resopló.
-¿Entrarás o debo hacer que el césar venga? -preguntó con ironía.
-Puedes recibir el mensaje tú mismo, soldado -respondió el otro-, y si
sabes lo que te conviene lo harás sin tardanza.
La seriedad de la voz del joven por fin llamó la atención del legionario.
-Bueno dijo-, adelante. ¿Qué mensaje tienes para el césar?
-Apresúrate y dile que la hija de Septimus Favonius ha sido secuestrada
y que, si se da prisa, la encontrará en la casa abandonada que está en
la esquina opuesta a la entrada de carros del coliseo.
-¿Quién eres? -preguntó el legionario.
-No importa. Mañana vendré a buscar mi recompensa. -Se volvió y se
alejó a toda prisa antes de que el legionario pudiera detenerle.
-A este paso la medianoche no llegará nunca -dijo von Harben.
Mallius Lepus puso una mano en el hombro de su amigo.
-Estás impaciente, pero recuerda que será más seguro para Favonia, y
para todos nosotros, que esperemos a que pase la medianoche, pues
ahora las calles deben de estar llenas de gente que nos busca. Toda la
tarde hemos oído soldados pasar, es un milagro que no hayan registrado
esta casa.
-Chsst -chistó von Harben-. ¿Qué ha sido eso?
-Ha sonado como el chirrido de la cancela delantera de la casa -dijo
Mallius Lepus.
-Ya vienen -murmuró von Harben.
Los tres hombres asieron las respectivas espadas con que se habían
armado, tras haber atacado a la guardia del coliseo, y siguieron un plan
que ya habían decidido por si llegaba el caso de que fueran a registrar su
escondrijo, subieron la escalera de mano y salieron al tejado. Dejaron la
trampilla ligeramente abierta por un lado y escucharon los ruidos que
venían de abajo, listos para actuar enseguida si oían alguna indicación
de que alguien subía la escalera que conducía al tejado.
Von Harben oyó voces.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Bien, lo hemos conseguido -dijo uno-, y nadie nos ha visto. Ahí vienen
los otros -y von Harben oyó que la cancela volvía a chirriar; luego, la
puerta de la casa se abrió y oyó entrar a varias personas.
-Buen trabajo -exclamó uno.
-¿Está viva? No la oigo respirar.
-Quítale la mordaza de la boca.
-¿Y si se pone a gritar pidiendo ayuda?
-La haremos callar. Muerta no nos sirve de nada.
-De acuerdo, quítasela.
-Oye, te vamos a desatar la boca, pero si gritas será peor para ti.
-No gritaré -respondió una voz femenina en un tono que aceleró los latidos
del corazón de von Harben, pues le pareció reconocerla, aunque estaba
seguro de que no era más que producto de su imaginación.
-No te haremos ningún daño -dijo una voz de hombre- si estás callada y
el césar envía el rescate.
-¿Y si no lo envía? -preguntó la muchacha. -Entonces, tal vez tu padre,
Septimus Favonius, pague el precio que pedimos.
-¡Santo cielo! -exclamó en voz baja von Harben-. ¿Has oído esto, Lepus?
-Lo he oído -contestó el romano.
-Entonces, ven -susurró von Harben-. Vamos, Gabula. Favonia está ahí
abajo.
Arrojando la discreción al viento, von Harben abrió la trampilla del tejado
y se dejó caer en la oscuridad de abajo, seguido por Mallius Lepus y
Gabula.
-¡Favonia! -gritó-. Soy yo. ¿Dónde estás?
-Aquí -respondió la muchacha.
Von Harben se precipitó a ciegas en la dirección de su voz y tropezó con
uno de los secuestradores. El tipo le palpó mientras, aterrorizados por el
miedo de que los legionarios estuvieran sobre ellos, los demás salieron
corriendo del edificio. Al irse dejaron la puerta abierta y la luz de una luna
llena disipó la oscuridad del interior y dejó ver a von Harben luchando
con un tipo corpulento que había agarrado al otro por la garganta e intentaba
sacar la daga de la funda.
Al instante Mallius Lepus y Gabula saltaron sobre él y un rápido golpe
de la espada del primero puso punto final a la terrena picardía del criminal.
Libre de su contrincante, von Harben se puso en pie de un salto y
corrió hacia Favonia, que yacía sobre un montón de sucios andrajos junto
a la pared. Rápidamente le cortó las ataduras y pronto se enteraron de
su historia.
