.

.

.

.

Google+ Badge

.

EL ARTE OSCURO

↑ Grab this Headline Animator

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 21 de mayo de 2012

Calila y Dimna - Fábulas: antigua versión castellana - Anónimo



Calila y DimnaFábulas: antigua versión castellanaAnónimo


Prólogo

La manifestación oral de la eterna tradición popular ha cristalizado,de tiempo en tiempo, en esas colecciones más o menos eruditas, que setraducen a todas las lenguas y que manejan todos los pueblos. Asínacieron las famosas recopilaciones de cuentos, que los budistasensartaban al predicar la nueva moral religiosa para hacer másplástica y educativa su misión. Así se llegó al «Panchatantra», al«Mahabarata», a otros compendios del tesoro folklórico de la India; yCALILA Y DIMNA no es sino el más extenso de todos estos librosrecopilatorios, ya que los aprovecha total o parcialmente.La complicada genealogía del CALILA ha venido precisándose conlentitud y paciencia a través de un siglo entero de críticasinvestigaciones, inauguradas en 1816 por Sacy, editor del texto árabe.Baste saber, como resumen de tantos desvelos, que a quien parecedebérsele la reunión de las distintas fuentes sánscritas antes aludidas,es a Berzebuey, filósofo y médico del siglo VI de nuestra era, que lastradujo al pehlvi, dialecto persa reconocido como lengua oficial delimperio.El libro se difundió extraordinariamente merced a las muchastraducciones que de él se hicieron en lenguas orientales y europeas.Para nosotros tiene una especial importancia la versión árabe queAbdalla ben Almocafa realizó a mediados del siglo VIII, pues de elladeriva la antigua versión castellana que publicamos.En la nota final de nuestro texto se afirma también esta procedencia,aunque añadiendo que se hizo por intermedio del latín. Podríamosdarle crédito, aunque sea difícil admitir esta supuesta versiónintermedia, si aquella nota no fuese en todas sus partes inexacta, lo quenos lleva a declararla apócrifa, pues también atribuye la traducción aAlfonso X. No es este el único caso de atribuciones semejantes. Laenorme fama alcanzada por el sabio monarca, impulsor de la poesía, dela legislación, de la historia, de las ciencias, moldeador del idioma, alque dio una flexibilidad capaz de expresar con épicos acentos losinstantes más inspirados de nuestras gestas, capaz de traducir a Ovidiocon elegancia y emoción, capaz de dar nuevo calor a las páginasbíblicas, esa fama bien merecida atrajo hacia él la atribución de obrasanónimas, ya por el solo antojo del copista firmante del códice, ya porel más inteligente deseo de dar autoridad a las obras salidas de manosignoradas. Pero Alfonso X no aprovecha esa traducción en su «GeneralEstoria» o historia universal, redactada hacia 1270, donde da aconocer otro texto distinto del capítulo I del CALILA, y de existiraquella sin ningún género de duda la hubiera aprovechado, sin tenerque recurrir a otra nueva. Quizá por esta misma razón halla querectificar también la fecha de 1251 que da la nota final que discutimos,y adelantarla en unos treinta años más.Claro es que en la complicada transmisión de la obra fue éstamodificándose con adiciones, amplificaciones y retoques. Aparte de latransformación de detalles, alterando y suprimiendo todo aquello quepodía chocar a hombres de otras latitudes para ir acomodando el libroa las distintas civilizaciones, los traductores, aunque no todos ni conmucha frecuencia, superpusieron algo propio. Y así el libro, quecomenzó por estar constituído por doce capítulos, llega en la versióncastellana a tener diez y ocho.El título proviene de los nombres dados a los protagonistas -doslobos cervales- de una larga historia de infidelidad y ambición,comprendida en nuestros capítulos III y IV. Las demás narraciones nose relacionan con esta primera, y sólo sustentan la unidad de ser, comoella, rimeros de fábulas y consejos. Este título, al parecer, tiene tanlarga vida como el libro mismo.La ficticia unidad hállase asegurada por las palabras que Berzebueyy los sucesivos interpoladores han puesto en boca de un rey queinquiere y da a su interlocutor, el filósofo, como pie forzado, el tema delapólogo siguiente, que éste desarrolla desprendiendo los consejospropios para el rey. Del nombre siriaco de este filósofo, Bidwag, nacióel de Bidbai, Pilpai o Bidpai, al que se le supuso escritor indio.Ya dentro de aquella fábula principal, los personajes mismos relatannuevos cuentos; poco a poco se pierde el hilo de la primitiva historia,hasta que un personaje lo recoge para volver a dar vida a otras nuevasmoralizaciones. Esta concatenación produce alguna fatiga, y no es ni lomás claro ni lo más apropiado a nuestro sistematizado modelo de unanarración única; pero el procedimiento ha sido eterno, y aunque nuncallegó a los extremos de los fabulistas indios, ha producido, sinremontarnos mucho en nuestro recuerdo, la interpolación dentro del«Quijote», de novelas tan deliciosas como la del cautivo capitán o la del«Curioso impertinente».Los protagonistas de todos estos cuentos son animales, pues laspersonas -rey, filósofo, brachmanes- tienen un carácter secundario, y sialguna fábula está sólo representada por personajes humanos, es -conlas excepciones consiguientes- porque procede de las interpolacionessucesivas, y más generalmente del traductor árabe, como se puedecomprobar con todos los cuentos comprendidos en nuestro capítulo IV,que fue añadido para éste. Las fábulas indias no hacen, pues, sino darla pauta, que ha de ser seguida con religiosa aquiescencia por todos losfabulistas, hasta llegar a un La Fontaine o un Iriarte.He aquí, pues, en vuestras manos un libro de fama antiquísima yuniversal, un libro cuyo esencial valor reside en presentarnosrecubierta de la pátina literaria la tradición inagotable del pueblo.Cada uno de estos apólogos ha recorrido el mundo por extrañoscaminos y ha surgido aquí y allá como flor imperecedera. Muchos notendrán novedad alguna para un lector moderno; en mil libros, en bocade los maravillosos narradores rústicos que aún quedan, surgen con laviva espontaneidad de la fuente siempre rumorosa. Y así reconoceréis,aunque sea otro el protagonista, la fábula de «La lechera» en el cuentode «El religioso que vertió la miel y la manteca sobre su cabeza». Loexótico de estos apólogos y su mismo recargamiento de máximas ymoralizaciones no empaña en nada lo popular de ellos; se cuentan casitodos con gracia y ligereza, y no hay que enojarse porque la uniformerepetición de la fórmula para intercalar los cuentos dé cierta pesadez ala lectura. A un lector moderno y presuroso no se le podrá pedir que leaeste libro de seguido; por ello he procurado singularizar cada cuento,escondido en los largos relatos, a fin de facilitar su lectura aislada.Bien definida está la moralidad relativa del libro por Gastón Paris,el admirado erudito francés que estudió en la «Histoire Littéraire de laFrance» (París, 1906, tomo XXXIII) con su certero criterio lasversiones del CALILA, a propósito de una de Raimond de Béziers -delsiglo XIV- hecha sobre la castellana. «Sus enseñanzas -dice- son pocoelevadas y bastante vanas; se refieren, casi en su totalidad, a estospreceptos: hay que ser prudentes, ceder a la fuerza, saber aprovecharlas ocasiones, y ante todo y sobre todo, hay que desconfiar de todo y detodos. Reconozcamos, sin embargo, que la honestidad se recomiendafrecuentemente y señalemos un rasgo simpático que reaparece a travésde toda la colección, y que es tan propio del carácter indio: la preciadaamistad.»Y otro crítico francés, Derenbourg, el editor de una versión latinadel CALILA, escribe que «las ideas religiosas profesadas en nuestrolibro han permanecido -a través de las distintas nacionalidades y dereligiones diferentes porque ha pasado- sin ningún cambio notable.Dios es uno y todo poderoso, recompensa el bien y castiga el mal; laretribución está reservada ciertamente a un mundo futuro; el hombre nosabrá evitar las decisiones del destino, y debe, sin embargo, conducirsecomo si fuera libre. La contradicción entre la presciencia de Dios y ellibre albedrío está planteada en el CALILA y tan imperfectamenteresuelta como en toda la teología medieval. Al lado de estauniformidad, poco importa que se hable por acaso de un religioso o deun confesor, que se cite un versículo del Nuevo Testamento o que seañada un cuento cuyo asunto sea el descanso dominical».La Edad Media vio en este libro una colección de consejossaludables para su rey y para su pueblo, y no vaciló en traducirlo yasimilarlo a la literatura más afortunada del tiempo, la de consejos ycastigos. «El Conde Lucanor», del infante Don Juan Manuel; los«Castigos y Documentos», atribuídos a Sancho IV; el «Libro de losgatos», o de los cuentos; el «Libro de ejemplos por a. b. c.» y otrosmuchos, entre ellos el «De los engaños e los asayamientos de lasmugeres» y también el del Arcipreste de Hita, son muestras variadas yeminentes de la predilección medieval por esta literatura moralizadora,y aún encontraríamos en estos libros y en mayor o menor cantidad elrecuerdo directo o vago de los cuentos del CALILA Y DIMNA.Esta edición se ha hecho sobre las dos anteriores del eruditoamericano Allen (Macon, 1906) y del académico Alemany (Madrid,1915). El primero copió exactamente los dos manuscritos conservadosen El Escorial (ms. A = h. III. 9 y ms. B = x. III. 4); el segundo avalorósu nueva edición con el cotejo del texto árabe y decidió lasdivergencias de los dos manuscritos casi siempre a favor del másextenso, B. Hay otra edición anterior, de Gayangos (Madrid, 1860),que ha sido anulada por estas dos. Procuro en esta mía dar un textoúnico, combinando las lecturas de ambos manuscritos, perodecidiéndome a no alterar el texto de A que me sirve de base, sinocuando el sentido quede incompleto o esté manifiestamente estropeadopor el copista. No me aventuro por mi cuenta a hacer sino lascorrecciones más evidentes, pues todas las restantes están fundadas enlas ediciones anteriores. Los eruditos harán bien en seguir consultandolas citadas ediciones, y en ésta encontrarán un texto modernizado en laortografía, y en el que se destacan unos de otros los diversos cuentos dela colección, a fin de dar facilidad al público a que se dirige estaBiblioteca y para el que también damos un sencillo vocabulario.Antonio G. Solalinde



FABULASCALILA E DIMNAESTE LIBRO ES LLAMADO DE CALILA E DIMNA, EL CUALIntroducción de Abdalla Ben AlmocafaDEPARTE POR EJEMPLOS DE HOMNES, E AVES, EANIMALIAS




Los filósofos entendidos de cualquier ley e de cualquier
lengua siempre punaron e se trabajaron de buscar el saber,
e de representar e ordenar la filosofía; et eran tenudos de
facer esto. Et acordaron e disputaron sobre ello unos con
otros, e amábanlo más que todas las otras cosas de que los
homes trabajan, et placíales más de aquello que de
ninguna juglería nin de otro placer; ca teníen que non era
ninguna cosa de las que ellos se trabajaban, de mejor
premia nin de mejor galardón que aquello de que las sus
ánimas trabajaban e enseñaban. Et posieron ejemplos e
semejanzas en la arte que alcanzaron e llegaron por
alongamiento de nuestras vidas e por largos pensamientos
e por largo estudio; e demandaron cosas para sacar de aquí
lo que quisieron con palabras apuestas e con razones sanas
e firmes; et posieron e compararon los más destos
ejemplos a las bestias salvajes e a las aves.
E ayuntáronseles para esto tres cosas buenas: la
primera, que los fallaran usados en razonar, e trobáronlos,
según lo que se usaban, para decir encobiertamente lo que
querían, et por afirmar buenas razones; e la segunda es,
que lo fallaron por buena manera con los entendidos por
que les crezca el sabor en aquello que les mostraron de la
filosofía cuando en ella pensaban e conocían su entender;
la tercera es, que los fallaron por juglaría a los discípulos e
a los niños. Et por esto lo amaron e lo tovieron por extraña
cosa, et quisieron estudiar en ello e saberlo; que cuando el
mozo hobiere edad: e su entendimiento complido, e
pensare en lo que dello hobiere decorado en los días que
en ello estudió, e asmare lo que ende ha notado en su
corazón, sabrá ende que habrá alcanzado cosa que es más
provechosa que los tesoros del haber et sería atal como el
home que llega a edad e falla que su padre le ha dejado
gran tesoro de oro e de plata e de piedras preciosas, por
donde le excusaría de demandar ayuda en vida.
Pues el que este libro leyere sepa la manera en que fue
compuesto, et cual fue la entención de los filósofos e de
los entendidos en sus ejemplos de las cosas que son ahí
dichas. Ca aquel que esto non sopiere non sabrá que será
su fin en este libro. Et sepas que la primera cosa que
conviene al que este libro leyere, es que se quiera guiar
por sus antecesores que son los filósofos e los sabios, e
que lo lea, e que lo entienda bien, et que non sea su intento
de leerlo fasta el cabo sin saber lo que ende leyere. Ca
aquel que la su intención será de leerlo fasta en cabo, e
non lo entendiere nin obrare por él, non fará pro el leer,
nin habrá dél cosa de que se pueda ayudar.
Et aquel que se trabajare de demandar el saber
perfetamente, leyendo, los libros estudiosamente si non se
trabajase en facer derecho, e seguir la verdat, non habrá
dél fruto que cogiere si non el trabajo e el lacerio.


