.

.

.

.

Google+ Badge

.

EL ARTE OSCURO

↑ Grab this Headline Animator

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

miércoles, 10 de septiembre de 2008

CONTRADICCIONES DE LA BIBLIA -- ¿ES LA BIBLIA PALABRA DE DIOS?

CONTRADICCIONES DE LA BIBLIA
¿ES LA BIBLIA PALABRA DE DIOS?
_
Aurelio Mejía Mesa
Contradicciones de la Biblia
_
¿Es la Biblia palabra de Dios?
_
Muchas sectas y religiones la siguen al pie de la letra,
pero se repudian entre sí. ¿Qué han entendido mal?
Católicos, Pentecostales, Judíos, Testigos de Jehová, Iglesia Unalria, Jesucristo
de los Últimos Días, y fieles de muchas otras denominaciones, leen la
Biblia y creen entender que sólo ellos la interpretan como Jehová lo dispuso.
¿Por qué la supuesta palabra de Dios es tan confusa,
que causa más división que unión y amor entre sus lectores?
_
POR LOS FRUTOS LOS CONOCERÉIS
_
Es cierto que la Biblia ha servido de motivación e inspiración a muchos que consideramos
santos, hombres y mujeres, pero ello se puede atribuir al hecho que tiene textos
para todos los gustos: para los violentos, los vengativos, los culpables, las víctimas, los
pacíficos y los sumisos. Cada cual encuentra lo que quiere encontrar y lo motiva.
Allan Kardec en su libro "El Evangelio según el Espiritismo" (1864) anota lo siguiente:
"Es un hecho constatado que las guerras de religión han sido las más crueles y han hecho
más víctimas que las guerras políticas, y que en ninguna de éstas se han cometido
más actos de atrocidad y barbarie que en aquellas.
¿Acaso está la falta en la doctrina de Cristo? No, ciertamente, porque condena formalmente
toda violencia. ¿Dijo alguna vez a sus discípulos: id y matad, destrozad,
quemad a los que no crean lo que vosotros?" (Cruzadas - Inquisición) "No, sino que
les dijo todo lo contrario: Todos los hombres son hermanos y Dios es soberanamente
misericordioso; amad a vuestro prójimo, amad a vuestros enemigos y haced bien a los
que os persiguen... La responsabilidad no está, pues, en la doctrina de Jesús, sino en
los que la han interpretado falsamente y han hecho de ella un instrumento para servir
a sus pasiones."
_
CONTENIDO
_
Introducción
Primeras es criaturas
¿Quién fue Moisés?
¿Quiénes fueron David y Salomón?
¿Qué es la Biblia?
¿Existen los libros originales?
Hay varias Biblias
La división en capítulos y versos
¿Se puede aplicar la Biblia a los tiempos modernos?
Inconsistencias y contradiciones de la Biblia
¿En cuántos días hizo Dios la creación?
¿En cuál día hizo Dios la luz?
¿Fueron los árboles creados antes que el hombre?
¿Fueron las mujeres y los hombres creados en el mismo momento?
¿Vienen las aves del agua?
¿Cuántos animales había en el arca?
¿Cuántos días duró el diluvio?
¿Podemos tener esclavos?
¿Quién incitó a David a hacer el censo de Israel?
¿Cuántos años tenía Ocozías?
¿Podemos mentir?
¿Dios cambia de parecer?
¿Dios aprueba la venganza?

¿Podemos robar?

¿Podemos matar?
¿La fe nos salva?
¿Mical tuvo hijos?
¿Podemos hacer imágenes?
El día de reposo
¿Somos castigados por el pecado de nuestros padres?
¿Debemos mostrar las buenas obras?
¿Los hombres de Pablo escucharon una voz?
¿Alguien ha visto a Dios?
¿Dios pone tentaciones a la gente?
¿Dios nos juzga?
¿Dios acepta sacrificios humanos?
¿Dios vive en la luz?
¿Dios aprueba la prostitución?
¿Es Dios omnipotente?