-Si no fuera por el susto -observó Mallius Lepus-, podríamos dar gracias
a estos bribones por simplificarnos la tarea, pues ya estamos listos
para intentar escapar tres horas antes de lo que esperábamos.
-Entonces, no perdamos tiempo -sentenció von Harben-. No respiraré
tranquilo hasta que estemos al otro lado de la muralla.
-Creo que ahora tenemos poco que temer -lijo Mallius Lepus-. La muralla
está poco protegida. Hay muchos puntos por donde escalarla, y coLibrodot
Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
nozco una docena de sitios donde podemos encontrar botes que son utilizados
por los pescadores de la ciudad. Lo que nos espera después está
en manos de los dioses.
Gabula, que había permanecido en el umbral de la puerta, cerró ésta
rápidamente y se acercó a von Harben.
-Se aproximan luces por la avenida, bwana -advirtió-. Creo que se acercan
muchos hombres, deben ser soldados.
Los cuatro aguzaron el oído hasta que distinguieron con claridad el paso
mesurado de hombres que marchaban.
-Serán más hombres que van a registrar las casas -dijo Mallius Lepus-.
Cuando hayan pasado, estaremos a salvo para marcharnos.
La luz de las antorchas de los legionarios se fue acercando hasta que
penetró por las rendijas de las persianas de madera, pero no pasó de largo
como ellos esperaban. Mallius Lepus pegó un ojo a una abertura de
una de las persianas.
-Se han parado delante de esta casa -dijo-. Unos cuantos dan la vuelta
a la esquina, pero el resto se ha quedado.
Permanecieron en silencio durante lo que pareció largo rato, aunque
sólo fueron unos minutos, y luego oyeron ruidos procedentes del jardín
trasero de la casa y la luz de antorchas se hizo visible por la puerta
abierta de la cocina.
-Estamos rodeados -exclamó Lepus-. Vienen por delante. Van a registrar
la casa.
-¿Qué vamos a hacer? -preguntó Favonia.
-Nuestra última esperanza es el tejado -susurró von Harben, pero apenas
hubo hablado oyeron ruido de pies calzados con sandalias en el tejado
y la luz de las antorchas brilló por la trampilla abierta.
-Estamos perdidos -dijo Mallius Lepus-. No podemos vencer a una centuria
entera de legionarios.
-Pero podemos pelear contra ellos -replicó von Harben.
-¿Y arriesgar la vida de Favonia inútilmente? -protestó Lepus.
-Tienes razón -dijo von Harben con tristeza, y añadió Esperad, tengo un
plan. Vamos, Favonia, rápido. Túmbate en el suelo y te taparé con estos
harapos. No hay razón para que nos cojan a todos. Mallius Lepus, Gabula
y yo tal vez no escapemos, pero jamás adivinarán que estás aquí, y
cuando se hayan marchado te será fácil ir hasta la caseta del guarda del
coliseo, donde el oficial que esté de guardia te dará protección y una escolta
para volver a tu casa.
-Dejad que me cojan -pidió la muchacha-. Si te capturan a ti, también
quiero que me capturen a mí.
-No serviría de nada -replicó von Harben-. Nos separarán, y si te encuentran
aquí con nosotros, esto levantará sospechas hacia Septimus
Favonius.
Sin discutir más, la muchacha se arrojó al suelo, resignada ante el argumento
de von Harben, y se tapó con los harapos que habían constituido
el lecho de un mendigo.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
XXIII
Para cuando Cassius Hasta había dispuesto sus fuerzas y colocado sus
artefactos de guerra ante las defensas de Castrum Mare, descubrió que
era demasiado tarde para iniciar el asalto aquel día, pero podía llevar a
cabo otro plan que tenía y, por ello, avanzó hacia la puerta, acompañado
por Tarzán, Metellus y Praeclarus y precedido por portadores de antorchas
y un legionario que llevaba una bandera de tregua.
En el interior del fuerte había reinado una gran excitación desde el
momento en que se habían avistado las tropas que se aproximaban. Se
había enviado recado a Fulvus Fupus y habían llegado refuerzos. Todos
suponían que había iniciado una nueva incursión a escala mucho mayor
que de costumbre, pero estaban preparados para hacerle frente y no preveían
en ningún momento la derrota. Cuando el oficial que mandaba a
los defensores vio que el grupo se aproximaba con una bandera de tregua,
preguntó desde una torre de la entrada la naturaleza de su misión.
-Tengo dos peticiones que hacer a Validus Augustus -dijo Cassius Hasta-.