El hombre
que encontró
un tesoro y es
engañado por
los
cargadores
E será atal como el home que dijeron los sabios que
pasara por un campo, e le apareció un tesoro, et después
que lo hubo, vino un tal tesoro cual home non viera, et dijo
en su corazón: «Si yo me tomare a levar esto que he
fallado, e lo levare poco a poco, facerseme ha perder el
gran sabor que he dello. Mas llegaré peones que me lo
lieven a mi posada, et desí iré en pos dellos.» E fízolo así,
e levó cada uno dellos lo que pudo levar a su posada, e
feciéronlo desta guisa fasta que hobieron levado todo el
tesoro. Et desí esto fecho, fuese el home para su posada e
non falló nada, mas falló que cada uno de aquéllos había
apartado para sí lo que levara, et así non hubo dende salvo
el lacerio de sacarlo. Et esto por cuanto se acuitó, e non
sopo facer bien su facienda por non ser enviso.
Et por ende, si el entendido alguna cosa leyere deste
libro, es menester que lo afirme bien e que entienda lo que
leyere, o que sepa que ha otro seso encobierto. Ca si non
lo sopiere, non le terná pro lo que leyere, así como si home
levase nueces sanas con sus cascas, e non se puede dellas
aprovechar fasta que las parta e saque dellas lo que en
ellas yace.
El ignorante
que quiere
E non sea atal como el home porque decía que quería
leer gramática, que se fue para un su amigo que era sabio,
pasar sabio et escribióle una carta en que eran las partes de fablar, e el
escolar fuese con ella a su posada, e leyóla mucho; pero
non conoció nin entendió el entendimiento que era en
aquella carta, e la decoró, e súpola bien leer. Et acertóse
con unos sabios cuidando que sabía tanto como ellos, et
dijo una palabra en que yerró. E dijo uno de aquellos
sabios: «Tú yerraste en lo que decías, ca debías decir así».
Et dijo él: «¿Cómo yerré? Ca yo he decorado lo que era en
una carta.» Et ellos burlaron dél por que non la sabía
entender, et los sabios toviéronlo por muy gran necio.
Et por esto cualquier home que este libro leyere e lo
entendiere, llegará a la fin de su entención, e se puede dél
aprovechar bien, e lo tenga por ejemplo, et que lo guarde
bien. Ca dicen que el home entendido non tiene en mucho
lo que sabe nin lo que aprendió dello, maguer que mucho
sea. Ca el saber esclarece mucho el entendimiento, así bien
como el olio que alumbra la tiniebla, ca es la escuridat de
la noche. Ca el enseñamiento mejora su estado de aquel
que quiere aprender. Et aquel que sopiere la cosa e non
usare de su saber, non le aprovechará.
El que se
duerme
mientras le
roban
Et es atal como el home que dicen que entró el ladrón
en su casa de noche e sopo el lugar donde estaba el ladrón,
et dijo: «Quiero callar fasta ver lo que fará, e de que
hobiere acabado de tomar lo que quisiere, levantarme he
para gelo quitar.» Et el ladrón andudo por casa, e tomó lo
que falló, et entre tanto el dueño dormióse; e el ladrón
fuese con todo cuanto falló en su casa, et después despertó
et falló que había el ladrón levado cuanto tenía. Et entonce
comenzó el home bueno a culparse e maltraerse, e
entendió que el su saber non le tenía pro, pues que non
usara dél.
Ca dicen que el saber non se acaba si non con la obra.
Et el saber es como el árbol, e la obra es la fruta; e el sabio
non demanda el saber si non por aprovecharse dél. Ca si
non usare de lo que sabe, non le tendrá pro. Et si un home
dijese que otro home sabía otra carrera provechosa, e
andodiera por ella diciendo que tal era, e non fuese ansí,
haberlo hían por simple, et atal como el home que sabe
cuál es la vianda buena e mala, e desí véncele la golosina e
el sabor de comer, e come la vianda mala, e deja de usar
de la buena. Et el home que más culpado es en facer las
malas obras e dejar las buenas, así como si dos homes
fuesen que serviese el uno al otro, e fuese el uno ciego, e
cayesen amos a dos en un foyo; que más culpa habría el
que tenía ojos que non el ciego en caer.
Et el sabio debe castigar primero a sí, e después
enseñar a los otros. Ca sería en esto atal como la fuente
que beben todos della e aprovecha a todos, et ella non ha
de aquel provecho cosa ninguna; ca el sabio, después que
adereza bien su facienda, mejor adereza a los otros con su
saber. Ca dicen que tres maneras de cosas debe el seglar
ganar e dar: la primera es ciencia, la segunda riquezas, e la
tercera codiciar de facer bien. Et non conviene a ningún
sabio profazar de ninguna cosa, faciendo él lo semejante
ca será atal como el ciego que profazaba al tuerto.
Nin debe trabajar provecho para sí por dañar a otro, ca
este atal que esto feciese sería derecho que le aconteciese
lo que aconteció a un home.
El que
queriendo
robar a su
compañero,
resultó
robado
Et dicen que un especiero tenía sísamo, él e un su
compañero, cada uno dellos tenía una bujeta dello, e non
lo había en toda esa tierra más de lo que ellos tenían. Et el
uno dellos pensó en su corazón que furtase lo de su
compañero, et puso una señal sobre una bujeta, en que
estaba el sísamo de su compañero, por que, de que viniese
de, noche a lo furtar, que la conociese por la señal. Et puso
una sábana blanca encima dello por señal. Et descobrió
esto que quería facer a un su amigo, por que fuese con él
de noche a lo furtar. Et el otro non quiso ir con él fasta que
le prometió de darle la meatad dello.
Et después su compañero vino, e falló la sábana
cubierta sobre su sísamo, et dijo: «Verés qué ha fecho mi
compañero por guardar mi sísamo de polvo; púsole esta
sábana, et dejó lo suyo descobierto.» E dijo: «Mas razón
es que esté lo suyo guardado que non lo mío.» Et quitó la
sábana e púsola sobre el sísamo de su compañero. E
después que fue de noche venieron su compañero e el otro
a furtar el sísamo. Et andudo catando e atentando fasta que
topó en la señal que tenía puesta; et entonce tomó el
sísamo que estaba debajo, pensando que era lo de su
compañero, e era lo suyo, e dio la meatad dello a aquel
amigo que entró con él a lo furtar. Et luego, cuando fue de
día, venieron él et su compañero amos a dos a la botica. Et
cuando vio que el sísamo que levara era lo suyo, calló e
non osó decir nada, ca tovo que en saberlo su compañero
era mayor pérdida que el sísamo.
Et pues el que alguna cosa demanda, debe de demandar
cosa que haya fin et término que fenezca; ca dicen que el
que corre sin fin, aína le puede fallecer su bestia. Et es
derecho que non se trabaje en demandar lo que término
non ha, nin lo que otro non hubo ante que él, nin se
desespere de lo que puede ser e puede haber. E que ame
más el otro siglo que a este mundo; ca quien ama a este
mundo poca mancilla ha cuando se parte dél. Et dicen que
dos cosas están bien a cada un home: la una es religión e la
otra es riqueza. Et esto semeja al fuego ardiente que toda
leña que le echan arde mejor.
Et el entendido non se debe desesperar nin desfiuzarse;
ca por aventura será acorrido cuando non pensare.
El pobre que
se aprovecha
de lo que
robaban
Et esto semeja a lo que dicen que era un home muy
pobre, e ninguno de sus parientes non le acorrien a le dar
ninguna cosa. Et seyendo así una noche en su posada vio
un ladrón. Et dijo entre sí: «En verdat non hay en mi casa
cosa que este ladrón tome, nin pueda levar. Pues trabájese
cuanto podiere.» Et buscando por casa qué tomase, vio una
tinaja en que había un poco de trigo. Et dijo entre sí: «¡Par
Dios!, non quiero yo que mi trabajo vaya de balde.» Et
tomó una sábana que traía cobierta, e tendióla en el suelo,
e vació el trigo que estaba en la tinaja en ella para lo levar.
Et cuando el home vio que el ladrón había vaciado el trigo
en la sábana para se ir con ello, dijo: «A esta cosa non hay
sufrimiento. Ca si se me va este ladrón con el trigo, allegar
se me ha mayor pobreza e fambre; que nunca estas dos
cosas se allegaron a home que non lo llegasen a punto de
muerte.» Et desí dio voces al ladrón, et tomó una vara que
tenía a la cabecera del lecho, e arremetió para el ladrón. Et
el ladrón, cuando lo vio, comenzó a fuir, e por fuir
cayósele la sábana en que levaba el trigo, et tomóla el
home e tomó el trigo a su lugar.
Mas el home entendido non debe allegarse a tal
ejemplo como aquéste, et dejar de buscar e facer lo que
debe para demandar su vida; nin se debe guiar por
aquellos a quien vienen las aventuras sin albedrío de sí o
trabajo; ca pocos son los homes que trabajan en demandar
las cosas en que alleguen grandes faciendas. Ca todo home
que entendimiento haya, e pune que su ganancia sea de las
mejores e de las más leales, que esquive todas las que
probó trabajosas e le fecieron haber cuidado e tristeza. Et
non sea tal como la paloma que le toman sus palominos e
gelos degüellan e por eso non deja de facer otros luego. Ca
dicen que Dios, cuyo nombre sea bendicho, puso a toda
cosa término a que home llegue. Et el que pasa dellas es
atal como el que non llegó a ellas, ca dicen que quien se
trabaja deste siglo es la su vida contra sí, et al que se
trabaja deste siglo e del otro es su vida a par de sí o contra
sí.
E dicen que en tres cosas debe el seglar emendar en la
su vida: et afiar la su ánima por ella, la segunda es por la
facienda deste siglo, e por la facienda de su vida e vivir
entre los homes. Et dicen que algunas cosas hay en que
nunca se endereza buena obra: la una es gran vagar; la otra
es menospreciar los mandamientos de Dios; la otra es
creer a todo home lisonjero; la otra es desmentir a otro
sabio. Et el home entendido debe siempre sospechar en su
asmamiento e non creer a ninguno, maguer verdadero sea,
e de buena fama, salvo de cosa que le semeje verdat; et
cuando alguna cosa dudare, porfíe e non otorgue fasta que
sepa bien la verdat. Et non sea atal como el home que deja
la carrera e la ha perdido, e cuanto más se trabaja en andar,
tanto más se aluenga del lugar donde quería llegar; et es
atal como el home que le cae alguna cosa en el ojo, e non
queda de le rascar fasta que le pierde; ca debe el home
entendido creer la aventura, et estar apercebido, e non
querer para los otros lo que non querría para sí.
Pues el que este libro leyere piense en este ejemplo, et
comience en él. Ca quien sopiere lo que en él está,
escusará con él otros, si Dios quisiere.
Et nos, pues leemos en este libro, trabajamos de le
trasladar del lenguaje de Persia al lenguaje arábigo, e
quisimos e tovimos por bien de atraer en él un capítulo de
arábigo en que se mostrase el escolar dicípulo en la
Capítulo I
facienda deste libro; et es esto el capítulo.
Cómo el rey Sirechuel envió a Berzebuy a tierra de India
Dicen que en tiempo de los reyes de los gentiles, reinando el rey
Sirechuel, que fue fijo de Cades, fue un homne a que decían
Berzebuey, que era físico e príncipe de los físicos del regno; e había
con el rey grant dignidad e honra, e cátedra conoscida. Et como
quier que era físico conoscido, era sabio e filósofo, et dio al rey de
India una petición, la cual decía que fallaba en escripturas de los
filósofos que en tierra de India había unos montes en que había
tantas yerbas de muchas maneras, e que si conoscidas fuesen e
sacadas e confacionadas, que se sacarían dellas melecinas con que
resucitasen los muertos; e fizo al rey que le diese licencia para ir
huscarlas, et que le ayudase para la despensa, e que le diese sus
cartas para todos los reyes de India, que le ayudasen por que él
pudiese recabdar aquello por que iba.
Et el rey otorgógelo e aguciólo; et envió con él sus presentes
para los reyes donde iba, segunt que era costumbre de los reyes
cuando unos enviaban a otros sus mandaderos con sus cartas por lo
que habían menester. Et fuese Berzebuey por su mandado, et
andudo tanto fasta que llegó a tierra de India. Desí dio las cartas e
los presentes que traía a cada uno de aquellos reyes, et demandóles
licencia para ir buscar aquello por que era venido. Et ellos diéronle
todos licencia e ayuda. Et duró en coger estas yerbas e plantas
grand tiempo, más de un año, et volviéndolas con las melecinas que
decían sus libros, et faciendo esto con grand diligencia. Desí
probólas en los finados, e non resucitaron ningunos; e entonces
dubdó en sus escripturas, e cayó en grand escándalo, et tovo por
cosa vergonzosa de tornar a su señor el rey con tan mal recabdo.
E quejóse desto a los filósofos de los reyes de India. Et ellos
dijéronle que eso mismo fallaron ellos en sus escripturas que él
había fallado, e propiamente el entendimiento de los libros de la su
filosofía et el saber que Dios puso en ellos son las yerbas, et que la
melecina que en ellos decía son los buenos castigos e el saber, et
los muertos que resucitasen con aquellas yerbas son los homnes
nescios que non saben cuándo son melecinados en el saber, e les
facen entender las cosas, e esplanándolas aprenden de aquellas
Capítulo II
cosas que son tomadas de los sabios, et luego, en leyendo aprenden
el saber et alumbran sus entendimientos.
Et cuando esto sopo Berzebuey buscó aquellas escripturas e
fallólas en lenguaje de India e trasladólas en lenguaje de Persia, et
concertólas. Desí tornóse al rey su señor. Et este rey era muy
acucioso en allegar el saber, e en amar los filósofos más que a otri,
e trabajábase en aprender el saber, et amábalo más que a muchos
deleites en que los reyes se entremeten. Et cuando fue Berzebuey
en su tierra, mandó a todo el pueblo que tomase aquellos escriptos e
que los leyesen, et rogasen a Dios que les diese gracia con que los
entendiesen, e dioles aquellos que eran más privados en la casa del
rey. Et el uno de aquellos escriptos es aqueste libro de Calila e
Dimna.
Desí puso en este libro lo que trasladó de los libros de India,
unas cuestiones que fizo un rey de India que había nombre
Dicelem, et al su aguacil decían Burduben; et era filósofo a quien él
más amaba. Et mandóle que respondiese a ellas capítulo por
capítulo, et respuesta verdadera e apuesta, et que le diese ejemplos
e semejanzas et por tal que viese la certedumbre de su respuesta, et
que lo ayuntase en un libro entero, por que lo él tomase por castigo
para sí, et que lo dejase después de su vida a los que dél
descendiesen.
Et era el primero capítulo del león et del buey, que es después de
la estoria de Berzebuey el menge.
Historia del médico Berzebuey
Mio padre fue de Mercecilia, e mi madre fue de las
fijasdalgo de Azemosuna et de los legistas. Et una de las
cosas en que Dios me fizo merced, es que fui yo el mejor de
sus fijos. Et ellos criáronme lo mejor que pudieron,
gobernándome de la mejores viandas que pudieron fasta que
hube nueve años complidos; et desí pusieron me con los
maestros. Et yo non cesé de continuar en aprender la
gramática et de meter la mi cara a sotileza e a buen
entendimiento, a tanto que vencí a mis compañeros et a mis
iguales et valí más que ellos, e leí libros e conoscí e sope sus
entendimientos, e afirmóse en el mi corazón lo que leí de las
escripturas de los filósofos. Et decoré las palabras de los
sabios, e las cuestiones que facían unos a otros, e las
disputaciones que facían entre sí.
E mantove esto con mi entendimiento e concertélo con la
opinión que yo tenía, et sope que eran acordados en los
cursos del año e de los meses e de los días, e en las naturas
de los cuerpos e en las cosas de las enfermedades e en las
maneras de sus melecinamientos e de su salud. Et pusiéronlo
por escripto e plúgome de lo saber. Et comencé a leer sus
libros fasta que los entendí; et vi las maneras de los cuerpos,
las cosas de las maletías e las maneras del melecinamiento.
Et sope en ello a tanto que me metí a melecinar enfermos. Et
después que lo comencé, di a mi alma a escoger en estas
cuatro cosas que los homnes demandan en este siglo e se
trabajan de las haber e las cobdician. Et dije: «¿Cuál destas
cuatro cosas debo demandar segunt la cuantidad del mi
saber, e cuál es la que me fará alcanzar lo que he menester,
et si lo pudiere haber, deleites o fama o riqueza o galardón
del otro siglo?»
Et vi que demandando ayuntado todas cuatro cosas, el
que demanda llega a cualquier dellas que quisiere. Et fallé
que la melecina era cosa loada cerca de los entendidos, e non
denostada de los sabios e de las leyes e de las setas. Et fallé
que el más santo de los físicos es aquel que non quiere haber
por su física salvo el galardón del otro siglo. Et comedí en
mi corazón, et fallé que todas las cosas en que los homnes se
trabajan son fallecederas. Et yo non vi a ninguno de, mis
antecesores que su allegar lo ficiese durable en este mundo,
nin que lo librase de la muerte e de lo que aviene después
della. Et fallé en los libros de la física quel más piadoso
físico es aquel que primeramente comienza a melecinar su
alma e sus enfermedades; et el que es en mejor estado es
aquel que con su física trabaja en enmendar su estado para el
otro siglo, et que non torna el arte de la física por mercaduría
et por ganar la riqueza deste mundo.
Et el que quiere por su física haber el galardón en el otro
siglo, non le menguaba riqueza en este mundo. Et es en
aquesto atal como el labrador que siembra las legumbres en
la tierra por haber mieses et ha de aquesto cuanto quiere.
Con todo aquesto non le mengua y de haber algunas yerbas
de que se ayude e se aproveche. Et tove por bien de
perseverar en esto por haber galardón en el otro siglo, e
merescimiento de Dios. Et non quise por esto haber el
apostura deste mundo; que sería tal como el mercador
perdidoso que vendió sus piedras preciosas por vedrio que
non valía nada, e pudiera haber del precio dellas grand
riqueza para en toda su vida.
Et comencé a melecinar los enfermos so esperanza del
galardón del otro siglo; así que non dejé enfermo que yo
hobiese esperanza de lo guarescer e de lo sanar de su
enfermedad con mi melecinamiento, que non metiese mi
poder en lo guarescer. Et al que yo por mí mesmo pude
sanar, fícelo e non le metí en mano de otri; et al que non
pude esto facer dejé e su melecinamiento e dejéle las
melecinas que había menester, et non quise haber galardón
nin merescimiento de aquellos a quien esto fice. Et non había
envidia de mis iguales nin de los que habían más haber que
yo, nin del bien que Dios les había dado. Mas era el mío
mayor cuidado e a lo que más me inclinaba e de lo que más
me trabajaba, que pugnase más quél en saber, e en me
trabajar en haber galardón de Dios.
Et estude en esto un tiempo fasta que vencí al saber deste
mundo, et contendí comigo por el algo que veía haber a los
otros. Et yo non quise al salvo contender con mi alma e
defenderla de non se apartar de las cosas que nunca hubo
ninguno que por ellas non apocase su algo e que non
acresciese su lacerio. Et remembraron me las penas que
había de sofrir después que deste mundo partiese por la facer
olvidar aquellas cosas de que había sabor. Et díjele: «¡Ay
alma!, que non has vergüenza de facer comunidad con los
perezosos, nescios, en amar este mundo fallescedero; ca
aquel que alguna cosa ha dél non es suyo nin finca con él, et
non lo aman salvo los engañados negligentes. Conviértete
desta nescedat e desta locura, et métete con toda tu fuerza a
facer algún bien para el otro siglo, et guárdate de lo llevar en
traspaso, e non te asegures en él.
Et miémbrate en cómo en este cuerpo ha muchas
ocasiones et cómo es lleno de malas cosas lijosas; e son, por
todas, cuatro humores que sostienen la vida mezquina que ha
de fallescer, así como el ídolo descoyuntado que cuando sus
miembros son compuestos e puestos cada uno en su lugar,
ayuntan los con engrudo, que los face tener unos con otros, e
cuando es quebrantado el plego cáensele las juntaduras e
desfácese todo: ¡ay alma!, non te engañes en la compañía de
tus amigos e de tus bien querientes e non hayas desto grand
cobdicia; pues que a la fin la tu compañía se ha de partir. Et
esto es atal como la cuchara de palo que es siempre usada en
la calentura e en cabo quiébrase sirviendo e encímase su
facienda a ser quemada en fuego.
¡Ay alma!, no tomes placer en ser ayuntada con tus
querientes e con tus amados en ayuntar haberes,
ayuntándolos por haber amor et gracia de ellos, que serías en
esto atal como el safumerio que quema a sí e han folgura los
homnes con su olor. ¡Ay alma!, non te fíes en las riquezas e
en las dignidades en que se alegran los mundanos; ca éstos
non saben en cuán pequeñas cosas están fasta que las
pierden. Et acaesce así como a los cabellos, que cuando los
homne tiene en la cabeza péinalos e úntalos con las mejores
unturas que puede, et después que son fuera de la cabeza,
halos homne asco de ver.
¡Ay alma!, persevera en melecinar los enfermos e non te
tire dello el afán de la física porque los homnes non lo saben.
Mas asma de un homne que librase a otro de algunt mal o lo
escapase de alguna cuita fasta que lo tornase a la paz e a la
forgura en que era, si este atal debe haber galardón segund
Dios: pues ¿cuánto debe haber de galardón el físico que por
galardón de Dios melecina muchos e los saca de grant
peligro con la ayuda de Dios? ¡Ay alma!, non se te aluengue
el otro siglo por que hayas a enclinar a éste; ca serías en
tomar lo poco e dar por él lo mucho, así como el mercador
que había una casa llena de oro e de plata, et dijo en sí: «Si la
vendiere a peso alongarse me ha», e vendióla a ojo por mal
precio.
Et habiendo esta contienda con mi alma, non falló carrera
ninguna para me vencer, e confesóse e conosció el
menosprecio de aquellas cosas a que se acostaba, e perseveró
en bien por ganar el otro siglo. Et non me estorbó esto de
haber buena parte de este mundo e de la privanza de los
reyes ante que fuese a India; e después que torné hube más
de lo que quería. Et estudié en la física, et fallé que el físico
non puede melecinar a ninguno con melecina que le segure
de enfermedat toda su vida; e non sope cómo el guarescer
toviese pro, non seyendo el homne seguro de non tornar a la
enfermedat, le de acrescentar en otra cosa más fuerte.
Et por ende fallé que las obras del otro siglo son las cosas
que libran a los hornes de sus enfermedades. Et fallé que la
enfermedad del ánima es la mayor enfermedad. Et por eso
desprecié la física e trabajéme de la ley, et hube ende sabor;
e dubdé en la física e non fallé en sus escrituras mejoría de
ninguna ley. Et fallé las leyes mucho alongadas, et las setas
muchas, e aquellos que las tenían habíanlas heredado de sus
padres, et otros que las tenían habidas por fuerza, e otros que
querían haber por ellas este mundo e que se trabajaban a
ganar con ellas en sus vidas, et otros entendidos de simples
voluntades que non dubdan que tienen la verdat, et non
tienen buena razón a quien les ficiese cuestión sobre ello. Et
todos se enfingíen que teníen derecho et que los que contra
ellos eran que yacían en yerro e en perdimiento. Et vi entre
ellos gran contrariedad en el criador et en las criaturas, e en
el comienzo en la fin del mundo.
Et tove por bien de otorgar a los sabios de cada una ley,
sus comenzamientos e ver qué dirían, por razón de saber
departir la verdat de la mentira, e escoger e amparar la una
de la otra; et, conoscida la verdat, obligarme a ella
verdaderamente, e non creer lo que non cumpliese e nin
seguir lo que non entendiese. Et fize esto, et pregunté e
pensé e non fallé ninguno dellos que me diese más que
alabar a sí e a su ley e denostar al agena. Et vi
manifiestamente que se enclinaban a sus sabores, e que por
su sabor trabajaban et non por derecho; et nin fallé en
ninguno dellos razón que fuese verdadera nin derecha, nin tal
que la creyese homne entendido e non la contradijese con
razón. Et después que esto vi non fallé carrera por donde
siguiese a ninguno dellos; et sope que sí yo creyese a alguno
dellos lo que non sopiese, que sería atal como el ladrón
engañado que fabla en un ejemplo.
Del ladrón
a quien
hacen
creer que
Et fue así que andaba una noche, un ladrón sobre una casa
de un homne rico, e facía luna, andaban algunos compañeros
con él. Et en aquesta casa había una finiestra por donde
la luna
sirve de
escala
entraba la luz de la luna al homne bueno. Et despertó el
dueño de la casa e sintiólos e pensó que tal hora non
andarían por sus tejados salvo ladrones. Et despertó a su
muger et díjole: «Fabla quedo, que yo he sentido ladrones
que andan encima de nuestro tejado; et dime cuando los
sintieres cerca de aquí: ¡Ay marido! ¿Non me dirás de qué
llegaste tantas riquezas como habemos? Et cuando yo non te
quisiere responder, sigue me preguntando fasta que te lo
diga». Et fízolo así como le mandó el marido, et oyó el
ladrón lo que ella dijo. Et entonces recudió el home a su
muger: «Tú, ¿por qué lo demandas? Ca la ventura te trajo
grand algo; come, bebe et alégrate, et non me demandes tal
cosa, ca si te lo yo dijere, non so seguro que lo non oya
alguno, e podría acaescer cosa por ello que pesara a mí et a
ti.» Et dijo la mujer: «Por la fe que me debes que me lo
digas, ca non oirá ninguno lo que dijéremos a tal hora». Dijo
el marido: «Yo te lo diré, pues que tanto lo quieres saber.
Sepas que yo non ayunté todas estas riquezas, salvo de
ladronía.» Et dijo la muger: «¿Cómo puede eso ser, ca las
gentes te tenían por homne bueno?»
Et dijo él: «Esto fue por una sabiduría que yo fallé al
furtar, et es cosa muy encubierta et sotil de guisa que
ninguno non sospechaba de mí tal cosa». Et dijo la mujer:
«¿Cómo fue eso?» Respondió él e dijo: «Yo andaba la noche
que facía luna e mis compañeros conmigo, fasta que sobía en
somo de la casa do quería entrar, e llegaba a alguna finiestra
por donde entraba la luna e decía siete veces: «saulan,
saulan.» Desí abrazábame con la luna e entraba por la
finiestra e descendía por ella a la casa, et non me sentía
ninguno cuando caía; e iba de aquella casa a todas las otras
casas. Et después que tomaba lo que fallaba, tornaba al logar
onde descendía, et abrazábame con la luna e subía a la
finiestra; e en este estado gané todo esto que tú vees».
Et cuando esto oyeron los ladrones plógoles mucho dello
et dijeron: «Más habemos ganado desta casa que nos non
queríamos, et deste saber que nos dende habemos, nos
debemos más preciar que de todo cuanto ende ganaremos».
Desí estodieron grande hora quedos, fasta que cuidaron que
el dueño de la casa era adormecido et su muger otrosí, et
después que cuidaron ser ciertos desto, levantóse el cabdiello
dellos et fuese para la finiestra, que estaba en somo de casa,
por do entraba la luz de la luna, et dijo siete veces: «saulan,
saulan», et abrazóse con la luz por descender por ella a la
casa, et cayó cabeza ayuso. Et levantóse el dueño de la casa
et dióle tantos de golpes fasta que le quedó, diciendo el
ladrón: «Yo merezco cuanto mal me has fecho, porque creí
lo que me dijiste et me engañé con vanidat.»
Et yo, después que me guardé de non creer las cosas de
que non era seguro de non caer en peligro de muerte, dejéme
de todas las cosas dubdosas et metíme en facer pesquisas de
las leyes et en buscar las más derechas. Et non fallé en
ninguno de aquellos con quien yo fablé esto, buena respuesta
quel yo debiese creer. Et dije en mi corazón: «Tengo por
seso, pues así es, de me obligar a la ley de míos padres.
«Pero fue buscando si habería a esto alguna escusación e non
la fallé. Et mémbrome el dicho de un homne que comía feo e
era tragón, e dijéronle que comía mal e feo, et él dijo: «Así
comían mis padres e mis abuelos.» E non fallé ninguna
escusación porque non debiese fincar en la ley del padre, et
quíseme dejar de todo e meterme a facer pesquisas de las
leyes e estudiar en ellas. Et estorbóme la fin que es cerca e la
muerte que acaesce tan aína como cerrar el ojo e abrirlo. Et
había fechas algunas obras que non sabría si eran buenas,
onde por aventura mientra me trabajase de pesquerir las
leyes detenerme hía de facer algunt bien, et morría ante que
viese lo que quería.
El amante
que cae en
manos del
marido
Et por ventura, en dubdando, acaescerme hía lo que dicen
que acaesció a un homne que amaba una muger casada. Et
ella había cavado para él un caño de su casa fasta la calle, et
el caño era del pozo cerca; e fizo una puerta al caño porque
si su marido viniese asoras que pusiese ahí su amigo e lo
cerrase dentro. Et acaesció así que un día estando él dentro
con ella dijéronle que su marido estaba a la puerta. Et dijo la
mujer al amigo: «Vete aína por el caño que está cerca del
pozo.» Et él detóvose de ir a aquel logar. Et acaesció que el
pozo era derrundiado. Et él tornóse a ella e díjole: «Ya llegué
fasta el caño e fallé el pozo caído.» Et dijo la muger: «Non te
dije yo del pozo salvo por te guiar al caño. Aguija e vete.» Et
dijo él: «Non debieras tú decir cerca del pozo, pues yo había
de ir al caño.» Dijo ella: «Ve e deja la locura de ir e
devenir.» Dijo él: «¿Cómo iré, habiéndome tú conturbado?»
Et non cesó de decir fasta que entró el marido e prendiólos, e
firiólos muy mal, e llevólos a la justicia.
Así yo temíme de ir acá e allá e después ser preso por mi
culpa, et hube por bien de non me temer de aquello de que
me temía, et tove me por pagado de toda obra que solamente
las almas testiguan que es buena en que se acuerdan las
almas de las leyes. Et detove mi mano de ferir, e de aviltar, e
de robar, et de furtar, e falsar. Et guardé el mi cuerpo de las
mugeres, e mi lengua de mentir e de toda razón que daño
fuese a alguno. Et detóveme de facer mal a los homnes nin
de burlar e escarnecer de ninguno, et de cuantas malas
costumbres pude. Et trabajéme con mi razón de non querer
mal a ninguno e de non desmentir la resurrección nin el día
del juicio, et el galardón e la pena.
Et con esto asosegué e aseguré mi corazón. E vi que non
hay ningund amigo tal como facer buena vida, et vi que era
ligera de ganar cuando Dios quiere ayudar, et vi que es grand
bien a quien la face, e que es mejor cosa que el tesoro que el
padre e la madre le dejan, et que non mengua por la
despender, ante se face más fermosa e más nueva. E fallé
que el homne que desprecia la bondad e la fin della, que le
non destorba della salvo el flaco entendimiento.
El que
desea
hacer tallar
una piedra
y se le va
el tiempo
en oír
cantar al
jornalero
Et es tal en perder e despender lo suyo como un mercador
que dicen que había piedras presciosas, et aquiló un homne
que gelas foradase e adobase por cient maravedís, e llevólo
para su casa. E entrando por casa vido un salterio e atoleólo,
e díjole el señor de la posada si lo sabía tañer. Dijo él: «Más
que tú non piensas.» Et era gran maestro de le tañer. Et díjole
el mercador: «Toma e táñelo.» Et tomó el homne el salterio e
comenzó a lo tañer muy bien fasta la noche. Et dejó el
mercador la caja de las piedras abierta et comenzó de folgar
e de reír oyendo aquel tañer. Et desque fue noche dijo el
homme: «Págame mi jornal.» Dijo el mercador: «Non feciste
cosa por que merezcas jornal.» Dijo el homne: «Yo fize lo
que tú me mandaste facer.» E por razón hubo le a dar los
cient maravedís e quedaron sus piedras por adobar.
E cuanto más pensé en las cosas deste mundo e en sus
sabores, tanto más lo desprescié; e tove por bien de me
amparar con la religión e despreciar este mundo. Et vi que la
religión enderesza carrera para el otro siglo, así como
endereszan los buenos padres a sus fijos para vevir. Et vi que
en la religión pensar es bien; por que el que en ella pensare
homíllase e tiénese por pagado con lo que ha, e enriquece e
plácele con lo que Dios face, e pierde cuidado e despójase
deste mundo e estuerce del daño que desecha sus sabores, e
fácese manso; e es librado de sus dolores e menosprecia la
envidia e muéstrasele el amor e la caridat, e es su alma
tendimiento, e vee la paz; e es seguro de ser non tentado. Et
cuanto más pensé en la religión tanto más me pagué della,
tanto que cuidé ser dellos. Desí temí me que non podría
sofrir la su vida, e que me tornaría a la costumbre en que
fuera criado, e non fue seguro que si me dejase del mundo e
tomase religión que lo non pudiese complir, e dejaría algunas
cosas que tenía comenzadas, de que habría provecho.
El can
engañado
por el
reflejo
agua
Et sería en esto atal como un del can que dicen que iba
por un río e llevaba una pieza de carne en la boca, e vido la
sombra que facía. Et por abarzar la sombra abrió la boca e
cayósele la que llevaba, e llevógela el agua e non falló cosa
ninguna.
Onde hube muy grant pavor de la religión. Temí me de la
non poder sofrir e non osé fincar en el estado en que estaba.
Desí pensé en asmar cuál era más fuerte cosa: en me temer
de non poder sofrir la religión e la vida que le pertenesce por
el desabor e por el angostura que en ella ha, e en lo que
contesce al seglar de tribulaciones. E vi que non es ningunt
sabor nin deleite en este mundo que se non torne en desabor
et que non sea con dolor. Onde el mundo tal es como el agua
salada, que cuanto más el homne bebe della, tanto más sed
mete. Et es tal como el hueso en que el can falla que se le
quebrantan las encías et revienta la sangre, e cuanto más roe
tanto más sangre le sale. Et es tal como el milano que busca
la carne, et después que la tiene, ayúntanse las aves a él e
non cesa de fuir e de trabajar fasta que gela facen echar
después que la falla con trabajo. Et es atal como la jarra de la
miel, que yace en ella en su fondón muerte supitaña. Et es tal
como los sueños del que duerme, que le facen alegría en
soñando, e cuando despierta pierde el sabor por que non falla
nada. Et es tal como el relámpago que alumbra un poco e
vase luego, e queda el que lo atiende en tiniebla. Et es atal
como el gusano del sirgo, que cuanto más teje sobre sí, tanto
más se aluenga de la vida.
Et cuando pensé en estas cosas et torné en mi escoger la
religión e me enclinar a ella, contradije me, et dije: «Esto
non vale cosa, fuir del siglo a la religión e de la religión al
siglo.» Et si yo pensare en la estrechura de la religión, seré
cada día movedizo. Et sería en esto tal como un alcalde de
Marne, que oyó a un abogado que llegó antél, e libróle lo que
pidió luego; et después oyó al otro e libró contra el primero.
Et pensé en la laceria e en la angostura de la religión e dije
así: «¡Oh, qué pequeña es esta laceria para haber por ella la
folgura perdurable!» Et pensé en los deleites deste mundo de
que ha sabor el ánima e dije: «¡Oh, cómo esto es agora más
fuerte de que lleva al ánima a la pena perdurable!» Et dije:
«Non debe homne tener por dulce una poca de dulzor que
trae grant amargura». Et dije: «Si algunt homne me mostrase
que veviría ciento años e que non pasase ningunt día que me
non despadazasen todo e después recucitase, et fuese así
penado cada día, en pero con tal postura que complidos los
ciento años que fuese librado de toda pena e que tornase
alegría e folgura perdurable, lo debía facer. Pues ¿cómo non
puedo sofrir unos pocos de días que viva en religión e sufra
un poco de desabor?»
Ca non es este mundo lleno salvo de tribulaciones e de
pena, et non se envuelve el homne con todo esto salvo en
mal desque es concebido en el vientre de su madre fasta que
cumple sus días. Ca nos fallamos en la escritura de la física
que la esperma de que es engendrado el fijo, que es complido
de sus miembros cuando cae en la madre de la muger, e se
vuelve con la esperma della e con su sangre, e espésase e
mézclase, e desí el aire masa aquel esperma e aquella sangre
fasta que lo torna tal como el suero; desí tórnalo tal como la
cuajada espesa, e desí de parte e devisa sus miembros a sus
tiempos. Et si es macho tiene la cara con el espinazo de su
madre, e cúmplese la su forma e la su criazón en cuarenta
días; et si es muger tiene la cara con el vientre de su madre, e
cúmplese la su criazón a sesenta días, e tiene las manos sobre
las mejillas e la barba sobre los hinojos, et está encogido en
su mantillo así como si fuese envuelto en un bolsa e respira
por un sospirón con muy grand pena, e non ha en él miembro
que non semeja, atado, e está ligado de su ombligo fasta el
ombligo de su madre, o con él chupa e bebe de la vianda que
toma su madre. Et en esta guisa está en la tiniebla e
angostura fasta el día que nasce.
Et cuando viene a sazón del parto, apodera Dios a la
criatura en la madriz de su madre; e esfuérzase a mover e
enderesza su cabeza contra la salida. Et siente en la salida lo
que siente el que tiene deviesos cuando gelos abren. Et
después que cae en tierra e le tañe el aire e la mano, siente
dolor, lo que siente el que es desollado de su cuero. Desí
vive en muchas maneras de pena, así como si ha fambre e
non le dan a comer, e si ha sed e non le dan a beber, o si ha
dolor e non le acorren. E non se puede amparar de lo que
siente cuando lo alzan o lo envuelven o lo desenvuelven o lo
untan o lo salvan, et cuando ha sed e le dan a comer e ha
fambre et le dan a beber, o cuando quiere yacer de costado e
lo echan de vientre, e otras muchas maneras de penas que ha
mientra mama. Et después que es librado de la pena del
mamar métenlo a la pena del aprender a leer e a estar
apremiado de su maestro, e siempre ha ende muchas maneras
de penas.
Et cuando llega a edad de casar, casa, e entra en el
cuidado de la muger e de los fijos e de llegar haber, e en la
malicia e en la cobdicia et en los peligros de ganar algo para
mantener su casa; e en todo esto lidian con él cuatro
enemigos, es a saber: la cólora, e la sangre, e la flema, e la
malenconía, que son tósigo mortal e víboras mordederas; et
el miedo de los homnes e de las bestias fieras, e la calentura,
e el frío, e el viento , e la lluvia, e otras muchas maneras de
penas, e la vejez a los que a ella llegan. De más, si todos
aquestos peligros non hobiese e fuese seguro de estorcer
dellos e le asegurasen dellos en guisa que dello non hobiese
miedo, si non de la hora en que viene la muerte, et se parte
del mundo e se miembra de lo que ha en ella e en apartarse
de sus amigos e de sus fijos, e de todas aquellas cosas de que
era escaso en este mundo, et de como es la grant pavor
después de la muerte, debía ser contado por desacordado e
por homne que ama dolor el que alguna arte non ficiese con
que lo non estorciese, e se non dejase de las sabores deste
mundo por ello. Et cuando ha andado en este mundo, torna
viejo et ha escosa e e desabrida vida.
Ca el rey, maguer sea bien mesurado, e enviso, e
apercebido, e de gran poder, e de noble corazón, et
pesqueridor de derecho, et de buena vida, e verdadero, e
acucioso, e esforzado, e de buen recabdo, e requeridor de las
cosas que debe, et entendido, e cierto, e agradecedero, e
agudo, e piadoso, e misericordioso, e manso, e conocedor de
los homes e de las cosas, e amador del saber e de los sabios e
de los buenos, e bravo contra los malfechores, non envidioso
nin refez de engañar, facedor dalgo a sus pueblos, aun
habiendo todo esto, veemos que el tiempo va atrás en todo
lugar; así que semeja que las cosas verdaderas son
espendidas e amanecieron perdidas; e semeja que el bien
amaneció perdido e el mal fresco; e semeja que la mala vida
amaneció reyendo e la buena llorando; e semeja que la
justicia amaneció estropezando et la injusticia ensalzándose;
et semeja que el saber amaneció soterrado e la necedad
esparcida; et semeja que el amor amaneció caído et la
malquerencia avivada; et semeja que la honra es robada a los
buenos et es dada a sabiendas a los malos; e semeja que la
traición amaneció despierta e la lealtad adormida; e semeja
que la mentira nació frutuosa e la veradad seca; e semeja que
la franqueza amaneció estragada et la escaseza mejorándose;
et semeja que la verdat es ida tropezando et la falsedat
retozando e trobejando; et semeja que amaneció
menospreciar el juicio e seguir las voluntades; et semeja que
amaneció el tuerto e el que fizo el mal detardándose de facer
la emienda; et semeja que la cobdicia amaneció tragando de
todas partes e la gracia desconocida; et semeja que los males
amanecieron pujando al cielo e los bienes decendiendo a los
abismos; et amaneció la grandez derribada de lo más alto al
fondón de lo más bajo; et amaneció la menudez honrada et
amanesció el poder mudado de los virtuosos a los viciosos.
Después que hube pensado en las cosas deste mundo, et
que el home es la más noble criatura et la mejor que en este
mundo sea; desí como está en tal estado et non se convuelve
sinon en mal, nin es conocido en ál, et sope que non es
ninguno que algún poco de entendimiento haya que esto non
entienda, et que non busque arte para se guardar, et
maravilléme ende, et pensé e vi que los non detiene de
facerlo sinon un poco de deleite de comer, et de beber, e de
ver, e de oír; e por aventura non han desto asaz; empero lo
que los destorba de pensar de sí e de trabajarse de estorcer,
poca cosa es.
El que
pasa de un
peligro a
otro
Et busqué ejemplo e comparación para ello, et vi que
semejan en esto a un home que con cuita e miedo llegó a un
pozo e colgóse dél, e trabóse a dos ramas que nacieran a la
orilla del pozo e puso sus pies en dos cosas a que se afirmó e
eran cuatro culebras que sacaban sus cabeza de sus cuevas;
et en catando al fondón del pozo vio una serpienta la boca
abierta para le tragar cuando cayese, et alzó los ojos contra
las dos ramas, e vio estar en las raízes dellas dos mures, el
uno blanco e el otro negro, royendo siempre que non
quedaban; et él pensando en su facienda e buscando arte por
do escapase, miró a suso sobre sí, e vio una colmena llena de
abejas en que había una poca de miel et comenzó a comer
della, e comiendo olvidósele el pensar en el peligro en que
estaba, et olvidó de como tenía los pies sobre las culebras e
que non sabía cuándo se le ensañarían, nin se le membró de
los dos mures que pesaban de tajar las ramas, et cuando las
hobiesen tajadas que caería en la garganta de la serpienta. Et
seyendo así descuidado e negligente acabaron los mures de
tajar las ramas, et cayó en la garganta del dragón et pereció.
Et yo fice semejanza del pozo a este mundo que es lleno de
ocasiones e de miedos; e de las cuatro culebras a los cuatro
humores que son sostenimiento del home; et cuando se le
mueve alguna dellas es le atal como el venino de las víboras
o el tósigo mortal. Et fice semejanza de los dos ramos a la
vida flaca deste mundo, et de los mures negro y blanco a la
noche e al día, que nunca cesan de gastar la vida del home; e
fice semejanza de la serpienta a la muerte, que ninguno non
puede escusar; e fice semejanza de la miel a esta poca de
dulzor que home ha en este mundo, que es ver, e oír, e sentir,
e gostar, e oler, e esto le face descuidar de sí e de su
facienda, e fácele olvidar aquello en que está et fácele dejar
la carrera por que se ha de salvar.
E tornóse mi facienda a querer ser religioso, e emendar
mis obras cuanto podiese por que fallase ante mí anchura sin
fin en la casa de Dios adonde non mueren los que ahí son,
nin acaecen ahí tribulaciones; et así habría guardado mi parte
para folgar, et sería seguro de mi alma ante que moriese; et
saber esto es muy noble cosa. Et perseveré en este estado atal
et tornéme de las tierras de India a mi tierra, después que
hube trasladado este libro, et tove que traía algo en él para
quien le entendiese, et rogué a Dios por los oidores dél que
fuesen entendedores de las sus sentencias et del meollo que
yace en ellas.
Et Dios nos deje acabar en su servicio.
Capítulo III
Del león e del buey e de la pesquisa de Dimna e de Calila
Dijo el rey a su filósofo: «Esto oído lo he; dame agora
ejemplo de los dos que se aman, e los departe el mesturero,
falso, mentiroso, que debe ser aborrecido como la
vigambre, et los face querer mal, e los trae a aquello que
querrían ser muertos antes, et han de perder sus cuerpos e
sus almas.» Dijo el filósofo: «Señor, cuando acaesce a dos
homnes que se aman que el falso mesturero anda entre
ellos, van atrás, e depártase e corrómpese el amiganza que
es entre ellos. Et esto semeja lo que acaesció al león e al
buey.» Dijo el rey: «¿Cómo fue eso?»
Un rico
mercader
aconseja a
sus hijos que
no sean
pródigos
Dijo el filósofo: «Señor, dicen que en tierra de Gurguen
habla un rico mercader e había tres fijos. Et después que
fueron de edad metiéronse el gastar el haber de su padre, e
malbaratallo, e non se entremetían de ganar.
Et el padre, con dolor del amor que les habla, castigólos e
díjoles: «Fijos, sabed que el seglar demanda tres cosas que
non puede alcanzar si non con otras cuatro; e las tres que
demanda son éstas: abondada vida, e alguna dignidad entre
los homnes, e ante poner buenas obras para el otro siglo. Et
las cuatro que ha de menester para alcanzar estas tres, son
éstas: ganar haber de buena parte, e mantenello bien e facer
le facer fruto, e despendello en las cosas que emiendan la
vida, e vevir a placer de los parientes e de los amigos, e que
torne con alguna pro para el otro mundo. E quien
menosprecia alguna déstas non alcanza lo que desea; ca si
non ganare non habrá haber en que viva; et si hobiere
haber, e non le ficiere facer fruto, aína se debe acabar por
poco que despienda; así como el conlirio de que non toman
si non un poco dello, et con todo eso acábase. Et si le
ficiere facer fruto e non lo diere en los lugares que debe,
será contado por pobre que non ha haber; et esto non lo
quitará que lo non pierda, así como la tina de agua en que
caen las aguas que si non fallan salida fínchese, e hase de
verter por muchas partes, et con todo esto podresce e vase
el agua que está en ella a perdición».
Comienza la
historia de
Senceba
Desí los fijos del mercader castigáronse e ficieron
mandamiento de su padre. Et fuese el mayor dellos con su
mercaduría a una tierra, e traía consigo una carreta con dos
bueyes; et al uno decían Senceba e al otro Bendeba. Et
cayó Senceba en un silo que había en aquel lugar. E
sacáronlo, e fue tan maltrecho de la caída, que llegó a
muerte. Et el mercader dejólo con uno de sus homnes, e
mandóle que lo pensase bien, e si guaresciese que gelo
llevase. Et el otro enojóse de lo guardar e dejolo, e fuese
para do iba su amo, e díjole que el buey era muerto.
Et desí salió Senceba de aquel lugar, e andudo tanto que
llegó a un plado verde e vicioso, que por su ventura le
había de contescer de llegar ahí.
El que por
huir de un
peligro cae
en otro
Et dicen que en el prado que él primeramente andaba,
que un homne cogía yerbas e vino un lobo por detrás a él
por le morder. E él, cuando lo sintió, comenzó a fuir. Et
vido que en un río que estaba que había una puente
quebrada, e dijo: «Si aquí estó, recelo del lobo, e si paso el
río, lieva mucha agua e non sé nadar.» Et acordó de se
echar al agua, e fizo lo así. Et él yendo por el río que se
quería afogar, viéronlo unos homnes de un aldea que estaba
cerca e corriéronle e sacáronlo, e leváronlo al lugar. E
arrimóse a una pared; et después que fue sano del peligro
del agua, cayó la pared sobrél et matólo, e non pudo
fallescer a la ventura, bien así como Senceba.
E a poco de tiempo engordó Senceba, e embraveció. Et
cerca de aquel plado había un león, que era rey de todas las
alimanias; e en aquel tiempo estaban con el león muchas
dellas. Et este león era muy lozano. E cuando oía la voz de
como el buey bramaba, en que non tal cosa había oído,
espantábase mucho; mas non que ría que gelo sopiesen sus
vasallos, et estovo quedo en su lugar. Et entre los otros
vasallos que él allí, tenía, había. dos lobos cervales, et al
uno decían Dimna e al otro Calila, e eran muy ardides e
agudos, e era Dimna de más noble corazón e de mayor
facienda, e el que menos se tenía por pagado del estado en
que era; et el león non los había conoscido nin eran de la
privanza fasta allí.
Dijo Dimna a Calila: «Ya vees cómo está el león en su
lugar pecachado, que non se mueve nin se solaza como
solía facer.» Dijo Calila: «E tú, hermano, ¿qué has que
preguntas lo que non has menester, nin te tiene pro en lo
preguntar? Nos estamos en buen estado, e estamos a la
puerta de nuestro rey, e tomamos lo que queremos, e non
nos fallece nada de lo que habemos menester, e non somos
de los que fablan con el rey sus fechos. E déjate desto, e
sabe que el que se entremete de decir e de facer lo que non
es para él, que le acaesce lo que acaesció a un simio artero
que se entremetió de lo que non era suyo, nin le
pertenescía.» Dijo Dimna: ¿Cómo fue esto?»
Del simio y
la cuña
Dijo Calila: «Dicen que un simio vido unos carpinteros
aserrar una viga, e estaba el uno encima; e como iban
aserrando metían una cuña e sacaban otra por aserrar
mejor. Et el simio vídolos, e en tanto que ellos fueron
comer, subió el simio encima de la viga e asentóse encima
e sacó la cuña. E como le colgaban los compañones en la
serradura de la viga, al sacar de la cuña apretó la viga e
tomóle dentro los compañones, et machucógelos, e cayó
amortecido. Desí vino el carpintero a él, e lo que le fizo fue
peor que lo que le acaesció.»
E dijo Dimna: «Entendido te he lo que me dejiste e oí el
ejemplo que me dejiste; mas todos los que a los reyes se
llegan non lo facen tan solamente por fenchir sus vientres,
que los vientres en cada lugar se pueden fenchir; mas
trabaja el homne en mejorar su facienda, por que haya
lugar de facer placer a sus amigos, e el contrario a sus
enemigos. Et los homnes viles son aquellos que se tienen
por abondados con poca cosa, e alégranse con ella así como
con el can que falla el hueso seco e se alegra con él. Et los
homnes de grant corazón non se tienen por pagados de lo
poco; ante trabajan que sus corazones lleguen a lo que
quieren, así como el león que prende la liebre, e cuando vee
al cabrón déjala e va en pos dél. Et ¿non vees que el can
non quiere mover su cola, fasta que le echan el pan? ¿Et el
elefante joven desque conosce su fuerza, e le lievan la
vianda, es tanto sañoso, e non la quiere nin la come fasta
que lo falagan e lo alimpian? Onde quien vive en grand
medida a honra de sí e de sus amigos, maguer poco viva, de
luenga vida es; et el que vive en angostura faciendo poco
algo a sí e a sus amigos, aunque mucho viva, de poca vida
es. Que dicen en algunos ejemplos que al que es mal
andante dura toda su vida en pobredat, e que non ha
cuidado si non de su vientre, aquel es contado con las
bestias nescias.»
Dijo Calila: «Entendido he lo que me dejiste, mas torna
en tu entendimiento, e sabe que cada un homne ha su
medida e ha su prez; et cuando se quiere tener con ella,
débese tener por pagado con ella. E nos non habemos por
que nos quejar deste estado en que estamos, ca
cúmplenos.» Dijo Dimna: «Las dignidades e las medidas
de los homnes son comunas e son contrarias; así como el
homne de grant corazón puja de la vil medida a la noble, e
el homne de vil corazón abaja del alta medida a la vil. Et
pujar a la nobleza es muy noble cosa e grave; ca abajarse
della es vil cosa e rafez. Et es así como la piedra pesada
que es muy grave de alzar et de la tener; e es muy rafez de
la derribar e dejar caer.» Et dijo: «Por esto nos habemos de
trabajar mucho por haber de las mayores dignidades con
nuestros grandes corazones, e non estar en este estado,
podiéndolo guisar.»
Dijo Calila: «Pues ¿en qué acuerdas?» Diz Dimna:
«Quiérome mostrar al león en tal sazón, ca él es de flaco
consejo e de flaco corazón e es escandalizado en su
facienda con sus vasallos, e por aventura en llegándome a
él en este punto habré dél alguna dignidat o alguna honra e
habré dél lo que he menester.» Dijo Calila: «¿Ónde sabes
que el león está así como tú dices?» Et dijo Dimna:
«Cuidol, e tengo que es así, que el homne agudo, de buen
entendimiento, a las veces sabe el estado de sus amigos e
su poridat, por lo que le semeja e por lo que vee de su
estado e de su facienda, e poniendo se en ello sábelo
cierto.» Dijo Calila: «¿Cómo esperas tú haber dignidat del
león non habiendo tú nunca habido compañía nin privanza
de ningunt rey nin sabiendo lo servir nin sabiendo lo que le
place de sí nin de los otros?» Dijo Dimna: «El homne
valiente so la grant carga, maguer que le apesgue,
levántase, e la grant carga non alza al homne valiente nin al
pesado; nin en el homne vil non ha obra nin cuidado. Et el
homne homildoso e blando, non ha quien lo reprenda. Et
ante pruebe homne las cosas que se ponga a ellas; et yo
quiero probar ésta para mejorar la mi facienda e la tuya.»
Dijo Calila: «El rey non honrará al atrevido por su
atrevencia, mas honra al verdadero e al cercano dél. Ca
dicen los sabios que el que es de la compañía del rey e de la
muger, que non lo allegan a sí por mayor bondat, mas por
que está, más cercano que otro; bien así como la vid que se
non traba al mayor árbol, mas al que más acerca le está.
¿Qué te semeja? Si el león non te llegare así, nin pudieres
fablar cuando quisieres con él, ¿qué será de ti?» Dijo
Dimna: «Así es como tú dices; mas sepas que los que son
con el rey non fueron con él siempre, mas con su femencia
alcanzaron las dignidades del rey; e son con él e lléganse a
él después que son llueñe dél. Et yo trabajar me he de facer
otro tal, e guisaré cómo llegue a ello; ca dicen que non es
ninguno que llegue a la puerta del rey e dure y mucho
consentido a ser mal traído e empujado, e sufra mucho
pesar, e encubra su facienda, e traiga su facienda
mansamente, que non llegue a lo que quiere.»
Dijo Calila: «Pongamos que has llegado al león, ¿cómo
trairás tu facienda con él o con los que has esperanza de
haber dignidat?» Dijo Dimna: «Si me yo hobiese llegado al
león, e conosciese sus costumbres, guisaría como siguiese
su voluntad, e que non fuese contra él, así que cuando
quisiese facer alguna cosa derechamente afincárgela hía
fasta que la ficiese e que acresciese su placer en ella e la
cumpliese; et cuando quisiese facer alguna cosa que yo
entendiese que le podría traer daño, facer lo hía entender el
mal que hobiese, lo más manso que yo pudiese. E yo he
esperanza quél será mejor servido que de otros algunos, ca
el homne faldrido e sabio e manso, si quisiese desfacer la
verdat et averiguar la mentira, a las veces facer lo hía, así
como el buen pintor que pinta las imágenes en la pared que
semejan a homne que sale della, et pintan otras que
semejan eso mesmo e non es así».
Dijo Calila: «Pues esto tienes así a corazón, quiero te
facer temer servicio del rey por el grant peligro que y ha.
Ca dicen los sabios que tres cosas son a que se non atreve
si non homne loco, nin estuerce dellas si non el sabio: la
una es servir rey, la otra es meter las mugeres en su poridat,
la tercera beber vidigambre a prueba. Et los sabios facían
semejanza del rey e de su privanza al monte muy agro en
que ha las sabrosas frutas, et es manida de las bestias fieras;
onde subir a él es muy fuerte cosa; et estar sin el bien que
en él ha es más amargo e más fuerte.»
Dijo Dimna: «Entendido he lo que dejiste. Dices verdad
en cuanto dices; mas sepas que quien non se entremete a
los grandes peligros non ha las cosas que cobdicia, et quien
non anda las luengas carreras non ha las granadas cosas. Et
quien deja las cosas onde habría por aventura lo que quiere,
e con que allegaría a lo que le fuese menester, con miedo e
con pavor, non habrá granada cosa, nin pujará a nobleza. Et
dicen que tres cosas son que non puede facer ninguno si
non con ayuda de noble corazón, e a gran peligro: la una es
oficio del rey, la otra mercaduría sobre mar, e la otra lidiar
con enemigo. Et dicen los sabios otrosí, que el homne de
noble corazón non debe ser visto si non en dos lugares,
quel non pertenesce ser en otros: o ser con los reyes muy
honrado, o ser con los religiosos muy apartado; así como el
elefante que solamente su beldat e su fermosura es en dos
lugares: o en el campo seyendo salvage, o seyendo
cabalgadura de los reyes.» Dijo Calila: «Hermano, Dios te
lo encime en bien esto que tú quieres facer.»
Desí fuese ende Dimna, e salvó al león. Dijo el león a
los que estaban cerca dél: «Quién es éste?» Et ellos dijeron:
«Éste es fulán, fijo de fulán.» Díjoles el león: «Yo conoscí
a su padre.» E llególo a sí, e demandol e díjol: «¿Dónde
eres?» Dijo Dimna: «Nunca me quité de tu puerta, a
esperanza que acaescería alguna cosa en que te ayudases de
mi por tuyo consejo. Ca a las veces acaescen algunas cosas
a los reyes en que han menester por ventura a los flacos e a
los menospreciados. Et el tal homne non es menospreciado,
por haber en él alguna pro; ca el fuste que yace en tierra,
ayuda se homne dél a las veces para rascar su oreja, e
álzalo de tierra, e ráscala con él, o para ál: cuanto más el
animal que es sabidor de las cosas.» Cuando el león oyó lo
que decía Dimna, pagóse dél, e plogóle, et hubo esperanza
que habería en él buen consejo e buen castigo. Et dijo a los
que estaban con él: «El homne sabio, e de noble corazón, e
bueno, e agudo, maguer sea de menor guisa e de baja
dignidat, la nobleza de su corazón non quiere fueras
parescer et mostrarse; así como la centella del fuego que
homne asconde, e ella non quiere si non acenderse.»
Pues que entendió Dimna que el león se pagara dél, e le
pluguiera lo quél decía, dijo: «Los pueblos de los reyes e
los de su corte, tenudos son de le facer entender las
noblezas de sus corazones, e su saber, e de le dar leal
consejo, e amarlo. Ca él non los porná en las dignidades
que deben e que merescen si non por esto, así como la
simiente soterrada, que ninguno non sabe su bondat fasta
que sale e paresce sobre la tierra. Et el rey debe pujar a
cada uno a su dignidat segunt su consejo, e segunt el
provecho e la nobleza del corazón, e la lealtad que en él
hobiere.
«Ca dicen que dos cosas non debe ninguno poner
ninguna dellas fuera de su lugar, nin tollerla de su lugar; e
son los homnes e los ornamientos. Ca es contado por
nescio quien pone en su cabeza el ornamiento de sus pies, e
en los pies el de la cabeza, et quien dagastona las gigonzas
en el plomo. Ca esto non es menospreciamiento de estas
cosas sobre dichas, mas es nescedat del que lo face. Et
otrosí non ponga al bienfechor en la medida del malfechor.
Et dicen otrosí: non fagas compañía con homne que non
sepa cuál es su diestra e su siniestra; ca non sosaca lo que
los entendidos saben si non sus mayores, e lo que los
caballeros si non los reyes, nin lo que ha en la ley e en su
entendimiento, si non los teólogos e los divinos.
«Et dicen otrosí de unas cosas que son muy alongadas,
como la mejoría que ha el un lidiador del otro, et lo poco de
lo poco, e lo mucho de lo mucho, e el sabio del sabio. Et
los muchos vasallos, si probados non fueren, traen daño al
fecho; ca non se cumple la cosa con muchos vasallos, mas
con los buenos dellos, maguer sean pocos, así como el
homne que lieva la grant carga e se embarga della e non
falla por ella prescio. Et las girgonzas non afruentan al que
las lleva et puede las vender por grant haber: en el fecho
que ha homne menester engaño, non cumple la ira, maguer
sea mucha. Et el rey non debe menospreciar la nobleza del
corazón que fallare en alguno que sea de menor guisa; que
la pequeña cosa por ventura engrandesce mucho, así, como
el nervio que es tomado de la cosa muerta, e facen dél
cuerda de la ballesta e dobla se con él, et ha la menester el
rey para tirar et para jugar.»
Et Dimna en todo esto quería haber honra del león, e
todos sabían que non gela faría por quél hobiese conoscido
a su padre, mas porque era de noble corazón e de buen
consejo. Onde dijo al león: «El rey non apriva a los homnes
por la privanza de sus padres, nin los desprecia por non
conoscer a sus padres, mas cada que sabe en que los ha
menester. Desí face lo que tiene por bien en ponerlos en la
medida que debe. Et a las veces acaesce al rey alguna
enfermedat que le face grant mal, e non gela tuelle si non la
melecina que le aducen de lueñe. E el mur mora con el
homne en su casa, et porque le face mal, échalo fuera; et el
azor, que es muy bravo, críalo e quiérelo aun tanto que ha
sabor de lo levar en la mano.»
Et pues que hubo acabado Dimna, pagóse más el león
dél, e plógole más con él, e respondióle siempre mejor. Et
dijo a los que seían, con él: «Non debe el rey porfiar en
facer perder su derecho al que ha derecho en bien, et es
bueno e de noble corazón; mas débele refacer lo que le non
fizo. Et aquel a quien lo ficiere debel facer gracias e
conoscerlo. Ca los homnes son en dos guisas: el uno es de
mala natura, e es así como la culebra que, sí alguno la pisa
e non le muerde, non debe tornar a ella de cabo, et el otro
es de buena natura e de blandas costumbres, e es tal como
el sándalo frío, que si mucho es fregado tórnase caliente e
quema.»
Et pues que se hubo solazado Dimna con el león, dijo:
«Veo, señor, que ha tiempo que estás en un lugar, que non
te mudas. Esto, ¿por qué es?» Et el león non quería que
sopiese Dimna que lo facía con cobardez, et dijo: «Non es
por miedo.» Et estando amos así, bramó Senceba muy
fuerte, e tamaño fue el miedo que hubo, que le fizo decir:
«Esta voz me tovo aquí en este lugar, e non sé qué es;
empero veo que la persona que la face debe ser tan grande
como la voz, e su fuerza tan grande como la persona. Et si
esto así es, non moremos en este lugar.» Dijo Dimna al
león: «Escandalizástete de otra cosa fuera desta, ca si non
te fizo ál pavor si non esto, non debes dejar tu posada. Ca
la flaqueza es ocasión de la beudez, et la desvergüenza es
ocasión de la pelea, et la mezcla es ocasión del amor, et la
grant voz es ocasión del flaco corazón. Et esto se departe
en un proverbio que dice: «Non se debe homne temer de
todas voces.» Dijo el león: «¿Cómo fue eso?»
La vulpeja y
el tambor
Dijo Dimna: «Dicen que una gulpeja fambrienta pasó
por un árbol, et estaba un atambor colgado del árbol, e
movióse el viento, et firiénronlo los ramos, e sonaba muy
fuerte. Et la gulpeja oyó aquella voz, e fuese contra ella
fasta que llegó a ella, et en que vio que era finchado,
cuidóse que era de mucha carne, que había de mucha
gordez, e fendiólo e vio que era hueco, e dijo: «Non sé; por
ventura las más flacas cosas han mayores personas e más
altas voces.» Et fuese dende. «Et yo, señor, non te di este
ejemplo si non por que he esperanza que sea esta cosa,
cuya voz te espantó, atal como el atambor, e si a ella te
llegases, más ligera te semejaría que tú non cuidas. Et,
señor, si fuere la tu merced, envíame a ella, e está tú en tu
lugar fasta que yo torne a ti con lo que sopiere de su
facienda.» Et desto que dijo Urrina plugo, al león, et díjole:
«Pues vete.»
Et fuese Dimna, e pensó el león en su facienda, e dijo en
su corazón: «Non fice bien en fiarme en éste, para enviarlo
al lugar do lo envío; ca el home, si es de la casa del rey, et
es por luengo tiempo desdeñado non lo mereciendo, e
mezclado a tuerto, o si es conocido por cobdicioso o por
malicioso, o si es muy pobre, o si ha fecho algún gran
pecado e se teme de la pena, o si es envidioso e malo que a
ninguno non quiere bien, o si es testiguado por atrevido, o
si le han fecho perder lo que tenía del rey, o si era oficial e
gelo tollieron, o si a alguno fizo falsedat e sospecharon dél,
o cayó en alguna culpa, o si sus iguales fueron probados
por buenos et hobieron mijoría dél en dinidat e en honra, o
si es de mala fe en su ley, o si ha esperanza de haber algún
pro a daño de sus señores, o si se teme ende, o si es
contrario a los privados de los señores, a todos éstos non
debe el rey meter su facienda en sus manos, nin fiar en
ellos, nin sigurarse. Et Dimna es discreto et sabidor, e tanto
fue despreciado et desdeñado a mi puerta, e olvidado; et
seméjame que tenía mala voluntad, et esto fizo para
engañarme e meterme en mal; et si, por aventura fallare
aquel animal que brama, que es más fuerte que yo o de
mayor poder, e éste le prometiere de su algo, será con él
contra mí, et descubrir le ha mi vergüenza e mi cobardez.»
Et non cesó el león de fablar consigo mismo et de se
maltraer, tanto que se levantó del lugar donde estaba, et
arrufábase de mala manera. Et desque vino Dimna entró a
él. Dijo el león: «¿Qué viste o qué feciste?» Dijo Dimna:
«Vi un buey que fizo la voz que oíste.» Dijo el león: «¿Qué
fuerza ha?» Dijo Dimna: «Non ha fuerza nin valentía, ca yo
me allegué a él, et estude en par dél, así como está home
con su igual, e non me pudo facer nada.» Dijo el león a
Dimna: «Non te engañe eso, nin lo tengas por flaco por
eso, ca el fuerte viento non quebranta las chicas pajas, mas
desraiga los grandes árboles; otrosí las armadijas unas a
otras non se prenden.» Dijo Dimna: «Non hayas miedo dél,
nin lo tengas en corazón; et si quisieres, yo te lo traeré, que
sea tu siervo e obediente.» Et cuando el león oyó esto
alegróse e dijo: «Sabe que me place dello, e vete.»
Et fuese Dimna a Senceba, et díjole atrevídaniente e sin
miedo: «Mi señor el león me envía a ti que te lieve, et
díjome que si tú fueses a él luego obediente, que te
atreguaría del pecado que has fecho en osar entrar sin su
mandado en su señorío et sin lo ir ver, et si tú te tardares et
non quisieres, que me torne a él, et que gelo faga saber.»
Dijo Senceba: «Si tú me fecieres homenaje por él, que non
reciban mal nin daño, yo iré contigo.» Et él fízole el
homenaje que le demandó, et desí fuéronse amos en uno, e
entraron al león, et preguntó el león a Senceba buenamente,
et díjole: «¿Cuándo llegaste a esta tierra et qué cosa te fizo
acá venir? «Et él contóle toda su facienda. Et dijo el león:
«Vive comigo, e facerte he honra.» Et el buey gradeciógelo
mucho et homillósele. Desí el león aprivóle e allególe a sí,
et tomó consejo dél, et metiólo en sus poridades e en sus
cosas. Et duró así el buey un tiempo, et íbale todavía
queriendo más et pagándose más dél, atanto que fue el más
privado de su compaña, et el que más él amaba e preciaba.