¿Dios es bueno y malo?
¿Es Dios de paz o Dios de guerra?
¿Cuántos Dioses hay?
¿Cómo se llamó el abuelo paterno de Jesús?
¿Está permitido hacer juramento?
¿Qué pasó luego del nacimiento de Jesús?
¿Jesús tuvo hermanos?
¿Jesús era pacífico?
Si todos estaban dormidos, ¿quién vio y escuchó a Jesús?
¿Cuándo fue crucificado Jesús?
Inconsistencias con la muerte de Jesús
¿Todos somos pecadores?
¿Es la riqueza un impedimento?
¿Debemos obedecer la ley?
¿Es verdadero el testimonio de Jesús?
¿Podemos comer sangre?
Muerte de Judas
¿Hemos tenido otras vidas?
¿Podemos leer el Apocalipsis?
Supuesta opinión de Jesús sobre las Escrituras
¿Se debe hacer todo lo que la Biblia dice?
Lo que otros opinan de la Biblia
Cartas desde la Tierra, por Mark Twain
¿Es la Biblia palabra de Dios?
_
Introducción
_
El hombre es un ser racional por naturaleza. Analiza los hechos, juzga
las circunstancias y deduce las causas de los efectos, tratando siempre de encontrar una razón para todo aquello que lo afecta. Lógicamente, el resultado de sus apreciaciones ha dependido del nivel cultural o tecnológico del momento histórico, entre otros factores. Es así como ciertos grupos han llegado a concluir que su existencia está controlada por el fuego, el sol y la luna, o han imaginado la existencia de divinidades para explicar fenómenos que en su momento no han podido entender.
Algunos chinos de la antigüedad llamaron Tao, o fluir de la naturaleza, a lo que consideraron el origen de todo. Los judeo-cristianos lo denominaron Dios. Otros lo llaman Alá, Señor, Padre, Madre, Buda, Krishna, Prana o Energía Universal, pero en el fondo la idea es la misma, aunque el nombre sea diferente. Si hay un efecto, hay una causa que lo produce, y si el efecto es inteligente, la causa es de naturaleza inteligente. Creer que un vegetal, animal o ser humano es sólo un conjunto de células resultado del azar, es como aceptar que una obra maestra de la literatura se pudo haber formado al derramarse una sopa de letras.
Por la armonía de un conjunto organizado se evidencia la existencia de una inteligencia creadora, aunque no podamos imaginarla.
Si fueses el núcleo de un átomo, es decir, una minúscula esferita de materia alrededor de la cual giran electrones como si fuesen lunas alrededor de la Tierra, te darías cuenta que tu vecino más próximo, otro núcleo, está a una distancia considerable, como de la Tierra a Marte. Si fueses una célula, comprenderías que tu pequeño cuerpo está formado por millones de átomos, y pensarías que los otros seres son células como tú. Si fueses un microbio, tendrías tu cuerpo formado por millones de células y pensarías que todo tiene tamaño de microbio.
Como ser humano, sabes que tu cuerpo está formado por trillones de átomos, células y microbios, y no alcanzas a imaginar siquiera que puedes formar parte de otro cuerpo vivo mucho más gigante, como un cosmos.
Aunque seamos expertos en cuestiones marinas, por ejemplo, a un pez sería imposible explicarle cómo es el océano, o qué forma o qué tamaño tiene, a pesar de que éste pasa toda su vida inmerso en él. ¿Ahora comprendes cuan difícil es tener una idea acerca de cuál es la Causa Primera de todo cuanto existe?
_
Primeras escrituras
_
Antiguamente las leyendas y hechos históricos se transmitían oralmente de padres a hijos, hasta que el hombre desarrolló la escritura. Las primeras escrituras conocidas son los Vedas, o libros de ciencia, compilados y escritos en sánscrito hace unos 5.000 años en la India por Vyasa, autor de la epopeya Mahabharata.
Los Vedas son considerados libros sagrados por los seguidores de Krishna, una deidad india.
Muy posterior a los Vedas de la India, probablemente hace unos 3.000 años, se le atribuyen a Moisés, un líder judío, los libros Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio, los cuales también se denominan Pentateuco y constituyen la Ley (Torá) y la historia de los judíos o descendientes de Abraham, llamados así mismos pueblo de Dios, hebreos e israelitas. La tradición hace comenzar la historia hebrea en el momento en
que el patriarca Abraham abandonó Ur (Caldea), hacia el año 1870 antes de Cristo, probablemente durante el reinado del rey babilonio Hammurabi, para dirigirse con su clan hacia el sur, hasta el borde del desierto de Canaán, lugar desde el que, unos cien años más tarde, tendrían que partir forzados por el hambre hacia Egipto, guiados por el patriarca Jacob.
_
¿Quién fue Moisés?
_
De Moisés, el autor de la Ley judía, se dice que siendo un bebé fue abandonado por sus padres a la orilla del río Nilo en una canasta, para salvarlo de la matanza de todos los niños varones judíos ordenada por el faraón de Egipto, y que fue encontrado y adoptado por la hija del faraón, gracias a lo cual fue educado en la corte egipcia. Extrañamente esta leyenda coincide con una escrita cientos de años antes, referida al gobernante sumerio Sargón de Akkad (2334-2279 antes de Cristo), según la cual, al poco tiempo de nacer éste, fue depositado en una canasta de juncos y abandonado a su suerte en las aguas del río Eufrates hasta que fue rescatado por un aguador que le adoptó y crió.
A la edad de cuarenta años, Moisés tuvo que huir al desierto por haber matado a un egipcio que maltrataba a un hebreo. Después de muchas vicisitudes en su vida errante, dice que tuvo una aparición en la que Dios le ordenó que sacara a su pueblo Israel de la esclavitud de los egipcios, y lo condujera de Egipto a Canaán,cosa que hizo, aunque murió antes de llegar allí. Moisés se destacó como un legislador, moralista, guerrero, historiador y poeta, que contuvo y manipuló con preceptos atemorizantes a un pueblo naturalmente turbulento
e indisciplinado, para combatir abusos arraigados y prejuicios adquiridos durante la esclavitud en Egipto. Para revestir de autoridad sus leyes, optó por atribuirles origen divino, como lo hicieron todos los legisladores de los pueblos primitivos. Sólo la idea de un Dios terrible podía impresionar a hombres ignorantes, en quienes el sentido moral estaba aún poco desarrollado.
_
¿Quiénes fueron David y Salomón?
_
David es aquel pequeño mozuelo que supuestamente mató con su honda y una piedra al gigante Goliat, y que posteriormente fue nombrado rey de Israel. Un día, mientras su ejército luchaba contra los ammonitas, el rey David observaba desde la azotea de su palacio como se bañaba Betsabé, la hermosa esposa de Urías, uno de sus soldados. Como Urías se encontraba en la batalla, el rey hizo que le llevaran a Betsabé a su palacio y cometió adulterio con ella. Pero cuál no sería la sorpresa del adúltero cuando se enteró que ella había quedado embarazada.
Mandó llamar a Urías, esperando que pasara la noche con su esposa Betsabé y que después la gente pensara que él era el pa dre del niño. Aun que David lo invitó previamente a un jolgorio, en el cual hizo que se emborrachara, Urías rehusó dormir con ella. Ofuscado, el rey dio instrucciones secretas al comandante Joab: "Ponga a Urías en primera línea", esperando que lo mataran, como así ocurrió. Su viuda observó el
luto acostumbrado y David se casó luego con ella, antes que el pueblo se enterara que estaba en cinta. Pero el Profeta Natán se encargó de descubrirlo, propagando la palabra de Dios por medio de su boca: "Estoy levanta do contra ti calamidad procedente de tu propia casa". La calamidad no se hizo esperar: el niño de Betsabé murió.
Amnón, el primogénito de David, violó a su hermana media Tamara y fue asesinado por el hermano de ella. Absalón, hijo de David, intentó usurpar el trono y deshonró a su padre al cohabitar con sus concubinas.
La guerra civil finalizó con la muer te de Absalón, quien al huir, mientras pasaba bajo un árbol en el cual se enredó su abundante cabellera, fue atravesado por la lanza de un soldado que lo perseguía, contra las expresas instrucciones de su padre, lo cual lo entristeció grandemente. De las relaciones de David con Betsabé nació Salomón, quien posteriormente heredaría el trono de su padre, de manera no muy santa y gracias a las intrigas de su madre.
_
¿Qué es la Biblia?
_
A los libros de Moisés, y a los de otros autores considerados inspirados por Dios, antiguamente se les designaba con la expresión griega ta biblia, que significa «los libros», tomada del nombre del puerto Biblos, usado por los fenicios para exportar papiro, una especie de papel usado en ese tiem po para escribir. Fue así como en latín se hizo práctica común llamar biblia al conjunto de los libros sagrados de los judíos y los primeros cristianos, llamados por ellos «la Escritura», o «las Sagradas Escrituras».
La Biblia actual es una colección de libros o escritos de extensión, origen y contenido diversos, pertenecientes a unos 40 autores de épocas comprendidas en un período de unos 1600 años. La palabra Testamento designa la supuesta alianza o pacto entre Dios e Israel, el pueblo que se auto denomina elegido por Dios.
Los términos Antiguo y Nuevo Testamento sólo empezaron a usarse entre los cristianos a fines del siglo 2 después de Cristo. Se llama Antiguo a los textos relacionados con hechos anteriores a Jesucristo, y Nuevo a los escritos posteriores. Entre el Viejo y el Nuevo Testamento hay un espacio de unos 400 años.
La mayor parte del Nuevo Testamento son testimonios de personas que no conocieron a Jesús. Los escritos más cercanos a la época de Jesús fueron las epístolas de Pablo de Tarso, datadas entre el año 51 y el 67, quien no conoció a Jesús y perseguió a los cristianos hasta el año 37 (un año después de la crucifixión de Jesús). El evangelista Lucas, un ayudante de Pablo, tampoco conoció a Jesús. El Evangelio más antiguo sobre la vida de Jesús es el de Marcos, pero éste ni fue discípulo de Jesús ni le conoció directamente; para sus historias se basó en lo que le oyó relatar públicamente a Pedro. Mateo es el único que fue discípulo de
Jesús, pero su evangelio está copiado del de Marcos. El Evangelio de Juan y el Apocalipsis fueron escritos por un tal Juan el Anciano, un griego que se basó en textos hebreos y esenios, y en los recuerdos que obtuvo de Juan el Sacerdote, identificado como «el discípulo amado» de Jesús.
_
¿Existen los libros originales?
_
Suponemos que mucha parte de los textos de la Biblia fueron escritos en papel de papiro, un material hecho de algo como yerba larga, usando plumas de caña y tinta hecha con una mezcla de hollín y goma. El resto posiblemente fue escrito sobre pergamino, un material más duradero, hecho de piel de animales. Dada la naturaleza perecedera de estos materiales, se cree que hoy no existe ninguna de las escrituras originales de sus autores.
Lo más antiguo que hoy se tiene relacionado con el tema, son un rollo de lámina de cobre, unos rollos de cuero y muchos fragmentos, en contrados en 1947 en unas cuevas cerca del mar Muerto, en Palestina, en las ruinas de Qumran, una comunidad que parece haber sido destruida durante la sublevación general en Judea en los años 66 al 73 después de Cristo. Estos rollos manuscritos contienen inventarios de tesoros; reglas de la comunidad, algo parecidas a las que se narran en Hechos de los Apóstoles; manual de estrategia y tácticas de guerra; diseño, mobiliario, instalaciones, accesorios, y rituales del Templo de Jerusalén; salmos y comentarios a hechos del Antiguo Testamento.
_
Hay varias Biblias
_
La Biblia para los Judíos, Católicos y Protestantes es diferente, y de cada una hay variedad de traducciones y versiones, tal como la de Jacoben Hayyim (1525), la de los Setenta, La Biblia del Pueblo de Dios, La Sagrada Biblia, La Biblia de Jerusalén, Biblia Latinoamericana, Dios habla hoy, La Santa Bi blia, etc. Observe, por ejemplo, las primeras páginas de su Biblia, y encontrará que ha sido autorizada por tal Consejo Editorial,
Consejo Episcopal, Cardenal, etc., y que tal o pascual casa editora se considera dueña de los derechos, y que prohíbe la copia, como si fuesen textos cuyo contenido se puede manipular.
La Biblia Judía está formada por 39 libros escritos casi todos en Hebreo, con excepción de unos pocos textos en Arameo, y abarcan un largo período de la historia de los judíos, que se extiende probablemente desde el siglo 10 hasta el siglo 2 antes de Cristo. Se divide en tres partes: la Torá, o Ley, correspondiente a los cinco libros de Moisés; el Nebiim, o Profetas, dividida en Profetas Anteriores y Posteriores (Josué, Jueces, Samuel, Reyes, Isaías, Jeremías y Ezequiel, así como doce profetas menores, de Oseas a Malaquías);
el Ketubin, o Escritos (Salmos, Proverbios, Job, Cantar de los Cantares, Rut, Lamentaciones de Jeremías, Eclesiastés, Ester, Daniel, Esdras, Nehemías, Paralipómenos o Crónicas).
La Biblia Protestante consta de 66 libros divididos en dos secciones: el Viejo Testamento, formado por los mismos 39 libros de la Biblia Judía, aun que organizados en diferente orden, y 27 libros del Nuevo Testamento. Se incluyen aquí los Evangelios — cuatro versiones de la vida de Jesús—, Hechos de los Apóstoles —historia de los inicios de la cristiandad—, Epístolas —cartas de Pablo y otros autores a diferentes comunidades , para ser entendido sólo
por sus destinatarios—. Todos los libros del Nuevo Testamento fueron originalmente escritos en Griego, con excepción del Evangelio de Mateo, que lo fue en Arameo. El canon del Nuevo Testamento quedó establecido hacia el año 400 después de Cristo.