Una es que libere a Mallius Lepus y a Erich von Harben, y la otra es
que me permita regresar a Castrum Mare y disfrutar de los privilegios de
mi puesto. -¿Quién eres? -preguntó el oficial.
-Soy Cassius Hasta. Deberías conocerme bien. -¡Alabados sean los dioses!
-exclamó el oficial. -¡Viva Cassius Hasta! ¡Abajo Fulvus Fupus!
-gritó un ronco coro de voces.
Alguien abrió las puertas y el oficial, buen amigo de Cassius Hasta, se
apresuró a salir para abrazarle.
-¿Qué significa todo esto? -preguntó Cassius Hasta-. ¿Qué ha ocurrido?
-Validus Augustus está muerto. Le han asesinado hoy en los juegos y
Fulvus Fupus se ha apoderado del título de césar. No cabe duda de que
has llegado a tiempo; todo Castrum Mare te dará la bienvenida.
A lo largo de la Via Mare, desde la fortaleza hasta la orilla del lago, y
sobre el puente levadizo que iba hasta la isla, marchó el ejército del nuevo
emperador del Este, mientras la noticia corría por la ciudad y la multitud
se congregaba y gritaba su bienvenida a Cassius Hasta.
En una casa desierta al otro lado de la avenida donde estaba el coliseo,
cuatro fugitivos aguardaban la llegada de los legionarios de Fulvus Fupus.
Era evidente que los soldados no querían correr riesgos. Rodearon
por completo el edificio y al parecer no tenían prisa por entrar.
Von Harben había tenido mucho tiempo para cubrir a Favonia con los
harapos, de modo que quedó absolutamente oculta antes de que los legionarios
entraran al mismo tiempo desde el jardín, la avenida y el tejado,
alumbrado su camino por los portadores de antorchas.
-Es inútil resistirse -observó Mallius Lepus al oficial que acompañaba a
los hombres procedentes de la avenida-. Regresaremos a las mazmorras
pacíficamente.
-No tan deprisa -replicó el oficial-. ¿Dónde está la muchacha?
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-¿Qué muchacha? -preguntó Mallius Lepus.
-La hija de Septimus Favonius, claro está.
-¿Por qué íbamos a saberlo? -preguntó von Harben.
-Vosotros la habéis secuestrado y traído aquí -respondió el oficial-. Registrad
la habitación -ordenó, y un instante después un legionario descubría
a Favonia y la hacía poner en pie.
El oficial se echó a reír y dio una orden a los tres hombres desarmados.
-Esperad elijo von Harben-. ¿Qué vais a hacer con la hija de Septimus
Favonius? ¿Os ocuparéis de que la escolten hasta la casa de su padre?
-Yo recibo órdenes del césar -replicó el oficial.
-¿Qué tiene que ver el césar con todo esto? -preguntó von Harben.
-Él nos ha ordenado que llevemos a Favonia a palacio y que matemos a
sus secuestradores aquí mismo.
-Entonces el césar pagará con la vida de los legionarios -gritó von Harben,
y blandiendo su espada cayó sobre el oficial que estaba en el umbral
de la puerta, mientras Gabula y Mallius Lepus, espoleados por una determinación
similar a vender sus vidas al precio más elevado posible, se
precipitaron sobre los que descendían la escalera del tejado y los que entraban
por la puerta de la cocina. Tomados por sorpresa y momentáneamente
desconcertados por este ataque repentino e inesperado, los legionarios
se retiraron. El oficial, que había logrado esquivar el golpe de
von Harben, escapó del edificio y reunió a un número de legionarios que
iban armados con lanzas.
-Ahí dentro hay tres hombres -gritó- y una mujer. Matad a los hombres,
pero aseguraos de que no hacéis daño a la mujer.
En la avenida, el oficial vio gente que corría y oyó gritos. Vio que la gente
se detenía cuando algunos de sus legionarios, a los que había dejado
en la avenida, preguntaban. No había dado la orden definitiva a sus lanceros
de que entraran en el edificio porque su curiosidad le había distraído
momentáneamente. Sin embargo, cuando se giró para ordenarles
que entraran, su atención volvió a distraerse por un tumulto de voces
que se alzaban lanzando vítores y venían por la avenida procedentes de
la dirección del puente que unía la ciudad con la Via Mare y el fuerte.
Cuando se dio la vuelta para mirar, vio el resplandor de un gran número
de antorchas y oyó entonces el estruendo de las trompetas y los golpes
secos de pies que marchaban.