Et cuando vio Dimna que el león se apartaba con
Senceba sin él e sin la otra compaña, pesóle et hubo ende
grande envidia, et querellóse a su hermano Calilia, et
díjole: «Hermano, ¿non te maravillas de mi mal seso et de
mi locura, et de cómo pensé en pro del león, e trabajé en le
traer el buey que me ha echado de mi dinidat?» Dijo Calila:
«Pues acaeció a ti lo que acaesció al religioso.» Dijo
Dimna: «¿Et cómo fue eso?»
El religioso
robado
Dijo Calila: «Dicen que un religioso hubo de un rey
unos paños muy nobles, et violos un ladrón et hubo envidia
dellos, et guisó arte como gelos furtase; et entró al
religioso, et díjole: «Quiérote facer compañía e aprender de
ti.» Et el religioso otorgógelo, et fizo vida con él, e servióle
bien atanto que se aseguró el religioso en él e fió dél, e
puso su facienda en su mano. E el ladrón cató hora que el
religioso fuese desviado, et tomó los paños, et fuese con
ellos. Et cuando el religioso falló los paños menos, luego
supo que aquél gelos furtara, et fuese en busca dél.
La vulpeja
aplastada
por dos
cabrones
Et yendo para una cibdat a que decían Mayat, falló en el
camino dos cabrones monteses peleando et empujándose
con los cuernos, et salióles mucha sangre, et vino una
gulpeja et comenzó de lamer aquella sangre entre ellos, et
estando ella lamiendo la sangre, cogiéronla amos los
cabrones en medio e matáronla; et esto a ojo del religioso.
La alcahueta
y el amante
Desí fuese para la cibdat a buscar al home, et posó con
una muger mala, alcahueta; et la muger había una manceba
que se había enamorado de un home, et non quería a otro
ninguno, et en esto facía daño a su ama, porque perdía la
soldada que le daba, por aquel home; e trabajóse de matarlo
aquella noche que hospedaba al religioso, et dio a beber a
la manceba e al home tanto de vino puro, fasta que se
embeodaron et se dormieron.
Entonce tomó ella vegambre que había puesto en una
caña por lo echar al home por las narices, e puso la boca en
la cana por soplar. Et por facer ella esto, dio un estornudo
ante que huyase soplar, et cayó a ella la vegambre en la
garganta, e cayó muerta; et todo esto a ojo del religioso.
El
carpintero,
el barbero y
sus mujeres
Desí amaneció, et fuese el religioso a buscar el ladrón a
otro lugar, et hospedóle un home bueno carpentero, et dijo
a su muger: «Honra a este home bueno, et piensa bien dél,
ca me llamaron unos mis amigos a beber, et non me tornaré
si non bien tarde».
«Et esta muger había un amigo, et era alcahueta entre
ellos una muger de un su vecino; et mandóle que fuese a su
amigo et que le feciese saber que su marido era convidado,
e que non tornaría si non beudo e a grant noche. Et vino el
amigo et asentóse a la puerta atendiendo mandado. Et en
esto vino el carpintero su marido della, de aquel lugar do
fuera, e vio el amigo de su muger a la puerta, et habíalo
ante sospechado. Et ensañóse contra su muger, e entró a
ella e firióla muy mal, e atóla a un pilar del palacio. Pues
quél fue adormido e dormieron todos, tornó a ella la muger
del alhageme, e díjole: «Mucho he estado a la puerta. ¿Qué
me mandas?» Dijo la muger del carpintero. «Tú vees cómo
estó, e si tú quisieres, facer me has bien, e desatar me has, e
atarté yo en mi lugar un poco. Et ir me he para él, e
tornarme he luego para ti.»
«E fízolo así la muger del alhageme, e desatóla, e atóse
a sí mesma en su lugar. E despertó el carpentero ante que
tornase su muger e llamóla muchas veces por su nombre e
la muger del alhageme non le respondió por miedo que non
conosciese su voz. Desí llamóla muchas veces, e non le
respondió. Et ensañóse e levantóse con un cuchillo en la
mano, e cortóle las narices, e díjole: «Toma tus narices e
preséntalas a tu amigo.» Et pues que fue tornada la muger
del carpentero, e vio a su compañera de aquella guisa,
desatóla e atóse en su lugar. Et tomó la muger del alhageme
sus narices e fuese, veyendo esto el religioso.
«Et pensó la muger del carpintero de aquello en que era
caída, e de que era sospechada, e alzó su voz, e dijo: «¡Ay
Dios, Señor; ya vees mi flaqueza, et mi poco poder, et
cuanto mal me ha fecho mi marido a tuerto, seyendo yo sin
culpa. A ti ruego e pido por merced que si yo só sin culpa,
e salva de lo que me apone mi marido, que tú tornes mis
narices sanas así como ante eran, e demuestra y tu
miraglo.» Desí llamó a su marido e dijo: «Levántate,
traidor, falso, e verás el miraglo de Dios en tornarme mis
narices sanas así como ante eran.» Et el marido dubdó, e
díjole: «¿Qué esto que dices, fechicera mala?» E levantóse
e encendió lumbre, e fuela a ver. Et cuando le vio sus
narices sanas, pidióle pardón, e repentióse, e escusósele de
su pecado.
«Et pues que llegó la muger del alhageme a su casa,
pensó en arte por do saliese de aquello en que era caída. Et
cuando era cerca del día pensando e diciendo en su
corazón: «¿Cómo escusaré a mi marido e a mis parientes,
de mis narices cortas?» Et en esto despertó su marido, et
dijo a la muger: «Dame mi ferramienta toda, ca me quiero
ir de mañana a un noble homne.» Et ella non le dio si non
la navaja. E él díjole: «Dame mi ferramienta toda.» E dióle
de cabo la navaja. E él ensañóse, e echóla en pos de ella a
lóbregas. E dejóse ella caer en tierra, e dio grandes voces, e
dijo: «¡Ay mi nariz, mi nariz!» Vinieron sus parientes, e
prisieron al marido, e leváronlo al alcalld, e mandó el
alcalld justiciarlo. Et en levándolo a justiciar encontrólos el
religioso, e llegóse al alcalld, et dijo: «Sofridvos un poco
por amor de Dios e decir vos he todo lo que contesció.
Sabed quel ladrón non furtó a mí los paños, nin la gulpeja
non la mataron los cabrones, nin el alcahueta non la mató la
vedegambre, nin la muger del alhageme non le tajó su
marido las narices, mas nos mismos le fecimos». Rogóle el
alcalld que gelo departiese todo como era, e díjole toda la
hestoria fasta en cabo.»
Dijo Dimna: «Entendido he lo que dejiste, e semeja a mi
facienda, e por buena fe non me mata a mí si non yo
mesmo; empero, ¿qué faré agora?» Dijo Calila: «Dime tú:
¿qué es el tu consejo?» A esto dijo Dimna: «Dígote de mí,
que yo non quiero demandar mayor honra de la que había,
nin mayor lugar del que tenía; mas quiero buscar arte para
tornar en mi dignidat. Ca tres cosas son en que debe homne
parar mientes: en el daño e en el pro, en el tiempo que es
pasado, por tal que se guarde de haber daño e pugnar de
obrar el pro; et catar otrosí las cosas en el tiempo en que
está, por atener a las que le placen, e fuir de las que se
despaga. Otrosí en el tiempo que es por venir debe parar
mientes, por esperar la pro, e fuir el daño e el mal. Et yo,
parando mientes en mi facienda, non fallé cosa que mejor
me sea que guisar como pierda la vida Senceba, et que si
yo lo pudiere guisar, que cobre mi estado en que era con el
rey. E quizá será esto bien para el león, ca este sobejano
amor quél ha con Senceba, es cosa que le está mal, e que le
traban en ella mucho, et ha le de ser despreciado.»
Dijo Calila: «Yo non veo que por Senceba venga al león
pro nin daño.» Dijo Dimna: «Acaesce al rey por razón de la
mala andancia perder los leales vasallos e los buenos
defensores; et acaesce por razón de la guerra, contienda e
discordia entre los homnes; et acaesce por razón del vicio
amar las mugeres, e las fablas, e beber, e cazar, et tales
cosas; e acaescel por razón de la crueldad denostar et ferir
sin mesura; et acaescel por razón del tiempo sequedat, e
mortandat, e pestilencia, e perderse los frutos; et acaescel
por razón de la sandez usar braveza en lugar de
mansedumbre e mansedumbre en lugar de braveza; e el
león es muy ayuntado a Senceba atanto que lo face su
egual.» Dijo Calila: «¿Cómo puedes tú matar a Senceba, e
es más valiente que tú, e más fuerte, e ha más mando, e ha
más vasallos e más amigos?» Dijo Dimna: «Non cates a
eso, ca todas las cosas non se facen por fuerza, et algunt
flaco llegó con su faldrimiento, e con sus artes, e con su
enseñamiento, a lo que non pueden facer muchos fuertes e
muchos valientes. ¿Non te dijeron de cómo mató un cuervo
a una culebra con su arte e con su ensañamiento e con su
suavidat?» Dijo Calila. «¿E cómo fue eso?»
El cuervo y
la culebra
Dijo Dimna: «Dicen que un cuervo había su nido en un
árbol en el monte, et había cerca dél una cueva de una
culebra. Et cada que sacaba los pollos comíagelos la
culebra. Et después que gelo hubo fecho muchas de veces,
hubo el cuervo muy grant cuita, e querellóse a un su amigo
de los lobos cervales, et dijo: «Quiero ir a la culebra e
picarle he los ojos, e por ventura quebrantárgelos he; e si tú
melo consejares, habré esperanza de folgar.» Díjole su
amigo: «¡Ay qué mala arte es esa que tú cuidas facer!
Trabájate de ál, porque hayas lo que quieres, e que non
faga ella mal. Et guárdate que non seas tal como la garza
que quiso matar al cangrejo e mató a sí se.» Dijo el cuervo:
«¿Cómo fue eso?»
La garra, las
truchas y el
cangrejo
«Dijo el lobo cerval: «Dicen que era una garza, e había
fecho su nido en una ribera muy viciosa, do había muchas
truchas. E envejeció e non podía pescar, e hubo fambre, e
trabajóse de engañar aquellas truchas e aquel pescado, e
demostró muy grant tristeza e cuidado. E viola un cangrejo
de a lueñe. Vínose para ella, et díjole: «¿Qué has que estás
triste e cuidosa?» Dijo ella: «Más mal que bien solía vevir
de las truchas, e acaesció hoy que vi dos pescadores venir a
este nuestro lugar, et dijo el uno al otro: «¿Por qué non
echamos alguna vez la red aquestas truchas que son en
aqueste lugar?» Dijo el otro: «Más vayamos a un lugar que
yo sé, do hay muchas truchas, e comencemos y, e desí
vengamos acá e abarrer las hemos.» E yo sé que si ellos
hobiesen ya acabado de pescar aquellas a que fueron, que
ya tornados serían; e non fincaría aquí ninguna que las non
pesquen, e en esto es mi muerte, e mi desfallecimiento.»
«Et fuese el cangrejo a todas las truchas e pescados, e
fízogelo saber. E viniéronse todas para ella, e dijéronle:
«Venimos nos; para ti que nos consejes, ca el homne
entendido non deja de consejar con su enemigo seyendo de
buen consejo en las cosas que se puede del ayudar. Et en
vevir nos, has tú pro; e bien puedes conséjarnos.» Díjoles:
«Nos non le podemos contrastar; mas yo sé un lugar de un
piélago muy grande, do ha mucha agua e mucho bien. Et, si
vos quisierdes, vayamos nos allá, ca en esto vos yace pro e
salud.» Dijeron ellas: ¿E quién nos fará este bien si non
tú?» Dijo ella: «Facerlo he a honra de vos.» Comenzó a
levar dellas dos a dos cada día, e levábalas a una ribera e
comíalas. E vínose a ella el cangrejo e díjole: «Yo miedo
he en este lugar, e si tú me levares farias bien.» Llevólo
fasta que llegó al lugar do las comía, et vido el cangrejo las
espinas de las truchas ayuntadas. Entendió que ella las
comía e que otro tal quería facer a él, et dijo en su corazón:
«Cuando el homne se falla con su enemigo en los lugares
do sabe que lo matará, debe lidiar con él por honra o por
guarda de sí, quél pueda vencer o non; e non sele homille
nin sele meta en poder.» Et trabó con sus tenazas al cuello
de la garza, e apretóla tanto que la mató. Desí tornóse el
cangrejo a las truchas, et díjoles las nuevas de la garza e de
las truchas que llevaba cada día e las comía, e que la había
muerta; et moraron se en su lugar.»
«Et yo non te di este ejemplo si non por que sepas que
algunas artes son que matan al que las face; mas vete
volando por el aire e busca algunas sartas, et pues que las
vieres, rebátalas a ojos de los homnes. Desí vuela con ellas,
e non traspongas de la vista, ca te seguirán. Et cuando
llegares a la cueva de la culebra, échagelas de suso, e los
homnes tomarlas han, et matarán a la culebra.» Et fizo el
cuervo lo que le aconsejó el lobo cerval, e tomó las sartas,
echólas a la puerta de la culebra que dormía, viéndolo los
homnes. Et pues que hobieron tomado las sartas e vieron la
culebra, matáronla, e folgó el cuervo della.»
Dijo Dimna a Calila: «Et non te di este ejemplo si non
por que sepas que las artes facen por ventura algunas cosas
que la fuerza non puede facer.»
Dijo Calila: «Si Senceba, como es fuerte e valiente, non
fuese de buen seso, sería así; mas aun de más de la valentía
que te dije que ha en sí, es muy bueno e sabio e de buen
consejo.» Dijo Dimna: «Verdaderamente tal es Senceba
como tú dices; empero es engañado en mí e fía por mí, et
por esto lo puedo yo engañar e aterrar sin falla, así como
fizo la liebre al león.» Dijo Calila: «¿E cómo fue eso?»
La liebre y
el león
Dijo Dimna: «Dicen que un león estaba en una tierra
viciosa, do había muchas bestias salvajes, e agua, e pasto.
Et las bestias que estaban en esa tierra estaban muy
viciosas fueras por el miedo que habían del león. Et
ayuntáronse todas las bestias, e tomaron consejo. Et
viniéronse para el león, e dijéronle así: «Tú non puedes
comer de nos lo que tú quieres, a menos de lazrar; et nos
vimos un consejo que es bueno para ti e folganza para nos
de la laceria en que estamos, si tú nos quieres segurar de tu
miedo.» Dijo el león: «¿Qué es ese consejo?» Dijeron las
bestias: «Faremos contigo pleito, que te demos cada día
una bestia de nos, que comas sin laceria e sin trabajo, et
que nos asegures que, non te hayamos miedo de noche nin
de día.» Et plogo al león desto, e asegurólas e fizo les
pleito.
«Et acaesció un día a una liebre que la levasen al león.
Et queriendo la levar, dijo a las otras: «Si me quisiéredes
escuchar, decir vos he cosa que vos non sería daño e vos
será pro. Cuidar vos hía sacar desta premia deste león e
estorcería yo de muerte.» Et dijéronle: «¿Qué es lo que
quieres que fagamos?» Dijo la liebre: «Mandad a quien me
levare para él, que me lleve muy paso e que non me lieve
apriesa, e que tarde tanto fasta que pase la hora del comer
del león.» Et ficiéronlo así. Et cuando fueron cerca del león
fue la liebre señera muy paso, et el león estaba sollón e
muy sañudo; e levantóse e comenzó de andar e de catar a
diestro e a siniestro, fasta que vido la liebre venir. Et
díjole:¿Dónde venís e do son las bestias, et por qué me
mintieron el pleito que habían comigo puesto?»
«Et dijo la liebre: «Non mande Dios, señor; yo só
mandadero de las bestias para vos, et traía vos una liebre
que vos enviaban que yantásedes. Et ya que venía cerca
falló me un león e tomómela, et dijo: «Mayor derecho he
yo de comer esta liebre que el otro a quien la levades.» Et
díjele yo: «Mal facedes, que este conducho es del león, que
es rey de las bestias, que gelo envían para yantar; pues
consejo vos que non me lo tomedes nin fagades ensañar al
león; si non habredes ende mal.» Et él non lo dejó de tomar
por eso, e denostó vos cuanto pudo, e dijo que quería lidiar
convusco, maguer sodes rey. Et cuando yo vi esto, vine
para vos cuanto pude por vos lo querellar.» Et el león
cuando lo oyó asañóse, e dijo a la liebre: «Ve comigo e
muéstrame ese león que dices.»
«Et la liebre fuese a un pozo en que había muy clara
agua et era muy fondo que podría bien cobrir al león. Et
díjole: «Este es el lugar que vos dije, mas tomadme so
vuestro sobaco, e mostrar vos lo he.» E fízolo así. Et él cató
al fondo del pozo, e vio su sombra e la de la liebre en el
agua. Et puso la liebre en tierra e saltó en el pozo por lidiar
con el león, non dubdando quél era el león, e afogóse en el
pozo. Et tornóse la liebre, e estorcieron las bestias del
miedo en que eran, e fincaron seguras por siempre.»
Dijo Calila: «Si tú pudieres matar a Senceba sin daño
del león, fazlo; ca la su privanza nos ha fecho mal a nos e a
los otros vasallos. E si lo non pudieres matar si non
quebrantando la fe del león, non lo fagas; ca sería traición
de nos e de ti, e deslealtad e maldad.»
Desí dejóse Dimna de entrar al león unos días; e
después vínose para él, estando en su cabo, e entró triste e
marrido. Dijo el león: «¿Qué te tovo desque te non vi;
acaescióte al si bien non?» Dije Dimna: «Dios vos dé vida,
señor; acaesció cosa que non querríades vos nin nos.» Dijo
el león: «¿E qué fué?» Dijo Dimna: «Razón es que se ha de
decir aparte.» Dijo el león: «Pues este lugar es apartado e
retirado, decirme has lo que sepas.» Dijo Dimna: «Todo
dicho que se recela dél el que lo oye e atrévese a él el
decidor es grant locura, si non es seguro de su seso de
aquel a quien lo dice; ca si fuere sesudo sofrir lo ha e
honrar lo ha por ello, ca la pro suya es, et el decidor non ha
y pro ninguna, e a las veces viene dello daño. Et vos, rey,
señor, sedes de grant seso e de buen consejo, et yo vos diré
cosa que vos pesará. Et fío por vuestro saber en vos yo
consejar e vos amar maguer me dice mi alma que non me
creeredes. Mas cuando yo me remiembre que las nuestras
almas de todas las bestias son colgadas de la vuestra, non
puede ser que non faga lo que debo, maguer non me lo
preguntedes et maguer me yo tema que non me lo creades.
Ca dicen que el que non desengaña al rey de su daño, e el
que encubre a los físicos su enfermedat e a los amigos su
facienda, a sí mismo engaña.»
Dijo el león: «¿Qué es eso?» Dijo Dimna: «Díjome el
fiel verdadero que Senceba se apartó con los cabdillos de
tus vasallos, e que les dijo: «Yo he estado en compañía del
león, e probé su consejo e su valentía, e vi que era flaco, et
ya hobimos entre él e yo palabras.» Et pues que esto me
dijeron, entendí que era traidor e falso; ca lo honraste tú, e
lo privaste, e lo feciste tu egual. E si a ti tollere de tu lugar,
a él darán el reinado; onde non debes dejar esto; ca dicen
que cuando el rey sabe que algunos de sus pueblos se
quieren facer sus iguales en consejo, e en dignidat, e haber
compaña, mátelos, o sin non, ellos matarán a él.
«Et yo tengo por bien que guises de escarmentar éste
ante que se apodere, e non lo detardes, ca después non
podrás acorrer nin podríes vedar lo que es ende ya fecho. E
dicen que los homnes son de tres guisas: el uno es enviso, e
el otro es delibre, e el otro es perezoso. E el delibre es
aquel que si le acaesce alguna tribulación non desmaya, nin
pierde el corazón, mas entremétese en arte e seso e buen
engeño con que espere de salir e de estorcer de aquello en
que es caído; et el enviso es mejor, e de mejor consejo que
se apercibe de las cosas ante que le acaescan, e escoge
dellas lo que debe con buen consejo, e quebranta la malicia
ante que le venga, e taja el miedo ante que él acaesca; et el
perezoso es aquel que es tardinero en su fazienda, que
siempre está en seguranzas mintrosas fasta que le acaesce
la tribulación e peresce. Et el ejemplo déste es tal como de
las tres truchas.» Dijo el león: «E ¿cómo fue eso?»
Las tres
truchas
Dijo Dimna: «Dicen que había en un piélago tres
truchas, e la una había nombre Anvisa, e la otra Delibre, e
la otra Perezosa, et vevían en un piélago muy apartado que
ninguno non lo sabía.
«Et acaesció que pasaron por allí un día dos pescadores,
e aplazaron de tornar a ellas e echar allí sus redes, et ellas
viéronlos. El anvisa cuando los vio, sospechólos, et hóboles
grant miedo, e trabajóse de usar de su envisidat, e sallóse
luego del lugar por do entraba el agua al piélago. E la
delibre estúdose en su lugar fasta que se ellos tornaron. Et
cuando vio que eran tornados, e que habían cercado la
entrada del piélago, entendió lo que querían facer. Et dijo
en su corazón. «Non fiz lo que debía. Esta es la cima del
que non faz lo que debe. ¿Cómo me delibraré agora
estando desta guisa? Et pocas veces estuerce por arte el que
está en peligro de muerte; empero el entendido non se
desespere en ninguna guisa, nin deje de facer su seso e
trabajarse en estorcer». Et fízose muerta, e comenzó de
nadar sobre el agua el papo arriba, e ellos tomáranla en
cuenta de muerta, e pusiéronla entierra non muy lueñe del
agua, e ella saltó, e metióse y, e estorció dellos. Et la
perezosa non quedó de ir delante e atrás fasta que la
pescaron. Et yo, señor, dóte por consejo de ser anviso».
Dijo el león: «Entendido he lo que dejiste, mas non
cuido que Senceba me buscase mal, conosciéndome por
leal, e faciéndole yo bien, et honrándolo». Dijo Dimna:
«Non gelo fará facer si non el grant bien que le tú feciste, e
por que non dejaste bien que le non ficieses, ni grant
dignidat a que le non pujases, así que le non fincó cosa a
que ya puje, nin que espere haber, si non tu lugar. Ca el
homne vil, desconocido, siempre es leal e provechoso, fasta
que le alcen a la medida que non meresce; et cuando esto
ha fecho, busca más alto lugar con engaño e con falsedat.
Ca el homne falso, vil, non sirve al rey, nin le es leal siervo
si non por miedo que ha dél o por que lo ha menester. Et
pues que es ya enriquecido e seguro, torna a su raíz o a su
sustancia; así como la cola del can, que mientra que está
atado tienela derecha e cuando lo desatan tórnase como era,
corva tuerta. Et sepas, señor, que el que non cree a sus
leales vasallos, e ficiese más de lo que ellos tienen por
bien, non llegará a cima de su consejo, et será tal como el
enfermo que deja lo que le dice el físico, e toma lo que ha
sabor.
«Et el privado del rey debe consejarle, lo más lealmente
que pudiere, lo que le estará bien, e lo que fará pro, e
débele redrar su mal; ca el mejor de los amigos es el que
más lealmente conseja a su amigo, et el mejor de los fechos
es aquel que ha mejor cima, et la mejor de las mugeres es la
que es avenida con su marido, e la mejor fama es la que se
dice por boca de los buenos, et el más noble rey es aquel
que non es rabinoso nin acedado, et el mejor de los ricos es
el que non es siervo de la cobdicia, et el mejor compañero
es aquel que non contradice, et la mejor de las costumbres
es aquella que más ayuda a temer a Dios. Et dicen que si
algunt homne ficiese cama de las víboras, por mayor
folgura lo habería que non temerse del enemigo que
amanesce e anochesce con él. Et el más perezoso rey es
aquel que se da a vagares cuando le viene la cuita; et el que
más semeja al elefante joven es aquel que non torna cabeza
por ninguna cosa que haya de pesar, nin la tiene en nada e
se deja de facer su pro, e echa la culpa a su privado».
Dijo el león: «Broznamente me has fablado, et esto debe
ser sofrido al leal consejero. Et si Senceba fuese mi
enemigo como tú dices, non me podría mal facer; e ¿cómo
lo podría facer? Ca él come yerba e yo como carne, et él es
mi comer e yo non só suyo. Et non me semeja qué daño nin
pesar me venga dél, nin fallo carrera a facerle traición
después que le he atreguado e honrado, e he dél dicho muy
grant bien a los mayorales de mi corte. Et si esto yo mudare
será grant vergüenza e grand torpedad de mí et faría grant
traición.» Dijo Dimna: «Non seas engañado en decir mi
comer es; ca Senceba, si te non pudiere facer traición e mal
por sí, guisaría de te lo facer por otri. Et dicen: «Si posare
contigo algunt huésped una hora del día, e tú non
conoscieres sus costumbres, non te segures dél; et guárdate,
non te venga por él lo que avino al piojo por hospedar a la
pulga.» Dijo el león: «¿Cómo fue eso?»
El piojo y la
pulga
Dijo Dimna: «Dicen que un piojo estaba muy vicioso en
un lecho de un rico homne, et había de su sangre cada día
cuanta quería, et andaba sobre él muy suavemente, que lo
non sentía él. Desí fue así fasta que le demandó una pulga
una noche hospedadgo, e él hospedóla, et díjole: «Albergad
comigo esta noche en sabrosa sangre e mollido lecho.» Et
la pulga fizo lo así, e albergóse con él. Et en echándose el
homne en su lecho mordióle la pulga muy mal, et él
sentiólo e levantóse del lecho e mandó sacodir su sábana, e
catar si había alguna cosa; e saltó la pulga, e estorció a una
parte, et fallaron al piojo mal andante, e tomáronlo e
matáronlo.
Et yo non te di este ejemplo si non por que sepas e
entiendas que el mal homne siempre está aparejado para
facer mal, así como el alacrán que siempre está aparejado
para ferir. Et si non temas de Senceba, témete de sus
vasallos, que ha fecho atrevidos contra ti, e te ha homiciado
contra ellos. Empero bien yo sé quél non lidiará contigo,
mas facer lo ha por otros.»
Et al león cayóle esta palabra en el corazón, et dijo a
Dimna: «¿Pues qué tienes por bien que faga?» Dijo Dimna:
«El que ha el diente podrido, que le face doler, nunca
fuelga fasta que lo saca; et la vianda mala que face fastidio,
non fuelga el homne della fasta que la eche; et el enemigo
cuyo daño es temido, non ha otra melecina si non en lo
matar.» Dijo el león: «Mucho me has fecho aborrecer la
privanza de Senceba, et yo enviar le he decir lo que tengo
en el corazón, e mandarle he que se vaya do quisiere; ca
non lo quiero matar por guisa del mundo, después que le di
seguranza e juré que le non faría mal.» Et a Dimna pesóle
desto et sopo que si el león fablase con Senceba, e oyese su
respuesta e su escusanza, que lo non culparía e que lo
creería, e que entendería que Dimna le mentiera, et que se
non podría encobrir este fecho.
Dijo Dimna: «En enviar tú al buey mandado a decirle en
qué pecó, non lo tengo, señor, por consejo; ca si él
entendiere que esto tienes a corazón, témome que lidiará
contigo, o que te contrastará, o guisará como estuerza de ti.
Et si lidiare contigo, lidiará muy apercebido, e si se partiere
partir se ha a su mejoría, e tú fincarás escarnido. Et el
apercebido de los reyes non debe decir la justicia que debe
facer del homne culpado, e cada culpa ha su justicia; a la
culpa de poridad facer justicia de poridad, et a la que es
fecha concejeramente, debe facer la justicia
concejeramente.» Dijo el león: «El rey, cuando justicia a
alguno o lo deshonra por cosas que sospecha dél de que
non es bien cierto, desí falla que non es así como lo dijeron,
así mesmo lo faz. Et yo non só bien cierto del pecado de
Senceba, nin sé ende si non lo que tú me dejiste.» Dijo
Dimna: «Pues que así tienes por bien, non entre Senceba si
non seyendo tú apercebido, nin busque sazón en que te
engañe. Et yo tengo que si tú lo hobieses visto, entenderías
e sabrías que grant cosa cuida cometer; e algunas de las
señales desto son éstas: que verás temblar sus miembros, e
catando a diestro e a siniestro, e endereszando sus cuernos
así como que cuida pujar.» Dijo el león: «Yo tomaré tu
consejo, et si yo viere en él lo que tú dices, non dubdaré en
ello.»
Et pues que hubo Dimna acabado de decir al león lo que
le dijo, e le metió en el corazón lo que quiso, pensó de irse
para Senceba, por enrisarlo contra el león. Et quiso que
fuese la ida por mandado del león, porque si por ventura el
león sopiese como él hobiese fablado con Senceba, que non
sospechase, en manera que se non descobriese la grande
enemiga que él guisaba. Et dijo así: «Señor, ten por bien
que yo vaya a Senceba por ver cómo está, et oír lo que
dice, et por aventura sabré algo de su facienda, et de lo que
ha en corazón, et facértelo he saber, por que seas
apercebido.» Dijo el león: «Bien es; vete e fazlo.» Et el
falso fuese et cuando llegó a la posada del buey, recibióle
muy bien. Et dijo Dimna: «¿Cuándo fue nunca bien a aquel
que su talente non manda, et su facienda es en mano ajena
et en poder de otro, por quien non debe confiar, e de que
siempre se teme, atanto que una hora sola nos es home
seguro dél?» Dijo Senceba: «¿Qué es eso, amigo?» Dijo
Dimna: «Acaesció lo que había de ser; ¿et quién es aquel
que puede contrastar a lo que ha en aventura, o quién es
aquel que sube en gran lugar o en gran dinidat, que fuese
seguro que malamente non lo matasen, o quién aseguró su
saber que non pereciese, o quién pidió a los viles algo que
sin ello non tornase, o quién fizo compañía con los malos
que bien escapase, o quién sirvió bien al rey que su bien
facer le durase? Et qué grand verdat escribió el que dijo:
«Tales son los reyes en tener lealtad a sus vasallos como la
mala mujer, que desque se parte homne della e le viene
otro, olvida el primero; e nunca quien sirviese al rey que su
estado le durase.» Et dijo Senceba: «Yo te oyo decir tales
palabras, que tengo que algunas cosas malas entendiste del
león.» Dijo Dimna: «Así es, empero non es por mí; e tú
sabes que verdad te debo decir, e qué fe e qué amor ha
entre nos, e qué promisión te fiz cuando me envió el león a
ti. Et yo non puedo estar que te non guarde, e que lealmente
non te conseje, e que te non descubra lo que sope de las
cosas, porque temo que morrás.» Dijo Senceba: «¿E qué es
eso?»
Dijo Dimna: «Denuncióme el mandadero fiel e
verdadero quel león dijo a algunos de su compaña: «Mucho
só pagado de la grandez de Senceba e cobdíciolo mucho
comer e partir con vosotros.» E pues que esto me dijeron,
entendí que era que es desconocido e traidor, e víneme para
ti por te lo facer saber, e complir el derecho que debo, et
que guises tu facienda por tu vagar. Et pues que hubo
Senceba esto oído, e se nembró del homenaje quel fiziera
en su facienda del león, e cuidó que le había dicho verdat e
que le consejara lealmente, entristeció, e dijo a Dimna:
«Non me debe el león facer traición, non le habiendo yo
nunca errado a él nin a ninguno de sus vasallos, mas bien
cuido que alguno me ha mezclado con él a tuerto e le han
metido en mi facienda; ca se acompañan con él muchos
malos de que yo probé cosas que él cree más que lo que le
El ánade y la
luna
dijeron otros. Ca la compaña de los malos face al homne
dubdar en los buenos; et él, escogiendo por buenos a los
malos, face ser sospechados a los leales consejeros, e
fácelo su mal recabdo errar, segunt erró el ánade que vio en
el agua la luz de una estrella, e cuidó que era trucha, e
entremetióse de la pescar, et cuando vio que non era nada,
dejóla; e otro día vio un pece en el agua, e cuidó que era
«Et si al león dijeron de mí alguna mentira e él lo tovo
por verdat, e creó lo que le dijeron de mí, es con guisa; e si
non le acaesció por ende mal, e me quiere matar sin culpa,
desto me maravillo. E maravíllome más en yo querer haber
su gracia e ser a su placer, e él non lo querer. Et
maravíllome otrosí de le yo querer obedecer, e estorbarme
siempre de lo non contrallar, le ensañarse él e ayrarse
contra mí. Et cuando la mezcla es por algunt achaque o por
alguna razón, ha el homne esperanza de perdón. E yo estó
pensando e non sé qué culpa fuese de mí al león, nin
pequeña nin grande. Et por buena fe non sabe el homne qué
vida faga con otro de, quien se haya de guardar en todas
cosas, así que non fallesca en alguna cosa. Mas el homne
de buen seso e leal, piensa e cata cuamaño es el yerro,
querer sea a sabiendas querer non, et si le estará mal o si le
fará daño perdonándolo, e non le comprender luego por el
pecado que falla carrera de lo perdonar e de lo presciar.
Onde si yo yago en alguna culpa al león a sabiendas, non sé
por ventura si es por que fue contra él en algunas cosas de
su consejo por guarda dél e por le ser leal, ca por ventura
dirá home non, cuando querría el señor dijese home sí; et
dirá home sí, cuando querría que dijese non; e non me
siento en esto vencido, ca non lo facía yo esto si non por su
pro e a buena estancia dél, e non gelo decía yo
concejeramente delante sus caballeros nin delante sus
privados, mas apartábame con él así como quien lo mete en
culpa et lo sosiega e lo amansa.
«E si cualquier de los vasallos al señor, o de los físicos
al enfermo, o de los teólogos de la ley al que se conseja con
ellos, si consienten a sus sabores et non les dicen la verdat
de lo que les podría venir, non lo aciertan bien et métense a
gran carga. Et si esto non es por alguna de las beodeces de
los reyes, non sé por qué sea, ca una de las sandeces de los
reyes es ésta: recebir en su gracia al que non lo merece, et
airarse contra el que meresce gracia sin razón manifiesta. E
por ende dicen que a peligro se mete el que mucho entra en
la mar, et mayor, el que ha afacimiento con el rey; ca
maguer que lo sirva bien e leal e derechamente e con amor,
en logar le da salto que nunca más alza cabeza, e con todo
esto está a peligro de muerte maguer que lo honre. E por
aventura por la verdat que yo debo al león e porque le sirvo
lealmente me han algunos vuelto con él, e esto lo trae a
quererme matar; ca muchas veces acaesce que el buen
árbol tanto carga de su buen fruto que se pierde con ello; et
el pavón que es la cola lo mejor que ha en él, pesgale
alguna cosa tanto que cuando lo buscan tómanlo más aína;
et el buen caballo por ventura tanto lo cabalgan e lo
afruentan, porque es fuerte, fasta que se quebranta e
revienta. Et el homne de noble corazón, por ventura tanto
pasan contra él los malos con su envidia, fasta que lo
matan, et su bondat es causa por que perezca; ca los malos
son más que los buenos en cada lugar. Et pues que lo
quieren mal e se facen contra él, con guisa es que lo maten;
et si por esto non es, puede ser por la ventura de que se
ninguno non puede amparar. Ca ella tuelle al león su fuerza
fasta que lo toman e lo meten en el arca, et ella face al
homne flaco cabalgar sobre el elefante, e apodera al
encantador sobre las víboras así que les saca los dientes e
juega con ellas,,et trae a homne entendido fasta la muerte,
et ella face al sabio mal andante, e alegra al cobdicioso, e
festina al tardinero, et face al muy escaso rico e abondado,
et empobrece al rico, et esfuerza al cobarde e encobarda al
esforzado, et face otra tales cosas que corren con las
aventuras todavía por su sazón en que fue aventurado.»
Dijo Dimna: «Lo que te el león tiene en corazón de
facer non es por ninguna cosa de cuantas dejiste, mas es
por su traición e por su falsedat; ca es falso e engañoso, e
es dulce al comienzo e en la fin amargo e tósigo mortal.»
Dijo Senceba: «Bien dices verdad, e por buena fe yo hube
gostado la dulzor, e hube sabor della, e veo que soy llegado
a la amargor en que yace la muerte, et por la tribulación
que había en parte de haber. Ca ¿quién me metió en
compañía con el león, él comedor de carne e yo comedor
de yerba, si non entremetiéndome yo con cobdicia e con
gula? Ca éstas me echaron en esta tribulación. Et só en esto
como la abeja que se asienta en la flor del nenúfar e págase
della, e olvida la hora en que se debe volar, e cierra sobre
ella la flor, e muere, ca se abre cuando nasce el sol, e se
cierra cuando se pone. Et el que non se paga en este mundo
con lo que le abonda, e tiene todavía ojo a las cosas
sobejanas, e non se teme que cima fará, es tal como la
mosca que non se tiene por pagada de los árboles e de las
flores fasta que va buscar el agua que corre del oreja del
elefante, e él fiérela e mátala.
«Et quien ofrece su lealtad et su femencia a quien gelo
non gradesce, es tal como el que siembra su simiente en los
gamonales e en los tremedales, et como el que da consejo
al que se tiene por de acabado consejo, o como el que
predica al sordo, que ge non oirá.» Dijo Dimna: «Déjate
desto e guisa cómo estuerzas.» Dijo Senceba: «¿Qué cosa
faré si el león me quisiere matar? Ca yo bien conosco al
león e a sus costumbres, e entiendo muy bien que non, se
camiaría contra mí si non por malos consejeros que me
buscaron mal con él. Et sé que si me quisiere matar que lo
puede facer maguer él fuese fuerte et ellos flacos, así como
ficieron el león e el cuervo e el lobo cerval al camello,
cuando lo engañaron e se ayuntaron contra él.» Dijo
Dimna: «¿Cómo fue eso?»
De lo que
pasó al
camello con
el león y sus
compañeros
Dijo Senceba: «Dicen que un león, estaba en un valle,
cerca del camino, et había tres vasallos: el lobo, e el abnue,
e el cuervo. Et pasaron por y unos mercadores, e dejaron y
un camello, e el camello entró al valle fasta que llegó al
león. Dijo el león: «¿Quién te metió aquí?» Dijo el camello
su facienda. Dijo el león: «¿Pues qué quieres?» Dijo el
camello: «Lo que tú mandares.» Dijo el león: «Si me
quisieres servir e vevir comigo mucho me place, et dóte
seguranza por mí e por mi compaña, que vivas muy vicioso
e muy seguro.» Et vivió el camello con él un tiempo, fasta
que acaesció que fue el león un día a cazar que comiese, e
fallése con un elefante, e hubo con él grand lid, et llagólo el
elefante con sus colmillos muy mal. Et tornóse el león su
sangre corriendo e rastrando, fasta que llegó a su lugar, e
cayó como muerto, que se non podía mover para cazar para
él et para sus vasallos. Et ellos hobieron fambre; et
entendiólos el león et díjoles: «Mucho, sodes lazdrados, e
menester habedes de comer.» Dijeron ellos: «Non habemos
cuidado de nos, veyéndote desta guisa estar, e querríamos
nos buscar alguna cosa que te toviese pro, aunque nos
hobiésemos un poco de lacerio.» Díjoles el león: «Non he
dubda en vuestra lealtad, e en vuestro amor, e en vuestro
buen consejo, e buen galardón hayades ende. Derramadvos
aquí en derredor, e por ventura fallaredes alguna cosa, e
venir melo hedes decir, e quizá haberé algo para mí e para
vos.»
«E salieron ende e apartáronse y cerca, e aconsejáronse
entre sí, e dijeron: «¿Qué pro habemos deste camello que
come yerba, e que non es de nuestro talle, nin de nuestra
natura, nin de nuestro seso? ¿Por qué non afeitamos al rey
que lo coma, et pongamos gelo en rahez?» Dijo el lobo:
«Non hay guisa por que se esto diga, por la seguridat e
pleito homenaje que le fizo el león.» Dijo el cuervo: «Sed
vos aquí, e dejad me con el león.» Et fuese e entró al león.
Cuando lo vio el león díjole: «¿Qué has? ¿Sentistes algo?»
Dijo el cuervo: «Non falla si non quien busca, nin vee si
non quien ha ojos, nin piensa si non quien ha
entendimiento; e nos perdido habemos esto con la fambre
que habíamos, e la cuita que éramos. Mas habemos
pensado una cosa, que si tu atorgares connusco, habremos
algunt vito tú e nos.» Dijo el león: «¿E qué es?» Dijo:
«Comamos este camello que anda entre nos delicioso sin
pro, que nin es de nuestra natura nin de nuestro talle.»
E ensañóse el león et dijo: «¡Confóndate Dios, cómo
eres de mal seso, e qué poca piadad has, e qué alongado
eres de lealtad! Et tú non debes parar ante mí con tal dicho.
¿Non sabes tú que yo he atreguado al camello, e que le he
afiado, e que non ha ninguno que faga algún limosna de
alguna cosa, maguer muy grande sea, que mayor gualardón
haya que dejar a vida algunt alma medrosa, et reposar la
sangre que era de verter? Et yo atregüé al camello, e non
faré traición nin aleve.» Dijo el cuervo: «Verdat es, señor;
mas con un alma se redime una casa, et con una casa se
redime un linaje, et con un linaje se redime una cibdat, et
con una cibdat se redime un rey. Et veemos que estás en
grant cuita, que eres rey, e yo te daré carrera como salgas
del pleito e homenaje que feciste al camello sin rebto
alguno; que yo faré al camello que te ruegue que lo comas
por sí, e tú saldrás por muy leal, e haberás lo que quisieres
tú et nos.»
«Et el león calló, e el cuervo tornó para sus compañeros,
e dijéronle: «¿Qué feciste?» E él díjoles lo que al león
dijera, e qué respuesta le diera, e preguntóles cómo e en
cuál guisa lo faría, que el león non entraría en la traición,
nin la mandaría facer. Dijéronle: «Por tu artería cuidamos
vevir.» Dijo: «Tengo por bien que nos ayuntemos nos et el
camello, e fablemos de su estado del león, e de cómo está
lazrado e cuidado, por mostrar que nos dolemos dél, et que
habemos cobdicia de le facer alguna pro, por tal que non
nos tenga por mal et por desconocimiento; et lleguemos
nos a él, et gradescamos le su bien facer, et aun que lo
habemos por muy bueno, e como vevimos en su sombra, e
de como ha de menester que gelo agradescamos e que le
seamos leales; e que si le pudiésemos traer alguna pro que
non fincaría por nos, nin gelo callaríamos; e que si gelo non
pudiéremos facer, que le ofrezcamos nuestras almas, et que
nos le mostremos delante, e digan cada uno de nos: coma a
mí el rey, e non muera de fambre. E cada que lo dijere
alguno de nos, recúdale el otro con alguna razón tal, que
sea escusación por que estuerza, et en esto faremos nuestro
derecho.»
«Et ficieron lo así, e el camello otorgó con ellos. Et
viniéronse para el león, e ayuntáronse antél; e comenzó el
cuervo a fablar, e dijo: «Señor, tú eres lazrado e
enflaquecido, e has menester algunt cobro por que te
mantengamos. Et nos debemos te mantener con nos
mismos, e ofrecernos te por el bien e por la merced que nos
feciste, ca por ti vevimos nos, e por ti esperamos que vivan
los que fincaren de nos, et los que vinieren de nos. Et si tú
murieres a ninguno de nos non le ha pro después de ti en
vevir. Et yo ofrézcote mi cuerpo, e cómeme e non mueras
de fambre.» Recudieron el lobo e el abnue, e dijeron:
«Calla, non te ha pro en te desamparar a muerte, e non
habiendo el rey en ti fartura.» Dijo el lobo: «Mas coma a
mí, e fartar se ha, e abondar le ha mi carne.» Dijeron el
cuervo e el abnue: «Calla, astroso; ¿non oíste decir que el
que se quiere matar que coma carne de lobo, e le tomará
postema a la garganta, e morrá luego?» Dijo el abnue:
«Mas coma a mí, e será mejor que a ti.» Et dijeron el lobo e
el cuervo: «¿E cómo combrá a tí? Ca tú sabes que hueles
muy mal, e has el vientre lijoso.» Et en esto cuidó el
camello mezquino que cuando él dijese como dijeron los
otros, que lo escusarían por que estorciese como ellos, e
que sería pagado el león como se pagó dellos otros, et dijo:
«En mí has fartura cuanto quieras, ca mi carne es muy
buena e alba e sana, e el mi vientre es muy limpio, e non ha
en mí tacha ninguna.» Et ellos todos dijeron: «Verdat
dejiste, e feciste lealtad contra el león, e Dios te dé buen
galardón por ello, ca fecho has lo que debías.» E saltaron
en él todos, e matáronlo e comiéronlo.
«Et yo non te di este ejemplo si non porque sé que si el
león e sus compañeros acordaron en mi muerte, maguer
contra su voluntad e contra su voluntad dél sea, que lo
podrán facer e acabar lo que quisieren en mí. Et dicen que
el que mejor rey es semeja al bueitre, que tiene en derredor
de sí las bestias vivas e non cura dellas, e búscalas muertas,
por que se paga dellas más que de otra cosa; ca los bueitres
siempre se ayuntan a las bestias muertas. Et puesto quel
león non me pensase mal, usando con él los malos
consejeros, habíalos de escuchar e facer por ellos. Tú vees
que el agua es más blanda que la piedra, e si mucho atura
corres por ella, a poco tiempo face en ella rastro.»
Dijo Dimna: «¿Qué es lo que quieres facer?» Dijo
Senceba: «Non me semeja qué he de facer, si non convidar
al león a lit; ca nin el religioso por sus oraciones, nin el
limosnero por sus limosnas, nin el que teme a Dios por su
simpleza, non ha tanto galardón como aquel que se ampara
si quiera una hora del día, manteniendo la verdat, e su
enemigo mentira. Ca qui manifiestamente tiene la verdat, si
lo matan vase a paraíso, e si él mata, vence e sale por
bueno.» E dijo Dimna: «Non se debe ninguno meter a
peligro, podiendo estorcer; ca si muere pierde su alma e
peca, e si vence es ventura. Mas el homne de buen
entendimiento pone la lid en fin de todas sus artes. Et
dicen: «Non desprecies al enemigo flaco e deshonrado, e
más si fuere artero; cuanto más el león, que es tan atrevido
e tan fuerte como tú sabes.» Ca qui menosprecia facienda
de su enemigo e lo tiene en nada, acaéscele lo que acaesció
al mayordomo de la mar con la ave que decían tittuy.» Dijo
Senceba: «¿Cómo fue eso?»
Los tittuy y
el
mayordomo
del mar
Dijo Dimna: «Dicen que una ave de las aves de la mar,
que le decían tittuy, estaba él e su fembra en una ribera de
la mar; e cuando vino el tiempo del poner de sus huevos,
fízolo saber la fembra al maslo, e díjole: «Busca un lugar
apartado en que pongamos nuestros huevos.» Díjole el
maslo: «Pon los aquí en este nuestro lugar, ca el agua e la
yerba son cerca de nos, e es nos mejor que otro.» Díjole
ella: «Piensa bien en esto que dices, ca a peligro estamos en
este lugar. Si se la mar tendiere en este lugar, levar nos ha
nuestros pollos.» Dijo el maslo: «Non cuido que se tienda
la mar sobre nos, ca sé que se teme el mayordomo de la
mar que gelo vedaríamos.» Díjole la fembra: «¡Cómo eres
loco en esto! Non has vergüenza nin conosces el bien en
amenazar aquel con quien non puedes; ca dicen que non es
ninguna cosa que mayor daño faga a ninguno nin a sí
mismo que el homne. Oye lo que te digo e fazlo.» Et él non
se quiso otorgar en aquello a que lo ella convidaba. Cuando
ella vido que la non quiso creer, dijo: «El que non quiere
creer a su amigo cuando lo desengaña, acaescer le ha lo que
acaesció al galápago.» Dijo el maslo: «¿Cómo fue eso?»
Los dos
ánades y el
galápago
«Dijo ella: «Dicen que en una fuente había dos ánades e
un galápago, et eran amigos por la vecindat que era entre
ellos. Desí vino el tiempo que les menguó el agua e secóse
la fuente. Cuando esto vieron las ánades acordaron de
mudar se de aquella fuente a otra do había mucha agua e a
do serían viciosas. E vinieron para el galápago e
despidieron se dél e dijéronle: «Queremos nos ir deste
lugar, por que nos falleció el agua.» Dijo el galápago: «A
vos non falleció el agua, que podedes ir donde quisierdes,
mas a mí mezquino falleció, que non puedo ir convusco nin
puedo guarecer sin agua. Ende vos ruego que catedes
algunt consejo cómo me podades levar convusco.» Dijeron
ellas: «Nos non le podemos facer si non nos ficieses tal
convenencia que cuando te leváremos e te viere alguno e
fablare, que non le respondas.» Dijo él: «Así lo faré. Pues
¿en cuál guisa podría ser que me levásedes?» Dijeron ellas:
«Morderás tú en medio de un fuste, e travaremos nos de los
cabos dél, et levarte hemos.» Así plogo desto al galápago,
et leváronlo volando por el aire; et viéronlo los homnes e
maravilláronse, e dijeron: «Ved qué maravilla: un galápago
entre dos ánades que lo lievan en el aire.» Cuando el
galápago esto oyó dijo: «Que vos pese.» Et en abriendo la
boca para fablar, cayó en tierra et murió.»
«Dijo el tittuy a la fembra: «Entendido he lo que dejiste;
mas non temas de la mar nin le hayas pavor.» Et ella puso
sus huevos e sacó sus pollos. Cuando lo vio el mayordomo
de la mar, quiso saber cuánto se podría guardar dél el tittuy,
o qué arte faría, e diole lugar fasta que se finchó la mar e
levó los pollos e su nido. Cuando vino la fembra a
requerirlos e non los falló, dijo al marido: «Bien sabía yo al
comienzo deste nuestro fecho que esto acaescería, e que se
nos tornaría en nada a mí e a ti, que non sabíamos cuánto
valíamos; cata cuanto daño nos vino por esto.» Dijo el
maslo: «Tú verás lo que faré en qué encimaré mi facienda.»
Et fuese para sus amigos e querellóse desto e díjoles: «Vos
sodes mis hermanos e mis amigos para demandar el tuerto
que yo rescebí; pues ayudadme a guisad como haya
derecho, ca bien podría acaescer a vos lo que a mí
acaesció.»
Dijeron ellos: «Si así es como tú dices, derecho es que
rescibamos tu ruego; mas ¿qué es esto que podríamos facer
de daño a la mar e a su mayordomo?» Dijo: «Ayuntemos
nos e vayamos nos a las otras aves, e digamos gelo. «E
toviéronlo por bien, et fuéronse a las otras aves e dijéronles
lo que acaesciera, e apercibieron las, por que les acaescería
otro tal como a él acaesciera.
«Dijéronles: «Así es como vos decides, mas, ¿qué mal
podemos nos facer a la mar e al su mayordomo?»
Dijéronles: «El rey de todas nos las aves es el falcón oriol;
llamemos lo fasta que se nos muestre.» E ficiéronlo así e
mostróseles e díjoles: «¿Qué cosa vos ayuntó, e por qué me
llamastes?» Dijéronle ellas lo que les acaesciera por la mar
e por su mayordomo. Dijéronle: «Tú eres nuestro señor e
nuestro rey, e el poder que tú has, creemos que es más
fuerte que el mayordomo de la mar; pues vete para él e
ruégale que nos emiende el tuerto que nos fizo; e si lo
ficiere, e si non, aparejar nos hemos a lidiar con él.»
Cuando lo sopo el mayordomo de la mar, entendió su
flaqueza apos la fortaleza del falcón oriol, e tornó los
pollos del tittuy.
«Et yo non te di este ejemplo si non por que sepas que
non tengo que es consejo que lidies con el león, nin que
contiendas con él por ti mismo.» Dijo Senceba: «Dígote
que yo non mostraré al león enemistad, nin me camiaré de
como estaba con él nin en celado, nin en paladinas, fasta
que vea de lo que me yo temo. «Et esto pesó a Dimna, ca
sopo que si el león non viese las señales en Senceba que él
dijera, que lo sospecharía. Et dijo a Senceba: «Vete, ca
manifiestamente verás cuando entrares al león la
fortedumbre de lo que te yo dije dél.» Dijo Senceba: «¿Et
cómo conosceré eso? Dijo Dimna: «Si tú vieres al león,
cuando a él entrares e lo vieres, acachado contra ti,
moviendo los pechos e catándote muy firme, e firiendo con
la cola en tierra, et abriendo la boca e bostezando e
relamiendo, e aguzando las orejas, sepas que te quiere
matar, e apercíbete, e non te engañe.» Dijo Senceba: «Si yo
viere con el león lo que tú dices, non haberé y dubda.»
Et pues que Dimna acabó de enlizar al león contra
Senceba e Senceba contra el león, fuese para su hermano
Calila. Et dijo Calila: «¿En qué has puesto tu obra en que
trabajabas?» Dijo Dimna: «Ya cerca es de se encimar
segunt que yo quería. Non dubdes nin cuides que dure la
amistad entre dos amigos, si el sabio artero e tercero se
entremetiere en el departir.» Et fueronse amos fasta que
llegaron al león. Et vieron a Senceba que había entrado al
león, e violo de la guisa que le dijo Dimna, acachado contra
él, e las orejas agudas, e la boca abierta e firiendo con la
cola en tierra, e non dubdó Senceba que quería, saltar en él,
e fue cierto de morir. Et dijo en su corazón: «Non es el que
sirve al rey en cuanto se teme que lo matará rabiosamente,
e que se le mudará el corazón por las mezclas de los malos,
si non como quien mora con la culebra en su cueva e en su
cama, o con el león en su lugar, o como quien nada en el
agua do son los cocodrillos, que non sabe cuándo se
ensañará alguno dellos e lo matará.» Et pensó el toro en
esto e aparejó se a lidiar con el león. Et católo el león e vio
lo que le dijera Dimna et non dubdó que se viniera si non
por lidiar con él. Et saltó el león a él, e lidiaron muy
fuertemente atanto que corrían amos sangre. E mató el león
a Senceba, e paró se aparte muy triste e con grant pesar
pensando.
Cuando esto vio Calila dijo a Dimna: «¡Ay falso, vil, tu
arte cuán mala es, et qué vil cima fizo! Ca has metido al
león en afruenta e en vergüenza, e has muerto a Senceba e
has derramado los corazones de los caballeros. Desí veo
con tu grand locura en que te alabaste que lo farías con
terrería. Et ¿non sabes quel peor consejo es aquel que face
al homne lidiar podiéndolo escusar, nin sabes que el homne
por ventura apoderarse ha de su enemigo do lo pudiere
matar, e déjalo por miedo de non ser en ello mal andante, o
entrar a peligro, habiendo esperanza, que se vengará dél de
otra guisa? Et cuando el privado del rey lo conseja a lidiar
en las cosas de que se puede vengar en paz, mayor
enemistad le ha e mayor daño le face que su enemigo. Ca
así como alcanza a la lengua flaqueza en non decir
ciertamente el pensamiento del corazón, otrosí alcanza al
esfuerzo la cobardez, por el mal consejo. Ca cuando el
homne se echa a la una de estas dos cosas, non le ha la otra
que facer a la ora de la lid, nin ha el consejo ninguna
mejoría del esfuerzo; ca en muchas cosas cumple el
consejo sin la fuerza, et non cumple la fuerza sin el
consejo. Et quien quiere facer engaño, e non sabe la manera
de lo que acaescerá por loar su cima, será su fecho tal
como, el tuyo. Et yo sabía bien tu malvestad e tu lozanía e
nunca fue razón que esto non atendiese de ti, et vi que tu
golosía e tu cobdicia alguna traición traería a ti e a mí.
«Ca el homne bueno e entendido piensa en las cosas
ante que las faga e se meta a ellas, e las que ha esperanza
que se acabarán segunt él quiere, atrévese a ellas, et las que
sabe que se le agraviarán, déjalas. Et yo non te dejé de
facer entender tu yerro e tus aleves al comienzo desta cosa
si non por que era cosa que non podía mostrar, nin quería
facer testigos sobre ti, e sope que lo que yo te decía non te
defendería nin te tornaría de la cosa que tú querías más. Et
pues que agora he visto manifiestamente tu mal consejo e
mala cima de tu facienda, et quiero te departir en qué estás
e cuál eres, e por esto se engañó el león en ti; et non ha pro
el decir si non con el facer, nin la castidat si non con el
temor de Dios, nin en ser homne verdadero si non con
lealtad, nin en ser artero si non sale ende sano e salvo e
seguro. Et tú has fecho tal cosa que la non melecinará si
non el entendido, endereszado, sabio, así como el enfermo
en que se corrompe la cólora e la sangre e la flema, que
gelo non puede toller si non el buen físico.
«Et sepas quel saber tuelle al homne agudo e acabado su
beudez, et anda en la beudez del loco, así como el día que
es claro a todas las cosas que veen et ciega el murciélago.
Et el homne de buen seso non cata a la dignidat que ha
ganado nin a la nobleza a que es pujado, así como el monte
que se non mueve maguer el viento se enfuerze. Et el
homne de liviano seso muévese por la más ligera dignidat
que haya, así como las pajas que se mueven con el más
flaco viento. Et remiembro me agora por tu facienda a una
cosa que oí decir, que cuando el rey es derechero e sus
privados fueren malos, apoca su bien facer en los homnes,
e non se atreve ninguno a él; nin se llega a él; así como el
agua clara en que yazen los cocodrilos, en que ninguno non
osa entrar maguer nadar sepa e lo ha de menester. Et el
engaño de los reyes solamente es en su consejo, et tal es el
rey con los buenos vasallos así como el mar con sus ondas.
Et una de las locuras e de las sandeces deste mundo es
querer haber amigos sin lealtad, e haber el otro mundo con
adulterio, e haber el amor de las mugeres con broznedat, et
querer pro de sí a daño de otri, et querer ser sabio e estar
folgando et non estudiando. Mas ¿qué pro ha esto que te yo
digo tan broznamente? Ca yo sé que tan poco pro fará, así
como lo que dijo el homne a la ave: «Non te entremetas de
enderezar lo que se non enderesza, nin de avivar lo que se
non aviva, nin de castigar nin de enseñar al que se non
castiga.» Dijo Dimna: «¿Cómo fue eso?»
Los simios,
la luciérnaga
y el ave.
Dijo Calila: «Dicen que una compañía de simios estaban
en un monte, e vieron en una noche una luciérnega, et
cuidaron que era fuego, e ayuntaron mucha leña; desí
comenzaron a sollar con sus bocas, e a ventar con sus
manos, estando cerca de un árbol en que estaba una ave. Et
aquella ave díjoles: «Non lazredes, ca lo que vos vistes non
es tal como cuidades.» Et non la quisieron creer nin
tornaron cabeza a lo que les dijo. Et pues que gelo hubo
dicho muchas veces, descendió a ellos por los castigar. Et
pasó por y un homne et dijo al ave: «Non te entremetas de
endereszar nin de avivar lo que se non aviva, nin de
castigar nin de enseñar al que se non castiga; ca la piedra
que se non puede tajar, non la prueban con las espadas, et
el fuste que se non puede dolar, non se entremete ninguno
de lo encorvar, ca quien esto faz que yo dije repiéntese.» Et
los simios non tornaron cabeza en lo que les el ave dijo. Et
ella llegó a ellos por los castigar, e tomóla uno dellos, e dio
con ella en tierra e matóla.
Et tú tal eres e más que te ha vencido el engaño e la
lozanía, e son muy malos dos compaños, et es derecho que
te acaesca por esto que feciste lo que acaesció al falso que
era compañero del torpe.» Dijo Dimna: «¿E cómo fue
eso?»
El hombre
falso e el
torpe
Dijo Calila: «Dicen que un homne artero hubo
compañía con un nescio. Et yendo amos por un camino
fallaron una bolsa en que había mil maravedís, e tomáronla
e tovieron por bien de tornarse a la cibdat. Et cuando
fueron cerca de la cibdat dijo el torpe al falso: «Toma, la
meitad de los maravedís, e dame la otra meitad.» Dijo el
falso, pensando en los levar todos: «Non lo fagas así, ca los
amigos que meten sus faciendas uno en mano de otro, face
más durar el puro amor; mas tome cada uno de nosotros
cuanto despienda, e soterremos los que y fincaren en algunt
lugar apartado, et cuando hobiéremos menester algunos
dellos tomarlos hemos.» Et acordóse con él el torpe, e
soterraron los so un árbol muy grande, desí fuéronse; et
vino el falso para el lugar, e tomó los maravedís. Et cuando
fue a días dijo el falso al torpe: «Vayamos al nuestro
condesijo, et tomaremos los maravedís, ca yo he menester
que despienda.» Et fuéronse al lugar do los pusieran, e
cavaron e non los fallaron. E comenzóse el falso a mesar, e
a ferir a sus pechos, e decir: «Non se fíe homne en
ninguno.»
Desí dijo al torpe: «Tú tornaste acá e los tomaste.» E
comenzó el torpe a jurar e confonderse que lo non feciera, e
el falso deciendo: «Non supo ninguno de los maravadís
salvo yo e tú, e tú los tomaste.» E sobre esto fuéronse para
la cibdat e para el alcalde, e el falso querellóse al alcalde
cómo el torpe le había tomado los maravedís, e dijo el
alcalde: «¿Aquí tú has testigos?» Dijo el falso: «Sí, que fío
por Dios que el árbol me será testigo, e me afirmará en lo
que yo digo.» Et sobre esto mandó el alcalde que se diesen
fiadores, et díjoles: «Venid vos para mí e iremos al árbol
que decides.» E fuese el falso a su padre e fizo gelo saber, e
contóle toda su facienda, et díjole: «Yo non dije al alcalld
esto que te he contado, salvo por una cosa que pensé; si tú
acordares comigo, haberemos ganado el haber.» Dijo el
padre: «¿Qué es?» Dijo el falso: «Yo busqué el más hueco
árbol que pude fallar, e quiero que te vayas esta noche allá
e que te metas dentro, que lugar hay donde puedas caber, et
cuando el alcalld fuere ende, e preguntare quién tomó los
maravedís, responde tú dentro e di que el torpe los tomó.»
Dijo el padre: «Fijo, algunas cosas hay que echan al
hombre con su artería e con su engaño en muy gran peligro
e en tribulación, así como acaeció a la garza.» Dijo el fijo:
«Cómo fue eso?»
La garza, la
culebra y el
cangrejo
Dijo el padre: «Dicen que un garza criaba cerca de una
cueva de una culebra, e esta culebra comíale cuantos pollos
sacaba. Et la garza, pagándose mucho de aquella morada,
entristeció e hubo muy gran pesar, e entendiógelo un
cangrejo e preguntóle que qué había, et ella dijo gelo, e dijo
el cangrejo: «¿Quieres que te conseje una cosa que te
librará de la culebra?» Dijo ella: «Placermehía mucho.» Et
fue e mostróle una cueva de un lirón, e contóle que tamaña
enemistad había entre la culebra e el lirón, et dijo: «Ayunta
muchos peces, e ponlos desde la puerta de la cueva de la
culebra fasta la cueva del lirón, e el lirón comerlos ha, e
fallará a la culebra e matarla ha.» Et ella fízolo así como le
consejó el cangrejo, et el lirón siguió el rastro fasta que
falló a la culebra, e la mató. Et andando así el lirón
buscando lo peces, falló el nido de la garza, e comió a ella
e a sus pollos.
«Et ya non te di este ejemplo si non por que sepas que el
que non cata primero la cosa que la faz, échalo la suerte por
ventura en lugar onde nunca estorcerá, e tú sabrás qué
facer.» Dijo el falso a su padre: «Bien entiendo lo que
dices, mas non hayas miedo, ca más cosa ligera es e más
presta que tú non cuidas.» Et non quedó de lo falagar fasta
que gelo otorgó e seguró por su consejo e yogo en el árbol.
Et cuando fue otro día de mañana, llegó el alcalld al árbol,
él e los que eran con él, e preguntóle por los maravedís, e
respondióle el padre del falso de dentro del árbol, et dijo:
«El torpe tomó los maravedís.» Et maravillóse ende el
alcalld et cuantos con él eran, et andudo enderredor del
árbol, e non vio nada en que dubdase. Et mandó ayuntar
leña e poner cerca del árbol enderredor e encendióse fuego;
e cuando llegó el fumo al viejo e le dio el calor e la flama,
sufrióse una hora, desí dio voces e demandó acorro, e
sacáronlo cerca de muerto. Et mandó el alcalld justiciar a él
e a su fijo, et tomó el torpe los maravedís, et tornóse el
falso con su padre a cuestas. El padre perdió e los
maravedís.
«Et yo non te di este ejemplo sino por quel engaño e la
falsedat quien la face cae en el mal e pierde su derecho. Et
tú, Dimna, has ayuntado todas estas malas mañas que yo
dije. Et esto que tú vees es fruto que tú vendimiaste de tu
mal fecho, et con todo esto non creo que tú estorcerás del
león; ca tú eres de dos faces e de dos lenguas, et la casa
está siempre en paz mientra que non entra dañoso, et la
amistad dura entre los amigos mientra que non entra
entrellos tal como tú; ca non es cosa que más semeja que tú
a la culebra que le corre de la lengua tósigo. Et cuamaño
miedo había yo del tósigo de tu lengua, el cual me face
aborrecer tu compaña; ca los entendidos dicen: «Esquiva es
la compañía de los falsos maguer sean tus parientes, et
quien tal es, non es si non como la culebra que cría el
homne e la falaga, desí non ha della si non morderlo e
facerle mal.»
«Et dicen los filósofos: «Acuéstate al homne entendido
et honrado, et guíate por su consejo e guárdate que te non
quites dél, et non quieras haber amistad del que non ha
amor maguer sea de buen consejo e de honestas maneras, et
guárdate cuanto pudieres de sus costumbres, et aprovéchate
de lo que sopiere; et non dejes de haber amor de los largos,
maguer que non te den nada, mas allégate a su largueza e
tenlo pro con tu seso; et fuye cuanto pudieres del vil loco.»
Et yo, ¿dó fuiré de ti, o do me apartaré? Et debíate
esquivar. Et yo, ¿cómo haberé esperanza e tus amigos en tu
lealtad, habiendo tu fecho esto a tu rey, que te honrara
cuanto yo vi? Et eres en esto tal como el mercador que dijo
que en la tierra donde comían los mures ciento quintales de
fierro non es esquiva cosa que los azores roben los
infantes.» Dijo Dimna: «¿E cómo fue eso?»
Los mures
que comían
hierro
Dijo Calila: «Dicen que en una tierra había un mercador
pobre, e quísose ir en su camino, et había ciento quintales
de fierro, et dejólos en encomienda a un homne que él
conoscía, et fuese para lo que había menester, e pues que
fue venido demando gelo. Et aquel homne habíalo vendido
e despendido el prescio dello, et díjole: «Yo le tenía al
rencón de mi casa, e comieron de los mures.» Dijo el
mercador: «Ya oí decir muchas veces que non es ninguna
cosa que más roya el fierro que ellos, et non daría nada por
esto pues tu estorciste bien dellos.» Et el otro pagóse desto
que le oyó decir et díjole: «Come e bebe hoy comigo.» Et
prometióle que tornaría a él, e salióse ende, e guisó cómo le
tomó un su fijo pequeño que había e levólo para su casa e
escondiólo. Desí tornóse para él, et el otro preguntóle:
«¿Viste mío fijo?» Díjole: «Vi cuando fue cerca de allí un
azor que arrebató un niño; quizá tu fijo era.» Et el otro dio
grandes voces e quejóse e dijo: «¿Vistes nunca tal, un azor
arrebatar un niño?» Dijo el mercador: «En la tierra do los
mures comen ciento quintales de fierro, non es maravilla
que sus azores arrebaten los infantes.» Et entonces dijo el
homne bueno: «Yo comí tu fierro e tósigo comí e metí en
mi vientre.» Dijo el mercador: «Pues yo tomé tu fijo.» Et
díjole el homne: «Pues dame mi fijo e yo darte he lo que
me diste en encomienda.» E fue fecho así.
«Et yo non te di este ejemplo si non porque sepas que
feciste a tu señor traición al que tú probaras por muy
bueno, et non hay dubda que otro tal fagas a otri; ca el
amor non ha en ti do more nin lugar do esté; ca non es cosa
que peor empleada sea que el amor en quien non ha lealtad,
e el bien en quien non lo agradesce, e el saber en quien non
lo entiende, et la poridad, en quien non la cela. Et yo
desfuciado só que tu natura se mude nin tus costumbres se
cambien et sé quel árbol amarga, maguer lo unten con miel,
non se muda de su sustancia. Et yo temíame de tu
compaña; ca facer compaña con los buenos nasce ende bien
e buena andanza, e en facer compañía con los malos face al
homne venir a repentencia. Et tal es el mal como el viento,
que si pasa por fedor lleva ende fedor, e si pasa por buen
olor lleva ende otrosí. Et yo sé cuánto te agravia lo que te
digo, ca los homnes nescios siempre se agravian de los
entendidos, e los viles de los honestos, e los desmesurados
de los mesurados, e los torticeros de los derecheros.» Et en
este lugar se acabó la razón de Calila e Dimna.
Et acabó el león de matar al buey. Et pues que lo hubo
muerto, repintióse e pensó de su facienda, e lo que ficiera.
Et después que se amansó la saña que había, dijo: «¡Oh!,
cuánto me ha mancillado Senceba en sí mismo, ca era de
buen consejo e agudo, e non sé por ventura si fue acusado a
tuerto.»
E estovo muy triste et muy repentido e quejoso mucho
por lo que ficiera. Et viólo Dimna, e levantóse de cerca de
Calila e llegóse a él e díjole: «Señor, Dios te metió en
poder, a ti e a los tuyos, tu enemigo; pues ¿por qué estás
triste?» Dijo el león: «Prisióme piadat por que maté a
Senceba, por que era entendido e honesto e de buen amor e
leal, et he duelo dél.» Dijo Dimna: «Non digas así, señor,
nin hayas piadat del que temieres; ca el rey anviso a las
veces aborrece a algunt homne e aluéngalo de sí. Desí
fuérzalo su talante e aprívalo e metel sus cosas en mano por
que sabe que es bueno e agucioso, así como el que fuerza
su talente a tomar la melecina desaborida con esperanza
que fará pro; et a las veces ama a alguno homne e aprívalo,
desí mátalo e derráigalo por miedo que le non faga daño,
así como aquel que le muerde la culebra en el dedo e lo taja
por miedo que se non espanda el tésico en su cuerpo e
muera.» Et cuando esto oyó el león, creólo, e aprivólo, e
púsulo en mayor dignidat.
Dijo el rey al filósofo: «Ya oí lo que fizo Dimna, por ser
tan pequeño e el más vil de todas las bestias salvages, al
león e al buey, e de cómo enrizó a cada uno dellos contra el
otro fasta que desató su amor e su compañía, et en esto he