La Biblia Católica Romana tiene 73 libros divididos en Antiguo y Nuevo Testamento. La diferencia con la Protestante son 7 libros agregados al Viejo Testamento —Tobías, Judit, Macabeos, Sabiduría, Eclesiástico y Baruc—, así como adiciones a los libros existentes. La selección de los evangelios canónicos se realizó en el Concilio de Nicea (año 325). Los libros de la Biblia católica fueron aproba dos en el Concilio de Trento en 1546. Los libros agregados son llamados Apócrifos por los Protestantes, y Deuterocanónicos por los Católicos Romanos.
Una de las primeras traducciones de la Biblia al latín fue hecha por San Jerónimo a pedido del Papa Damaso I (366-384), y se le conoce como la Vulgata, que quiere decir Común. La primera edición impresa de la Vulgata la hizo Gutenberg en 1452. La mejor copia que existe de la Vulgata se conoce por el nombre Amiatinus, y fue hecha en Inglaterra por el año 1700. Luego se hizo un texto para los estudiantes de la Universidad de París, y se conoce como la Biblia Parisiana. Las primeras versiones en castellano fueron la Biblia de los judíos, o Biblia de Ferrara, impresa en 1553, y la publicada por Casiodoro de la Reina (1567-1569), corregida posteriormente por Cipriano de Valera (1602).
El texto que rige oficialmente en la Iglesia Latina es la Vulgata Clementina, publicado en 1593 por el Papa Clemente VIII, autorizada por el Concilio de Trento.
Puesto que no se tienen los textos originales de sus autores, cualquier omisión o error que los intermediarios hayan cometido en las primeras copias o traducciones se seguirá reproduciendo por quienes hacen nuevas copias o versiones.
_
La división en capítulos y versos es algo nuevo
_
La división de la Biblia en capítulos y versículos se hizo para facilitar las consultas y referencias. La Biblia Judía fue dividida originalmente en ciertas secciones para usarlas en el servi cio de la Sinagoga, y en el siglo 9 después de Cristo fue dividida en versos. El sistema moderno de capítulos para todos los libros fue introducido por Stephen Langton en 1214, y fue utilizado por primera vez en la Biblia Parisiana. La edición Stephaniana de 1555 es memorable porque fue la primera en usar números para los distintos versos de cada capítulo.
_
¿Se puede aplicar la Biblia a los tiempos modernos?
_
Es innegable el valor histórico y literario de la Biblia, pero es muy dis cu ti ble la autoría divina. En el Antiguo
Testamento, por ejemplo, se da la ima gen de un Dios guerrero que se complace en matar, que le agradan
los sa cri fi cios, que apoya sa queos, que es mutable, de luz y de tinieblas. Un Dios que per mi te for ni car a sus
ele gi dos y que ordena destruir como ollas de barro a los ene mi gos de Israel. En el Nuevo Testamento, al
con tra rio, se su gie re un Dios sumiso de amor y de perdón, que su pues ta men te se hace hom bre para enseñar
el amor a todos y el perdón a los enemigos. Un Dios que cambia de parecer en sólo tres mil años.
Es tal la con fu sión que puede generar la lectura de la Biblia, que el Papa Ino cen cio III (1198-1216) se
vio pre ci sa do a pro hi bir la para los fi e les de Fran cia. La res tric ción fue am plia da por el Papa Pío IV (1559-
1565) por el na ci mien to del Pro tes tan tis mo, el cual pro cla ma ba la libertad ili mi ta da para en ten der la Biblia,
ne gan do la autoridad de la Iglesia y de la Tra di ción. Clemente VIII (1592-1605), viendo aumentar el pe li gro,
dejó el asun to en manos de la In qui si ción, para torturar y matar a quienes no es tu vie sen de acuer do con lo
es ti pu la do por la Iglesia. Sólo a partir de hace muy po cos años le está per mi ti do a los católicos apos tó li cos
ro ma nos leer la Biblia.
_
Inconsistencias y contradicciones de la Biblia
_
¿Se equivocó Pablo en I Co rin tios 14:33, al decir que Dios no es au tor de confusión? Si nos basamos
en Corintios 14:8, cuando Pablo dice: «Si la trom pe ta die re so ni do in cier to, ¿quién se pre pa ra rá para la
ba ta lla? Así tam bién vosotros, si por la lengua no die reis pa la bra bien com pren si ble, ¿cómo se en ten de rá lo
que decís?», da la sensación de que Pablo sí se equivocó, o la idea que tenían los antiguos de Je ho vá estaba
errada. Las mu chas di vi sio nes entre los que leen la Biblia prue ba que ha estado pro du cien do "sonido incierto"
du ran te casi dos mil años. Al gu nos pueden ar gu men tar que el pro ble ma es re sul ta do de las li mi ta cio nes
hu ma nas, pero si leen la Bi blia con detenimiento, en con tra rán que tie ne cien tos de dis cre pan cias. Vea mos
algunas a continuación:
_
¿En cuántos días hizo Dios la creación?
_
En el idioma hebreo, como en el español, una misma palabra tiene di fe ren tes signifi cados, y puede ocurrir
que al hacer una traducción se tome más el aspecto literal que el sentido que el autor le quería dar. Tal es la
empleada en el Génesis para designar las fases de la creación, que fue traducida por día, y que popularmente se
ha tomado como equi va len te a 24 horas. Realmente cada fase puede equivaler a miles o mi llo nes de años.
Génesis 1:31 «Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde
y la ma ña na el día sexto.»
Contrario a:
Génesis 2:2 «Y acabó Dios en el día sép ti mo la obra que hizo; y re po só el día sép ti mo de toda la obra que
hizo.» Fuese lo uno o lo otro, la pregunta evidente es: ¿Quién estaba allí para medir el hecho? Si la res pues ta
es que Dios lo ha revelado, ¿por qué estos errores en su revelación?
_
¿En cuál día hizo Dios la luz?
_
Génesis 1:2-3 ase gu ra que Dios creó la luz y la se pa ró de las ti nie blas en el primer día, pero Gé ne sis 1:14-19
dice que el sol, la luna y las estrellas no fue ron hechos hasta el día cuarto.
¿Fueron los árboles creados antes que el hombre?
Génesis 1:12-31 «Produjo, pues, la tierra hierba verde... y árbol que da fruto... Y fue la tarde y la mañana
el día tercero... Pro duz can las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra... Y fue la tarde y
mañana el día quinto... Y creó Dios al hombre... varón y hembra los creó... Y fue la tarde y la mañana el
día sexto.»
Contrario a:
Génesis 2:5-9 «porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que
labrase la tierra, sino que subía de la tierra un vapor... Entonces Jehová Dios formó al hom bre del polvo de
la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida... Y Jehová Dios plantó un huer to en Edén, al oriente; y puso
allí al hombre que había formado. Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y
bueno para comer.»
_
¿Fueron las mujeres y los hom bres
creados en el mismo momento?
_
Génesis 1:27 «Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creó; varón y hembra los creó.»
Contrario a:
Génesis 2:18,23 «Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.
Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para
que viese cómo las había de llamar... Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer... Dijo
entonces Adán: Esto es aho ra hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será lla ma da Varona, por que
del varón fue tomada.» Si Adán y Eva tuvieron dos hijos varones, Caín y Abel (Génesis 4:1,2), ¿cómo
tuvieron des cen den cia? ¿Co me tie ron pecado de incesto con su madre o posibles her ma nas?
_
¿Vienen las aves del agua o de la tierra?
_
Génesis 1:20 «Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, y en la
abierta expansión de los cielos.»
Contrario a:
Génesis 2:19 «Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del cam po, y toda ave de los cielos, y las
trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar.»
_
¿Cuántos animales de cada uno había en el arca?
_
Génesis 7:8-9 «De los ani ma les limpios, y de los animales que no eran limpios, y de las aves, y de todo lo
que se arras tra sobre la tierra, de dos en dos en tra ron con Noé en el arca; macho y hem bra, como man dó
Dios a Noé.»
Génesis 6:19 «Y de todo lo que vive, de toda carne, dos de cada especie meterás en el arca.»
Génesis 7:15 «Vinieron, pues, con Noé al arca, de dos en dos de toda carne en que había es pí ri tu de
vida.»
Contrario a:
Génesis 7:2 «De todo animal limpio tomarás siete parejas, ma cho y su hembra; más de los animales que no
son limpios, una pareja, el macho y su hembra.»
_
¿Cuántos días duró el diluvio?
_
Génesis 7:17 dice que el di lu vio duró cuarenta días, pero Gé ne sis 8:3 dice que duró cien to cincuenta. Géne
sis 8:4 afi r ma que, cuan do las aguas del diluvio decrecieron, el Arca de Noé re po só sobre los mon tes de
Ararat en el mes sép ti mo, pero en el ver sí cu lo que está a con ti nua ción dice que las cimas de los montes sólo
se des cu brie ron en el décimo mes. Génesis 8:13 afi rma que las aguas se secaron sobre la tierra el pri mer día
del pri mer mes, pero Gé ne sis 8:14 dice que la tie rra se secó a los vein ti sie te días del se gun do mes.
Si Dios hizo el Di lu vio para destruir la maldad que el supuesto De mo nio ha bía in fun di do en los hom bres,
¿por qué la maldad siguió? ¿Acaso el Dios de la Biblia no es in fi ni ta men te poderoso y sa bio? ¿Es esta narración
de la Biblia el plagio de una leyenda sumeria mucho más antigua, co no ci da como el «Ciclo de Ziusudra»?
Tal leyenda dice que los dioses deciden destruir a la humanidad a causa de las muchas culpas cometidas por
ésta. Sin embargo, el dios Enki advierte de esto al rey Ziusudra de Shuruppak, y le ordena construir una nave
para que pueda salvarse con su familia, junto con animales y plantas de todas clases. El diluvio se produjo,
y des pués de siete días y siete noches, cesó y Ziusudra pudo salir de la barca.
_
¿Podemos tener es cla vos?
_
Levítico 25:44-46 «Así tu es cla vo como tu esclava que tu vie res, serán de las gentes que están en vues tro alrededor;
de ellos po dréis comprar es cla vos y es cla vas. También podréis comprar de los hijos de los fo ras te ros
que viven entre vo so tros, y de las fa mi lias de ellos nacidos en vuestra tierra, que están con vo so tros, los cuales
podréis tener por po se sión. Y los podréis dejar en herencia para vuestros hijos después de vosotros.»
Génesis 9:25 «Y Noé dijo: Maldito sea Canaán; sier vo de siervos será a tus hermanos... Y sea Canaán su
siervo.»
Éxodo 21:2,7 «Si comprares siervo hebreo, seis años ser vi rá... Si su amo le hubiere dado mujer, y ella le
diere hijos o hijas, la mujer y sus hijos se rán de su amo... y su amo le horadará la oreja con lezna, y será
su siervo para siempre.»
Joel 3:8 «Y venderé vuestros hijos y vuestras hijas a los hi jos de Judá, y ellos los ven de rán a los sabeos,
nación le ja na; porque Jehová ha ha bla do.»
Lucas 12:47,48 Está hablando Jesús: «Aquel siervo que co no cien do la voluntad de su se ñor, no se pre pa ró,
ni hizo con for me a su voluntad, re ci bi rá mu chos azotes. Mas el que sin co no cer la hizo cosas dig nas de
azotes, será azotado poco.»
Colosenses 3:22 «Siervos, obe de ced en todo a vues tros amos te rre na les.»
Contrario a:
Isaías 58:6 «Desatar las ligaduras de impiedad, sol tar las cargas de opre sión, y dejar libres a los que bran -
ta dos, y que rompáis todo yugo.»
Mateo 23:9 «y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra.»
_
¿Quién incitó a David a hacer el censo de Israel?
_
II Sa muel 24:1-17 «Volvió a encenderse la ira de Jehová contra Israel, e incitó a David contra ellos a
que dijese: Ve, haz un censo de Israel y de Judá. Y dijo el rey a Joab, general del ejército que estaba con
él: Recorre ahora todas las tribus de Israel, desde Dan hasta Beerseba, y haz un cen so del pueblo, para
que yo sepa el número de la gente... Después que David hubo censado al pueblo, le pesó en su corazón; y
dijo David a Jehová: Yo he pecado gravemente por haber hecho esto... Y Jehová envió la peste sobre Israel
desde la mañana hasta el tiempo señalado; y mu rie ron, desde Dan hasta Beerseba, setenta mil hombres. Y
cuando el ángel extendió su mano sobre Jerusalén para destruirla, Jehová se arrepintió de aquel mal... Y
David dijo a Jehová, cuando vio al ángel que destruía al pueblo: Yo pequé, yo hice la maldad; ¿qué hicieron
estas ovejas? »
Contrario a:
I Cró ni cas 21:1 «Pero Satanás se levantó contra Israel, e incitó a David a que hiciese censo de Israel.»
_
¿Cuántos años tenía Ocozías?
_
II Reyes 8:26 «De veintidós años era Ocozías cuan do co men zó a rei nar, y reinó un año en Jerusalén.»
Contrario a:
II Crónicas 22:2 «Cuando Ocozías comenzó a rei nar era de cua ren ta y dos años.»
_
¿Podemos mentir?
_
Éxodo 20:16 «No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.»
Proverbios 12:22 «Los labios mentirosos son abo mi na ción a Je ho vá.»
Contrario a:
I Reyes 22:23 «Y ahora, he aquí Jehová ha puesto espíritu de mentira en la boca de todos tus pro fe tas»
II Tesalonicenses 2:11 «Por esto Dios les envía un poder en ga ño so, para que crean la mentira.»
Juan 7:8 «Subid vosotros a la fi esta; yo no subo to davía a esa fi esta, porque mi tiempo aún no se ha cumplido...
Pero después que sus her ma nos habían subido, entonces Jesús también subió a la fi esta, no abier ta men te,
sino como en secreto.»
Josué 2:4-6, en el episodio de los dos espías de Is rael enviados por Josué a Jericó, con la intención de ata car
posteriormente esta ciudad amu ra lla da, los cuales fueron protegidos por Rahab, una prostituta men ti ro sa:
«Pero la mujer había tomado a los dos hom bres y los había escondido; y dijo: Es verdad que unos hom bres
vi nie ron a mí, pero no supe de dónde eran. Y cuando se iba a cerrar la puerta, sien do ya os cu ro, esos hombres
se sa lie ron y no sé a dón de han ido; seguidlos aprisa, y los alcanzaréis.»
Santiago 2:25 «Asimismo también Rahab la ra me ra, ¿no fue jus ti fi ca da por obras, cuando recibió a los mensajeros
y los envió por otro camino?»
_
¿Dios cambia de parecer?
_
Malaquías 3:6 «Porque yo Jehová no cambio.»
Números 23:19 «Dios no es hombre, para que mien ta.»