¿Qué había ocurrido? Sabía, como todo el mundo en Castrum Mare,
que las fuerzas de Sublatus estaban acampadas ante el fuerte, pero sabía
también que no se había producido ninguna batalla y, por tanto, no
podía tratarse del ejército de Sublatus entrando en Castrum Mare; pero
era igualmente extraño que los defensores de Castrum Mare salieran del
fuerte cuando estaban amenazados por un ejército enemigo. No entendía
estas cosas, ni entendía por qué la gente vitoreaba.
Mientras estaba contemplando la columna que se aproximaba, los gritos
de la gente cobraron forma y oyó claramente el nombre de Cassius
Hasta.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-¿Qué ha ocurrido? -preguntó a gritos a los hombres que estaban en la
calle.
-Cassius Hasta ha regresado a la cabeza de un gran ejército, y Fulvus
Fupus ha huido y está escondido.
La pregunta formulada a gritos y la respuesta igualmente dada con
grandes voces fueron oídas por todos los presentes en la habitación.
-Estamos salvados -exclamó Mallius Lepus-, pues Cassius Hasta no
hará daño a ningún amigo de Septimus Favonius. Apartaos, necios, si
sabéis reconocer vuestra derrota -y se adelantó hacia la puerta.
Atrás, hombres -gritó el oficial-. Atrás, a la avenida. No levantéis la mano
contra Mallius Lepus ni ninguno de estos otros amigos de Cassius
Hasta, emperador del Este.
-Supongo que este tipo sabe de qué lado le conviene ponerse -comentó
von Harben con una sonrisa.
Favonia, von Harben, Lepus y Gabula salieron del desierto edificio a la
avenida. Vieron acercarse a ellos la cabeza de una columna de hombres
que marchaban; la escena estaba iluminada por antorchas encendidas
en tanta cantidad que parecía que fuera de día.
-Ahí está Cassius Hasta -exclamó Mallius Lepus-. Es él, sin duda, pero
¿quiénes son los que van con él?
-Deben de ser sanguinarianos -comentó Favonia-. Pero mirad, uno de
ellos va vestido como un bárbaro, y mirad qué extraños guerreros, con
plumas blancas, marchan detrás de ellos.
-Jamás había visto nada igual -exclamó Mallius Lepus.
-Ni yo -coincidió von Harben-, pero estoy seguro de que les reconozco,
pues su fama es grande y responden a la descripción que he oído miles
de veces.
-¿Quiénes son? -preguntó Favonia.
-El gigante blanco es Tarzán de los Monos, y los guerreros son sus luchadores
waziri.
Al ver a los legionarios delante de la casa, Cassius Hasta detuvo la columna.
-¿Dónde está el centurión al mando de estas tropas? -preguntó.
-Soy yo, glorioso césar -respondió el oficial que había venido para arrestar
a los secuestradores de Favonia.
-¿Sois por casualidad uno de los destacamentos enviados por Fulvus
Fupus para buscar a Mallius Lepus y al bárbaro, von Harben?
-Estamos aquí, césar -dijo Mallius Lepus, mientras Favonia, von Harben
y Gabula le seguían.
-¡Alabados sean los dioses! -exclamó Cassius Hasta, mientras abrazaba
a su amigo-. Pero ¿dónde está el jefe bárbaro de Germania, cuya fama ha
llegado incluso a Castra Sanguinarius?
-Aquí dijo Mallius Lepus-. Éste es Erich von Harben.
Tarzan se acercó más.
-¿Eres Erich von Harben? -preguntó.
-Y tú eres Tarzán de los Monos, lo sé dijo von Harben.
Librodot Tarzán y el imperio perdido Edgar Rice Burroughs
-Tienes todo el aspecto de un romano -exclamó Tarzán con una sonrisa.
-Sin embargo me siento todo un bárbaro -sonrió von Harben.
-Romano o bárbaro, tu padre se alegrará cuando te devuelva a él.
-¿Has venido en mi busca, Tarzán de los Monos? -preguntó von Harben.
-Y al parecer he llegado justo a tiempo -afirmó el hombre mono.
-¿Cómo podré jamás agradecértelo? -exclamó von Harben.
-No me lo agradezcas a mí, amigo -respondió el hombre mono-. ¡Agradéceselo
al pequeño Nkima!

AQUI TRABAJAMOS..., DURMIENDO ¡ NO MOLESTAR!

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME

-

ClickComments