oído a tan maravillosas e tantas fazañas que es asaz
complimiento para se guardar homne e de se apercebir de
los mezcladores e de los terreros, e de los falsos en las sus
falsedades et sus engaños que facen. Et los homnes
entendidos deben perseguir las mentiras e falsedades, e
perseguir los mezcladores: a escodriñar tales cosas; desí
non facer, por ningunt dicho que les ellos digan, nada si
non con asosegamiento e con recabdo, e desechar a todos
aquellos que conosciese por tales.»
Capítulo IV
De la pesquisa de Dimna; e es el capítulo del que quiere pro de si e
daño de otro, que torna su facienda
E dijo el rey al filósofo: «Ya he entendido lo que me
dejiste del mesturero e mezclador, e cómo metió enemistad e
aborrencia con su lengua entre aquellos que mucho se
amaban. Pues dime agora cuál fue su escusación de Dimna e
qué cima hubo por este fecho.» Dijo el filósofo: «Fallamos
en los libros de las historias quel león, pues que hubo muerto
al buey, a pocos días pasados, repentióse por que lo matara
rabiosamente, et membróse como era enviso et leal contra
él, e velaba mucho con sus compañeros por tal de olvidar el
cuidado que había. Et un león pardo que era de su mesnada,
e de sus privados, e de los más honrados de su corte et con
el que más se apartaba, salió una noche por demandar un
tizón de la casa de Calila, e era maestro del león; e cuando
llegó a la puerta, oyólo rebtando e maltrayendo a Dimna por
su traición e por su mezcla, e demostrándole su mal consejo
por lo que había fecho a Senceba sin pecado quél fiziese, e
faciéndol entender que non estorcería del león, e que non
podía ser que su mezcla non fuese descubierta, e que non
habría quien gelo escusase nin quien lo amparase e que lo
justiciaría e lo mataría.
E decial Dimna: «Ya acaesció lo que se non puede
emendar, pues non acuites a mí e a ti, et guisa como esta
cosa non le caya al león en corazón, ca a mí pesa mucho de
lo que fize, mas la cobdicia e la envidia me forzaron a ello.»
Cuando esto oyó al león pardo que ellos amos decían,
tornóse e entró a la madre del león en su casa, et contól todo
cuanto oyera, después quel fizo pleito e convenencia que
non lo dijiese a ninguno. Et fuese la madre del león cuando
amanesció e entró a su fijo, e violo estar triste e cuidoso, e
entendió que non era si non por la muerte de Senceba.
Díjole: «El cuidar e el pensar e la tristeza non facen cobrar
nada, mas desgastan el cuerpo, e derraman el seso e la
fuerza e enflaquécenlo; pues dime lo que has, et si fuere por
cosa que debamos haber tristeza, yo nin ninguno de tus
vasallos non estaremos sin cuidado, e si non es si non por
que mataste a Senceba, manifiesta cosa es que lo feciste a
tuerto e sin pecado que te él ficiese, nin culpa nin falsedat,
nin te fue contrario en cosa; et si tú te hobieses refrenado
cuando te dijeron dél, e hobieses pensado en su facienda, o
vieras en esto alguna presunción, estonces era razón delo
facer; que dicen que non es ninguno que mal quiera a otro o
lo aborrezca, que otro tal non sienta en su corazón. E dicen
los sabios: «Cuando quisieres saber el corazón de tu amigo,
de amar o desamar que cates al tuyo et así lo judga.» Pues
cata tú, rey, por tu seso e por tu voluntad verás lo que feciste
al buey, si fue por enemistad o por achaque alguno que le
tenías en el corazón, si merecía él esto; et tu voluntad te
mostrará la verdat. Pues si tú lo feciste por derecho, por
merescimiento quél fizo, non debes ser triste nin pesante por
ello, ca derecho es justiciar a todo aquel que quiere ser
atrevido contra ti por escarmentar los otros. Et tú, rey, sabes
las cosas e entiendes las por tu seso e por tu sapiencia, e así
lo vees como el homne vee su figura en el espejo claro. Pues
dime: ¿cuál corazón lo tenías antes que lo matases?»
Dijo el león: «Madre, mucho he pensado en facienda de
Senceba, e con cobdicia de lo fallar en algunt pecado por
esforzar la sospecha que le había, e non lo fallo; ca yo
siempre tove a Senceba por de sano corazón, e fiaba por él, e
pagábame de su consejo e aprendía dél, e feuciábame por él,
e non desconocí ninguna cosa de cuantas le tenía en el
corazón ante que lo matase nin después. Et soy mucho
repentido por lo que fiz, e soy muy pesante e he grand dolor,
et non dubdo que salvo era de lo que le apusieron e sin
sospecha; mas fízomelo facer el falso traidor de Dimna con
su mestura, diciéndome lo que Senceba non faría nin osaría.
Mas dime si oíste alguna cosa o te fabló alguno deste
fecho».
Dijo la madre del león: «Dijeron me que era sospechado
que lo que fizo Dimna en te enrizar contra Senceba, non fue
si non por envidia que le había en su dignidad e en su
privanza.» Díjole el león: «¿Quién te lo dijo, madre?» Dijo
ella: «El que me lo dijo rogóme que fuese poridat, e yo así
gelo prometí, et el que es rogado por poridad debe ser fiel, e
quien descubre la poridat falsa su fieldat, et quien esto
ficiere habrá mal paso en el otro siglo, et ninguno non le
querrá descubrir más poridat.» Dijo el león: «Por Dios, así
es, e verdat dices, mas esto non debe ser poridat, ca non se
debe celar nin dubdar ninguna cosa de la verdat; mas el que
la sabe debe la descobrir e testigüela e haberá perfecto
galardón por ello. Nin debe desfacer la verdat quien la sabe,
cuanto más en la sangre del que murió a tuerto; ca quien
encubre la culpa del malfechor es su aparcero en el pecado.
Et el rey non debe justiciar por sospecha nin en dubda fasta
que claramente vea la cosa, ca la sangre de grand prez es. Et
yo, maguera que a ciegas andude en Senceba, non quiero
facer otro mal en Dimna sin prueba e sin certedumbre; et
aquel que te lo fizo saber echado lo ha sobre tu alma»
Dijo la madre del león: «Verdat dices, mas yo tenía que
compliría asaz lo que te yo contaría, e me creerías.» Dijo el
león: «Non digo yo que non es como tú dices, mas quiero
que me digas qué es e folgará más mío corazón.» Dijo ella:
«Si por tal me tienes, justicia aqueste falso como meresce tal
como él.» Dijo el león: «Debes me decir quién te lo dijo, ca
non es esto ningunt daño.» Dijo la madre: «¿Sabes qué es el
daño que yo ende haberé?; que me menospreciará aquel que
me lo encomendó e se fió por mí, quel falliré en ello, et,
cuando yo ficiere esto, que fiará ninguno por mí.» Cuando
esto oyó el león entendió que non le diría el nombre de
quien gelo dijera. Díjol: «Vete.» Et ella fuese.
Et pues que amanesció envió el león por los mejores de
su mesnada, e fueron y presentes, e envió por su madre, e
vino y. Desí mandó llamar a Dimna e dujeron gelo. Desí
abajó el león la cabeza con vergüenza de la muerte de
Senceba. Cuando esto vio Dimna, fue cierto de morir, et dijo
a uno de los que estaban cerca dél: «¿Por qué está el león
triste e cuidando? ¿Acaesció alguna cosa que le fizo tristecer
por que vos hubo de ayuntar?» Dijo la madre del león: «Esto
que tú vees estar al león triste e cuidoso, non es si non por
que te ha dejado sano e salvo fasta hoy, faciéndole tú engaño
e enridándole con tu mestura, e con tu falsedad para matar a
Senceba.»
Dijo Dimna: «Tengo que es verdad lo que dices; que el
que se trabaja en buscar bien, más aína le viene el mal que a
otri, et non pertenesce al rey nin a sus mesnadas sinon los
malos. Ca dicen que quien face vida con los malos e non faz
sus obras, non estuerce de su maldat por se aguardar; ca non
galardona bien por el bien si non Dios sólo; et por ende se
apartan los religiosos en los montes e se dejan de vevir con
los homnes e de fablar con ellos, et aman más de facer las
obras de Dios que las de los homnes. Mas la lealtanza e el
amor que yo había al rey me le ficieron descobrir la falsedat
del que le quería facer traición, et quería saltar en él, e fícele
entender aquello que sospechaba e las señales que viera, e él
violas manifiestamente, e non acayó nada de quél non fue
bien cierto; et si él pesquiriere esta cosa, e preguntare por
ella, e pensare en ella, sabrá la verdat quel fice entender; ca
el fuego que yace en la piedra e en el fierro, non se saca si
non con artes; et esto non es cosa celada, ca el cuerpo del
homne, después que es pesquerido e buscado, paresce más
quél es así como toda cosa fedrosa quier lodo, quier ál, que
cuanto más movida es tanto más fiede.
«Et yo si culpado fuese, fuiría por la tierra, e habería
anchura, e non aturaría a la puerta del rey; mas fiándome
que era salvo non me quité ende nin me partí ende. Et non le
ruego ál si non, maguer que esté en duda de mi facienda, que
la mande pesquerir e catar, et aquel a quien este poder diere
que sea fiel, et non haya ninguno en que le travar, nin faga
engaño a ninguno, e que le muestre yo mi escusación e lo
que oyere decir a los otros, e cátelo, e non quiera facer que
los dichos de los que me acusaron e me hobieron envidia. Ca
lo que el rey sopo, de como le ficieron dubdar en lo quél vio
de la enemistad de Senceba, que meresció por ende morir, le
debe tener de se non atrever así a matarme; ca ya hube yo
del rey tal dignidad que me habían envidia por ella, e tal
privanza. Et si él non me catare esta merced e fuere mal
consejado en mi facienda, non he otro acorro nin otro
refugio si non Dios, que sabe las poridades de los homnes e
lo que tienen en corazones e en sus voluntades. E dicen quel
que hace por dubda, que non es cierto, es tal como la muger
que se dio a su siervo dubdando, e la aforzó». Dijo el león a
las mesnadas: «¿Cómo fue eso?»
La mujer y
el siervo
Dijo Dimna: «Dicen que en una cibdat que decían
Quertir, que es en tierra de Yabret, había un rico mercador e
había su muger muy fermosa, e habla un vecino pintor, e era
diudo della. Et díjol ella un día: «Si podrías facer alguna
cosa por que te yo conosciese cuando vinieses a mí de
noche, saldría a ti sin que me llamases tú, por tal que nos
non sospechasen nin te oyesen.» Díjol su amigo: «Yo te faré
una sábana tan blanca como la luz de la luna, et faré en ella
unas pinturas; e cuando las tú vieres saldrás a mi, et ésta será
señal entre mí e ti.» Et plóguela a ella desto quél dijo: Et
oyólo un su siervo della, e aprísolo, e encubriólo en su
corazón. Et venía a ella su amigo con aquella señal, e veíalo
ella, et salía a él.
«E duró así un tiempo. Et después fuese su amigo para el
rey a pintarle unas casas que había de menester; et fuese
luego el siervo della a una manceba que tenía el pintor, en
cuyo poder estaba la sábana, et era su conosciente, e
demandól aquella sábana, e ella diógela. Et él fuese para su
señora de noche, e luego que ella vio la sábana de suso dél,
cuidó que era su amigo e salió luego a él, e yúgose con ella.
E tornóse el siervo e dio la sábana a la manceba del pintor. E
vino el amigo esa noche del palacio del rey para su posada,
et cubrióse la sábana; desí vínose para ella. Et díjole ella:
«¿Qué has esta noche que tornaste luego una vez en pos
otra, habiendo fecho a tu guisa?» Et él entendió que era
engañado, e tornóse para su posada, e priso su manceba, e
firióla muy mal fasta que le dijo la verdat como le conteció;
e tomó la sábana e quemóla en el fuego.
«Et yo non te do este ejemplo si non por quel rey non se
acuite en mi pleito quel fue mostrado en dubda, e porná
sobre sí grant cargo de pecado. E non digo esto que vos
oídes con miedo de la muerte; ca maguer aborrida cosa sea,
ninguno non la puede fuir, nin ha otro refugio, e todas las
cosas del mundo han de finar. Et si yo ciento almas toviese,
e sopiese que el rey tenía por bien que se perdiesen, yo le
sería franco dellas.» Dijo uno de los de la mesnada: «Tú non
dices esta escusación al rey por lo honrar; mas a ti es de
menester de buscar con que salgas desto en que eres caído.»
Dijo Dimna: «¡Mal sea de ti! ¿Es aleve a ningunt homne de
se escusar, cuanto más por escapar de muerte? Et ¿quién es
más cerca del homne que sí mismo? Pues si así mismo non
buscare escusación, ¿para quién la buscará? E los sabios
dicen que quien a sí non guarda, a otri non fará pro. Et
paresce bien en ti la envidia e la malicia e la enemistad e la
necedat que non podiste retener, e bien entienden los que te
oyen que non quieres a ninguno bien e que eres enemigo de
tu alma e de todos; e tal como tú, non es bien que esté sinon
con las bestias mudas, cuanto más con el rey o ser a su
puerta.»
Et pues que le hobo respondido Dimna así, salióse el otro
muy triste e muy avergonzado de lo que le dijera Dimna.
Dijo la madre del león: «Grant maravilla es de cómo fablas,
e das ejemplos a lengua suelta, e respondes a los que te
fablan, habiendo fecho traición e maldat e engaño.» Dijo
Dimna: «¿Por qué catas con un ojo e oyes con una oreja e
non piensas en la cosa como es, nin la sabes de cierto, mas
faces a tu sabor non sabiendo la verdat? Mas parésceme que
la mi mal andancia ha mudado a ti por razón de mí todas las
cosas, et aun todos los otros, que ninguno non fabla nin
razona si non a su sabor. Et éstos que son en la corte del rey
tanto se fían en su poridat e en su mansedumbre e son
seguros de su bondat, que se non temen de fablar a sus
sabores a tuerto o a derecho, ca él non gelo contradirá. Et
éste es el lugar del sermón si fuese creído e de los ejemplos
si hobiesen pro.»
Dijo la madre del león: «Catad este falso, cuánta grant
cosa ha fecho, e quiere cegar los homnes por desmentirlos e
por se salvar dellos.» Dijo Dimna: «Los homnes que son
tales son cinco: el uno es el que descubre a la muger la
poridat; et el otro es el que viste los paños de las mugeres; e
el tercero es la muger que viste los vestidos de los varones;
et el cuarto es el huésped que se enfinió et cuida que es
señor de la casa; et el quinto es el que denuncia a los
homnes lo que le non preguntan nin le demandan.» Dijo la
madre del león: «¿Non conosces tú, malfechor, por qué
temas, nin catas cuán laida obra fecite, por que sepas que
non estorcerás sin que sea tornada de ti venganza?»
Dijo Dimna: «El homne que mal fecho face non quiere a
ninguno bien, nin lo amparará del mal maguer que lo puede
facer.» Dijo la madre del león: «¡Falso traidor, en atreverte
tú a decir tal fecho antel rey! es maravilla cómo te deja
vivo.» Dijo Dimna: «El traidor es aquel que asegura a su
enemigo, et después lo mata.» Dijo la madre del león: «¿Has
esperanza de estorcer de tu grant pecado con tales palabras
mintrosas?» Dijo Dimna: «El que dice la que non fue
meresce lo que tú dices, et yo dije verdat e mostrarélo por
prueba, e díjelo al rey e complí el homenaje que le debía.»
Dijo la madre del león: ¿E qué fue lo que tú dejiste, e qué
fue la verdat que tú le mostraste?» Dijo Dimna: «Bien sabe
el rey que si yo mintroso fuese, non le diría a él tal dicho nin
me atrevería a decir lo que non era nin a sacar mentira; et yo
he esperanza quél verá que yo so verdadero e salvo e de
sano corazón.»
Cuando vio la madre del león que el león non fablaba
nada en el pleito de Dimna, callóse ella, e dijo: «Por ventura
mienten contra él, e es salvo de lo que le aponen; e el que se
escusa delante de los caballeros e non refiertan ninguna cosa
de lo que dice, semeja que es verdadero en lo que dice; et
callar a las razones del contendor semeja conoscer la verdat
que dice. Et dicen los sabios que quien calla otorga.» Desí
levantóse por salir ende sañosa. Et mandó estonces el león
que prendiesen a Dimna e que le pusiesen fierros; desí
leváronlo a la cárcel, e mandó catar su pleito, et facer sobre
él pesquisa, e que gel mostrasen; et yogo Dimna en la cárcel,
e mandó lo guardar a un caballero. Desí dijo la madre del
león a su fijo: «Non se puede encobrir mestura de Dimna e
su mal fecho en todas las cosas, mayormente en fecho de
Senceba el leal sin culpa. Et ya me fue a mí dicho deste falso
mintroso lo que dicen dél todos por una boca, ca non es cosa
que se calle a ninguno; desí fácemelo más verdat sus
mentiras e sus escusaciones e sus salvas que son
contrafechas sin verdat; et si tú lo oyes, amparar se te ha con
razones falsas, et lo que a mí dijo el fiel verdadero es la
verdat. Pues si quieres folgar dél, non contiendas con él e
mátalo.»
Dijo el león: «Cállate, que yo cataré su pleito e lo
pesquisaré, ca es muy sotil e muy artero e sabio e entendido;
et yo quiero ser bien cierto de su pleito e non quiero pasar a
él rabiosamente, nin quiero mi daño en seguir voluntad de
otro de que non sé su verdat nin su mentira. Et mucho aína
puede ser que esto sea por envidia que le han, et témome de
lo matar por dicho dellos, ca habría ende grant pecado et
daño. Pues dime: ¿Quién es aquel que te lo dijo? Ca los
homnes se han envidia unos a otros e se mezclan et quieren
pujar el uno más quel otro en las dignidades.» Dijo la madre
del león: «El fiel verdadero que me contó la historia es tu
amigo el león pardo, tu leal e paro vasallo que sabe tu
poridad.» Dijo el león: «Asaz hay, et tú verás lo que yo faré
e lo que dél mandaré facer; pues vete.»
Et pues que se fue la madre del león para su casa e pasó
la media noche, dijeron a Calila como Dimna era preso, e
pesóle mucho por la grant amistad que había con él e por la
compañía e por el mal que le acaesciera, et fuese para la
cárcel encubiertamente. Et cuando entró e lo vio preso lloró,
et dijo: «Ya llegado ha tu facienda a tal lugar que non he
cura ya de te fablar broznamente nin dejarte de decir que te
pese, et en secreto fablando díjete: Miémbrate lo que te yo
decía e te castigaba e te consejaba e non tornabas y cabeza a
cuanto te decía, nin feciste por ello por el grant desdén que
en ti había, ca te tenías por muy acabado en tu consejo e por
artero. Et dicen los sabios: «Conviene al homne que es buen
caballero que non se meta por su esfuerzo en lugar que non
pueda salir nin estorcer.» Et dicen que la falsedat ante muere
de su plazo, e non por que fenesca la vida, mas por esto en
que estás, que la muerte es más folganza que ello. ¡Ay de tu
mesura e de tu seso e de tu saber, cómo te han privado
dellos, e eres llegado a la muerte! Dijo Dimna: «Nunca
cesaste de decir verdat e mandarla facer, mas yo non
escuchaba nin creía tu consejo, por la grant envidia e la
cobdicia que había en haber dignidat, et por la tribulación e
la laceria en que era, et si non por eso en lo que me tú
castigabas asaz complimiento había, que si lo ficiera levara
la cima dello. Et quien es tentado de golosía non escucha de
sus amigos, quel han piedat e lo aman, así como tú. Et dicen
los sabios que el que non cree a sus amigos e a sus leales
consejeros e a sus bien querientes, torna su facienda a
repentencia, et ya vees en cuanto mal só hoy; mas ¿qué
podías facer con la golosía e la cobdicia que vence al seso
del mesurado e el saber del sabio? Así como el enfermo que
entiende que su daño es en su gula, que ha de comer, e sabe
que le acrescerá en su dolor, e non lo deja de comer, e
acresce su enfermedad e por ventura muere ende. Et yo non
me duelo hoy de mí, mas duélome de ti, ca he miedo que
serás tú compreso por razón de mí et por el amor e por el
parentesco e la amistad que habíamos en uno, et serás
atormentado e lazrado, e non podrás estar que les non
descubras mi facienda et matarán a mí por que te creerán e
tú non estorcerás después de mí.»
Dijo Calila: «Ya pensado he en tu facienda, et bien dices
verdad en lo que dices et yo te consejé lealmente. Et el
homne con cuita cuando le acaesce la tribulación acúsase de
lo que fizo, con esperanza de vevir e de ser aliviado de la
pena. Et yo quiero me ir ante que entre alguno de la
mesnada e me vea estar contigo, et mándote e aconséjote
que te confieses de tu pecado e conoscas tu mal fecho; ca
morir debes sin falla, et mejor es de ser justiciado en este
mundo que ir a la pena durable en el otro.» Dijo Dimna:
«Bien me has aconsejado e dices verdat; empero veré a qué
tornará la mi cima de mi facienda e qué mandarán de mí
facer.» Tornóse Calila a su posada muy triste e muy cuidoso
con miedo de ser preso por el pecado de Dimna, e prísol
menazón e murió esta noche.
Et yacía en la cárcel un lobo preso, e estaba durmiendo
cerca de Dimna, et oyó todo lo que se decían e aprísolo.
Desí la madre del león entró a su fijo otro día de mañana et
díjole: «Miémbrate lo que me dejiste anoche e prometiste en
pleito deste falso traidor, et de cómo dejiste a tus mesnadas
que debe el homne facer las cosas con temor de Dios, e non
se le debe meter en vagar, et yo non sé mayor bien que
librarlo e folgar dél.» Et estonce mandó el rey al león pardo
e el alcalde que se asentase a juicio, e que llamasen a Dimna
ante ellos e que feciesen su pesquisa e, fecha, gela llevasen a
él. E el león pardo fizo llamar a la mesnada e a Dimna; et así
todos juntos ante él, díjoles el león pardo: «Después que el
rey mató a Senceba siempre estovo triste e cuidoso por que
lo mató sin culpa, salvo por que Dimna lo enridó e lo
mezcló con envidia que le había; pues si alguno de vos sabe
alguna cosa dígalo, e nos mostraremos al rey, que el rey non
matará a ninguno salvo después que feciere pesquisa e sea
cierto dello, nin querrá facer a su sabor nin por albedrío.»
Dijo el alcalde: «Ya oíste lo que dijo el león pardo;
faceldo así e ninguno de vos non encubra ninguna cosa de lo
que sopiere, por muchas razones; la primera por que vos non
debedes haber pesar que el juicio caya contra quien debe,
nin maguer sea contra nuestras voluntades e non
menospreciando cosa dello; ca la muy pequeña verdat gran
cosa es, e la cosa que más pesa a Dios es matar al sabio sin
culpa por mestura del falso mentiroso; et la segunda es,
cuando el malfechor es penado por lo que face, non se
atreven a facer otro tal los otros con miedo de la justicia, et
esto es pro de la mesnada et de los pueblos; et la tercera es,
que cuando el falso mentiroso traidor es justiciado, fuelga el
rey e los suyos, ca el tal vevir entre ellos es les gran daño e
gran peligro. Pues diga cada uno de vos lo que sabe e non
encubra la verdat nin afirme la mentira.» Et desque las
mesnadas oyeron esto, catáronse unos a otros, e dijo Dimna:
«¿Por qué estades todos tartaleando? Diga cada uno de vos
lo que sabe, e si yo malfechor fuese placerme hía que
callásedes. Pues que sé que soy salvo e sin culpa, pues decid
lo que sabedes, que sabed que cada razón ha su respuesta, et
el que dice lo que non vio nin sabe, razón es que le contezca
lo que le contesció al físico necio.» Dijo el alcalde et el león
pardo: «¿Cómo fue eso?»
El médico
ignorante
que
envenenó a
la hija del
rey
Dijo Dimna: «Dicen que en una cibdat había un físico
que era bien andante e de buen donario en su
melecinamiento e morióse, e estudiaron en sus libros
algunos por aprender, et vino ende un home que se enfingió
que era un buen físico e non era tal. Et el rey desa tierra
había una fija que amaba mucho, e hubo de adolecer, et el
rey envió a llamar muchos físicos para que curasen de su
fija. Et vino un físico muy sabio que era ciego, et dijéronle
la dolencia de la niña e mandóles que le diesen a beber
cierto jarope a que dicen remasera. Et tornáronse para el rey
e dijeron gelo, et él buscó un físico que le diese a beber
aquella melecina, et vino ahí aquel homne que se alababa de
físico e sabio de melecinas e de confasiones et mandó traer
las arcas en que estaban las melecinas del físico muerto, et
trojieron gelas e pusieron las delante, e abriólas e tomó
dende una dellas que falló en un saqueto en que había
ponzoña mortal, et compuso dél e de las otras una melecina
e dijo: «Esta es remasera.» Cuando el rey vido que lo ficiera
tan aína, cuidó que era sabio e agudo e mandól dar algo e
buenos paños. Et él dio a beber la melecina a la dueña, e
luego, como la bebió, fueron los sus entestinos
despedazados e murió. Et cuando el rey la vido muerta
mandó que le diesen a beber al físico de aquella melecina, e
bebióla e luego fue muerto.»
Dijo Dimna: «Di vos este ejemplo porque non diga
ninguno de vos lo que non sabe por facer placer a otros nin
por otra cosa. Et todo homne haberá galardón por lo que
ficiere, et yo só salvo de lo que me apusieron. Et he me entre
vuestras manos, pues temed a Dios, cuanto pudieres.» Fabló
el cocinero mayor fiándose en su dignidad, et dijo: «Oíd,
sabios e ricos homnes, et parad mientes en lo que vos diré:
ca los sabios non dejaron ninguna señal de los buenos e de
los malos que la non departiesen, et las señales de la falsedat
son manifiestas en este mal andante, e de más que ha mucho
mala fama.» Et dijo el alcalld al cocinero: «Ya lo oímos eso,
et pocos son los que las non conocen. Pues dinos las señales
que vees en este lazrado.» Dijo el cocinero: «Fulán dijo en
los libros de los sabios que el que ha el ojo siniestro pequeño
e guiña dél mucho, e tiene la nariz inclinada faza la diestra
parte e tiene las cejas alongadas e entre las cejas tres pelos, e
cuando anda abaja la cabeza e cata siempre en pos de sí, e le
salta todo el cuerpo, et el que estas señales ha en sí es
mesturero e falso e traidor, et todas estas señales son en este
lazrado apercebidas.»
Dijo Dimna: «Por unas cosas jugda el homne otras, et el
juicio de Dios derecho es e sin tuerto. Et vos sodes sabios e
mesurados en razonar, et ya oíste lo que éste dijo; pues oíd a
mí, ca él cuida que non es ninguno más sabio que él, et cree
que non ha otro más saber que el suyo; pues si todos los
bienes e los males que el homne face non son si non por las
señales que son en el homne, manifiesta cosa es que non
habrá él religioso su buen gualardón por el servicio que face
a Dios, nin el que mal face non habrá pena por sus malas
obras, et que non son los homnes bien andantes si non por
las señales que son vistas en ellos, et el que mal face non se
puede dello dejar nin puede estar que lo non faga, et que non
es ninguno virtuoso, maguer puñe en bien facer, que le tenga
pro, nin ningunt malfechor, maguer que peque, quel faga
daño. Et non mande Dios que así sea, et si a los homnes
fuese dado pornían en sus cuerpos las mayores señales que
ellos pudiesen. Et yo só salvo de lo que me apusieron, et de
mí non salió ál si non verdat; et bien veen los que aquí son
presentes cuán nescio e cuán torpe eres de las cosas, ca tú
non sabes mejor las cosas nin eres más enviso que los que
aquí son presentes, mas fablaste e erraste et eres tal como el
homne que dijo a su muger: «Cubre tú lo que non debe
parescer de ti e deja las cosas agenas e enmienda las tuyas,
que conosces mejor.» Dijo el cocinero: «¿Cómo fue eso?»
El labrador
y sus dos
mujeres
Dijo Dimna: «Dicen que en una cibdat que decían
Maruca corriéronla los enemigos, e cativaron e mataron
mucha gente della. E cayó en suerte a un homne de los que
la conquistaron, un homne labrador que tenía dos mujeres, e
facíales mal, e non las fartaba de comer, e traíalas desnudas.
Et enviólas un día con el homne a coger leña así desnudas,
et falló la una dellas un trapo viejo, e cubrió con él su
vergüenza. Et dijo la otra al marido: «Catad cómo cubre ésta
su natura; e non lo face si non por que hayas sabor della e
yoguieses con ella.» Dijo el marido: «Astrosa, non paras
mientes en ti que estás descubierta, e riebtas a la otra que
cubrió su vergüenza con lo que pudo haber.»
Dijo Dimna: «E tú debes parar mientes en cobrir a ti e
callar; ca es grant maravilla de tu facienda por que te llegas
al comer de nuestro señor, habiendo en ti tales tachas malas,
et seyendo tan lijoso. Et non vi yo sólo las tus tachas, mas
cuantos aquí son de la mesnada del rey lo saben. Et yo
encobrílo fasta hoy, e non lo dejé de mostrar si non por que
decía en mi corazón: a mí non nuce la honra quel rey face a
otri, nin me face pro afrontarlo, mas débolo encobrir; mas
pues que me ha parescido de ti enemistad, e dejiste abusión,
e fablaste en falso e a tuerto e sin sabiduría, quiero yo decir
las tachas que ha en ti, por que non debes llegar al comer del
señor e deben los homnes fuir de ti.»
Dijo el cocinero: «¿A mí lo dices lo que oyo?» Dijo
Dimna: «A ti lo digo, ca ayúntanse en ti todas malas tachas;
ca eres potroso e has el mal del figo e eres tiñoso e has
albarraz en las piernas; onde non debes llegar a la puerta del
rey.» Cuando el cocinero mayor oyó lo quel decía, afogóse
con sus lágrimas e comenzó de llorar por que se atrevía
Dimna a él e le fablaba tan villanamente. Cuando esto vio
Dimna díjol: «Por grand derecho lloras, que sabes que si el
rey esto sabe alongarte ha de sí e nunca te pararás antél.»
Cuando esto oyó el fiel del león, que trasladaba lo que
decía Dimna e lo que decían dél, et éste había nombre Xaar,
escribió todo aquello e levólo al león. Cuando aquello vio el
león, mandó desponer al cocinero mayor de su oficio, et que
non paresciese antél nin entrase en su casa. Et escribió el
alcall e el fiel otrosí lo que dijo Dimna. Et mandó a Dimna
tornar a la cárcel, e fuéronse ese día.
Et había y una bestia quel decían Jauzava e era amigo de
Calila, e fuese para Dimna e fízole saber la muerte de Calila.
E lloró Dimna muy mucho et dijo: «¿Qué quiero yo hoy
vevir más seyendo muerto mío hermano e mío puro amigo?
Et cómo dijo verdat el que dijo: «Cuando al homne viene la
tribulación, de todas partes le viene el mal e cúbrelo e
cércalo, la cuita et el mal» como a mí acaesció en yo perder
a Calila, ca ése era mi bien o todo mi conorte, e sabía toda
mi poridat de bien e de mal. Et si Dios esto fizo, loado sea
El, que me dejó a vos e su lugar, que me queredes bien, e me
querredes, et seredes en apiadarme segunt que era Calila.
Pues si hobieres por bien de llegar a la casa de Calila e
traerme cuanto y fallares suyo e mío.»
E él fízolo así. Et dióle Dimna la parte de Calila, et dijo
le: «Más la meresces tú que otri.» E rogól e pidiól en amor
que fuese antel león e que dijese bien dél e quel ficiese saber
lo que diría la madre del león dél. Et prometió gelo a
rescibió lo que le diera, e fuese Jausaba de mañana al león et
falló al león pardo e al alcall que vinieran con los escriptos e
gelos pusieron delante. E el que los cataba mandó a su
escribano que los trasladase e dar los al león pardo; e dijo a
él e al alcall: «Id vos así como ayer e facer llamar a Dimna e
ponedlo ante la mesnada e venid me decir lo que se face e
cómo se salva.» Es pues que sallieron ende vino la madre
del león, e leyóle él aquellos escriptos. Dijo ella: «Non melo
tengas a mal, fijo, si te yo estultare de mi palabra, ca veo que
non sabes qué te tiene pro nin daño, por el engaño deste
falso. Pues líbralo e folgarás; ca si lo a vida dejas
confonderá tu mesnada.» E tornóse muy sañuda contra él.
Desí fuese Jauzaba e llegó a Dimna a la cárcel, fízol
saber cuanto dijera la madre del león cuandol leyeran los
escriptos. Et en seyendo así fablando vino el mandadero del
alcall e del fiel, e leváronlo a la casa del juicio e paráronlo
ante la mesnada e el pueblo, e ayuntáronse estando Dimna
antellos. Dijo el mayor de la mesnada: «Ya sope yo tu
pleito, e es entendida la verdat, et non habemos más que
pesquerir de ti; ca tú con traición e con falsedad e con
mestura feciste al rey, nuestro señor, que matase a Senceba,
su amigo, et era leal e verdadero, sin culpa que ficiese. Et si
non fuese por la su grant merced e por la su gran piadat que
nos mandó que sopiésemos más de tu facienda, ya el juicio
manifiesto fuera dado de nos contra ti.» Dijo Dimna: «Non
fablas como quien ha piadat nin merced, nin como quien
cata al pleito del que rescibió tuerto, nin como quien sigue la
verdat nin el derecho; mas usas de voluntad e quieres me
matar. Non eres cierto de lo que me apusieron, nin son
pasados los tres días que debedes pesquerir por mí. Et non
eres de culpar, ca el malo non ama los buenos nin a los que
facen las obras de Dios.»
Dijo el alcall: «Debe el señor galardonar al homne por su
bondat e honrarlo e conoscerlo; ca todo bien quel face,
merécelo, e debe justiciar al malfechor por su mal fecho e
penarlo por ello, por tal que los buenos tomen mayor
cobdicia de facer bien, e que los malos fuyan del mal facer.
Et por buena fe más te vale ser justiciado en este mundo que
ser justiciado en el otro. Pues otorga tu pecado e confiesa el
mal que feciste, ca farás mejor cima por ende. Si Dios a esto
te guiare librarás tu alma de la persecución del otro siglo, et
fablarán siempre de ti, de cómo te razonabas buenamente
para estorcer, et de cómo ante facías escusaciones con que te
amparases. Desí por confesar de tu pecado e ganar la salud
del otro siglo; ca morir por lo que Dios manda más vale que
vevir en lo que defiende.»
Dijo Dimna: «Alcalld bueno e derecho, verdat dices e
fablaste como sabio; e por buena fe una de las bien
andancias del homne es non vender él otro siglo por aqueste
que ha de finar, e de complir un poco después con luenga
pena. Mas fállase en los libros de la ley que non debe el
homne ayudar a su muerte, e que es grant pecado al que lo
face, a más que yo só salvo de lo que me apusieron. Pues
¿cómo me mandaré matar, e ser en ayuda contra mí, seyendo
acusado a tuerto, e non deciendo mentira, nin la sacando por
la boca, nin seyendo conoscido por tal? Tengo por muy
fuerte de conoscer lo que non fiz, e otorgar que fiz mal, e ser
en ayuda contra mí e aparcero del que me quiere matar.
«Et tú sabes cuamaña pena ha el que esto face, en el otro
siglo, et yo so salvo en mi fama, e mi escusación es cierta e
manifiesta. Pues si matar me quisieres acusado a tuerto.
Dios me haya merced. Et por ventura si esto me ficieren,
non haberé otro mal en este mundo nin en el otro. Et yo digo
lo que ayer dije; et temed a Dios, e membrad vos del juicio
del otro siglo et de la pena, et non vos metades a cosa de que
vos arrepentades do vos non terná pro la repentencia; ca los
alcalls non judgan por lo que cuidan, nin el cuidar non tiene
pro en la verdat; et yo más sé de mí que vos. Mas guardad
vos que vos non acaesza lo que acaesció al que dijo lo que
non sabía nin viera.» Dijo el mayor de la mesnada e el
alcalld: «Et ¿cómo fue eso?»
Los
papagallos
acusadores
Dijo Dimna: «Dicen que había en una villa un rico
homne quel decían Morzubem, et era noble e de gran fecho,
et había una muger muy fermosa e buena e leal. Este rico
homne había un sirviente azorero, e amaba a su señora, e
había le demandado su amor muchas veces, et ella non
tornaba cabeza por él, e amenazóla muy mal. Et cuando fue
desfuciado della, pensó de buscarle mal con el marido. El
salió un día a cazar e priso dos pollos de papagallos. Et
apartólos el uno del otro, et enseñó al uno decir: «Yo vi al
portero yacer con mi señora en el lecho», et enseñó al otro
decir: «Pues yo non quiero decir nada.» Et aprendieron esto
los pollos en lenguaje de Balaf, que non sabían los de
aquella tierra. E tomólos e diólos a su señor, e cantaban
antél, e placíale con ellos, e non sabía qué decían. Et un día
vinieron le huéspedes de tierra de Balaf; et después que
hobieron comido mandó traer las aves antellos por les facer
placer, e cantaron. Cuando ellos oyeron lo que los pollos
cantaban, catáronse unos a otros e abajaron las cabezas de
vergüenza que hobieron; díjol el uno dellos: «¿Sabes que
dice el uno destos papagallos? Non te ensañes contra nos si
te lo dijéramos, ca fablan en lenguaje de Balaf» Dijo él:
«Non me ensañaré, ca ante me placerá.» Sabed que dice: «El
portero yace con mi señora en el lecho de mi señor»; et el
otro dice: «Pues yo non quiero decir nada». Et nos habemos
por ley de non comer en casa de homne que su muger sea
mala.» Cuando esto hobieron dicho, dijo el siervo que estaba
y cerca: «Verdad es, et yo so ende testigo, que lo vi muchas
veces e non lo osé decir.» Et el señor de casa, cuando esto
vido, mandó matar a su muger.
Et ella enviól rogar que pesquisase bien lo que le dijeran,
et dijo: «Demanden et pregunten a los papagallos si saben
más deste lenguaje de Balaf, et fallarán que esto ha fecho tu
azorero; ca él me pidió mío amor e yo non quise.» Et ellos
ficieron lo así et vieron que non sabían más fablar, et
entendieron quel azorero los enseñara. Et cuando esto vieron
entendieron que la mujer era sin culpa e el azorero era
mintroso, et mandaron lo llamar. E él entró muy atrevido e
traía en la mano un azor. Et díjole la muger: «Di tú, ¿me
viste facer esto que dices?» Dijo él: «Sí.» Cuando esto hubo
dicho saltóle el azor al rostro e sacóle los ojos con las uñas.
Dijo la muger: «Vees, traidor, las justicia de Dios, que aína
te avino e te compreendió, porque testimoniaste falso contra
mí de lo que non sabías nin acaesció.»
Dijo Dimna: «Di vos este ejemplo por que vos guardedes
de facer como fizo el azorero; ca el que tal face, justícialo
Dios en este mundo e en el otro.» Et el alcall fizo escrebir
todo lo que dijera Dimna e todo lo otro que y pasó; e
enviáronlo a la cárcel et fuéronse los mayores de la mesnada
a la casa del rey e leyeron antél todo lo que se razonó. E
tovieron a Dimna en la cárcel siete días; e cada día le
demandaban e non le rescebían ninguna escusación de su
pecado et nunca lo pudieron vencer nin facer que
Capítulo V
manifestase. Desí la madre del león cuando le mostraron el
escripto entró al león e díjole: «Si dejas a Dimna vivo,
faciendo tal traición, atrever se han a ti tus mesnadas e
ninguno non se temerá de tu justicia por grant pecado que
faga.» Et fizo ella venir al león pardo, e testimonió de
Dimna lo que le oyó decir e lo que le respondió Calila. E
pues que gelo hubo dicho muchas veces al león, entendió él
que Dimna lo había metido a ello, e quel ficiera andar a
ciegas, e mandó que lo matasen con fambre e con sed, e
murió mala muerte en la cárcel.
Desí dijo el sabio: «Paren mientes los entendidos en esto
et en otro tal, et sepan quel que quiere pro de sí a daño de
otri, a tuerto por engaño o por falsedat, non estorcerá de
mala andanza et fará mala cima, et rescebirá galardón de lo
que ficiere, en este mundo et en el otro.»
Aquí se acaba el capítulo de la pesquisa de Dimna.
De la paloma collarada, e del galápago, e del gamo, e del cuervo; e es
capítulo de los puros amigos
Dijo el rey al filósofo: «Ya oí el ejemplo de los amigos, cómo
los departe el mesturero, falso, mezclador, e a qué tornó su
facienda; pues dime de los puros amigos, cómo comienza su
amistad entrellos, e cómo se ayudan et se aprovechan unos de
otros.» Dijo el sabio: «El homne entendido non eguala con el
buen amigo ningund tesoro nin ninguna ganancia; ca los amigos
son ayudadores a la hora que acaesce al homne algund mal. Et
uno de los ejemplos que me semejan a esto es el ejemplo de la
paloma collarada e del mur e del galápago e del gamo e del
cuervo.» Dijo el rey: «¿Et cómo fue eso?»
Dijo el filósofo: «Dicen que en tierra de Duzat, cerca de una
cibdat que decían Muzne, había un lugar de caza, do cazaban
los pajareros, e había y un árbol grande de muchas ramas e muy
espesas, e había y un nido de un cuervo que decían Geba. Et
estando el cuervo un día en aquel árbol vio venir un homne muy
feo e de mala catadura e muy despojado; e traía al cuello una
red, e en la mano lazos e varas e asomaba faza el árbol. Et el
cuervo hubo pavor, et dijo «Alguna cosa adujo a este pajarero a
este lugar, et yo non sé si es por mi muerte o por muerte de otri;
mas estaré quedo en mi lugar, e veré qué fará.» E armó el
cazador su red, e esparció y trigo, e echóse en celada y cerca. Et
a poca de hora pasaron y unas palomas que habían por cabdillo
e por señora una paloma que decían la collarada. E vio la
collarada el trigo, e non vio la red, e posó ella e todas las
palomas, e trabáronse en la red.
Et vino el pajarero muy gozoso por las tomar, e comenzaron
las palomas a debatirse cada una a su parte, e punaban por
estorcer. Díjoles la collarada: «Non vos desamparedes en vos
querer librar, nin haya ninguna de vos más cuidado de sí que de
su amiga; mas ayuntemos nos todas en una e quizá
arrancaremos la red, et librar nos hemos las unas a las otras. «Et
ficieron lo así: ayuntáronse e arrancaron la red, e leváronla en
alto por el aire. Et vio el cazador lo que ficieron, e siguiólas por
las haber, e non se desfució dellas e cuidó que luego a poca de
ora les apesgara la red e cayeran. Dijo el cuervo, entre sí:
«Seguir las he fasta que vea en qué torna su facienda et del
cazador.» Et la collarada paró mientes et vio al cazador que las
seguía. Dijo ella a las otras: «Veo que nos viene a buscar; e si
fuéremos por lo escampado non perderá rastro de nos nin dejará
de nos seguir; e si fuéremos por el lugar de los muchos árboles
e por lo poblado, perderá rastro de nos, e desperará de nos, e
tornar se ha. Et si se fuere, aquí cerca hay una cueva de un mur
que es mi amigo; e si allá vamos tajará esta red et librarnos hía
della.» Et ficieron las palomas lo que les ella mandó.
Et perdiólas el pajarero de vista e desfució se dellas, e
tornóse. Et siguiólas el cuervo como ante facía por ver si farían
alguna arte para sallir de aquello en que eran caldas, e la
aprendiese e se ayudase della si él cayese en otro tal. Et
llegaron las palomas a la cueva del mur, et mandólas la
collarada que se posasen. Et fallaron que el mur tenía ciento
cuevas para los miedos. Et llamólo la collarada por su nombre,
e decíanle Zira, e él respondió e díjole , «¿Quién eres?» Díjole
la collarada: «Tu amiga la collarada.» Salió luego a ella, et
cuando vido la red díjole: «Hermana, ¿quién te echó en esta
tribulación?» Díjole la collarada: «¿Non sabes que non hay cosa
en este mundo que en ventura non haya aquello que le
contesce? E así la ventura me echó en esta tribulación, ca ella
me mostró los granos e me encubrió la red de guisa que me
travé en ella, yo e mis compañeras. E non es maravilla en me
non amparar yo de la ventura, ca non se ampara della quien es
más fuerte que yo et de mayor guisa; ca a las veces se escuresce
el sol e la luna, e pierden su color, e sacan los peces de fondón
de la mar do ningunos non nadan, e facen descender las aves
que vuelan por el aire, si lo han en parte. Onde la cosa que face
cobrar al perezoso lo que le es menester, esa mesma la face
perder al anviso, et así las aventuras me metieron en esto que
vees.»
Desí comenzó el mur de roer los lazos en que yacía la
collarada. Et ella díjol: «Amigo, comienza en las otras palomas,
e taja sus lazos; desí tajarás los míos.» Et dijo gelo muchas
veces, e él non tornaba cabeza por lo quel decía, nin le
respondía. Et tanto gelo dijo, fasta que le respondió el mur e le
dijo: «Semeja que non has duelo nin piedat de ti nin debdo con
tu alma.» Díjol la collarada: «Non me culpes de lo que te digo,
ca yo só cabdillo destas palomas, et asegurélas que estorcerían
desta cuita por mí; et es grant derecho que lo faga, así como
ellas ficieron su derecho en obedescer a mí lealmente, ca con su
ayuda e obedescimiento nos libró Dios del pajarero. Et yo temo
me, si comenzares a roer mis lazos, que cansares e te enojares
de los que fincaren; et sé que si ante royeres los lazos dellas et
fuere yo la postrimera, maguera que canses e te enojes, non
querrás estar que non me libres desto en que só.» Dijo el mur:
«Por esto otrosí te deben amar tus amigos, e haber mayor
cobdicia de ti.» Et comenzó a roer e a catar la red fasta que la
acabó. Tornóse la collarada e las otras palomas a su lugar,
salvas e seguras.
Cuando el cuervo vido lo quel mur ficiera, e como librara a
las palomas, hubo cobdicia de haber su amor, et dijo en su
corazón: «Non só yo seguro de non acaescor a mí lo que
acontesció a las palomas, e non puedo escusar el amor del
mur.» Et llegóse a la puerta de la cueva e llamólo por su
nombre; e dijo el mur: «¿Qué quieres o quién eres?». Dijo el
cuervo: «Yo só el cuervo, et sepas que me acaesció desta guisa
e desta. Et cuando vi la lealtad que hobiste a la collarada e a sus
compañeras, e de lo que fueron libradas por ti, hube grant
cobdicia de tu amistad e de tu compañía, e vine te la a
demandar.» Dijo el mur: «Non ha entre mí e ti carrera por amor,
et el homne entendido non debe trabajarse si non de lo que ha
fiucia que fará, et dejarse de buscar lo que non podrá haber, ca
será por nescio contado, así como el homne que quiso facer
correr las naves por la tierra, e las carretas por el agua, e non es
en guisa. Et ¿cómo será entre nos carrera de amor, yo seyendo
tu vianda e tú seyendo mi comedor?»
Dijo el cuervo: «Piensa con tu entendimiento que en comerte
yo, maguer que tú seas mi vianda, non me abastarás nada, et
que en viviendo tú e habiendo yo tu amor, haberé solaz e
consolación e seguranza mientra que viva. Et pues que yo vine
pedirte tuyo amor e gracia, non me debes enviar vago, ca me ha
parescido de ti grant bondat e buenas costumbres; et maguer
que tú non quesiste mostrar esto de ti, el homne bueno non se
encubre su bondat, maguer la encubra e esconda cuanto pueda,
así como el musgo, que maguer es cerrado e sellado, por eso
non deja su olor de recender; pues tú non mudes contra mí tus
costumbres, nin me viedes tu amor.» Dijo el mur: «La mayor
enemistad es de la natura que es en dos maneras: la una es egual
así como la enemistad del elefante con el león, ca a las veces
mata el león al elefante, e a las veces mata el elefante al león; et
la otra es del daño de la una parte contra la otra, así como la
enemistad que es entre mí e ti. Et esta nuestra enemistad non es
por daño de mí contra ti; mas por la mala andancia que nos fue
prometida en parte que hobiésemos de nos enemistar de la
natura; e la paz e la tregua del que ha algo menester, las más
veces en enemistad se torna, e non debe el homne fiar por tal
tregua, nin ser engañado por ella; ca el agua, maguer sea bien
escalentada con el fuego, non deja por eso del amatar el fuego
si de suso se le echan. Et solamente tal es el que face amistad
con su enemigo como el que lleva la culebra en su seno, que
non sabe cuando se le ensañará e lo matará. Et non se consuela
el homne entendido con la amistad del que lo ha menester, mas
antes se aparta dél e lo esquiva.»
Dijo el cuervo: «Entendido he lo que dejiste, e tú debes facer
segund la bondat de tus costumbres, e conoscerás que verdad te
digo, e non me encarezcas la cosa nin la aluengues entre mí e ti
en decir que non hay carrera para haber yo e tú nuestro amor de
so uno; ca el amor que es entre los buenos depártese muy tarde
e ayúntase aína, et es en esto tal como el vaso de oro que se
quiebra muy tarde e se emienda muy aína, maguer que se
quiebra e se abolle; e el amor que es entre los malos depártese
mucho aína e ayúntase muy tarde, así como el vaso de tierra
que se quiebra por cualquier guisa mucho aína, desí nunca se
emienda. Et el homne de buena parte ama al homne de buena
parte de una vez que se vean, e por conoscencia de un día e non
más, et el homne vil non pone su amor con ninguno si non por
cobdicia o por miedo, e tú eres noble e de buena parte, et yo he
menester tu amor, et aquí estaré a tu puerta, que non comeré nin
beberé fasta que me otorgues tu amor.»
Dijo el mur: «Ya rescibo el tu amor, que yo nunca envié al
que algo hobo menester de mí sin ello, et non te comencé a
decir esto que oíste si non por me escusar, e si me quisieres
facer traición non dirás: fallé el mur de flaco consejo e rafez de
engañar.» Desí salió de su cueva e paróse a su puerta. Dijo el
cuervo: «¿Qué te tiene a la puerta de la cueva que te vieda de
salir a mí e solazarte comigo? ¿Has sospecha o miedo de mí
aún?» Dijo el mur: «Los homnes deste siglo danse entre sí unos
a otros dos cosas: la una es el amor e la otra es el algo. Et los
que se dan el amor son los que pura e lealmente se aman, e los
que se dan el algo son los que se ayudan e se aprovechan unos
de otros. Et el que non face bien si non por haber bien, et por
ganar alguna alegría deste siglo e algund pro, es tal en esto
como el pajarero que echa los granos a las aves, non por les
facer ayuda, si non por que quiere ganar. Onde dar homne su
amor mejor es que dar su algo. E fío en tu amor, e dote otra tal
de mí; e non me tiene de salir a ti mala sospecha que haya en ti;
mas yo creo que tú has compañeros que son de tu natura, e non
son contra mí como tú, e he miedo que me vea contigo alguno
dellos e me mate.» Dijo el cuervo: «Esta es la señal del amigo:
ser amigo del amigo e enemigo del enemigo, et non me es a mí
amigo nin compañero quien a ti non amare e non hobiere sabor
de ti. Muy rafez me partiría yo de su amor del que tal fuere; et
el que siembra las yerbas odoríferas, si con ellas nasce alguna
cosa que las dañe e las afogue, arráncala.»
Desí salió el mur al cuervo, e abrazáronse e saludáronse el
uno al otro e solazáronse e seguráronse e fablaron e contáronse
nuevas, fasta que pasó una hora del día. E después que pasaron
algunos días dijo el cuervo al mur: «Esta tu cueva es cerca de la
carrera por do pasan los homnes, e témome que te farán mal. Et
yo sé un lugar apartado e muy vicioso do ha peces e agua et hay
un galápago mi amigo; si quisieres vamos a él, e veviremos con
él salvos e seguros.» Dijo el mur: «Pláceme e yo te he de decir
muchas historias e fazañas que te departiría si fuésemos ya
llegados do tu quieres.» Et priso el cuervo al mur por la cola, e
voló con él fasta que llegó cerca de la fuente en que yacía el
galápago. Cuando vido el galápago un cuervo e un mur con él
espantóse, e non sopo que su amigo era, e metióse en el agua.
Et puso el cuervo el mur en tierra, e posóse en un árbol e llamó
al galápago por su nombre, e decíanle Asza, e él conosció su
voz, e salió a él et preguntóle dónde venía, e díjole él lo que le
acaesciera desque siguiera a las palomas, e lo que le acaesciera
después del fecho del mur. E maravillóse el galápago del seso
del mur e de su lealtad, et llegóse a él e saludólo, e díjole:
«¿Qué te adujo a esta tierra?» Dijo el mur: «Hube cobdicia de
tu compañía e de vevir contigo.» Desí dijo el cuervo al mur:
«Las historias e las fazañas que me dijiste que me dirías,
dímelas agora e cuentamelas, e non te receles del galápago, que
así es como si fuese nuestro hermano.»
El mur
cuenta
historia
Dijo el mur en comenzando a contar la primera historia: «Do
yo nascí fue en casa de un religioso que non había muger nin
fijos. Et traíanle cada día un canastillo de comeres, e comía
dello una vez, e dejaba lo que fincaba, e colgábalo de una soga
en un canastillo. Et yo acechábalo fasta que salía: desí veníame
para el canastillo, e non dejaba y cosa de que non comiese e que
non echase a los otros mures. E punó el religioso muchas veces
de lo colgar en lugar que lo yo non pudiese alcanzar, e non
podía. Desí posó con él un huésped una noche, e cenaron amos,
e estando fablando dijo el religioso al huésped: «¿De qué tierra
eres e a do quieres ir agora?» E éste su huésped había andado a
muchas partes, e había visto maravillas, e comenzol a contar; e
el religioso en este comedio sonaba sus palmas a las veces por
me facer fuir del canastillo. Ensañóse el huésped por ende, e
díjole: «¿Escarnio facedes de mí, que me demandades que vos
cuente nuevas, e vos faciéndose esto?»
«Et escusósele el religioso e díjole: «Gran sabor he de oír tus
nuevas; mas fágolo por espantar unos mures que ha en esta
casa, que me facen grand enojo, e nunca dejan cosa en el
canastillo que me lo non coman e me lo royan.» Dijo el
huésped: «¿Un mur es, o muchos?» Dijo el religioso: «Los
mures de casa muchos son, mas hay uno que me ha fecho grand
daño e non lo puedo facer ningund arte.» Dijo el huésped: «Por
alguna cosa face este mur lo que face, et miémbrome agora a lo
que dijo un home: «Por alguna cosa cambió esta muger el
sínsamo descortezado por el por descortezar.» Dijo el religioso:
«¿Cómo fue eso?»
La
mujer
del
sésamo
«Dijo el huésped: «Posé una vez con un hombre en una
cibdat, e cenábamos amos, e feciéronme una cama, e fuese el
hombre a yacer con su muger. Et había entre nos un seto de
cañas, et oí dezir al home que dijo a su muget: «Yo quiero cras
convidar una compaña que yante comigo.» Et dijo la muger:
«¿Cómo lo farás, que non ha en esta casa cosa que les cumpla,
et tú eres un hombre tal que non guardas nin condesas?» Dijo el
marido: «Non te repientas por cosa que demos a comer nin
despendamos, que el apañar e el condesar por aventura facen tal
cima como la cima del lobo.» Dijo la muger: «¿Cómo fue eso?
El lobo
y el
arco
Dijo el marido: «Dicen que salió un ballestero, con su arco e
con sus saetas a buscar venados, et luego acerca falló un venado
et tiróle et matóle; et él en levándolo para su casa atravesó un
puerco la carrera, et el ballestero tiróle e firióle. Et tornó se el
puerco al home, e matóle con sus dientes, e así fueron allí todos
tres muertos. Et en esto pasó por allí un lobo fambriento, e
desque les vio ansí todos muertos, dijo: «Esperanza tengo de ser
vicioso.» E dijo: «Así conviene condesar desto cuanto podiere;
que el que non cuida nin condesa, non es enviso, e yo quiero
facer provisión desto que fallé, que me complirá asaz comer la
cuerda del arco para hoy.» Estonce llegó al arco por comer la
cuerda, e desque la hubo tajada, desempolgóse el arco, e diole
el otro cabo en la cabeza e matóle. Et yo non te di este ejemplo
si non por que sepas que la gran cobdicia del apañar e del
condesar face mala cima.»
«Dijo la muger: «Pues así tú lo quieres, téngolo por bien. En
casa tenemos arroz e sínsamo de que dar de yantar a seis o siete
homes, et yo mañana madrugaré e faré de que coman tus
convidados los que quieras.» Et la muger, luego que amaneció
cogió sínsamo, lo descortezó e lo extendió al sol para que se
secase, e díjole a un esclavo pequeño que tenía: «Cuida de ese
sínsamo, et que non se lo coman los pájaros, nin se acerquen a
él los perros.» Et fuese la muger a otras faciendas de la casa. Et
mientras, el mochacho que estaba en guarda del sínsamo
descuidóse, et vino un perro et meóse en ello. Desí vino la
muger et probó el sínsamo, et fallólo amargo et non quiso
guisarlo para comer. Et fuese al zoco et camió aquel sínsamo
por otro sin mondar, cantidad por cantidad. Et fallábame yo en
el zoco en la sazón et oí a un home que dijo: «¿Por qué razón
habrá esta muger camiado el sínsamo ya mondado por el sin
mondar?»
«Et otrosí te digo yo deste mur que salta en el canastillo, do
quier que le pongas, e que sube en él, e los otros non, que por
alguna cosa lo puede facer. Pues búscame un azadón, e cavaré
en esta cueva e quizá sabré algo de su facienda.»
«Et estonces demandó el religioso un azadón, e trájole al
huésped, et yo estando en otra cueva ajena, oyendo lo que
decían. E había en la mi cueva mill maravedís, et yo non
sabiendo quién los posiera ahí; empero yo meneábalos e
zanecía con ellos cuando quier que me venía emientes. Así quel
huésped cavó la cueva fasta que llegó a ellos e sacólos e dijo:
«Este mur non podría saltar do saltaba si non por que yacían
aquí estos maravedís. Ca el haber es criado para acrecer en la
fuerza e en el seso; et tú verás que de hoy en adelante non podrá
saltar como solía nin habrá fuerza nin memoria más que los
otros mures.» Et yo oí lo que decía el huésped, et sope que
decía verdat, e desesperé de mí mismo, e sentíme muy
quebrantado e muy menguado en mi fuerza. Et cuando los
maravedís fueron sacados de la cueva, mudéme a otra cueva, e
cuando amanesció llegaron se los mures que me solían servir, e
dijeron me: «Fambre habemos, e habemos perdido lo que nos
solías dar, e tú eres nuestra esperanza, pues para mientes en
nuestra facienda.»
«E fueme al lugar donde solía saltar al canastillo, e
trabajéme de saltar muchas veces, a non lo podía facer. Et vi
manifiestamente que mi estado era ya mudado, e despreciaron
me los mures, e oíles decir unos a otros: «Aterrado es éste por
siempre, pues quitemos nos dél e non esperemos dél nada; ca
non cuidamos que pueda facer lo que solía, mas que haberá
menester quien lo gobierne.» E dejaron me, e fueron se a mis
enemigos e comenzaron a decir mal de mí e de mi aviltar a los
que me habían envidia, e alongáronse de mí, e non tornaron por
mí cabeza. Et dije en mi corazón: «Veo que la compaña e los
amigos e los vasallos non son si non con el haber, e non paresce
la nobleza del corazón nin el seso nin la fuerza si non con el
haber; ca yo veo quel que non ha haber, si se entremete de
alguna cosa, torna a la pobredat atrás, así como el agua que
finca en los ríos de la lluvia del verano, que non va al mar nin al
río, que non ha ayuda. Et vi quel que non ha amigos non ha
parientes, e el que non ha fijos non es memoria dél, et el que
non ha haber non ha seso, nin ha este siglo nin el otro. Ca el
homne, cuando le acaesce alguna pobredat e mengua,
deséchanlo sus amigos, e parten dél sus parientes e sus bien
querientes, e desprécianlo, e con cuita ha de buscar vida,
trabajándose para haberla para sí e para su compaña, e de
buscar su vito a peligro de su cuerpo e de su alma, pues quél ha
de perder este siglo e el otro.
«Non es ninguna cosa más fuerte que la pobredat; que el
árbol que nasce en el aguazal, que es comido de todas partes, en
mejor estado está que el pobre que ha menester lo ageno. Et la
pobredat es comienzo e raíz de toda tribulación, e face al homne
ser muy menudo, e muy escaso, e fácele perder el seso e el buen
enseñamiento, e han en él los homnes sospecha, e tuelle la
vergüenza, e es suma de todas tribulaciones. Et aquel a que
acaesce pobredat non puede estar que non pierda la vergüenza;
et quien ha perdido la vergüenza pierde la nobleza del corazón;
et quien pierde la nobleza es fecho muy vil; et quien es fecho
vil rescibe tuerto; e quien rescibe tuerto e daño ha grand pesar;
e quien ha de pesar enloquece e pierde la memoria e el
entendimiento; et al que esto acaesce, todo cuanto dice es
contra sí, e non ha pro de sí.
«Et veo quel homne, cuando empobrece, sospéchalo el que
fiaba por él, et cuida mal dél como cuidaba bien, et si otro
alguno ha culpa, apónenla a él. E non ha cosa que bien esté al
rico que mal non esté al pobre; ca si fuere esforzado dirán que
es loco, e si fuere franco dirán que es gastador, e si fuere
mesurado dirán que es de flaco corazón, et si fuere sosegado
dirán que es torpe, et si fuere fablador dirán que es parlero. Pues
la muerte es mejor al homne que la pobreza que face al homne
pedir con cuita, cuanto más a los viles escasos; ca el homne de
grand guisa, si le ficiesen meter la mano en la boca de la
serpiente e sacar ende el tósigo e tragarlo, por más ligera cosa
lo ternía que pedir al escaso. Et dicen quel que padesce grant
enfermedat en su cuerpo, tal que nunca la perdiese, o que
perdiese sus amigos e sus bien querientes, o que fuese en agena
tierra do non supiese casa nin albergue, nin hobiese esperanza
de se tornar, mejor le sería todo esto que pedir a los viles; que la
vida les es muerte e la muerte les es folgura. Et a las veces non
quiere el homne pedir seyéndole mucho menester, e fázel esto
furtar e robar, que es peor que pedir; ca dicen que más vale
callar que decir mentira, et mejor es la torpedad de la laceria
que la infamia, et mejor es la pobredat que pedir haberes
agenos.
«Et yo vi quel huésped, cuando sacó los maravedís de mi
cueva, que los partió con el religioso. E vi que puso su parte
dellos en una bosa a su cabecera, e hube cobdicia de haber
algunos dellos por que cobrase mi fuerza, e por que se tornasen
a mí mis amigos. E fueme, seyendo él adormido, fasta que
llegué acerca dél, e despertó a mi roído. Et tenía cerca de sí una
vara, e firióme con ella en la cabeza muy mal; e rastréme fasta
que entré en la cueva. Et después que se me fue amasando el
dolor que había, contendieron comigo la golosía e la cobdicia, e
vencieron me de mi seso. Et lleguéme con otra tal cobdicia
como la primera, fasta que fue cerca, e en veyéndome diome
otro tal golpe de cabo en la cabeza, que me cubrió de sangre. Et
fueme a tumbos, e rastréme fasta que fue en la cueva, e caíme
amortecido sin seso e sin recabdo.
«E hube tamaño miedo que me fizo aborrescer el haber, así
que cuando oía nombrar haber, había grant pavor e grand
espanto. Desí pensé e fallé que las tribulaciones deste mundo
non las han los homnes si non por golosía e por cobdicia, e
siempre están por ellas en tribulación e en laceria. Et vi que
había entre la escaseza e la franqueza grand diversidad, et vi
que más ligera cosa es meterse homne a las grandes aventuras e
al grand peligro, e a grand ocasión, e a luengas carreras, en
buscar el algo deste mundo, que parar su mano a pedir. Et vi
que non ha mejor cosa en este mundo que tenerse homne por
abastado con lo que ha. Et oí a los sabios decir que non es
ninguna obra tan buena como asmar, nin ningund temor de Dios
tal como retenerse de mal facer, nin ningund linaje como
buenas costumbres, nin ninguna riqueza como tenerse por
abastado con lo que Dios le da. E dicen que la cosa que el
homne con mayor derecho debe sofrir es aquella que por
ninguna guisa non puede mudar.
«E dicen que la obra más santa es piedad, et raíz del amor es
la fianza, et el más provechoso entendimiento es saber lo que
fue e lo que ha de ser, e dejarse homne de grado de las cosas
que non haberá por ninguna guisa. Así que torné mi facienda a
tenerme por pagado e por abastado de lo dije había, e mudéme
de la casa del religioso al campo; e había una paloma por
amiga, e por el amor suyo me fue echado este cuervo, e fizo me
saber el gran amor que te tenía e como se quería venir para ti, e
hube sabor de te venir ver con él. Et non quise venir solo, ca
non es ningunt alegría en este mundo que empareje con la
compañía de los amigos, nin es ninguna tristeza deste mundo
que empareje con perder los. Et probé e sope que ninguno non
debe querer deste siglo nin buscar más de cuanto le cumpla, con
que perda pobredat et que non sea mal traído. Et si a un homne
diesen todo este siglo con cuanto en él ha, non le faría pro sinon
lo poco, tanto que non hobiese menester lo ageno, que todo lo ál
en sus lugares se queda, e non ha dello, si non la vista del ojo,
así como otro homne cual quier. Et vine con el cuervo con este
acuerdo, et yo ser te he amigo e compañero, e tú otrosí quiero
que en tal lugar me tengas.»
Et pues que hubo acabado el mur lo que decía, respondió el
galápago muy blandamente e a sabor, e díjole: «Ya oí lo que
dejiste muy bien, empero véote estar así como triste, e
remiémbraste de cosas que tienes en el corazón; e por que aquí
eres connusco en ageno lugar non seas de tal acuerdo, e déjate
ende e sepas que el buen decir non se acaba si non con las
buenas obras. Ca el enfermo que sabe su melecina cuál es, si
non se melecina con ella non se aprovecha de otra ninguna nin
siente folgura nin alibiamiento; onde ha menester que uses de tú
entendimiento e de tu saber. Et non hayas pesar por que hayas
poco haber; ca el homne de noble corazón a las veces honran lo
los homnes sin haber, así como el león que es temido maguer
domado sea; e el rico que non es de noble corazón, non le tiene
pro su haber, así como el can que es menospreciado de los
homnes, maguer que traya collar e sonajas.
«Et pues non tengas por grand cosa en tu corazón ser en
agena tierra, ca el homne entendido non es estraño, en ningund
logar, seyendo vivo de grand corazón, así como el león, que non
va a ningund logar que su fuerza non lleve consigo, con la cual
vive do quier que vaya. E amonesta tu alma a bien, por que sea
digna e meresciente de bien. Et sepas que cuando esto ficieres
venir te ha el bien buscar de todas partes, así como busca el
agua el lugar más bajo de la tierra. Et el hombre bien enviso
nunca puede mal caer en ningunt logar que sea, e non cae mal si
non el homne malo perezoso, como la muger mala que non se
paga con el viejo por marido. E non hayas pesar por decir: «Era
señor de grand algo e non he nada; ca el haber et todo el algo
deste siglo todo ha de fenescer. Et el haber aína viene e aína se
va, así como la pella que se alza muy aína, e desciende más
aína.
«Et dicen los sabios que algunas cosas son que non han
fermedat nin turan; la una es sombra de las nubes, e otra es
amistad de los malos, e otra es la fama mintrosa, e la otra es
grand haber; et non debe el homne entendido alegrarse por
grand haber, nin haber pesar por lo poco; mas el su haber con
que se debe alegrar e su entendimiento. Et non debe descuidarse
del otro siglo, e de facer por que haya bien de Dios; ca la
muerte non viene si non a so hora e sin sospecha, e non ha
plazo sabido. Et tú puedes bien escusar mi castigo, et sabes bien
que es tu pro; empero tengo por bien de te decir lo que te debo,
e de te ayudar a las buenas obras, e tú eres buen amigo e
hermano, e todo cuanto tenemos tan bien como para nos es para
ti.»
Cuando el cuervo oyó esto que decía el galápago, e cómo
respondió al mur tan bien e tan sabrosamente, plógole et
alegróse por ende, et díjole: «Alegrate, que fecho me has grand
bien et siempre lo feciste así. Et otrosí te debes alegrar con
amor de tal mur tan sesudo e tan franco e tan bueno, ca los
homnes que más sabrosa vida e más alegría han, son los que
nunca se quitan de sus buenos amigos. Ca el homne de buena
parte, si trompieza, non se levanta si non con los homnes de
buena parte, así como el elefante, que si cae en el lodo non lo
sacan si non los elefantes. Et el homne entendido siempre es
conoscido su buen facer; e maguer que mucho sea, e maguer
que se meta a grand peligro, e non le es tenido esto por aleve;
mas sepa que ame más lo que ha de durar que lo que ha de
fenescer, e que ha comprado lo más por lo menos e se alegra
con ellos; e non es contado por rico quien de su haber non face
parte; onde non es contada pérdida la que ganancia trae, nin es
contada por ganancia la que pérdida trae.» E díjole muchas
cosas e muchas buenas razones e fazañas para afirmar su amor
con el mur.
E estando así fablando el cuervo, asomó contra ellos un