Ezequiel 24:14 «Yo Jehová he hablado; vendrá, y yo lo haré. No me vol ve ré atrás, ni tendré mi se ri cor dia,
ni me arrepentiré.»
Santiago 1:17 «del Pa dre de las luces, en el cual no hay mu dan za, ni sombra de variación.»
II Reyes 20:1-7 «Jehová dice así: Ordena tu casa, porque mo ri rás, y no vivirás... Y dijo Isaías: To mad masa
de higos. Y to mán do la, la pu sie ron sobre la llaga, y sanó.» ¿Acaso Isaías hizo cam biar de pa re cer a Dios?
Contrario a:
Éxodo 32:14 «Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que ha bía de hacer a su pueblo.»
I Samuel 15:10,11 «Y vino palabra de Jehová a Sa muel, di cien do: Me pesa haber puesto por Rey a Saúl.»
Génesis 6:6,7 «Y se arrepintió Jehová de haber he cho hom bre en la tie rra, y le dolió en su corazón. Y dijo
Jehová: Des trui ré de sobre la faz de la tie rra a los hombres que he crea do, desde el hombre hasta la bestia,
y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arre pien to de haberlos he cho.»
Jonás 3:10 «Y vio Dios lo que hicieron... y se arre pin tió del mal que había dicho que les haría.»
Números 16:20-35,44-50 «Y Jehová habló a Moi sés y a Aarón, di cien do: Apartaos de entre esta con gre -
ga ción, y los consumiré en un mo men to. Y ellos se pos tra ron sobre sus rostros, y dijeron: Dios, Dios de los
espíritus de toda carne, ¿no es un solo hom bre el que pecó? ¿Por qué airarte con tra toda la con gre ga ción?.
En ton ces Jehová habló a Moisés, di cien do: Habla a la con gre ga ción y diles:...» Al fi nal Je ho vá sólo mató
a de ter mi na das familias.
Génesis 18:23-33, donde Abra ham logra que Dios cambie de pa re cer acer ca del mínimo nú me ro de bue nas
personas en Sodoma que se re quie ren para evi tar la destrucción, ba ján do lo de cin cuen ta a diez. Pero de todos
modos destruyó la ciudad.
_
¿Dios aprueba la ven gan za?
_
Éxodo 21:23 «Mas si hubiere muerte, entonces pa ga rás vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano
por mano, pie por pie, quemadura por que ma du ra, herida por herida, golpe por golpe.»
Deuteronomio 32:35 «Mía es la venganza y la re tri bu ción. A su tiem po su pie resbalará.»
Salmos 94:1 «Jehová, Dios de las venganzas.»
Contrario a:
Mateo 5:38,44 «Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente, pero yo —Jesús— os digo: No
re sis táis al que es malo; antes, a cual quie ra que te hie ra en la mejilla derecha, vuélvele también la otra...
Oís teis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y abo rre ce rás a tu ene mi go. Pero yo os digo: Amad a vues tros
ene mi gos, ben de cid a los que os mal di cen.»
Levítico 19:18 «No te ven ga rás, ni guardarás ren cor a los hijos de tu pueblo, sino ama rás a tu pró ji mo
como a ti mis mo. Yo Je ho vá.»
_
¿Podemos robar?
_
Éxodo 20:15 «No hurtarás.»
Contradicciones de la Biblia - Aurelio Mejía - 14
Levítico 19:13 «No oprimirás a tu prójimo, ni le robarás.»
Contrario a:
Éxodo 3:22 «Sino que de man da rá cada mujer a su vecina y a su hués pe da alhajas de pla ta, vasos de oro, y
vestidos, los cuales pondréis sobre vues tros hijos y vuestras hijas; y des po ja réis a Egipto.»
Éxodo 12:35-36 «E hicieron los hijos de Israel con for me al man da mien to de Moisés, pi dien do de los egipcios
alhajas de pla ta, y de oro, y ves ti dos... así despojaron a los egip cios.»
_
¿Podemos matar?
_
Éxodo 20:13 «No matarás.»
Mateo 5:21 «Oísteis que fue dicho a los antiguos: No ma ta rás; y cual quie ra que matare será culpable de
juicio.»
Levítico 24:17 «Asi mis mo el hombre que hiere de muerte a cual quie ra per so na, que sufra la muerte.»
Contrario a:
Éxodo 21:20 «Y si alguno hiriere a su siervo o a su sierva con palo, y muriese bajo su mano, será cas ti ga do;
mas si sobreviviese por un día o dos, no será castigado, porque es de su propiedad.»
Éxodo 32:27 «Y él les dijo: Así ha dicho Jehová, el Dios de Is rael: Poned cada uno su espada sobre su
muslo; pasad y volved de puerta a puerta por el cam pa men to, y matad cada uno a su hermano, y a su amigo,
y a su pariente.»
Salmos 2:8,9 «Pídeme que te de las na cio nes como herencia y hasta el último rincón del mundo en propiedad,
y yo te los daré. Con cetro de hierro destrozarás a los re yes; ¡los harás pedazos como a ollas de ba rro!»
I Sa muel 6:19 «Entonces Dios hizo morir a los hom bres de Bet-semes, porque habían mirado dentro del
arca de Jehová; hizo mo rir del pue blo a cincuenta mil setenta hombres. Y llo ró el pueblo por que Je ho vá lo
había herido con tan gran mortandad.»
I Sa muel 15:2,3,7,8 «Así ha dicho Je ho vá de los ejér ci tos: Yo cas ti ga ré lo que hizo Amalec a Israel al oponérsele
en el camino cuando subía de Egipto. Ve, pues, y hie re a Amalec, y des tru ye todo lo que tiene, y no
te apia des de él; mata a hom bres, mu je res, ni ños, y aun los de pecho, va cas, ove jas, ca me llos y asnos.»
Números 15:36 «Entonces lo sacó la congregación fuera del cam pa men to, y lo apedrearon, y murió, como
Jehová mandó a Moi sés.»
Oseas 13:16 «Samaria será asolada, porque se re be ló contra su Dios; caerán a espada; sus niños se rán
estrellados, y sus mujeres em ba ra za das serán abiertas.»
Hechos 10:13 «Y le vino una voz: Levántate, Pedro, mata y come.»
Hechos 4:32, 5:1-10 «Y dijo Pe dro: Ananías, ¿por qué llenó Sa ta nás tu corazón para que mintieses al Espíritu
Santo... No has mentido a los hom bres sino a Dios. Al oír Ananías estas pa la bras, cayó y expiró... Y
le van tán do se los jóvenes, lo envolvieron, y sa cán do lo, lo sepultaron. Pa sa do un lapso como de tres ho ras,
su ce dió que entró su mu jer, no sabiendo lo que había acontecido. En ton ces Pedro le dijo: Dime, ¿ven dis teis
en tan to la he re dad? Y ella dijo: Sí, en tanto. Y Pedro le dijo... He aquí a la puerta los pies de los que han
se pul ta do a tu ma ri do, y te sacarán a tí tam bién. Al ins tan te ella cayó a los pies de él y ex pi ró.»
_
¿La fe nos salva?
_
Efesios 2:8,9 «Porque por gra cia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;
no por obras, para que nadie se glorie.»
Romanos 3:20,28 «ya que por las obras de la ley nin gún ser hu ma no será justifi cado de lan te de él... Conclui
mos, pues, que el hom bre es jus ti fi ca do por fe sin las obras de la ley.»
Gálatas 2:16 «Sabiendo que el hombre no es jus ti fi ca do por las obras de la ley, sino por la fe de Je su cris to,
nosotros tam bién hemos creído en Je su cris to, para ser justifi cados por la fe de Cris to y no por las obras de
la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será jus ti fi ca do.».
Contrario a:
Santiago 2:24 «Vosotros veis, pues, que el hombre es jus ti fi ca do por las obras, y no so la men te por la fe.»
Mateo 19:16-21 «Entonces vino uno y le dijo: Maes tro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eter na? Y
Jesús le dijo . . . guarda los man da mien tos. . . . El joven le dijo: Todo esto he guar da do desde mi ju ven tud.
¿Qué más me falta? Je sús le dijo: Si quie res ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los po bres, y
tendrás tesoro en el cielo.»
_
¿Mical tuvo hijos?
_
II Samuel 6:23 «Y Mical, hija de Saúl, nunca tuvo hijos has ta el día de su muerte.»
Contrario a:
II Samuel 21:8 «y a cinco hi jos de Mical, hija de Saúl, los cuales ella había tenido de Adriel.»
¿Podemos hacer imágenes?
Éxodo 20:4 «No te harás imagen, ni ninguna se me jan za de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la
tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te in cli na rás a ellas, ni las honrarás.»
Levítico 26:1 «No haréis para vosotros ídolos, ni escultura, ni os le van ta réis estatua, ni pondréis en vuestra
tierra piedra pintada para in cli na ros a ella.»
Deuteronomio 27:15 «Maldito el hombre que hi cie re escultura o ima gen de fundición.»
Jeremías 2:26-27 «Como se avergüenza el ladrón cuando es des cu bier to, así se aver gon za rá la casa de
Israel, ellos sus reyes, sus prín ci pes, sus sa cer do tes y sus profetas, que dicen a un leño: Mi padre eres tú.»
Contrario a:
Éxodo 25:18 «Harás también dos querubines de oro; la bra dos a mar ti llo los harás en los dos extremos del
pro pi cia to rio.»
I Reyes 7:15,16,23,25 «Y va ció dos columnas de bron ce... y cuan do hubo alzado la co lum na del lado derecho,
le puso por nombre Jaquím, y al zan do la columna del lado izquierdo, llamó su nom bre Boaz... Y des can sa ba
sobre doce bueyes; tres miraban al nor te; tres mi ra ban al occidente... sobre es tos se apo ya ba el mar.»
_
El día de reposo
_
Éxodo 31:15 «Cualquiera que trabaje en el día de reposo, cier ta men te morirá.»
Números 15:32,36 «Estando los hijos de Israel en el de sier to, ha lla ron a un hombre que recogía leña en el
día de re po so. Y los que le hallaron re co gien do leña, lo trajeron a Moi sés y a Aarón, y a toda la con gre ga ción;
y lo pusieron en la cárcel, porque no es ta ba de cla ra do qué se le había de hacer. Y Jehová dijo a Moi sés:
Irre mi si ble men te muera aquél hom bre; apedréelo toda la congregación fuera del cam pa men to.»
Éxodo 20:8 «Acuérdate del día de reposo para san ti fi car lo.»
Contrario a:
Isaías 1:13 «No me traigáis más vana ofrenda; el in cien so me es abo mi na ción; luna nueva y día de re po so,
el convocar asambleas no lo puedo sufrir; son ini qui dad vuestras fi estas solemnes.»
Juan 5:16-17 «Y por esta causa los Judíos per se guían a Jesús, y pro cu ra ban matarle, porque hacía estas
co sas en el día de re po so. Y Jesús les res pon dió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo.»
Colosenses 2:16 «Por lo tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fi esta, luna
nueva o días de reposo.»
_
¿Somos castigados por el pecado de nues tros padres?
_
Éxodo 20:5 «porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los pa dres sobre los hijos
hasta la tercera y cuarta ge ne ra ción de los que me aborrecen». (Re pe ti do en Deu te ro no mio 5:9)
Éxodo 34:6,7 «Jehová fuerte, misericordioso y pia do so; tar do para la ira... que perdona la iniquidad, la
rebelión y el pecado... que visita la ini qui dad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos,
hasta la tercera y cuarta generación.»
I Corintios 15:22 «Porque así como en Adán todos mueren...»
Contrario a:
Ezequiel 18:20 «El alma que pecare, esa morirá; el hijo no lle va rá el pecado del padre, ni el padre lle va rá
el pecado del hijo.»
Deuteronomio 24:16 «Los padres no morirán por los hijos, ni los hijos por los padres; cada uno mo ri rá
por su pecado.»
_
¿Debemos mostrar las buenas obras?
_
Mateo 5:16 «Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras.»
I Pedro 2:12 «manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gen ti les; para que en lo que mur mu ran
de vosotros como de mal he cho res, glo ri fi quen a Dios en el día de la visitación, al con siderar vuestras buenas
obras.»
Contrario a:
Mateo 6:1-4 «Guardaos de hacer vuestra justicia de lan te de los hom bres, para ser vistos de ellos, de otra
manera no tendréis re com pen sa de vues tro Pa dre que está en los cielos. Cuando, pues, des li mos na, no
ha gas tocar trompeta delante de ti... Mas cuan do des limosna, no sepa tu iz quier da lo que hace tu de re cha,
para que sea tu limosna en se cre to.»
Mateo 23:3,12 «mas no hagáis conforme a sus obras, porque di cen, y no hacen... Antes hacen to das sus
obras —los fariseos— para ser vistos por los hom bres... Porque el que se enal te ce será hu mi lla do, y el que
se hu mi lla será enaltecido.»
_
¿Los hombres de Pablo escucharon una voz?
_
Hechos 22:9 Pablo dice que, cuando iba por un ca mi no, fue enceguecido por una luz y haber es cu cha do la
voz de Jesús que le dijo: «Sau lo, Sau lo, ¿por qué me per si gues?... Le ván ta te y en tra en la ciu dad, y se te
dirá lo que debes ha cer», y que los hom bres que es ta ban con él es cu cha ron la voz pero no vie ron a nadie:
«Y los que estaban conmigo vie ron a la verdad la luz, y se espantaron; pero no entendieron la voz del que
hablaba con mi go.»
Contrario a:
Hechos 9:7 «Y los hom bres que iban con Sau lo se pararon ató ni tos, oyen do a la ver dad la voz, mas sin ver
a nadie.»
_
¿Alguien ha visto a Dios?
_
Juan 1:18 «A Dios nadie le vio jamás.»
Éxodo 33:20 «Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá.»
Juan 6:46 «No que alguno haya visto al Padre, sino aquél que vino de Dios; éste ha visto al Pa dre.»
I Juan 4:12 «Nadie ha visto jamás a Dios.»
Contrario a:
Génesis 32:30 «Vi a Dios cara a cara.»
Éxodo 33:11 «Y hablaba Je ho vá a Moisés cara a cara, como ha bla cual quie ra a su com pa ñe ro.»
Isaías 6:1 «vi yo al Señor sen ta do sobre un trono alto y su bli me, y sus faldas llenaban el templo.» Esta más
bien parece la des crip ción de la vi sión de un OVNI y sus tripulantes.
Job 42:5 «De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven.»
¿Dios pone tentaciones a la gen te?
Santiago 1:13 «Cuando al gu no es tentado, no diga que es ten ta do de parte de Dios; por que Dios no pue de
ser tentado por el mal, ni él tienta a na die.»
Contrario a:
Génesis 22:1 «Aconteció des pués de estas cosas, que probó Dios a Abra ham.»
¿Dios nos juzga?
Juan 5:22 «Porque el Padre a nadie juzga.»
Contrario a:
Judas 14,15 «He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de mi lla res, para hacer juicio contra todos.»
Proverbios 29:26 «Mas de Jehová viene el juicio de cada uno.»
Hebreos 9:27 «Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después
de esto el juicio.»
Éxodo 12:12 «Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra
de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egip to.
Contradicciones de la Biblia - Aurelio Mejía - 19