gamo andando, e espantáronse dél; e saltó el galápago en el
agua, e metióse el mur en la cueva, e voló el cuervo e posó en el
árbol. E llegó el gamo al agua e bebió della. Desí alzó la cabeza
muy espantado; e voló el cuervo por el aire por catar si vería a
alguno que buscase al gamo e non lo vido. E llamó al galápago
e al mur que saliesen e díjoles: «Non hay cosa que pesar nos
faga, e non temades.» E salieron e ayuntáronse. Dijo el
galápago al gamo cuando lo vido catar al agua e non se allegaba
a ella: «Bebe si has sed, e non temas, que non hay por qué.» E
llegóse el gamo a él e salváronse, e díjole el galápago: «¿Dónde
vienes?» Dijo el gamo: «Estaba paciendo en este campo, e
siguieron me los ballesteros de un lugar en otro, e vi hoy un
viejo, e hube miedo cuidando que fuese venador, e vine
fuyendo mucho espantado.» E dijo el galápago: «Non temas,
que non vimos nunca en esta parte venador; pues sey conusco e
dar te hemos nuestro amor e habrás aquí buena morada, et aquí
es el pasto cerca de nos.» Et el gamo hubo sabor de su
compañía, e estovo con ellos.
E había un parral do se acogían e se ayuntaban, e se
solazaban e denuciaban sus cosas. Desí ayuntáronse un día el
cuervo e el galápago e el mur so el parral, e tardó el gamo. E
ellos atendieron lo una hora e non vino. Et hobieron grant
cuidado de su tardanza e hobieron temor que le acaesciera
alguna cosa. E dijeron al galápago e el mur al cuervo: «Vuela e
cata aquí aderredor de nos.» Et el cuervo voló a todas partes et
vio al gamo yacer en unos lazos e descendió luego e llegó se a
él e díjole: «Amigo, ¿quién te echó en estas sogas e en esta
tribulación seyendo tú tan sabidor e tan ligero?» E dijo: «¿Qué
pro ha homne en ser ligero con las aventuras encubiertas que
non son vistas?»
Et en departiendo asomaron el galápago e el mur. Dijo el
gamo: «Non feciste bien en venir amos acá, que el venador, si
allegare, et hobiere el mur acabado de tajar los lazos, escaparía
yo e fuiría el mur a muchas cuevas que están por aquí, e el
cuervo volaría, e tú que eres cosa pesada, non te ayudarías de
nada, e nos habríamos duelo de ti.» Dijo el galápago: «Non es
contado por entendido nin por vivo quien a la hora que se
parten dél sus amigos non se puede ayudar de consolación. E
una de las cosas que ayudan al homne a consolarse de sus
cuidados e asosegar su corazón a la hora que le acaescen las
tribulaciones es verse con su amigo, e apurar cada uno dellos al
otro su voluntad, e acorrerse en las cuitas. E cuando el amigo se
parte del otro pierde su alegría, e pierde la lumbre de sus ojos.»
E ante que acabase el galápago de decir su razón, asomó el
venador; e en esto había el mur tajado la red al gamo, et
estorció el gamo de los lazos e voló el cuervo, e metióse el mur
en la cueva. E desque llegó el venador e vido cortados los lazos,
maravillóse, e non vido si non el galápago, et tomólo, et atólo e
levólo.
E ayuntáronse el cuervo e el mur e el gamo, e vieron levar al
galápago, e hobieron por ende grand pesar. E dijo el mur:
«Desque habemos pasado una tribulación, luego caemos en
otra; e cómo dijo verdad el que dijo que mientra está el homne
aventurado viénenle las cosas a su guisa; e desque comienza a
caer, todavía va de mal en peor. E la mi ventura que departió
entre mi compañía e mis fijos e mi haber e mi lugar, non se
ternía por pagada fasta que partiese entre mí e entre la compaña
del galápago en que yo vevía, cuyo amor non era por galardón,
nin por merescimiento, mas por su nobleza de corazón e lealtad
e buen entendimiento, cuyo amor era mayor que non había el
padre con el fijo. Et tal amor non le puede departir salvo la
muerte. Et este cuerpo que es siempre a las tribulaciones, que
siempre está en movimientos e en angostura, así que ningún
placer non le dura nin le finca con él, así como non dura al
ascendente de las estrellas su asención nin al descendente su
descención, mas siempre se mudan el ascendente en
descendente e el descendente en ascendente, e el oriente en
ocasu, e el que es en ocasu en oriente. Et este dolor me face
membrar todos mis dolores, así como la llaga que sobre sana e
le acaesce ferida, que se le ayuntan dos dolores, un dolor de la
ferida e otro de la llaga que se refresca.»
Dijeron el cuervo e el gamo al mur: «Nuestro dolor e el tuyo
uno es, e maguer mucho se diga non le tiene pro al galápago;
deja esto e busca algund arte con que salgamos desto en que
somos; ca dicen que los esforzados non se prueban si non
cuando lidian, nin los fieles si non en dar e en tomar, nin los
fijos e la familia si non cuando la pobredat, nin los amigos si
non cuando las cuitas.» Dijo el mur al gamo: «Veo por bien que
vayas e estés en el camino por do ha de pasar el venador, e que
te eches así como que estás llagado e muerto, et verná el cuervo
e posará sobre ti e fará como que come de ti; et yo iré siguiendo
al cazador tanto que sea cerca dél, ca fío por Dios que si te él
viere, que dejará la ballesta e la red e el galápago, e irá a ti por
te tomar. Et cuando fuere cerca de ti, comenzarás a fuir poco a
poco de guisa que non se desfucie de ti, e velo atendiendo. Et
yo punaré de cortar la red, e fío por Dios que ante que él torne
habré yo cortado las cuerdas al galápago, e irme me he con él e
que tornaremos a nuestro lugar.»
E fizo el gamo así como dijo el mur, e siguiólos el venador
grant pieza, e el mur tajaba en tanto los lazos del galápago. E
desque el venador non pudo haber al gamo, desfucióse dél e
tornóse, habiendo ya el mur las cuerdas tajadas e el galápago
ido. Cuando esto vio el venador, e vido sus cuerdas tajadas, e
pensó en el fecho del gamo que se le mostrara, e del cuervo que
se posó sobre él, e como que comía dél, e como le tajaran en
antes sus cuerdas en que yacía el gamo, espavorescióse e dijo:
«Esta tierra es de fechiceros o de dimonios.» E echó todo lo que
traía e tornóse espantado, que non volvió cabeza a ninguna
cosa. E ayuntáronse el cuervo e el gamo e el galápago e el mur
en su parral, salvos e seguros.
Dijo el rey al filósofo: «El arte de las más flacas bestias
llegó a tanto en se ayudar unos a otros, en ser leales e pacientes.
E como estorcieron los unos por los otros de grand tribulación,
cuanto más lo deben facer los homnes en ayudarse los unos a
los otros, e estorcerán de las ocasiones e tribulaciones que en el
mundo son e acaescen.»
Capítulo VI
De los cuervos e de los búhos. Es ejemplo del enemigo que muestra
humildat e gran amor a su enemigo, e se somete fasta que se apodera
dél, e después le mata
Dijo el rey al filósofo: «Ya entendí este ejemplo. Dame
agora ejemplo del homne que se engaña en el enemigo que le
muestra humildat e amor.» Dijo el filósofo, al rey: «El homne
que es engañado por su enemigo, maguer que le muestre
grand homildat o grand amor e grand lealtad, si se segura en
él, contescer le ha lo que contesció a los búhos e a los
cuervos.» Dijo, el rey: «¿E cómo fue eso?»
E dijo el filósofo: «Dicen que en un monte había un árbol
muy alto e muy grueso, e era muy espeso, lo más que
pudiese, de ramos e de fojas. Et había en él nidos de mil
cuervos, et habían un rey de sí mismos. Et había en aquel
monte muchos nidos de búhos, et habían otrosí un rey de sí.
E salió el rey de los búhos una noche por la enemistad que
entre los cuervos e los búhos siempre hubo, e corriólos a
tanto que mató dellos e llagó muchos dellos. E después que
amanesció ayuntáronse los cuervos e díjoles el rey: «Ya
vedes que habemos pasado e sofrido de los búhos, e cuántos
amanescieron de nos muertos, e otros alas quebrantadas, e
otros mesados. E lo peor que nos acaesció dellos es que son
atrevidos ya a nos, e saben nuestro lugar; onde es menester
que vos acordedes e que paredes bien mientes en nuestra
facienda.»
Et había en estos cuervos cinco dellos a que todos los
otros cuervos conoscían mejoría en consejo, e por quien se
guiaban e con quien se acorrían en sus cuitas, e con quien el
rey se consejaba, e por cuyo consejo facían lo que habían de
facer. Dijo el rey al primero de los cinco: «¿Qué tienes por
bien en esto?» Dijo el cuervo: «El consejo que a mí paresce,
muchas veces se adelantaron a él los sesudos que fueron ante
que nos, que es que al enemigo con que homne non puede,
non hay otro consejo si non fuir dél.» Desí dijo el rey al
segundo: «¿Qué vees tú?» Dijo: «Lo que éste conseja non lo
tengo yo por seso, que hermemos nuestros lugares e que nos
sometamos a nuestros enemigos por la primera mal andancia;
mas acordemos nos e aparejemos nos contra nuestros
enemigos, e pongamos nuestras atalayas e nuestras guardas
entre nos e ellos, e guardemos nos de sobrevienta otra vez. E
si vinieren contra nos, lidiemos, así que mataremos dellos
algunos.
Desí dijo el rey al tercero: «E tú, ¿qué es tu consejo?»
Dijo: «Non tengo por seso lo que estos amos dijeron, mas
tengo por bien de aguciar nuestras atalayas e nuestras
escuchas entre nos e nuestros enemigos, e veamos si
rescebirán de nos paz o parias, que les demos alguna cosa, e
será bien, e así perderemos miedo dellos e seremos seguros
en nuestros lugares. Et uno de los buenos consejos que es
para los reyes es que si su enemigo es más fuerte, e se
temiere de rescebir daño e perder sus pueblos, que faga de los
haberes escudos para los pueblos e para las tierras.»
Et después que acabó el tercero su razón dijo el rey al
cuarto: «E tú, ¿qué tienes por bien desta paz que éste dice?»
Dijo: «Más tengo por bien de dejar nuestros logares e sofrir
extremidad e vida lazrada, ca nos es mejor que non aviltar
nuestro linaje e someternos al enemigo de quien somos más
nobles. E aun sé yo bien que maguer que gelo
demostrásemos, non nos lo rescebirán si non con grandes
posturas. Et dicen: «Date a tu enemigo algund poco, e
haberás dél lo que quisieres; e non te le des todo, ca se
atreverá contra ti, e someter se le han tus mesnadas.» Et esto
es así como la viga que está parada en el sol, e si la irguieren
un poco, acrescerá su sombra, e si más de su derecho la
enclinares, menguará su sombra. E nuestro enemigo non se
terná por contento de nos con menor enclinamiento; onde el
consejo es esquivar esto e sofrir.»
Dijo el rey al quinto: «E tú, ¿qué tienes por bien: la paz o
la lid, o fuir, o ál?» Dijo: «Digo vos que non es en guisa de
lidiar con aquel que non se semeja en fuerza e en valentía; ca
el que se atreve contra su enemigo teniéndolo por flaco,
engáñase, e quien se engaña apodera a otri en sí. Et yo temo
mucho los búhos e ante que ellos viniesen a nos, todavía los
temía; ca el homne entendido non se segura en su enemigo,
maguer que poco poder haya, e maguer que sea solo, non se
segure en su arte. E los más delibres homnes son aquellos
que non quieren facer su facienda por lid, mientra que otra
carrera fallan; ca la despensa que se face en la lid es de las
almas, e en las otras cosas es la despensa de los haberes.
Onde lidiar con los búhos non querades facerlo, que quien
lidia con el elefante e non ha fuerza, él trae la muerte a sí
mesmo.»
Dijo el rey: «Pues ¿qué tienes por bien?» Dijo: «Que te
consejes, que el rey que se aconseja vence en consejándose
con los entendidos e con los leales de su casa, mas que otro
rey con sus mesnadas e con su grand poder. Et el rey enviso
acresce su consejo en consejándose con su compaña, así
como acresce el agua de la mar con los ríos que caen en ella.
Et los reyes non deben cesar de facer su facienda e facienda
de sus enemigos, e parar e mostrar las cosas a su corazón, e
pasar e atreverse a las cosas o foírlas segund su corazón
mostrare, e consejarse con sus vasallos leales o con aquellos
en que fían. E tú, señor, por la bondad e la nobleza que te
Dios dio, eres el rey que de mejor consejo sea e el que mejor
mantiene sus pueblos; e tú mandástenos consejo en cosa atal
que non podemos estar que te non respondamos. Et yo
responderte he alguna cosa dello en poridat, e lo que me non
aborrece diré consejeramente: que así como non tengo por
bien la lid, otrosí non tengo por bien someter nos e dañarse et
ser soseido del siglo; ca el entendido por mejor tiene la
muerte muriendo honrado e guardando, su derecho, que la
vida viviendo sometido e soseido. E tengo por bien que non
lo pongas en traspaso, que es raíz de la pereza. E lo que
quiero que sea poridat téngolo en poridat; ca dicen que los
reyes non vencen si non seyendo envisos, e ser enviso es
celar las poridades. E la poridad non es descubierta si non por
cinco personas: por el señor, o por los que le consejan, o por
los mandaderos, o por los que la oyen, o por los que veen qué
se fará por ende. E quien encubre su poridat logrará por la
celar una de dos cosas, o vencer lo que quiere o estorcer del
daño della, si non recabdare lo que le es menester. Et el
homne a quien acaesce alguna tribulación non se puede
esquivar de se aconsejar con el leal homne; que el homne
entendido, maguer que sea de buen seso e de buen consejo e
de buen acuerdo, acresce su entendimiento e su consejo
consejándose, así como acresce el fuego en la luz e con la
grosura e con el olio. Et el homne que se quiere consejar debe
concordar con aquel que se conseja, en el buen acuerdo; e
débelo contrastar por el malo con mansedumbre e con falago,
e debe usar su acuerdo en las cosas dubdosas fasta que se le
enderecen las cosas.
«Et debe el homne a aquel que le demanda consejo, que
gelo dé el mejor que pudiere e sopiere, e que lo desengañe de
su facienda; et si viere que la trae mala, que gela desvíe; et si
viere que yerra en alguna cosa, que lo desvíe e que le muestre
su yerro e que non le conseje fasta que lo cate bien e que lo
asme bien. Et cuando non fuere tal el consejador, es enemigo
de aquel que le demanda consejo e de sí mismo. Et si aquel
consejero tal non fuere contra el que se aconseja con él, es tal
como el homne que conjura al diablo por meterlo en alguno,
et si bien non le sabe conjurar, entre el diablo en él mismo. Et
cuando el rey toviere bien sus poridades, e se consejare con
sus privados leales, e fuere temido de sus pueblos e muy caro
en non saber ninguno su corazón, e que galardone bien al que
le ficiere servicio, e que escarmiente al que ficiere mal, e que
sea mesurado en su despensa, con estas cosas le puede durar
la merced que Dios le fizo.
«Et las poridades, señor rey, son e hay de dos grados: hay
poridat que la deben saber muchos, e hay poridat que la non
deben saber si non dos homnes. Et tengo por bien que non
sepan esta poridat tan alta si non cuatro orejas e dos
lenguas.» E el rey apartóse con él e demandó le consejo e
preguntóle primeramente por qué fue la enemistad entre los
cuervos e los búhos. Dijo el cuervo: «Señor, sabed que la
enemistad entre los cuervos e los búhos fue por una palabra
que dijo un cuervo.» Dijo el rey: «¿E cómo fue eso?» Dijo el
cuervo: «Dicen que todas las aves quisieron haber rey a que
diesen su poder, e acordaron de facer rey a uno de los búhos;
et estando en esto asomó un cuervo de alueñe, e dijo una
dellas: «Esperemos fasta que venga este cuervo, e demandar
le hemos consejo.» E llegó el cuervo a ellos, e demandaron le
consejo, e dijeron le de como acordaban de facer al búho rey.
Dijo el cuervo: «Si todas las aves fuesen muertas e
perdidas e aterradas, e muriesen los pavones e las grúas e las
ánades e las palomas e todas las otras aves, non estaríades en
tan grand cuita en facer reinar al búho, que es la más laida
ave e la más fea e de peor donaire e de menos seso e la más
sañuda e de menos piedat e de mayor saña; e ha grand
enfermedat durable que non vee nada de día, e lo peor della
que es de mala mantenencia. Et non tengo por bien que él sea
rey si non lo ficiéredes de una guisa, que lo fagades rey e que
non fagades nada por su mandado nin por su consejo, así
como fizo la liebre que se alabó que la luna era su rey.»
Dijeron las aves: ¿E cómo fue eso?»
Las
liebres y
la fuente
de la luna
«Dijo el cuervo: «Dicen que en una tierra de elefantes
aportaron años de seca, e menguó el agua en aquella tierra, e
secáronse las fuentes; e hobieron los elefantes muy grand sed,
e querelláronlo a su rey. E envió el rey de los elefantes sus
mandaderos e sus atajadores a recabdar agua, e tornóse para
él un su mandadero e díjole que en lugar señalado fallara una
fuente que es llamada la fuente de la luna, e había y mucha
agua. E fuese el rey de los elefantes con toda su compaña
aquella fuente para beber della. E había en aquella tierra
muchas liebres, e estragáronlas los elefantes dentro en sus
cuevas, e murieron las más dellas. Et ayuntáronse las que
fincaron con su rey, e dijéronle: «Bien sabedes lo que nos
avino del rey de los elefantes; pues dadnos consejo e remedio
ante que torne a esta tierra otra vegada e nos mate a todas.»
Dijo el rey: «Diga cada una de vos su consejo e su seso.»
«Et vino una liebre dellas, que había nombre Feyrus, e
conoscíala el rey por de buen acuerdo e de buen consejo, e
dijo: «Si lo por bien toviéredes, señor, enviadme a los
elefantes, e enviad comigo un fiel, e vea lo que faré e que
diré, e decir lo ha a vos.» Dijo el rey: «Tú eres mío fiel, e yo
pagado só de tu consejo, e creer te he de lo que me dijeres.
Pues vete para los elefantes, e diles de mi parte lo que
quisieres, e faz tu seso. E sey blando e manso, quel buen
mandadero ablanda er corazón si mansamente fabla.» Et
fuese la liebre una noche en que facía lunar, fasta que llegó a
do eran los elefantes. E non quiso llegar a ellos por que la
non pisasen con los pies, e subióse encima de un monte muy
alto. E llamó al rey de los elefantes por su nombre, et díjole:
«La luna me envió para vos, e el mandadero non debe ser
culpado maguer que departa palabas bravas.»
«Dijo el rey de los elefantes: «¿Qué es la mandadería que
me traes?» Dijo: «Dice vos la luna que quien conosce cuánta
mejoría ha en su fuerza sobre los flacos, e se engañan por
esto los fuertes, su fuerza es cobardez e mala andancia contra
sí. Et porque sabedes cuánta mejoría ha la fuerza que habedes
sobre las otras bestias, fuestes atrevidos contra mí, e venistes
a la fuente que le dicen el mi nombre, e tomastes mi agua e
bebistes la, vos e vuestras compañas. Yo vos defiendo que
non vengades y más, e si non, yo vos cegaré e vos mataré. E
si habedes dubda desto que vos envío decir, id a la fuente, e
ahí fallaredes que yo seré convusco luego.»
«E maravillóse el rey de los elefantes de lo que le decía la
liebre, et fuese con ella para la fuente, e vido la luz de la luna
en el agua. Dijo la liebre: «Tomad del agua con vuestra
manga e lavad vuestro rostro, e adorad la luna e pedid le
merced que vos perdone.» Et cuando tomó del agua con su
manga, movióse el agua e semejóle que tremía la luna, e dijo
el elefante a la liebre: «¿Qué ha la luna? ¡Si se ensañó contra
mí porque metí la manga en el agua!» Dijo la liebre: «Así es
como vos decides.» E repentióse el elefante de lo que ficiera
e enclinóse a ella, e echó se en preses, e fízole pleito e
homenaje que nunca tornaría más en aquel lugar él nin los
otros elefantes.
Dijo el cuervo: «E de más de cuanto vos he dicho del
búho, es por natura falso e engañoso e terrero, e el peor rey sí
es el engañoso; e quien apodera al engañoso, acaescer le ha lo
que acaesció a la gineta e a la liebre que ficieron su alcalld al
gato religioso ayunador.» Dijeron las aves: «¿E cómo fue
eso?»
La gineta,
la liebre y
el gato
religioso
«Dijo el cuervo: «Yo había una gineta por vecina en una
cueva cerca de un árbol do había mi nido, e veíamonos
muchas veces, e fuemos vecinos grand tiempo. Desí perdíla,
e non sope dónde se fuera, e cuidé que era muerta. E vino una
liebre a la cueva de la gineta, non sabiendo qué se ficiera, et
moró ahí la liebre un tiempo. Et después tornóse la gineta a
su lugar e falló y la liebre, e dijo: «Este lugar mío es, pues
múdate ende.» Dijo la liebre: «Yo só tenedor del lugar;
prueba lo que dices e demándame por derecho.» Dijo la
gineta: «El logar es mío, e desto he pruebas.» Dijo la liebre:
«Menester habemos
alcalld.» Dijo la
gineta: «Cerca está
el alcalld de nos.
«Dijo la liebre:
«¿Dó es?» Dijo la
gineta: «Aquí cerca
deste río hay un
gato religioso.
Vayamos nos para
él, que es homne
que face oración e
non face mal a
ninguna bestia nin
come ál fueras
yerba.» Dijo la
liebre: «Pláceme.»
«E fuese la liebre con la gineta, e seguílos yo por ver qué
les judgaría. Cuando el gato vido la liebre e la gineta asomar
de alueñe, paróse en pie a orar; e maravillóse la liebre de lo
que vido de su bondad e de su homildad, e llegáronse cerca
dél, et non mucho de guisa que les non pudiese facer mal.
Díjoles el gato: «Yo soy muy viejo e non oyo bien. Llegad
vos a mí e oiré lo que decides, que non oyo, nin veo bien.»
Llegáronse a él e dijeron otra vez su razón. Dijo el gato:
«Entendido he lo que dejistes, e quiero vos consejar
lealmente ante; et mando vos que non demandés si non
verdat, ca el que demanda verdat barata bien e va adelante,
maguer que sea juicio contra él. Et el homne bueno non ha
deste mundo ninguna cosa nin ningund poder nin ningund
amigo, si non las buenas obras e non más. Et el homne
entendido debe demandar la cosa que ha de turar e que le
torne en pro del otro mundo. E que desprecie todo lo ál, ca el
homne de buen seso por tal ha el haber como el caedizo que
cae en el ojo, et las mugeres ajenas como las víboras, et lo
que quiere para sí, quiere para los otros homnes. E non cesó
de les pedricar e de se llegar a ellos e asolazarse con ellos,
fasta que saltó en ellos ambos e los mató.
«Et los búhos han en sí todas tachas malas, e lo más que
reina en ellos es traición e falsedad; pues non querades facer
lo reinar.» Las aves dejáronse de aquel consejo que habían
acordado, e oyeron e rescibieron lo que les dijo el cuervo, e
non ficieron rey al búho que era elegido para lo ser. Dijo el
búho al cuervo: «¡Cómo te has homiciado comigo muy mal, e
non sé por qué razón! E sepas quel azadón corta el árbol, e
renasce; e el espada taja la carne e quebranta el hueso, e
sobresana e suéldase; et la llaga de la lengua nunca sana. E
todo mal se puede amatar, ca el agua mata el fuego, et al
tósigo válele el atriaca, e al dolorido válele el conorte, e al
enamorado válele el departimiento, e la enemistad siempre
arde en el corazón. Et tal enemistad es puesta entre vos los
cuervos e nos, que nunca haberá fin mientra el mundo
durare.»
«Et fuese el búho muy sañudo. Desí repintióse el cuervo
por lo que le dijera además, e dijo: «Loco fuí en decir lo que
dije, et non era yo el ave que más debía trabajarse en pleito
del rey de las aves. Et por aventura otras aves vieron lo que
yo vi, e sopieron lo que yo sope, e dejáronse de lo mostrar
con miedo de lo que yo non temí, e parando mientes en lo
que yo non paré, ca el homne entendido, maguer que se fíe
por su fuerza e por su valentía e por su seso, non debe ganar
enemistad afeuciándose en su seso e en su fuerza, así como el
homne, maguer tenga la triaca e las melecinas, non debe
beber la vedegambre a fucia dellas, ca la bondad es dicha de
los que bien facen, e non de los que bien dicen; ca el que face
el fecho, si le menguare el dicho, mostrar se ha su bondad a
la prueba, e el que dice, maguer que bien diga, non gelo
alaban si non le cumple con el fecho. Et yo fuí loco en
atreverme a fablar en tan alta cosa non me consejando con
ninguno, et yo sé que el que demanda consejo a los sesudos e
a los homnes que sabe que lo desengañarán, fállase ende
bien, e non puede errar, e loa su cima de su facienda. ¡Ay!
¿Cómo pudiera yo escusar esto que hoy gané, e esta tristeza
en que só entrado?»
«Et aquesta, señor, es la razón por que se levantó
enemistad entre nos e los búhos.» Dijo el rey: «Ya entendí
esto, mas piensa en lo que nos es menester agora del acuerdo
en que somos.» Dijo el cuervo: «Ya sabes mi acuerdo en la
lid cuál es e cómo la aborrezco; mas cuido que por arte
podremos haber folgura desta laceria en que somos, ca
mucho aína puede homne haber por arte lo que non puede
haber por fuerza, así como ficieron los tres homnes que
engañaron al religioso cuando le llevaron el ciervo que traía.
Dijo el rey: «¿E cómo fue eso?»
El
religioso y
los tres
ladrones
Dijo el cuervo: «Dicen que un religioso compró un ciervo
para facer sacrificio, e llevólo consigo por una cuerda. E
viéronlo tres homnes engañosos, e consejáronse entre sí
cómo lo engañarían. Et fuéronse al camino por do él había de
ir, et paróse el uno delante e díjole: ¿Qué can es éste que traes
contigo? ¿Quiéreslo vender?» Et el homne bueno non
respondió, e fuese su camino al encontro con el otro. Et
díjole: «¿Queredes ir a cazar con este can?» Et después
encontróse con el otro. Et díjole: «Bien creo que éste, aunque
trae hábito de religioso, que non es así. Ca los religiosos non
traen canes.» Et pues que esto le hobieron dicho, non dubdó
si non que era can, et dijo en su corazón: «Por aventura aquel
que me lo vendió me encantó e me engañó.» E soltólo e
tomáronlo ellos e degolláronlo e partiéronlo entre sí.
«Et yo dite este ejemplo por que he esperanza que
habremos lo que querremos por arte e por engaño. Et tengo,
señor, por bien que fagas saña entre mí e ti ante toda tu
mesnada, e que me mandes picar e ferir atanto que me bañen
todo en sangre, e que me mesen todo, e que me echen a pie
de un árbol, e que vayas tú e tu mesnada a tal logar, fasta que
yo me venga para ti e te faga saber todo lo que hobiere
fecho.» Et el rey fízolo así facer, e fuese con sus cuervos al
logar que les dijo el cuervo. Desí vinieron luego esa noche
los búhos, e non fallaron a los cuervos, e non sintieron al
cuervo a pie del árbol. E temióse que se irían ante que lo
viesen, e que se habría atormentado de balde, et comenzó a
dar voces e gemir atanto que lo oyeron los búhos.
E después que lo vieron ficiéronlo saber al rey, e fuese el
rey con alguna compaña de los búhos, por le preguntar por
los cuervos. Cuando fue cerca mandó a un búho que le
preguntase quién era e dónde eran los cuervos. Dijo el
cuervo: «Yo so Fulán, fijo de Fulán, et vedes qué me han
fecho los cuervos.» Dijo el rey de los búhos: «Tú eres
privado del rey de los cuervos, e de su consejo; pues ¿qué fue
el pecado que feciste por que mereciste esto que te han
fecho?» Dijo el cuervo: «Mi mal seso me lo fizo.» Dijo el
rey: «¿E qué fué?» Dijo el cuervo: «Después que nos
vencistes, así como sabedes, demandó nos consejo nuestro
rey, e dijo nos: «¿Qué vedes por consejo?» Et yo era privado
del rey, et dije: «Yo veo que non podremos lidiar con los
búhos, ca son más valientes que nos e más esforzados. Do
vos por consejo que punedes por salir desta premia e que les
dedes parias si vos las resciben; si non, fuid por las tierras.»
E dijeron los cuervos que mejor es de lidiar convusco, e que
era peor para vos. E yo consejéles que se vos sometiesen, e
díjeles así: «Al enemigo fuerte e valiente non es cosa deste
mundo con que se contraste su fuerza, mejor que sometérsele.
¿Et non vedes que la paja non estuerce del fuerte viento si
non con su blandez, e por se tornar con él doquier que se él
torna?»
«E desobedecieron mi consejo e alabáronse que querían
lidiar, e sospecháronme e dijeron: «Tú eres contra nos, e nos
has engañado.» E menospreciaron mi lealtad, e ficieron me
esto que veis.» Et después que oyó el rey al cuervo, dijo a un
su privado: «¿Qué te paresce que fagamos a este cuervo?»
Dijo: «Non tengo por bien que razones con él, ca éste, por
que es de muy grand acuerdo, se fizo atormentar así. Et en lo
matar habremos espacio e folgura, e seremos seguros de su
falsedat, e habrán grant pérdida los cuervos en él, ca dicen
que el que tiene su enemigo en su poder e non se espacia dél
non loará la cima de su fecho.» Dijo el rey a otro su privado:
«A ti, ¿qué te semeja deste cuervo?» Dijo: «Mi consejo es de
lo non matar, que el homne deshonrado, maguer que enemigo
sea, razón es de haber homne piadat dél e que le deje a vida;
que el homne que ha miedo e demanda acorro, merece ser
segurado e acorrido; que las aventuras a las veces traen al
homne a tal estado que demande acorro a su enemigo e
metérsele en poder, así como la muger del viejo que fuyó e se
fue para él, maguer que lo quería mal.» Dijo el rey: «¿Cómo
fue eso?»
La mujer
del viejo
Dijo: «Dicen que era un mercadero rico, e era muy viejo, e
había una muger muy fermosa que él mucho amaba. Así que
una noche entró un ladrón en casa del mercadero, et él
estando dormiendo. Et su muger estaba despierta, et ella hubo
gran miedo del ladrón, e ella saltó con el marido en la cama
et abrazóse con él tan reciamente que le despertó. Et él dijo
entre su corazón: «¿Cómo me dio Dios esta buena andanza?»
Et entonce vio al ladrón, et sopo por qué le viniera, et dijo al
ladrón: «Toma cuanto podieres levar, e vete en buena hora, e
por que me has fecho que mi muger me abrace.»
Et desí preguntó el rey al tercero privado qué era su
acuerdo cerca de aquel cuervo. Dijo «Tengo por bien que lo
dejes vivir, e que le fagas algo, que él nos será gran cuidador
contra los cuervos; que una de las cosas con que se home
apodera de sus enemigos, es haber home algunos dellos por
vasallos, por que sean contra los que fincan; e recebir home
algunos de sus enemigos es majamiento de los que fincan, e
nace por ello discordia entre sí, et así como la discordia que
nació entre el diablo e el ladrón, maguer amigos e aparceros
eran; e por aquella discordia estorció el religioso.» Dijo el
rey: «¿Cómo fue eso?»
El diablo
y el
Dijo el privado: «Dicen que un religioso hobiera de un
rico home una vaca con leche que le diera; e en levándola a
ladrón su posada, siguióle un ladrón por gela furtar, e fizo compañía
en un camino con el diablo que andaba en forma de home.
Dijo el ladrón al diablo: «¿Quién eres?» Dijo: «El diablo: vo
en pos deste religioso por le afogar cuando dormiere.» Dijo el
ladrón: «Yo seguíle por le furtar aquella vaca que lieva.» Et
fuéronse amos en uno, fasta que llegaron a casa del religioso,
et el religioso entró en su casa e metió la vaca dentro, e cenó
e echóse a dormir. E el ladrón temióse que si esperase que el
diablo que iría a afogar al religioso, e que despertaría, et que
non podría furtar la vaca; así que habría perdido su afán et
que non levaría cosa. Dijo al diablo: «Súfrete un poco fasta
que yo furte la vaca, et después de yo salido ve e afógalo.»
«Et el diablo hubo miedo que si el ladrón fuese a furtar la
vaca, que despertaría el religioso, e que non podría acabar
cosa de lo que quería. Dijo entonces al ladrón: «Espera tú un
poco, fasta que yo afogue al religioso, et entonces podrás
mejor acabar lo que quieres.» Et non quiso el ladrón; et sobre
cuál comenzase primero, hobieron gran discordia; e
estudieron así en esta discordia atanto que llamó el ladrón al
religioso e le dijo: «Espierta, ca está aquí el diablo que te
quiere afogar.» Et llamólo el diablo, e díjole: «Este ladrón te
quiere furtar la vaca.» E despertóse el religioso e fuéronse el
ladrón e el diablo, et así estorció sin daño por discordia
dellos.»
Et desque acabó el tercero consejero su razón, dijo el
primero que diera consejo que matasen al cuervo:
«Engañados nos ha este cuervo e enartados con su palabra, et
vos querés menospreciar el buen consejo. Parad mientes así
como facen los agudos, e non vos engañen las palabras de
nuestro enemigo, nin vos destorbe vuestro fecho; ca los
homnes de cansada natura ablándanse sus corazones con lo
que oyen decir a sus enemigos de lisonja o de homildat. Et
engañan se en esto atanto que los llevan a mal, e creen más lo
que oyen que lo que saben, así como el carpintero que se
desmintió de lo que viera e sopiera, e creó la lisonja que oyó
e fue engañado.» Dijo el rey: «¿E cómo fue eso?»
El
carpintero
engañado
Dijo el búho: «Dicen que un carpintero había una muger
que amaba mucho, et enamoróse della un homne, et atanto
llegó la cosa que se hubo de saber, e fuele fecho saber al
marido e él quísolo probar. Dijo a su muger: «Yo quiero ir a
tal aldea alejos de aquí, a labrar con un rico homne, e estaré
allá algunos días, et guísame conducho que lleve.» E ella
plúgole e adereszógelo. E cuando anocheció díjole: «Cierra
bien tu puerta e guarda bien tu casa fasta que yo venga. «E
sallió ante ella; e ella parando mientes fasta que lo vio ir bien
lejos. Desí tornó él por otra parte e entró en casa, e metióse
so el lecho en que yacían él e ella.
Et luego ella envió por su amigo e díjole: «El carpintero
es ido a tal lugar, e tardará allá muchos días.» Et vino el
amigo, e dióle ella a comer e a beber, desí yógose con ella. E
habíase estonces adormido el marido so el lecho, e non sopo
cuándo entró el amigo. Et él, como estaba así dormiendo,
sacó el pie de so el lecho, e vídolo la muger e temióse, e dijo
a su amigo en poridat: «Pregúntame a voces e dime: ¿A cuál
quieres más, a mí o a tu marido? E yo non te querré
responder, e tú dirásmelo muchas veces fasta que te lo diga.»
Et el amigo fizo así, e ella díjole: «Amigo, ¿quién te metió en
demandar tal demanda? Ca quizá diré cosa con que te
pesará.» E él díjole: «Por el amor que ha entre mí e ti que me
lo digas.» E todo esto oyendo el carpintero e callaba por oír
lo que decían. E dijo ella: «Nos todas las mugeres non
amamos a los amigos si non por complir nuestras voluntades,
nin catamos a sus linages nin a ningunas de sus costumbres,
nin por otra cosa ninguna. Et desque complimos nuestra
voluntad non los presciamos más que a otros homnes; mas al
marido tenémoslo en lugar de padre e de fijos e de hermano,
e mejor aún; et mala ventura haya la muger que non ama más
la vida de su marido que su vida misma.
E desque esto oyó decir el marido a su muger, hubo
piedat, e creó que lo amaba de todo en todo, e non se quitó de
aquel lugar fasta que amanesció e se fue el amigo. E sallió él
de so el lecho e falló a su muger adormida; e asentóse cerca
della e comenzóla de aventar. E removióse ella por despertar,
e él díjole: «Por Dios, amiga. Dormid, ca mucho velaste esta
noche, e mucho lazraste. Et por buena fe, si non que me temí
de te facer pesar, yo matara aquel homne por lo que te fizo.»
Et vos guardad vos de creer lo que el cuervo dice, e sabed
que muchos enemigos hay que non pueden nocir a sus
enemigos de alueñe, et acércanse a ellos e vénganse dellos. Et
digo vos yo de mí que nunca tamaño miedo hube de los
cuervos como desque vi este cuervo e vos oí decir dél lo que
decides.»
E con todo esto non tornaba cabeza el rey de los búhos,
nin los otros sus privados, por lo que le decía. Et mandólo el
rey levar a su posada e honrarlo fasta que guaresciese de sus
llagas. Dijo el privado que consejaba su muerte: «Pues non lo
queredes matar, tenedlo en cuenta de enemigo temido, e
guardat vos dél; ca es sesudo e artero e engañoso, e creo que
él non quiere morar con nusco si non por buscar su pro e
nuestro daño.»
Et el rey en esto non tornó cabeza por lo que éste decía, e
mandó facer al cuervo mayor honra e mayor bien que ante. E
comenzó el cuervo a fablar cada día con los búhos, e decir les
cosas con que lo amaban e fiaban más por él. Desí dijo un día
a una compaña de los búhos, estando y el que consejaba su
muerte: «Diga alguno de vos de mi parte al rey que los
cuervos se han homiciado comigo de mala manera, e yo non
folgaré fasta que alcance mi derecho dellos. Et yo pensé en
esto, e veo que lo non podré facer nin podré con ellos,
seyendo yo un cuervo solo. Mas dicen algunos que el que de
buena voluntad se quema en el fuego, face a Dios grand
sacreficio, e nunca rogará a Dios por cosa que lo non oya. Et
si lo el rey por bien toviere, mande me quemar; desí rogaré a
Dios que me mude en búho, por tal que me vengue de mis
enemigos, e faré mi voluntad e compliré mi saña cuando me
mudare en forma de búho.»
Dijo el búho que consejaba su muerte: «Non me semejas
en el bien que muestras e en el mal que encubres, si non al
vino de buen olor e de buen color, e yace en él el tósigo
mortal, e cuando lo bebe el homne mátalo. ¿E tú dices que si
te quemásemos que se cambiaría tu natura? Non puede ser; ca
tú tornarías a tu sustancia e a tu raíz, así como fizo la rata,
cuando le dijeron que se casase con quien quisiese, con el sol
o con las nubes o con el viento o con el monte, e dejólo todo
e casó con un ratón.» Dijo el cuervo: «¿Cómo fue eso?»
La rata
cambiada
en niña
Dijo el búho: «Dicen que un buen homne religioso cuya
voz oía Dios, estaba un día ribera de un río, e pasó por y un
milano, et levaba una rata, e cayósele delante de aquel
religioso. E hubo piedat della, et tomóla e envolvióla en una
foja, e quiso la levar para su casa. Et temióse quel sería fuerte
de criar, e rogó a Dios que la tornase niña. E fizo la Dios niña
fermosa e muy apuesta; e levóla para su casa, e crióla muy
bien, e non le dijo nada de su facienda como fuera. E ella non
dubdaba que era su fija. Et desque llegó a doce años díjol el
religioso: «Fijuela, tú eres ya de edad, et non puedes estar sin
marido que te mantenga e te gobierne, e que me desembargue
de ti, por que me torne a orar como ante facía sin ningund
embargo. Pues escoge agora cuál marido quisieres, e casar te
he con él.» Dijo ella: «Quiero un tal marido que por ventura
non haya par en valentía e en esfuerzo e en poder.» Díjole el
religioso: «Non sé en el mundo otro tal como el sol, que es
muy noble e muy poderoso, alto más que todas las cosas del
mundo; e quiérole rogar e pedir le por merced que se case
contigo.»
«E fízolo así, e bañóse et fizo su oración. Desí oró e dijo:
«Tú, sol, que fueste criado por provecho e por merced de
todas las gentes, ruégote que te cases con mi fija, que me
rogó que la casase con el más fuerte e con el más noble del
mundo.» Díjole el sol: «Ya oí lo que dejiste, homne bueno, et
yo só tenudo de te non enviar sin respuesta de tu ruego, por la
honra e por el amor que has con Dios et por la mejoría que
has entre los homnes; mas enseñar te he el ángel que es más
fuerte que yo.» Díjole el religioso: «¿E cuál es?» Díjol: «Es
el ángel que trae las nubes, el cual con su fuerza cubre mi
fuerza e non me la deja extender por la tierra.» Tornóse el
religioso al lugar do son las nubes de la mar, e llamó a las
nubes, bien así como llamó al sol, e díjoles bien así como
dijo al sol. E dijeron las nubes: «Ya entendimos lo que
dejiste, e tenemos que es así, que nos dio Dios fuerza más
que a otras cosas muchas; mas guiar te hemos a otra cosa que
es más fuerte que nos.» Dijo el religioso: «¿Quién es?»
Dijeron le: «Es el viento que nos lieva a do quiere, e nos non
podemos defender dél.»
«Et fuese para el viento, e llamó lo así como a los otros, e
díjole la mesma razón. Díjole el viento: «Así es como tú
dices, mas guiar te he a otro que es más fuerte que yo, e que
puné en ser su egual e non lo pude ser.» Díjole el religioso:
«¿E quién es?» Díjole: «Es el monte que está cerca de ti.» Et
fuese el religioso para el monte, e díjole como dijo a los
otros. Díjole el monte: «Atal só yo como tú dices, mas guiar
te he a otro que es más fuerte que yo, que con su grand fuerza
non puedo haber derecho con él, e non me puedo defender
dél, que me face cuanto daño puede.» Díjole el religioso: «¿E
quién es ése?» Díjole: «Es un mur, ca éste me face cuanto
daño quiere, que me forada de todas partes.»
Et fuese el religioso al mur, e llamólo así como a los otros,
e díjole el mur: «Atal só yo como tú dices en poder e en
fuerza; mas ¿cómo se podrá guisar que yo casase con muger
seyendo mur e morando yo en covezuela e en forado?» Dijo
el religioso a la moza: «¿Quieres ser muger del mur, que ya
sabes cómo fablé con todas las otras cosas, e non fallé más
fuerte quél, e todas me guiaron a él? ¿Quieres que ruegue a
Dios que te torne en rata e que te case con él? E morarás con
él en su cueva, et yo requerir te he e visitar te he, e non te
dejaré del todo.» Díjol ella: «Padre, yo non dubdo en vuestro
consejo. Pues vos lo tenedes por bien, facer lo he.» Et rogó a
Dios que la tornase en rata, e fue así, et casóse con el mur, e
entró se con él en su cueva, e tornóse a su raíz e a su natura.
Et tú, traidor, falso, mintroso, atal serás, ca tornarás a tu
raíz e a tu natura.»
Et por todo esto non cató el rey nin los otros a este
ejemplo. Et díjol el rey de los búhos al cuervo: «Amigo leal,
non has menester que te quemes en fuego, ca nos te daremos
venganza de los cuervos, e más que venganza.» Et el cuervo
fue siempre entre ellos muy blando e muy manso, et cresció
la honra entre ellos al cuervo fasta que sanó e engordó e le
cresció las alas e guaresció, e sopo sus poridades e su
ardimento de los búhos, e todo lo que quiso saber de su fecho
dellos. Desí salióse a furto, e fuese para los cuervos, et dijo al
rey de los cuervos: «Dígote buenas nuevas, que he acabado
todo lo que quise para matar a los búhos. Mas finca lo que tú
e tus compañas debedes facer; e si fuéredes bien agudos e
sabidores en vuestro fecho, muertos son los búhos.» Dijo el
rey de los cuervos: «Nos faremos cuanto tú mandares.»
Dijo el cuervo: «Los búhos son en tal lugar, e ayúntanse
de día en una cueva del monte, e yo se do cerca de aquel
lugar hay mucha leña seca. Lleve cada un cuervo cuanto
pudiere llevar della a la boca de la cueva do ellos son de día,
et ahí cerca hay grey de ganado, e yo haberé fuego e echar lo
he ahí en la leña, e vosotros todos non cesedes de aventar con
vuestras alas e de soplar el fuego fasta que se encienda bien,
et cuantos y estudieren quemar se han, e los que dentro
estudieren afogar se han con el fumo.» Et ficiéronlo así, e
mataron a todos los que y estaban; desí tornáronse los
cuervos a sus lugares salvos e seguros.
Dijo el rey de los cuervos al cuervo: «¿Cómo podiste
sofrir de haber vida con los búhos? Ca los buenos non sufren
ser en compaña de los malos.» Dijo el cuervo: «Así es como
tú, señor, lo dices; mas el homne cuerdo, cuando se vee en
cuita que se teme de perder el cuerpo e los parientes, non ha
cosa que non debe sofrir por salir de aquella cuita e estorcer a
sí e a sus parientes e amigos de muerte.» Díjole el rey: «Di
me de sus entendimientos de los búhos.» Dijo el cuervo:
«Non fallé ninguno dellos sesudo, si non uno que consejaba
mi muerte, e eran de muy flaco consejo e de mal acuerdo que
nunca pensaron en ninguna cosa de mi facienda, habiéndoles
el de buen seso consejado, e desobedesciéronle e non
entendieron su mal nin creyeron al entendido. Et dicen que
conviene al rey de guardarse del homne en que ha alguna
sospecha, de lo non meter en su poridad, nin le debe mostrar
sus cartas, nin le debe dejar llegar al agua con que se lava,
nin a su lecho, nin a sus paños, nin a su bestia, nin a sus
armas, nin a lo que ha de comer, nin a ninguna de sus cosas.»
Dijo el rey de los cuervos: «Non murieron los búhos si
non por desdén e flaqueza de consejo.» Dijo el cuervo:
«Verdat es que pocos son los que vencen que non se
engreyan, et pocos son los que han sabor de las mugeres que
afrontados non sean, et pocos son los que mucho comen que
non costriben, et pocos son los que han malos privados que
en peligro de muerte non cayan.» Et dicen: «Non haya
esperanza en engreído e el desvergonzado de haber buena
fama, nin el falso de haber amigo, nin el mal enseñado de
haber nobleza, nin el escaso a varón en ser honrado, nin el
cobdicioso de non haber pecados, nin el rey que ha privado
nescio en durar su regno.» Dijo el rey: «Grand lacerio has
sofrido en facer vida con los búhos.» Dijo el cuervo: «El que
sufre alguna laceria esperando algund pro, débela endurar, así
como fizo la culebra que sufrió la rana cabalgar sobrella.»
Dijo el rey: «¿Et cómo fue eso?»
La culebra Dijo el cuervo: «Dicen que una culebra envejeció et
y las ranas enflaqueció, e non podía cazar et vínose para una fuente do
había muchas ranas de que ella solía cazar, e se mantenía
dellas. E echó se cerca de la fuente, a semejanza de triste e de
pesante. Díjole una rana «¿Qué has que estás triste» Dijo
ello: «¿E cómo non seré triste que la mi vida non era de ál, si
non de las ranas, et agora vino me grand ocasión de guisa que
non puedo comer nin tomar si non las que me dan en
limosna.» E fuese la rana, e fízolo saber al rey de las ranas, e
él vino le preguntar aquesto, e llegóse a ella e preguntóle:
«¿Cómo te acaesció esto que dices?»
Díjole: «Fuí en rastro de una rana por la tornar, e ella
metióse en casa de un religioso, et yo entré en pos ella, e la
casa estaba oscura. E estaba en la casa un niño. E cuidando
que mordía a la rana, mordí al niño en la mano et murió. E
salí dende fuyendo, et salió el religioso empos de mí, e
maldijo me, et díjome: «Así como mataste este niño sin culpa
ninguna con tu traición, maldígote que seas triste e
confondida, e que seas cabalgadura del rey de las ranas, e que
non hayas poder de tomar ninguna rana, si non las que te
diere su rey por limosna.»
«Et yo por ende vine a ti que cabalgues en mí, e de lo
rescebir, só placentera dello.» Et hubo el rey de las ranas gran
cobdicia de cabalgar en la culebra, e tovo que era grant honra
e grant nobleza, e cabalgó la unos días. Desí díjole la culebra:
«Ya vees que só mal aventurada, que non puedo comer de las
ranas si non la que tú me dieres. Pues mándame poner alguna
ración de que viva.» Dijo el rey: «Sí, me vala Dios, seyendo
tú mi cabalgadura, non puede ser que te non ponga yo algunt
vito de que te gobiernes e te mantengas.» Et mandóle dar
cada día dos ranas. Et pasó con esto e non le nució someterse
a su enemigo por vevir.
«Et yo otrosí sofrí lo que sofrí por la grant pro que nos
veno dello que hobimos venganza de nuestros enemigos.» Et
dijo el rey: «Agora veo que la fortaleza del engaño derraiga
al enemigo más que la fortaleza del fuego; que el fuego non
puede más quemar con toda su fuerza e con toda su calentura,
cuando da en el árbol, si non cuanto está más sobre tierra, et
el agua con su humidat e con su friura derraiga cuanto está so
tierra. Et dicen que cuatro cosas son que non se deben tener
en poco, por lo poco dellas, ca se puede pujar a lo mucho; et
son el fuego e la enfermedad e el enemigo e el debdo. Et yo
lo que fice fue por tu buen seso e por tu buena ventura. Et
dicen que cuando dos homnes demandan una cosa e la acaba
el uno dellos, tienen que aquél es de mayor seso; et si amos
son eguales en el seso, tienen por mejor aquel que la recabda
primero, e de mejor ventura.
«Et dicen que el que quiere contender con el rey enviso e
agudo, e sabio, que non se engree por bien que Dios le dé,
nin se desmaya su corazón por grant miedo, su muerte lo trae
por él, cuanto más si es tal como tú, sabidor de las cosas. Et
sabes do debes ser bravo, e do debes ser manso, e do debes
ser airado, e do debes ser pagado, e do debes ser apresuroso,
e do debes ser vagaroso, e que cates lo que es presente e lo
que es por venir e las cimas de tus fechos.» Dijo el rey al
cuervo: «Mas con tu buen seso e con tu consejo fue fecho, e
siempre por tal te conoscimos e por tal te razonamos. Et
dejiste como dice homne gracioso e leal, et acabate grant
fecho con mansedumbre e con ingenio e con buen
pensamiento, tanto que nos libró Dios de nuestros enemigos,
e feciste tal fecho que pocos son los que podrían facer. Et los
esforzados e los valientes, cuando llegan a la lid, entran con
diez o con veinte, e facen su buen fecho, e con tanto salen por
buenos. Et el homne blando agudo, tal como tú, mata con
sabiduría al rey de grant prez et de grant mesnada. Et este atal
face mayor daño a los enemigos que los mucho esforzados e
valientes; ca el consejo que de ti nasció, seyendo uno dellos,
fizo mayor daño en matar nuestros enemigos, que eran tantos
e tan dañosos, que la nuestra fuerza de todos. E de lo más que
me maravillo de ti, cómo moraste con ellos e sofriste tanto
pesar cuanto veías e oías, e non te moviste a ninguna
palabra.»
Et dijo el cuervo: «Señor, siempre me atove al tu buen
enseñamiento en acompañar al pariente e al estraño con
mansedumbre, e siguiendo su sabor e consentiendo al su
talente.» Dijo el rey: «A ti he por obrero, e a los otros priva
os por decidores, et fízonos Dios por ti grant bien e grant
merced. Et bien sepas que fasta que tú tornaste non nos sopo
bien comer nin beber nin dormir; ca dicen que el enfermo
non ha sabor de dormir fasta que guaresce; nin el que anda
camino a que el rey faz fucia de dar algo o de lo poner en
algunt oficio, fasta que gelo cumple, nin el homne que se
teme de su enemigo e que está a suerte de haber la facienda
con él, fasta que lo mata. Et dicen que el que pierde la fiebre
fuelga su corazón, et quien se descargó de la pesada carga
fuelga su hombro, et quien es seguro de su enemigo fuelga su
corazón.»
Dijo el cuervo: «Ruego a Dios, el que mató a tus
enemigos, que te apodere en tu regno, e esto que sea a
provecho de tu pueblo, et ellos que hayan parte en la alegría
que tú hobieres en tu reino.» Dijo el rey: «¿De qué vida era el
rey de los búhos?» Dijo: «El era muy desdeñoso e engreído e
perezoso, e presciábase mucho, e era de mal acuerdo, e sus
privados eran tales como él, si non aquel que consejaba mi
muerte.» Dijo el rey: «¿E qué viste dése por que entendiste
que era de buen seso?»
Dijo: «Por dos cosas: la una por que consejaba mi muerte,
e la otra por que consejaba lealmente a su señor e le non
celaba nadi maguer que le pesaba, nin fablaba a guisa de loco
nin de soberano, mas fablaba mansamente e cuerdamente, así
que a las veces le demostraba sus tachas mansamente de
guisa que le non ensañaba, e dábale ejemplos de otros, así
que conosciese el rey lo que estaba mal, e non fallaba carrera,
para ensañar se le. Et esta fue una de las cosas que le oí
consejar al rey: «Non te debes descuidar del fecho deste
cuervo, que muy grant fecho es, e tal que lo non acaban si
non muy pocos, nin se contrasta si non con muy grant
sabiduría; et es mucho aliviado, así, como el simio que non
sosiega una hora en ir e en venir, et es tal como el viento en
mudarse, et es tal como el amor del homne dioso, et en el mal
galardón e en el mal salto que el homne atiende de su ira, et
es así como la mordedura de la culebra, e en se ir más aína es
así como el destello de la lluvia.»
Capítulo VII
Del galápago e del simio; e es capítulo del que demanda la cosa antes
que la recabde e después la desampara
Dijo el rey al filósofo: «Ya oí este ejemplo. Dame agora
ejemplo del que alcanza la cosa en grant trabajo e grant lacería,
e desque la ha desampárala e déjala perder.» Dijo el filósofo:
«Más ligera cosa es recabdar la cosa que guardar la. Et quien
esto face acontescer le ha lo que acaesció al galápago que
quiso matar al simio, e desque lo tovo en su poder
desamparólo.» Dijo el rey: ¿E cómo fue eso?»
Dijo el filósofo: «Dicen que una compaña de simios había
un rey que decían que había nombre Tadis, e envejeció e
enflaqueció. Et alzóse en el reino otro simio que era mancebo,
et dijo a los simios: «Este es ya muy viejo, e non hay en él pro
ninguna, e non puede mantener el regno, nin es para ello.
Echad lo del reino, et faced a mí reinar, ca yo manterné bien a
vos e a vuestros pueblos.» Et los simios acordáronse con él en
esto, e echaron al viejo, e ficieron reinar al mancebo. Et fuese
el viejo a la ribera de la mar, e llegó a una figuera que y estaba,
e comenzó a coger de los figos, e cayéronsele de las manos
uno empos de otro, así que un día acaesció que se le cayó un
figo de la mano, e tomólo un galápago que ende estaba, e
comióselo. Et el simio, como es desvergonzado, hubo sabor de
echar le los figos en el agua, e comenzó el galápago de comer
los, e non dubdaba que el simio gelos echaba a sabiendas.
Et salió a él et abrazáronse uno con otro, e solazáronse e
fablaron en uno e posieron su amor, e estovieron amos desta
guisa un tiempo, que el galápago non tornó a su compaña nin
otrosí el simio se partía dél. Desí la muger del galápago fue
muy triste por la tardanza de su marido, e quejóse a una su
comadre e díjole la comadre: «Non te acuites, que me dijeron
que tu marido está en la ribera de la mar, e que ha por amigo
un simio e están ambos comiendo e solazándose, et por esto
tardó tanto que non veno, e non te pese dello, et olvídalo tú así
como él te olvida a ti. Pero si pudieres guisar como mates al
simio faz lo, ca si el simio muere, luego se verná tu marido
para ti e fincará contigo.» Et la muger del galápago estaba
triste, e lloraba, e non comía, et dejó se mal caer, atanto que
enflaquesció de mala manera.
Desí dijo el galápago al simio: «Yo me quiero ir a mi casa a
mi compaña, que he mucho tardado, e he morado aquí
mucho.» Et fuese para su posada, et falló a su muger en mal
estado, et díjole: «Hermana, ¿cómo te va, e por qué eres tan
desfecha?» E ella non le recudió. E desí preguntóle de cabo, e
respondióle su comadre por ella: «Tu muger está muy mal, e la
melecina que la podría prestar non la puede haber, e su
enfermedad es muy grave, e non ha cosa más fuerte que la
enfermedat e non haber melecina.»
Et dijo el galápago: «Pues dime tú qué melecina es, e por
aventura fallarla he.» Et dijo la comadre: «Nos conoscemos
esta enfermedat, e non ha otra melecina si non corazón de
simio.» Et dijo el galápago: «Esta es muy cara cosa de haber;
¿et dónde podría yo haber corazón de simio, si non fuese el
corazón de mi amigo? ¿Et en facer traición a mi amigo por
amor de mi muger non he ninguna escusación? Ca el debdo
quel homne ha con la muger es muy grande, e aprovéchase el
homne della en muchas guisas. Et yo débola más amar e non
dejarla perder.»
Desí madrugó et fuese allá con grant pesar, e comenzó de
pensar e de decir en su corazón: «Querer matar los amigos por
amor de una muger non es de las obras que a Dios place.» Et
fuese con este ardid fasta que llegó al simio e saludóle. Et dijo
el simio: «¿Qué te tovo de me non ver toda esta sazón?» Dijo
el galápago: «Non se me tovo de te venir ver, con cuanto deseo
he de ti, si non por vergüenza de ti, que tan poco te galardoné
el bien que me feciste, ca maguer que yo sé que tú non quieres
galardón del bien que me feciste, tengo me por adebdado de te
lo galardonar; ca la tu costumbre es de los buenos, que facen
bien a sus amigos, e que muestran en ello su bien facer.» Dijo
el simio: «Non digas así, que tú has fecho amas estas cosas a
mí, que tú comenzaste a facer por que só adebdado de te lo
galardonar, porque me consolaste cuando llegué aquí de mío
lugar, echado con muy grant deshonra, et me consolaste con
tus buenas palabras e alegre rostro e franco corazón, e fuísteme
amigo e buen compañero, e contigo me tollió Dios cuita e
pesar.»
Dijo el galápago: «Tres cosas son por que acaesce el amor
entre los amigos: la una es fiarse unos de otros, la otra es
comer en uno, la otra es conoscer sus parientes e su lugar, e
desto non hubo entre nos nada, e quería que fuese.» Dijo el
simio al galápago: «El homne debe solamente trabajarse por
haber algo por sí mesmo; que en conoscer la compaña del otro
non le ha pro; ca el que juega en somo del mástel cata e vee
muchas cosas más que los ojos non verían en los parientes.
Otrosí del comer que dices, las bestias se ayuntan a comer en
los establos e a beber, e non han amor en uno. Otrosí ir ver las
posadas; los ladrones se entran en las posadas, e non han amor
por ende.»
Dijo el galápago: «Por buena fe dices verdad, que el amigo
non quiere ál de su amigo si non su salud e su amor. Ca el que
quiere amor de los homnes por su pro, con derecha nescesidat
se habrá de enojar dellos; así como el becerro, que si acuita la
vaca mamándola, fácele ella mal e ha lo de ferir con su cuerno,
e sangriéntalo. Et lo que yo dije non lo dije si non por ser
sabidor de tu bondad e de tus buenas costumbres. Et más
quiero que me vayas ver en mi posada, que es en una isla
donde hay muchos frutales e muchos buenos árboles e saben
muy bien, et rescibe mi ruego.» Et el simio, en que oyó decir
de la fruta, hubo sabor della, e priso le grant cobdicia, et dijo:
«¿Cómo podré yo pasar esta mar tan grande?» Et dijo el
galápago: «Cabalga sobre mi espinazo e levar te he allá.» Et
saltó él en somo del galápago, et nadó el galápago con él fasta
que fue bien dentro.
Et comenzó de pensar en su corazón la traición e la
desconocencia que quería facer et dijo: «Muy fea cosa es esta,
e non merescen las mugeres que por ellas sea fecha traición, ca
debe homne fiar muy poco por ellas. Et dicen que el oro non se
prueba si non en el fuego, et la fieldad del homne en dar e en
tomar, e la fuerza de la bestia con la carga, e las mugeres non
hay cosa por que se conoscan.» Et cuando vio el simio que el
galápago se detenía, sospechó et dijo: «Non só seguro que el
galápago non se ha mudado del amor et de la amistad que me
había, e quiere me mal facer; ca non es ninguna cosa que más
liviana nin más mudable sea que el corazón del homne. Et
dicen que el homne entendido non se le encubre lo que tienen
en su corazón su compañía e sus fijos e sus amigos, en toda
cosa e en toda catadura e en cada palabra, e al levantar e al
asentar, e en cada estado; ca todas estas cosas testiguan lo que
yace en los corazones.»
Et comenzó a decir al galápago: «Amigo, ¿qué has que
estás triste, e qué te tiene de andar?» Dijo el galápago: «Estó
triste por que irás a mi posada e no la fallarás así como yo
querría; ca mi muger está doliente.» Dijo el simio: «Non estés
triste; mas busca físicos para ella, ca guarescerá e sanará.»
Dijo el galápago: «Dicen me los físicos que non ha otra
melecina por que se pueda melecinar si non corazón de simio.»
Et peso mucho al simio desto, e pensó en sí diciendo: «¡Cómo
me ha metido la cobdicia en mal lugar, seyendo yo tan viejo!
¡Oh, qué tamaña verdad dijo el que dijo: «El que se tiene por
pagado e por abondado con lo que le viene, vive salvo e
seguro, e el goloso cobdicioso siempre vive en cuita e en
tristeza e en lacerio!»; mas agora me es a mí menester mío
seso, et buscar carrera cómo salga deste lazo en que caí.»
Et dijo al galápago: «Amigo, debes saber que el leal amigo
non debe encubrir a su amigo su buen castigo nin su pro,
maguer que le faga daño. Et si yo esto hobiera sabido, trajera
comigo mi corazón, ca lo dejé allá do estaba, e diera telo por
que melecinaras tu muger con él.» Et dijo el galápago: «¿E non
lo traes contigo? ¿E cómo lo dejaste allá?» Dijo el simio:
«Habemos por ley todos los simios, que cuando alguno sale de
su posada, que deje y su corazón; empero si tú quisieres, traer
te lo he yo del lugar do es, si me tornares allá.» Et fue alegre el
galápago, por que tan de grado le daba su corazón, et tornóse
con él a la ribera, e saltó el simio en tierra, e subióse luego en
el árbol, e esperólo el galápago. Cuando vido que se tardaba
llamólo e díjole: «Toma tu corazón e vente para mí, ca mucho
nos detardamos.» Dijo el simio: «Veo que cuidas que só tal
como el asno que decía el lobo cerval que non tenía corazón
nin orejas.» Et dijo el galápago: «¿E cómo fue eso?»
El asno
sin
corazón
y sin
orejas
Dijo el simio: «Dicen que un león criaba en un lugar, e
estaba en él un lobo cerval que comía su relieve. Et ensarneció
el león tanto que fue muy flaco e muy atribulado, e non podía
venar. Et dijo el lobo cerval: «Señor, tu estado es ya mudado,
et non puedes ya venar. Esto, ¿por qué es?» Dijo el león: «Por
esta sarna que vees, e non ha otra melecina si non orejas e
corazón de asno.» Dijo el lobo cerval: «Yo sé un lugar do hay
un asno de un curador que trae sobre él los lienzos a un plado
aquí cerca de nos, et desque lo descarga déjale en el plado, et
fío por Dios que lo traeré, e tomarás sus orejas e su corazón.»
Dijo el león: «Fazlo si pudieres, ca mi melecina e mi salud es
eso.» Et fuese el lobo cerval, e llegó al asno e díjole: «¿De qué
estás tan magro, e de qué tienes estas mataduras en las
cuestas?» Dijo el asno: «Este curador falso me lo face, que se
sirve de mí continuamente, e me mengua la cebada.»
«Dijo el lobo cerval: «Yo te enseñaré un lugar muy vicioso
e muy apartado do nunca andovo homne, et hay unas asnas las
más fermosas que nunca homne vido, e han menester maslos.»
Dijo el asno: «Pues vayamos allá, que si por ál yo non lo
ficiere si non por la cobdicia del tu amor, esto me faría allá ir
contigo.» Et fueron se amos al león, et adelantóse el cerval e
fízogelo saber, et saltó el león en el asno detrás por lo tener.
Mas non lo pudo tener con la flaqueza que había, e salióse el
asno de entre las manos e fuese e tornóse a su lugar. Dijo el
lobo cerval al león: «Si a sabiendas dejaste el asno, ¿por qué
me feciste trabajar en lo buscar? Et si la flaqueza te lo fizo
dejar, que lo non pudiste tener, esto es aún peor.» Et sopo el
león que si dijese que a sabiendas lo dejara que sería tenido por
nescio, et si dijese que lo non pudiera tener que lo ternían por
flaco e por cansado, et dijo al lobo: «Si me tú tornares acá el
asno, decir te he esto que me preguntas.» Dijo el lobo: «Tengo
que el asno está escarmentado e non querrá venir otra vez, en
pero iré a él de cabo, si lo pudiere engañar para lo traer acá.»
«Et fuese para el asno. Et el asno cuando lo vido díjole:
«¿Qué fue la traición que me quesiste facer?» Dijo el lobo
cerval: «Quísete bien facer, e non fueste para ello. Et lo que
saltó en ti non era si non una de las asnas que te dije. Et como
vido asno non sopo en qué manera jugar contigo; et si tú quedo
estovieras un poco, diuso se te metiera.» Cuan el asno oyó
decir de las asnas moviósele su sabor, e fuese con el lobo
cerval al león, et saltó el león en él e prísolo e matólo. Desí
dijo el león al lobo cerval: «Yo quiero me bañar, desí comeré
las orejas e el corazón, e de lo ál faré sacreficio, que así me
dijeron los físicos; pues guarda tú el asno e desí venir me he
para ti.»
Capítulo VIII
«Et después que se fue el león, tomó el lobo cerval las
orejas e el corazón del asno e comió lo, a fucia que cuando el
león esto viese, que non comería nada de lo que fincaba, por
que lo temía por agüero. Et desque fue tornado el león díjole:
«¿Dó es el corazón e las orejas del asno?» Dijo el cerval:
«¿Non entendiste tú que el asno non tenía corazón nin orejas?»
Dijo él: «Nunca mayor maravilla vi que esta que tú dices.»
Dijo el lobo cerval: «Señor, non te maravilles, mas piensa que
si el corazón e las orejas hobiera, non tornara a ti la segunda
vez, habiendo le fecho lo que le feciste.»
«Et yo dije este ejemplo por que sepas que non só yo tal
como el asno; mas engañaste me con tu traición por me matar
e yo fícete otro tal, et estorcí por mi seso de la locura en que
era caído.» Dijo el galápago: «Verdad dices, ca el sesudo es de
poca palabra e de grant fecho, e conosce las obras antes que se
meta a ellas, e estuerce de las cuitas por su seso e por su arte,
así como el homne que cae en tierra con su fuerza, e con ella
mesma se levanta.»
Este es el ejemplo del homne que busca la cosa, e desque la
ha recabdado, dale de mano e déjala perder.»
Del religioso e del can; es el capítulo del home que face las cosas
rabiosamente, e a que torna su facienda
Dijo el rey al filósofo: «Ya oí este ejemplo e entendí lo;
pues dame agora ejemplo del homne que face las cosas sin
albedrío e sin pensamiento e a qué torna su facienda e cima.»
Dijo el filósofo: «El que non face sus cosas de vagar, siempre
se arrepiente, et esto semeja al ejemplo del religioso e del can
e del culebro.» Dijo el rey: «¿E cómo fue eso?»
Dijo el filósofo: «Dicen que en tierra de Jorgen, había un
religioso que había su muger, e estovo ella que se non
empreñó un tiempo, desí empreñóse, e fue su marido muy
gozoso, et díjole: «Alégrate, ca fío por Dios que parirás fijo
varón, complido de sus miembros, con que nos alegremos e
de que nos aprovechemos; et quiero le buscar ama que lo críe,
e buen nombre que le ponga.» Et dijo la muger: «¿Quién te
pone en fablar en lo que non sabes si será o non? Calla e sei
pagado con lo que Dios te diere; que el homne entendido non
asma las cosas non ciertas, nin judga las aventuras, ca el
querer e el asmar en solo Dios es, et sepas que quien quiere
contrastar las aventuras e judgar las cosas antes que sean,
acaescer le ha lo que acaesció al religioso que vertió la miel e
la manteca sobre su cabeza.» Dijo el marido: «¿Cómo fue
eso?»
El
religioso
que vertió
la miel y
manteca
sobre su
cabeza
Dijo la muger: «Dicen que un religioso había cada día
limosna de casa de un mercador rico, pan e miel e manteca e
otras cosas de comer. Et comía el pan e los otros comeres, e
guardaba la miel e la manteca en una jarra, e colgóla a la
cabecera de su cama, fasta que se finchó la jarra. Et acaesció
que encaresció la miel e la manteca, et estando una vegada
asentado en su cama, comenzó a fablar entre sí et dijo así:
«Venderé lo que está en esta jarra por tantos maravedís, e
compraré por ellos diez cabras, e empreñar se han, e parirán a
cabo de cinco meses.» Et fizo cuenta desta guisa, e falló que
fasta cinco años montaban bien cuatrocientas cabras. Desí
dijo: «Vender las he e compraré por lo que valieren cient
vacas, por cada cuatro cabras una vaca, et habré simiente, e
sembraré con los bueyes, et aprovechar me he de los becerros
e de las fembras e de la leche, et antes de los cinco años
pasados habré dellas e de la leche e de las mieses algo grande,
et labraré muy nobles casas, e compraré esclavos e esclavas;
et esto fecho, casarme he con una muger muy fermosa e de
grant linaje e noble, e empreñar se ha de un fijo varón
complido de sus miembros, e poner lo he muy buen nombre, e
enseñar le he buenas costumbres, e castigar lo he de los
castigos de los reyes e de los sabios, et si el castigo e el
enseñamiento non rescibiere, ferir lo he con esta vara que
tengo en la mano muy mal.» Et alzó la mano e la vara, en
diciendo esto, e dio con ella en la jarra que tenía a la cabecera
de la cama, e quebróse, e derramóse, la miel e la manteca
sobre su cabeza.
Et tú, homne bueno, non quieras fablar nin asmar lo que
non sabes que será.»
Desí parió la muger un fijo complido de sus miembros, e
fueron muy gozosos con él. Et acaesció un día que se fue la
madre a recabdar lo que había menester, e dijo al marido:
Capítulo IX
«Guarda tu fijo fasta que yo torne», e fuese ella. Et estovo él
y un poco, e antojóse le de ir a alguna cosa que hubo
menester, que non podía escusar, e fuese dende, e non dejó
quien guardase el niño, si non un can que había criado en su
casa. Et el can guardó lo cuanto pudo, ca era bien nodrido. Et
había en la casa una cueva de un culebro muy grande negro.
Et salió e veno para matar al niño. Et el can cuando lo vido
saltó en él e matólo, e ensangrentó se todo dél.
Et tornóse el religioso de su mandado. Et en llegando a la
puerta, salió lo a recibir el can con grant gozo, mostrando le
lo que ficiera. Et él, cuando vido el can todo ensangrentado,
perdió el seso pensando que había muerto a su fijo, et non se
sufrió fasta que lo viese, et dio tal golpe al can fasta que lo
mató e lo aquedó, e non lo debiera facer. Et después entró e
falló al niño vivo e sano, e al culebro muerto e despedazado, e
entendió cómo acaeciera, et comenzóse a mesar e a llorar e a
carpirse e a decir: «Mandase Dios que este niño non fuese
nascido, e yo non hobiese fecho este pecado e esta traición.»
Et estando en esto entró su muger et falló lo llorando. Et
díjole: «¿Por qué lloras et qué es este culebro que veo
despedazado e este can muerto?» Et él fizo gelo saber todo
como acaesciera, et dijo la muger: «Éste es el fruto del
apresuramiento, e del que non comide la cosa antes que la
faga, e que sea bien cierto della: arrepentir se cuando non le
tiene pro.»
Del gato e del mur
Dijo el rey al filósofo: «Ya oí este ejemplo del homne rabinoso,
qué es su cima. Pues dame agora ejemplo de los dos enemigos,
cómo se ayudan el uno del otro a la hora de la cuita, e cómo se
guardan.» Dijo el filósofo: «Conviene al homne, cuando cayere en
manos de sus enemigos, que pugne de haber amor con alguno
dellos, e tomarlo por amigo, para vencer con él los otros enemigos;
ca non puede ser que el amigo sea todavía amigo, nin el enemigo,
enemigo. El amigo, cuando le facen pesar, tórnase enemigo, et el
enemigo, cuando vee que le yace pro en su amigo, non finca en su
enemistad, e tórnase amigo leal. Et el homne sabio, a la hora de la
cuita, face amistad con sus enemigos, e al nescio ciérranse le todas
las carreras, así que non sabe razón nin manera por do estuerza,
fasta que peresce en nescedat. Et este es el ejemplo del mur e del
gato, los cuales se libraron uno a otro.» Dijo el rey: «¿Cómo fue
eso?»
Dijo el filósofo: «Dicen que en una tierra había un árbol muy
grande, que llamaban vairod, et había al pie dél muchos vestíblos, e
en sus ramas muchos nidos de aves. Et había a raíz deste árbol una
cueva de un mur, que había nombre Vendo, et allí cerca del árbol
había un gato, que había nombre Rabí. Et solían allí venir a menudo
los venadores e venar aquellos venados et cazar las aves de cerca de
aquel árbol. Así que un cazador armó sus lazos, e cayó y el gato. Et
en esto el mur salió de su cueva, e andovo buscando qué comiese; e
en reguardándose con todo esto, et catando a todas partes muy
apercebido, vido al gato estar en los lazos, et fue muy alegre. Desí
paró mientes empós desí, e vido un lirón que le vacía en celada, et
cató a suso e vido un búho en un ramo del árbol que lo estaba
aguardando por lo matar. Et temióse que si se tornase atrás que
saltaría en él el lirón, et si se fuese a diestro o a siniestro que lo
levaría el búho, et que si fuese adelante que lo prendería el gato; et
dijo en su corazón: Debo me ayudar del seso e de las artes de guisa
que estuerza deste peligro; ca los corazones de los sabios, mares
son profundos, e con ellos saben qué ha entre desamparar se homne
a muerte e entre trabajar se de escapar; et cuando son en el vicio
non se aseguran de los durar la vida nin se desamparan en la
tribulación e en la cuita. Et yo he pensado, e non fallo otra arte por
que estuerza deste mal, si non pedir tregua al gato e ganar su amor.
Ca él está en grant cuita, que lo non puede otro librar si non yo, et
por ventura dar me ha el gato tregua por su pro, e yo otrosí escaparé
por él deste mal a que só llegado.»
Desí llamó al gato e díjol: «¿Cómo estás?» Dijo el gato: «Ya
vees tú cómo estó; pues ¿por qué preguntas?» Dijo el mur: «Non te
mentiré, ca el mentir es cosa aborrescida; et por ventura bien
querría yo que fueses en mayor estrechura, et que llegase el tiempo
de la tu muerte. Mas es acaescido tanto de mal, que me non place
por que estás así, et non es ninguno que mejor me pueda librar
desto en que estó, e deste tan grant peligro en que estó, salvo tú; et
tú otrosí, non hay ninguno que mejor te pueda librar desto en que
estás, que yo. Ca yo estó en reguardo del lirón e del búho que me
están aguardando, et yo estó flaco que me les non podré amparar.
Et si tú me segurares de ti mesmo, e me fueres fiador de me librar
de los otros que me tienen cercado, librar te he yo desto en que
estás e estorcerás desta prisión. Et plégate desto, et ayúdame a
librar a mí e a ti; ca así como yo quiero tu vida por razón de la mía,
otrosí tú debes amar mi vida por razón de la tuya, así como escapan
los homnes de la mar por las naves, e las naves escapan por los
homnes, e así fío por Dios que escaparemos desta tribulación amos,
ayudando nos.»
Et después que esto oyó decir el gato al mur, sopo que decía
verdad, et díjole: «Verdad dices, e yo te guardaré esta merced por
siempre, e habré de te lo galardonar.» Et dijo el mur: «Déjame
llegar a ti, ca el búho e el lirón, cuando nos vieren atreguados,
tornar se han. Et cuando yo fuere seguro dellos, tajaré estos lazos
en que yaces.» Et fízolo así el gato, e asegurólo, e el mur llegóse a
él. Et cuando el búho e el lirón vieron esto, tornáronse de aquel
lugar. Et comenzó el mur a tajar la red nudo a nudo; et en veyendo
el gato que non era acucioso en lo tajar, dubdó dél et díjole:
«Amigo, ¿por qué non te apresuras en tajar la red? Por ventura que
acabaste ya lo tuyo e eres seguro, por esto lo faces. Et si así es, non
es fecho de homne justo. Et así como me yo apresuré en te librar, tú
otrosí debes te femenciar en librar a mí. Et si te miembras de la
enemistad antigua non lo debes facer; ca me has ya probado por
bueno, que otro o mejor debe ser loado. E non debes parar mientes
a la antigua malquerencia; ca los buenos non tienen mala voluntad,
mas son gradescedores del bien fecho; e la merced, segunt ellos
creen, amata los muchos pecados.»
Dijo el mur: «Los amigos son en dos maneras: el uno es amigo
puro, e el otro es el que face amistad de otro en hora de cuita e de
nescesidad. Onde el puro amigo debe amar al amigo más que a sí
mesmo, e a sus parientes e a su haber; ca es leal por naturaleza. Et
el otro, que se toma por hora de cuita, a las veces dura su amor e a
las veces desfácese. Et por ende conviene al homne cuerdo que se
guarde; ca el que pone amor con su enemigo e fía por él e non se
guarda dél, será tal como el homne que come más de lo que debe e
non lo sufre su estómago nin lo puede moler, e lazra con ello. Et yo
he compartido mi obra, e fíncame un poco por facer; ca toda obra
ha sazón e tiempo, et el que face la obra sin sazón e sin tiempo non
se aprovecha de su fruto. Et yo tajar te he esta red un nudo empós
otro, e dejaré un nudo por ser seguro de ti en guisa que le quiebres
Capítulo X
tú en tiempo que me non puedes alcanzar cuando salieres de la
red.» Et cuando amanesció veno y el cazador a aquel lugar; et el
mur, cuando lo vido, comenzóse a esforzar a cortar lo que quedaba
de la red, e cortólo; e subió el gato en el árbol, e entró el mur en su
forado, e el cazador tomó su rede e fuese su carrera.
Desí quiso el mur salir del forado e vido al gato e non se llegó a
él. Et llamó lo el gato et díjole: «¿Por qué non te llegas a mí, el mi
amigo que tan grand merced me feciste? Ca yo he grant sabor de
facer galardonar el bien que me has fecho, et dar te he yo a comer
el fruto de tu obra. Pues llégate a mí e non temas, ca non amo más a
mí que a ti.» Et juróle que le non buscaría mal. Dijo el mur: «El que
non sabe traer su fecho con sus enemigos e con los amigos, face
mal a sí e mátase. Et la enemistad e la amistad han lugar, do debe el
entendido usar dellas segunt debe. Et el homne entendido non debe
poner su amor con el homne que era su enemigo, si non fuere en
hora de cuita; ca los fijos de las bestias siguen a sus madres mientre
han de mamar dellas, et cuando las pueden escusar fuyen dellas, et
el enemigo cuando se torna amigo por esperanza de algunt pro,
después que lo acaba tórnase a su enemistad, así como face el agua
cuando la escalienta el fuego, que si se parte del fuego tórnase a su
friura. Et tú eres mi enemigo natural e tú a mí otro tal. Pues ¿cómo
se endereszará amor entre nos? Et yo non sé para qué me hayas tú
menester si non para comer me.» Desí comenzó el mur a se
reguardar del gato e a ser muy apercebido.
Del rey Varamunt 
e del ave que dicen Catra
Dijo el rey al filósofo: «Ya oí este ejemplo pues dame ejemplo
del que rescibió tuerto e cómo el que gelo fizo se debe guardar
dél.» Dijo el filósofo: «Esto es el ejemplo del rey e del ave que
decían Catra.» Dijo el rey: «¿E cómo fue eso?» Dijo el filósofo:
«Dicen que un rey muy poderoso, que había nombre Varamunt,
tenía un ave que decían Catra, et esta ave fablaba e era muy
entendida, e había un fijo pollo. Et el rey mandó guardar a Catra e a
su fijo en casa de su muger, la que era señora de sus mugeres, et
mandó a ella que los mandase guardar. Desí acaesció que parió la
muger del rey un fijo; et criaron se el niño con el pollo, e comían en
uno e jugaban en uno. Et Catra iba cada día al monte, e traía dos
frutos muy estraños que non sabía ninguno qué era, et daba el uno a
comer a su fijo e el otro al infante. Et crescieron por esto más aína,
et esforzáronse mucho, de guisa que lo entendió el rey, et amó más
por ende a Catra.
Et acaesció un día que mientra Catra fue a buscar aquellos dos
frutos entró su fijo a una casa do tenía el fijo del rey sus palominos.
Et cuando vio entrar ende al fijo de Catra pesóle, e ensañóse e
tomólo, e dio con él tierra e matólo. Et veno Catra, e falló su fijo
muerto, e dio voces, e fizo grant duelo, e dijo: «¡Oh, qué mal barata
el homne en vevir con los reyes, que non a en ellos verdad nin
lealtad, et malastrugo es el que ha amor con ellos! ca nin son para
amigo nin para vasallo nin para acostado, nin honran a ninguno, si
non por algunt pro o por alguna esperanza. Et desque han acabado
con él lo que han menester, non finca amor entre ellos nin amistad;
mas solamente non es su fecho si non mentir e fallir e engañar e
descreer e desconocer a los que los sirven, et cuentan los por
pequeños. Et quiérome vengar deste falso traidor que mató a su
compañero e a su amigo, con quien comía e bebía e jugaba.» Desí
saltó a los ojos del niño e quebró gelos con sus uñas, e voló e posó
en un lugar muy alto.
Et ficiéronlo saber al rey, e hubo muy grant pesar, et hubo
esperanza que enartaría a Catra, de guisa que la enartando la
mataría. Et cabalgó el rey e fuese para ella, et llamóla por su
nombre, a salva fe, e díjole que veniese. Et ella non quiso venir et
dijo: «Rey, bien sabes que al traidor, si le yerra la justicia deste
siglo, non le yerra la del otro. Et tu fijo fizo traición, e yo le di la
pena en este siglo.» Dijo el rey: «Verdad dices, et bien sé yo que es
así como tú dices; pues vente tú para nos e sei segura, ca non
habemos desto cura.» Dijo Catra: «Non me llegaré a ti, ca los
homnes de buen entendimiento defienden que se non llegue homne
al homne que rescibió tuerto, et dijeron: «Cuanto más te falagare el
que mala voluntad te tiene e al que feciste mal, et cuanto más
fablando te fuere, tanto más lo estraña tú e lo aparta de ti; ca non ha
tal seguridat del enemigo, como alongar se dél e guardarse dél.» Et
dicen que el homne entendido debe contar a su padre e a su madre
por amigos, e sus hermanos por compañeros, e su muger por solaz,
e sus fijos por nombradía, e sus fijas por contendoras, et cuente así
mesmo por solo señero. Et yo lievo hoy de ti muy grant carga de
pesar, que ninguno non la lieva conmigo; e finca con salud.»
Dijo el rey: «Si tú comenzaras a facer el mal e el atrevencia,
sería segunt tú dices; mas pues que lo non comenzamos, ¿qué culpa
has tú, e qué te veda que non fíes de nos?» Dijo Catra: «Las malas
voluntades han muy apoderados lugares en los corazones, así que la
lengua non dice lo que es en el corazón con verdat, et el corazón
afirma e testigua más derechamente lo que está en el otro corazón
que la lengua; e yo, fallo que mi corazón non testigua nin acuerda
con tu lengua, nin con tu corazón.» Dijo el rey: «¿No sabes tú que
las malas voluntades son entre muchos homnes, et el que ha seso ha
mayor sabor de amortiguar la malquerencia que avivarla?» Dijo
Catra: «Bien es así como tú dices; pero el homne de buen acuerdo
non se debe asegurar en aquel con quien está homiciado, et el
homne de buen consejo témese de las artes e de los engaños. Et
sabe que muchos homnes hay que degüellan los ganados que crían
e comen sus carnes, e por cuantos dellos degüellan, non cesan los
que fincan de seguir sus señores e de vevir con ellos. Otrosí las
bestias salvajes ha homne dellas muchas, et cuando degüella
algunas dellas non se parten por ende las que fincan del homne.»
Dijo otrosí Catra: «Las malas voluntades temidas deben ser, et
mayormente las que son en los corazones de los reyes, ca los reyes
creen que vengar su homecillo es honra e grant prez. Et el homne
entendido non se engaña en la tregua del homne que tiene mala
voluntad, ca tal es la mala voluntad cuando non la mueven, como
las ascuas del fuego cuando non echan leña. Et el que demanda su
homecillo así es como el fuego que demanda la leña, e cuando gela
echan de suso enciéndese luego. Et con todo esto algunt homiciero
hay que ha esperanza de haber amor con su homiciado por algunt
pro o por algunt ayuda que entiende que le faga; et yo só tan flaco
que tú non puedes de mí haber ayuda nin pro, para que pierdas la
mala voluntad que me tienes en tu corazón. Onde non veo mejor
consejo que fuir de ti, et finca con salud.»
Dijo el rey: «Sabe que las criaturas non han poder de se nucir
unas a otras, ca este poder es de Dios solo; et si ventura has de
rescebir de nos algunt mal de que temas, non lo podrás fuir nin
esquivar. Et si yo he puesto en mi corazón de te matar e de te
prender, desí el juicio de Dios a contra de lo que quiero es, non lo
podrás; así como ninguno puede criar ninguna cosa del mundo si
non por mandamiento de Dios, así non la puede perescer nin matar.
Et lo que tú feciste a mi fijo, non hobiste y culpa ninguna, ca fue
por mandado de Dios; ca lo que fizo mi fijo, al tuyo, otro tal, ca fue
por el juicio divino, et tú non debes reprehender lo que la ventura
fizo.»
Dijo Catra: «Así es como tú dices, que todas las cosas por
mandado de Dios se facen; en pero el enviso débese guardar de las
cosas temederas, ca ayuntan con la creencia apercibimiento, et yo
sé bien que me dices con la boca lo que non tienes en el corazón. E
tú quieres vengar lo que fize a tu fijo, e mi alma aborresce la
muerte. Et dicen que las malas venturas e las tempestades son
pobreza et pesar e certidumbre de enemigos, e partimiento de
amigos, e enfermedad e vejez, et cabeza de todos estos males es la
muerte. Et non ha ninguno que sepa mejor el corazón del cuitado
que el que sintió lo que él siente. Et por lo que yo tengo en el
corazón conosco lo que tú tienes en el tuyo. Et non me es bien la tu
compaña, ca nunca vez te nembrarás de lo que fice a tu fijo, nin yo
de lo que tu fijo fizo al mío, que non se nos muden los corazones.»
Dijo el rey: «Non es homne de buena parte el que non puede
olvidar lo que tiene en el corazón, de guisa que le non faga pesar.»
Dijo Catra: «El homne que tiene en la planta del pie la llaga, non
puede escusar de se non facer mal, maguer que pune de non andar
sobre ella. Et non conviene al homne cuerdo de dejar la guarda de
su cuerpo e ser engreído, que el que se engríe en su fuerza e quiere
andar los caminos peligrosos, anda buscando su muerte; et el que
come o bebe más de lo que debe e yace con mugeres sin mesura,
quiere se matar. Et quien mayor bocado face en su boca de lo que
puede tragar, derecho es que se afogue con él. Et quien se deja de
guardar e se engaña por palabra de su enemigo, mayor enemigo es
de sí mesmo que non su enemigo.
«Et non debe homne parar mientes en las aventuras que non
sabe si le vernán; más débese entremeter de ser enviso e fuerte en
su facienda. Et el homne entendido non se debe meter a los miedos,
fallando otra carrera para sin miedo; et yo he muchas carreras do
vaya, así que non iré a parte del mundo que non falle mío vito. Ca
cinco cosas son, que debe el homne facer e haber, doquier que
vaya; e si las face conórtanle cuando es en tierra estraña, e fácenle
ganar vito e amigos; la primera es resestirse de mal facer; la
segunda es enseñamiento; la tercera es esquivar las colpas; la cuarta
es franqueza de corazón; la quinta es sotileza e acuciamiento, en su
obra.
«Et el homne entendido, cuando se teme de perescer, de grado
desampara la muger e los fijos e el haber e la tierra, ca todo lo
Capítulo XI
puede cobrar, e el anima nunca. Et el peor haber es el que non
despiende dello, e la peor de las mugeres es la que non se aviene
bien con su marido, et el peor fijo es el desobediente, et el peor
amigo es el que desampara a su amigo a la hora de la cuita, et el
peor de los reyes es el que teme el que non ha culpa, et la peor
tierra es la temerosa do non se asegura el homne; et yo sé que mi
alma non ha seguranza nin sofrimiento en ser cerca de ti.» Desí
despedióse del rey e voló et fuese.»
Del rey Cederano e de su aguacil Belet e de su muger Helbed
Dijo el rey al filósofo: «Va oí este ejemplo. Dime agora de
cuáles cosas debe el rey más usar para guardar a sí e a su reino
e su poder, si es mesura o nobleza de corazón, o esfuerzo o
franqueza.» Dijo el filósofo: «Sepas que la cosa con que debe
el rey guardar su reino e sostener su poder e honrar a sí mesmo,
es mesura; ca la mesura guarda la sapiencia e la honra, et la
materia de la honra es aconsejarse con los sabios e con los
entendidos, e facer su obra de vagar Et la más santa obra e la
mejor para cada uno es la mesura, cuanto más para los reyes,
que propiamente se deben consejar con los sabios e con los
fieles, por tal que les departan el buen consejo e gelo muestren,
e que los ayuden con la nobleza de corazón.
Ca el homne maguer sea esforzado e escorrecho, si non
hobiere mesura e fueren sus consejeros menguados de seso,
maguer que la ventura le guise bien sus cosas e lo metan en
alegría e en placer, e en vencimiento e en gozo, non puede ser
que a arrepentimiento e a peligro non torne, ca la ventura es
raíz de las cosas et es apoderada en ellas. Et el homne que más
se debe alegrar en su consejo es el sabio que aconseja todavía
con los sabios. Et cuando el rey fuere sabio e fuerte, e su
consejero sabio e leal e desengañador, a ése da Dios lo que
quisiere de seso e de ganancia, e vevirá siempre en bien e en
buena andanza, et non le podrá nocir su enemigo, nin haber
poder sobre él. Et si él quisiere facer alguna cosa que non debe,
que sea a daño de sí e a provecho de su enemigo, estorcerá
della por consejo de sus privados, así como estorció el rey
Cedrán por su privado Belet e su muger Helbed.» Dijo el rey
«¿Cómo fue eso?
Dijo el filósofo: Dicen que un rey de los reyes de India era
muy granado e de grant prez e vencedor, e de muy grant
mantenimiento, e sostenedor de su reino. Et había un privado
que decían Belet, et era muy sesudo, et punaba toda vía en
facer servicio a Dios e al rey. Et aquel rey, yaciendo en su
lecho durmiendo, vido en sueños una visión siete vegadas, una
empós de otra, e despertó muy espantado. Et la visión era ésta:
dos truchas bermejas que venían contra él enfiestas en las
colas, e dos ánades volando empós dellas, e que se le paraban
delante, et una culebra que le saltaba a los pies. E veía otrosí
que su cuerpo estaba todo bañado en sangre, e que le habían
lavado el cuerpo con agua. Et vio que estaba en pie encima de
un monte blanco. Et veía que tenía en la cabeza una cosa que le
semejaba fuego, et veía una ave blanca que le picaba en la
cabeza con su pico.
Cuando fue despierto fizo llamar una gente de una seta que
él había estroído e perseguido tanto, que les había estragado e
echado de sus tierras e muerto muchos dellos, et decían les
Albarhamiun. Et trajeron gelos después que los fizo buscar con
grant escodruño. Et cuando ellos venieron fallaron al rey con
gran cuita e muy espantado de la visión que viera. Et
demandóles que le declarasen aquella visión. Et ellos dijeron:
«Señor, esta visión es muy fuerte, e es mucho de temer; e si lo
por bien tovieres, señor, mandar nos has salir de aquí, e
disputar nos hemos unos con otros, e leeremos unos libros e el
entendimiento que fallaremos, et después de algunos días
tornaremos a ti por facer su departimiento et qué acaescerá
ende, et pugnaremos como escapes de su mal.» Et el rey fue
pagado desto que le dijeron, et mandóles ir.
E ellos fuéronse, et ayuntáronse en uno, et dijeron unos a
otros: «Este rey ha matado de nos más de doce mil personas e
ha destruído nuestra ley e ha muerto nuestros sacerdotes, et
agora descubriónos su poridad, et habemos fallado carrera
como nos podamos vengar dél. E seamos todos de un consejo,
que le metamos miedo e que le soltemos el sueño a nuestra
guisa; et el miedo le fará facer cuanto nos quisiéremos e
dijéremos. Et digamos le así: «Éste que tú viste, señor, es tu
muerte e perdimiento de tu regno, ca tornará en tus enemigos.
E esto non lo puedes desviar en guisa del mundo si non
matares a Helbed, tu más honrada muger, madre del tu más
amado fijo Gembrir, e a Gembrir tu fijo, e el fijo de tu
hermana, que tú mucho amas, e a Belet, tu privado alguazil, et
a tu escribano, que sabe tus poridades; et que quebrantes la tu
mejor espada del tu mayor prescio, e que mates el tu elefante
blanco que cabalgas, e a los otros dos elefantes presciados, e el
tu buen caballo corredor, e a Caimerón el filósofo; desí que
fagas poner la sangre déstos en una tina e que te bañes en ella
siete veces e que estemos nos enderredor de ti e que te
escantemos fasta que te mundifiquemos de los pecados que
feciste; por que meresces de Dios perder el reino e tu honra.»
Et si nos él creyere e lo ficiere, non le fincará después fuerza
nin honra, et si lo quisiéremos matar, podemos lo facer.»
Et ficiéronlo así, et entraron a él et dijéronle: «Señor,
siempre hayas buenos agüeros e acabada honra. Si por bien
tovieres de te apartar conusco, decir te hemos lo que nos
demandaste.» Et mandó el rey salir dende cuantos con él
estaban. Et dijéronle todo lo que habían comedido de facer: de
matar a todos sus amigos e a sus bien querientes. Et díjoles:
«Más valdría la muerte que la vida, si yo matare a éstos, que
amo tanto como a mí mesmo; et yo mortal só sin falla, ca esta
vida breve es, e non seré rey por siempre. Et morir o perder
mis amigos una cosa es.» Dijéronle los de Albarhamiud:
«Señor, si tú te non ensañares, facer te hemos saber que lo que
tú dices non es derecho, mas es yerro en amar tú a otrie más a
ti mesmo. Sabes tú que en seyendo tu reino en tu poder
cobrarás tus amigos et ellos non podrán cobrar a ti. Pues oye lo
que te decimos e créenos e faz lo que te mandamos, e mueran
tus bien querientes por que tú estuerzas, ca otros podrás haber
después en cambio dellos, et si tú los dejas, e dejas a ti perder,
nunca habrá cambio de ti.»
Et cuando el rey vido que los de Albarhamiud lo acuitaban
tanto, cuidó que le decían verdad e hubo muy grant pesar. E
levantóse de entre ellos, et fuese para la casa que tenía apartada
para sus tristezas e para pensar en los acaescimientos del
mundo. Et echóse de cara en tierra, e revolvíase como pece
cuando lo sacan del agua, et comenzó de decir en su corazón:
«¿Cuál destas cosas me será más fuerte: desamparar me a
muerte o matar a mis amigos? ¿Cuánto es lo que yo puedo
haber en mi regno?, ca yo non puedo vevir siempre, et ¿cómo
habré yo alegría e placer cuando yo non viere a Helbed, mi
muger, et a Gembrir, mi fijo, e al fijo de mi hermana? ¿E cómo
podré fincar en mi regno si mi privado Belet muere, e el sabio
Caimerón, e el caballo corredor e los elefantes? ¿Et non habré
vergüenza de me llamar rey, perdiendo yo aquéstos? ¿Et cómo
veviré después de ellos?» Et estovo siempre cuitado fasta que
fue sabido por toda la tierra, et lo entendieron sus ricos homnes
et toda su compaña.
Cuando vio esto Belet, fuese para la muger del rey et dijo:
«Yo non sé qué ha el rey, et yo nunca le vi facer cosa pequeña
nin grande, después que lo conosco, que non metiese a mí en
consejo e que non fablase comigo todas sus poridades, por que
sabía que le era leal e que me dolía de su mal, e nunca portero
nin mandadero había entre nos donde quier que él fuese o
estoviese, e aun con sus mugeres estando. Et agora, de pocos
días acá, ha se apartado con los de Albarhamiud, e témome que
le aconsejaron su daño e el nuestro et de todo el pueblo. Pues
liévate e vete para el rey, e pregúntale de su facienda, e desí
dime lo que sopieres, ca non puedo entrar a él nin estar con él.
Et por ventura los Albarhamiun le mandaron facer algunt
pecado e algunt fecho laido; et el rey ha por costumbre que
cuando se ensaña non se sufre en ninguna guisa, nin se da
lugar, onde por ventura aquellos le farán verter algunas
sangres.
Dijo Helbed: «Hobe unas palabras con el rey, e por eso non
le quiero comenzar a fablar.» Dijo Belet: «Non debes agora
parar mientes a los rieptos que hobiste con él, ca non es agora
tiempo, estando nos tan cerca de lo que tememos; ca non puede
ninguno entrar al rey si non tú, que yo le oí muchas veces
decir: «Cuando só en cuita e en cuidado e veo a Helbed, todo
lo pierdo, e tórnase me en alegría.» Pues liévate, buena dueña,
e vete para el rey, e espacia su corazón, e conórtalo e
aconséjalo, et dile la que entendieres, e le fará pro; et faz nos
merced a todo el pueblo.»
Et ella levantóse e fuese, e entró al rey e asentóse a su
cabeza, e alzógela de tierra, et díjole: «¿Qué has, señor loado, o
qué oíste decir a los Albarhamiud, por que tienes cuidado e
dolor? E yo non lo sé, ca si lo sopiere estaría triste contigo. Et
tanto veo de la tu tristeza e pesar e cuidado, que me pesa de
corazón. Et non puedo ser triste por lo que non sé, ca el rey es
tan con el pueblo como la cabeza con el cuerpo; cuando la
cabeza está bien el cuerpo está bien. Et nos non podemos ser
alegres seyendo nuestro rey triste e con pesar.»
Dijo el rey: «Buena dueña, non me acrescientes en mi dolor,
nin me preguntes en mi facienda.» Dijo Helbet: «Señor, ¿por
qué me lo non dices? ¿Has sospecha en mí? Et non cuidaría yo
que llegaría en estado que me sospechases en tu fecho; ca
cuando el homne alguna cosa de cuita le viene, débese
aconsejar con sus amigos e con los sesudos homnes, por que le
desengañen de su facienda. Et tú, señor, non debes haber dolor
nin facer lo haber a tus amigos e a los de tu regno, et facer
haber alegría a tus enemigos e a los que han en ti venganza.»
Dijo el rey: «Buena dueña, hasme fecho pesar, et non es a ti
nin a mí bien en te decir desto nada.» Et dijo Helbed: «Más es
bien para mí e para ti. Et si me lo dijeres partirás comigo el
pesar e el cuidado.» Dijo el rey: «Pues que lo quieres saber,
este es el pesar e el cuidado que tengo. Mandáronme los
Albarhamiud que mate a ti e a tu fijo e a mi sobrino e a mi
privado Belet, e a cuantas cosas honradas e presciadas yo he,
tan bien de mis bestias como de las otras cosas. Et dijeron que
con esto estorceré e seré salvo de mis pecados.»
Et cuando Helbed esto oyó non le mostró ningunt miedo,
mas sonriósele en la cara e díjole: «Señor, por esto non debes
estar triste, ca nuestras almas ofrecidas te son, et de grado las
dejaremos por librar a ti de tristeza e porque finques en tu
regno. Et tú has otras mugeres sin mí, diez e seis mil con
Jorfate la buena dueña, que habrás en vez de mí. Mas una cosa
te quiero rogar e pedírtela en merced, et faz me la pedir el amor
que e he; que desque esto hobieres fecho non fíes nin creas por
los de Albarhamiud, nin te aconsejes, nin creas por ellos en
cosa del mundo, et que non mates a ninguno arrebatadamente,
por que después non te arrepientas; ca non podrás resucitar al
que matares.
«Et dicen que el homne cuando fallere algunt vedrio en
tierra e dubdare que non es vedrio, que lo non debe echar fasta
que lo muestre a los que lo conoscen, e conoscen las piedras
preciosas. Et miémbrate, señor, que los de Albarhamiud nunca
bien te quisieron, et tú has muerto dellos doce mil e non les
debías decir tu visión nin otra cosa, nin creer lo que dicen; ca
por la mala voluntad que te han, quieren matar tus amigos e tus
privados e tus bien querientes, por tal de se vengar de ti. Et
quieren te facer perder todas las cosas que mantienen tu reino,
e con que tú estás apoderado, et cuando hobieses muerto éstos,
apoderar se han de ti e habrán tu reino así como lo ante habían;
mas aquí está Caimerón, muéstrale tu facienda e demándale
consejo, que es sabio destas cosas, e es otrosí dellos, e nos non
le sospechamos que te dé leal consejo. Et pregúntale por lo que
viste en sueños; et si él te mandare lo que los otros te
mandaron, fazlo, et si te mandare ál, verás que aquellos
mentirosos son tus enemigos que quieren desfacer del tu
reino.»
Et cuando el rey oyó esto que le aconsejaba la reina, tovo
que le aconsejaba bien, et cabalgó en su caballo, et fuese para
Caimerón, que era cerca dél. Et cuando llegó a su puerta
descabalgó e entró a él e humillóse le. Et dijo el Caimerón al
rey: «¿Qué te acontesció, rey, que veniste acá, e por qué eres
tan demudado e tan triste, et non te veo traer la corona en la
cabeza nin la diadema que sueles?» Et el rey díjole la visión
que viera e lo que le mandaron los Albarhamiud.
Díjole Caimerón: «Non temas, señor, nin te mates, nin
hayas miedo desto; ca non morrás nin perderás el reino, et yo
te soltaré el sueño. Sepas, señor, que las dos truchas bermejas
que se enfestaban en las colas e venían facia ti es un
mandadero del rey de Niazor que verná a ti con una arqueta en
que habrá piedras presciosas, prescio de mil libras de oro. Las
dos ánades que viste que volaban delante e se asentaban
delante ti, serán dos caballos que te enviará el rey de Balaf, que
non habrá semejantes dellos. Et la culebra que se llegaba a tus
pies es una espada muy fina que te presentarán de Alhinde, que
non le sabrá homne poner prescio. Et la sangre en que te veías
bañado es que te enviará el rey de Cadaron unos paños muy
ricos que son llamados alholla que relucen en tiniebla. Et lo
que veías que te lavabas con el agua, es un rey romano que te
enviará unos paños de lino muy albos de vestiduras de los
reyes, que non les sabrá homne poner precio; et lo que vías que
estabas sobre un monte blanco es un elefante blanco que te
enviará el rey Candor, que correrá más que caballo. Et lo que
tenías en la cabeza que semejaba fuego es una corona de oro
que te enviará un rey de Armenia. Et la ave que viste que te
picaba en la cabeza, esto non te soltaré agora, mas non temas
dello, que non te verná dello mal ninguno, ca non es ál si non
que te ensañarás contra alguno de tus amigos, desí tornará en tu
gracia e en tu amor. Et estos mandaderos que te digo vernan de
aquí a siete días.»
Cuando esto oyó el rey, fizo presces e gracias a Dios, e loó
a Caimerón el sabio, e hubo grande alegría et mal trájose por
que descubrió su poridat a los de Albarhamiud. Et cuando
pasaron los siete días, así como dijo Caimerón el sabio,
venieron los mandaderos con los presentes fasta que se
cumplió todo de la guisa que dijo Caimerón. Et el rey fue muy
ledo e hubo grant placer e dijo: «Si non que me hubo Dios
merced e me acorrió con consejo de Helbed, fuera perdido en
este siglo e en el otro. Et por esto conviene al homne cuerdo
que se aconseje toda vía con sus amigos que sabe que lo
desengañarán; ca Helbed me consejó muy bien, et yo creíla e
falleme ende bien, et afirmó Dios mi regno con el buen consejo
de los buenos amigos leales, et vi manifiestamente cómo es
Caimerón sabio.»
Desí fizo el rey llamar ante sí a todos aquellos que le
aconsejaron los Albarhamiun que matase, et díjoles: «Tengo
por bien de partir entre vosotros estos presentes, pues que vos
ofrecistes a la muerte por amor de mí.» Dijo Beled: «Señor,
non nos debes loar por nos dejar morir antes que tú, ca nos non
somos si non para ti, et los presentes non pertenescen a nos,
mas solamente a los reyes.» Dijo el rey: «Yo quiero que comas
del fruto de la tu paciencia, tú e los otros, en querer morir de
grado por escapar yo. Et yo he jurado que estas joyas non
entren en mi respuesto fasta que cada uno de vos tome su
parte.» Díjole Belet: «Pues que así es, señor, comienza tú e
toma lo que a ti pertenesce, e de lo que fincare faz lo que a ti te
pluguiere.»
Et tomó el rey el elefante blanco, e dio a Gembrir, su fijo,
un caballo, et al escribano el otro caballo; dio a Belet la espada,
et envió a Caimerón los paños de lino. Et la corona e los paños
dorados que non pertenescían si non para las mugeres, mandó a
Beled que llamase a Helbed e Orfate, que eran las más
honradas de sus mugeres, et asentólas cabe sí, et mandó a Belet
que pusiese los paños e la corona ante Helbed, et que tomase
cual quisiese. Et ella pagóse mucho de lo uno e de lo otro, e
non sopo cuál tomar, et cató a Belet que le mostrase cuál era
mejor, et él fizole del ojo que tomase los paños. Et tornando el
rey la cabeza, vido como le ficiera del ojo; et ella cuando vido
que el rey había visto las señas que le fizo Belet, dejó los paños
e tomó la corona, porque non hobiese sospecha della. Et duró
después Belet cuarenta años que cada vegada que entraba al
rey, cerraba él un ojo e decía que era vizco, por que non
barruntase el rey que había, con Helbed ninguna cosa.
Desí albergó el rey una noche,en casa de Helbed, ca así era
su costumbre del rey, que una noche estaba con Helbed e otra
con Orfate. Et la noche que veno a albergar con Helbed,
guisóle un manjar de arroz, ca los reyes de India suelen comer
mucho arroz; et entró a él su escudillo de oro en la mano con el
arroz et la corona de oro en la cabeza, et estovo en pie antel
rey, la escudilla en la mano, et comenzó él a comer dello. Et
Orfate cuando sopo que el rey estaba con Helbed, hubo ende
celos et vestióse aquellos vestidos e adereszóse lo mejor que
pudo et entró en la cámara donde estaba el rey con Helbed. Et
lucía la cámara de los paños que ella traía, que relumbraban
como el sol cuando nasce. Et el rey cuando la vido pagóse
mucho della e cobdicióla, et dijo a Holbed: «Nescia fueste en
tomar la corona e dejar los paños, que nunca homne tales los
vido, et bien paresce que Orfate es de mejor seso que tú e de
mejor acuerdo e más semeja muger de rey.»
Cuando Helbed vido que el rey alababa a Orfate e
denostaba a ella, pesóle de corazón et ensañóse, e dio al rey
con la escudilla de arroz que tenía en la mano, por encima de la
cabeza, et corrióle el arroz por el rostro e por la barba e por el
cuerpo; et esto fue averiguamiento de lo que non quiso soltar
Caimerón, et con ello se cumplió la visión. Et el rey mandó
llamar a Belet, su alguacil, e díjole: «Ves lo que me fizo esta
muger, e cómo me deshonró e me afrontó, e menospreció.
Levadmela e descabezadmela, e non me demandades más
consejo de su facienda nin entredes a mí fasta que la hayades
muerto.» Et salió dende Belet, e llevó a Helbed, et dijo en su
corazón: «Non me conviene matar esta dueña fasta que se
amanse la saña del rey, ca es muger muy sesuda e bien
aventurada, tal que non ha su semejante entre las reinas, et el
rey non se podrá sofrir sin ella. Et Dios ha librado por ella a
muchos de muerte, et habemos aun esperanza en ella de aquí
en adelante, si visquiere. Et non sé seguro de rebtarme el rey e
de culpar me, si apresuradamente la mataré; pues quiero la
dejar viva fasta ver qué terná el rey por bien de facer, et si se
arrepentiere por lo que ha fecho e le pesare e se quejare,
tornargela he, et si viere que de todo en todo es acordado en la
matar, cumpliré yo su mandado. Et si la yo libraré de muerte,
faré en ello tres cosas buenas: la una, que la libraré de la
muerte, et la otra, que me presciará el rey más por ello sobre
todos los homnes del mundo; la tercera, que sabrá el rey que
non debe facer las cosas apresuradamente.
Et levóla para su posada, et encomendóla a dos homnes
fieles del rey que guardaban sus mugeres, que la guardasen. Et
mandó a su muger que la guardase e la honrase e conortase
fasta que él sopiese la voluntad del rey. Desí veno Belet con su
espada sangrienta, et entró al rey muy triste. Et el rey díjole:
«¿Compliste lo que te mandé?» Et dijo: «Señor, complí.» Et a
poco de hora amansó le la saña al rey e membróse de Helbet,
como era mesurada e sesuda e entendida e muy apuesta, et fue
en grant cuita. Et comenzó de conortarse e de esforzarse, et
había vergüenza de preguntar a Belet qué ficiera del pleito de
Helbed. Et díjole Belet: «Non hayas pesar, señor, nin tristeza
por la muerte de Helbed, nin te acuites, ca el pesar nin la cuita
non te tiene pro, e desgastan el cuerpo e desátanlo. Pues
encomiéndate a Dios e non fagas de guisa que hayan pesar los
que te bien quieren, et que hayan alegría tus enemigos, ca si lo
oyeren non lo ternán por seso nin por acuerdo; onde ha
menester que seas pacífico e non tomes pesar, et si quieres dar
te he un ejemplo que semeja a tu facienda.» Dijo el rey: «Di,
Belet.»
Las dos
palomas
Et dijo Belet: «Dicen que dos palomas, maslo e fembra,
trajeron de los campos e de las eras trigo e cebada a su nido
fasta que lo fincheron.» Dijo el maslo a la fembra: «Agora,
mientra falláremos en el campo qué comer, non comamos
desto nada. Et cuando veniere el invierno e non falláremos
ninguna cosa en los campos, tornarnos hemos a lo que
tenemos, e comer lo hemos.» E a la fembra plúgole dello et
ficieron uno a otro tal pleito entre sí. Et cuando cogieron el
trigo e la cebada, estaba liento, et finchóse con ello el nido.
Desí fuese el marido de aquel lugar a otro, et tardó allá todo el
invierno, fasta el verano, por que fallaba bien de comer allá; et
después tornáronse cada uno de su parte al nido en el tiempo
del verano, seyendo el trigo e la cebada seco e menguado. Et
desque lo vido el macho que estaba menguado, cuidó que lo
había comido su muger et díjole: «¿Non nos partimos amos
con postura que non comiésemos de lo que había en el nido
fasta que nos fallesciesen los campos? Et veo que te lo has
comido.» Dijo la fembra,: «Non comí dello nada, nin me llegué
a ello, mas cuando lo ahí pusimos estaba liento, et agora por la
diversidad del tiempo está seco.» Et él non la quiso creer et
conmenzóla de picar e de ferir, fasta que la mató.
Et después que veno el tiempo del invierno e las aguas, e
relentesció el trigo e la cebada, e finchóse el nido así como
estaba de antes; et cuando el marido lo vido lleno, arrepentióse
por lo que ficiera en matar a su muger, et echáse cerca della e
non comió nin bebió fasta que murió. Et quien es sabio non se
debe apresurar a facer la justicia o la pena, mayormente en la
cosa que se puede arrepentir.
Et tú, señor, non busques la cosa que non podrás fallar, pues
olvida esto en que estás et sey pagado con lo que te fincó, e
non seas tal como el simio con las lantejas.» Et dijo el rey:
«¿Cómo fue eso?»
El simio
y las
lentejas
Dijo Belet: «Dicen que un homne traía un saco de lentejas e
entró con él en una espesura de árboles, et puso el saco en
tierra e echóse a dormir por que era cansado. Et estando
durmiendo descendió un simio de un árbol e tomó un puño
lleno dellas; desí subióse en el árbol a comer las. Et cayó se le
una lantija de la mano e descendió por buscarla, e trabándose a
las ramas del árbol para descender, derramáronse le todas las
otras que tenía, e non hubo la primera et perdió todas las otras
que tenía.
«Et tú, señor, has diez e seis mil mugeres, e dejas de te
solazar con ellas e buscas la que nunca fallarás.» Et cuando
esto oyó el rey, non dubdó que Helbed era muerta et dijo a
Belet: «¿Por una ira que yo hobe feciste lo que te mandé luego,
e te trabaste en una palabra?» Dijo Belet: «Uno es el que dice
la palabra e se cumple.» Dijo el rey: «¿E quién es ese?» Dijo
Belet: «Dios, cuyas palabras non se cambian.»
Dijo el rey: «Grant pesar he por la muerte de Helbed.» Dijo
Belet: «Dos son los que deben haber pesar grande: el que face
pecado et el que nunca buena obra face; ca estos ambos han
poca alegría en este siglo, desí van a pesar durable.» Dijo el
rey: «Si a Helbed viese viva, nunca habría pesar jamás.» Dijo
Belet: «Dos son los que non deben haber pesar: el que puna en
buenas obras e el que nunca pecó.» Dijo el rey: «Nunca veré a
Helbet más de lo que la he visto.» Dijo Belet: «Dos son los que
non se veen: el ciego e el que non ha seso; ca así como el ciego
non vee nada, otrosí el nescio non vee su pro nin su daño.»
Dijo el rey: «Si viese a Helbed, muy grant gozo e grant placer
habría.» Dijo Belet: «Dos son los que veen: el que ha los ojos
claros e el sabio.» Dijo el rey: «Nunca me farté de ver a
Helbed.» Dijo Belet: «Dos son los que nunca se fartan: el que
otro cuidado non ha si non apañar haber, et el quiere comer lo
que non falla e demanda lo que non puede ser.»
Dijo el rey: «Debemos nos alongar de ti, Belet.» Dijo Belet:
«De dos se debe el homne alongar: del que niega el juicio e la
pena e el galardón del otro siglo, e del que non tuelle los ojos
de lo que non es suyo, nin sus orejas de escuchar, nin su
vergüenza de las mugeres agenas, nin su corazón del pecado e
de la cobdicia que se le antoja; ca estos atales irán a la pena
perdurable.» Dijo el rey: «Fecho só vago sin Helbed.» Dijo
Belet: «Tres son las cosas vagas: el río que non ha agua, et la
tierra que non ha rey, e la muger que non ha marido.» Dijo el
rey: «Muy cierto respondes, Belet.» Dijo Belet: «Tres son los
que responden cierto: el que cumple su mandamiento en su
regno e en su poderío, et el homne que sabe la ley e face sus
obras, et el maestro bueno que face bien la obra e en
comparación del que non la sabe.» Dijo el rey: «Muy grant
pesar rescibo en tú ser cerca de mí.» Dijo Belet: «Tres son los
que deben haber pesar: aquel que ha gordo caballo e fermoso e
ha malas mañas; et el que ha mucho caldo e poca carne, por
que pierde el sabor del comer; e el que se casa con la muger de
grant linage e fermosa e non la puede honrar, onde le ha ella de
decir lo que le pesa.»
Dijo el rey: «Perdióse Helbed de balde e sin razón.» Dijo
Belet: «Tres son los que se pierden sin razón: el homne que
viste los buenos paños e anda descalzo e de pie, et el que casa
con la muger niña e fermosa e se va para otra tierra e non se
veen, et el que tiene buena tierra e la deja eriazo por sembrar.»
Dijo el rey: «Meresces ser penado, Belet.» Dijo Belet: «Cuatro
deben ser penados: el malfechor, et el que justicia al que non
face por qué, et el que se asienta a la mesa que non es
convidado, et el que demanda lo que non puede haber, et aun
que le dicen que non lo puede haber non se deja de lo
demandar e aún más de recio.» Dijo el rey: «Debieras te sofrir
fasta que amansara mi ira.» Dijo Belet: «Tres son los que se
deben sofrir: el que sube al monte, et el que pesca o caza, e el
que cuida grant fecho.» Dijo el rey: «¡Quién pudiese ver a
Helbed!» Dijo Belet: «Dos son los que cobdician lo que non
pueden haber: el lujurioso que non teme a Dios et quiere
cuando muriere haber la divinidat de los santos, et el homiciero
que quiere haber la fama de los justos.»
Dijo el rey: «Mucho me menosprecias, Belet.» Dijo Belet:
«Tres menosprecian a sus señores: el que les face escarnio o
dice cosa a sin razón, et el vasallo que es más rico que su
señor, et el siervo que denuesta a su señor e lo maltrae.» Dijo
el rey: «Mucho so escarnido de ti, Belet.» Dijo Belet: «Cuatro
son los que deben ser escarnidos: el que se alaba más que es
esforzado e que lidió, e non ha en él señal de lanzada nin de
ferida; et el que esfinge que sabe la ley e que es de religión, e
es corporiento e gordo e pescozudo, ca el que religión
mantiene enmagresce e adelgaza; et la muger virgen que
escarnesce a la maridada; et el que dice de lo que es ya fecho e
pasado: «Quisiese Dios que non fuese.» Dijo el rey: «Non eres
homne de seso, Belet.» Dijo Belet: «Solamente debe ser tenido
por sin seso el zapatero que see en alto et cuando le cae alguna
cosa de su menester, estórbase de su labor buscándola.»
Dijo el rey: «Non feciste derecho en matar a Helbet, Belet.»
Dijo Belet: «Tres son los que non facen derecho: el que cree al
que non dice verdat, et el que come aína e labra tarde, et el que
non amansa su ira antes que faga justicia.» Dijo el rey: «Si
ficieras segunt ley, non mataras a Helbed.» Dijo Belet: «Cuatro
son los que facen segunt ley: el siervo que ha sabor del manjar
e quiere lo antes para su señor, et el homne que se tiene por
contento con una muger, et el rey que demanda consejo a los
filósofos, et el homne que fuerza su saña.» Dijo el rey: «Mucho
me temo de ti, Belet.» Dijo Belet: «Cuatro son los que se
temen de lo que non deben: el avecilla que yace en el árbol et
alza un pie con miedo que le caerá el cielo de suso e que lo
terná con él; et la grúa que se para en un pie con miedo que se
sumirá la tierra con ella; et el gusano que está toda vía en la
tierra e non se farta della et está siempre fambriento con miedo
que le fallescerá la tierra e que quedará sin vito; et el
morciélago que vuela de noche e escóndese de día por que
cuida que non ha ave tan fermosa, et ha miedo que lo tomarán
los homnes e lo criarán en sus casas.»
Dijo el rey: «Non se debe homne volver contigo, Belet.»
Dijo Belet: «Cuatro son los que non se vuelven unos con otros:
el santo con el de mala vida, et la luz con la tiniebla, e el día
con la noche, e el bien con el mal.» Dijo el rey: «Mucho has
afirmado mala voluntad en mi alma contra ti, porque mataste a
Helbet.» Dijo Belet: «Cuatro son los que tienen mala voluntad
afirmada: el lobo e el cordero, et el gato e el mur, e el azor e la
paloma, e los cuervos e los búhos.» Dijo el rey: «Si alguno me
mostrare a Helbed, facer lo hía rico.» Dijo Belet: «Cinco son
los que cobdician la riqueza e la prescian más que a sí mesmos:
el lidiador, que non ha otro pensamiento nin otro albedrío si
non ganar e robar; et el ladrón que forada las casas e tiene los
caminos, e le han de cortar la mano o de matarlo; et el
mercador que se mete sobre mar por buscar las cosas
temporales; et el que cría los árboles e cobdicia toda vía que
crescan por tal de haber ende algo; et el alcalld que rescibe
presente por que judgue tuerto.»
Dijo el rey: «Confondido me has la vida por lo que feciste
en Helbed.» Dijo Belet: «Los que son tales como tú dices son
siete: el que non es conoscido por sabio e es sabio de guisa que
aprendan dél; et el rey que non face bien a ninguno; et el que
niega el bien et el servicio que le facen; et el siervo que ha el
señor muy brozno e sin piedat; et la muger que ama al fijo
malo e falso, e gelo encubre; et el que se asegura en el home
traidor e falso e atrevido a facer los grandes pecados, e se fía
en él; et el que se enoja aína de los mandamientos de Dios e
non teme a Dios nin a los divinos.» Dijo el rey: «Non sabré qué
es sueño, con dolor de Helbed.» Dijo Belet: «Siete son los que
non duermen: el que ha grant haber e non ha repostero, e al que
han de matar cras de mañana, et el que acusa al homne a tuerto,
et el que ha grant enfermedat e non puede haber su melecina, et
el homne que tiene tuerto a su muger, et el homne que ama los
niños a mala parte, et el homne que pechó lo que despreció
debiéndolo.»
Dijo el rey: «Dañaste la sapiencia de Helbed.» Dijo Belet:
«Cuatro son los que dañan sus fechos: el homne que face los
buenos fechos e daña los con los malos, et el rey que honra al
vasallo desleal e malo, et el padre e la madre que prescian más
al mal fijo que al bueno, et el que dice su poridat al mesturero
que sabe que non gela terná.» Dijo el rey: «Cúmplete esto,
Belet, ca en dubda me has dejado de mi facienda. Creo que lo
faces por me probar.» Dijo Belet: «En nueve cosas se prueban
los homnes solamente: el atrevido, en lidiar; et el sabidor, en
obrar; e el siervo, en facer vida con su señor; et el rey, en su
ira, qué fará e qué seso habrá; et el mercador, en facer
compañía con su compañero; e los amigos, en sofrir afán; e el
que entiende, en las persecuciones, qué arte fará e cómo
estorcerá; et el religioso, en temer a Dios e despreciar las cosas
mundanales; et el franco, en dar e en partir.»
Desí en este lugar calló el rey, et bien entendió Belet que el
rey tenía grant pesar por Helbed. Et dijo entre sí: «Ya lo he
muy bien entendido e le he dado ejemplos por lo conortar de
Helbed.» Et dijo: «Veo que ha grant deseo della; por que debo
traer gela, pues tanto la ama e tan grant cobdicia ha de verla;
demás que le he dicho muchas cosas e le he estultado de mi
palabra. Onde non ha en el mundo rey que le semeje de
cuantos fueron e serán, pues que la saña non le fizo que me
matase, seyendo yo tan rafez e de tan pequeña guisa, mas
siempre fue cuerdo e sosegado e manso e sesudo e mesurado;
et non dijo más que debía nin lo mandó, ca es manso le amador
de salud e de bien a todos. Et si le acaesce alguna mala
andancia de parte de las estrellas, non pierde corazón nin se
teme, e tiénese por pagado de lo que Dios le quiere dar en
parte.»
Et díjole: «Señor: tú, por bondad de linage de ti mesmo et
por honestas costumbres, eres señor de la lealtad en sofrirme lo
que me oíste decir, por ser yo de tan menor guisa; onde do
gracias a Dios primeramente, desí a ti, señor, que me non
mandaste matar. Et heme aquí donde estó entre tus manos. Et
lo que yo fiz non lo fiz por ál, si non por lealtad, et amando e
queriendo tu pro; et si fice en esto desobediencia, razón has de
me justiciar o de me perdonar. Et sabe, señor, que Helbed es
viva, e dejéla de matar por miedo que te non arrepentieses de
su muerte e me ficieses daño por ello.»
Et cuando esto oyó el rey, hubo grant placer, e dijo:
«Maguer que fizo muy gran cosa e fue mal razonado, bien sé
que lo non fizo por enemistad nin por me buscar daño, e fízolo
con buen celo, et non debiera yo tornar cabeza por ello, mas
debiéralo yo sofrir. Et lo que me fizo que te non matase, non lo
cabsó salvo que cuidaba que la habíes muerta porque te lo yo
había mandado, e tenía yo toda la culpa; pero has me fecho
gran servicio e yo te lo agradeceré bien. Et tú quesísteme
probar et temiste de muerte, si lo descubrieses, et non mandara
Dios que yo así lo feciera, que me has fecho grant servicio et
soy tenudo de te lo galardonar; pues vete e tráemela.»
Et Belet salió dende muy alegre, et mandó vestir a Helbed
muy ricos paños e afitarla bien, e trájola al rey. Et cuando el
rey la vio fue muy alegre et díjole: «Faz lo que quisieres, que
nunca contra tu voluntad faré cosa.» Dijo Helbed: «Señor,
siempre hayas salud e dures en tu reino; et ¿qué fuera de mí
sinon por las tus buenas costumbres e por la tu buena mesura
en arrepentirte del mal que habías fecho? Que bien mereciera
ser desmembrada por el mal que había acometido, et con la
grant piadat me has perdonado de todo ello; et si non que se fió
Belet en tus buenas costumbres e en tu grant piadat, compliera
tu mandamiento.» Et estonce dijo el rey a Belet: «Tú me has
fecho tanto servicio porque te yo tengo siempre de alabar,
porque me diste la vida en non matar a Helbed, et nunca soy
tanto pagado de ti como hoy día, et sey apoderado en mío reino
et faz dél lo que quisieres.» Dijo Belet: «Señor, non he
menester de lo tuyo cosa, salvo que tu merced quiera ser
vagoroso cuando se ensañare, et que pienses la cosa antes que
la mandes ejecutar.» Dijo el rey: «Recibo tu consejo; pues
toma aquellos paños de Jorfa et dalos a Helbed; que yo quiero
que ella sea poderosa sobre todas las mugeres de mi reino, et
cuanto ella mandare de mi reino, que sea fecho, et que tú
tengas el sello de mi reino.» Et luego mandó matar a los
Mermidones por la maldat que le mandaban facer, porque
perdiese a su reino e a sí mismo, et siempre loó mucho a Belet
por lo que feciera e por el gran seso que toviera.»
Dijo el filósofo: «Piensan los entendidos e los enseñados
cuánta pro tiene la mesura que, aunque home sufra algunt
pesar, sofriéndose en los comienzos de las cosas, loa home su
cima et es cosa de loar a todos los homes, cuanto más a los
reyes primeramente.»
Capítulo XII
Del arquero e de la leona e del axara
Dijo el rey al filósofo: ¿Ya oí este ejemplo dame ejemplo del
que se deja de facer mal por lo que ha pasado e sentido, e por el
castigo que recibió en sí por non facer mal a ninguno.» Dijo el
filósofo al rey: «Señor, non se entremete de facer daño a las gentes
sinon los homes necios e los torpes, porque non piensan en las
cimas de las cosas, et acaéceles por ende a tanto de mal que se non
puede decir; et si alguno dellos estuerce por muerte que le acaesca
ante que le venga el mal, va a la pena del otro mundo, et el necio
non se castiga si non con el daño que rescibe en sí, et con esto se
refrena de mal facer a ninguno; et esto semeja al ejemplo del
arquero e de la leona e del anxara.» Dijo el rey: «¿Cómo fue eso?»
Dijo el filósofo: «Dicen que una leona vevía en un soto ribera
del mar, et criaba dos leoncillos, et en saliendo un día a buscar que
comiesen, dejó sus fijos en el soto, et pasó por ahí un ballestero et
viólos et armó su ballesta et matólos e desollólos, e echó sus pieles
a cuestas, e fuese para su posada. Et cuando la leona tornó e vio sus
fijos desollados, pesóle de muerte, e hubo tamaño dolor que se echó
en tierra e comenzó a dar grandes voces. Et tenía cerca de sí un su
vecino que le decían anxahar, e oyóle dar voces e alaridos, e salió a
ella e díjole: «¿Por qué lloras o qué te acaeció?»
Dijo la leona: «Pasó por aquí un arquero et vio míos fijos, e
matólos, e dejómelos desollados e muertos e levó los cueros
consigo.» Dijo el anxahar: «Non te quejes nin hayas tamaño dolor,
et faz derecho de ti mesma, que cuanto el arquero fizo en tus fijos,
fecho has tú otro tal a los otros, que han pesar dello sus madres e
sus amigos, bien así como tú has de los tuyos, que dicen en el
proverbio: «Cual fecieres tal habrás»; et cada uno ha de haber de su
fruto, quier de pena, quier de galardón.» Dijo la leona: «Depárteme
eso que has dicho.» Dijo el anxahar: «¿Tú de qué te mantienes o de
qué vives?» Dijo la leona: «Con la carne de las bestias salvajes.»
Dijo el anxahar: «¿Seméjate que esas bestias que tú matabas e
comías habían alguna dellas padres o madres?» «Sí», dijo ella. Dijo
Capítulo XIII
el anxahar: «Pues ¿por qué non oía yo dar tamañas voces e tamaños
gritos a aquellos padres e a aquellas madres como fago a ti? Et
sepas que non te acaeció esto salvo porque pensaste mal en las
cimas de las cosas, et fuiste negligente e desacordada.» Et cuando
la leona oyó lo que le decía el anxahar, sopo que le decía verdat, et
aquello que le había acaecido non era salvo en pena de lo que ella
ficiera; et dejó el venar et quitóse de comer carne, e comió fruta e
fizo vida de religioso. Et cuando esto vio el anxahar et falló que la
leona había fecho gran estragamiento en la fruta del monte fuese
para ella e díjole: «Creo que los árboles otro año non levarán fruta
por tu causa, porque siendo comedera de carne comes fruta; et si así
ha de pasar, ¡guay de las frutas e de los árboles e de las bestias
salvajes que las comen!, que priado perecerán.» Et cuando la leona
oyó lo que decía el anxahar, dejóse de comer fruta et metióse a
comer yerba e a facer vida de religioso.
«Et yo, señor, dijo el filósofo, non te di este ejemplo, salvo
porque sepas que el necio non se deja de facer mal fasta que le
acaece algún daño, et así siente que tamaño daño fizo a otro, así
como la leona que nunca se dejó de facer nin de matar a las bestias
salvajes fasta que le dio Dios mal quebranto en sus fijos, e con
aquello fizo después vida de religiosa.»
Del religioso e de su huésped
Dijo el rey al filósofo: ¿Ya oí este ejemplo; pues dame
ejemplo del que deja de facer lo que le está bien, e face ál, e non
lo sabe nin lo puede aprender, e desí torna a lo que suele facer e
non lo puede cobrar, et finca turbado.» Dijo el filósofo: «Señor,
dicen que en una tierra había un religioso, e demandóle un home
posada e diógela, e mandóle traer dátiles e manteca, que son
cosas extrañas para en aquella tierra, et comieron amos en uno,
et en comiendo dijo el huésped al religioso: «¡Qué tan dulces e
tan sabrosos son estos dátiles! ¡Mandase Dios que en la tierra
donde yo soy naciese tal fruta, como quier que hay otras buenas
frutas que cumplen asaz, con que se pueden escusar los dátiles!»
Dijo el religioso: «Non es buena andanza del que ha menester lo
que non puede haber, e procura por ello, et tú bien andante eres,
Capítulo XIV
pues te tienes por pagado dello.» Et este religioso fablaba
hebraico, et pagóse el huésped de aquel lenguaje, e estudo en
esto algunos días por lo aprender. Dijo el religioso: «Con gran
derecho debes tú caer en lo que cayó el cuervo, por que quieres
aprender hebraico.» Dijo el huésped: «¿E cómo fue eso?»
El
cuervo
y la
perdiz
Dijo el religioso: «Dicen que un cuervo vio andar una perdiz,
e pagóse mucho de su andamiento, et hubo esperanza de lo
aprender, e non pudo; e cuando se fue, que non pudo aprender,
quiso tornar a su andar que era de primero e non pudo, que se le
había olvidado.
«Et así con gran derecho te podrá acaecer otro tal por querer
aprender lo que non es para ti; que dicen que loco es el que se
entremete, de facer lo que non le está bien, e mudarse de la
medida a otra que non le está bien; que a las veces acaece
mucho mal a los homes en mudarse de la medida alta a la baja et
así se derraman sus cosas et sus estados.»
Del león e de anxahar religioso
Dijo el rey: «Ya entendido he este ejemplo; pues dame ejemplo
de los reyes, cómo facen a sus privados tornar a su dinidat,
habiéndolos castigado e maltratado o despreciado por algún pecado
que haya fecho, o por algún tuerto que haya fecho de castigar.»
Dijo el filósofo: «Si el rey non tornase aquellos que desechó e
merecieron alguna pena por algún pecado que fecieron o por algún
tuerto de que fueron acusados o mezclados, grant daño, vernía por
ende a sus cosas e a sus oficios; mas debe el rey pensar en la
facienda de aquel a que acaece lo semejante; et si fuere tal que deba
ser tornado a su medida por su servicio o por ayuda que entienda
haber dél, o por consejo o por fialdat, debe de haber mayor razón de
tornarlo a aquel estado, e perdonarle e dejarle a vida; que el rey non
puede cosa facer sin sus vasallos e sin sus privados, et ellos non
pueden facer cosa sin ser en el amor del rey. Et los privados han de
ser honestos e leales e de buenas mañas e de buen consejo; ca las
obras de los reyes son muchas et han menester muchos homnes. Et
la carrera por que se endereszan la carrera e los fechos del rey son
conoscer él aquellos de quien se quiere ayudar, e de qué acuerdo es
cada uno dellos, e qué ayuda habrá dél. Et después que esto sopiere
de cierto, meta en cada un fecho e en cada un oficio aquel que
entendiere que lo fará mejor, et así será seguro de non rescebir
pesar en aquel fecho. Desí debe galardonar al que bien ficiere de
sus privados, por el bien que fizo, et castigar et registir al que mal
ficiere; que si menospreciare al bueno e galardonare al malo,
confonder se ha toda su facienda e confonder se ha su fecho. Et eso
semeja a la facienda del león e del lobo cerval.» Et dijo el rey:
«¿Cómo fue eso?»
«Et dijo el filósofo: «Dicen que en tierra de India había un lobo
cerval, et facía vida de religioso e de casto. Et en viviendo con los
otros lobos cervales e con las gulpejas non facía lo que ellos facían,
nin robaba así como ellos robaban, nin vertía sangre, nin comía
carne. Et los otros vestíblos contendieron con él e dijéronle: «Non
nos pagamos de tu vida que mantienes, nin tu begninidat non te
tiene pro; ca seyendo uno de nos, non te podrás cambiar de lo que
eres, en non comer carne nin verter sangre.» Dijo el lobo cerval:
«En facer yo convusco vida, non fago pecado si yo non pecare en
mí mesmo; ca los pecados de los corazones son, e non por los
lugares nin por las compañas. Ca si así fuese que el que mora en el
lugar santo ficiese buenas obras e el que mora en el mal lugar
ficiese malas obras, o el que mora en el mal lugar ficiese malas
obras, seguir se hía que los que se llegasen a los monesterios non
pecarían, et los que se llegasen o morasen en los viles lugares
pecarían. Et yo non fago vida convusco si non con el cuerpo, mas
mis obras e mi corazón non son convusco.»
Así que el lobo cerval perseveró en aquel estado, et fue
conoscido por religioso, tanto que fue fecho saber a un león, que
era rey de los vestíblos de aquella partida. Et hubo sabor dél por la
castidad e lealtad que oyera dél, et envió por él, e vénose para él, e
fabló con él. Et dende a días mandólo llamar, et díjole: «Mi reino es
grande e mis fechos muchos, e he menester vasallos. Et ficieron me
entender de ti lo que yo quiero, e probélo e vi que era verdat et por
esto he mayor sabor de ti, et quiero te poner sobre mis oficios, e
quiero te honrar. Dijo el lobo cerval: «Los reyes deben probar los
vasallos para en aquellas cosas en que los quieren meter, et non
deben meter a ninguno a su pesar en lo que non es para él; ca el
homne forzado non puede bien facer la obra. Et yo aborresco oficio
de rey que non lo he usado nin probado, nin sé traer mi facienda
con rey. Et tú eres rey, e has menester de mi linaje, e tienes los e de
otros muchos que son sabidores e valientes e femenciosos e arteros,
et tales que si tú quisieres habrás escusado a mí.»
Et dijo el león: «Deja esto estar, ca te non quiero escusar de
oficio.» Dijo el lobo cerval: «Non pueden facer vida con rey si non
dos, e yo non só tal como ninguno dellos; o que sea falso o
falagador, que haya por su falsedat lo que le face menester, et que
estuerza bien con su falagar, o muy menospreciado nigligente, tal
que non le haya ninguno envidia. Mas quien quiere servir al rey
sanamente e verdaderamente sin falago, pocas veces acontesce que
se le ponga en bien su facienda; ca habrá desamor de los amigos e
de los enemigos del rey. Ca el que fuere amigo querrá más valer
que él, e acusar lo ha e mezclar lo ha; et por ende el que fuere
enemigo del rey desamar lo ha por la lealtad que verá facer a su
señor e por el buen servicio. Et ayuntándose le estas dos cosas está
a peligro de muerte.» Dijo el león: «Non creas que por acusarte los
mis vasallos te faga yo ál salvo toda honra e bien, más que tú non
quieras; e yo te ampararé dello por mescla que sea.»
Dijo el lobo cerval: «Si me tú quisieres honrar, déjame en estos
campos seguro, que me non haya envidia ninguno, sin cuidado, e
pagado de facer vida de las yerbas e del agua; ca el que sirve al rey
rescibe en una hora de daño e de miedo, más que non rescebirá otro
en toda su vida; et sé que el que vive poco e seguro, él vale más que
el que vive mucho e con miedo e en laceria.» Dijo el león: «Ya oí
lo que dices. Non temas cosa ninguna de todo esto, ca non puedo
estar de me non ayudar de ti.» Dijo el lobo cerval: «Pues así es,
derecho es de te obedescer, e peligro ente desobedescer. Pues faz
me pleito que si alguno de tus vasallos me mesclara que sea de los
que valan más que yo, por la dignidat que hobieren, o menos que
yo, que pienses en mi facienda et que te non acuites de lo que te
dijeren de mí fasta que bien lo sepas antes, et que lo pesquises bien;
de sí faz de mí lo que por bien tovieres. Cuando yo fuere seguro de
ti de tanto, ayudar te has de mí mejor, et yo pugnaré de facer
aquellas cosas sobre que me pusieres con mayor femencia, por tal
que non haya ninguno carrera para pasar contra mí.» Dijo el león:
«Otorgótelo.» Et púsolo en su repuesto e aprivadólo más que a
todos sus vasallos, et acordábase con él et pagábase más todavía
dél, et aprivadólo más.
Et honrábalo tanto que pesó mucho aquellos que servían al león;
et consejáronse en poridat entre sí de lo mesclar con el león e decir
mal dél, porque lo el león matase. Et fuéronse a furto, et tomaron
un día la carne del león, que lo sopiera bien, e la mandara guardar
en muy buen lugar, e furtáronla. Desí enviaron la a su posada del
lobo cerval, e escondieron la ahí, e non lo sopo él, et veniéronse
para ante el león. Et después que vieron que el león demandaba
aquella carne tan de recio, et aun ensañábase, catáronse unos a
otros, et dijo uno dellos: «Como vasallo leal non puede ser que le
non fagamos saber al rey su daño o su pro, maguer que le pese. A