Yo Jehová.» Lástima que la idea que tenían los antiguos era la de un Dios más de muerte, de miedo y de
venganza, que la de un Dios de amor y de per dón, como nos enseña Jesús. Evidentemente el Antiguo y el
Nuevo Tes ta men to presentan dos imágenes diferentes de lo que pue de ser Dios. Cada uno es libre de creer
lo que quiera.
_
¿Dios acepta sacrifi cios hu ma nos?
_
Deuteronomio 12:31 «No harás así a Jehová tu Dios; porque toda cosa abominable que Jehová abo rre ce,
hicieron ellos a sus dioses; pues aun a sus hijos y a sus hijas quemaban en el fuego a sus dio ses.»
Jeremías 7:22, Dios dice: «Porque no hablé yo con vues tros pa dres, ni nada les mandé acerca de ho lo caus tos
y de víc ti mas..».
Contrario a:
Génesis 22:1,2 «probó Dios a Abraham, y le dijo: ... Toma aho ra tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y
vete a tierra de Moriah, y ofré ce lo allí en ho lo caus to sobre uno de los mon tes que yo te diré.»
Éxodo 22:29,30 «No demorarás la primicia de tu co se cha ni de tu la gar. Me darás el primogénito de tus
hijos. Lo mismo harás con el de tu buey y de tu oveja; siete días estará con su madre, y al octavo día me lo
darás.» Cuestionamos la supuesta persecución de Herodes a los primogénitos, pero vemos que aquí estamos
ante un caso similar, atribuido supuestamente al mismo Jehová.
Jueces 11:30-39 «Y Jefté hizo voto a Jehová, di cien do: Si en tre ga res a los amonitas en mis manos, cual quiera
que saliere de las puertas de mi casa a re ci bir me, cuando regrese victorioso de los amonitas, será de Je ho vá,
y lo ofreceré en holocausto... los de rro tó con muy grande es tra go. Así fue ron so me ti dos los amonitas por los
hijos de Is rael. En ton ces volvió Jefté a Mizpa, a su casa; y he aquí su hija que salía a re ci bir le con pan de ros
y danzas, y ella era sola, su única hija... Ella en ton ces le respondió: Padre mío, si le has dado palabra a
Je ho vá, haz de mí conforme a lo que pro me tis te, ya que Jehová ha hecho venganza en tus ene mi gos los hijos
de Amón... Pa sa dos los dos meses volvió a su pa dre, quien hizo de ella con for me al voto que había he cho.»
¿Será que Dios no es tam bién Pa dre Crea dor tam bién de los amonitas, como para hacer alian za con Jefté
y ayu dar a de rro tar los? Además, en otras partes de la Biblia dice que no está per mi ti do hacer ju ra men to, y
Jefté lo hizo.
II Samuel 21:8-14 «Pero tomó el rey —David— a dos hijos de Rizpa hija de Aja, los cuales ella había tenido
de Saúl... y a cinco hijos de Mical hija de Saúl... y los entregó en manos de los gabaonitas, y ellos los
ahorcaron en el monte delante de Jehová.»
Hebreos 10:10-12 «En esa vo lun tad somos san ti fi ca dos me dian te la ofren da del cuerpo de Jesucristo hecha
una vez para siempre. Y cier ta men te todo sa cer do te está día tras día ministrando y ofre cien do mu chas veces
los mismos sa cri fi cios, que nunca pue den quitar los pe ca dos.»
I Corintios 5:7 «Limpiaos, pues, de la vieja le va du ra, para que seáis nueva masa, sin le va du ra como sois;
porque nues tra pas cua, que es Cris to, ya fue sacrifi cada por nosotros.».
_
¿Dios vive en la luz?
_
I Timoteo 6:15-16 «Rey de re yes, y Señor de se ño res, el úni co que tiene inmortalidad, que habita en luz
inaccesible; a quien nin gu no de los hom bres ha visto ni puede ver.»
Santiago 1:17 «todo don per fec to desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mu dan za
ni sombra de variación.»
Juan 12:35 «Entonces Jesús les dijo: Aún por un poco está la luz entre vosotros.»
Job 18:18 «De la luz será lan za do a las tinieblas, y echado fuera del mundo.»
Daniel 2:22 «El revela lo pro fun do y lo escondido; conoce lo que está en tinieblas, y con él mora la luz.»
Ver también Salmos 143:3, II Corintios 6:14 y Hebreos 12:18-22
Contrario a:
I Reyes 8:12 «Entonces dijo Salomón: Jehová ha dicho que él ha bi ta ría en la oscuridad.» (Re pe ti do en II
Cró ni cas 6:1)
II Samuel 22:12 «Puso ti nie blas por su escondedero alrededor de sí: oscuridad de aguas y densas nubes.
»
Salmos 18:11 «Puso tinieblas por su escondedero, por cortina suya al re de dor de sí.»
Salmos 97:1-2 «Jehová reina... Nubes y oscuridad alrededor de él.»
_
¿Dios aprueba la prostitución?
_
Oseas 1:2-9 Según Oseas, Jehová permite tener relaciones con una pros ti tu ta para vengarse de ciertas familias:
«Dijo Je ho vá a Oseas: Ve, tó ma te una mu jer fornicaria, e hi jos de for ni ca ción... Fue, pues, y tomó a Gomer
hija de Diblaim, la cual con ci bió y le dio a luz un hijo. Y le dijo Jehová: Ponle por nombre Jezreel; porque
de aquí a poco yo cas ti ga ré la casa de Jehú por causa de la sangre de Jezreel... Concibió otra vez, y dio a
luz una hija. Y le dijo Dios: Ponle por nom bre Lo-ruhama, porque no me compadeceré más de la casa de
Israel, sino que los qui ta ré del todo... Después concibió y dio a luz un hijo. Y dijo Dios: Ponle por nombre
Lo-ammi, porque vosotros no sois mi pue blo, ni yo seré vuestro Dios.»
Oseas 3:1 «Me dijo otras vez Jehová: Ve, ama a una mujer amada de su compañero, aunque adúltera... La
compré entonces para mí por quince siclos de plata y un homer y medio de cebada. Y le dije: Tú serás mía
durante muchos días.»
Contrario a:
Oseas 2:3,4 «no sea que yo la despoje y desnude —a Gomer—, la pon ga como el día en que nació, la haga
como un desierto, la deje como la tierra seca, y la mate de sed. Ni tendré misericordia de sus hijos, por que
son hijos de prostitución.»
_
¿Es Dios omnipotente?
_
Jeremías 32:27 «He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿Ha brá algo que sea difícil para mí?.»
Mateo 19:26 «Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hom bres esto es imposible; mas para Dios todo es
posible.»
Contrario a:
Jueces 1:19 «Y Jehová estaba con Judá, quien arro jó a los de las mon ta ñas; mas no pudo arro jar a los que
habitaban en los lla nos.»
¿Dios es bueno y malo?
Salmos 145:9 «Bueno es Jehová para con todos.»
Contrario a:
Isaías 45:6,7 «yo Jehová, y ninguno más que yo, que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y
creo la adversidad.»
Lamentaciones 3:38 «¿De la boca del Altísimo no sale lo malo y lo bue no?»
Jeremías 18:11 «Así ha dicho Jehová: He aquí que yo dispongo mal con tra vosotros, y trazo contra vo so tros
designios.»
Ezequiel 20:25,26 «Por eso yo también les di es ta tu tos que no eran bue nos, y decretos por los cuales no
podrían vivir. Y los con ta mi né en sus ofrendas cuan do hacían pasar por el fue go a todo pri mo gé ni to, para
de so lar los y hacerles saber que yo soy Jehová.»
¿Es Dios de paz o Dios de guerra?
Romanos 15:33 «El Dios de paz.»
Isaías 2:4 «y volverán sus es pa das en rejas de ara do, y sus lanzas en hoces; no alzará es pa da nación contra
nación, ni se adies tra rán más con tra la guerra.»
Contrario a:
Joel 3:9-10 «Proclamad gue rra, despertad a los va lien tes, acér quen se, vengan todos los hombres de guerra.
Forjad es pa das de vuestros aza do nes, lan zas de vuestras hoces.»
Éxodo 15:3 «Jehová es varón de guerra.»
¿Cuántos Dioses hay?
Deuteronomio 6:4 «Oye, Is rael: Jehová nuestro Dios, Je ho vá uno es.»
Contrario a:
I Juan 5:7 «Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Pa dre, el Verbo y el Espíritu Santo.» La
idea de la Trinidad, según la cual "los tres somos uno", nada aclara, porque es una idea más con tra dic to ria
que el problema que pretende resolver.
Génesis 15:11 «¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses?»
Génesis 18:11 «Ahora sé bien que Yavé es más grande que todos los dioses»
Génesis 1:26 «Entonces dijo Dios: Hagamos al hom bre a nuestra ima gen, conforme a nuestra se me jan za;
y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo ani mal
que se arrastra sobre la tierra.»
Génesis 3:22 «Y dijo Jehová Dios: He aquí el hom bre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el
mal.»
_
¿Cómo se llamó el abuelo paterno de Jesús?
_
Se nos ha dicho que Jesús fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, como pasa un rayo de luz
a través de un cristal, "sin romperlo ni mancharlo", lo cual signifi ca que no tuvo padre carnal ni herencia
bio ló gi ca por ese lado, y sin embargo en la Bi blia encontramos que a Jesús lo vinculan por medio de José con
el árbol genealógico del rey David, pero con contradicciones im per do na bles para un pueblo como el judío,
que mantenía fi el registro de sus ancestros. Mateo 1:16 afi r ma que el nom bre del pa dre de José fue Jacob,
mien tras que Lu cas 3:23 dice que su nom bre fue Elí. Mateo dice que hubo 28 ge ne ra cio nes en tre Je sús y
el Rey Da vid, pero Lucas re por ta que el número fue 41. Mateo afi rma que la línea de Jesús des cien de de
Sa lo món hijo de Da vid, pero Lu cas ase gu ra que fue a tra vés de Natán hijo de David.
_
¿Está permitido hacer juramento?
_
Números 30:2 «Cuando al gu no hiciere voto a Je ho vá, o hi cie re ju ra men to ligando su alma con obli ga ción,
no que bran ta rá su palabra; hará con for me a todo lo que salió de su boca.»
Génesis 21:22-24,31 «júrame aquí por Dios, que no faltarás a mí, ni a mi hijo ni a mi nie to... Y res pon dió
Abraham: Yo juraré... Por esto llamó a aquel lugar Beerseba ; porque allí juraron am bos.»
Hebreos 6:13-17 «Porque cuan do Dios hizo la pro me sa a Abra ham, no pudiendo jurar por otro ma yor, juró
por sí mis mo... Por que los hom bres cier ta men te juran por uno mayor que ellos, y para ellos el fi n de toda
controversia es el ju ra men to para con fi r ma ción. Por lo cual, que rien do Dios mos trar más abun dan te men te
a los herederos de la pro me sa la in mu ta bi li dad de su consejo, in ter pu so ju ra men to.» Esto pa re ce más bien
un cuento para ni ños; no me imagino a Dios ju ran do.
Salmos 89:4 «He hecho alianza con mi elegido, he jurado a David, mi siervo: Afi rmaré por siempre tu prole
y estableceré tu trono por ge ne ra cio nes»
Vea también Génesis 22:15-19, Génesis 31:53 y Jueces 11:30-39.
Contrario a:
Mateo 5:34-37 Jesús dice: «Pero yo os digo: No ju réis en nin gu na ma ne ra, ni por el cielo... ni por la tierra...
ni por Jerusalén... ni por tu cabeza ju ra rás... Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no.»
Santiago 5:12 «Pero, sobre todo, hermanos míos, no juréis ni por el cie lo, ni por la tierra, ni por nin gún
otro juramento... para que no caigáis en con de na ción.» Al respecto, me llama la atención el he cho de que
en mu chas ceremonias de posesión y de jui cios, se jure sobre la Biblia: ¿Jura usted...? En ton ces que Dios y
la Patria... ¿Jura decir la verdad?
_
¿Qué pasó luego del nacimiento de Jesús?
_
Mateo 2:11-15 «Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre Ma ría, y postrándose, lo adoraron; y
abriendo sus tesoros, le ofrecieron pre sen tes: oro, incienso y mirra... Des pués que par tie ron ellos, he aquí un
án gel del Se ñor apa re ció en sue ños a José y dijo: Le ván ta te y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto...
Y él, des per tan do, tomó de noche al niño y a su ma dre, y se fue a Egipto».
Contrario a:
Lucas 2:22-40 «Cuan do se cum plie ron los días de la pu ri fi ca ción de ellos, conforme a la ley de Moisés, le
tra je ron a Je ru sa lén para pre sen tar le al Señor... Luego re tor na ron a Nazaret».
_
¿Jesús tuvo hermanos?
_
Mateo 13:53-56 «Aconteció que cuando terminó Jesús estas pa rá bo las, se fue de allí. Y ve ni do a su tierra,
les enseñaba en la si na go ga de ellos, de tal manera que se maravillaban, y decían: ¿De dónde tiene éste esta
sa bi du ría y estos milagros? No es éste el hijo del carpintero? No se llama su madre María, y sus her ma nos
Jacobo, José, Simón y Judas? ¿No están todas sus hermanas con nosotros? ¿De dónde, pues, tiene éste todas
estas cosas?» En otros textos se dice que Jesús tuvo cua tro hermanos y tres hermanas. Que Jesús fue el mayor
de todos, que San tia go le se guía y era cuatro años menor, y que Rut, la hermanita menor, na ció a los pocos
me ses de haber muerto su padre José en un accidente en Séforis, en la casa del Gobernador.
Marcos 3:31, Mateo 12:46, Lucas 8:19 Estaba Jesús predicando en una casa vecina, en la que había mucha
gente, y al saberlo sus fa mi lia res vi nie ron a buscarle: «Vienen des pués sus her ma nos y su madre, y que dán do se
afuera, enviaron a llamarle. Y la gente que estaba sentada alrededor de él le dijo: Tu madre y tus her ma nos
están afuera, y te buscan. Él les res pon dió diciendo: ¿Quién es mi madre y mis her ma nos? Y mirando a los
que estaban sen ta dos alrededor de él, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. Por que todo aquel que hace
la vo lun tad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre»
Juan 2:1-4,12 «Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Ga li lea; y estaba allí la madre de Jesús.
Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos. Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo:
No tienen vino. Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aun no ha venido mi hora... Des pués de esto
des cen die ron a Capernaum, él, su ma dre, sus her ma nos y sus discípulos.»
Todo indica que María no tuvo una clara visión de la mi sión de su hijo, pues no hay en la Biblia una sola
mención de que lo hubiese apo ya do en la Sinagoga, estado en sus sermones, o acom pa ña do en al gu no de sus
viajes. Nunca le pidió a Jesús que sanase a nadie, y da la im pre sión de que ella pen sa ba que su hijo era más
bien algo así como un mago, cuan do le so li ci tó que le die ra gusto a unos borrachos que es ta ban pi dien do
más vino en las Bo das de Caná. En cuan to a sus her ma nos, pensaban que es ta ba loco y les daba pena ir con
Jesús a las fi estas de los judíos.
Marcos 3:20,21 «Después entró Jesús en una casa, y otra vez se juntó tanta gente, que ni siquiera podían
comer él y sus dis cí pu los. Cuando lo supieron los parientes de Jesús, fueron a lle vár se lo, pues decían que
se había vuelto loco.»
Juan 7:1-10 «Después de estas cosas andaba Jesús en Galilea; pues no quería andar en Judea, porque
los judíos procuraban matarle. Es ta ba cerca la fi esta de los judíos, la de los tabernáculos; y le dijeron sus
her ma nos: Sal de aquí y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces. Porque
ninguno que procura darse a co no cer hace algo en secreto. Si estas cosas haces, manifi éstate al mundo.
Porque ni aun sus hermanos creían en él... Subid vosotros a la fi esta... Pero des pués que sus her manos habían
subido, entonces él también subió a la fi esta, no abier ta men te, sino como en secreto.»
Hechos 1:12-15 «Entonces volvieron a Jerusalén desde el monte que se llama del Olivar... Y entrados subieron
al aposento alto, donde mo ra ban Pedro y Jacobo, Juan, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé, Ma teo,
Ja co bo... Todos estos perseveraban uná ni mes en oración y ruego —venían de la crucifi xión de Jesús— con
las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.»
_
¿Jesús era pacífi co?
_
Juan 14:27 «La paz os dejo, mi paz os doy.»
Hechos 10:36 «Dios envió men sa je a los hi jos de Israel, anun cian do el evangelio de la paz por medio de
Je su cris to.»
Lucas 2:14 «Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hom bres.»
Contradicciones de la Biblia - Aurelio Mejía - 25
Contrario a:
Mateo 10:34 «No penséis que he venido para traer paz a la tie rra; no he venido para traer paz, sino es pa da.
Porque he venido para poner en di sen ción al hom bre contra su padre, a la hija con tra su ma dre, y a la nuera
contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa. El que ama a su padre o madre más que
a mí, no es digno de mí.» En el libro El Evangelio según el Espiritismo, el doc tor Allan Kar dec nos da
una ex pli ca ción sa tis fac to ria a estas pa la bras que parecen extrañas en boca de Jesús, quien siempre predicó
el amor, el per dón y honrar a padre y ma dre.
Lucas 22:36 «Y les dijo: Pues ahora, el que tiene bolsa, tómela, y tam bién la alforja; y el que no tiene espada,
venda su capa y com pre una.»
Si todos estaban dormidos, ¿quién vio y escuchó a Jesús?
Mateo 26:42,43, Marcos 14:35-37, Lucas 22:42-45 «Y puesto de ro di llas oró, diciendo: Padre, si quieres
pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Y se le apareció un ángel del cielo para
fortalecerle. Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su su dor como grandes gotas de sangre
que caían hasta la tierra. Cuan do se le van tó de la ora ción, y vino a sus dis cí pu los, los halló dur mien do a
cau sa de la tris te za.»
_
¿Cuándo fue crucifi cado Jesús?
_
Marcos 15:25 «Era la hora tercera cuando le cru ci fi ca ron.»
Contrario a:
Juan 19:14-15 «y como la sexta hora. Entonces Pi la to dijo a los ju díos: ¡He aquí vuestro Rey! Pero ellos
gri ta ron: ¡Fuera, fuera, crucifícale!»
Inconsistencias con la muerte de Jesús
Al describir a Jesús camino de su ejecución, Juan 19:17 afi r ma que Je sús cargó su propia cruz: «Y él, cargando
su cruz, salió al lugar lla ma do de la Calavera, y en hebreo, Gólgota.». En con tras te, Mar cos 15:
21-23 dice que un hom bre lla ma do Si món car gó la cruz de Jesús al sitio de cru ci fi xión: «Y obli ga ron a uno
que pa sa ba, Si món de Cirene, ... a que le lle va se la cruz.»
Con respecto a la crucifi xión, Mateo 27:44 y Marcos 15:32 di cen que a Jesús lo injuriaban los dos ladrones:
«También los que es ta ban cru ci fi ca dos con él le injuriaban». Sin em bar go, Lu cas 23:39-43 afi r ma que sólo
uno de los mal he cho res que es ta ban col ga dos le in ju ria ba, mien tras que el otro lo de fen día, y que Je sús le
dijo a éste: «En verdad hoy mismo te digo, que tú tam bién es ta rás con mi go en el pa raí so.»
Hablando de las últimas palabras de Jesús, Mateo 27:46 y Mar cos 15:34 aseguran que Je sús gritó con una voz
fuer te: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has des am pa ra do?». Lu cas 23:46 dice que las pa la bras fi na les de
Je sús fueron: «Pa dre, en tus manos en co mien do mi es pí ri tu.». Juan 19:30 nos dice que las últimas pa la bras
de Je sús al mo rir fue ron: «Con su ma do es. Y habiendo inclinado la ca be za, en tre gó el es pí ri tu.»
Marcos 16:2,5 dice que en el día de la re su rrec ción ciertas mu je res lle ga ron muy de mañana al se pul cro de
Jesús, ya salido el sol, y que vie ron un hombre jo ven sen ta do dentro del sepulcro, pero Juan 20:1 afi r ma que
estaba aún oscuro. Lu cas 24:2 dice que el sepulcro es ta ba abierto cuando las mu je res lle ga ron: «Y ha lla ron
re mo vi da la piedra del se pul cro», pero Ma teo 28:1-2 dice que es ta ba ce rra da y un án gel ve ni do del cie lo
la abrió. Lucas 24:4 dice que jun to a ellas se pa ra ron dos va ro nes, Ma teo 28:2 asegura que ellas vie ron
un án gel, y Juan 20:11-12 insiste que ellas vie ron dos án ge les. Si el autor de los cua tro Evan ge lios es uno
mismo, Dios, ¿por qué hay di ver gen cias con res pec to a una mis ma his to ria? ¿Era uno o eran dos? ¿Es ta ba
sen ta do aden tro, o es ta ban de pie afuera?
-_
¿Todos somos pecadores?
_
Romanos 3:23 «por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la glo ria de Dios.»
Romanos 3:10 «Como está escrito, no hay justo, ni aun uno.»
Salmos 14:3 «Todos se desviaron, a una se han co rrom pi do; no hay quien haga lo bueno, no hay ni si quie ra
uno.»
Contrario a:
Job 1:1 «Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hom bre perfecto y recto, temeroso de Dios
y apartado del mal.»
Génesis 7:1 «Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a tí he visto justo de lan te
de mí en esta ge ne ra ción.»
Lucas 1:6 «Ambos eran justos delante de Dios.»
_
¿Es la riqueza un impedimento?
_
II Crónicas 9:13-28 «El peso del oro que venía a Salomón cada año, era 666 talentos de oro... Hizo también
el rey Sa lo món dos cien tos paveses de oro batido... asimismo tres cien tos escudos de oro... Hizo ade más un gran
trono de marfi l, y lo cubrió de oro puro... Toda la vajilla era de oro... Y cada tres años solían venir las na ves
de Tarsis, y traían oro, pla ta, marfi l, monos y pavos rea les. Y excedió el rey Sa lo món a todos los reyes de la
tierra en riqueza... Al ha jas de plata, al ha jas de oro, ves ti dos, armas, per fu mes, caballos y mulos... Ade más
de esto, Sa lo món te nía cua ren ta mil ca ba llos en sus ca ba lle ri zas para sus ca rros, y doce mil ji ne tes.»
Contrario a:
Lucas 14:33 «Así, pues, cual quie ra de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.
»
Mateo 19:16-24, Lucas 18:18-25 y Marcos 10:17-25 «Entonces, un jo ven se acercó a él y le dijo: Buen
Maestro ¿qué es preciso que yo haga para tener la vida eterna? Jesús le respondió: ¿Por qué me llamais
bue no? Sólo Dios es bueno. Si queréis entrar en la vida, guardad los man da mien tos... El joven le res pon dió:
Yo he guardado todos esos man da mien tos, desde mi juventud: ¿qué más me falta? Jesús le dijo: ... id, vended
lo que tenéis y dadlo a los pobres... En verdad, os digo que es muy difícil que un rico entre en el reino de los
cielos. Otra vez os digo: Es más fácil que un camello —cuerda hecha con la crin del ca me llo— pase por el
ojo de una aguja que en trar un rico en el reino de los cielos.»
_
¿Debemos obedecer la ley?
_
I Pedro 2:13 «Por causa del Señor someteos a toda institución hu ma na, ya sea el rey, como a superior, ya
a los gobernadores.»
Mateo 22:21 «Dad, pues, a César lo que es de Cé sar, y a Dios lo que es de Dios.»
Romanos 13:1,7 «Sométase toda persona a las au to ri da des su pe rio res; porque no hay au to ri dad sino de
parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.» ¿Debemos en ten der, por ejemplo, que Dios
or de na someterse a la au to ri dad de Hitler, Ati la, Idi Amín y Pinochet?
Tito 3:1 «Recuérdales que se sujeten a los go ber nan tes y au to ri da des, que obedezcan.»
Contrario a:
Hechos 5:29 «Respondiendo Pe dro y los após to les, dijeron: Es ne ce sa rio obedecer a Dios antes que a los
hombres.»
¿Es verdadero el testimonio de Jesús?
Juan 8:14 «Aunque yo doy testimonio acerca de mí mismo, mi tes ti mo nio es verdadero.»
Contrario a:
Juan 5:31 «Si yo doy tes ti mo nio de mí mismo, mi tes ti mo nio no es ver da de ro.»
¿Podemos comer sangre?
Levítico 17:10-14 «Si alguna persona de la casa de Israel, o de los ex tran je ros que habitan entre vosotros
come cualquier sangre, pondré mi rostro contra la persona que coma la sangre y la excluiré de entre su pueblo.
Porque la vida del cuerpo está en la sangre, la cual yo os he dado sobre el altar para hacer expiación
por vuestras personas. Porque es la sangre la que hace expiación por la persona. Por tanto, he dicho a los
hijos de Israel: Ninguna persona de entre vosotros comerá sangre; tam po co co me rá sangre el extranjero
que habita entre vosotros. Si alguna persona de los hijos de Israel, o de los extranjeros que ha bi tan entre
vo so tros, caza un animal o un ave que se pueda comer, de rra ma rá su sangre y la cubrirá con tierra. Porque
la vida de toda carne es su sangre; por eso he dicho a los hijos de Israel: No comeréis la sangre de ninguna
carne, porque la vida de toda carne es su sangre. Todo el que la coma será excluido.»
Levítico 3:17 «Estatuto perpetuo será por vuestras edades, dondequiera que habitéis, que ninguna grosura
ni ninguna sangre comeréis.»
Al respecto, hay una secta bíblica cuyos adeptos no permiten las trans fu sio nes de sangre, para no violar la
supuesta ley de Jehová, pero comen carne, ignorando que el color rojo es debido a la sangre que contienen
las mu chas ra mi fi ca cio nes de va sos san guí neos que sur can el trozo. En cuan to a la naturaleza, ¿estará equivocada
y vio lan do la ley de su crea dor cuan do permite que los animales carnívoros se ata quen y de vo ren
unos a otros?
Contrario a:
Levítico 6:24-29 «Y habló Jehová a Moisés, diciendo: Habla a Aarón y a sus hijos y diles que éstas son las
instrucciones para el sacrifi cio por el pecado: En el lu gar donde se degüella el ho lo caus to será de go lla da la
víc ti ma por el pecado, de lan te de Jehovah. Es cosa muy sa gra da. El sa cer do te que la ofrez ca como sa cri fi cio
por el pecado la comerá. Será co mi da en un lugar santo, en el atrio del ta ber ná cu lo de reunión. Todo lo que
toque su car ne será san ti fi ca do. Si su sangre salpica en el ves ti do, lavarás en un lugar santo aquello sobre
lo cual haya salpicado... Todo varón de entre los sa cer do tes la podrá comer. Es cosa muy sagrada.»
Juan 6:53- «Y Jesús les dijo: -De cierto, de cier to os digo que si no co méis la carne del Hijo del Hom bre y
bebéis su san gre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi car ne y bebe mi san gre tiene vida eter na, y yo
lo resucitaré en el día fi nal. Porque mi carne es verdadera co mi da, y mi sangre es verdadera be bi da. El que
come mi carne y bebe mi sangre per ma ne ce en mí, y yo en él. Así como me en vió el Padre vi vien te, y yo vivo
por el Padre, de la misma ma ne ra el que me come también vi vi rá por mí. Este es el pan que des cen dió del
cielo. No como los padres que co mie ron y murieron, el que come de este pan vivirá para siempre. Estas cosas
dijo en la sinagoga, cuando enseñaba en Capernaúm. Entonces, al oírlo, mu chos de sus discípulos dijeron:
-Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír? Sabiendo Jesús en sí mismo que sus discípulos murmuraban
de esto, les dijo: -¿Esto os escandaliza? ¿Y si vierais al Hijo del Hombre subir a donde estaba primero?
El Espíritu es el que da vida; la carne no apro ve cha para nada. Las palabras que yo os he hablado son
es pí ri tu y son vida. Pero hay entre vosotros algunos que no creen.»
Muerte de Judas
Mateo 27:3-5 «Entonces Judas, el que le había en tre ga do, viendo que era condenado, devolvió arrepentido
las treinta pie zas de plata a los prin ci pa les sacerdotes y a los an cia nos... Y arrojando las pie zas de plata en
el templo, salió, y fue y se ahorcó».
Contrario a:
Hechos 1:18 reporta que Ju das usó el dinero para com prar un cam po: «Este, pues, con el sa la rio de su iniquidad
adquirió un cam po, y ca yen do de cabeza, se re ven tó por la mi tad, y todas sus entrañas se de rra ma ron.»
¿Hemos tenido otras vidas?
Hebreos 9:27 «Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después
de esto el juicio.»
Contrario a:
Lucas 9.18; Ma teo 16.13; Mar cos 8.27: «Sucedió un día que, ha bién do se retirado Jesús a hacer ora ción,
teniendo con si go a sus dis cí pu los, pre gun tó les: ¿Quién di cen las gentes que soy yo? Ellos le res pon die ron:
Muchos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías y otros que uno de los an ti guos pro fe tas
que ha re su ci ta do. Y vo so tros, replicó Je sús, ¿quién de cís que soy yo? Respondió Simón Pedro: El Cristo o
Un gi do de Dios.»
Mateo 11, 13-15: «Porque todos los profetas y la ley hasta Juan anun cia ron lo por ve nir. Y si queréis en ten -
der lo, él mismo es aquel Elías que de bía venir. El que tiene oí dos para entender, entiéndalo». Pues to que Elías
vi vió 400 años an tes que Juan, se de du ce fácilmente que es el mis mo Es pí ri tu de Elías, pero reen car na do en
el cuer po que aho ra se llama Juan; no es re su ci ta do, porque ahora tiene otra carne.
1 Corintios 15.13: «¿Cómo dicen algunos entre vosotros que no hay re su rrec ción de muertos? Porque si no