mí fue dicho que el lobo cerval llevó aquella carne a su casa.»
Dijo otro: «Non semeja que ficiese tal cosa, empero pesquerir,
ca saber e conoscer los homnes fuerte cosa es.» Dijo otro: «Las
poridades non se saben de rafez; mas si vierdes e fallardes la carne
en su casa, esto vos dará a entender las otras tachas que dicen dél.»
Dijo otro: «Si fallardes la carne en su posada, tenedlo por falso, e
sea justiciado.» Dijo otro: «Non debe ninguno ser engañado en fiar
se en el engaño, ca sabe que el engaño non faz estorcer al que usa
dél, nin gelo encubre.» Dijo otro: «¿Et cómo estorcerá quien al rey
engaña, o en qué guisa se le encubrirá? Et si engañaré homne a su
compañero non se encubre.»
Dijo otro: «Si él esto fizo, a grant cosa se atrevió.» Dijo otro:
«Non se me enceló a mí su falsedat luego que lo vi, et muchas
veces lo dije, e aprobar lo he con Fulano, que este engañador se
facía religioso et non vivía si non en falsedat e en pecado.» Dijo
otro: «Grant cosa es tener la falsedat encubierta e mostrar lealtad e
castidad.» Dijo otro: «Si este divino religioso tal obra fizo, por
grant maravilla lo tengo.» Dijo otro: «Si esto fallamos por verdad,
non es tan solamente falsedat, mas con la falsedat desconocer el
bien e la merced del señor, e atreverse a tan grant fecho.» Dijo otro:
«Vos sois verdaderos conoscedores de derechos; non vos puedo
desmentir; mas por ver si es verdat o mentira, mande el rey ir a su
posada e cátenla.» Dijo otro: «Si su posada non es catada, cátenla
aína que él atalayas e escuchas tiene en cada lugar.» Dijo otro: «Yo
sé que el lobo cerval, si su posada fuere catada e su falsedat
descubierta, alguna arte o algunt engaño fará para facer dubdar al
león, e rescebirá su escusación.»
Et non cesaron de decir tales palabras fasta que lo ficieron creer
al león. Et mandó llamar al lobo cerval, e veno antél, et díjole:
«¿Qué feciste de la carne que te yo mandé guardar?» Et díjole él:
«Dila a Fulano, cocinero.» Et este cocinero era uno de los que lo
acusaban, et dijo: «A mí non dio nada.» Et mandó el rey catar su
posada, et fallaron ahí la carne et trojiérongela. Et allegóse al león
un lobo cerval que non fablaba en esto, e mostraba en sí que non
era si non muy derecho, e tal que non fablaría si non en las cosas
que sopiere de cierto, et dijo: «Señor, pues se ha descubierta esta
falsedat en este engañador, non estuerza así, nin seades entorpados
en él; ca si justiciado non fuere, non descubrirá ninguno al rey la
falsedat de otro, nin se escarmentará el malfechor de mal facer, nin
habrá cobdicia el bueno de bien facer.»
Et mandó el león sacar al lobo cerval dende, e mandó lo prender
e guardar. Et dijo uno de los que estaban con el león: «Mucho me
maravillo del león, de como es muy sesudo e conoscedor de las
cosas, cómo se le encubrió su facienda déste, e cómo non entendía
su perrería e su falsedat.» Dijo otro: «Pues mayor maravilla será
que pesquisará esta cosa e non lo justiciará.» Dijo otro: «Pues que
esto ha probado con él, si le perdona este mal fecho, non será
homne seguro de su traición.» Et en esto ensañóse el león et envió
uno dellos por mandadero al lobo cerval que le preguntase como se
salvaría o cómo se escusaría. Et tornóse el mandadero, e mudó el
mandado, por que se hubo de ensañar el león, et mandó matar al
lobo cerval.
Et ficieron lo saber a la madre del león, et sopo que era
mesclado a tuerto, e que lo mandara matar apresuradamente. Et
envió mandar a aquellos a quien el león lo mandara matar, que lo
retoviesen fasta que ella se viese con el león; e feciéronlo así. Et
ella fuese a ver con su fijo et díjole: «¿Por cuál pecado mandaste
matar al lobo cerval?» Et él díjole el fecho todo. Et ella díjole:
«Hijo, apresurástete, et el homne entendido non se estuerce de se
arrepentir, si non dando se a vagar e dejar de facer sus cosas
rabinosamente. Et el fruto de la priesa es arrepentimiento; et a
ninguno non es de menester ser más maduro en sus fechos que el
rey, cuanto más en los salvos e en los leales vasallos; ca así como la
muger non es si non por el marido, nin los fijos si non por los
padres, nin el disciplo si non por el maestro, nin los vasallos si non
por el duque, nin el religioso si non por la ley, nin el pueblo si non
por el rey, nin los reyes non son si non por el temor de Dios, nin el
temor de Dios si non en ser el homne pacífico e cierto de la cosa. Et
el mejor, acuerdo de los reyes es en conoscer sus vasallos e poner a
cada uno en su lugar e en su talle, et sospechar a unos por otros; ca
ellos siempre punan en se aterrar unos a otros e en mostrar e
descobrir el mal de los malfechores e encubrir el bien de los
buenos. Et non debes tú, fijo, pues fueste pagado del lobo cerval e
te fiaste por él, e non te erró fasta el día de hoy, nin viste dél si non
fieldat e lealtad, e diciendo tú dél en medio de tu corte grant bien, e
facer le esto por un cuarto de carne que non vale nada.
«E fijo, debes saber su facienda del lobo cerval, et pensar en ti
mesmo e decir cómo puede esto ser, ca él non come carne nin se
llega a ella, tiempo ha pasado. Et así entenderás que non le darías tú
la carne e negar te la hía; pues piensa en esto, e sepas que los necios
han envidia a los sabios sofridos, e los aliviados a los sosegados, et
entremétense cuando pueden a los traer a mal lugar. Et el lobo
cerval es sabio e leal e verdadero, por que debes ser cierto de su
fecho e parar mientes como los falsos lo acusan a tuerto, e llevaron
la carne a su casa. Et por ende non tornes cabeza por lo que ellos
dicen e por lo que le aponen; ca la privanza del lobo cerval en grant
pro se te tornará, et era pagado de cuanto mal rescebía por recebir
tú grant placer, e sofría por tu pro lacerio e afán, et tal serviente
como él bueno es.»
Et en fablando la madre del león con él, e en castigándolo, llegó
uno que sabía de como el lobo cerval era salvo e que era acusado a
tuerto, et díjolo así al león. Et en esto entendió el león e fue bien
cierto que el lobo cerval era salvo de cuanto le apusieran. Et
entonce dijo la madre del león: «Ya eres bien cierto desto e lo vees
manifiestamente; pues non perdones aquellos que lo acusaron, ca
eso te traería otro mayor daño, mas justicialos. E non te enfiuces en
decir: «Poder he sobre ellos»; ca las yerbas flacas, maguer fortaleza
non han, facen dellas sogas con que atan e cuelgan el elefante.
«Et tú torna el lobo cerval en su estado e en su dignidad que se
había de ser, en todas tus poridades. E en tu corazón non digas: «Yo
lo he fecho mal, e non puedo ser seguro de su mala voluntad, si lo
yo tornare en su oficio; ca non se debe homne temer de
malquerencia de todos aquellos a quien mal face de una guisa, nin
debe ser desesperado de su ayuda nin de su seso; mas el que
conosce las cosas pone a cada una en su lugar.
«Et algunos homnes hay con quien homne non debe haber amor
después que ha con ellos enemistad e otros que non debe homne
haber con ellos enemistad después que ha con ellos amor. Et los
homnes con que non debe homne ser en amor en ninguna manera
son éstos: el que desconosce el bien fecho, et el que es atrevido a
facer traición, et el que desdeña el bien, e el cruel, e el descreído
que descree el otro siglo, et el avariento, e el lujurioso, e el sañudo
mucho que nunca puede homne haber su gracia, et el conoscido por
engañoso e por falso e por cobdicioso, et el negligente que finca por
él de facer toda cosa, et el que pasa más de lo que conviene a él en
toda cosa. Antes debe homne haber amor del que es conoscido por
verdadero e gracioso e leal, et que ama más las buenas obras e que
se teme de pecado, et que ama al pueblo e que les apiada, e non
tiene a ninguno mala voluntad, et que agradesce el bien quel face,
et que se miembra siempre de sus amigos e es siempre vergonzoso
e de buena parte. Et tú has probado al lobo cerval, e conosces lo,
por que lo debes tornar a tu amor.»
Estonces fizo el león llamar al lobo cerval, e oyólo e rescibióle
sus escusas, et dijo le: «Yo te torno a tu dignidat e a tu oficio que
tenías de mí, e fiaré por ti así como ante fiaba, e poner te he en
mejor estado; ca en poner amor con homne leal que profaza a su
amigo de alguna cosa que es a pro dél es muy grant cosa.» Dijo el
lobo cerval: «Señor bien aventurado, tú sabes cómo fue el
comienzo de mi facienda e el estado en que yo te comencé a servir.
Et só ya llegado a esto e non me seguro de los que te sirven, que me
acusen e me hayan envidia, por que hayan de mesclarme contigo
otra vez, e habrás tú de creer lo que te dijeren de mí, et justiciar me
has. Onde non quiero que tengas que yo fío por ninguno de cuantos
en tu servicio son; ca maguer me tornes en mi estado después que
me quesiste matar, seyendo leal e verdadero e non fallando por qué,
desí fecisteme merced en me perdonar por que non había culpa,
temo me que cuidarás en tu corazón que te tengo voluntad mala por
lo que me feciste, et esto te fará que me mates. Et demás que los
enemigos dirán: «Non dejemos así este pleito. Pues que non
podemos matar a éste, fagamos arte por quel rey non tenga que
cuanto dél dejimos que fue mentira.» Et así me echarán en mal
lugar. Mas, señor, si tu corazón tornase a lo que era antes contra mí,
tal te sería yo como era antes.»
Et dijo el león: «Probado te he, e téngote en el mejor estado que
sea de los santos e de los justos; ca el homne justo perdona muchos
pecados por una merced; que te yo he fecho mal, et sé de cierto que
tus enemigos te han fecho tuerto. Et tú debes me perdonar este
pecado por el bien que te fice ante, así que seamos amigos de aquí
adelante uno de otro, de más firme amor e de más leal consejo que
nunca fuemos.» Desí mandó tornar al lobo a su estado e en su
dignidat que ante había et al oficio en que era puesto, et cobró su
lugar e cobró el león cuanto quiso. Et abajó el león a aquellos que
lo acusaran, et echó los de su tierra, e alongó los. Este es el ejemplo
Capítulo XV
de lo que acontesce a los reyes e a sus privados, e de como los
tornan en sus lugares desque los castigan.»
Del orebce e del simio e del castigo e de la culebra e del religioso
Dijo el rey al filósofo: ¿Ya oí este ejemplo; pues dame agora
ejemplo del que gradesce el bien fecho e lo galardona, e del que lo
niega e lo desconosce.» Dijo el filósofo: «Señor, sepas que las
naturalezas de las criaturas son de muchas maneras, et non es
ninguna cosa de cuantas Dios crió en el mundo, de las que andan en
cuatro pies e en dos pies o que vuelan con alas, más santa nin más
mejor que el homne. Et en los homnes ha buenos e malos, et
acaesce a las veces que en los vestíblos e en las bestias e en las aves
hay alguna que es más leal e más conoscedora del bien fecho que el
homne de bien fecho e que mejor lo galardona. Et esto paresc.e a lo
que dijo el filósofo antiguo: «Conviene a los reyes entendidos e a
los otros homnes que fagan su bien a quien lo meresce e a quien lo
gradesce, e que non faga bien a ninguno fasta que lo pruebe de qué
lealtad es, e de qué amor e de qué gradescimiento; et que non fagan
bien señaladamente al propinco, si non fuere por ello o lo
meresciere, nin deje de facer bien e ayuda al estraño si lo sopiere
gradescer cuanto es el bien e la merced que le facen, et que sea
verdadero e sabio e que ame las buenas obras e los buenos dichos.
«Et cuando fuere conoscido por de buenas mañas, e fuere cierto
dél que tal es, meresce el bien fecho, e meresce ser privado; ca el
físico entendido non se atreve a melecinar al enfermo si non
después que lo cata e tañe su pulso, e conosce su complisión e la
razón de su enfermedat; et cuando esto sopiere bien, estonces se
mueve a melecinar lo.» Otrosí el homne entendido non debe poner
su amor con ninguno si non después que lo probare; ca el que se
atreve a fiarse en alguno, non lo habiendo probado, métese en grant
peligro et llegado es a fuerte lugar. Et con todo esto a las veces
acaesce que face el homne bien a la cosa flaca cuyo gradescimiento
nin conoscimiento non ha probado, nin conosce sus costumbres, et
sábele gradescer et galardonar muy bien, así como dijo el filósofo
de su fazaña que viera: «Non debe ninguno menospreciar ninguna
cosa pequeña nin grande, quier de homne quier de animalia, que
yaga en mal lugar o en tribulación, pudiendo lo librar ende; e
faciéndolo con merced te, con piedad que le haya, tenga esperanza
del galardón de Dios, e non de esperar de haber gracias de aquel a
quien bien ficiere. Nin debe ser seguro del tiempo que le faga haber
menester aquel pequeño menospreciado a quien bien hobiere fecho,
que gelo galardonará; mas debe probar todas las cosas e facer las
bien, segunt probare en ellas.» Et esto paresce a la fazaña que
dijeron los filósofos.» Dijo el rey: «¿E cómo fue eso?»
Dijo el filósofo: «Dicen que unos homnes cavaron en el monte
una lobera para los vestíblos, et cayeron en el la un simio e un tejón
e una culebra e un homne, et non se ficieron unos a otros ningunt
mal. Et acaesció que pasó por ahí un religioso e vídolos yacer allí,
et dijo: «Yo non podré mejor obra facer que librar a este homne de
aquesta tribulación de aquestas bestias, ca todas le quieren mal.»
Desí tomó una soga e colgóla en la foya, a que se trabase el homne
para lo sacar, et trabó se a ella el simio, como es ligero, e salió de la
foya. Desí colgóla segunda vez, e trabóse a ella la culebra, e sacóla.
Desí colgóla otra vez, e trabóse a ella el tejón, e sacólo. Desí fincó
el homne en la foya, e diole el religioso la soga, e trabóse della e
salió. Et derramáronse las animalias e fuese cada una a su lugar.
Et fincó el homne, e el religioso preguntóle por su tierra e
posada, et él díjole que moraba en la cibdat de Jajon, e que era
orebs. Otrosí el simio vivía cerca de aquella cibdat, en el monte del
término, et el tejón vevía así mesmo en una jarín, et la culebra
criaba en el muro de la cibdat. Et gradesció el orebs al religioso el
bien que le ficiera, et díjole: «Tú me has fecho grant bien e me
libraste de muerte; et si a la cibdat vinieres, demanda por mí, ca
adebdado te só por este bien que me feciste.» Et fuese.
Desí a pocos días hubo de venir el religioso a aquella cibdat, por
cosas que había menester. Et en llegando cerca de la cibdat, vídolo
el simio, e conosciólo, et descendió de un árbol en que estaba e
vénose para el lugar, et besóle la mano et humillósele et mostróle
grandes gracias e fízole señas que se posase. Et fuese el simio e
tornóse con fruta para él, et comió el religioso della, et albergó ahí
esa noche a solaz del simio. Et fuese el simio luego al tejón et
díjole: «¿En qué guisa galardonaremos a este religioso el bien que
nos fizo?» Desí dijo el simio: «Yo sé un lugar en esta cibdat por do
entraremos al alcázar; et si tú me siguieres e amparares de los
homnes, fío por Dios que le daremos buen galardón.» Et dijo el
tejón: «Fecho sea.» Et fueron se ambos, et entró el simio por un
lugar que sabía, et estovo el tejón al portillo atendiendo fasta que se
tornó el simio con guarnimentos de oro e de piedras presciosas, e
veniéronse para él et dierongelo, e non le dijeron dónde los
hobieran nin cómo.
Et dijo el religioso en su corazón: «Estos son muchos
guarnimentos e muchas piedras, e yo non he que facer con ellos si
non venderlos. Et tengo el orebs en esta cibdat et téngole fecho el
bien que fice a estos vestíblos, et él ha mayor derecho de me lo
galardonar más que éstos, et yo ir me para él, que me las venda. Et
non quiero otro galardón dél si non éste, e non lo quiero embargar
en otra cosa; et aun yo gelo gualardonaré este trabajo que en ello
hobiere.» Et vénose para casa del orebs; et él, cuando lo vido,
rescibiólo muy bien et demandóle por su facienda et por qué
veniera a aquella cibdat, e él contó gelo. Desí sacó los
guarnimentos e mostró gelos, e rogóle que gelos vendiese. Et
conosció los el orebs. Et andaba ya el roído por la cibdat del furto
dellos, et eran muchos homnes sospechados e otros presos. Et dijo
el orebs al religioso: «Fuelga aquí fasta que yo torne a ti con
recabdo.»
Et salió el orebs dende, et dijo: «Hame Dios mostrado cosa por
que habré la merced del rey, e seré honrado dél e de los mayores de
su regno; et sabrán que só fiel por esto e fiarán de mí. Et yo iré al
rey e facer gelo he saber.» Et fuese para el rey, e fizo le saber de
como él tenía en su posada al que tenía los guarnimentos. Et envió
el rey a su alguacil e asaz de gente, et fueron a la casa del orebs et
fallaron y al religioso con los guarnimentos, e prendieron lo et
llevaron lo preso al rey. Et el rey mandólo luego atormentar, et
después, que lo trajesen por la villa e que lo enforcasen. Et fue
atormentado, e trajeron lo por la villa, et comenzó el religioso a
llorar e a decir: «Si yo creyera los dichos de los filósofos de lo que
dijeron del poco gradescimiento del homne, non llegara yo a esta
tribulación.»
Et del roído de como lo llevaban salió de su forado la culebra e
vido al religioso así, e conosciólo et dijo: «Hoy ha menester a mí
este religioso, así como yo hobe menester a él el día que yo estorcí
por él de muerte; et quiero guisar cómo él estuerza cuanto él pueda,
e así lo faré.» Et fuese e entró en la casa del rey e mordióle un fijo
muy mal, e non lo quiso matar. Et cuando el rey lo sopo, fizo
ayuntar a todos los físicos e los encantadores, e dieron le a beber
sus melecinas e encantaron lo, et non lo tovo pro.
Et cuanto más le facían, tanto más le acrescentaba el dolor e
tanto más se amortecía, et traspúsose. Et mandó el rey a los sorteros
que echasen suertes, et non dejó en toda la cibdat físico nin
escantador nin homne alguno de quien hobiese esperanza que le
daría consejo en aquello que le acaesciera al niño, que lo non
mandara traer, et mandó les pensar del niño e guisar cómo
guaresciese. Et ellos comenzaron a pensar dél e a melecinar lo e a
escantar lo, fasta que fabló el niño e dijo que cuando se traspusiera,
que le dijeran en sueños que el rey mandó tormentar a un religioso,
e aforcarlo a tuerto e a grant sin razón; el cual rogó a Dios que
mostrase su milagro por que él fuese salvo; et que él non
guarescería fasta que lo tanjese el religioso e rogáse a Dios que le
diese salud, et si non que el niño era muerto. Et envió el rey apriesa
por el religioso, et trajeron gelo, et mandó que escantase a su fijo, et
dijo el religioso: «Yo non sé escantar, mas faré lo que sopiere.» Et
puso su mano encima del niño, et oró e rogó a Dios, e dijo así:
«Señor, Dios, si tú sabes que yo digo verdat al rey en cuanto digo
de mi facienda, dale salud e folgura.»
Ca él le contó al rey estonces toda su facienda e su
acaescimiento. Et luego, acabada esta rogatura, fue el niño sano e
guarido. Et mandó el rey dar aquellos ornamentos al religioso, e del
su haber mucho más, e mandólo soltar e pidióle que le perdonase lo
que le mandara facer. Et mandó el rey que dende en adelante non
entrasen en su casa nin en su privanza si non homnes probados e
conoscidos en obras, e que aquéllos toviesen sus oficios e el su
servicio. Desí mandó el rey atormentar al orebs, e mandó lo
enforcar a la puerta de la cibdat.
Et en esto que fizo el religioso al orebs e a los vestíblos e de
cómo cada uno gelo gualardonó, hay grant maravilla e grant fazaña
por que debe homne tomar ejemplo para saber en cuáles lugares
debe homne facer bien e en cuáles non lo debe facer.»
Capítulo XVI
Del hijo del rey e del fidalgo e de sus compañeros
Dijo el rey al filósofo: «Ya oí todos tus ejemplos; pero oí te
decir que non ha cosa que más faga al homne ser bien andante
e rico e abondado e en buen estado, que buen seso. Et si así es,
¿por qué veemos el nescio haber tanta de honra e riqueza, e
cuanto cobdicia, cuanto non puede haber el cuerdo e el
entendido e sabio e de buena mantenencia? Et veemos muchas
veces que viene mucha rencura e mucha mengua e ocasiones e
tribulaciones en este mundo a los sabios e cuerdos e de buen
entendimiento, e más que a los negligentes e a los que non se
albedrían e a los de flaco seso e a los aliviados.» Dijo el
filósofo: «Señor, así como el homne non vee si non con sus
ojos, nin oye si non con sus orejas, así el saber non se acaba si
non con sofrimiento e con seso e con certedumbre; empero a
todo esto vence la ventura que es prometida a cada uno.
Así que algunos son a que Dios da buena andancia en su
riqueza, et recabdan lo que quieren sin su albedrío e sin
ninguna obra, et algunos son que se les acaba su buena
andancia, que los guía Dios a ser envisos et los enderesca et los
enseña de guisa que conoscen bien las cosas e las saben bien
traer, et es les esto movido de la ventura que Dios dio e
prometió por juicio; empero non haya ninguno esperanza en
ninguna buena manera, nin en ninguna buena, bondad que
homne haya, que dure sin seso e sin sufrimiento e sin buen
acuerdo con que mantenga su facienda. Et ninguno non puede
por arte nin por seso desviarlo que Dios le judgó e prometió de
antes. Et esto paresce en el ejemplo del fijo del rey que fizo
escribir sobre la puerta de su cibdat que decían Matrofil, que el
buen entendimiento e la valor o la femencia e la arte en este
mundo, todas son en poder de la ventura.» Dijo el rey: «¿Cómo
fue eso?»
Dijo el filósofo: «Así fue que cuatro mancebos se ayuntaron
en un camino: el uno era fijo de rey, e había de ser rey después
que muriese su padre, et otro su hermano forzólo e echólo
fuera del regno después de la muerte del padre; et él fuese
escondidamente con cuita por guarir, con miedo que lo
prendiese su hermano e lo matase; et el segundo mancebo era
fijodalgo; et el tercero era fijo de un mercador; e el cuarto, fijo
de labrador. Et falláronse todos cuatro en un camino, et
andovieron tanto fasta que les menguó la despensa, e fueron
muy lazrados et fambrientos, e non tenían cosa ninguna si non
los paños que tenían vestidos. Et andando por el camino,
fablando unos con otros, hubo de caer entre ellos contienda
sobre las cosas deste mundo cómo andan, e en cuál guisa puede
homne haber riqueza e gozo e alegría.
Dijo el fijo del rey: «Los fechos deste mundo todos son en
el poderío de Dios et en la ventura que ha prometido a cada
uno; et cuanto le es por él prometido, todo le ha de venir de
todo en todo; onde ser el homne sofrido a la ventura e a
entenderla es muy buen seso.» Dijo el fijodalgo: «A quien Dios
quiere dar beldat e fermosura e apostura en todos sus miembros
e buenas mañas, puede haber mucho bien por ello, et non ha
cosa que más le ayude a haber algo que esto.» Dijo el fijo del
mercador: «Non cuido yo que ha cosa en el mundo de que
homne pueda haber grande algo, como en haber buen
entendimiento e sabiduría e acucia, e comprar e vender.» Et
dijo el fijo del labrador: «Yo non cuido que homne pueda
haber de comer para un día si non labrare e trabajare.» Et en
contendiendo así sobre esto llegaron a la cibdat a que iban, et
asentaron todos cerca de la cibdat, de fuera, que non tenían
cosa deste mundo si non los vestidos que vestían. Desí
comenzaron se de arrufar uno contra otro por lo que se alabara,
que debía facer cada uno dellos lo que dijera, Et dijeron al fijo
del labrador: «Mezquino, vete e trabaja como dices, e gana,
que comamos un día.»
Et fuese el fijo del labrador e entró en la cibdat et preguntó
a unos homnes que estaban fablando, e díjoles: «Yo só homne
estraño en esta cibdat, e tengo otros tres compañeros, e non
tenemos ninguna cosa que comer. Decidme cuál obra faría por
mis manos de la mañana fasta la noche, para ganar que
comiésemos cuatro homnes.» Dijéronle: «La leña es muy cara
en esta cibdat, e el monte es a una legua de aquí en tal lugar, e
van allá los leñadores. Pues ve allá, faz leña con ellos e
venderás cuanta pudieres traer, por un maravedí, et esto te
cumplirá a ti e a otros tres.» Et fuese el fijo del labrador, e fizo
leña, e trájola a cuestas cuanta le valió un maravedí, e hubo
vianda cuanta cumplió a él e a sus compañeros aquel día.
Et cuando fue otro día de mañana dijeron: «Echemos
suertes, e al que cayere la suerte vaya a averiguar su dicho.» Et
echaron suertes e cayó la suerte al fijodalgo, que era muy
fermoso e muy apuesto. Et dijéronle: «Liévate, e faz nos algo
con tu fermosura e con tu beldat, e faz veridad lo que dejiste.»
Et fuese el fijodalgo e llegó a la puerta de la cibdat. Desí pensó
en su corazón e dijo: «Yo non sé facer nada nin sé qué faga por
que dé a mis compañeros que coman, et habré vergüenza de
tornar a ellos. Et pensó de se ir e dejar los; et arrimóse a un
árbol que estaba en medio de la cibdat, et comenzó de catar a
los que pasaban por ahí. Et pasó por ahí una dueña fijadalgo,
caballera en su mula, e sus mugeres empós della e sus criados.
Et vido lo ahí ser, e desconosciólo e entendió que era homne
estraño, e vido lo tan fermoso e tan apuesto, e así tan cuidoso, e
hubo compasión dél.
Et desque llegó a su posada envió una su muger a él, et la
muger fue a él, e fallólo adormecido del cuidado que tenía. E
despertólo e díjole: «Mi señora, doña Fulana, muger de don
Fulano, me envía a ti, et ruégate que la vayas ver a su posada.»
Et dijo él: «¿Qué me quiere tu señora, o para qué me manda
llamar, ca nin sabe quién me so nin me conosce?» Dijo la
muger: «Cuida de ti una cosa, e quiere peguntar por tu
facienda, e por saber tu estado, e por te facer lo que debe tal
dueña a tal como tú.» Et levantóse el mancebo e fuese con ella
a la posada de la dueña. Et esta dueña era muy noble; et desque
fue entrado preguntóle ella e rogóle que le dijese su facienda e
su nombre. Et él recontó, le en qué manera veniera a aquella
cibdat, él e sus compañeros, e que eran estraños, e que non
conoscían a ninguno. Et mandóle aquella dueña dar posada
para él e para sus compañeros, e mandóles dar que
despendiesen él e ellos cient maravedís. Et estovieron así
algunos días a su placer, fasta que fueron comidos los dineros.
Desí dijeron al fijo del mercador: «Averigua lo que dejiste,
e ayúdate de tu agudez e de tu sabiduría, e gana que
comamos.» Et dijo él: «Facer lo he si Dios me ayudare.» Et
fuese el mancebo e demandó por el lugar do mercaban los de
aquella cibdat. Et vido arribar una nave, e ayuntáronse unos
mercadores de la cibdat por comprar de los señores de la nave
cuanto ahí traían, et comenzaron los precios dello, e iba él
empós dellos. Desí asentáronse a parte, e consejáronse e
dijeron unos a otros: «Vayamos nos ahí e non compremos cosa
alguna, e ellos vernán a facer nos mercado de cuantas
mercadorías hayan, e haber las hemos rafez de buen mercado.»
Et desque fueron idos, fuese el fijo del mercador para la nave, e
igualóse con los dueños de las mercadorías, e prometióles
cuanto los otros les daban por ellas e gelas non quisieran dar.
Et cuando los mercadores lo sopieron, venieron se luego para
la nao e fallaron que la había comprado aquel mancebo; et
dieron le mill maravedís de ganancia, et tornóse con ellos para
sus compañeros. Et mejoraron su estado, e tovieron que comer,
e moraron allí.
Et después dende a días venieron al fijo del rey et dijeron le:
«¿Fasta cuándo atenderás tú la ventura e cuándo ganarás por
ella que comamos?» Et díjoles él: «Por buena fe non sé qué
faga, nin puedo nada ganar, nin espero ál, salvo la ventura que
me ha de venir de lo que Dios me judgó e me dio en parte, et
non dubdo que me verná de todo en todo.» Et salió de allí, et
andovo fasta que llegó a la puerta de la cibdat. Et acaesció que
murió ese día el rey desa cibdat, et non dejó si non un fijo que
había de heredar el reino después dél, ca todos sus parientes
eran muertos e finados fueras aquel, et aquel fijo había de
heredar. En pasando por allí, llevando el cuerpo a enterrar,
estaba aquel mancebo asentado en los poyos de la puerta de la
cibdat, et non se movía por aquel duelo nin mostró pesar. Et
desconosciéronlo, et preguntó le un duque e díjole: «¿Quién
eres e por qué te sentaste aquí e non te moviste por el duelo del
rey cuando pasó por aquí?» Et el mancebo non le respondió; e
ensañóse el duque, et denostó lo e echó lo fuera de la cibdat.
Et desque fue pasado el llanto tornóse el mancebo e
asentóse en su lugar, et tornáronse los otros después que
hobieron enterrado al rey, et él estaba asentado en su lugar. Et
vido lo aquel duque, et vénose para él e díjole: «¿Non te
defendí, que non estuvieses en aquel lugar?» Et fízolo prender,
et mandólo levar a la prisión. Et cuando fue otro día alzaron
por rey al fijo del rey que finó; et comenzó cada uno de los
ricos homnes e de los fijosdalgo a bendecir al rey e a decir
cada uno la mejor razón que sabía. Et fabló ahí aquel duque, et
díjole: «Señor, quiero te decir lo que me acontesció ayer,
cuando levábamos el cuerpo del rey: vi a un mancebo asentado
en un poyo, cerca de la puerta de la cibdat, et él parescióme
homne estraño en su gesto e en sus vestidos, e fabléle e non me
respondió, e echélo dende. Et después que tornamos, fallélo en
aquel lugar, e preguntélo por qué lo ficiera, e non me
respondió, e tove que era esculca, e fícelo prender e poner en la
prisión.»
Cuando esto oyó el rey envió por el mancebo, e mandó lo
soltar de la prisión, et que gelo trojiesen; et trojieron gelo. Et el
rey preguntóle quién era e de qué tierra; et díjole: «Yo só
Fulano, fijo del rey deMarmia, e yo era heredero del rey; et
desque él fue finado, echóme mi hermano del reino. Et con
miedo de muerte tove de fuir e venir me para vuestro padre, en
esperanza que me ayudaría e me ampararía. Et cuando vine e lo
vide ayer llevar a enterrar, pesóme tanto, de guisa que
desesperé e perdí el seso e el entendimiento. Et asentéme allí
cerca de la puerta de la cibdat cuidoso e maravillándome de las
cosas que guisa la ventura.» Cuando esto hubo dicho, conosció
lo el rey e los otros nobles homnes que el mesmo era, e dijeron
lo todos al rey. Et el rey rescibiólo bien, et prometióle grande
algo, et que él guisaría en cuanto pudiese como aquella
esperanza que había para cobrar su reino, que él lo faría. Et
mandóle dar posadas e bestias e haber.
Et era la costumbre de aquella tierra que cuando alzaban rey
de nuevo traían lo por la cibdat cabalgando en un elefante,
dende a siete días; et cabalgaban con él sus caballeros e sus
ricos homnes, lo mejor guisados que ellos podiesen, et con
muchas maneras de juglares et facían grant fiesta, et era
llamado por nombre del rey. Et después que aquel rey nuevo
hubo pasado los siete días, e quisieron lo traer en el elefante
como acostumbraban facer a los otros reyes, mandó el rey
guisar un elefante para aquel infante que era echado de su
reino, et que lo trojiesen en él, así como a él; et dijo a los
suyos: «Este infante es rey en su tierra, así como yo en ésta, et
ficieron lo así como a mí.» Et andovieron con él por aquella
cibdat en aquella fiesta. Et desque el rey fue tornado a su
alcázar mandó facer grant hospedadgo al infante, e que le
diesen cuanto había menester, fasta que él catase por su
facienda. Et el infante buscó a sus compañeros e trájolos a su
posada e fízoles mucha honra. Et el rey pagóse todavía del
infante, et casólo con su fija, et desque fue casado, honrólo et
dióle algo, a él e a sus compañeros, a cada uno en su estado. Et
a poco de tiempo el rey mandóle dar a su yerno muchos
caballeros e grant haber, para que lo levasen, a él e a su muger,
a su regno; et escogió el rey para esto los mejores de su reino, e
los más esforzados e mejores e más sabidores en lidiar. Et
tornóse el infante para su tierra; et cuando lo sopo el hermano
que venía con tanta honra e con tan grant poderío, saliólo a
rescebir e pidió le merced e tregua, e desamparó le su regno. Et
pusieron entre amos sus pleitos, e prometieron su fe en uno, e
prometióle el hermano ciertas parias; et regnó el infante en paz
en aquella tierra.
Et mandó escrebir a la puerta de la cibdat estas palabras:
«Lacerio de un homne que fará por sus manos en un día, puede
ganar a él e a tres compañeros de comer e de beber; et
complimiento en el homne de beldat e de buen enseñamiento e
grant linaje face le ganar amor de los homnes, e fácele perder
soledat, maguer sea estraño e fuera de su tierra, et fácele ganar
en un día cient maravedís; et el seso e la apostura e la sabiduría
et el entendimiento en mercaduría fácele ganar en un día veinte
maravedís; et el encomendar se homne a Dios, e meter su
facienda en su mano e atender su juicio, face al rey que perdió
su reino cobrarlo, e tornar en mejor estado que era. Et todas las
cosas son por el juicio de Dios et por ventura así; ca non ha
cosa de cuantas Dios crió que se pueda mudar un paso, nin
cuidar facer alguna cosa si non por el mandado de Dios et por
lo que ha prometido e judgado. Et todas las cosas son en su
poder, e él las mantiene, et él se torna; que ninguno non sabe
cómo las ordena ni cómo las confirma.»
Desí mandó llamar a sus compañeros, aquellos con quien
andovo el camino, et díjoles: «Desque fuemos llegados en un
camino e fecimos compañía siempre fuemos en encomienda de
Dios, et cuanto cada uno de nos dijo e fizo por averiguar su
fecho, fízolo por Dios e por que le era prometido; ca si non
fuse por la aventura de Dios e por su juicio, non dijérades lo
que dejistes, nin acordara Dios a ninguno de vos a facer lo que
dijera, nin averiguar lo que se alabara a sus compañeros. Et yo
tenía por muy grant cosa de ganar algo; ca non podía nin sabía,
ca era forzado de mi hermano e era fuído con miedo de muerte,
así que non sope ál que facer, si non de me amparar al poderío
de Dios, e tener me por pagado de su juicio, et que él me
acarreó de ir a aquella cibdat, non a sabiendas de mí. Desí
fízome ir al su rey, et mostróme razonar con él, et membróme a
le decir por qué me hubo merced, e creó lo que le dije, non
pensando en ello nin sabiendo en qué fenescería mi facienda;
mas fue e cosa que me puso Dios en corazón, e me Él fizo
decir, de guisa que gané amor de aquel rey con quien nunca
había fablado. Et guisóle por la ventura de Dios que hobe de
ser rey en mi tierra, e vencí a mis enemigos, sin poder que yo
hobiese e sin fuerza, mas fue por el juicio de Dios que se hubo
de complir. Pues loado sea Dios, en cuya mano son todas las
cosas; ca ninguno non puede por su fuerza nin por su arte
contrastar lo que ha de ser por su mandado.»
Desí mandó el rey llegar los grandes homnes de su regno e
sus cabdillos e alcalles e religiosos, por facerles sermón. Et
fizo su sermón breve e bien departido con grant sabiduría, et
predicóles e acucióles a facer buenas obras con quo se llegasen
a Dios e le non fuesen desobedientes. Et levantóse un homne
bueno religioso de los que el rey mandara y venir, et díjole:
«Señor, has fablado con buen entendimiento e con seso e con
acuerdo, et sabemos que cuanto dices todo es verdat, ca Dios
guisó, e guisó que regnases en nos, et tú que los merescías con
seso e con el acuerdo que Dios te dio, et por tú esperar su
merced e fiar en él; ca cuando Dios quiere dar mejoría al
homne en buen entendimiento e sofrimiento e buen seso, e le
da por naturaleza de ser piadoso e mesurado a sus pueblos,
derecho es de reinar. Et el mejor andante homne deste mundo e
del otro es aquel a quien Dios quiere facer merced en le dar
seso e acuerdo e saber. Et ha nos Dios fecho merced en que te
nos dio por rey, en vez de que murió; por ende rogamos a Dios
que te faga piadoso sobre tus pueblos e bien aventurado a su
servicio.
Las
palomas
y el
tesoro
Desí levantóse otro religioso e loó a Dios e agradesciólo.
Desí dijo: «Yo había, ante que entrase en la orden de religión,
dos maravedís. Et metióme Dios en corazón de amar el otro
siglo, e facer las buenas obras. Et dije en mi corazón: «Non es
ninguna cosa que de mejor merescimiento sea, segunt Dios,
que comprar un alma e franquear la por el amor de Dios.» Et
Capítulo XVII
querría las vender, et azomélas, e daba le por ellas un maravedí
e non me las quiso dar si non por dos maravedís, et yo non
tenía más, et fízose me muy grave de comprar las por cuanto
tenía, et compré la una por un maravedí. Et hobe piedat dellas,
et dije: «Por aventura son parejas, maslo e fembra; et si las
partiere una de otra morrán más, con pesar que habrán la una
de la otra, et si las dejare al pajarero comprar las ha otro para
comer e matar las ha.» Et comprélas et tomé las por dos
maravedís.
«Et dije: «¿Cómo faré dellas? Ca si las diere de mano por lo
poblado cerca de los homnes, he miedo que non podrán volar,
por que son flacas e magras de la premia que han rescibido e
del atar, et non só seguro que las non cace alguno otra vez, et
non les terná pro el bien que les yo quiero facer.» Desí levé las
a un campo a un lugar do había buen pasto, e lueñe de los
homnes, e dejélas ir, et comenzaron a volar, catando las yo. Et
cuando las palomas se alongaron de mí, posaron en tierra et
fueme para ellas, et con miedo que las non tomase alguno. Et
cuando fuí cerca dellas volaron e posaron en un ramo de un
árbol, e seguílas fasta que fue cerca dellas, et asentáronse en
tierra et comenzaron, de picar e de ferir a la raíz de aquel árbol.
«Et llegué al árbol por ver qué facían, e cabé con una vara
en aquel lugar do ellas picaban, e fallé y una jarra llena de
maravedís, e descobríla e vi lo que había, e entendí que non lo
habían fecho si non por me galardonar lo que les ficiera. Et
rogué a Dios que les ficiese fablar, de guisa que fablase con
ellas, e fablaron, et díjeles: «Vos, aves, que así sabedes lo que
es so tierra, ¿cómo caíste en la red del pajarero?» Et ellas
dijéronme: «Homne bueno, ¿non sabes que la aventura del
juicio de Dios vence toda cosa e que ninguno non le puede
contrastar? Et cuanto viste que acaesció de nos e de ti fasta que
llegaste a la raíz deste árbol non fue si non por la aventura que
nos fue prometida. Pues la más bien aventurada criatura es
aquella a quien Dios promete en su juicio bien, et la más mala
aventurada es aquella a quien Dios promete lo contrario.»
De las garzas
 e del zarapico
Dijo el rey al filósofo: «Ya oí este ejemplo dame agora
ejemplo de los dos aparceros que se fían uno de otro, cuando
el uno es engañoso al otro e le tiene mala voluntad, et puna en
haber mejoría en aquella cosa en que son aparceros e la quiere
haber todo en su cabo, sin el otro aparcero.» Dijo el filósofo:
«Una de las cosas por que homne bien estuerce e es salvo, es
ser enviso; et una de las cosas por que es el homne enviso es
ser sospechoso del compañero fasta que sea bien cierto que le
tiene buena voluntad. Et quien cuida bien de su aparcero non
lo habiendo bien probado, non es bien seguro; ca la fianza e la
grant creencia lo echó en grant pesar. Et la semejanza desto es
el ejemplo de las garzas del zarapico. «Dijo el rey: «¿Cómo
fue eso?»
Dijo el filósofo: «Dicen que cerca de la ribera de la mar
había un piélago donde entraban muchos ríos, et era apartado
de los pescadores, e non llegaba y homne del mundo. Et
nasció y un cañaveral, e ficiéronse y muchos peces. Et las aves
que solían venir a las riberas e a los piélagos e a las marismas
non venían nin se allegaban a él, nin pescaban y pescado
tiempo había; ca tenían sus nidos e sus fijos en la mar, e
teníanse por abastados de lo que fallaban en el mar. Así que
una ave que decían garza hubo sabiduría dél, e vido que era
lugar muy apartado de la carrera de los pescadores e muy
yermo, et hubo gran sabor de morar y, e de mudar ahí su nido.
Et dijo en su corazón: «Cuando yo trajere mi nido e mi fembra
a este lugar, escusaremos, con lo que aquí ha, de facer
embargo a las otras aves en el pescado del mar, e habremos
este lugar por heredamiento para nos e para los que de nos
venieren, et ninguno otro non habrá a ello derecho, ca nos lo
habremos más con derecho.»
Et puso en su corazón de mudar su fembra e su nido para
allí; et cuando fue tornado a la mar, dijo a su fembra lo que
viera e lo que tenía en corazón de facer. Et la fembra había
puesto su nido en la ribera, en que tenía sus huevos, et era ya
la sazón en que los debía sacar. Et había ella un zarapico
mucho su amigo que ella mucho amaba, e sin él non veía
placer, et a quien facía parte en todas sus cosas. Et después
que su marido hubo dicho su acuerdo a la muger, pesóle
mucho por se apartar del zarapico, et quiso que hobiese parte
en aquel vicio, et guisó cómo le ficiese saber aquello que el
marido e ella quería facer, por que él guisase cómo se fuese
con ellos para aquel lugar. Et dijo al marido: «Ya es tiempo
que yo debo sacar mis pollos; et dijéronme una cosa que,
faciendo gela al tiempo que han de salir, seremos seguros que
les non acaescera ocasión; et yo quiero ir buscar aquella
melecina que dijeron, por llevar la comigo al lugar que nos
mudaremos.» Et dijo el marido: «¿Et qué es?» Dijo la fembra:
«Un pece de los peces de Fulana isla; ninguno non lo conosce
si non yo. Pues échate sobre los huevos en mi lugar, mientra
yo vo a aquel lugar.»
Dijo el marido. «Non debe el homne entendido enfiuzarse
en cuanto los físicos dicen; ca a las veces dicen graves cosas e
muy caras, que ninguno non puede haber, si non a grant
peligro de sí; ca en algunas veces dicen que han menester unto
de león e de otros vestíblos; et non debe el homne entendido
meterse a peligro por buscar león e vestíblo en ningunt lugar
para todo cuanto provecho ha en todos sus untos. Et tú non te
faz fuerza de te ir a esa isla. Levemos nuestro nido así como
está al lugar donde lo queremos levar; ca hay muchos peces e
grant cañaveral, e es encubierto lugar, e muy apartado de las
carreras. Et sepas que quien cree a los físicos en buscar las
melecinas e se mete a peligro, non es seguro que le contesca
lo que acontesció al simio que buscaba el celebro de la
serpiente.» Et dijo la fembra: «¿E cómo fue eso?»
El simio
y la
medicina
Dijo el marido: Dicen que en una isla había un simio e
estaba muy vicioso de fruta. Et acaesció que ensarneció, de
guisa que se cuidó perder, e non podía buscar su vito, tanto era
enflaquescido. Et pasó por ahí otro simio et díjole: «¿Por qué
te veo en tal estado? ¿Qué te ha tornado tan magro e tan
flaco?» Dijo el simio: «Non sé por qué es, si non la ventura
que me fue prometida; ca ninguno non puede fuir nin escusar
el juicio de Dios.» Dijo el otro simio: «Yo conoscí un simio a
que contesció esto que a ti acontesció, e non falló melecina
que lo guaresciese fasta que le trojieron celebro de una
serpente negra, e fizo dello ungüento. Et si tú pudieres haber
celebro de serpenta negra, ésta es tu melecina.» Dijo el simio:
«¿Et cómo podré yo haber celebro de serpenta negra? Ca yo
non puedo haber mi vito destos árboles que son aquí cerca, si
non cuando me dan limosna los vestíblos las bestias fieras con
que me desvito; et si non por esto, muerto sería de la flaqueza
e de la magrez.»
Dijo el otro simio: «Yo oí un homne encantador en Fulán
lugar en esta isla, cerca de la cueva de una serpenta negra; et
yo conosco e creo que la ha muerta. Et yo iré a la cueva, e
entraré en ella, et si fallare la serpente muerta, tomaré su
celebro e aducir te lo he.» Dijo el simio sarnoso: «Si pudiere
ser, faz lo, ca me farás en ello grant merced, e habrás por ello
buen galardón de Dios.» Et fuese el simio, e llegó a la cueva, e
era muy ancha, et vido el rastro de los encantadores, et non
dubdó que la serpiente era muerta, et desque fue adelante falló
la serpenta viva, e saltó a él e tragólo.
«Et yo non te di este ejemplo si non por que sepas quel
homne entendido, maguer grant nescesidat haya, non le
conviene que meta su alma a peligro, buscando la melecina en
los lugares donde se teme la enfermedat que nunca habrá
melecina.» Dijo la fembra: «Entendido he lo que dejiste, mas
non puede ser que yo non vaya a aquella isla, ca non has que
temer en ir yo a aquel lugar, ca es pro de nuestros pollos, e
guarda de toda ocasión.» Dijo el marido: «Pues que éste es tu
acuerdo, non lo fagas saber a ninguno lo que tenemos en
corazón de facer, ca dicen los sabios: «Comienzo de todo bien
es el buen entendimiento, et la señal del buen entendimiento
es celar la poridat.» Desí fuese la fembra al zarapico, que era
en la mar buena pieza, et fizo le saber lo que tenía en corazón
ella e su marido de mudar se en aquel piélago de aquellos
peces e aquel cañaveral e aquel apartamiento en aquel lugar
tan apartado e tan seguro. Et díjole: «Si pudieres guisar que
seas y con nosotros, con consentimiento de mi marido e con
su placer, fazlo.»
Et el zarapico hubo grant sabor de aquel lugar, e quiso ser
cerca de la garza fembra por el amor que había entre ellos, et
díjole: «¿Por qué demandaré yo licencia de tu marido para
esto? Ca él non ha mayor derecho en aquel lugar que yo, que
es piélago comunal a él e a todos, et tamaña parte habemos
nos allí como él, o más. Et vete tú al piélago, et si es tan
vicioso e tal como tú dices ir me he yo allá, e faré yo mi nido
allí; et si tu marido contendiere comigo, facer le he yo
entender que aquel lugar non lo ha por herencia de su
patrimonio, nin ha mayor derecho a él ella que yo.» Dijo la
fembra: «Yo sé que es así como tú dices; empero quiero tu
vecindat e tu solaz. Et si tú fueres allá contra voluntad de mi
marido e a su pesar, temo que nascerá entre nos enemistad e
mal querencia, e turbar se ha la pura amistad e el puro amor
que te cuido haber, e la alegría tornar se ha en tristeza, et en
vez de amor habremos aborrencia e desamor.»
Dijo el zarapico: «Verdat dices, en cuanto a mí paresce;
mas ¿cómo guisaremos que le plega a él, e que él mande que
haya yo un nido en aquel piélago?» Dijo la fembra: «Yo te
diré cómo fagas. Vete para mi marido e dile, así como que non
sabes que él se quiere mudar en aquel lugar: «Yo pasé por un
piélago en tal lugar donde hay muchos peces e muy apartado
de los homnes e de las aves, et quiero allá mudar mi nido.
¿Quieres te ir allá comigo? Ca es tal lugar que con lo que ahí
está escusaremos de facer embargo a las otras aves en los
otros peces de la mar.» Et decir te ha él que ante fue él allá
que tú, que él se quiere mudar allá. Et cuando él te dijere
aquesto, dile tú: «Pues que así es, mayor derecho has tú en lo
haber que yo; empero si tú quisieres, moraré yo contigo e seré
tu vecino, e habré un nido cerca de ti; ca fío por Dios que non
habrás de mí daño, mas habrás solaz e esfuerzo en mí.» Et
fízolo así el zarapico, et fuese contra el marido. Et fuese la
fembra e pescó un pece e levólo al marido, et díjole: «Éste es
el pece de los peces que nos dijeron para melecinar nuestros
pollos.»
Et en llegando al marido falló y al zarapico, que le había ya
otorgado lo que le rogara. Et fizo muestra la fembra que le
pesara, por toller de sí la mala sospecha de su marido. Dijo la
fembra: «Nos no hobimos sabor de aquel lugar, si non por que
es apartado de las aves. Et si tú faces ahí parte al zarapico,
temo que vernán ahí muchas aves otras e habrán ahí parte
conusco, et sabes que lo más por que dejamos aquel lugar
nuestro e nos mudamos ende, non es así si non por fuir de su
compañía.» Et dijo el marido: «Bien entiendo lo que dices;
mas fío por el zarapico que habremos en su vecindat esfuerzo
e solaz, e ayuda contra otros; ca nos non somos seguros de las
aves de la mar que non nos contrallen este lugar e nos lo
embarguen, et non es mal haber al homne ayuda e amigos de
quien fíe. Ca non debemos ser engañados en la fuerza e
valentía que habemos más que las otras aves; ca por aventura
los flacos, cuando se ayudan, pueden con el fuerte e con el
valiente, así como pudieron los gatos con el lobo.» Et dijo la
fembra «¿E cómo fue eso?»
Los
gatos y el
lobo
Dijo el marido: Dicen que en una ribera de la mar había
muchos lobos. Et había entre ellos uno que era más fuerte e
más lozano e más glotón, et que menos se tenía por pagado de
su estado. Et salió un día a venar por haber mejoría de los
otros, et llegó a un monte donde había muchos vestíblos e
muchas bestias salvages, et non habían salida nin carrera para
otro lugar, et yacían y encerrados comiendo de aquellas yerbas
e de aquellas frutas, e faciendo sus fijos. Et cuando vido el
lobo que non había otra salida, fue cierto que sería muy
vicioso e abondado, et moró y un tiempo. Et había en aquel
monte muchos gatos, e eran fechos a comer las carnes de
aquellas bestias, et habían un rey de sí.
«Et ellos cuando vían que tamaño daño rescebían por la
vecinidat del lobo, ayuntáronse et aconsejáronse en que
manera folgarían de aquel lobo. Et había en aquellos gatos tres
que habían mejoría de todos los otros e con quien se
aconsejaban todos los otros. Et dijo el rey al primero dellos:
«¿Qué paresce que debemos facer a este lobo que nos ha fecho
tan gran daño en nuestro vito?» Et dijo el gato: «Non veo ál
por bien si non sofrir e ser pagados de lo que la ventura face;
ca non podríamos lidiar.» Dijo el rey al segundo: «¿Qué
consejo nos das tú?» Dijo el gato: «Tengo por bien que nos
mudásemos deste monte e buscásemos otro, et quizá fallar lo
híamos tan vicioso; ca si nos toviésemos por pagados con el
relieve de la caza del lobo, faremos muy estrecha vida e
peresceremos de fambre.» Dijo el rey al tercero: «Et tú, ¿qué
tienes por consejo?» Dijo: «Otra cosa.» Dijo el rey: «¿E qué
es?» Dijo: «Non tengo por consejo dejar nuestros lugares, nin
tener nos por pagados deste estado en que vivimos, mientra
que hobiéremos esperanza de ser más abondados, nin otrosí
sofrir lo en que vevimos, nin fuir; mas tengo por seso e por
consejo, si me tú quisieres creer, et los que contigo son, una
cosa, por que fío en Dios que venceremos nuestro enemigo et
tornaremos al mejor estado que nunca fuemos.» Et dijo el rey:
«¿Qué consejo es?»
«Dijo él: «Tengo por consejo que paremos mientes al lobo,
cuando cazare alguna bestia e la llevare por comer la, que lo
sigamos tú e yo contigo, et pieza de los gatos que son
conoscidos por fuertes e valientes e esforzados, sofridores,
atrevidos, así como que imos buscar la relieve de lo que él
come, ca es muy seguro de nos, et será engarrado de nos. Et
cuando fuéremos cerca dél, saltaré yo en sus ojos, e
quebrantar gelos he con mis uñas. Desí saltarán cada uno de
los otros gatos, e pensarán del logar do trabaren, et non nos
quitemos dél fasta que lo dejemos muerto; ca maguer que
alguno de nos se pierda, el rey e los otros que quedaren cobro
habrán de nos, sol que fuelguen deste lobo.» Et ficieron lo así.
Et en venando el lobo una bestia por comerla, et llegando la a
una ribera saltó en él aquel que diera el consejo al rey, et
quebrantó le los ojos con las uñas e cególo. Desí saltó en él el
rey et tóvole la cola, con los dientes, et llegáronse cada uno de
los otros e echaron mano dél, e non lo dejaron nin se partieron
dél fasta que lo dejaron muerto.
«Et yo non te di este ejemplo si non por que sepas que en
la vecindat del zarapico habremos solaz e pro e esfuerzo.» Et
plogo a la fembra, como placía a su marido, la morada del
zarapico con ellos. Et mudáronse las garzas et el zarapico a
aquel lugar. Et ficieron ahí sus nidos. Et apartóse el zarapico
con su nido del nido de las garzas, et hobieron grant sabor de
aquel apartamiento en que eran, et mostrábanse unos a otros
muy grande amor e grant solaz e grant honra; empero el amor
que era de la fembra al zarapico era más verdadero e más
firme, que non entre el zarapico e el marido, et fiaban unos
por otros por el amor antiguo.
Desí acaesció que se secó un río de los que caían en aquel
piélago, et apocóse el pescado. Et el zarapico dijo en su
corazón: «Maguer que es grant debdo de guardar homne los
amigos e de amarlos, mayor derecho ha de guardar a sí
mesmo; ca dicen que quien así mesmo non es leal, menos lo
será a otro. Et quien non para mientes en sí, et non está presto
antes que las ocasiones le vengan, cercar le pueden por
ventura tantos de perdimientos que non se podrá dellos
amparar. Et estas dos garzas que han comigo aparcería en este
piélago facen me daño, en los peces, tanto que quizá con cuita
habréme de tornar, como de cabo, a la mar; et yo só pagado
deste lugar, et seráme fuerte cosa de me partir dél, pues es
convenible; onde non veo más fuera matarlas, e folgaré sin
ellas, e fincaré en este piélago sin aparcero e sin contendor;
mas comenzaré primero en el marido, e guisar lo he con su
fembra, ca ella es de flaco seso e fíase mucho en mí e créese
por mí, et desque él muerto fuere, ligera cosa es de matar a
ella; tanto fía por mí.»
Desí vénose el zarapico e la fembra muy cuidoso e muy
triste, et dijo la fembra: «¿Qué has, porqué estás triste, mío
amigo?» Dijo el zarapico: «Estó triste por las tribulaciones
que corren en este mundo. ¿Viste nunca ninguno que
estorciese de los pensamientos del mundo e de las mal
andancias deste siglo, en sí o en sus amigos, et viste a alguno
que esté a miedo que durase en alegría o en vicio porque
hobiese de durar años?» Dijo la fembra: «Grant cosa es ésa
por que tú estás triste.» Dijo el zarapico: «Así es como tú
dices, et non es por ál, si non por ti; mas si tú me creyeres e
ficieres lo que yo dijere, por ventura desviaremos el mal que
cuido e temo que te ha de acontescer. Dijo la fembra: «¿E qué
es?»
Dijo el zarapico: «Maguer que nos seamos de sendos
linages, es tanto de amor que puso Dios entre nos, e tanto
solaz, que es más que si fuésemos parientes caronales. Et en el
parentesco acaesce a las veces tamaña enemistad e tamaña
malquerencia, que es mayor daño que el espada tajante e el
tósico mortal. Et dicen: «Quien non ha hermano non ha
enemigo, et quien non ha parientes non le ha ninguno
envidia.» Et yo quiero te facer un poco de pesar por tu
provecho, por mejorar tu estado, como quiera que lo tengas
por fuerte cosa e por muy desaguisada; mas pienso en lo que
me lo face decir. Et pienso en que las venturas que vienen a
las criaturas en este mundo facen más que esto; onde quien es
certero de la ventura desampárase a los mandamientos de
Dios, et fuelga. E escúchame e guíate por mí, et non me
demandes la razón de lo que te yo mandare facer, fasta que sea
acabado.»
Dijo la fembra: «Tanto miedo me has puesto e tan grant
espanto, que cuido que me sumirá la tierra. Et só placentera de
perder mi alma por ti; ca dicen que quien su alma non
desampara por su amigo para que le ayude a las cuitas, este
tal, segunt Dios, es engañoso e falso.» Dijo el zarapico:
«Aconséjote que guises en como mates a tu marido, e folgarás
dél; ca en matarlo será tu grant pro, et librarás a ti e a mí de
una tentación que he pavor que nos averná, segunt que yo he
barruntado en él, que nos tiene encubierta. Onde non me
quieras preguntar nada, salvo facer lo que te aconsejo. Sepas
que si non fuese por la grant pro que y ha, non me atrevería yo
a tan grant cosa. Et bien te faría yo saber la razón por que te
dé yo este consejo, si tú hobieses acabado lo que te yo mando
facer. Et yo te buscaré después un marido de mis amigos los
garzos, e escogerte he el que yo por mejor pudiere, e el que
más face por mí, et el que de mejor voluntad vivirá conusco
en este piélago, et te guardará et te honrará por mi amor. E tú
eres muy sesuda e muy buena; et sepas que si tú non faces lo
que te digo e non me creyeres, acaescer te ha lo que acaesció
al mur que non quiso creer al gato que le consejaba
lealmente.» Dijo la garza: «¿Et cómo fue eso?»
El ratón
y el gato
Dijo el zarapico: «Dicen que en una tierra había un
religioso en una choza, e eran los homnes muy pagados de
aquella choza e de le dar de sus comeres. E habían y muchos
mures que le venían a comer su vito, e hubo el religioso un
gato, e atólo en la choza por amortarlos e por matarlos dende.
Et entre aquellos mures había un mur que era muy grande e
muy fuerte, e más atrevido que todos, et cuando vido al
religioso atar el gato en la choza, sopo que faría y él mal de
morar con el gato, et llamólo e díjole: «Yo sé bien que el
religioso non te tiene si non por matar a mí e a mis
compañeros, et yo amo tu compañía e tu solaz e quiero haber
tu amor por ser seguro de ti e de tu artería. Et moraré aquí con
placer de ti, et prométote que te non encubra mi buen consejo
nin el pro que te pueda facer.»
Dijo el gato: «Bien entiendo lo que dices, et por que tú
hobiste sabor de mi amistad, yo te fago tal pleito que te yo non
busque mal; empero non te quiero prometer lo que te non
podré tener, ca el religioso me fizo fiel de su choza, e me
compró por desmanar el daño que le facías, tú e tus
compañeros, et yo nunca le seré traidor, contra lo que cree de
mí. Onde es menester que busques por donde salgas a los
campos o a otra morada de las que son aquí enderredor, si tú
quisieres que sea yo tu amigo, ca ser lo he en otro lugar. Et si
así non lo ficieres, non habrás de mí homenage nin seguranza,
ca yo non podré estar que lealmente non sirva a mi señor en lo
que me puso por guardar.» Dijo el mur: «Yo te comencé a
rogar e pedir por merced, e tú debes rescebir mi ruego, et non
quieras que vaya sin tu amor.»
Dijo el gato: «Derecho es que yo resciba tu ruego, e facer
lo que tú quisieres; mas ¿en cuál guisa lo faré? Ca vos todos
los mures vos ayuntades contra mi señor, et él es muy sañudo
contra todos vosotros; et si yo non le fuere leal en vos matar,
temo que me matará. Onde te apercibo, e te aconsejo que te
mudes desta casa, salvo e seguro para donde quisieres, et dote
plazo de tres días a que busques buen lugar en que te acojas e
donde mores. E yo ir te ver e requerir, e mostrar te he mi amor
más que tú me pediste.» Dijo el mur: «Fuerte cosa es dejar el
homne su lugar; mas estarme he yo en mi forado, e guardar
me he de ti cuanto pudiere.» Et cuando fue otro día salió el
mur del forado para buscar su vianda, e vido lo el gato, e non
se le movió por non le falsar el plazo que le diera, et fue en
esto el mur engañado, et salió muchas veces. Et cuando el
tercero día fue pasado, estando el gato en celada, salió el mur
a andar por la casa, e saltó el gato en él e matólo.
Et yo non te di este ejemplo si non por que sepas que el
homne entendido non debe refertar la palabra de su amigo
leal, nin tener por dura la palabra del castigador; ca dicen que
tal es la palabra del leal amigo, en cuanto la ha por dura el
consejado, como la melecina amarga que tuelle al cuerpo la
mala enfermedat. Et tú guárdate e non seas engañada en el
amor que te muestra tu marido; ca si lo matares verás luego la
folgura manifiestamente e habrías mejor marido con que
mejor placer hobieses.» Et cuando oyó la fembra lo que le dijo
el zarapico, hubo muy grant pavor; empero prísole gana del
marido nuevo que le prometiera, et dijo: «Entendido he lo que
tú dejiste, et non te sospecho en nada, e lo que tengo en
corazón de amor contra ti me muestra el amor que tú me has,
ca yo sé bien que tú non me aconsejarías tan desabridamente e
tan esquiva si non con amor e con lealtad que me has. Et si
fuese esto que me consejas cosa tal de que hobieses mayor pro
de ti solo sin mí, debíalo facer por tu amor e seguirme en tu
voluntad, cuanto más seyendo cosa en que yo he parte. Mas
¿con qué guisa podré yo matar a mi marido e con qué podré
con él?»
Dijo el zarapico: «Yo te mostraré una arte tal, que si la
ficieres recabdarás lo que quisieres.» E dijo la fembra: «¿Cuál
Capítulo XVIII
pescan algunt pece grande toman una estaca e espetan lo en
ella desde la cabeza fasta la cola. Et tú vete a aquel lugar, e
toma uno de aquellos peces que así vieres, e tráelo al marido e
dágelo a tragar, et cuando lo tragare, atravesar se le ha el
estaca en la garganta e morrá.» Et fizo la fembra cuanto le
aconsejó el zarapico, e voló et fuese allí donde los pescadores
andaban, e tomó un pece de aquellos espetados, e adujo gelo
et puso lo cerca del maslo su marido. Et él tragólo, et rompióle
el palo la garganta, e murió. Et fincaron el zarapico e la
fembra en uno algunos días, et él mostrábale grande amor e
facíale grande honra.
Desí demandó ella al zarapico el marido que le prometiera,
et él voló e fuese a un árbol que era y cerca, et falló un lobo
cerval que buscaba qué comiese, et llamólo e díjole: «Cuitado,
¿qué has e qué es lo que quieres?» Dijo el lobo: «Busco de
comer.» Dijo el zarapico: «Yo he una amiga de las garzas, la
más gorda que ser puede, e quiero la engañar de guisa que te
la traiga a la cueva, ca es de Fulán lugar. Pues vete a aquella
cueva e estáte y en celada, et cuando llegare la garza allá, salta
en ella e mátala.» Et fizo así el lobo cerval, e fuese para la
cueva e metióse en celada. Et tornóse el zarapico a la fembra e
díjole: «Fue a un garzo que es mucho mi amigo en Fulán
lugar, et díjele de ti cuánt fermosa eres, e cuánt enseñada, e
cuánt complida, e del amor que has comigo, e del lugar en que
somos, e de cómo has menester marido; et rogóme que te
llevase a él, que te quería ver. E vayamos para él.» Et ella
acordóse con él, e volaron amos e llegaron a aquel lugar. E
dijo el zarapico a la fembra: «En aquella cueva yace, et si
agora non es ahí, luego verná.» Et ella, con deseo del marido,
fuese luego para aquel lugar. Et el lobo que yacía en celada
saltó en ella detrás de una peña do estaba, et levóla en la boca
e matóla.
Et este es el ejemplo del que se fía por el aparcero falso,
que se non debe fiar, cómo peresce.»
De la golpeja e de la paloma e del alcaraván; e es el capítulo del que da
consejo a otro e non lo tiene para sí
Dijo el rey al filósofo: «Ya entendí este ejemplo. Dame agora
ejemplo del homne que da consejo a otro e non lo da a sí mesmo.»
Dijo el filósofo: «Este ejemplo es tal como el de la paloma e de la
gulpeja e del alcaraván.» Dijo el rey: «¿E cómo fue eso?»
Dijo el filósofo: «Dicen que una paloma sacaba palomillos de un
su nido que había en una palma muy alta, et la paloma, para mudar
su nido allí, había grant trabajo; tanto era de alto. Et cuando ponía
sus huevos sacábalos, e desque los tenía sacados veníase una
gulpeja a ella, que la solía requerir a la sazón que salían e que
andaban ya sus palominos e parábase a la raíz de la palma, e daba
voces amenazando la que subiría a ella si le non echaba los
palominos. Et ella echaba gelos con grant miedo que había, por
amor de vevir; ca le decía que si non gelos echase que sobiría e que
comería a ellos e a ella.
Et estando ella así un día e sus palominos, eguados, asomó un
alcaraván e posó en la palma, e vido la paloma estar muy triste e
muy cuitada, et díjole: «¿Por qué estás demudada?» Dijo ella: «Ha
me deparado mi ventura una gulpeja, et sol que sabe que mis
palominos son criados, viéneme amenazar e a dar voces a la raíz
desta palma, e yo con miedo echo gelos.» Et dijo el alcaraván:
«Cuando veniere a facer lo que dices, dile tú: «Non te echaré mis
fijos, si non que subas por ellos e que los comas, e si non yo te
echaré ninguno.» Et desque le hubo aconsejado el alcaraván esta
arte, voló e asentó ribera de un río. Et la gulpeja veno a la paloma
como solía facer, et paróse a raíz de la palma e dio voces e gritos, e
amenazaba como solía facer. Et la paloma respondióle e díjole lo
que el alcaraván le enseñara. Et díjole la gulpeja: «¿Quién fue el
que te dijo esto?» Dijo la paloma: «El alcaraván me lo dijo, que
está a la ribera del río.»
Et la raposa fue a buscar lo et fallólo parado en pies, et díjole:
«Dios te salve, amigo. ¿Qué faces aquí? ¿Sabes por qué te vine a
buscar? Porque me dijeron que sabes muchos bienes para se
guardar home de los acidentes de los aires del cielo, et vine a ti por
decoger algunt bien de ti.» Et dijo el alcaraván: «¿Et qué quieres
saber de mí?» Dijo la gulpeja: «Cuando has frío a los pies, ¿qué es
lo que faces?» Dijo el alcaraván: «Alzo el un pie e métolo así a
carona de mi vientre; et cuando aquél es caliente, alzo el otro e
quito aquél, et súfrome desta guisa.» Et díjole: «Cuando el viento te
da del diestro, ¿qué faces e dónde pones la cabeza?» Dijo el
alcaraván: «Póngola al siniestro.» «¿Et cuando te da del siniestro?»
Dijo: «Póngola al diestro.»
Dijo la gulpeja: «Et cuando te da el viento de todas partes,
¿dónde la pones?» Dijo el alcaraván: «Póngola so mi ala.» Dijo
ella: «¿Et cómo la puedes poner so tu ala, ca non me paresce que se
podrá facer?» Dijo él: «Por Dios, muy bien.» Dijo la gulpeja: «Pues
demuéstrame cómo faces, ca en verdad grant mejoría habedes las
aves sobre nos, ca sabedes en una hora lo que nos non sabemos en
un año, et aun metedes vuestras cabezas so vuestras alas por viento
e por frío. Pues muestra me cómo facer.» Et metió el alcaraván su
cabeza so su ala, et dio salto en él la gulpeja e matólo. Et díjole:
«Enemigo de Dios; mostraste carrera como te matasen, et diste
consejo a la paloma para que estorciese de la cuita en que estaba.»
En este calló el rey. Et dijo el filósofo: «Señor, hayas poder
sobre las mares, e déte Dios, mucho bien con alegría, e goce tu
pueblo contigo, et hayas buena ventura; ca en ti es acabado el saber
e el seso e el sufrimiento e la mesura e el tu perfecto entendimiento.
Ca en tu consejo non ha falla, nin en tu dicho yerro nin tacha, et has
ayuntado en ti fuerza e mansedumbre; así que en la fid non eres
fallado cobarde nin en las priesas non eres aquejado. Et yo te he
departido e glosado e esplanado las cosas, et te he dado respuesta
de cuanto me preguntastes, et por ti loé mi consejo e mi saber en
complir lo que debía, e el derecho que debo con buena memoria de
ti, trabajando mío entendimiento en el consejo e en el castigo leal e
en el sermón que te dije.»
Aquí se acaba el libro de Calila e Dimna, et fue sacado del
arábigo en latín e romanzado por mandado, del infant don Alfn, fijo
del muy noble rey don Fernando, en la era de mil e docientos e
noventa e nueve años.
El libro es acabado.
Dios sea siempre loado.
***