hay re su rrec ción de muertos, tam po co Cristo resucitó... He aquí, os digo un mis te rio: No todos dor mi re mos,
pero todos seremos trans for ma dos... Es necesario que esto co rrup ti ble se vista de incorrupción, y esto mortal
se vis ta de in mor ta li dad.»
Hechos 24.15: «Ha de haber resurrección de los muertos, así de justos como de injustos.»
Juan 3.1-7: «Había un hombre de los fariseos que se llamaba Ni co de mo, un principal entre los judíos.
Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro... Res pon dió le
Je sús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no na cie re de nue vo, no pue de ver el reino de Dios.
Nicodemos le dijo: ¿Cómo pue de un hombre nacer siendo vie jo? ¿Pue de acaso entrar por segunda vez en el
vientre de su madre, y nacer? Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y
del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido
del Espíritu, es pí ri tu es. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.»
Algunos pueden pensar que Jesús se refería al bau tis mo, pero en el bau tis mo de él no se dice que Jesús re na ció
de nuevo. Más bien, recordemos que el hombre es producto de la fecundación de una célula por un es per ma to
zoi de, lo cual forma un cigoto, una cé lu la hue vo que está cons ti tui da en su ma yor parte de agua, y que fl ota
en agua. Re cor de mos tam bién que el embrión per ma ne ce nueve meses en agua. A partir de la fe cun da ción ,
suponemos que el Espíritu se in cor po ra al nue vo cuerpo en un mo men to que sólo Dios conoce.
En el Sermón de la Montaña, Je sús promete com pen sa ción a hechos reales, im po si bles algunos de darse
en la vida actual, pero sí en otra: «Bien aven tu ra dos los que ahora llo ráis, porque rei réis. Bien aven tu ra dos
los que ahora tenéis ham bre, porque seréis sa cia dos. Bien aven tu ra dos los mi se ri cor dio sos, por que ellos
al can za rán mi se ri cor dia. Bien aven tu ra dos los pa ci fi ca do res, porque ellos se rán lla ma dos hi jos de Dios.
Bien aven tu ra dos los pobres de espíritu, por que vosotros tam bién veréis a Dios... Mas, ¡Ay de vosotros los
que ahora es táis sa cia dos!, por que tendréis ham bre. ¡Ay de vo so tros los que aho ra reís!, por que la men ta réis
y lloraréis.»
Isaías 26.19: «Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán.»
Oseas 6.2: «Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos re su ci ta rá.»
_
¿Podemos leer el Apocalipsis?
_
El Apocalipsis es un libro escrito por alguien que se llama a sí mismo Juan, aparentemente en la última
década del siglo 1, y está dirigido a siete igle sias —con gre ga cio nes— de Asia, en una época de per se cu cio nes
a los cristianos por las autoridades romanas. Fue escrito en un len gua je sim bó li co que sólo pudiesen entender
quienes tuviesen co no ci mien to de las cla ves y códigos utilizados en el texto, convenidos pre via men te con
su autor. Pre vien do que los documentos pudiesen caer en ma nos de los sol da dos, Juan co lo có al fi nal una
maldición para todo aquel que tratase de in ter pre tar los erró nea men te, lo cual era muy efec ti vo en esa época,
cuando la gente se dejaba manipular por su pers ti cio nes de todo tipo. Y la mal di ción tenía mala intención, pues
no se colocó al co mien zo del libro, sino al fi nal, de tal manera que quien no fuese des ti na ta rio y lo hubiese
tratado de entender se con si de ra se ya mal di to.
Apocalipsis 22:18,19 «Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá so bre él las plagas que están escritas
en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro
de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están es cri tas en este libro.»
Supuesta opinión de Jesús sobre las Escrituras
Es de todos sabido que a Jesús lo condenaron a muerte los sumos sa cer do tes de su época por contradecir
muchos apartes de las ley de Moi sés. Jesús de cía a me nu do: «Oís teis que fue di cho: Ojo por ojo y diente por
dien te. Pero yo os digo: No re sis táis al que es malo ... Oís teis que fue dicho: Ama rás a tu prójimo y abo rre -
ce rás a tu ene mi go. Pero yo os digo: Amad a vues tros ene mi gos, ben de cid a los que os maldicen, ha ced bien
a los que os aborrecen, y orad por los que os ul tra jan y os per si guen... Oís teis que fue di cho: No co me te rás
adul te rio. Pero yo os digo que ...». ¿Por qué ra zón cru ci fi ca ron a Je sús? Por que se atre vió a decir que en los
textos sa gra dos ha bía errores.
Al respecto, en el Libro de Urantia (http://librourantia.org/librourantia/index.html) en con tra mos el
siguiente diá lo go en tre Jesús y uno de sus discípulos, el cual, al igual que todo lo que aparece en la Biblia,
se debe considerar supuesto si no fuimos testigos de ello o no se puede verifi car su autoría:
«Maestro, ¿podrías con fi ar en mí como para hacerme saber la verdad sobre las Es cri tu ras? Observo
que nos en se ñas solamente una par te de las es cri tu ras sagradas —la mejor en mi opi nión— y de duz co que
re cha zas las enseñanzas rabínicas que afi r man que las pa la bras de la ley son las palabras mismas de Dios,
que estaban con Dios en el cielo incluso antes de la época de Abraham y Moisés. ¿Cuál es la ver dad sobre
las Escrituras?»
Cuando Jesús es cu chó la pre gun ta de su apóstol des con cer ta do, res pon dió: «Natanael, tú has juzgado
co rrec ta men te; yo no con tem plo las Es cri tu ras como lo hacen los rabinos. Te hablaré sobre este asunto, a
con di ción de que tú nada digas de estas cosas a tus hermanos, pues no todos ellos están preparados para
recibir esta enseñanza. Las palabras de la ley de Moisés y las enseñanzas de las Es cri tu ras no existían antes
de Abra ham. Sólo en tiempos recientes se han re co pi la do las Es cri tu ras en la for ma como las co no ce mos.
Aunque con tie nen los mejores pen sa mien tos y los anhelos más ele va dos del pue blo judío, también con tie nen
mu chas co sas que es tán lejos de representar el ca rác ter y las en se ñan zas del Padre que está en los cie los;
por eso tengo que escoger, entre las me jo res en se ñan zas, aque llas verdades que han de ser ex traí das para
el evangelio del rei no. Estos escritos son obras de los hom bres, algunos de ellos san tos y otros no tan san
(CONTINUA)
tos. Las enseñanzas de estos libros representan los puntos de vista y el grado de iluminación de la época en que se originaron. Como revelación de la verdad, los últimos libros son más dignos deconfianza que los primeros. Las Escrituras son de fectuosas y su origen es enteramente humano, pero no te equivoques, pues constituyen la mejor recopilación de sabiduría religiosa y de verdad espiritual que se puede encontrar actualmen te en el mundo entero.»
«Muchos de es tos libros no fueros escritos por las personas cuyos nombres figuran en ellos, pero eso no disminuye en nada el valor de las verdades que contienen. Aunque la historia de Jonás no fuera un hecho, e incluso si Jonás nunca hubiera existido,la profunda verdad de este relato —el amor de Dios por Nínive y por los su puestos paganos— no sería por ello menos preciosa a los ojos de todos aquellos que aman a sus semejantes. Las Escrituras son sagradas porque exponen los pensamientos y los actos de los hombres
que buscaban a Dios, y que dejaron en estos escritos sus conceptos más elevados de la rectitud,la verdad y la san
tidad. Las Escrituras con tienen muchas, muchísimas cosas que son verdaderas, pero a la luz de la enseñanza que estás recibiendo, sabes que estos escritos con tienen también muchas cosas que desfiguran la imagen del Padre que está en los cielos, el Dios amoroso que he venido a revelar a todos los mundos.»
«Natanael, nunca te permitas creer ni un instante en los relatos de las Escrituras que te dicen que el Dios del amor ordenó a tus antepasados que sal
ieran a luchar para matar a todos sus enemigos-hombres, mujeres y niños. Esos documentos son palabras de hombres, de hombres no muy santos, pero no son la palabra de Dios. Las Escrituras siempre han reflejado, y reflejarán siempre, el estado intelectual,moral y espiritual de sus autores.»
«La cosa más deplorable no es simplemente esa idea errónea de que los relatos de las Escrituras son absolutamente perfectos y que sus enseñanzas son infalibles, sino más bien la mala interpretación confusa que los escribas y fariseos de Jeru
salén, esclavizados por la tradición, hacen de estos escritos sagrados. Y ahora, en sus esfuerzos resueltos por contrarrestar las enseñanzas más modernas del evange io del reino, van a emplear tanto la doctrina de que las Escrituras son inspiradas como las falsas interpretaciones que hacen de ellas. Natanael, no lo olvides nunca: el Padre no limita la revelación de la verdad a una generación
concreta ni a un pueblo determinado. Muchos buscadores ardientes de la verdad se han sentido, y continuarán sintiéndose confundidos y desanimados debido a estas doctrinas de la perfección de las Escrituras.»
«La autoridad de la verdad es el espíritu mismo que reside en sus manifestaciones vivientes, y no las palabras muertas de los hombres de otra generación, menos iluminados y supuestamente inspirados. Y aun que esos santos antiguos vivieran unas vidas inspiradas y repletas de espíritu, eso no significa que sus palabras estuvieran igualmente inspiradas por el espíritu. Actualmente no ponemos por escrito las enseñanzas de este evangelio del reino, por temor a que después de mi partida, os dividáis rápidamente en varios grupos que compitan por la verdad a consecuencia de vuestras diversas interpretaciones de mis enseñanzas. Para esta generación, es mejor que vivamos estas verdades, evitando poner las por escrito.
«Toma buena nota de mis palabras, Natanael: nada de lo que la naturaleza humana ha tocado puede ser considerado como infalible. Es cierto que la verdad divina puede brillar a través de la mente humana, pero siempre con una pureza relativa y una divinidad parcial.»
«Pero el error más grande de la en señanza acerca de las Escrituras consiste en la doctrina que las presenta como libros herméticos de misterio y de sabiduría, que sólo los sabios de la nación se atreven a interpretar. Las revelaciones de la verdad divina no están precintadas, salvo por la ignorancia humana, la beatería y la intolerancia mezquina. La luz de las Escrituras sólo está empañada por los prejuicios y oscurecida por la superstición. Un falso miedo a lo sagrado ha impedido que el sentido común salvaguarde la religión. El miedo a la autoridad de los escritos sagrados del pasado impide eficazmente que las almas honradas de hoy acepten la nueva luz del evangelio, una luz que anhelaron ver con tanta intensidad aquellos mismos hombres que conocieron a Dios en generaciones anteriores.»
«Pero lo más triste de todo esto es el hecho de que algunos de los que enseñan la santidad de este tradicionalismo conocen esta misma verdad. Comprenden más o menos plenamente estas limitaciones de las Escrituras, pero son moralmente cobardes e intelectualmente deshonestos. Conocen la verdad acerca de los escritos sagrados, pero prefieren ocultarle al pueblo estos hechos perturbadores. Y así desnaturalizan y tergiversan las Escrituras, convirtiéndolas en una guía para los detalles serviles de la vida diaria, y en una autoridad para las cosas no espirituales, en lugar de recurrir a los escritos sagrados como depósito de la sabiduría moral, la inspiración religiosa y la enseñanza espiritual de los hombres que conocieron a Dios en las generaciones pasadas.»
_
¿Se debe hacer todo lo que la Biblia dice?
_
Laura Schlessinger es una conocida locutora de radio de los Estados Unidos que tiene un programa en el que da consejos en directo a los oyentes que llaman por teléfono. Recientemente generó una polémica pública por afirmar que la homosexualidad es una abominación, ya que así lo indica la Biblia en el Levítico, versículos 18:22, y por tanto no puede ser consentida bajo ninguna circunstancia.
_
Lo que a continuación transcribimos es una carta abierta dirigida a la Dra. Laura, escrita por un residente en los Estados Unidos, que ha sido hecha pública en Internet:
_
“Querida Dra. Laura: Gracias por dedicar tantos esfuerzos a educar a la gente en la Ley de Dios. Yo mismo he aprendido muchísimo de su programa de radio e intento compartir mis conocimientos con todas
las personas con las que me es posible. Por ejemplo, cuando alguien intenta defender el estilo de
vida homosexual me limito tan sólo a recordarle que el Levítico, en sus versículos18:22, establece claramente que la homosexualidad es una abominación. De todas formas, necesito algún consejo adicional de su parte respecto a algunas otras leyes bíblicas en concreto y cómo cumplirlas:
a) Me gustaría vender a mi hermana como esclava, tal y como indica el Éxodo, 21:7. En los tiempos que vivimos, ¿qué precio piensa que sería el más adecuado?
b) El Levítico, 25:44, establece que puedo poseer esclavos, tanto varones como hembras, mientras sean adquiridos en naciones vecinas. Un amigo mío asegura que esto es aplicable a los mejicanos, pero no a los canadienses. ¿Me podría aclarar este punto? ¿Por qué no puedo poseer canadienses?
c) Sé que no estoy autorizado a tener contacto con ninguna mujer mientras esté en su período de impureza menstrual (Lev 5:19-24). El problema que se me plantea es el siguiente: ¿cómo puedo saber si lo están o no? He intentado preguntarlo, pero bastantes mujeres se sienten ofendidas.
d) Tengo un vecino que insiste en trabajar en el sábado. El Éxodo 35:2, claramente establece que ha de
recibir la pena de muerte. ¿Estoy moralmente obligado a matarlo yo mismo? ¿Me podría apañar usted este tema de alguna manera?
e) En el Levítico 21:20, se establece que uno no puede acercarse al altar de Dios si tiene un defecto en la vista. He de confesar que necesito gafas para leer. ¿Mi agudeza visual tiene que ser del 100%? ¿Se puede relajar un poco esta condición?
f) La mayoría de mis amigos (varones) llevan el pelo arreglado y bien cortado, incluso en la zona de las sienes a pesar de que esto está expresamente prohibido por el levítico, 19:27. ¿Cómo han de morir?
g) Sé, gracias al Levítico, 11:6-8, que tocar la piel de un cerdo muerto me convierte en impuro. Aún así, ¿puedo continuar jugando al fútbol americano si me pongo guantes? (el balón es de piel de cerdo).
h) Mi tío tiene una granja. Incumple lo que se dice en el Levítico 19:19, ya que planta dos cultivos distintos en el mismo campo, y también lo incumple su mujer, ya que lleva prendas hechas de dos tipos de tejido diferentes
(algodón y poliéster). Él, además, se pasa el día maldiciendo y blasfemando. ¿Es realmente necesario llevar a cabo el engorroso procedimiento de reunir a todos los habitantes del pueblo para lapidarlos? Lev 24: 10-16). ¿No podríamos sencillamente quemarlos vivos en una reunión familiar privada, como se hace con la gente que duerme con sus parientes políticos? (Lev 20:14).
Sé que usted ha estudiado estos asuntos con gran profundidad, así que confío plenamente en su ayuda.
Gracias, de nuevo, por recordarnos que la palabra de Dios es eterna e inmutable.
_
Lo que otros opinan de la Biblia
_
Tácito y Suetonio dicen que en el siglo II era creencia común que existió un hombre llamado Jesús.
Flavio Josefo habla también de él, pero la mayoría de los historiadores están de acuerdo en que reproduce fragmen
tos de los evangelios.
_
Los siguientes son apartes de una entrevista de la revista Semana en Bogotá con el escritor español Pepe Rodríguez:
_
Semana: ¿El Jesús histórico no existe? ¿Cómo lo imagina Usted?
Del Jesús histórico sabemos lo que hay en los evangelios, que es casi nada. Cabe imaginarlo como un judío fiel cumplidor de la ley hebrea, con una formación intelectual media, la mejor que podía tenerse en la época. Debía ser bajo, con una nariz aguileña y de tez y cabellos morenos, como era su etnia en ese tiempo.
Sin duda estuvo casado, pues un judío soltero no tenía entonces cabida en la sociedad. Sabemos también que empezó su vida pública hacia los 40 años.
Semana: ¿Cómo así?
Jesús no pudo morir a los 33, porque nació entre los años 9 y 5 antes de nuestra era. En ello los expertos están de acuerdo: Herodes murió en el año 4 antes de nuestra era. Por su parte Jesús murió después que Juan Bautista y éste parece que murió en el año 35. En el año 36 Pilatos y los pontífices fueron removidos de sus cargos, o sea que Jesús solo pudo ser crucifcado en la primavera del 36. A estos, súmele los 6 más años de que hemos hablado y le da 40.
Semana: ¿Cómo se llamaba?
Ni siquiera se conoce el verdadero nombre de Jesús. Jesucristo es una corrupción del vocablo judío Mashímach Jeshua, que literalmente significa Mesías Salvador. Y Cristo (Kristo) es la equivalencia griega de mesías. Los vocablos Jeshua y Kristos, se unieron cuando el cristianismo comenzó a helenizarse y a expandirse hacia el mundo gentil.
_
Cartas desde la Tierra, por Mark Twain (1835-1910)
_
Esta es la tercera carta, de varias publicadas en 1962 (52 años después de la muerte de Mark), por obstáculos que opuso su hija Clara. Resulta paradógico, pero la certeza está basada casi siempre en errores. La ciencia, por ejemplo, descubre las leyes de la materia analizando y corrigiendo los errores de las teorías, hipótesis y experimentos. Y lo religioso no es una excepción: la Humanidad ha pasado por etapas de naturismo, elementismo, politeísmo, monoteísmo, oscurantismo... para seguir en lo mismo.
La verdad es un sentimiento en cada cual, pues lo que para algunos es una verdad irrefutable, para otros no lo es, como ya lo hemos visto en la cantidad enorme de sectas y sectarios que creen entender en la Biblia la verdadera verdad, y se rechazan unos con otros porque consideran que los demás están errados. Aunque la verdad absoluta es algo que sólo Dios conoce, por lo menos deberíamos comparar nuestra verdad con la de otros, para corregirla o reforzarla, de ser lógicamente necesario. No hacerlo, es ir como Vicente: "A donde va la gente, allá va Vicente".
"... A estas alturas ustedes sabrán muy bien que el ser humano es una cosa muy extraña. En el pasado ha tenido (gastado y botado) centenares y centenares de religiones; todavía hoy tiene cientos y cientos de ellas, e inventa por lo menos tres nuevas cada año. Aunque aumentara las cifras, se guiría estando por debajo de la realidad.
Una de las principales religiones se denomina Cristianismo. Estarán seguramente interesados en que les haga una breve descripción de esta religión, la cual está explicada en un libro de dos millones de palabras, el Viejo y el Nuevo Testamento. El libro tiene también otro nombre: el Verbo de Dios, porque los cristianos creen que todas y cada una de sus palabras fueron dictadas personalmente por Dios.
Este es un libro de un interés extraordinario, colmado de noble poesía, que contiene varias fábulas agradables, algunas historias sanguinolentas, uno que otro buen consejo moral y una increíble cantidad de obscenidades. Contiene además no menos de mil mentiras.
La Biblia está constituida esencialmente a partir de los fragmentos de otras biblias que estuvieron de moda y después entraron en decadencia
: carece, por lo tanto, de toda originalidad. Los tres o cuatro acontecimientos más impresionantes e importantes que se narran en ella estaban ya en las biblias precedentes, y lo mismo puede decirse con respecto a los preceptos o a las más loables de sus normas de comportamiento. Hay un par de cosas nuevas: el Infierno, por ejemplo, y ese tipo de paraíso del que ya les hablé en otra de mis cartas...
La ingenua Biblia nos hace el relato de la Creación. ¿De qué, del Universo? Sí, precisamente del Universo.
¡Y en seis días! Su autor es Dios, el cual focalizó toda su atención sobre este mundo el cual construyó en cinco días; pero le bastó un solo día para crear veinte millones de soles y al menos ochenta millones de planetas. Y ¿Para que servía todo esto según sus in ten cio nes? Tan solo para iluminar este mundito de los hombres. Este fue su único objetivo y ningún otro. Uno de los veinte millones de soles (el más pequeño)
debía iluminar la Tierra de día, y el resto tenía la función de ayudarle a una de las innumerables lunas del universo a atenuar las tinieblas de la noche. Desde hace trescientos años los astrónomos cristianos saben
que su divinidad no creó las estrellas en aquel fatídico día, pero el astrónomo cristiano no se detiene en estos detalles, ni tampoco lo hacen los curas.
En su libro Dios no ahorra palabras para elogiar su propia y poderosísima obra, la cual define con las expresiones más grandilocuentes que encuentra. Según el libro y sus secuaces, el universo no tiene más de seis mil años: en los últimos cien años intelectos estudiosos e inquisitivos han descubierto que tiene cientos de millones de años.
Es seis días Dios creó el hombres y los demás animales. Creó un hombre y una mujer y los puso en un delicioso jardín, junto con las otras criaturas. Y allí vivieron durante algún tiempo en armonía, felices, fl orecientes de juventud. Pero no duró mucho. Dios les había advertido al hombre y a la mujer que no comieran del fruto de cierto árbol, y había añadido una advertencia muy extraña: dijo que si comían de ese fruto morirían.
Extraño, digo, pues to que si ellos no habían visto nunca la muerte, no habrían podido entender qué quería decir Dios con eso. Ni él ni ningún otro dios hubiera podido hacerles entender a estos hijitos inocentes lo que quería decir sin mostrarles al menos un ejemplo.
Adán y Eva comieron, pues, el fruto prohibido y así aprendieron a hacer un montón de cosas abominables, entre las cuales, la más importante de todas, y la que más preocupaba a Dios: el arte y el misterio de las relaciones sexuales. Para ellos esto fue un magnífico descubrimiento, tanto que dejaron de pasear ociosos y se dedicaron en cuerpo y alma a esta actividad, pobres jovencitos entusiastas. Estaban precisamente dedicados a una de estas celebraciones, cuando sintieron que Dios se acercaba, caminando entre los matorrales que es una de sus costumbres vespertinas, y se quedaron paralizados de miedo. ¿Por qué? Porque estaban desnudos, y antes no se habían dando cuenta nunca de eso, ni se habían preocupado. Ni Dios tampoco.
Fue en aquel momento memorable cuando nació la impudicia. Adán y Eva entraron al mundo desnudos y sin vergüenza, desnudos y puros de corazón y ninguno de sus descendientes se ha asomado al mundo de otra forma: todos nacieron desnudos, sin vergüenza alguna y puros de corazón, sin pensar que la desnudez es impúdica. El primer deber de una madre cristiana consiste en corromper el ánimo de su hijo, y es un deber que ella nunca descuida. Si su criatura crece y llega a ser misionero, su misión consiste en ir adonde viven los salvajes inocentes o adonde los japoneses civilizados, a corromperles el ánimo. Después de lo cual todos estos descubren la impudicia, escondes sus cuerpos y dejan de bañarse juntos desnudos.
Pero sigamos con las curiosidades bíblicas. Naturalmente ustedes pensarán que la amenaza de castigar a Adán y Eva por su desobediencia no habrá sido mantenida, en vista de que los dos no se habían creado así mismos, ni su propia naturaleza, ni sus propias debilidades, y por lo tanto no podían ser responsables de sus actos frente a nadie. Les sorprenderá saber que la amenaza fue verdaderamente mantenida: Adán y Eva fueron castigados y todavía hoy en día hay defensores de ese crimen. La sentencia de muerte fue ejecutada.
Como podrán notar fácilmente, la única persona responsable de la falta cometida por la pareja no tuvo ningún castigo, y más aún, se convirtió en verdugo de los inocentes.
En vuestro país, así como en el mío, podríamos permitirnos de tomarle el pelo a este tipo de moral, pero no sería amable hacerlo en la Tierra. Muchos hombres sobre la Tierra poseen la capacidad de razonar, pero no la usan en materias religiosas.
Los intelectos más iluminados les dirán que cuando un hombre ha procreado a un hijo, el padre está moralmente obligado a cuidarlo con ternura, a protegerlo de las heridas y las enfermedades, a vestirlo, a nutrirlo, a soportarle los caprichos, a no ponerle la mano encima a no ser como gesto de afecto o por su propio bien, y nunca, en ningún caso, a infligirle alguna crueldad arbitraria. La forma en que Dios trata, día y noche, a sus hijos es exactamente el contrario: y sin embargo esos mismos intelectos iluminados justifican con calor semejantes crímenes, los condonan y los perdonan, y más aún rechazan indignados que se consideren crímenes cuando es él quien los comete. Vuestro país y el mío son sin duda interesantes, pero no son ni la mitad de lo curioso que es el cerebro humano.
Así fue pues que Dios expulsó a Adán y Eva del paraíso terrenal, y por lo tanto los asesinó; y por el simple motivo de que desobedecieron una orden que él no tenía ningún derecho de dar. Pero la cosa no paró ahí como verán. Dios tiene un código moral para sí mismo y otro muy distinto para sus hijos. Les exige a estos que traten con justicia y con suma bondad a los pecadores y que les perdonen no una vez sino setenta veces siete: pero él no trató a nadie con bondad ni con justicia, y no les perdonó ni siquiera el primer pecadito a esa parejita de jóvenes inexpertos, tranquilos e inocentes. Hubiera podido decirles: “Por esta vez no los voy a castigar, los voy a poner a prueba nuevamente”. ¡Qué va! Al contrario, decidió castigar incluso a los hijos de ellos por toda la eternidad, por una culpa insignificante cometida por otros muchos antes de que ellos hubieran nacido. Y todavía sigue castigando. ¿Con suavidad? Claro que no; de una manera atroz. Ustedes pensarán, naturalmente, que un ser que se porta como éste no debe ser muy amado entre los hombres. Ni se lo imaginen: el mundo lo llama Justo, Virtuoso, Bueno, Clemente, Bondadoso, Compasivo, Aquel que más nos ama, Fuente de toda verdad y de toda moral. Y semejantes sarcasmos se repiten todo el día por el mundo entero, pero no son sarcasmos de liberados: los dicen con toda seriedad y los pronuncian con una sonrisa".
_
¿Es la Biblia palabra de Dios?
_
Si usted cree en un Dios que para hacerse a entender tuvo que inspirar cuatro Evangelios
hablando de lo mismo, que olvidó lo que había dicho en Éxodo y lo repitió con otros términos
y datos diferentes en Levítico, Números y Deuteronomio, que no pudo inspirar a copiadores y
traductores para que hubiese una sola Biblia, y que después de más de 1500 años haya pensado
que era conveniente numerar los capítulos y los versículos de lo que había escrito, entonces Dios
si está hecho a imagen y semejanza de los hombres, y la Biblia sí es la palabra de Dios.
Si su sentido común y su razón le hacen suponer que Dios, la energía creadora del amor y
de todo cuanto existe en el universo, es perfecto, no se equivoca, no se contradice, no destruye
lo que ha creado, ni tiene pueblos elegidos, entonces la Biblia es palabra de hombres.
No hay nada repartido más equitativamente en el mundo que la
razón: todo el mundo está convencido de tener suficiente.
(Descartes)

No hay comentarios:

AQUI TRABAJAMOS..., DURMIENDO ¡ NO MOLESTAR!

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME

-

ClickComments