Vocabulario

Abarzar: abrazar.Aborrido: aborrecido.Abnue: chacal.Abusión: injusticia.Acaer: acaecer.Acedado: agriado, de mal humor.Acostarse: apoyarse, acercarse.Acucia: diligencia, prisa.Adobar: componer.Afacimiento: amistad.Afeitar: preparar, persuadir.Afeuciarse: confiarse.Afiar: dar en fianza.Afitar, como afeitar: componer, arreglar.Agro: agreste.Aguazal: terreno salino.Aguciar: acuciar, animar.Agucioso: acucioso, diligente.Ál: (Passim) otra cosa.Albarhamin (tiene distintas formas): bracmanes.Albarraz: especie de lepra.Albedriarse: arbitrarse, reflexionar.Alcalld: alcalde, juez.Aleve: mala acción, malo.Algo: hacienda.Alhageme: alfajeme, barbero.Alholla: tela de púrpura.Alimania: alimaña.Alueñe: véase lueñe.Amortar: amortecer.Amparar: defender.Anviso: véase enviso.Anxahar: lobo cerval.Apesgar: como pesgar, pesar.Aponer: atribuir, imputar.Apos: comparado con.Armadija: trampa, cepo.Arrufarse: encolerizarse.Asmamiento: pensamiento.Asmar: considerar, pensar.Asoras: súbitamente.Astrugo: véase malastrugo.Atalaya: hombre que observa.Aterrado: perdido, acabado.Atoleólo: quizás errata por «atollólo» de atoller, coger.Atriaca: contraveneno, antídoto.Aturar: perdurar, permanecer.Aventar: abanicar.Aviltar: afrentar.Axara: véase anxahar.Azomar: ajustar el precio de una mercancía.Azorero: el que cuida de los azores.Baratar: proceder, hacer.Beudez: borrachera.Beudo: beodo.Bosa: bolsa.Broznamente: duramente.Broznedat: rudeza.Bujeta: cajita de madera.Ca: (passim), pues.Cabo, en su cabo: solo, retirado.Camiar: cambiar.Carona: calor de la carne.Caronal: carnal.Carpirse: arrancarse los cabellos, maltratarse.Castigar: aconsejar.Castigo: consejo.Catar hora: buscar el momento.Celado: oculto.Cólora: cólera, bilis.Combrá: futuro de comer, página.Compaño: compañero.Compañones: testículos.Compreso: preso juntamente con otro.Concejeramente: públicamente.Condesijo: escondrijo.Conducho: comida, manjar.Confasión: confección, medicina.Conlivio: medicamento.Conortar: consolar, aliviar.Conorte: consuelo, alivio.Connusco: con nosotros.Contendor: contendedor.Convolver: revolver.Convusco: con vos.Corto: cortado.Costribar: estreñir.Cras: mañana.Cuestas: costillas.Cuestión: pregunta.Curador: el que cura o cuida de algo.Dagastonar: engastar.Dar: decir, declarar.Decorar: recitar.Defender: prohibir.Delibre: astuto, inteligente.Derrundiado: derrumbado.Desfiuzarse: desesperarse.Desfuciado: desconfiado.Desmanar: apartar, evitar.Despender: gastar.De vagar: despacio, concienzudamente,Dioso: viejo, de días.Diudo: enamorado, deudo,Diuso: de yuso, de bajo.Dolar: doblar.Donario: gracia, donaire.Dubdar: sospechar.Ducir: conducir.Eguado: igualado.Enartar: engañar.Encelar: ocultar.Encimar: acabar, llevar a buen fin.Enfestar: levantarse, erguirse.Enfiesto: erguido, levantado.Enfingir: ilusionarse.Engeño: ingenio.Enridar: enrizar, azuzar.Enrisar: enrizar, azuzar.Enviso: avisado, listo.Eriazo: erial, tierra sin labrar.Escapar (léase espaciar): explicar, calmar.Escodruño: escudriño.Escorrecho: fuerte, vigoroso.Escosa: seca, árida.Escucha: centinela.Esculca: espía.Espendido, acaso espandido: desparramado.Estorcer: librarse.Estroído: destruído.Estultar: tratar de tonto a alguien.Faldrido: letrado.Faldrimiento: habilidad.Faza: hacia.Fedroso: hediondo.Femencia: esfuerzo.Femenciar: esforzar.Femencioso: esforzado.Festinar: apresurar.Feuciarse: confiarse.Figo (mal del): tumores alrededor del ano.Fucia: confianza.Fueras: excepto.Fuste: palo.Gamonal: tierra en que se da la planta llamada gamón.Ge, gelo, -a: (passim) se, selo, a.Gigonza (léase girgonza): una clase de piedras preciosas.Golosía: glotonería, ambición.Guarescer: curar.Guarir: curar.Guisar: arreglar.Gulpeja: vulpeja, zorra.Haber: riquezas.Hermar: abandonar.Homecillo: odio, aversión.Homiciado: enemistado.Homiciero: intrigante.Hora: véase catar hora.Huyar: llegar a, adelantarse a.Jarín: jara.Jarope: jarabe.Lacerio: molestia.Laido: feo, reprobable.Lazdrado: desdichado.Ledo: contento, alegre.Librar: sentenciar.Liento: húmedo.Lijoso: inmundo.Lóbregas: bodega.Luciérnega: luciérnaga, gusano de luz.Lueñe, llueñe y alueñe: lejos.Malastrugo: desgraciado.Malvestad: maldad.Manga: trompa.Mantillo: membrana en que está envuelto el feto.Marrido: apenado, afligido.Maslo: macho.Menazón: diarrea, disentería.Menge: médico.Mermidones: como Albarhamin, bracmanes.Mestura: intriga.Mesturero: cizañero, enredador.Mezcla: intriga.Mezclado: indispuesto, intrigado.Mundificar: limpiar, purificar.Mur: ratón.Nadi: nada.Nocir, nucir: dañar.Orebs, orebce: orífice, el que trabaja el oro.Pagarse: estar satisfecho.Paladinas, en paladinas: públicamente.Parias: tributo.Pavón: pavo real.Pecachado: agachado, acobardado.Pechar: pagar una deuda.Pella: pelota.Pensar: dar pienso, cuidar.Pesgar: pesar, agobiar.Pesquerir: buscar.Pieza: cantidad.Plado: prado.Plego: juntura.Poridat: secreto.Porná: futuro de poner.Postema: angina.Preses: preces, oraciones.Priado: presto, prontamente.Profazar: hablar mal, reprender.Punar: pugnar.Quedar: aquietar, reposar.Rabinoso: rabioso.Rafez: vil, despreciable, barato.Rebtar: reprender.Rebto: culpa.Recabdo: razón.Recender: exhalar el perfume.Recudir: replicar, responder.Refertar: contradecir.Refez: véase rafez.Registir: resistir.Relentescer: humedecerse.Relieve: restos de comida.Remasera: nombre de una medicina desconocida.Repentencia: arrepentimiento.Repostero: guardador del tesoro.Respuesto: tesoro.Salterio: instrumento musical de cuerdas.Salvar: besar, saludar.Sartas: se refiere a sartas de perlas.Saulan: palabra mágica sin significación.Seían: imperfecto del verbo ser.Sei, sey: imperativo de ser.Señero: solo.Seta: secta.Sínsamo: sésamo.Sirgo: seda.Sísamo: sésamo.Sobejano: excesivo.Sobrevienta: sobresalto.Sol: con solo, solamente.Sollar: soplar.Sollón: resollante.Soseido: sujeto, sometido.Sospirón: respiradero.Supitaño: repentino.Tartalear: removerse inquietamente.Terrería: astucia.Terrero: astuto.Tésico: tósigo, veneno.Tittuy: gaviota.Toller: quitar.Tremedal: paraje cenagoso que retiembla al menor movimiento.Triaca: véase atriaca.Trobejar: trebejar, jugar.Tuerto: a tuerto, injustamente.Turar: perdurar.Vagar: véase de vagar.Vegambre: véase vigambre.Venar: cazar.Veridad: verdad.Vestíblo: animal en general.Vidigambre, vigambre: veneno.Vito: alimento.Vuelto: enemistado.Y: allí, en esto.Zanecer: alegrarse, divertirse.Zoco: plaza, mercado.Índice! Calila y DimnaFábulas: antigua versión castellana" Prólogo" Introducción de Abdalla Ben Almocafa# Capítulo ICómo el rey Sirechuel envió a Berzebuy a tierra deIndia# Capítulo IIHistoria del médico Berzebuey# Capítulo IIIDel león e del buey e de la pesquisa de Dimna e deCalila# Capítulo IVDe la pesquisa de Dimna; e es el capítulo del quequiere pro de si e daño de otro, que torna su facienda# Capítulo VDe la paloma collarada, e del galápago, e del gamo, edel cuervo; e es capítulo de los puros amigos# Capítulo VIDe los cuervos e de los búhos. Es ejemplo delCalila y Dimna : fábulas :antigua versión castellanaenemigo que muestra humildat e gran amor a suenemigo, e se somete fasta que se apodera dél, edespués le mata# Capítulo VIIDel galápago e del simio; e es capítulo del quedemanda la cosa antes que la recabde e después ladesampara# Capítulo VIIIDel religioso e del can; es el capítulo del home queface las cosas rabiosamente, e a que torna su facienda# Capítulo IXDel gato e del mur# Capítulo XDel rey Varamunt e del ave que dicen Catra# Capítulo XIDel rey Cederano e de su aguacil Belet e de su mugerHelbed# Capítulo XIIDel arquero e de la leona e del axara# Capítulo XIIIDel religioso e de su huésped# Capítulo XIVDel león e de anxahar religioso# Capítulo XVDel orebce e del simio e del castigo e de la culebra edel religioso# Capítulo XVIDel hijo del rey e del fidalgo e de sus compañeros# Capítulo XVIIDe las garzas e del zarapico# Capítulo XVIIIDe la golpeja e de la paloma e del alcaraván; e es elcapítulo del que da consejo a otro e non lo tiene para# Vocabulario

1 comentario:

nicolas barra dijo...

Hola me parece muy bueno tu blog, sigue adelante...
Para contacto: http://nicolas-barra.blogspot.com

AQUI TRABAJAMOS..., DURMIENDO ¡ NO MOLESTAR!

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME

-

ClickComments